Medicina inusual--La revolución para reinventar la atención médica y revertir las enfermedades crónicas

Alimentos Medicina

Historia en Breve -

  • Hoy en día, en los Estados Unidos, la mitad de la población padece enfermedades crónicas; 1 de cada 4 tiene múltiples enfermedades crónicas. Además, el 30 % de los niños tiene problemas crónicos
  • El libro de Chris Kresser, "Unconventional Medicine", analiza el impacto de la medicina convencional en las enfermedades crónicas; es decir, por qué es el modelo incorrecto y qué cambios deben implementarse para crear un sistema de servicios de atención medica capaz de tratar eficazmente las enfermedades crónicas
  • Cuando se desarrolló la medicina convencional, las principales causas de muerte fueron las enfermedades infecciosas agudas. Actualmente, las principales causas de muerte son las enfermedades crónicas basadas en el estilo de vida
  • La alimentación y el estilo de vida son los principales promotores de enfermedades crónicas, lo que significa que hacer cambios en el comportamiento es uno de los pasos más importantes que podemos tomar para prevenir y revertir las enfermedades crónicas. Sin embargo, el sistema médico no está configurado para brindar ese tipo de atención
  • Kresser ha desarrollado un programa de certificación para médicos y asesores de salud que sienta las bases para un sistema de atención médica que pueda abordar adecuadamente la prevención y el tratamiento de enfermedades crónicas

Por el Dr. Mercola

Chris Kresser, L.Ac., acupunturista, terapeuta con licencia en medicina integrativa y Codirector del Centro de California para Medicina Funcional, ampliamente reconocido por sus contribuciones al movimiento de nutrición ancestral.

Como muchos líderes y promotores de la medicina funcional, Kresser es un sanador herido, quien desarrolló interés en disciplinas alternativas porque la medicina convencional no pudo ayudarle.

"Cuando tenía poco más de 20 años de edad, viajé alrededor del mundo. Estaba surfeando en Indonesia [cuando] tuve una enfermedad tropical aguda -- fiebre, escalofríos, diarrea, delirio. Realmente no recuerdo mucho de lo que sucedió durante esos pocos días.

Pero había un australiano que se alojaba en la pequeña aldea en la que yo estaba, quien tenía unos antibióticos que me salvaron la vida", señala Kresser.

"Desde ese momento, se convirtió en una travesía de una década para volver a estar saludable... Regresé a casa y... probablemente, acudí con no menos de 20 o 25 médicos en el transcurso de los siguientes años, en tres países diferentes, con la esperanza de que pudieran ayudarme. La mayoría de los médicos que me atendieron tenían buenas intenciones.

Hicieron todo lo posible por ayudarme, pero rápidamente descubrí que la medicina convencional, si bien es magnífica para tratar traumatismos y emergencias, era realmente deficiente para abordar el tipo de enfermedad crónica y compleja que había desarrollado.

A pesar de los mejores esfuerzos de todos, nadie pudo ayudarme. Finalmente decidí que no había nadie más interesado en mi propia sanación que yo mismo. Comencé a hacer mi propia investigación, que eventualmente me llevó a regresar a la escuela para estudiar medicina china y acupuntura.

Tome esa elección debido a todas las modalidades que probé a lo largo de este proceso, eso fue lo que más me ayudó. Pero posteriormente, incluso antes de graduarme de la escuela, me percaté de que no terminaría practicando medicina china. Descubrí la medicina funcional y seguí ese enfoque".

Medicina inusual

Kresser ha escrito varios libros, de los cuales el último fue, "Unconventional Medicine: Join the Revolution to Reinvent Healthcare, Reverse Chronic Disease, and Create a Practice You Love" (Medicina inusual: Únase a la revolución para reinventar la atención médica, revertir las enfermedades crónicas y desarrollar una práctica que ame).

En la introducción del libro, analiza el impacto de los métodos médicos convencionales sobre enfermedades crónicas, y por qué raramente funcionan.

Cuando se desarrolló la medicina moderna tal como la conocemos, los principales desafíos fueron los problemas de salud agudos, y esta es una de las razones por las que la medicina convencional carece de las herramientas y el conocimiento para abordar los múltiples padecimientos crónicos que enfrentamos actualmente.

El panorama de la salud y las enfermedades ha cambiado muy dramáticamente, y la medicina de cuidados intensivos no funciona bien para abordar los problemas de salud crónicos. A principios del siglo XX, las tres causas principales de muerte eran todas las enfermedades infecciosas agudas: Fiebre tifoidea, tuberculosis y neumonía.

