Anniversary Sale Anniversary Sale

PUBLICIDAD

Depresión Estacional: ¿Padece Depresión de Invierno?

Depresión Estacional

Historia en Breve -

  • La aparición de SAD se ha relacionado no solo con el reloj biológico de una persona (ritmo circadiano), que se interrumpe cuando hay una menor cantidad de luz solar, sino también debido a dos hormonas: la serotonina y melatonina
  • La depresión estacional podría ser diagnosticada si una persona tiene dos incidencias consecutivas de depresión, las cuales se manifiestan y terminan al mismo tiempo cada año, con síntomas que desaparecen el resto del año

Muchas personas consideran al otoño e invierno como sus épocas favoritas del año, pero ¿sabía que por lo menos el 20 % de los habitantes en los Estados Unidos realmente se deprimen durante este período? Este padecimiento es conocido como depresión estacional, o más comúnmente, trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés).

Datos Básicos Sobre la Depresión Estacional: ¿Quién Está en Riesgo?

El trastorno afectivo estacional (SAD) es un subtipo de depresión bipolar o de depresión clínica que está intrínsecamente vinculada a las cambiantes estaciones. Por lo regular, ocurre durante la misma época cada año—que comienza en el otoño, y luego progresa en los meses de invierno.1

Sin embargo, lo que diferencia a SAD de la depresión regular es que los afectados pasan por una remisión completa durante la primavera y el verano. Además, la depresión estacional podría ocurrir durante el verano o la primavera, aunque esto es menos común.

Por lo general, SAD tiene una mayor incidencia en las mujeres. Realmente, 4 de cada 5 personas que tienen este padecimiento son mujeres. También, suele manifestarse entre adultos de 20 a 30 años de edad, aunque los síntomas podrían aparecer de forma más temprana.2

Otro posible factor de riesgo de SAD es la localización. Se dice que si vive lejos de la zona del ecuador, ya sea hacia el Norte o al Sur, hay una alta probabilidad de ser afectado por este padecimiento. Según la Clínica Mayo, “Esto podría ser debido a que hay una menor cantidad de luz solar durante el invierno, y porque los días son más largos durante los meses de verano”.3

Causas y Síntomas del Trastorno Afectivo Estacional

La aparición de SAD se ha relacionado no solo con el reloj biológico de una persona (ritmo circadiano), que se interrumpe cuando hay una menor cantidad de luz solar, sino también debido a dos hormonas: la serotonina y melatonina.

Los niveles de serotonina—que es el neurotransmisor responsable del estado de ánimo de una persona—disminuyen debido a que hay una menor cantidad de luz solar, lo cual posteriormente provoca tristeza y depresión.

Mientras tanto, la producción de melatonina—que es la hormona relacionada con el sueño—alcanza sus niveles más elevados debido a la oscuridad causada por que hay días más cortos, lo que afecta el estado de ánimo y los patrones de sueño.4,5

La depresión estacional podría ser diagnosticada si una persona tiene dos incidencias consecutivas de depresión que se manifiestan y terminan en la misma época cada año, con síntomas que desaparecen el resto del año. Estos podrían incluir:

Desesperanza y tristeza

Irritabilidad

Cambios en el apetito (muchas personas tienen antojos de alimentos dulces o almidonados)

Exceso de sueño (hipersomnia)

Pensamientos suicidas

Aumento de peso

Bajos niveles de energía

Sensación de piernas o brazos pesados

Fatiga

Problemas de concentración

Mayor sensibilidad al rechazo social

Evasión de situaciones sociales

La Mejor Solución Para SAD: Terapia de Luz

Un estudio encontró que la terapia de luz de espectro completo podría ser particularmente eficaz en el tratamiento de la depresión estacional, e incluso, que podría funcionar en la depresión clínica. De hecho, es posible que sea una mejor opción que recurrir a los antidepresivos, para aliviar este trastorno.6

Esto no es sorprendente, ya que en realidad, la luz brillante, tal como la luz solar o lámparas de fototerapia, ayuda a restablecer el ritmo circadiano.

Se ha descubierto que la luz azul es particularmente beneficiosa para mejorar el estado de ánimo, y funciona mejor que la luz roja o verde.

Un estudio realizado en 2010 encontró que la luz azul podría ser un factor clave en la capacidad cerebral para procesar las emociones, y que pasar más tiempo bajo la luz enriquecida con la tonalidad azul podría ayudar a prevenir y/o tratar la depresión clínica y la depresión estacional.7

Otras Estrategias para Evitar la Depresión Estacional

Si la terapia de luz no es una opción disponible para el tratamiento de SAD, estas sencillas estrategias de estilo de vida podrían resultar eficaces:

Compruebe la existencia una deficiencia de vitamina D y trátela, en caso de que la haya. La presencia de una deficiencia en este nutriente se ha relacionado con SAD8 y una depresión crónica. Idealmente, salir al aire libre y estar bajo los rayos del sol es la mejor manera de optimizar los niveles de vitamina D, pero en los oscuros meses de invierno, una alternativa ideal es tomar un suplemento de vitamina D3.

Recuerde tomar vitamina K2 y magnesio, junto con alguna forma de grasa saludable, para optimizar la absorción.

Duerma temprano. Mantener un horario de sueño regular y seguir las recomendaciones para tener un sueño de alta calidad podría ser un gran avance para aliviar la depresión.

Un estudio encontró que el 87 % de las personas que padecen depresión y solucionaron sus problemas de insomnio, experimentaron mejoras significativas. Sus síntomas desaparecieron después de ocho semanas.9

Evite los alimentos procesados. Lo que come podría tener un impacto significativo en su estado de ánimo y en su salud en general, así que asegúrese de elegir alimentos orgánicos, saludables y de alta calidad, preparados en casa. Además, elimine de su alimentación el azúcar y los granos, los cuales podrían alterar sus niveles de insulina y leptina.

Haga suficiente ejercicio. El ejercicio mejora los niveles de la endorfina (la hormona del sentirse bien), de igual manera normaliza los niveles de leptina y la señalización de la insulina.

Aumente su consumo de grasas omega-3. En realidad, el 60 % de su cerebro está compuesto de grasas omega-3, DHA. Un estudio realizado en 2009 demostró que las personas con bajos niveles de grasas omega-3 en la sangre, tenían más probabilidades de deprimirse, en comparación con las que tenían mayores niveles de grasas omega-3.10

CONOZCA MÁS SOBRE LAS DEPRESIÓN

Depresión: Introducción

¿Qué es la Depresión?

Depresión en Hombres y Mujeres

Depresión Infantil

Depresión Durante el Embarazo

Duracion de la Depresión

Causas de la Depresión

Tipos de Depresión

Síntomas de la Depresión

Consecuencias de la Depresión

Tratamiento para la Depresión

Prevención de la Depresión

Alimentación Contra la Depresión

Depresión Postparto

Depresión Maníaco Bipolar

Trastorno Depresivo Mayor

Test Sobre la Depresión

Depresión Crónica

Trastorno Depresivo Estacional

Depresión Psicótica

Depresión Preguntas Más Frecuentes

< Anterior

Depresión Crónica

Siguiente >

Depresión Psicótica

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario