Cómo los Microorganismos de los Suelos y la Comunicación Intercelular Afectan a la Salud Humana

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Abril 09, 2017 | 40,133 vistas

Historia en Breve

  • No existe otra cosa que se compare con el ADN “basura". Como resultado, este ADN desempeña un rol absolutamente crucial en la regulación de los 25 000 genes que en realidad producen proteínas
  • El 30 % de nuestro micro-ARN circulante, los interruptores que regulan la producción de proteínas de nuestros genes, no son de origen humano--ellos provienen de bacterias y hongos obtenidos de los alimentos y el medio ambiente
  • Cuando una planta carece de nutrientes, es atacada por las plagas. El mismo fenómeno ocurre en su cuerpo--la pérdida de nutrientes nos hace vulnerables. Esta es la razón por la que se debe disminuir el uso de antibióticos en todas sus formas, en la medicina, agricultura animal y la producción de cultivos transgénicos con herbicidas a base de glifosato

Por el Dr. Mercola

En gran parte, su salud es determinada por la salud del suelo en el que son cultivados sus alimentos. Recientemente entrevisté al Dr. Zach Bush quien tiene triple certificación en medicina interna, endocrinología y metabolismo, atención hospitalaria y cuidados paliativos--ha hecho algunas fascinantes e innovadoras investigaciones en esta área y es uno de los médicos más brillantes que he conocido.

Comenzó su carrera como un investigador convencional del cáncer, financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

Cuando su financiamiento se agotó, después de la recesión del 2008 al 2010, Bush empezó a incursionar en el área de la nutrición, y eventualmente llegó a comprender cómo la inflamación crónica y la pérdida de comunicación intercelular son las principales causas de todas las enfermedades, y por qué tantos alimentos han perdido su valor medicinal.

El trabajo de su equipo científico ha contribuido a los novedosos estudios científicos del micro-ARN, el resultado de todo ese ADN "basura" en su cuerpo (que representa más del 90 % de las secuencias de ADN en su genoma).

Como resultado, este ADN "basura" y el micro-ARN resultante desempeñan un rol absolutamente esencial en la regulación de los 25 000 genes que en realidad forman a las proteínas que desarrollan a su cuerpo.

Los micro-ARN funcionan como interruptores de "encendido/apagado" para los genes. En función de la participación de los micro-ARN, un solo gen podría codificar cualquiera de los más de 200 productos de proteínas.

Además, el 30 % de los interruptores de micro-ARN que regula la producción de proteínas de los genes, no son de origen humano—sino que son bacterias y hongos que se obtienen de los alimentos y el medio ambiente.

La Travesía Desde la Investigación Sobre el Cáncer Hasta la Nutrición

Durante su beca de investigación en endocrinología y metabolismo, Bush manejaba en sus estudios clínicos los padecimientos de la diabetes, trastornos autoinmunológicos, metabólicos e infertilidad; al fungir como investigador en la Universidad de Virginia, se enfocó en la investigación de la biología celular, donde observó los novedosos mecanismos, a través de los cuales, las células cancerígenas podrían ser eliminadas.

Una perspectiva generalizada es que el cáncer involucra una confrontación entre su sistema inmunológico y las células cancerígenas; sin embargo, la investigación de Bush demostró el rol esencial del suicidio de las células cancerígenas, para controlar el cáncer en el cuerpo.

Las moléculas de comunicación redox (reducción y oxidación) son la base de este importante sistema de respuesta.

Mientras haya suficiente comunicación entre las células, las células cancerígenas deben reconocer que están dañadas, más allá del punto de repararse y suicidarse, un proceso llamado apoptosis, o muerte celular programada.

Entonces, ¿por qué ese proceso falla en tantas personas? Y más allá del tema del cáncer, ¿por qué hay tantas personas que tienen problemas con tantas enfermedades crónicas?

"Observamos que una mayor incidencia de diabetes tipo 2, obesidad, colapso metabólico, enfermedades cardiovasculares y, por supuesto, el cáncer... hizo que estos pacientes [transformaran] mis 17 años de intensa capacitación académica en biología celular. Empecé a analizar... que era necesario tener un mejor mecanismo para atender esto...

[En] los estudios clínicos... utilizaba una cantidad de medicamentos cada vez mayor para combatir [la diabetes]. [Pero] no me tomó mucho tiempo comprender que hay grandes desventajas al utilizar medicinas como tratamiento. Existen enormes limitaciones en su eficacia. Son sumamente tóxicos...

[E]n teoría, al parecer los pacientes estaban bien--los niveles de azúcar en la sangre disminuían--pero empeoraban clínicamente. Tenían más edemas, mayor peso, estaban más fatigados, padecían una mayor depresión. Cada onza de insulina que les suministraba los enfermaba más. Esta situación era un círculo vicioso.

Mis pacientes fueron los que empezaron a ayudarme a salir de ese callejón sin salida... que comenzaba a ponerme muy deprimido. En realmente fueron las preguntas de las causas de origen--que mis pacientes me hacían—lo que me hizo sentirme incapaz de responder...

Finalmente, tenían el conocimiento intuitivo de que... los alimentos debían estar relacionados con la situación.

Seguí enviándolos con los encargados de orientarlos en cuestión de diabetes, quienes los guiarían en cómo llevar una alimentación baja en carbohidratos. Ya que, resulta que la diabetes tipo 2 no es causada por los carbohidratos".

Las Enfermedades Son Ocasionadas Por la Mala Comunicación Entre las Células

Bush se percató de que algo estaba terriblemente mal con las recomendaciones alimenticias que sus pacientes recibían, ya que continuaban empeorando, a pesar de cumplir por completo con los parámetros de alimentación.

Uno de los primeros indicios de que algo andaba mal con el programa de orientación para el paciente, fue que se percató de que esto incluía a alimentos como hot dogs, en la lista de alimentos básicos aceptables para personas que padecían diabetes, en el material de nutrición que recibían de parte de los nutriólogos en la universidad.

"Tenía estos pacientes que consumían hot dogs sin pan, [c]omo desayuno, almuerzo y cena", dice. "Ellos pensaban que ahora seguían una alimentación saludable porque no consumían carbohidratos.

Esa fue la primera señal de alerta... incluso, el hecho de que los hot dogs estuvieran incluidos en la lista de alimentos nutritivos, de cualquier persona, es algo abrumador.

La cuestión de que, de alguna manera, pudiera ser interpretado como los únicos alimentos que debían consumir, era algo realmente asombroso. Esas fueron algunas de las fallas fundamentales.

Pero me sentí profundamente desprevenido para empezar a proporcionar información acerca de los tipos de alimentación o nutrición, porque no había sido capacitado para ello...

Nuestra educación [médica] está tan alejada de la cuestión del estilo de vida y... tan enfocada en el manejo de las enfermedades crónicas, a través de medicamentos; que entonces, realmente lo comprendí todo".

En pocas palabras, Bush descubrió que el proceso que ocurría en el tejido necrótico, tal como el de una úlcera diabética, tenía un comportamiento similar al de las células cancerígenas, observadas bajo un microscopio.

"Yo dije, 'Dios mío. No hay tal cosa como las úlceras diabéticas, el cáncer, ni las enfermedades; solo hay una pérdida de comunicación entre las células'", dice. "Tan solo se trata de una pérdida y aislamiento... que conduce a este estado quebrantado... Fue un gran momento en el cambio de perspectiva".

La realidad que descubrió Bush podría ser comparada con la analogía de la luz y la oscuridad--no pueden ocurrir ambos al mismo tiempo. Si brilla una luz en la oscuridad, la oscuridad desaparece. La salud es como la luz, y si está sano, simplemente no tiene ninguna enfermedad.

La Inteligencia Quimioprotectora Presente en los Suelos

Bush dejó la academia en 2010 para entrar en el mundo de la nutrición. Él abrió una clínica de nutrición basada en estudios sobre plantas, para ayudar a uno de los condados más pobres de Virginia, donde pensaba que, si podía hacer una diferencia ahí, podría aplicar los mismos principios en cualquier lugar.

"Tan solo saturaba a mis pacientes con los mejores nutrientes que podía encontrar en el huerto y les ayudaba a aprender a cultivar los alimentos. Frustrantemente, hubo un enorme 40 o 50 % que no respondió adecuadamente al método.

Pero, hubo un prodigioso milagro que ocurrió en el 40 % de ellos, donde los padecimientos, que habían tenido durante décadas, cedían ante el poder de la alimentación. Pero, posteriormente hubo un porcentaje tan grande que, no importa cuán nutritivos eran los alimentos proporcionados, aun así empeoraban, en vez de mejorar ".

Comenzó a cuestionar los estudios científicos sobre el impacto de los nutrientes en el metabolismo mitocondrial. Entonces, un colega llamado William Vitalis presentó un artículo de 90 páginas sobre los estudios científicos del suelo, que proporcionó otro avance en esta perspectiva.

"Alrededor de la página 40, se encontraba una enorme imagen de una molécula presente, que me detuvo en seco... por un momento, me di cuenta de la verdad y dije, 'Eso se parece mucho a la quimioterapia que solía hacer.

¿Qué es lo que hace en la tierra?' Ese fue el momento en que empezamos a enfocarnos en la posibilidad de que había inteligencia en la tierra", dice Bush.

Un factor que contribuye a la acumulación del cáncer, es el hecho de que, hemos utilizado prácticas agrícolas industriales durante casi un siglo—prácticas que han diezmado el suelo al perturbar y matar los microorganismos que se encuentran en el mismo.

Básicamente, hemos debilitado la salud pública desde sus raíces. Si no hay suelos sanos, no podrá cultivar alimentos saludables, debido a que estos no cuentan con los micronutrientes necesarios.

Como resultado de ello, aun si piensa que consume algunos de los alimentos más saludables disponibles, estos tendrán una deficiencia en micronutrientes.

Como lo señaló Bush, la salud de las plantas esta correlacionada y es paralela a la salud humana. Una de las primeras cosas que ocurren cuando una planta carece de nutrientes es que, es atacada por plagas. El mismo fenómeno ocurre en su cuerpo.

La agricultura convencional aborda este problema con pesticidas químicos. En los seres humanos, lo abordamos con medicamentos. Sin embargo, ambos ocasionan resistencia, y cuanto más resistentes a los medicamentos son estos microbios, peor será la enfermedad.

Cómo el Glifosato Ha Diezmado el Valor Medicinal de los Alimentos

En 1976, se introdujo el uso del glifosato. Éste es el ingrediente activo que contiene la gran mayoría de los herbicidas que hoy en día se comercializan, incluyendo al Roundup®. Sin embargo, este producto químico no destruye selectivamente a las malas hierbas.

Sino que, cualquier planta que sea rociada con este producto químico morirá--por lo que Monsanto y otros productores de plaguicidas plantearon la idea de desarrollar plantas resistentes a los herbicidas, a través de la ingeniería genética.

"Vale la pena señalar cual es la razón por la que destruye a las plantas", dice Bush. "El glifosato bloquea una vía enzimática... llamada vía shikimate.

Estas enzimas son responsables de producir algunos de los compuestos más importantes en las estructuras alimenticias [incluyendo] a las estructuras de carbono en cadena, tales como el triptófano, que son la columna vertebral de las hormonas.

Si elimina el triptófano de la cadena o el reino vegetal, al destruir esta vía en las bacterias y plantas, la planta no podrá producir estas esenciales moléculas de señalización...

Elimina entre cuatro y seis de los aminoácidos esenciales, que son los elementos componentes de todas las proteínas presentes en su cuerpo... Solo hay 26 aminoácidos. Y si elimina entre cuatro y seis de esos acabará por perder un gran porcentaje de su biología.

Pero eso solo es el comienzo del problema al que nos referimos, en cuestión de la alimentación. Realmente considero que esta es la respuesta de la razón por la que proporcionamos todos estos alimentos saludables a nuestros pacientes y [todavía] no observamos sus beneficios en la salud:

Existe una familia de compuestos llamados alcaloides... [Cuando] elimina los alcaloides de los alimentos, lo que observa es el desencadenamiento de la enfermedad, que atraviesa muchos sistemas de órganos, en nuestros cuerpos.

Existe una familia de [alcaloides] que son un tipo de compuestos caracterizados por ser antiparasitarios... [otros] son ​​antidiabéticos... anticancerígenos ...antihipertensivos... combaten los trastornos del estado de ánimo... combaten el asma, y el eczema.

Si analiza la lista de alcaloides [se percatará de que si agrega] un producto químico a la cadena alimenticia, esto anula la producción de [alcaloides]...

Hemos [perdido] la calidad medicinal de los alimentos, que ha existido durante miles de años... [Al utilizar el glifosato] le arrebatamos a los suelos y las plantas la capacidad de producir estos esenciales compuestos medicinales ".

De acuerdo con Monsanto, el glifosato no puede afectar la salud humana porque los seres humanos no cuentan con la vía shikimate. Sin embargo, las bacterias intestinales humanas si la tienen, al igual que las bacterias de la tierra y las plantas.

Por otra parte, el cuerpo humano no puede producir sus propios alcaloides y aminoácidos esenciales. Debe obtener estos compuestos de los alimentos vegetales que se alimentan de las bacterias presentes en la tierra.

Cómo el Glifosato Promueve la Toxicidad de Todo el Cuerpo

En 2012, el equipo de Bush descubrió moléculas de comunicación bacteriana en la tierra. Al comenzar a estudiar los efectos de esta red de comunicación en el medio intestinal humano, comprendieron que la toxicidad del glifosato estaba estrechamente relacionada con la carencia de bacterias.

Este descubrimiento proporcionó más datos al estudio. Según explicó Bush, los efectos tóxicos del glifosato en el ambiente humano están directamente relacionados con el daño a las estructuras proteicas específicas en el intestino y otras membranas del cuerpo.

"Estas proteínas son denominadas uniones estrechas. Tienen múltiples constituyentes, o pequeñas proteínas que conforman estas grandes proteínas tipo velcro que se unen, y que unen una célula microscópica a la siguiente célula.

[Empezando con] sus senos paranasales y [si recorremos] hasta el recto, tiene una gran cantidad de células que forman una sola alfombra cohesiva, una membrana o un escudo contra el mundo exterior—que es lo ideal.

Esa membrana... es su primera línea de defensa... Es una capa de una sola célula gruesa... El "Velcro" es aflojado apropiadamente gracias a la biología, para permitir que las macromoléculas grandes entren y luego se compriman inmediatamente después.

Eso es controlado por una pequeña proteína que producimos en nuestro cuerpo llamada zonulina. Esta proteína es apropiadamente producida por las moléculas que necesitan atravesar la membrana. Si tiene contacto con la membrana [y] el epitelio intestinal, se producirá la zonulina; y esta abre las uniones estrechas...

La zonulina es el modulador crítico de esta permeabilidad de la membrana intestinal. Si esta proteína comienza a producirse en exceso y no puede comprobar sus niveles de producción... dañará al epitelio intestinal... Todas las puertas se abren, y esto permite la entrada [al torrente sanguíneo], de todo lo que se supone que debe permanecer afuera [en los intestinos].

Resulta que la zonulina es activada de una forma muy poderosa por el glifosato; lo cual es algo muy triste. Monsanto y otras compañías nos han dicho, 'Este es seguro. Lo consumirá y evacuará a la misma velocidad'.

[Pero] en realidad, esa es una mala noticia. Debido a que [para eliminar el glifosato], este no debe cruzar solo la membrana intestinal, sino que debe cruzar la membrana del hepatocito, las células hepáticas; debe ir de un torrente sanguíneo al otro [y] todos los vasos sanguíneos están ligados con uniones estrechas.

Ahora, se dirige a la barrera hematoencefálica—ligada con uniones estrechas. Cuando empieza a filtrarse, su cerebro es expuesto. Entonces, llega al riñón, el órgano esencial para hacer la desintoxicación... y empieza a filtrarse.

Ya no puede construir gradientes para extraer las toxinas del cuerpo... y entonces, [su] cuerpo se ha convertido en una esponja para las toxinas y vive en un mundo tóxico. Así es como se producen [estas] actuales tasas de enfermedad".

Para Revertir las Tasas de Enfermedades, Debemos Eliminar el Glifosato

Una de las enfermedades fuertemente influenciadas por esta permeabilidad intestinal es el autismo. Si la tendencia actual continúa, se calcula que entre el 2030 y el 2045, el autismo afectará a 1 de cada 3 niños.

En ese momento, será imposible mantener la productividad humana en un sector determinado. La sociedad tal como la conocemos colapsará.

"Ya no hay tiempo para esperar a que se aprueben las leyes necesarias", dice Bush. "Si no nos unimos y apresuramos para lograr que este mensaje sea captado--que tenemos que dejar de rociar glifosato inmediatamente--estaremos condenados".

En el otro extremo del rango de edad, tenemos a la enfermedad de Alzheimer, la cual afecta a nuestros adultos de edad avanzada, que es expresado en tasas de crecimiento cada vez mayores--y eso, si primero viven el tiempo suficiente, al no morir de cáncer.

"Ahora, en mi clínica, lo observo casi una vez al mes... sarcomas en los huesos o tipos de cáncer crónicos en la médula ósea. Todas estas cuestiones que solían suceder en las personas, a los 70, 80 o 90 años de edad, ahora ocurren en niños de 3 o 5 años de edad. Por no hablar de la epidemia de tumores cerebrales que se suscitan en los niños", dice Bush.

Además, hoy en día, 1 de cada 2 adultos tienen problemas de salud mental. En 1900, esa proporción era de 1 de cada 100 personas.

Todas estas estadísticas de enfermedades, y más, están correlacionadas con cambios dramáticos en nuestra alimentación, específicamente con respecto a la pérdida de nutrientes, y las cualidades medicinales, de nuestros alimentos.

"Ahora, si volvemos a la increíble historia de la comunicación entre los microorganismos", dice Bush. "En 2012, descubrimos una molécula de comunicación bacteriana. Existe una enorme cantidad de bioquímica compleja, pero quiero resumir esto en pocas palabras.

La palabra "redox" significa reducción y oxidación... [L]a reducción ocurre al donar un electrón a un entorno. La oxidación ocurre al desgarrar o eliminar un electrón. La oxidación que se observa más comúnmente… es la corrosión... que significa que empieza a erosionarse a sí mismo...

La osteoartritis, es la oxidación de una articulación. La enfermedad cardiovascular [es] la oxidación del árbol vascular... Lo que descubrimos en 2012 fue una posible molécula de redox presente en la tierra, producida por bacterias.

Eso fue abrumador, porque toda mi investigación sobre el cáncer se había enfocado en las mitocondrias.

Las mitocondrias se parecen mucho a las bacterias, pero son aproximadamente 1 000 veces más pequeñas. Estas viven dentro de sus células... Sus neuronas podrían tener 3 000 mitocondrias en un solo nervio. El promedio en todo el cuerpo es de alrededor de 200 mitocondrias por célula humana...

Cuando las mitocondrias digieren los alimentos, hacen una señalización balanceada de las moléculas de redox. Estudiaba esas moléculas de redox [cuando dije], '¡Increíble! Podríamos utilizar esta red de comunicación para proporcionarle la capacidad a una célula cancerígena de inducir la apoptosis...

Si se produce suficiente cantidad de moléculas de redox, las mitocondrias podrían controlar a las células cancerígenas. Si logra que los niveles del estrés oxidativo se eleven lo suficiente, estas células se autodestruirán.

Si volvemos hasta el 2012. ¿Qué es esa molécula que se encuentra en la tierra? ¿Por qué la tierra tiene un potencial de redox? Y luego, por supuesto, la cuestión de que las bacterias no tienen mitocondrias.

Solo los organismos multicelulares... tienen mitocondrias, debido a que no podemos descomponer los nutrientes de los alimentos por nosotros mismos. Necesitamos a las mitocondrias para hacer eso... Las bacterias no tienen mitocondrias; por lo tanto, no tienen la función de la señalización de redox.

¿Cómo se equilibra un ecosistema de 40 000 especies si no se pueden comunicar? El momento que me impacto durante el 2012 fue que, 'Estaban hablándose'. Las bacterias se comunicaban. Saben lo que es el equilibrio, y cómo cambiar el sistema.

Para nuestra sorpresa, asombro y alegría--estoy tan contento de decir que todo esto será algo positivo, o al menos una oportunidad para nosotros como seres humanos para sanar--nuestra red de comunicación bacteriana... [es] el antídoto para el glifosato..."

La Introducción a Una Nueva Perspectiva de la Biología Donde el ADN 'Basura' es la Clave Para la Salud

Por primera vez, Bush y su equipo estudiaban la biología humana en el contexto de un sistema de comunicación bacteriana fluido, fluente y robusto.

Nunca habían visto antes a las células humanas en ese entorno, bajo un microscopio, y esto cambió todo lo que creían acerca de la apoptosis, síntesis de proteínas, genómica y más. Como señaló Bush, "Nunca consideramos la posibilidad de que un ecosistema de hongos y bacterias pudieran dictar el comportamiento celular humano, en cuanto a la salud".

Los científicos han concluido que, cuando se trata de la expresión genética, el medio ambiente es el que lo determina. Ahora, se sabe que un solo gen es capaz de producir 200 proteínas diferentes en función de su entorno.

Este fue un cambio de paradigma total y unas noticias realmente malas para los que se basaban en la medicina personalizada de los años '90s, porque esto significaba que el genoma es un almacén de opciones a la espera de responder al medio ambiente; los propios genes humanos no determinan el resultado de la biología.

Si calcula la posibilidad de que un gen produzca 200 resultados y los multiplica en 25 000 los genes que codifican a las proteínas, hay muchos posibles millones de resultados para su cuerpo--basados ​​en el entorno que le proporciona. Ahora, la siguiente generación de epigenética es el micro-ARN.

"En un clásico cambio de perspectiva de los estudios científicos--nosotros, como científicos--analizamos al genoma y dijimos, 'Solo tenemos 25 000 genes... que codifican 200 000 proteínas...

Solo somos un poco menos de dos veces más complicados que la mosca de la fruta, en cuanto a los genes... Pero la impresionante realidad es que ¡el 90 % del ADN no codifica a un gen que codifica a una proteína—en más del 90 %!

Simplemente, lo denominamos ADN basura... Bueno, en los últimos cinco años, es obvio que el ADN basura ha tenido alguna acción.

No es de extrañar que, en realidad éste regule a los 25 000 genes que producen a las proteína[s]. ¿Cómo lo hace? Cada pequeña tira de ADN basura produce un micro-ARN que nunca codificará a una proteína.

En vez de ello, el micro-ARN funciona como un conmutador. Ahora, entra en el torrente sanguíneo, y en otras células, para activar y desactivar el comportamiento del gen.

La impresionante realidad de su ecosistema y la salud humana es que el 15 % de los interruptores de encendido y apagado, presentes en su torrente sanguíneo, no provienen de su cuerpo; sino que, estos provienen de las bacterias que se encuentran en su intestino y de las bacterias que respira.

Otro 15 % está constituido por hongos que están presentes en su entorno. El 30 % de los interruptores de encendido y apagado que determinan qué gen codificará y a qué proteína... [no] son de origen humano...

¿Qué significa esto para nosotros como seres humanos? Tenemos que volver a ponernos en contacto con nuestro entorno, y recuperar a un medio ambiente complicado. Por supuesto que, tenemos que dejar de tomar antibióticos; y tenemos que dejar de consumir y rociar antibióticos en todos los alimentos y en los suelos.

Debemos dejar de faltarle al respecto a este balance normal de nuestro entorno. Tenemos que volver a salir... Tenemos que transformar a nuestros espacios de trabajo, para que luzcan diferentes; y volver a hacer que las personas vuelvan a creer nuevamente en el ecosistema".

Para Obtener Más Información

Bush es autor de un libro titulado "Gut Biome" (El Bioma Intestinal), que esperamos que sea publicado este verano. Si esta entrevista ha estimulado su interés aún más, este atento a la presentación de esta obra. Lo que cubrimos aquí es una mínima fracción de la información que Bush y su equipo han descubierto.

Si bien, el alcance de los problemas que enfrentamos está más allá de lo que incluso la mayoría de nosotros podría imaginar, con esta nueva comprensión, son aún más evidentes las nuevas soluciones, y con eso, surge una nueva esperanza.

"Lo que observamos en los estudios clínicos es que, tan pronto como estén [en]comunicación estas bacterias, entramos en acción", dice Bush. "Obtenemos tanto nuestros alimentos, como nuestra nutrición, de fuentes externas...

Creo que, en cierta manera, somos responsables--cada uno de nosotros de—en lo que se han convertido Monsanto y las compañías químicas, porque dejamos de hacerlo nosotros mismos.

Necesitamos recuperar ese control. ¿Cuán poderoso es eso? Debemos tener un gran control como consumidores, para decir, 'Podemos cambiarlo todo con un poco de colaboración y dialogo'. Y eso es lo que haremos".