Bicarbonato de sodio: Un auxiliar económico para tratar enfermedades autoinmunológicas como la artritis

Bicarbonato de Sodio

Historia en Breve -

  • El bicarbonato (bicarbonato de sodio o NaHCO3) tiene varias aplicaciones y beneficios medicinales. Por lo general, se sabe que tiene propiedades alcalinas, antiácidas y electrolíticas
  • Los estudios han demostrado que beber una solución de bicarbonato de sodio podría ayudar a las mujeres embarazadas que tienen un parto lento o difícil a evitar el procedimiento de cesárea en alrededor del 20 % de los casos, al neutralizar el ácido en el útero
  • La investigación financiada por los Institutos Nacionales de la Salud sugiere que el bicarbonato de sodio podría ser un tratamiento seguro y eficaz para las enfermedades autoinmunológicas, ya que prepara al sistema inmunológico contra la inflamación
  • Los datos sugieren que beber agua con bicarbonato desencadena un proceso antiinflamatorio mediado por la función neuronal de las células mesoteliales, las cuales recubren los órganos internos
  • El bicarbonato de sodio también es útil contra otros dolores y molestias, incluyendo la acidez estomacal y el dolor de úlcera, y podría mejorar el rendimiento deportivo (una estrategia conocida como dopaje con sodio)

Por el Dr. Mercola

El bicarbonato (bicarbonato de sodio o NaHCO3), popularizado por Arm & Hammer hace más de 150 años, es un auxiliar básico para hornear y limpiar, pero este ingrediente económico también tiene diversas aplicaciones y beneficios medicinales.

Está clasificado junto con el peróxido de hidrógeno como uno de los métodos más económicos y seguros para la salud, por lo que sería lógico aprender todo lo posible sobre los múltiples usos del bicarbonato de sodio.

Por lo general, se sabe que tiene propiedades alcalinas, antiácidas y electrolíticas.1 Cuando el bicarbonato de sodio es utilizado por vía oral, se cree que eleva el pH en la sangre.

Aparentemente, este es el principal argumento que sustenta la recomendación de utilizarlo contra los resfriados y síntomas de la gripe, indicado en un folleto de Arm & Hammer, que data de 1924, sobre los usos médicos del bicarbonato de sodio.2,3

Además, tomar de ½ a 1 cucharadita o menos de bicarbonato de sodio disuelto en un vaso de agua es una forma económica para aliviar la acidez estomacal.

De igual manera, los corredores de largas distancias implementan una práctica conocida como "dopaje de sodio"—ya que toman cápsulas de sodio; una medida que al parecer funciona de manera similar a una recarga de carbohidratos--antes de cada carrera, para mejorar su rendimiento.

En este caso, se supone que al elevar el pH de su sangre contrarresta la acidez producida en los músculos durante la actividad intensa. Si bien, no sugiero ni recomiendo hacerlo en casa, también se ha demostrado que los nadadores que utilizan el bicarbonato de sodio mejoran su velocidad.4

Las investigaciones5 también han manifestado que beber una solución de bicarbonato de sodio podría ayudar a las mujeres embarazadas que tienen un parto lento o difícil a evitar el procedimiento de cesárea en alrededor del 20 % de los casos, ya que neutraliza el ácido en el útero.

Esto podría marcar la diferencia en situaciones de vida o muerte en países en desarrollo y/o casos en los que no se puede realizar una cesárea.

El bicarbonato de sodio podría ser un método económico para enfermedades autoinmunológicas

Muy recientemente, la investigación financiada por los Institutos Nacionales de la Salud sugiere que el bicarbonato de sodio podría ser un complemento terapéutico eficaz para abordar la artritis reumatoide (RA) y otras enfermedades autoinmunológicas.

De acuerdo con este estudio,6,7 dirigido por el fisiólogo renal Paul O'Connor, y publicado en The Journal of Immunology, al parecer beber una solución de agua con bicarbonato de sodio prepara al sistema inmunológico contra la inflamación.

Aunque este estudio indica algunos de los beneficios del bicarbonato de sodio para la artritis reumatoide, existen medidas mucho más cruciales que deben probarse antes, tal como detalla mi artículo, "Reporte Inspirador Sobre Como Poner en Remisión la Artritis Reumatoide". Además, podrían evitar que las lectinas promuevan enfermedades autoinmunológicas como AR.

Al principio, la teoría fue probada en ratas y después con la participación de seres humanos. Según O'Connor, el bicarbonato de sodio podría ser "un método realmente seguro para tratar las enfermedades inflamatorias",8 incluyendo a la artritis. Según informó Medical News Today:9

"Sus experimentos exponen una historia compleja sobre cómo esta sal señaliza a un tipo especial de células llamadas 'células mesoteliales', para indicar que el cuerpo está bien y no se encuentra bajo ataque, lo que provocaría un despliegue innecesario y agresivo del sistema inmunológico. Lo cual previene las respuestas autoinmunológicas dañinas.

Las células mesoteliales recubren los órganos internos, así como muchas cavidades diferentes dentro del cuerpo ...

Básicamente, O'Connor indica que las células mesoteliales aprenden que ‘[es] más probable que se trate de una hamburguesa y no de una infección bacteriana’. Por lo tanto, a su vez, no activan el ‘ejército’ de macrófagos del bazo, o glóbulos blancos encargados de eliminar los desechos celulares potencialmente dañinos.

‘Lo cierto es que beber bicarbonato influye en el bazo y consideramos que ocurre por medio de las células mesoteliales’, explica O'Connor."

El bicarbonato de sodio altera la activación de las células inmunológicas, ya que produce una respuesta antiinflamatoria

Las células mesoteliales se encuentran en la sangre y riñones; y actualmente, el bicarbonato de sodio se utiliza para tratar la enfermedad renal crónica. Esto fue lo que orientó a los investigadores a explorar los mecanismos por los que el bicarbonato de sodio beneficia la función renal, al ralentizar la progresión de la enfermedad renal.

Durante esta investigación observaron que el bicarbonato de sodio cambiaba el equilibrio de las células inmunológicas en los riñones, ya que aumentaba el número de células inmunológicas antiinflamatorias, mientras que disminuía el de las células inflamatorias.

Las pruebas adicionales revelaron que el bicarbonato de sodio realiza la misma acción antiinflamatoria sobre la sangre y el bazo. Pero, ¿cómo lo hace? Las células mesoteliales que recubren los órganos internos se comunican con el órgano en cuestión a través de las microvellosidades que liberan un neurotransmisor llamado acetilcolina, que parece ser una parte fundamental en este proceso.

Un supuesto anterior aludía que las señales antiinflamatorias eran transmitidas por medio del nervio vago, el cual conecta al intestino, cerebro y otros órganos. Los experimentos revelaron que eso no era lo que ocurría. Incluso cuando el nervio vago estaba completamente seccionado, no suprimía la señalización antiinflamatoria de las células mesoteliales.

Finalmente, se percataron que la respuesta inflamatoria era mediada por las señales de la acetilcolina a través de las microvellosidades que conectaban las células mesoteliales y el órgano que recubrían. Se encontró que la respuesta antiinflamatoria se producía al beber agua con bicarbonato de sodio y se prolongaba durante un mínimo de cuatro horas. Como explicaron los autores:

"Después de tomar NaHCO3, la polarización de los macrófagos cambio de los predominantes fenotipos M1 (inflamatorios) a M2 (reguladores), que originó una mayor cantidad de linfocitos T FOXP3+CD4+ en el bazo, sangre y riñones de las ratas. Se observaron cambios antiinflamatorios similares en la polarización de macrófagos en la sangre de los participantes humanos ...

Nuestros datos indican que el NaHCO3 por vía oral activa un proceso antiinflamatorio esplénico y proporciona evidencia de que las señales que median esta respuesta se transmiten al bazo por medio de una nueva función neuronal de las células mesoteliales".

El tratamiento convencional para la artritis reumatoide podría ocasionar múltiples riesgos para la salud

Si consideramos los terribles efectos secundarios intrínsecos de los medicamentos para tratar la artritis reumatoide, la idea de que algo tan seguro y económico, como el agua con bicarbonato de sodio, pueda aliviar la inflamación que provoca esta y otras enfermedades autoinmunológicas, es muy bien recibido, pero también es algo fascinante.

De hecho, los medicamentos que se recetan por lo regular para abordar la artritis reumatoide se encuentran entre las opciones más peligrosas disponibles comercialmente.

Algunos ejemplos son la prednisona, inhibidores de TNF-alfa (vendidos bajo marcas como Humira, Enbrel y Remicade. Algunos de los efectos secundarios de estos medicamentos son infecciones y mayor riesgo de cáncer) y medicamentos anticancancerígenos agresivos, tal como el metotrexato.

Utilizar en exceso medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y analgésicos como el Tylenol, también podría ocasionar un daño hepático y/o renal potencialmente mortal.

En los Estados Unidos, la verdadera y principal causa de insuficiencia hepática es el acetaminofeno.

Es desafortunado que la medicina convencional no fomente hacer cambios en el estilo de vida antes de recetar medicamentos para abordar la artritis, ya que en lo personal, como profesional, alrededor del 80 % de mis pacientes con artritis han logrado una importante mejora o completa remisión, tan solo al seguir mis recomendaciones alimenticias y de estilo de vida.

En 2015, entrevisté a una antigua paciente, Sarah Allen, sobre su exitosa remisión. Puede acceder a esta entrevista y un resumen sobre los cambios de estilo de vida más importantes requeridos para controlar este padecimiento en "Un relato inspirador sobre cómo poner en remisión la artritis reumatoide", que cuenta con un enlace previo en este artículo.

Algunas otras aplicaciones medicinales del bicarbonato de sodio

Además de los ejemplos proporcionados anteriormente, el bicarbonato de sodio también podría ser beneficioso para tratar otros dolores y malestares, como los que se incluyen enseguida.

Considere que no es necesario buscar bicarbonato de sodio sin aluminio, ya que no lo contiene. El problema del aluminio está relacionado con el polvo para hornear, por lo que algunas marcas podrían contener sulfato de aluminio.10

Mejore su acidez estomacal y dolor de úlcera

En lo personal, se lo he recomendado a muchas personas, incluso a familiares, y me ha sorprendido su notable efectividad. Esto es algo lógico, ya que el bicarbonato de sodio funciona como un antiácido en los intestinos, al neutralizar el ácido estomacal. De hecho, muchos antiácidos de venta sin receta (OTC, por sus siglas en inglés) contienen simplemente bicarbonato de sodio como ingrediente activo.

Por lo general, la dosis es de ½ a 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso lleno de agua. Asegúrese de que el bicarbonato de sodio se disuelva completamente en al menos 4 onzas de agua, y beba sorbos poco a poco para evitar la formación de gases.

También, considere que tomar dosis excesivas podría causar una nueva reacción ácida, lo cual podría agravar sus síntomas, que es el mismo problema ocasionado por los antiácidos OTC.

Facilite la eliminación de las astillas

Agregue 1 cucharada de bicarbonato de sodio en un pequeño vaso con agua, después remoje el área afectada dos veces al día. Muchas astillas se saldrán por sí solas después de un par de días de haber utilizado este tratamiento.

Alivie la sensación de las quemaduras solares

Agregue ½ taza de bicarbonato de sodio a una bañera con agua tibia, después sumérjase para un alivio natural. Para sentir mayor alivio, deje que su piel se seque sola, en lugar de utilizar una toalla que quitará el exceso de bicarbonato de sodio. También puede agregar una mezcla de bicarbonato de sodio y agua a compresas frías y aplicarlas a la quemadura de sol de forma directa.

Elabore un desodorante casero

Si quiere evitar los parabenos y aluminio contenidos en muchos desodorantes y antitranspirantes, mejor pruebe la mezcla de agua con una pizca de bicarbonato de sodio. Esta pasta puede ser un desodorante efectivo y natural.

Aplíquelo en sus dientes y encías

Para hacer una increíblemente efectiva pasta de dientes, utilice una mezcla de 6 porciones de bicarbonato de sodio y 1 porción de sal de mar. Colóquela en la licuadora y mezcle durante 30 segundos, después vacíela en un contenedor.

Humedezca la punta de su dedo índice y ponga una pequeña cantidad de la mezcla de sal y bicarbonato de sodio en sus encías. Comience con las encías superiores exteriores y después las interiores, siga con las encías inferiores exteriores y después las inferiores interiores, frote la mezcla en sus dientes y encías.

Escupa el exceso. Después de 15 minutos enjuague su boca. Esta mezcla es increíblemente efectiva para matar las bacterias. Para una forma natural de blanquear sus dientes, aplaste una fresa madura y mézclela con ½ cucharadita de bicarbonato de sodio.

Esparza la mezcla en sus dientes y deje unos cinco minutos. Después lave sus dientes y enjuague. Este método no debe utilizarse más de una vez a la semana, ya que el uso excesivo podría dañar el esmalte de sus dientes.

Calme la sensación de picazón de las erupciones

Aplique una pasta formada por bicarbonato de sodio y agua sobre las picaduras de insectos para aliviar la comezón. También puede probar frotar polvo seco sobre su piel. Esto también es un remedio efectivo para las erupciones cutáneas y el salpullido causado por la hiedra venenosa.

Alivie los pies adoloridos

Agregue 3 cucharadas de bicarbonato de sodio a una bañera de agua caliente para un hacer un lavado de pies vigorizante.

Elabore un exfoliante y jabón natural para la piel

Una pasta hecha de 3 porciones de bicarbonato de sodio combinado con 1 porción de agua, también puede emplearlo como exfoliante para su rostro y cuerpo. Es natural, económico y lo suficientemente seguro como para utilizarlo todos los días.

Implemente un baño desintoxicante

El bicarbonato de sodio y la sidra de manzana son una maravillosa combinación para aplicar un baño tipo spa y aliviar los dolores, molestias y desintoxicarse. También limpia la bañera y el desagüe, como beneficio adicional.

Publique su comentario