Así Es Cómo el Azúcar y Nuestro Sistema Alimentario Fomentan la Obesidad

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Julio 23, 2017 | 41,588 vistas

Historia en Breve

  • Todo lo que le han dicho sobre alimentación y ejercicio durante los últimos 30 años podría estar equivocado
  • Ninguna cantidad de ejercicio revertirá la epidemia de obesidad si el sistema alimentario actual no se corrige
  • Por mucho, el principal factor promotor de la epidemia de obesidad infantil es el exceso de azúcar en la alimentación, la cual puede ser ocho veces más adictiva que la cocaína
  • Contrario a los recientes informes de los medios de comunicación que declaran la victoria en la lucha contra la obesidad, las tasas de niños en la categoría de "extremadamente obesos" han aumentado en los últimos 14 años
  • El mito de "calorías que consume, calorías que quema" sigue siendo divulgado por los medios de comunicación, la industria alimentaria, reguladores y muchos profesionales de la salud

Por Dr. Mercola

Un estudio publicado en JAMA, en el mes de febrero, por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, declaró que las tasas de obesidad entre los niños de dos a cinco años disminuyeron un 43 % en la última década, pasando de 14 % en el año 2003 a 8 % en 2012. Se dijo que las tasas de obesidad para otros grupos de edades se habían “estabilizado”.1

Los hallazgos fueron difundidos en todos los noticieros más importantes del país y en la mayoría de los periódicos principales, muchos afirmaban la "victoria" en la lucha contra la obesidad infantil.

Sin embargo, la celebración fue corta. En abril, se publicó otro informe que presentaba un panorama muy diferente, éste en JAMA Pediatrics.2

Curiosamente, ambos estudios usaron los mismos datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. La diferencia fue que el estudio de abril incluyó otros cuatro años de información (de 1999 a 2012).

Este equipo de investigadores descubrió que, en realidad, la obesidad extrema en niños, ha aumentado durante los últimos 14 años. Los niños extremadamente obesos son los que tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y otros problemas crónicos de salud.

Está claro que la campaña federal contra la obesidad NO está funcionando, aunque al gobierno de los Estados Unidos le encantaría creer que sus esfuerzos están rindiendo frutos.

A pesar de la extensa evidencia científica sobre la causa real de la obesidad (es decir, el sistema alimentario), las políticas públicas no han cambiado y mucha gente está harta de la situación actual.

Como sociedad, no podemos sólo ejercitarnos para escapar de esta epidemia. No me malinterpreten--no estoy diciendo que el ejercicio no sea importante, sin embargo, no es toda la solución.

Una Fórmula Fallida

Ya lo ha escuchado durante 50 años. Cuando se trata de su peso, el número de "calorías que consume debe ser igual al de calorías que quema". "Coma menos y haga más ejercicio". "Una caloría es una caloría".

El problema es que esta fórmula no funciona, tal como lo demuestra la cintura cada vez más grande de los habitantes de los Estados Unidos.

En el país, las tasas de obesidad han aumentado en la misma proporción que las membresías de los gimnasios.

Entre los años 1980 y 2000, las personas de los Estados Unidos duplicaron la cantidad de membresías para los gimnasios. Sin embargo, durante el mismo período, sus tasas de obesidad TAMBIÉN se duplicaron.

Una década después, dos de cada tres personas tienen sobrepeso u obesidad. La obesidad se ha convertido en la principal forma de desnutrición en el país, y ningún grupo se ha visto más afectado que los niños.

Vemos obesidad en niños de seis meses de edad, derrames cerebrales en niños de ocho años, ataques cardíacos en jóvenes de 20 y algunas personas de 30 años requieren diálisis renal para mantenerse con vida.

Los adolescentes se están haciendo cirugías de bypass gástrico. Lo que solía llamarse "diabetes de adultos" ahora es más frecuentemente conocido como "diabetes tipo 2" debido a que ya no es exclusiva de los adultos. ¿Qué hay de malo en este panorama? La comida.

El Azúcar Carga el Arma... La Industria Jala el Gatillo

En lugar de consumir alimentos enteros--alimentos reales--por lo general, la alimentación estadounidense contemporánea sobre todo consiste en azúcar, granos altamente procesados ​​y una carga de productos químicos que son cualquier cosa, excepto comida.

Los niños están rodeados de estos falsos alimentos todos los días, los cuales tienen un efecto muy distinto al de la comida real en sus cuerpos.

La idea de que "una caloría es una caloría" es un mito que ha sido refutado por la ciencia. El azúcar refinada y procesada, en especial en forma de jarabe de maíz de alta fructosa, es muy dañina para el hígado y la mayoría es almacenada como grasa corporal.

El 80 % de los alimentos que llenan los estantes de los supermercados hoy en día, contienen azúcar adicional--que se suma a las enfermedades.

Este exceso de azúcar se encuentra en el origen de la disfunción metabólica que está promoviendo la obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas, la enfermedad renal y muchas de las otras enfermedades crónicas que son tan predominantes en la actualidad.

Aun así, esto es lo contrario de lo que nos dicen los medios de comunicación y un sinnúmero de los llamados profesionales de la nutrición.

En lugar de culpar a los responsables--la industria alimentaria y su fallida supervisión--la culpa se le atribuye a las personas gordas, que son etiquetadas como flojas, desmotivadas y sin fuerza de voluntad o fortaleza moral.

Nada podría estar más lejos de la verdad. De hecho, se ha descubierto que el azúcar es ocho veces más adictivo que la cocaína.3

El sistema alimentario estadounidense está causando muchos estragos en la salud mental y física de las personas, así como en su economía. El 75 % de nuestro dinero para atención médica se va al tratamiento de las enfermedades metabólicas crónicas. Las estadísticas proporcionadas por FedUpMovie.com revelan la gravedad de este problema:

Delgado por Fuera, Gordo por Dentro

¿Su hijo es delgado a pesar de la manera en que come? ¿Cree usted que, porque se ve saludable, puede estar tranquilo de que su "fuerte constitución" o tal vez sus buenos genes le han evitado los efectos de una mala alimentación?

Bueno, no se relaje todavía... parece que puede ser engañoso. Su hijo puede ser TOFI: "delgado por fuera, gordo por dentro" (por sus siglas en inglés).

En la actualidad, las resonancias magnéticas revelan que incluso las personas delgadas (incluidos los niños) están acumulando cantidades perjudiciales de grasa visceral alrededor de sus órganos internos.

La grasa visceral es el peor tipo de grasa para su salud, y si la tiene en exceso, está propenso a padecer los mismos riesgos mayores de salud que las personas con obesidad. De hecho, la mayoría de los niños "TOFI" tienen prediabetes.

Estadísticamente, hasta el 40 % de las personas "delgadas" tienen exceso de grasa visceral y altos niveles de insulina. Cuando hace los cálculos, los números son perturbadores: hoy en día la mayoría de las personas de los Estados Unidos--el 51 %--padece síndrome metabólico.

Los Desayunos Escolares Están Secuestrados por la Industria de la Comida Rápida

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamamiento para reducir el 50 % del consumo de azúcar, sin embargo, el grupo de presión del azúcar, con su gran poder e influencia ha frustrado todos los esfuerzos hacia este fin.

Hay mucho dinero implicado. La motivación del gobierno estadounidense para la mejora de la salud pública es cuestionable... y un poco contradictoria.

Por ejemplo, por un lado, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) pide limitar su consumo de azúcar, y por otra parte, desde 1995, el gobierno ha destinado más de ocho mil millones de dólares para el subsidio agrícola de los endulzantes a base de maíz.

Por lo tanto, el gobierno de Estados Unidos prácticamente está subsidiando la epidemia de obesidad. Estas son las personas que están estableciendo las normas para los desayunos escolares de sus hijos.

Como resultado de los recortes de presupuesto para los desayunos escolares, la industria de la comida rápida ha controlado por completo los programas de desayuno escolar. En el año 2006, el 80 % de todas las preparatorias operaban bajo contratos exclusivos con empresas de soda como Coca Cola, y para el 2012, más de la mitad de los distritos escolares de Estados Unidos servían comida rápida.

La presión pública para mejorar el valor nutricional de los almuerzos escolares ha dado lugar a algunas recomendaciones ridículas, tales como declarar las papas a la francesa y la pizza como "vegetales"--claramente están creadas para proteger las ganancias de la comida rápida y no la salud de sus hijos.

Tal vez esa es la razón por la que las compañías de seguros médicos están invirtiendo miles de millones de dólares en acciones de empresas de comida rápida.

No sólo el cerebro de sus hijos está siendo secuestrado por estos alimentos procesados ​​adictivos, sus hábitos alimenticios saludables están siendo continuamente saboteados por la publicidad de la comida chatarra.

Cada año, los niños ven un promedio de 4 000 anuncios relacionados con los alimentos, o aproximadamente 10 al día. Los estudios demuestran que los niños comen mucho más cuando ven anuncios de alimentos en la televisión.

Sin embargo, los esfuerzos para limitarle la publicidad de comida chatarra a los niños siguen estando descaradamente frustrados por la industria del azúcar.

Siempre que la industria amenaza con la legislación, resucita el argumento de "el gobierno más grande" y representa a los reguladores como "policías alimentarios" enviados para arrebatar la libertad de elección. Una vez que lo distraen con este tema controversial, hacen que se olvide el verdadero problema--la salud de sus hijos.

Los fabricantes de alimentos procesados ​​y los reguladores gubernamentales tienen mucho que responder ya que se niegan a eliminar los ingredientes nocivos de los alimentos. Además de las enormes cantidades de azúcar, los productos alimenticios estadounidenses contienen ingredientes que han sido prohibidos en otros países, tales como grasas trans, endulzantes artificiales, ingredientes transgénicos y glifosato. Si seguimos por este camino, el futuro de la salud de nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos luce muy desalentador.

Cómo Obtener Alimentos REALES

En lugar de suavizar el mensaje, los políticos tienen que enfrentar a la industria alimentaria con la fuerza necesaria para promover un cambio real.

Necesitan decir nombres. No será fácil, pero es necesario si queremos cambiar la tendencia para las futuras generaciones. Muchas personas, como el famoso chef Jamie Oliver, no están esperando a que el gobierno actúe--y USTED tampoco debería hacerlo. Es hora de que tome sus propias medidas. Cocine y consuma comida real. ¡Vote con su bolsillo!

Tiene el poder de educar a sus hijos con el ejemplo, la cual es una de las herramientas de enseñanza más efectivas que existen. Ante todo, es necesario enseñarle a los niños lo que en realidad es la "comida real".

Si no está seguro de cómo lograr que su familia siga el camino correcto, mi plan nutricional optimizado ofrece una guía paso a paso de cómo alimentar a su familia de forma correcta.

Puede encontrar aún más ayuda en mi libro Generation XL: Raising Healthy, Intelligent Kids in a High-Tech, Junk-Food World, (Generación XL: Criando niños sanos e inteligentes en un mundo de alta tecnología y comida chatarra).

A continuación se resumen diez de las estrategias de salud más poderosas. Al incorporarlas en la vida cotidiana de su familia, sus hijos aprenderán a elegir mejores opciones de estilo de vida para ellos mismos, lo cual les ayudará a convertirse en adultos más saludables y felices.

1. Elección de los alimentos correctos: Enfoque su alimentación en productos enteros, idealmente orgánicos, sin procesar o mínimamente procesados, y sin organismos genéticamente modificados.

Para obtener los mejores beneficios nutricionales y de salud, consuma una buena parte de sus alimentos crudos. Evite el azúcar refinado, en especial la fructosa procesada.

Creo que las dos principales claves para tener éxito en el control de peso son, restringir los carbohidratos (granos y azúcares) e incrementar su consumo de grasas saludables. Los ejemplos de grasas saludables incluyen:

Aceitunas y aceite de oliva

Cocos y aceite de coco

Mantequilla de leche sin pasteurizar, proveniente de vacas alimentadas con pastura

Frutos secos, particularmente la nuez de macadamia

Yemas de huevo orgánico

Aguacates

Carne de animales alimentados con pastura

Aceite de palma (asegúrese de que haya sido producido de forma sustentable)

Aceite de frutos secos orgánicos, sin calentar

2. Ayuno intermitente: estudios recientes demuestran que el ayuno intermitente puede proporcionar una variedad de beneficios para la salud, tales como acelerar el metabolismo, estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, optimizar las hormonas metabólicas (incluida la insulina y leptina), reducir la inflamación, mejorar la presión arterial e incrementar su masa corporal magra.

Hay varios tipos de ayuno intermitente a elegir, así que le recomiendo experimentar para ver qué estilo es el mejor para usted.

3. Ejercicio regular: Además de los ejercicios que fortalecen el core, entrenamiento de fuerza y estiramiento, recomiendo bastante hacer los ejercicios Pick Fitness dos o tres veces a la semana.

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad estimula la hormona del crecimiento humano (HGH, por sus siglas en inglés), que es esencial para gozar de una salud, fuerza y ​​vigor óptimos. La HGH también le ayuda a optimizar su peso y a construir masa corporal magra.

4. Manejo del estrés: Su estado emocional desempeña un papel en casi todas las enfermedades físicas y mentales. La meditación, oración, asistencia social, yoga y el ejercicio son opciones viables que pueden ayudarle a mantener un equilibrio mental.

Podría elegir aprender una herramienta como la Técnica de la Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés) para tratar bloqueos emocionales más profundos y en ocasiones, ocultos.

5. Beba suficiente agua limpia y pura.

6. Cuide su microbioma: Alrededor del 80 % de su sistema inmunológico reside en su intestino. Cada vez más investigaciones afirman que las bacterias beneficiosas impactan su salud en un sinfín de maneras, incluidas la reducción de la inflamación, eliminación de toxinas y producción de vitaminas, lo cual beneficia su estado de ánimo y le ayuda con la reducción de peso.

La manera más fácil y económica de optimizar su flora intestinal es incorporar habitualmente a su alimentación productos fermentados de manera tradicional.

7. Evite el mayor número posible de productos químicos, toxinas y contaminantes: Esto incluye deshacerse de sus limpiadores domésticos tóxicos, jabones, productos de higiene personal, aromatizantes ambientales, repelentes de insectos, pesticidas para el césped e insecticidas, por mencionar algunos y reemplácelos por alternativas atóxicas.

8. Tenga un sueño reparador adecuado: la falta de sueño puede alterar su metabolismo y producción hormonal. Las investigaciones recientes demuestran que el sueño de mala calidad puede desempeñar un papel significativo en los trastornos metabólicos, incluidas la obesidad, hipertensión y diabetes tipo 2.

9. Conéctese con la tierra. Cuando camina o permanece de pie estando descalzo, se transfieren electrones libres de la tierra a su cuerpo, y este efecto del grounding es uno de los antioxidantes más poderosos que conocemos.

Conectarse con la tierra de esta manera (también conocido como "earthing") reduce el dolor y la inflamación, favorece el flujo sanguíneo, mejora el sueño y se ha reportado que ofrece una variedad de otros beneficios.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 JAMA February 26, 2014
  • 2 JAMA Pediatrics April 7, 2014
  • 3 Examiner February 25, 2014