Otras típicas razones para visitar al médico son tener extremidades fracturadas, ataques de la vesícula biliar, apendicitis y problemas de salud similares.

"El tratamiento para esos problemas sería relativamente sencillo. Se le colocaría un yeso en el brazo o le quitarían la vesícula biliar", indica Kresser. "Solo sería un médico, un problema de salud, un tratamiento y fin de la historia".

Hoy en día, 7 de las 10 principales causas de muerte son las enfermedades crónicas, en vez de enfermedades agudas y, a diferencia de los problemas agudos, las enfermedades crónicas tienden a ser complejas, difíciles de manejar y, a menudo, perduran toda la vida.

En resumen, el modelo de atención que se desarrolló para tratar problemas agudos no funciona en el caso de las enfermedades crónicas. Como señaló Kresser:

"Eso explica por qué, en los Estados Unidos, 1 de cada 2 personas padece una enfermedad crónica, y 1 de cada 4 tiene múltiples enfermedades crónicas, incluyendo casi el 30 % de los niños. Simplemente, hemos utilizado la herramienta incorrecta para solucionar el problema".

Las enfermedades crónicas se han convertido en una amenaza para la superviviencia

Esta también es la razón por la que no tiene sentido el debate sobre la atención médica, el cual realmente se centra en la disponibilidad de un seguro.

"Si no controlamos las enfermedades crónicas, no habrá ningún método de pago suficiente para cubrir la atención médica", indica. "Un simple experimento mental lo demuestra. Tratar a un paciente promedio con diabetes tipo 2 cuesta US$14 000 al año.

Las estadísticas más recientes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades sugieren que, actualmente, en los Estados Unidos, 100 millones de personas tienen prediabetes o diabetes Tipo 2 completamente desarrollada.

No es necesario ser un genio de las matemáticas para multiplicar 100 millones de veces por US$ 14 000. El resultado es un número tan grande que es absolutamente imposible tener suficiente solvencia económica para cubrirlo".

La situación es mucho peor de lo que parece porque, es probable que, en los Estados Unidos, la resistencia a la insulina afecte a más de 250 millones de personas, y este padecimiento es una causa significativa de diabetes y prediabetes.

La investigación del fallecido Dr. Joseph Kraft, autor de "Diabetes Epidemic and You: Should Everyone Testing?" (La epidemia de diabetes y las personas: ¿Acaso todos deberían analizar sus niveles?), sugiere que, en los Estados Unidos, el 80 % -- 8 de cada 10 – personas tiene resistencia a la insulina.1,2

Además, las estadísticas revelan que, actualmente, en los Estados Unidos, una sobredosis de opioides es una de las principales causas de muerte en personas menores de 50 años de edad, y dos estudios independientes han confirmado que la atención médica convencional es la tercera causa de muerte, según señaló Kresser:

"No es exagerado decir que las enfermedades crónicas son una amenaza para la supervivencia de la sociedad y la humanidad, que están al mismo nivel de las armas nucleares, guerras y otras cuestiones que generalmente son problemáticas y nos preocupan.

No creo que las enfermedades crónicas hayan captado la atención que merecen, como una amenaza para nuestra salud, bienestar y longevidad como especie".

Los médicos también son víctimas del sistema

Los médicos también se encuentran maniatados por un sistema médico que realmente no les permite invertir suficiente tiempo. La mayoría de los médicos desean ayudar genuinamente a las personas, pero, ¿cuánto se puede lograr realmente en unos cuantos minutos? El promedio de una visita médica de atención primaria es de 8 a 12 minutos.

La mayoría de los médicos de atención primaria tienen una lista de 2 500 pacientes y atienden a un promedio de 25 pacientes por día.

Los incentivos para los médicos se basan en cuántos pacientes atienden cada día, y una deuda promedio de US$ 200 000, por haber estudiado en la facultad de medicina; ellos tienen que seguir este juego de números para pagar su deuda y aun así ganarse la vida.

Si añadimos a esa presión los intereses e incentivos de las industrias de medicamentos y seguros, que rara vez se apegan a proporcionar los máximos beneficios a los pacientes, o incluso a los médicos.

"Termina con un reembolso médico, en el que el tratamiento elegido se basa en lo que será reembolsado por la empresa de seguros, no en lo que la evidencia sugiere que es la mejor opción.

Obtiene todos estos incentivos desalineados, los cuales casi garantizan que el tipo de atención médica que se le proporciona a los pacientes no sea la mejor opción para ellos", indica Kresser.

"En términos sencillos, aquí hay tres problemas:

1) Hay una incompatibilidad entre lo que está mentalmente programado en nuestros cuerpos y la forma en que vivimos actualmente;

2) El paradigma médico no coincide completamente con lo que necesitamos para solucionar las enfermedades crónicas; y

3) La forma en que se brindan los servicios de atención médica no es compatible [con nuestras verdaderas necesidades]...

Si reconocemos que la alimentación y el estilo de vida son los principales factores que desencadenan las enfermedades crónicas... entonces estamos de acuerdo en que cambiar nuestras conductas, alimentación y estilo de vida son algunos de los pasos más importantes que podemos aplicar para prevenir y revertir las enfermedades crónicas.

Y sin embargo, nuestro sistema médico solo lo cubre con un breve servicio de palabras vacías. No está configurado para brindar ese tipo de cuidados".

El programa ADAPT Framework

Kresser ha desarrollado un programa denominado ADAPT Framework, que trata sobre la necesidad de adaptación a nuestro entorno (que ha cambiado drásticamente en comparación con el progreso que ocurrió durante la mayor parte de nuestra historia evolutiva), la adaptación de nuestro paradigma médico a uno adecuado para prevenir y tratar enfermedades crónicas, y adecuar nuestros métodos de prestación de servicios para la atención médica.

"Realmente, estos son los tres elementos separados de este esquema: Realinear nuestra alimentación, comportamiento y estilo de vida con lo que está mentalmente programado en nuestro cuerpo; cambiar el paradigma médico a uno que prevenga y revierta las enfermedades crónicas, en vez de solo tratar de controlarlo durante toda la vida del paciente; y actualizar la forma en que brindamos los servicios de atención, para que apoyen las intervenciones más importantes que, una vez más, consisten en cambios en la alimentación, estilo de vida y comportamiento", indica Kresser.

Ejemplo de caso: Prediabetes

Como ejemplo hipotético, digamos que tenemos a una persona a la que se le ha diagnosticado prediabetes, lo que significa que tiene un nivel de glucosa en ayunas superior a 100 miligramos por decilitro, pero no lo suficientemente alto como para calificar como diabetes.

El paradigma médico actual no puede ofrecerle ninguna opción en este momento, porque su nivel de glucosa no es lo suficientemente alto como para comenzar a prescribir medicamentos. En esencia, simplemente se le dice al paciente que espere hasta que se desarrolle en diabetes tipo 2, que es el momento en que puede comenzar a implementarse el tratamiento.

"En esa situación, lo que podría pasar sería algo como lo siguiente: 'La buena noticia es que hemos descubierto que su nivel de azúcar en la sangre es elevado. La diabetes tipo 2 aún no se ha desarrollado plenamente, y cuanto antes intervengamos, mejor será su pronóstico y mayores serán las posibilidades de prevenir o revertir el padecimiento", indica Kresser.

"Para hacer eso, debemos abordar su alimentación y estilo de vida, porque sabemos que esa es la principal causa de esta enfermedad. Por lo tanto, vamos a prepararle una cita con un asesor de salud, que acudirá a su casa, eliminará alimentos de su despensa y le llevará de compras para elegir otras opciones.

Le proporcionará recetas y planes alimenticios. Colaborará intensamente con usted para adoptar tal alimentación, porque sabemos que la información no es suficiente para cambiar un comportamiento. Si lo fuera, no estaríamos en esta situación. No puedo decirle que se alimente adecuadamente; debo de ofrecerle un poco de apoyo para poder lograrlo.

Posteriormente, le programaremos una cita con un entrenador personal en el gimnasio. Le desarrollará un programa de ejercicio y actividad física, que también apoyará este esfuerzo.

La buena noticia es que la empresa de seguros cubrirá todo, porque reconoce que, posiblemente, podría ahorrarse medio millón de dólares a lo largo de su vida, simplemente al prevenir que contraiga tan solo esta enfermedad. Ahora invertirá algunos miles de dólares, para ahorrarse medio millón de dólares a lo largo de su vida.

Solo es un pequeño ejemplo de cómo podría funcionar este modelo, porque en realidad se enfoca en prevenir la enfermedad antes de que ocurra o en revertirla una vez que haya empezado a progresar. Nada de lo que acabo de decir es imposible, dada nuestra tecnología actual, nuestros recursos e incluso el sistema tal como existe actualmente.

Incluso, podría suceder mañana, si fuera la manera en que decidiéramos proporcionar este servicio de atención médica".

Un modelo de práctica colaborativa

Para facilitar este tipo de cambio, Kresser ha desarrollado un poderoso modelo de práctica colaborativa que adopta una operación optimizada y disminuye el proceso burocrático, y que realmente reduce al mínimo las medidas requeridas para abordar las enfermedades crónicas.

Uno de los cambios clave es proporcionarle más tiempo de atención a cada paciente. Simplemente, no puede cubrir la alimentación, ejercicio, sueño y control del estrés en una cita de 10 minutos. Para lograr eso, realmente necesitamos un enfoque de colaboración.

Los pacientes necesitan apoyo para implementar cambios en su alimentación y estilo de vida. Requieren expertos médicos que les ayuden a comprender la importancia de los resultados de sus análisis.

El modelo de práctica colaborativa de Kresser incluye a médicos y otros proveedores de servicios con licencia, como enfermeros, asistentes médicos, asesores de salud o bienestar y nutriólogos capacitados en medicina funcional, quienes puedan proporcionar orientación específica relacionada con la alimentación y cambios en el estilo de vida.

"En última instancia, diría que la proporción adecuada de asesores de salud y médicos sería probablemente de cinco o seis [por] médico en cada clínica, en función de la cantidad de pacientes", dice Kresser.

Este modelo también requiere eliminar los trámites burocráticos y los sistemas de registros médicos electrónicos ineficientes y excesivos que, simplemente, entorpecen el proceso. La tecnología debe utilizarse para automatizar cuestiones que extienden el tiempo, para lo que nunca debería automatizarse – es decir, el cuidado directo del paciente, frente a frente.

También podría crearse esta comunidad en torno a clases presenciales y en línea, videoconferencias y atención grupal, donde las personas con padecimientos similares puedan reunirse, hacer contacto y apoyarse mutuamente.

"Hay algunos registros médicos eléctricos que, en realidad, están diseñados para este tipo de medicina. Eliminan todo lo que realmente no necesita. Solo se enfocan en lo que requiere.

El registro que utilizamos tiene características que facilitan bastante ingresar rápidamente lo necesario para poder enfocarse en el paciente. Pero, también cuento con el apoyo de una enfermera, y ella toma todas las notas.

Lo único que tengo que hacer es trabajar y mantener el contacto visual con el paciente y realizar mi labor. Eso también es parte de este perspectiva de atención médica basada en colaboración", indica Kresser.

"En nuestra clínica, nos enfocamos [en esa dirección] en este programa. Cuando el paciente ingresa, colabora intensamente con el asesor de salud y nutriólogo durante varios meses, antes de siquiera acudir con el médico.

Desde luego que, no se pueden aplicar reglas inflexibles. Algunas personas necesitan acudir inmediatamente con el médico si padecen un problema más grave que deba tratarse.

Pero, en general, si alguien tiene lo que podríamos denominar como una enfermedad de estilo de vida -- que son la mayoría de las enfermedades crónicas -- y aún no ha implementado medidas para abordar su alimentación y estilo de vida, ¿qué sentido tiene colaborar siquiera con el médico, hasta que puedan controlarse esas cuestiones?

En muchos casos, una vez que son controladas, es posible que nunca necesite acudir con un médico".

También se necesitan nuevos modelos de pago

Naturalmente, alguien tendrá que pagar por este modelo de atención médica. Por lo general, los asesores de salud cobran por hora, y en la actualidad, pocas empresas de seguros proporcionan un reembolso por este tipo de servicio de atención. Sin embargo, hay señales de que esto podría cambiar.

Por ejemplo, actualmente, Iora Health,3 un centro de atención primaria localizado en Denver, aborda la diabetes tipo 2 por medio de asesores de salud.

"Utilizan algo denominado como pagos capitado; por lo que, cuando acuden con las empresas de seguros, dicen: 'Denos a sus pacientes con diabetes tipo 2'. Revertiremos su enfermedad... o al menos conseguiremos que las personas involucionen su padecimiento a prediabetes.

Vamos a hacerlo principalmente por medio de asesores de salud. Si tenemos éxito, nos pagaran tal cantidad. Si no lo logramos, podrán pagarnos menos. Si logramos tener un mayor éxito de lo que dijimos, deberán pagarnos más". Ese es un intento por realinear los incentivos.

En realidad, es una compensación basada en el rendimiento, en vez de la forma en que generalmente funciona en la medicina, donde la compensación ocurre sin importar el resultado. Ese sistema ha tenido mucho éxito. Creo que es una gran prueba de que este concepto podría funcionar, incluso dentro de nuestro sistema actual.

No obstante, este procedimiento lo aplica una sola empresa en un área. Tendría que implementarse a mayor escala para que tuviera éxito. Si eso sucede o no, nos lleva a otra pregunta: ¿Ocurrirá voluntariamente o pasará porque tiene que suceder?

Recientemente, la Junta Nacional de Examinadores Médicos también colaboró con el Consorcio Internacional para la Promoción de la Salud y el Bienestar (ICHWC, por sus siglas en inglés), en la creación de estándares para los asesores de salud.

Además, ese es un paso en la dirección correcta para legitimar el asesoramiento para la salud ante los profesionales médicos, con el objetivo de incorporarlos al sistema de atención médica y proporcionar el reembolso de sus servicios.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, que no son considerados como una organización particularmente progresiva, también han reconocido públicamente la necesidad del asesoramiento para la salud.

"Incluso sin el colapso total de nuestro sistema de servicios de atención médica, considero que, en la próxima década, veremos una mayor inclusión del asesoramiento para la salud", indica Kresser. "Ya sea que logremos o no llegar hasta donde tengamos que hacerlo, será otra cuestión".

La importancia de los conceptos básicos

Cuando se trata de proteger y optimizar su salud, no es exagerado darle importancia a las estrategias básicas de estilo de vida, tales como dormir. En los Estados Unidos, un tercio de la población duerme menos de seis horas por noche. Hace 55 años, ese número solo era del 2 %.

Sin duda, hoy en día, la privación del sueño ha tenido un impacto en la salud pública, ya que la falta de sueño se ha relacionado con el aumento de peso, diabetes, deterioro cognitivo y menor función inmunológica, por nombrar algunos ejemplos.

Por ejemplo, ahora la mayoría de los investigadores de la obesidad están de acuerdo en que el sueño es el segundo factor más importante, después de la alimentación, con el fin de mantener un peso corporal saludable. Incluso se ha demostrado que privarse del sueño una sola noche podría causar resistencia a la insulina en personas sanas que no tenían una resistencia a la insulina preexistente.

"El sueño es el momento en el que podemos rejuvenecer y regenerar nuestra mente, cuerpo y espíritu. Pero, eso no sucede si no dormimos lo suficiente. Básicamente, comenzamos a deteriorarnos en todos los ámbitos de nuestra vida", señala Kresser.

Exponerse a campos electromagnéticos (EMFs, por sus siglas en inglés), en especial, a los campos eléctricos generados por el cableado eléctrico, es un problema relacionado, ya que se ha demostrado que estos campos afectan la función biológica y perturban el sueño.

En el caso de la mayoría de las personas, sería prudente desactivar durante la noche el circuito eléctrico conectado a la recamara, para permitir que su cuerpo se recupere y regenere óptimamente.

Para obtener más información

En la actualidad, el Programa ADAPT ha capacitado a más de 400 médicos, y en junio se presentará el Programa ADAPT Health Coach Training. Se ha enviado la propuesta de esta capacitación para ser aprobada por el ICHWC. Si se aprueba, cualquiera que se gradúe de este programa y complete los requisitos, será elegible para obtener la acreditación del ICHWC, que será reconocida internacionalmente.

"Estamos realmente emocionados. Lo veo como el próximo paso en este modelo de práctica colaborativa, porque capacitamos profesionales y les proporcionamos la información necesaria para ser nutriólogos y asesores de salud.

Y posteriormente, los capacitamos por medio de profesionales clínicos licenciados, para que sepan cómo trabajar de manera efectiva", explica Kresser. "Realmente queremos crear esa sinergia, todo bajo la guía del ADAPT Framework...

Parte de lo que diferencia a nuestro programa de la mayoría, es su énfasis en la aplicación práctica. No puede aprender a ser un buen asesor al leer libros o mirar presentaciones de PowerPoint.

El programa ADAPT se centra principalmente en el desarrollo de las habilidades, orientación y supervisión que realizan los mentores, así como sesiones de entrenamiento con clientes reales, para garantizar que nuestros estudiantes estén bien preparados cuando se gradúen".

Para obtener más información e inscribirse en la capacitación de ADAPT para asesores de salud y profesionales clínicos, visite el sitio web KresserInstitute.com. También, podrá encontrar una lista de proveedores de servicios que han terminado este programa de capacitación.

De igual manera, asegúrese de conseguir una copia del libro de Kresser, "Unconventional Medicine: Join the Revolution to Reinvent Healthcare, Reverse Chronic Disease, and Create a Practice You Love".

Publique su comentario