Por qué los exámenes de detección y los medicamentos de prescripción más comunes para la tiroides no suelen aliviar los síntomas

Examen de Tiroides

Historia en Breve -

  • Las hormonas de la tiroides influyen en casi todas las células de su cuerpo, regulan el metabolismo, el crecimiento y afectan el desarrollo de fibromialgia, trastornos autoinmunes y síndrome del intestino irritable
  • El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos recomienda evitar los exámenes de detección para el cáncer de tiroides debido a que muchas veces sus resultados dan lugar a tratamientos drásticos para otros tipos de cáncer que no se han convertido en tumores potencialmente mortales
  • La función subóptima de la tiroides puede ser el resultado de la exposición a toxinas ambientales como el fluoruro y sustancias químicas retardantes de llama; su función de la tiroides puede reforzarse al implementar estrategias bastante simples

Por el Dr. Mercola

Su glándula tiroides, ubicada en la parte frontal de su cuello, influye en casi todas las células de su cuerpo. Las hormonas de la tiroides regulan el metabolismo y son necesarias para el crecimiento y desarrollo de los niños, además están involucradas en casi todos los procesos fisiológicos de su cuerpo.

Cuando sus niveles tiroideos están desequilibrados, puede significar que hay algún problema en su salud y bienestar en general. La evidencia sugiere que alrededor del 60 % de las personas con una función subóptima de la tiroides desconoce que tienen un problema de salud.1

Este problema de salud es muy común pero es fácil de tratar y al hacerlo podría revertir los síntomas de otras afecciones de salud.

La mala función de la tiroides está relacionada con problemas de salud como fibromialgia, síndrome del intestino irritable, eczema, enfermedad periodontal y trastornos autoinmunes. Los síntomas de una función subóptima de la tiroides y los problemas de salud que se ven afectados por sus bajos niveles son muy variados, ya que la hormona se usa en todo el cuerpo.

Las mujeres son de cinco a ocho veces más propensas que los hombres a tener una función subóptima de la tiroides y 1 de cada 8 mujeres desarrollará un trastorno tiroideo en algún momento de su vida.2 Entender los principios básicos del funcionamiento de su tiroides y qué puede causar una disfunción, es muy importante para su salud en general.

Función de la tiroides

Su glándula tiroides está ubicada en su cuello justo debajo de su caja de voz, tiene forma de mariposa y secreta cuatro hormonas. T1, T2, T3 y T4. El número indica el número de moléculas de yodo unidas a la hormona. Estas hormonas interactúan con otras hormonas como la insulina, cortisol y hormonas sexuales.

Su hipotálamo secreta la hormona liberadora de tirotropina (TRH por sus siglas en inglés) que activa la glándula pituitaria para que libere la hormona estimulante de la tiroides (TSH por sus siglas en inglés) que posteriormente, hace que la tiroides libere T4.

Casi el 90 % de su hormona de la tiroides se libera en una forma inactiva de T4. Luego, con la ayuda de una enzima, su hígado convierte la T4 en T3. Hasta el momento, la T2 es la forma de la hormona de la tiroides menos entendida, por lo que actualmente, es objeto de una serie de estudios en curso.

Cuando todo funciona correctamente, su cuerpo produce la cantidad suficiente de T4 que se convierte en T3 para controlar el metabolismo de cada célula de su cuerpo. La T3 es fundamental para la comunicación con el ADN con el fin de que el metabolismo aumente la quema de grasa. De esta forma, lo ayuda a mantenerse delgado.

Los desequilibrios nutricionales, exposiciones tóxicas, alérgenos, infecciones y estrés pueden alterar este equilibrio hormonal, lo que provoca una serie de complicaciones de salud que incluyen hipotiroidismo, hipertiroidismo y cáncer de tiroides.

En comparación con otros tipos de cáncer, el cáncer de tiroides actúa de forma diferente

Es posible que haya sido influenciado por todos los anuncios de fundaciones financiadas por la industria,3 en los cuales dicen que los exámenes de detección de cáncer de tiroides son su mejor opción, sin embargo, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos han agregado este proceso de exámenes de detección a su categoría de “no lo haga” en sus recomendaciones publicadas en Journal of the American Medical Association.4

El grupo de trabajo cree que las consecuencias de someterse a un examen de detección de cáncer de tiroides superan sus beneficios. Aunque la mayoría de los exámenes de detección de cáncer ayudan a detectar las enfermedades de forma temprana y aumentan el potencial de un tratamiento exitoso, en este caso la detección temprana podría ser contraproducente.

En muchos casos, los exámenes de detección de cáncer de tiroides producirán un resultado falso positivo, al encontrar cánceres que jamás llegarían a convertirse en tumores potencialmente mortales.5

Sin embargo, una vez descubierto, la mayoría de los médicos se sienten obligados a recomendar un tratamiento, que por lo general incluye la extirpación de la glándula tiroides, lo que podría tener efectos secundarios significativos.

Por accidente, los cirujanos podrían cortar los nervios que controlan el habla y la deglución o remover la glándula paratiroides que regula los niveles de calcio en su cuerpo. En un editorial adjunto, el Dr. H. Gilbert Welch, del Instituto Dartmouth de Política de Salud y Práctica Clínica, habló sobre los problemas relacionados con el sobrediagnóstico del cáncer de tiroides.

Los datos del programa SEER demostraron que la incidencia del cáncer de tiroides se mantuvo relativamente estable hasta la década de 1990, después se triplicó.6 Sin embargo, es más interesante que a pesar de este rápido aumento, la mortalidad a causa del cáncer de tiroides se ha mantenido estable, prueba de que los cánceres identificados y tratados no requieren tratamiento. Welch dijo:7

Los pacientes con cáncer de tiroides recién diagnosticado suelen recibir un tratamiento agresivo. A partir de 2013 en los Estados Unidos, más del 80 % se sometió a una tiroidectomía total y por lo tanto, requirieron de terapia de reemplazo de hormona tiroidea de por vida”.

¿Tiene una función tiroidea hipoactiva?

En este artículo, el Dr. Jonathan Wright habla sobre la medición de la función tiroidea y cómo debe compararse con los síntomas que podría estar experimentando. Esto se demostró en un reciente estudio europeo en el que los investigadores compararon los resultados del tratamiento con las pruebas de laboratorio y los síntomas.8

Los autores estaban interesados en la efectividad clínica del tratamiento con el medicamento levotiroxina (Synthroid) después de que los pacientes eran diagnosticados con una baja función tiroidea. En los Estados Unidos ha aumentado el número de personas diagnosticadas, hasta el punto de que, en el 2015 la levotiroxina fue el medicamento más prescrito, superando a las estatinas.9

Un estudio del Johns Hopkins encontró que casi el 15 % de todos los adultos de edad avanzada que vivían en los Estados Unidos tomaban levotiroxina.10 Sin embargo, a pesar de lo popular que parece ser este medicamento, el estudio europeo encontró que el medicamento no tuvo ningún efecto significativo en las personas europeas de edad avanzada con síntomas leves de hipotiroidismo.11

A menudo, cuando los médicos ordenan una prueba de THS como parte del panel de rutina de las pruebas de sangre, prescriben medicamentos si los números están un poco elevados a pesar de que el paciente no se queja de síntomas significativos.

Los participantes del estudio tuvieron un nivel de TSH más alto de lo normal y se quejaron de sentirse cansados. Los investigadores evaluaron la velocidad cognitiva, fuerza en las manos, peso y presión arterial antes de la asignación de grupos, los participantes se dividieron en dos grupos, el grupo de levotiroxina y el de placebo.

Después de un año de la intervención, los investigadores encontraron que en el grupo que tomaba el medicamento los niveles de TSH regresaron a su nivel normal, sin embargo, las quejas de los participantes no mejoraron durante el año de estudio en ninguno de los dos grupos.

Las sustancias químicas retardantes de llama afectan la función tiroidea

Los investigadores atribuyeron los cambios en los niveles de TSH a la edad de la población del estudio, ya que la edad promedio de los participantes fue de 74 años.

Sin embargo, otra investigación ha demostrado que las toxinas ambientales podrían ser responsables de un cambio en la función de la tiroides e incluso haber influido en el aumento en el número de casos de cáncer papilar tiroideo:12

La investigadora principal, la Dra. Julie Ann Sosa, profesora de cirugía y medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke dijo que “los estudios recientes sugieren que los factores ambientales podrían, en parte, ser responsables de este aumento”.

La investigación se enfocó en los éteres de difenilo polibromados (PBDEs por sus siglas en inglés), una clase de sustancias químicas retardantes de llama.

Estudios previos realizados en animales habían demostrado una relación entre los PBDEs y la función de la tiroides, por lo que Sosa y sus colegas recolectaron muestras de polvo de los hogares de 140 participantes que ya habían sido diagnosticados con cáncer papilar tiroideo y habían vivido en la misma casa durante un promedio de 10 años.

Los investigadores utilizaron muestras de sangre para evaluar la exposición a los PBDEs y encontraron que las personas que vivían en casas con altos niveles de BDE-209 tenían el doble de probabilidad de tener cáncer de tiroides. Aquellos con el mayor nivel de polvo TCEP tuvieron una probabilidad cuatro veces mayor de tumores grandes y agresivos.

La contaminación del agua podría desencadenar la enfermedad tiroidea

Casi el 100 % de las personas que viven en los Estados Unidos tienen perclorato en su cuerpo, pero de acuerdo con los científicos, Arizona es uno de los estados más contaminados con perclorato.13

Dado a que el perclorato permanece estable en el agua, puede invadir fácilmente los suministros de agua potable. Esta sustancia química es conocida por alterar la salud al evitar la absorción de yodo en la glándula tiroides.

Su glándula tiroides necesita yodo para producir la hormona tiroidea.14 Por lo tanto, si el perclorato evita la absorción de yodo, también reduce la cantidad de hormonas de tiroides en su cuerpo.

El perclorato también puede retrasar el desarrollo cerebral en los bebés. C. Loren Buck, Ph.D., de la Universidad del Norte de Arizona,15 dirigirá un estudio de dos años de duración que evaluará los efectos de esta sustancia química en los ciudadanos de Yuma, Arizona.

El proceso para la sustitución biomolecular del perclorato por el yodo se conoce como reacción de Finkelstein.16 Esta reacción no se limita al perclorato en su glándula tiroides, sino que también ocurre con otros aditivos que se encuentran en el agua de la ciudad, como es el caso del fluoruro.17,18

Un estudio británico encontró una fuerte correlación entre las áreas con el mayor contenido de fluoruro y un mayor riesgo de desarrollar hipotiroidismo. De hecho, en las áreas donde los niveles de fluoruro excedieron los 0.3 miligramos por litro (mg/L) el riesgo de baja función tiroidea aumentó en 30 %.19

En los Estados Unidos, el estándar mínimo para la fluoración de agua potable establecido por el Departamento de Salud y Servicios Humanos es de 0.7 mg/L.20

Esto significa que con base en el mayor nivel de fluoración, el riesgo de baja función de la tiroides como resultado de una mala absorción de yodo podría ser aún mayor entre las personas que viven en los Estados en comparación con los participantes del estudio británico.

Estrategias naturales para apoyar su función tiroidea

Se puede realizar un diagnóstico más preciso de una función tiroidea subóptima con una combinación de pruebas de sangre y exámenes de detección de síntomas clínicos. Los síntomas de baja función tiroidea pueden incluir:

Fatiga inexplicable

Depresión

Piel seca

Ansiedad

Sensación de frío

Dificultad para concentrarse

Amento de peso inexplicable

Libido baja

Pérdida de cabello

Existen muchas estrategias naturales que puede considerar para ayudar a reforzar la función de su tiroides y mejorar su salud. Estas incluyen:

Filtración del agua

Como lo mencioné en un artículo previo “¿Por qué es una necesidad filtrar el agua?”, el fluoruro no es la única sustancia química que contamina su agua potable. Aunque es muy importante filtrar toda el agua de su casa con el fin de evitar que el cloro se evapore o aerosolice en el aire, con respecto al agua potable, la eliminación de fluoruro es más importante.

Desafortunadamente, casi toda el agua de grifo contiene una gran variedad de subproductos de desinfección, sustancias químicas, radiación, metales pesados y medicamentos. El fluoruro, que se sigue añadiendo a los suministros municipales de agua, es otro factor que puede hacer que el agua que bebe todos los días le provoque más daños que beneficios.

Ashwagandha

Una hierba nativa de Asia e India, ha sido una poderosa herramienta en la medicina ayurvédica durante miles de años. Funciona como un adaptógeno, lo que significa que le ayuda a su cuerpo a adaptarse a cualquier desafío al equilibrar su sistema inmunológico, metabolismo y sistemas hormonales.21

La raíz contiene la mayor concentración de los ingredientes activos en la planta y ayuda a modular los equilibrios hormonales, que incluyen a la hormona de la tiroides. También ha demostrado tener efectos positivos sobre el equilibrio del estrógeno y progesterona a medida que las mujeres se acercan a la menopausia.

La raíz reduce los niveles de cortisol, restaura la sensibilidad a la insulina y ayuda a estabilizar au estado de ánimo, incluso si la depresión no forma parte de su problema de tiroides.22 Otras investigaciones señalan que puede proteger su cerebro del estrés oxidativo y mejorar su nivel de energía.23

Tiroides desecada natural

La tiroides desecada natural (NDT por sus siglas en inglés) es un medicamento de prescripción que también recibe el nombre de tiroides natural, extracto de tiroides o nombres comerciales como Nature-Throid o Amour Thyroid.24 La NDT contiene T4, T3, calcio y otros elementos que produce una glándula tiroides de forma natural.

En un estudio cruzado, aleatorizado y doble ciego, los investigadores compararon la NDT con la levotiroxina en 70 pacientes de entre 18 y 65 años que padecían hipotiroidismo primario.25 Los pacientes tomaron cualquiera de los medicamentos durante 16 semanas.

Después, se les preguntó cuál preferían y casi el 50 % prefirió la NDT, en comparación con el 19 % que prefirió la levotiroxina. Los que tomaron la NDT bajaron un promedio de 3 libras, mientras que los que tomaron la levotiroxina no bajaron de peso.

Otro estudio publicado New England Journal of Medicine demostró que un suplemento de tiroides natural era mejor para controlar el funcionamiento mental ya que proporcionaba tanto T3 como T4; la hormona T3 realiza el 90 % del trabajo de las hormonas de la tiroides.26

Si su médico o endocrinólogo no están de acuerdo con cambiar el uso de levotiroxina por una preparación de NDT, tal vez le debería compartir este artículo y parte de la investigación disponible con ellos, ya que una preparación sintética rara vez es la mejor opción para tratar el hipotiroidismo.

Yodo

Este es un requisito para la función normal de la tiroides. El Dr. Jorge Flechas habla sobre el aumento en los casos de deficiencia de yodo que afecta a las naciones industrializadas y las dosis necesarias para revertir esta tendencia.

Evite las fuentes de bromo

El bromo parece desempeñar un papel importante en el creciente número de personas que padecen deficiencia de yodo. El bromo se encuentran en pesticidas, plásticos, productos horneados, refrescos y retardadores de llama.

Vitaminas y aminoácidos

Las vitaminas B1227 y A28 junto con el aminoácido tirosina29 han demostrado tener efectos beneficiosos en personas que padecen una función subóptima de la tiroides.

Guggul

Este es un extracto de la savia de un árbol de mirra de la India, que mejora la conversión de T4 a T3 en su cuerpo.30 Tradicionalmente, el suplemento se utilizaba para tratar el metabolismo lento, un síntoma de una función subóptima de la tiroides.

En un modelo animal, los investigadores descubrieron que las ratas a las que se administró guggul habían aumentado la absorción de yodo de sus alimentos y actividad de las enzimas de la tiroides con un mayor consumo de oxígeno.31

Este suplemento también demostró aumentar la concentración sanguínea de la hormona T3 de la conversión de T4,32 así como la actividad de la enzima responsable de convertir T4 en T3.33 No es seguro utilizarlo durante el embarazo y debe consultar a su médico antes de utilizarlo.34

Ginseng coreano

Al igual que la ashwagandha, el ginseng coreano es un adaptógeno que contiene propiedades que bloquean la producción de cantidades excesivas de T3 inversa (rT3). Los médicos asiáticos desarrollaron una preparación de ginseng fermentado que se absorbió mejor, más rápido y se quedó en el cuerpo por más tiempo.35

Un estudio en humanos analizó el impacto de esta preparación sobre los niveles de hormona tiroides y descubrió que el tratamiento con inyección proporcionó mejores resultados clínicos, un aumento saludable de los niveles de T3 y T4 y una reducción de rT3.36

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario