Los cigarrillos electrónicos lo exponen a alarmantes cantidades de metales pesados

Cigarros Electronicos

Historia en Breve -

  • Si fuma cigarrillos electrónicos, con cada inhalación puede estar exponiéndose a peligrosos productos químicos y tóxicos metales pesados relacionados con diversos tipos de cáncer, cardiopatías y derrames cerebrales
  • A pesar de suministrar niveles más bajos de nicotina, las personas expuestas a la contaminación atmosférica por cigarrillos electrónicos tienen niveles similares de nicotina en su sistema en comparación con las personas expuestas al humo de segunda mano de los cigarrillos comunes
  • Otras toxinas detectadas en el humo del cigarrillo electrónico son el diacetilo, formaldehído, dietilenglicol, nitrosamina específica del tabaco y radicales libres altamente reactivos
  • Las tasas de uso de estos dispositivos de vapeo han disminuido, sin embargo, este éxito puede verse amenazado por recortes presupuestarios en los programas de los CDC; puede prepararse mental y físicamente para dejar de fumar mediante el ejercicio, la nutrición y alguna técnica de liberación emocional

Por el Dr. Mercola

Aunque la desaparición gradual de los cigarrillos comunes ha sido descrita como un logro para tener una mejor salud, los peligros de la alternativa que muchas personas han optado pueden ser igual de alarmante.

Si fuma cigarrillos electrónicos (e-cigs), es importante tener en cuenta que los investigadores han demostrado que con cada inhalación puede estar exponiéndose a peligrosos productos químicos y metales pesados.

Actualmente se cree que los cigarrillos electrónicos no lo exponen a la infinidad de compuestos tóxicos que el típico cigarro de combustión promedio contiene, sin embargo, los investigadores han empezado a comprender las toxicidades que conlleva fumar cigarrillos electrónicos.

De alguna manera, estas alternativas al tabaco hechas por el hombre son tan peligrosas para su salud como los cigarrillos comunes, pero pueden tener diferentes consecuencias.

Fumar cigarrillos tradicionales daña casi todos los órganos de su cuerpo y desencadena diversas enfermedades, como muchos tipos de cáncer, función pulmonar reducida, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y enfermedad de la arteria coronaria.1

Ahora recientes investigaciones publicadas en el diario científico Environmental Health Perspectives, demuestran que el vapor y aerosoles provenientes del líquido del cigarrillo electrónico puede liberar peligrosos metales pesados para la salud humana.2

Se han encontrado metales pesados tóxicos en el vapor de los cigarrillos electrónicos

El estudio fue realizado por científicos de la Facultad de Salud Pública en la Universidad John Hopkins Bloomberg. Los expertos examinaron los dispositivos de 56 usuarios y encontraron que un número significativo de ellos generaba un vapor con niveles inseguros de plomo, níquel, cromo y manganeso.3

Los participantes fueron reclutados en convenciones de vapeo y tiendas de cigarrillos electrónicos en el área de Baltimore. Los dispositivos fueron llevados al laboratorio donde los investigadores los sometieron a pruebas con el fin de detectar la presencia de 15 metales.4

Los resultados coincidieron con los estudios anteriores, que encontraron una cantidad mínima de metal pesado en el líquido para los cigarrillos electrónicos, sin embargo, cantidades mucho mayores en el mismo habían sido expuestas a las bobinas de calefacción.5

Esta diferencia sugiere que los metales pesados se originaron de las bobinas de calefacción dentro del tanque del cigarrillo electrónico. Asimismo, las concentraciones de los metales pesados fueron mayores en dispositivos cuyos propietarios cambiaban frecuentemente las bobinas.

De los diferentes metales medidos en el aerosol, el plomo, níquel, cromo y manganeso fueron los más preocupantes ya que son altamente tóxicos al ser inhalados.

Casi el 50 % de las muestras por vapor tenían concentraciones de plomo superiores a los límites establecidos por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés).6 Las concentraciones de los otros 3 metales alcanzaron o excedieron los límites de inocuidad establecidos por la EPA.

Los investigadores observaron que las bobinas de calefacción estaban hechas de níquel, cromo y otros metales, lo que hace que esta sea la fuente más evidente de contaminación. Sin embargo, la fuente de plomo sigue sin ser identificada.

El plomo inhalado puede atacar al cerebro y sistema nervioso central, así como a los riñones, hígado y huesos.7 En los adultos, el plomo puede permanecer latente en los dientes y huesos durante años, sin embargo, puede reactivarse durante el embarazo.

Puede envenenar a un bebé en desarrollo y provocar daño cerebral. Además, resulto igualmente preocupante la cantidad de arsénico detectada tanto en el líquido de recarga como en el tanque en 10 de los 56 dispositivos.

Los investigadores sugirieron que es fundamental que los reguladores determinen la causa de la presencia de arsénico,8 ya que puede desencadenar cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes.9 Estudios anteriores han demostrado que los cigarrillos electrónicos liberan niveles más altos de níquel, zinc y plata.10 El autor principal de un estudio comentó lo siguiente al respecto:

"Algunos de estos metales son extremadamente tóxicos incluso en cantidades muy bajas".11 Asimismo, el autor agregó en un comunicado:12

"Probablemente, las partículas del metal provienen del cartucho de los mismos cigarrillos electrónicos – lo que da cabida a que mejores estándares de fabricación para los dispositivos puedan reducir la cantidad de metales en el humo.

Es necesario realizar este tipo de estudios con el fin de implementar medidas regulatorias efectivas. Los cigarrillos electrónicos son tan recientes que todavía no existe mucha investigación disponible al respecto".

El vapor de segunda mano es peligroso para los transeúntes

Los cigarrillos electrónicos lo exponen a la nicotina y otros productos químicos mediante el líquido calentado, pero no mediante la combustión en la forma en que funcionan los cigarrillos comunes. El calor es creado por una batería y genera un aerosol con nicotina.

Conforme va inhalando el vapor, recibe nicotina y sustancias químicas con sabor, lo que le hace experimentar el mismo efecto de la nicotina en los cigarrillos sin los altos niveles de hidrocarburos aromáticos policíclicos relacionados con el hábito de fumar cigarrillos comunes.

Los cigarrillos electrónicos y las plumas de vapeo tienen diversas formas y tamaños, sin embargo, todos poseen la misma composición química. Y, mientras el usuario inhala la mayoría de las toxinas en forma de vapor y aerosol, parte de ellas también ingresan al medio ambiente para afectar la salud de los transeúntes.

En un estudio de la Universidad del Sur de California,13 algunos investigadores realizaron experimentos en oficinas donde los voluntarios habían fumado cigarros comunes y cigarrillos electrónicos.

Los análisis de la muestra del aire revelaron que el humo de los cigarrillos electrónicos generó una disminución 10 veces mayor en la materia particulada cancerígena, sin embargo, los niveles de metales tóxicos contenidos en el humo de segunda mano eran mucho más elevados en comparación con el humo del cigarro regular.

Otro estudio analizó la estructura de los dispositivos de cigarrillos electrónicos y realizo algunas pruebas con el fin de determinar si el metal en el aerosol se derivaba de los componentes.14

Los expertos descubrieron que a veces faltaban componentes o mostraban evidencia de haber sido utilizados antes de ser empaquetados. Se sabe que los elementos identificados en el aerosol de los cigarrillos electrónicos causan enfermedades respiratorias.

De igual forma, los investigadores opinaban que la presencia de partículas de silicato en el aerosol requería un mejor control de calidad en el diseño y fabricación de los dispositivos con el fin de proteger la salud de los usuarios y transeúntes.

Los transeúntes pueden dejarse llevar por una falsa sensación de seguridad, ya que el vapor de los cigarrillos electrónicos suele tener poco o nada de olor y parece disiparse rápidamente. Sin embargo, una investigación de la Universidad de California en San Francisco15 demuestra que los cigarrillos electrónicos contaminan el aire con nicotina y otras finas partículas que los personas pueden absorber fácilmente por inhalación.

A pesar de los bajos niveles de contaminación por nicotina que producen los cigarros electrónicos, los investigadores encontraron que las personas expuestas a la contaminación del aire por estos dispositivos tienen un nivel similar de cotinina – una medida de la cantidad de nicotina que entra en el cuerpo – como aquellas expuestas al humo de cigarrillo común.16 El motivo de esta discrepancia todavía se desconoce.

Los radicales libres altamente reactivos causan daño

En un estudio encomendado por el Ministerio de Salud de Japón, los investigadores encontraron acetaldehído y formaldehído en el vapor producido por diversos tipos de cigarrillos electrónicos.17 Al menos una de las marcas tenía más de 10 veces el nivel de carcinógenos en un cigarrillo tradicional.

Investigadores de la Universidad de Louisville18 llevaron a cabo un análisis cuantitativo de los cartuchos de modelos más antiguos y nuevos.

Los modelos más antiguos tenían una salida fija para la batería, mientras que los dispositivos de la siguiente generación tenían una salida variable, lo que le permitía al usuario aumentar el calor producido por la batería. Las emisiones de aldehídos de todos los dispositivos, tanto nuevos como antiguos, generaron un riesgo para la salud del usuario y transeúnte.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos detectó dietilenglicol, un químico anticongelante, en los cartuchos de los cigarrillos electrónicos, este producto está relacionado con el cáncer.19

De acuerdo con una organización en pro de los derechos de los no fumadores, Americans for Nonsmokers Rights, el humo de segunda mano proveniente de los cigarrillos electrónicos puede contener al menos 10 sustancias químicas que han sido identificadas en la lista de la propuesta 65 del estado de California en relación con las toxinas y carcinógenos reproductivos.20

El diacetilo es un sabor artificial que los fabricantes de palomitas de maíz21 utilizan para proporcionarles un sabor a mantequilla a este mismo producto para microondas. El químico está relacionado con el daño respiratorio22 y cicatrización permanente de las vías respiratorias, por lo que es digno de su apelativo "pulmón de palomitas de maíz".

En una evaluación de 51 sabores de cigarrillos electrónicos a la venta, algunos investigadores de Harvard encontraron que 47 de los 51 dispositivos contenían saborizantes químicos, como el diacetilo.23 Dicho químico fue detectado con mayor reincidencia en comparación con los otros sabores parecidos a la "mantequilla", como los cigarrillos electrónicos con sabor a fruta, alcohol y caramelo.

El aerosol emitido por los cigarrillos electrónicos ha sido analizado y se ha encontrado que tiene radicales libres altamente reactivos.24 En el humo del cigarrillo común, estos radicales libres altamente reactivos están relacionados con el cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cardiopatía.

Los investigadores descubrieron que los niveles de los cigarrillos electrónicos eran superiores a lo que podría estar expuesto en el aire altamente contaminado, sin embargo, eran menores en comparación con lo que se encuentra en el humo del cigarro común.

La Disminución del vapeo podría estar en peligro

La primera evidencia registrada de un cigarrillo electrónico fue en 1963 cuando Herbert Gilbert presentó una patente sobre su diseño.25 La idea no se hizo popular en ese momento y fue hasta 2003 cuando un farmacéutico de China revolucionó el diseño que permite a los fumadores inhalar nicotina sin combustión.

Hoy en día, el consumo de tabaco sigue siendo la principal causa de enfermedades, discapacidades y muertes prevenibles en los Estados Unidos.26 Casi 40 millones de adultos fuman cigarrillos y 4.7 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria han probado al menos un producto de tabaco, esto incluye a los cigarrillos electrónicos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)27 de los Estados Unidos declaran que los cigarrillos electrónicos contienen sustancias potencialmente nocivas, como nicotina, saborizantes, compuestos orgánicos volátiles y metales pesados.

La nicotina es una sustancia adictiva y además es una toxina que influye en el desarrollo de los bebés. La exposición perjudica el desarrollo cerebral de los adolescentes hasta los primeros 20 años de edad.

En 2014, el tabaquismo entre los estudiantes de preparatoria había disminuido, sin embargo, el uso de cigarrillos electrónicos había aumentado. Por fortuna, de acuerdo con una encuesta realizada por los CDC en 2017,28 el número de estudiantes que utilizan cigarrillos electrónicos ha disminuido constantemente desde 2014.

Los CDC atribuyen el declive a una acción en conjunto de restricciones del tabaco, además de impuestos y publicidad.

Aunque se ha demostrado que estas estrategias funcionan exitosamente, la Asociación Americana del Pulmón opina que los recortes presupuestarios propuestos por el presidente Trump, que eliminarán la Oficina de Fumadores y Salud de los CDC, amenazarán este progreso. El director general de la asociación, Harold Wimmer, declaró para NBC News lo siguiente al respecto:29

"Los fondos para los estados también se verían seriamente recortados, lo que haría aún más difícil prevenir y reducir el consumo de tabaco en las comunidades locales de todo el país. El Congreso debe reconsiderar este presupuesto desacertado y financiar de manera sólida la Oficina de Tabaco y Salud de los CDC ".

Matthew Myers, presidente de la campaña para niños sin tabaco, coincide con él y expresa:30

"La drástica disminución a largo plazo en el consumo de cigarrillos entre los jóvenes es una historia de éxito de salud pública sumamente importante.

Nuestro progreso proviene directamente de la implementación de estrategias comprobadas, que incluyen impuestos más altos al tabaco, leyes integrales para espacios libres de humo, supervisión efectiva de productos, comercialización de tabaco por parte de la FDA, además de programas de prevención y cesación del tabaco financiados adecuadamente y campañas mediáticas contundentes, tal es el caso de las que fueron realizadas en los últimos años por los CDC, la FDA y la organización Truth Initiative.

 Además, California, Hawái y más de 245 ciudades y condados han elevado la edad de venta de tabaco a los 21 años".

Cómo hacer que dejar de fumar sea más fácil

En mi punto de vista, el "secreto" para dejar de fumar es primero recuperar la salud, lo que hará que dejar de fumar sea mental y físicamente más fácil.

Hacer ejercicio es una parte fundamental de este plan, ya que las investigaciones demuestran que las personas que realizan entrenamiento de fuerza regular duplican su tasa de éxito al dejar de fumar, en comparación con aquellas que no hacen ejercicio.31

La alimentación saludable es otro factor crucial para mejorar su salud y fortalecer su capacidad de prescindir de este hábito. En resumen, si desea dejar de fumar, aquí encontrará 3 consejos básicos para comenzar a hacerlo:

Lea mi plan de nutrición gratuito para comenzar a llevar una buena alimentación.

Implemente una rutina de ejercicios completa. Esta será su aliada para combatir las enfermedades y dejar de fumar.

El entrenamiento de fuerza es una parte fundamental, sin embargo, recuerde que también debe incorporar ejercicios en intervalos de alta intensidad, ejercicios para fortalecer el torso, estiramientos y movimientos regulares que no sean necesariamente ejercicios (como caminar y reducir el tiempo que permanece sentado).

Encuentre un tipo de liberación emocional que sea saludable. Muchas personas utilizan técnicas de ejercicio, meditación o relajación para esto, y todas son geniales. Asimismo, le recomiendo incorporar la Técnica de Libertad Emocional (EFT).

Esto le puede ayudar a eliminar los bloqueos emocionales de su sistema (algunos de los cuales es posible que ni siquiera sepa que existen), restaurando así el equilibrio de su mente y cuerpo, además de ayudarlo a romper la adicción y evitar la ansiedad por comer ciertos alimentos.

Una vez que haga estas 3 cosas regularmente, podrá empezar a proponerse prescindir del cigarro. Al llegar a este punto, muchas personas están listas para tratar de dejar de fumar abruptamente. Si necesita una distracción, aquí descubrirá 6 cosas que puede hacer en vez de fumar que quizás le puedan ayudar.

Finalmente, si tiene hijos, hable con ellos sobre los riesgos de fumar tanto cigarros comunes como cigarrillos electrónicos además de otros dispositivos que no generan humo. El camino más fácil para no fumar es evitar el hábito desde el principio.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo