¿Por qué el olor de un automóvil nuevo es tan cautivador?

Auto Nuevo

Historia en Breve -

  • El olor de un automóvil nuevo es tan agradable que, los fabricantes han intentado recrear la fragancia en aromatizantes y desodorantes para automóviles
  • Aunque es un aroma popular, es producido por la liberación de compuestos orgánicos volátiles que están relacionados con la disrupción hormonal, daño hepático y renal, así como padecimientos respiratorios y cáncer
  • Además, los investigadores han descubierto sustancias químicas retardantes de llama, formaldehído, cloro y metales pesados en el aire interior de los automóviles nuevos; no obstante, estas concentraciones se disipaban considerablemente después de seis meses de uso
  • Podría disminuir su exposición a estas sustancias químicas al estacionar el vehículo bajo sombra, abrir las ventanas, ventilar el automóvil antes de entrar y no permanecer sentado adentro cuando este estacionado

Por el Dr. Mercola

Hay que reconocer que, a muchas personas les encanta el aroma de un automóvil nuevo. De hecho, el olor es tan cautivador que hay aromatizantes para automóviles que están diseñados para imitarlo.

Los científicos no están seguros por qué este aroma, en particular, es tan atractivo, pero es probable que sea una forma de acondicionamiento clásico, ya que este olor está relacionado con el lujo de tener un automóvil nuevo. Los aromas son una poderosa herramienta de mercadotecnia ya que comúnmente evocan sensaciones y emociones que los vendedores son expertos en capitalizar.

Los recuerdos relacionados con ciertos aromas son llamados "memoria autobiográfica evocada por el olor" o fenómeno de Proust, que lleva el nombre del escritor francés Marcel Proust.

Los investigadores han descubierto que el cerebro analiza los olores y recuerdos en una región similar, que esté estrechamente conectada a la amígdala e hipocampo. Esta conexión podría explicar por qué un aroma está vinculado a recuerdos vívidos.

Los aromas no solo pueden evocar recuerdos positivos, sino que también podrían estar relacionados con recuerdos traumáticos, que desencadenan reviviscencias relacionadas con traumas. El poder del olor revela por qué la aromaterapia es tan efectiva para producir calma y relajación.

Sin embargo, aunque el aroma de un automóvil nuevo podría generar sensaciones agradables relacionadas con poseer un nuevo juguete de lujo, este olor conlleva importantes riesgos para la salud e, intencionalmente, los fabricantes de automóviles no lo indican en los automóviles nuevos.

Los VOCs emitidos sin regulación son causantes de una parte del aroma del automóvil

Entre 2011 y 2012, se realizaron pruebas en 200 de los automóviles más populares, en las que se verifico la presencia de gases liberados por los volantes, descansabrazos, tapetes y tableros, que contribuían al olor de un automóvil nuevo.1

Los investigadores estaban interesados en estas mediciones, ya que, en los Estados Unidos, el habitante promedio pasa 1.5 horas en su automóvil todos los días, y las sustancias químicas que emiten gases son un factor contribuyente y significativo en la contaminación del aire en espacios cerrados.

La verdad es que, el olor a automóvil nuevo está constituido por compuestos orgánicos volátiles (VOCs, por sus siglas en inglés). Robert Weiz, investigador microbiano certificado y fundador de RTK Environmental Group,2 indica que los materiales utilizados para fabricar los interiores de un automóvil nuevo contienen plásticos, pegamento y materiales para tapizar, los cuales emiten gases o liberan moléculas de VOCs.

Aunque estas moléculas se evaporan eventualmente, contribuyen a la contaminación del aire exterior, y al inhalarlas en espacios confinados son dañinas de forma inmediata. Algunas personas experimentan síntomas repentinos, como cefaleas y problemas respiratorios.3

Este tipo de sustancias químicas está presente en productos de limpieza, productos de mantenimiento para el hogar y materiales para la construcción. Los materiales que se encuentran en los automóviles nuevos son inestables y emiten gases, incluyendo al benceno y formaldehído, los cuales son agentes cancerígenos conocidos.

Los Estados Unidos no cuenta con regulaciones para proteger a los ciudadanos contra los VOCs, a diferencia de otros países. Los interiores de los automóviles nuevos podrían superar hasta 128 veces el límite legal de VOCs en países como Australia.4

Eso constituye una gran preocupación, ya que está expuesto a moléculas de VOCs en múltiples ámbitos de su vida, lo que agrava el efecto que producen en su salud.

Por ejemplo, el formaldehído, o los productos que liberan formaldehído, podrían estar presentes bajo diferentes nombres en las etiquetas de los productos,5 incluyendo cremas, champús, cosméticos e inclusive en pastas dentales.

Las etiquetas de los productos rara vez o nunca contienen la palabra formaldehído, sino más bien un sinónimo de sustancia química liberadora de formaldehído. Algunos de estos nombres incluyen a la formalina, metanal, quaternium 15, óxido de metileno y aldehído fórmico.6

Los VOCs tienen un efecto desastroso en la salud

Los compuestos orgánicos contienen carbono y se encuentran en todos los seres vivos. Sin embargo, los VOCs se convierten fácilmente en vapores o gases y contienen elementos como fluoruro, bromo, azufre o nitrógeno.7

Los VOCs son liberados cuando se quema un combustible, emitidos por la combustión de diésel y liberados de solventes, pinturas y pegamentos. Cuando las moléculas de VOCs se combinan con óxidos de nitrógeno reaccionan y forman lo que se conoce como ozono o smog, que afecta significativamente al sistema respiratorio.

Los efectos en la salud relacionados con los VOCs dependen de la concentración de sustancias químicas en el aire y la duración de la exposición. Las personas manifiestan diferentes síntomas según su edad, sexo, problemas de salud y exposición a otras sustancias químicas. Tener una breve exposición podría ocasionar:8

Cefaleas

Mareos

Somnolencia

Aturdimiento

Reacciones alérgicas en la piel

Dificultad para respirar

Irritación de la conjuntiva

Vómitos

Fatiga

Síntomas agravados de asma

Menores niveles de colinesterasa en suero

Malestares en nariz y garganta

Si bien, a menudo, estos síntomas desaparecen después de interrumpir dicha exposición, exponerse a largo plazo ha causado cáncer y afectado negativamente al hígado, riñones y sistema nervioso.9

Por lo regular, el benceno, formaldehído y acetilaldehído son emitidos por productos para el hogar y están presentes cuando se liberan gases en los automóviles nuevos. Todas estas sustancias químicas están relacionadas con el cáncer en animales y seres humanos.10

El aroma de los automóviles nuevos también contiene retardantes de llama, metales pesados y cloro

El equipo del Centro de Ecología, dirigido por Jeff Gearhart, encontró que las sustancias químicas de riesgo inmediato eran el bromo, cloro, plomo y metales pesados.11 Si bien, estos elementos químicos fueron de máxima preocupación para los investigadores, encontraron más de 275 sustancias químicas diferentes en los interiores de los automóviles que fueron analizados. Gearhart comentó:12

"La investigación demostró que los interiores de los vehículos contenían un cóctel único de cientos de sustancias químicas tóxicas que liberaban gases en espacios pequeños y confinados.

Dado que estas sustancias químicas no están reguladas, los consumidores no tienen forma de conocer los peligros a los que se enfrentan. Nuestras pruebas pretenden exponer esos peligros y alentar a los fabricantes a utilizar alternativas más seguras".

A menudo, el bromo se encuentra en retardantes de llama bromados, que están relacionados con un mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres que trabajan como bomberos, las cuales se exponen al humo tóxico durante su labor.

Los retardantes de llama pertenecen a la misma clase de sustancias químicas que los DDTs o PCBs (organohalógenos), que reaccionan con otras para crear dioxinas cancerígenas,13 y se utilizan ampliamente en muebles, materiales para tapizar y automóviles.14

Asimismo, los investigadores han encontrado una relación entre exponerse a sustancias químicas retardantes de llamas, como el bromo, y retraso en el desarrollo neurológico de los niños, cuando tienen exposición intrauterina y después del nacimiento,15 lo que convierte a los automóviles en un peligro potencial de retraso cognitivo y déficit de atención.

El cloro, es otra de las sustancias químicas detectadas en niveles significativos en el olor de un automóvil nuevo; en los Estados Unidos, está clasificado entre las 10 sustancias químicas que se fabrican en mayor volumen.16 Aunque es un gas a temperatura ambiente, el cloro se utiliza para desinfectar el agua, en la producción de papel y tela, así como en polímeros, hule y pesticidas.

Cuando el cloro ingresa en el cuerpo por inhalación, o a través de la piel por exposición, reacciona con el agua, lo que produce ácidos corrosivos y subproductos de detergente que dañan las células al contacto.17 El cloro es lo suficientemente tóxico como para ser clasificado como un arma química, y se le ha relacionado con la demencia en adultos mayores, e incrementa los episodios de asma e irritación ocular y cutánea.18

Exponerse al plomo conlleva otra lista de efectos secundarios y consecuencias negativas para la salud, que no esperaría que sucedieran mientras conduce hacia el trabajo o al supermercado. La intoxicación por plomo es acumulativa. En otras palabras, eso significa que su cuerpo no lo metaboliza ni lo elimina.

Con el tiempo, el plomo se acumula en los huesos y dientes. En especial, los niños pequeños son más vulnerables a padecimientos mentales y físicos causados por el plomo, que incluyen el retraso en el desarrollo, problemas de aprendizaje, irritabilidad, pérdida auditiva y ataques convulsivos.19

Los fabricantes de automóviles siguen la tendencia de producir vehículos con menos químicos

En respuesta a la demanda de los consumidores, los fabricantes de automóviles han hecho un avance en reducir la cantidad y densidad de sustancias químicas tóxicas que liberan gases en los automóviles nuevos.

Si bien, los investigadores continúan encontrando una gran cantidad de sustancias químicas, ahora algunos fabricantes producen automóviles sin bromos en retardantes de llamas ni PVCs peligrosos que emitan gas de cloro. En 2006, se utilizaron PVCs en casi todos los automóviles nuevos,20 pero hoy en día, el 17 % de los vehículos nuevos no contiene PVCs y el 60 % está libre de bromos.21

Los modelos 2012 de Honda Civic, Toyota Prius y Honda CR-Z encabezaron la lista de automóviles con menor número de sustancias químicas. Las peores opciones de la lista fueron el Mitsubishi Outlander Sport, Chrysler 200 SC y Kia Soul.

Aunque el grupo industrial y comercial, Global Automakers y Kia Motors no hicieron comentarios sobre los resultados, Marcos Frommer, Gerente de asuntos corporativos y comunicaciones de American Honda, expresó:22

"Nos complace que HealthyStuff.org reconozca nuestro esfuerzo. Durante la última década, Honda ha implementado una serie de medidas para reducir o eliminar las sustancias químicas riesgosas en nuestros vehículos".

Tenga cuidado cuando la temperatura sea elevada y haya un tráfico vehicular intenso

Su automóvil es un laboratorio químico, ya que los plásticos expuestos a temperaturas de hasta 192 °F (Fahrenheit) y de hasta 248 °F en los tableros incrementan la cantidad de emisiones de VOCs en espacios cerrados.23 El estudio presentado encontró que, en el caso de los niños, adultos y mascotas, había un mayor riesgo durante los primeros seis meses después de adquirir un automóvil nuevo.24

Los fabricantes de automóviles indican que han hecho un avance en eliminar los VOCs de los vehículos y realizado mejoras en la ventilación de la cabina y sistemas de filtración. Muchos de estos cambios fueron originados por regulaciones en Europa donde se implementaron mayores restricciones relacionadas con la exposición a toxinas, para proteger a las personas y el medio ambiente.25

Mientras que, China y el estado de California han desarrollado su propia reglamentación, el gobierno federal de los Estados Unidos ha retrasado en cualquier esfuerzo por aplicar las mismas medidas.

Ventilar su automóvil es una espada de doble filo. Si bien, cuando conduce un automóvil nuevo lo mejor es mantener la ventana abierta, es mejor cerrar las ventanas cuando hay mucho tráfico vehicular, y activar la función de recirculación, para reducir la cantidad de gases tóxicos que ingresan en el interior del automóvil.26

También, podría considerar comprar un automóvil usado, ya que los VOCs y emisiones de plomo son significativamente menores después de seis meses. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos advierte que exponerse continuamente a los contaminantes que se encuentran en los automóviles nuevos podría provocar problemas reproductivos, así como daño hepático, renal y en el sistema nervioso central, y cáncer.27,28

Para disminuir la emisión de gases provocada por el calor intenso, estacione su automóvil bajo sombra y, si es posible, deje una ventana abierta. Por lo menos, abra las puertas de ambos lados para permitir la circulación del aire, antes de entrar para conducirlo, después de que el automóvil haya estado cerrado y estacionado.

Evite permanecer en el automóvil cuando este estacionado y coloque un protector solar en las ventanas para reducir la temperatura en el interior del vehículo. Limpiar el polvo frecuentemente con un paño de microfibra ayudará a disminuir la cantidad de polvo en el automóvil, donde a menudo se acumulan las sustancias químicas que flotan en el aire.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo