De ser criticado durante décadas, ahora podría convertirse en una súper heroína nutricional

Corazon

Historia en Breve -

  • Contrario a lo que le ha dicho la medicina convencional durante mucho tiempo, la verdadera causa de las “enfermedades cardiovasculares” podría ser otra completamente diferente
  • De hecho, las enfermedades cardiovasculares podrían ser un problema de deficiencia de colesterol
  • El colesterol, el azufre y la vitamina D producida por la exposición al sol están interrelacionadas y el estado de cada uno de estos elementos promueve o previene el proceso conocido como enfermedad cardiovascular
  • Los dos principales factores de estilo de vida que promueven el proceso de la enfermedad son la falta de exposición al sol y el consumo excesivo de azúcar

Por el Dr. Mercola

La Dra. Stephanie Seneff es una investigadora experimentada en el MIT, en donde ha realizado investigaciones sobre informática durante más de tres décadas. También se graduó del MIT con licenciatura en biología y una especialización en alimentación y nutrición. Es miembro de Weston A. Price Foundation y al igual que yo, será ponente en la conferencia November Dallas.

Ya había publicado el primer resumen de esta entrevista, en la que hablaba de la importancia del azufre para la salud cardíaca y cardiovascular. El colesterol y el azufre están estrechamente interrelacionados y su efectividad depende de la exposición al sol, al igual que la vitamina D sintetizada en la piel, pero de todo este tema se habló en la primera parte de la entrevista.

Aquí resumiré la postura de la Dra. Seneff con respecto al colesterol, quien también cree que la medicina convencional está muy confundida sobre este tema.

Siempre he creído que el colesterol es un nutriente muy, pero muy importante”, dice ella. “El colesterol es para los animales, lo que la clorofila es para las plantas. Básicamente, nos da movilidad – la capacidad de movimiento y le da al sistema nervioso la capacidad de pensar”.

La importancia del colesterol alimenticio

Alrededor del 80 al 90 % del colesterol en su cuerpo es producido por su hígado, lo que ha llevado a suponer erróneamente que el colesterol proveniente de las fuentes alimentarias puede y debería evitarse.

Me molesta mucho escuchar esto y es algo que escuchamos mucho – que su cuerpo puede producir todo el colesterol que necesita y por lo tanto, no lo necesita en su alimentación”, dice la Dra. Seneff.

Si bien es cierto que su cuerpo puede sintetizar el colesterol y que no es un nutriente esencial como otros. La verdad es que los alimentos que contienen colesterol también contienen muchas otras cosas que son muy importantes para usted y que se consideran nutrientes críticos.

Por ejemplo, el colesterol está relacionado con la colina y con todas las vitaminas solubles en grasa como la vitamina A, vitamina D, vitamina K, hierro y zinc”.

El colesterol es un marcador. Lo que significa que no forzosamente necesita el colesterol alimentario en sí, pero si necesita todos los demás micronutrientes que se encuentran en los alimentos que lo contienen. Y estos micronutrientes necesitan del colesterol para poder digerirse correctamente.

Por qué limitar el colesterol alimenticio podría dañar su salud

La Dra. Seneff cree que es difícil obtener “demasiado” colesterol de la alimentación, especialmente en el tipo de alimentación estadounidense estándar. Pero sí es posible no obtener lo suficiente y esto puede causar problemas.

Por ejemplo, el 25 % del colesterol en su cuerpo se encuentra en su cerebro, a pesar de que su cerebro tan solo representa el dos por ciento del peso total de su cuerpo. El colesterol es absolutamente esencial para el transporte de neuronas, así que es fácil entender por qué la falta de colesterol puede afectar negativamente su función cerebral.

Pero el deterioro de la memoria y la demencia son solo la punta del iceberg cuando se trata del impacto que tienen los niveles bajos de colesterol en su cerebro. Tener niveles muy bajos de este beneficioso compuesto también puede:

La Dra. Seneff también señala una investigación de Weston A. Price, en la que un dentista de profesión viajó por todo el mundo para estudiar los efectos que tiene para la salud el tipo de alimentación que llevan las comunidades indígenas. Curiosamente, en comparación con los estándares médicos convencionales, muchos de estos tipos de alimentación son sorprendentemente ricos en colesterol alimenticio.

Alimentos como caviar, hígado y glándulas suprarrenales de los osos son muy valorados en algunas culturas que también tienen muy bajas tasas de enfermedades cardíacas y otras enfermedades modernas.

Al igual que yo, la Dra. Seneff también cree que colocar un límite superior en el colesterol alimenticio, especialmente un límite superior tan BAJO como el que se recomienda actualmente, probablemente está causando más daños que beneficios.

Las enfermedades cardíacas podrían ser un problema de deficiencia de colesterol…

Al considerar el hecho de que la medicina convencional nos ha dicho que las enfermedades cardíacas son causadas por los niveles elevados de colesterol y por lo tanto, recomiendan reducir los niveles de colesterol tanto como sea posible, entonces las afirmaciones de la Dra. Seneff podrían sorprenderlo:

Creo que las enfermedades cardíacas son un problema relacionado con la deficiencia de colesterol, y particularmente un problema de deficiencia de sulfato de colesterol…

A través de su investigación, ella desarrolló una teoría en la que el mecanismo que llamamos “enfermedad cardiovascular” (en el que la placa arterial es el sello distintivo) es la forma en la que su cuerpo compensa el no tener suficiente sulfato de colesterol.

Para entender cómo funciona esto, primero debe entender el funcionamiento interrelacionado entre el colesterol, el azufre y la vitamina D producida por la exposición al sol.

El sulfato de colesterol se produce en grandes cantidades cuando la piel se expone a la luz solar. Cuando tiene deficiencia de sulfato de colesterol debido a la falta de exposición al sol, su cuerpo emplea otro mecanismo para aumentar sus niveles, ya que es un compuesto esencial para el óptimo funcionamiento cardíaco y cerebral. Esto lo logra al tomar el LDL dañado y convertirlo en placa.

Dentro de la placa, sus plaquetas sanguíneas separan el colesterol HDL beneficioso y, a través de un proceso que involucra la homocisteína como una fuente de sulfato, las plaquetas producen el sulfato de colesterol que su corazón y cerebro necesitan. Sin embargo, esta placa también provoca el desafortunado efecto secundario de aumentar su riesgo de enfermedades cardíacas.

Entonces, ¿cómo salir de este ciclo dañino?

La Dra. Seneff cree que los niveles elevados de colesterol sérico y los bajos niveles de sulfato de colesterol sérico van de la mano y que la forma ideal de reducir los niveles de colesterol LDL (también conocido como colesterol “malo”) es obtener las cantidades apropiadas de exposición a la luz solar en su piel.

Explica:

De esta manera, su piel producirá sulfato de colesterol, que posteriormente fluirá libremente por su sangre – no empaquetada dentro del LDL – y por lo tanto, su hígado no tendrá que producir tanto LDL. Por lo que se reducen los niveles de LDL.

De hecho… hay una relación completamente inversa entre la luz solar y las enfermedades cardiovasculares – mientras más luz solar, menos enfermedades cardiovasculares”.

Esto también significa que cuando reduce artificialmente los niveles de colesterol con estatinas, que reduce efectivamente la biodisponibilidad del colesterol para que la placa no resuelva el origen del problema, su cuerpo ya no es capaz de crear el sulfato de colesterol que su cuerpo necesita y como resultado termina con una insuficiencia cardíaca aguda.

Colesterol durante el embarazo

El sulfato de colesterol también es esencial para los bebés en el útero. Normalmente, una mujer tiene alrededor de 1.5 unidades de sulfato de colesterol en su sangre.

Cuando se embaraza, sus niveles de sulfato de colesterol en la sangre aumentan constantemente y también comienza a acumularse en las vellosidades en la placenta – que es donde los nutrientes se transfieren de la placenta al bebé. ¡Al final del embarazo el sulfato de colesterol en las vellosidades se eleva a niveles de hasta 24 unidades!

Curiosamente, cuando una madre tiene niveles elevados de colesterol sérico, por lo general, los niveles del bebé suelen ser bajos. Pero el niño tiende a tener depósitos de grasa que supuestamente están relacionados con el colesterol alto.

¿Por qué? La Dra. Seneff explica:

Creo que los depósitos están allí para comenzar el programa de sulfato de colesterol que está remplazando al que no se está produciendo… Los niños que reciben apropiadamente el sulfato de colesterol de su madre no tienen depósitos de grasa…

Es extraño, pero los niveles elevados de colesterol relacionados con los depósitos de grasa en adultos (lo que está provocando las enfermedades cardíacas) es una solución, no una causa”.

¡En comparación con el paradigma convencional, este es un cambio total en el pensamiento! Además:

Lo peor que puede hacer es tratar de combatir el LDL… porque aumentará radicalmente su riesgo de insuficiencia cardíaca”, dice la Dra. Seneff.

Cómo la fructosa obstaculiza la función óptima del colesterol

Su hígado produce colesterol, pero esto requiere de un gran esfuerzo. Como lo señala la Dra. Seneff, es un proceso complejo que involucra de 25 a 30 pasos.

Ahora, un factor que la mayoría de las personas desconocen es que cuando su hígado está ocupado procesando la fructosa (que su hígado convierte en grasa), interfiere en gran medida con su capacidad para producir colesterol. Este es otro aspecto importante que explica cómo y por qué el consumo excesivo de fructosa es tan dañino para su salud.

De acuerdo con la Dra. Seneff:

Si lleva una alimentación rica en fructosa, que es el caso de la mayoría de las personas que viven en los Estados Unidos, una de las cosas que su hígado tendrá que hacer es convertir la fructosa en grasa… y necesita colesterol para almacenar la grasa, pero no puede producir colesterol mientras procesa fructosa…

Así que cuando hay niveles elevados de glucosa en la sangre, su hígado se encuentra en una situación complicada porque no puede producir el colesterol que necesita para almacenar la grasa que está produciendo al convertir la fructosa…

Creo que en muchos casos, las personas se enfrentan a una deficiencia de colesterol porque no la obtienen de su alimentación y porque su hígado no lo produce porque está muy ocupado trabajando en otras cosas”.

Si lo consideramos todo…

La investigación de la Dra. Seneff presenta un caso muy convincente sobre la importancia de obtener la exposición adecuada al sol y evitar la fructosa de su alimentación. Para resumir en términos simples, los dos procesos de enfermedades interrelacionadas que acabamos de describir se verían así:

Falta de exposición al sol → deficiencia de sulfato de colesterol → formación de placa (para producir sulfato de colesterol con el fin de proteger el corazón) → enfermedad cardiovascular

y…

Alto consumo de fructosa → hígado sobrecargado → alteración en la formación de colesterol → deficiencia de colesterol → formación de placa para compensar la deficiencia de sulfato de colesterol → enfermedad cardiovascular

Lo contrario a este proceso de enfermedad se vería así:

Exposición apropiada al sol + alimentación baja en azúcar = producción óptima de colesterol en el hígado + producción óptima de sulfato de colesterol en la piel → niveles saludables de colesterol y ausencia de placa arterial

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo