¿Qué Mezcla Química Hay En Sus Alimentos?

Coctel Quimico

Historia en Breve -

  • Desde la década de 1950, el número de aditivos alimentarios que se permiten en los alimentos de los Estados Unidos ha crecido de aproximadamente 800 a más de 10 000
  • GRAS, o "generalmente reconocido como seguro", es un atajo creado en 1958; las empresas alimentarias tienen la tarea de determinar dicho estatus para sus propios ingredientes
  • Una vez que un aditivo recibe el estatus GRAS por parte de un grupo contratado por la industria, la compañía no necesita informar a la FDA que se usa el ingrediente, y no se requiere una evaluación objetiva independiente de un tercero

Por el Dr. Mercola

Una de las elecciones más simples que puede hacer en apoyo de su salud es consumir alimentos reales. Comida real quiere decir vegetales, carnes, pescados y mariscos silvestres, nueces, semillas, huevos, frutas y productos lácteos sin pasteurizar de animales alimentados con pastura; alimentos enteros, principalmente sin alteraciones.

Esos alimentos no solo lo beneficiaran con una rica concentración de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, sino que también son beneficiosos por lo que no contienen--aditivos alimentarios.

Si come alimentos procesados, está consumiendo una mezcla química con cada bocado. Incluso los alimentos aparentemente simples como el pan, queso procesado, aderezo para ensaladas o salsa para pasta suelen contener conservadores, emulsionantes, saborizantes, colorantes y otros "potenciadores".

Los 9 Principales Aditivos Alimentarios a Evitar

Desde la década de 1950, la cantidad de aditivos alimentarios que se permiten en los alimentos de los Estados Unidos ha aumentado de aproximadamente 800 a más de 10 000. Ya no hablamos solo de simples ingredientes naturales como el vinagre y sal de mesa, sino innumerables mezclas químicas que están poniendo en riesgo la salud de los habitantes.

El insuficiente análisis de riesgos que se realiza para dichos productos químicos por lo general se lleva a cabo en productos químicos aislados, pero las investigaciones sugieren cada vez con más frecuencia que cuando consume varios aditivos en combinación, los efectos para la salud pueden ser más graves de lo que antes se pensaba.

Una evaluación realizada por el Instituto Nacional de Alimentos de la Universidad Técnica de Dinamarca descubrió que al combinarse, incluso en pequeñas cantidades, estos químicos pueden amplificar sus efectos adversos entre ellos.1

En realidad, la única forma de evitar este cóctel químico es evitar los alimentos procesados. Pero al menos, deberá leer cuidadosamente las etiquetas de sus alimentos y evitar los siguientes.

Jarabe de Maíz de Alta Fructosa (JMAF)

A menudo se afirma que el JMAF no es peor que el azúcar, pero no es así.

Dado que el jarabe de maíz de alta fructosa contiene monosacáridos de fructosa y glucosa de forma libre, no puede ser considerado biológicamente equivalente a la sacarosa (azúcar), que tiene un enlace glicosídico que une la fructosa con la glucosa y ralentiza su descomposición en el cuerpo.

La fructosa se metaboliza principalmente en el hígado, porque el hígado es el único órgano que tiene el transporte para ello.

Debido a que la fructosa es transportada al hígado, y si lleva la típica alimentación occidental que contiene mucha fructosa, ésta termina dañando su hígado de la misma forma en la que lo daña el alcohol y otras toxinas.

Y al igual que el alcohol, la fructosa se metaboliza directamente en la grasa—simplemente se almacena en las células de grasa, lo que da lugar a la disfunción mitocondrial, obesidad y enfermedades relacionadas con la obesidad.

Mientras más fructosa o JMAF contenga un alimento y mayor sea el total de fructosa que consume, peor será para su salud.

Por ejemplo, los ratones hembra alimentados con una dieta que contenía 25 % de calorías del jarabe de maíz tuvieron casi el doble del índice de mortalidad y 26 % menos crías en comparación con aquellos que consumieron una alimentación en la que el 25 % de las calorías provenían del azúcar de mesa.2

Como recomendación estándar, le aconsejo mantener su consumo TOTAL de fructosa por debajo de los 25 gramos al día, lo cual es muy difícil de hacer si consume alimentos procesados.

Para la mayoría de las personas también sería aconsejable limitar la fructosa de la fruta a 15 gramos o menos, ya que está prácticamente garantizado que consumirá fuentes "ocultas" de fructosa si consume alimentos procesados y bebidas que no sean agua.

Quince gramos de fructosa no es mucho--representa dos plátanos, un tercio de taza de pasas o dos dátiles medjool. El promedio de azúcar que contiene una lata de soda de 12 onzas es de 40 gramos, al menos la mitad de esta cantidad es fructosa, así que una sola lata de soda excedería la recomendación de consumo diario.

Endulzantes Artificiales

Los experimentos han encontrado que el sabor dulce, independientemente de su contenido calórico, aumenta el apetito y se ha demostrado que consumir endulzantes artificiales causa un aumento de peso aún mayor que por consumir azúcar.

Se ha encontrado que el aspartame tiene el efecto más perjudicial, pero el mismo caso es el de otros endulzantes artificiales, tales como el acesulfame de potasio, la sucralosa y la sacarina. Sin embargo, el incremento de peso es tan sólo el principio de porqué debería evitar el consumo de endulzantes artificiales.

El aspartame, por ejemplo, es una neurotoxina de sabor dulce. Como resultado de su estructura artificial, el cuerpo procesa los aminoácidos encontrados en el aspartame de manera completamente diferente a los aminoácidos encontrados en un pedazo de carne o de pescado.

Los aminoácidos en el aspartame literalmente atacan a las células, incluso cruzan la barrera hematoencefálica para atacar a las células cerebrales, creando una sobre estimulación tóxica llamada excitotoxicidad, similar a la del MSG.

Además, la enfermedad intestinal inflamatoria podría ser causada o agravada por el consumo regular del popular endulzante artificial Splenda (sucralosa), ya que inactiva las enzimas digestivas y altera la función de la barrera intestinal.3

Investigaciones previas también encontraron que la sucralosa puede destruir más del 50 % de la microflora intestinal beneficiosa.4 Aunque ciertamente el azúcar regular tampoco es una buena opción, no me cabe la menor duda de que los endulzantes artificiales pueden ser aún peores para su salud que el azúcar, e incluso que la fructosa.

Glutamato Monosódico (MSG)

A este potenciador de sabor muchas veces se le relaciona con la comida china, pero en realidad se encuentra en un sinnúmero de productos procesados que van desde comidas congeladas, aderezos para ensalada hasta carnes y papas fritas.

El MSG es una excitotoxina, lo que significa que sobre estimula las células hasta el punto de dañarlas o matarlas, esto provoca una disfunción cerebral y daño a diversos niveles--y puede desencadenar o empeorar problemas de aprendizaje, enfermedades como el Alzheimer, Parkinson, Lou Gehrig, entre otras.

Parte del problema se debe a que el ácido glutámico (el MSG es aproximadamente 78 % libre de ácido glutámico) es el mismo neurotransmisor que su cerebro, sistema nervioso, ojos, páncreas y otros órganos, utilizan para iniciar ciertos procesos en el cuerpo.

Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos sigue afirmando que consumir MSG en los alimentos no causa estas enfermedades, muchos expertos afirman todo lo contrario.

Grasas Trans Sintéticas

Las grasas trans sintéticas, que se encuentran en la margarina, manteca vegetal y aceites vegetales parcialmente hidrogenados, son conocidas por promover la inflamación, que es el sello característico de la mayoría de las enfermedades crónicas y/o graves.

Estas grasas sintéticas se han relacionado con derrames cerebrales, cáncer, diabetes, menor función inmunológica, problemas reproductivos, enfermedades del corazón y más.

Afortunadamente, en junio del 2015, la FDA anunció que los aceites parcialmente hidrogenados (una de las principales fuentes de grasas trans) ya no serán permitidos en los alimentos debido a sus riesgos para la salud, a menos que la agencia lo autorice.

De acuerdo con la FDA, este cambio podría ayudar a prevenir alrededor de 20 000 ataques cardíacos y 7 000 muertes por enfermedades del corazón, cada año.

La nueva regulación no entrará en vigor hasta 2018. Mientras tanto, las compañías de alimentos tienen que reformular sus productos para eliminar los aceites parcialmente hidrogenados o presentar una solicitud de uso limitado ante la FDA para seguir usándolas.

Colorantes Artificiales

Cada año, los fabricantes de alimentos le añaden unas 15 millones de libras de colorantes artificiales a los alimentos estadounidenses--y esa cantidad sólo incluye a ocho variedades diferentes.3 

A partir de Julio del 2010, en la Unión Europea, la mayoría de los alimentos que contenían colorantes artificiales fueron etiquetados con un mensaje de advertencia de que los alimentos "podrían tener efectos adversos en la actividad y atención en niños".

En el 2009, el gobierno británico también pidió a los fabricantes de alimentos que eliminaran la mayoría de los colorantes artificiales debido a problemas de salud. Nueve de los colorantes alimentarios que actualmente están aprobados para su uso en los Estados Unidos están relacionados con problemas de salud que van desde el cáncer e hiperactividad hasta reacciones alérgicas--y estos resultados se obtuvieron de estudios realizados por la misma industria química.5

Por ejemplo, el colorante rojo #40, que es el colorante más utilizado, podría acelerar la aparición de tumores en ratones, mientras que también puede desencadenar la hiperactividad en los niños. El azul #2 que se utiliza en dulces, bebidas, alimento para mascotas, entre otros, estuvo relacionado con tumores cerebrales.

Y el amarillo #5 utilizado en productos horneados, dulces, cereal y más, podría no sólo estar contaminado con muchas sustancias causantes de cáncer, sino que también está relacionado con la hiperactividad, hipersensibilidad y otros efectos en el comportamiento de los niños.

Incluso el inocente color caramelo, que se usa ampliamente en las sodas marrones, podría causar cáncer debido al 4-metilimidazol (4-MeI), un subproducto químico que se forma cuando se fabrican ciertos tipos de colorantes de caramelo.

Algunas empresas estadounidenses están dando un paso adelante de las agencias reguladoras para eliminar estos polémicos aditivos de sus productos. Por ejemplo, en febrero del 2016, Mars, Inc. anunció que eliminará los colorantes alimentarios sintéticos de toda su línea de productos alimenticios, incluidos los dulces M&Ms.6

Sulfito de Sodio

Este es un conservador alimenticio muy utilizado. Las personas que son sensibles al sulfito pueden experimentar dolores de cabeza, problemas respiratorios y erupciones. En casos graves, los sulfitos pueden causar la muerte.

Butilhidroxianisol (BHA) y hydrozyttoluene butilado (BHT)

El Butilhidroxianisol (BHA) es un conservador que afecta al sistema neurológico del cerebro, altera el comportamiento y tiene el potencial de causar cáncer. Se puede encontrar en cereales para el desayuno, mezclas de nueces, chicles, mantequilla para untar, carne, papas deshidratadas, palomitas de maíz, papas fritas y cerveza, por solo nombrar algunos.

Se sabe que el BHA causa cáncer en ratones y también podría ser un agente cancerígeno en humanos. De acuerdo con el Informe sobre Carcinógenos del Programa Nacional de Toxicología del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, del 2011, "se prevé razonablemente que el BHA es un carcinógeno humano".

La agencia internacional contra el cáncer lo clasifica como un posible carcinógeno humano, y está catalogado como un carcinógeno conocido según la Proposición 65 de California.

El BHA también podría desencadenar reacciones alérgicas e hiperactividad. En el Reino Unido, el uso de BHA está prohibido en los alimentos para bebés y en todos los alimentos en ciertas partes de la UE y Japón.

En Estados Unidos, La FDA considera que el BHA es un aditivo GRAS. El BHT es químicamente similar al BHA y con frecuencia, ambos conservadores se usan juntos. Aunque el BHT no se considera un carcinógeno como el BHA, se ha relacionado con el desarrollo de tumores en animales.

En los estudios en animales, también se ha relacionado con efectos del desarrollo y cambios en la tiroides, lo que sugiere que podría ser un químico que altera el sistema endocrino. En los Estados Unidos, el BHA recibe el estado GRAS (generalmente reconocido como seguro).

Dióxido de azufre

En los Estados Unidos, los aditivos de azufre son tóxicos, han sido prohibidos en frutas y vegetales crudos. Las reacciones adversas incluyen problemas bronquiales, baja presión arterial y shock anafiláctico.

Bromuro de Potasio

Casi cada vez que consume pan en un restaurante o se come una hamburguesa o hotdog, está consumiendo bromuro, un químico alterador del sistema endocrino que se usa comúnmente en las harinas.

El uso de bromuro de potasio como aditivo en panes y productos horneados comerciales ha sido un gran contribuyente del exceso de bromuro en las culturas occidentales. La harina bromada está "enriquecida" con bromuro de potasio.

Las empresas panificadoras comerciales lo utilizan porque hace que la masa sea más elástica y capaz de resistir los ganchos de pan. Sin embargo, Pepperidge Farm y otras compañías exitosas solo emplean harina sin bromuro, sin ninguno de estos llamados "problemas estructurales".

Los estudios han relacionado el bromuro de potasio con daño renal y del sistema nervioso, problemas de tiroides, malestares gastrointestinales y cáncer. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasifica al bromuro de potasio como posible carcinógeno. El bromuro de potasio está prohibido para su uso alimenticio en Canadá, China y la UE.

La Laguna de GRAS Convierte a los Alimentos Procesados en un Campo Minado Químico

GRAS, o generalmente reconocido como seguro, es una atajo creado en 1958. En ese momento, la primera ley reguladora de los aditivos alimentarios acababa de entrar en vigor, lo que requería que las compañías de alimentos presentaran sus ingredientes nuevos a la FDA para su revisión.

El Congreso no quería que la FDA perdiera el tiempo revisando ingredientes básicos comunes como la sal de mesa y el vinagre, por lo que añadieron una laguna legislativa con en el que las empresas podrían probar que ciertos ingredientes son GRAS, sin necesidad de una revisión de la FDA.

Uno de los problemas más alarmantes con esta laguna de GRAS es que las empresas alimentarias tienen la tarea de determinar dicho estatus en sus propios ingredientes.

Entonces, una empresa simplemente puede contratar a un experto de la industria para evaluar el químico, y si ese individuo determina si el químico cumple con las normas federales de seguridad, puede considerarse como GRAS.

Una vez que un aditivo recibe el estatus de GRAS por parte del panel contratado, la compañía ni siquiera necesita informar a la FDA que se usa dicho ingrediente, y no se requiere una evaluación objetiva independiente de un tercero.

De acuerdo con el Centro para la Ciencia de Interés Público (CSPI, por sus siglas en inglés), en los Estados Unidos, se le añaden al menos 1000 ingredientes que la FDA desconoce, a los alimentos.7 Es posible que muchos de estos aditivos sean importados del extranjero, lo que hace que la mayor parte de su contenido real y perfil de seguridad sea desconocido. Según informado Epoch Times:8

"Muchas de las compañías que fabrican los aditivos tienen sede en el extranjero, como la empresa china Hanzhong TRG Biotech, que fabrica al menos 40 de los productos químicos que el NRDC [Consejo Nacional de Defensa de los Recursos] dice que tienen determinaciones de seguridad GRAS desconocidas.

...Cuando las compañías declaran como seguros a sus mismos aditivos importados se vuelven triplemente difíciles para la FDA, dijo Erik Olsen, Ph.D. director estratégico principal de salud y alimentos en el Consejo de Defensa de Recursos Naturales.

La FDA no se da cuenta de que el aditivo que se está utilizando, no ha sido evaluado en sí, y carece de un mecanismo para evaluar la seguridad de los productos importados. Consumidor, tenga cuidado".

Las Compañías Químicas y Farmacéuticas Están Creando Muchos Aditivos Alimentarios

Podría esperar que los aditivos alimentarios al menos sean fabricados por compañías de alimentos como Kraft. Pero algunos de los principales actores de la industria no son compañías alimentarias en absoluto, sino que son más bien conocidos como fabricantes de productos químicos y farmacéuticos; Merck y BASF Cognis Nutrition and Health se encuentran entre ellos.9

La conclusión es que no es seguro suponer que alguien está buscando la seguridad de los aditivos en sus alimentos.

Cientos de productos químicos alimenticios simplemente han sido declarados como seguros por sus fabricantes, y en muchos casos, la FDA ni siquiera sabe que han sido añadidos a los alimentos, ni conoce sus efectos sobre la salud--y usted tampoco. En el 2014, el NRDC publicó un informe revelador sobre este tema, que reveló:10

  • "Al parecer 275 químicos utilizados por 56 empresas se comercializan como GRAS y son utilizados en muchos productos alimenticios según las determinaciones de seguridad de las empresas que, de conformidad con la normativa vigente, no necesitan informar a la FDA ni al público. Probablemente esto solo sea la punta del iceberg".
  • "La información obtenida bajo la Ley federal de Libertad de Información demuestra que cuando la FDA sabe de un químico propuesto para ser utilizado en los alimentos, a menudo hace preguntas difíciles, pero gracias a la laguna de GRAS, las compañías no están obligadas a responderlas y se les prohíbe seguir vendiendo el químico para su uso alimenticio".
  • "Basándose en información de avisos enviados a la FDA, que luego fueron retirados, en ocasiones, las empresas han certificado que sus productos químicos son seguros para uso alimenticio, a pesar de sus posibles reacciones alérgicas graves o reacciones adversas, en combinación con medicamentos comunes, o han propuesto usar cantidades del productos químico en los alimentos a niveles mucho más altos de los niveles seguros establecidos por la compañía ".
  • "Cuando las empresas buscan la revisión voluntaria de la FDA para obtener la determinación de seguridad GRAS, en uno de cada 5 casos, la agencia rechaza o provoca el retiro de esa determinación. Al menos en algunos casos, las empresas pueden haber retirado sus avisos para evitar que se haga público el rechazo de la FDA".
  • "El público y la FDA ignoran los cientos de sustancias químicas que se encuentran en nuestros alimentos porque las empresas no están obligadas a presentar la determinación de seguridad a la FDA para su revisión".

¿Está Listo Para Dejar los Alimentos Procesados?

La autora escocesa Joanna Blythman ha escrito un libro de lo que ocurre detrás del escenario, “Swallow This: Serving Up the Food Industry's Darkest Secrets”, que ahonda en los detalles acerca de qué hace que los alimentos procesados sean la antítesis de una alimentación saludable.

Si tiene alguna preocupación sobre la comida que está comiendo, este es un libro que debe leer. Incrementará radicalmente su apreciación de qué tan procesada está su comida en realidad y lo iluminará a muchos de los trucos que la industria utiliza para engañarlo.

Además de los aditivos, una alimentación de productos procesados incluso sienta las bases de la obesidad y cualquier cantidad de problemas crónicos de salud.

De hecho, muchas de las principales enfermedades que afectan a las personas en Estados Unidos, están relacionadas con la alimentación, incluidas las enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer. La solución a estos problemas de salud no se encuentra en una pastilla sino en las opciones de alimentos que elige todos los días.

Cuando se trata de mantenerse saludable, el "secreto” que ha estado buscando es evitar los alimentos procesados y reemplazarlos con alimentos frescos y enteros. Esto puede sonar desalentador, pero si lo hace paso a paso como se describe en mi plan de nutrición, es bastante posible y realizable, eliminar sin problemas los productos procesados de su alimentación.

Recuerde, durante siglos las personas han prosperado consumiendo vegetales, carnes, huevos, frutas y otros alimentos integrales, mientras que los alimentos procesados se inventaron hace poco.

Creo que debe gastar el 90 % de su presupuesto de su alimentación en productos integrales y solo el 10 % en alimentos procesados (por desgracia, en la actualidad, la mayoría de las personas en Estados Unidos hacen lo contrario). Esto requiere que planee sus comidas con anticipación.

Lo ideal es que explore los mercados de agricultores locales en busca de los productos de la temporada que están a buen precio, y planifique sus comidas de acuerdo con lo que encuentra disponible, pero también puede usar esta misma premisa en los supermercados.

Intente planear sus comidas a la semana, asegúrese de tener todos los ingredientes necesarios a la mano, y luego realice cualquier trabajo de preparación previo con anticipación para que la cena sea fácil de preparar si cuenta con poco tiempo durante las noches (además puede usar las sobras para el almuerzo del día siguiente).

Los alimentos procesados son adictivos, por lo que si los antojos son un problema, por favor consulte mi artículo sobre cómo eliminar los antojos de comida chatarra.

Una de las estrategias más efectivas para eliminar los antojos de azúcar es el ayuno intermitente, junto con modificaciones en su alimentación que ayudan a restablecer el metabolismo de su cuerpo de manera eficaz, con el fin de quemar grasas en lugar de azúcar como su combustible principal.

Si sus antojos de comida chatarra están relacionados con una dificultad emocional, una técnica de acupresión psicológica llamada Técnica de Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés) puede ayudarlo a controlar rápidamente sus antojos emocionales de comida.

Si actualmente lleva una alimentación a base de comida rápida y alimentos procesados, eliminarlos de su dieta es uno de los cambios de vida más positivos que pueda hacer.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo