La presión arterial alta podría estar relacionada con un mayor riesgo de demencia

Historia en Breve -

  • Se estima que en los Estados Unidos 1 de cada 3 habitantes padece presión arterial alta, y que 1 de cada 3 habitantes padece prehipertensión
  • La presión sistólica alta es un importante factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y derrames cerebrales. Las investigaciones recientes sugieren que la hipertensión, en especial la presión sistólica alta, también podría incrementar el riesgo de demencia
  • Diversos medicamentos para la presión arterial que contenían valsartan fueron retirados del mercado debido a que presentaban rastros de N-nitrosodimetilamina, una impureza clasificada como un probable agente cancerígeno humano
  • Varios factores podrían afectar la precisión de las lecturas de la presión arterial, incluyendo el tamaño y colocación del brazalete, postura del cuerpo, calibración del dispositivo, estrés, tabaquismo y consumo de cafeína o alcohol justo antes de la lectura
  • Las estrategias sin medicamentos que podrían ayudarle a regular su presión arterial incluyen llevar una alimentación baja en azúcar, hacer ejercicio, estimular la producción de óxido nítrico con alimentos ricos en nitratos y ejercicio, implementar el ayuno intermitente, utilizar aceites esenciales, disminuir el estrés, entre otros

Por el Dr. Mercola

La presión arterial es la fuerza necesaria para impulsar através de las arterias la sangre que proviene del corazón para enviar sangre alta en oxígeno a todo el cuerpo. Cuando mide su presión arterial, obtiene un valor alto (presión sistólica) y un valor bajo (presión diastólica).

El valor más alto es la presión más elevada que se produce en los vasos sanguíneos mientras el corazón se contrae. El valor más bajo es la presión en las arterias que ocurre entre los latidos cardiacos cuando el corazón está relajado.

Una lectura de presión arterial de 120/80 milímetros de mercurio (mmHg) es considerada saludable. Por lo general, la presión arterial alta (hipertensión) se considera superior a los 140/90 mmHg, aunque ahora las directrices actualizadas1 de la Asociación Americana del Corazón consideran a 130/80 mmHg como el límite para diagnosticar hipertensión.

Asimismo, si se eleva solo uno de los dos valores podría ser suficiente para hacer un diagnóstico de hipertensión.

Se estima que en los Estados Unidos 1 de cada 3 habitantes padece presión arterial alta, y que 1 de cada 3 habitantes padece prehipertensión.2 Por lo general, la presión sistólica proporciona mayor información sobre cuán rígidas están las arterias y cuánta presión se necesita para impulsar la sangre por el cuerpo. Una presión sistólica elevada es un importante factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y derrames cerebrales.

Las investigaciones recientes sugieren que la hipertensión, en especial la presión sistólica alta, también podría incrementar el riesgo de demencia.3

Los estudios previos ya han demostrado que las víctimas de derrame cerebral, aun si se trata de uno de baja intensidad, tienen un mayor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer, y esto le da más validez a las recomendaciones para controlar la presión arterial, con el fin de proteger su salud cognitiva.

La presión arterial alta se ha relacionado con un mayor riesgo de Alzheimer

El estudio4 en cuestión descubrió que, en los adultos mayores, tener un promedio de presión arterial sistólica alta les pone en mayor riesgo de daño cerebral y confusiones relacionadas con la enfermedad de Alzheimer.

El promedio de presión arterial de los adultos mayores inscritos en el estudio fue de 134/71 mmHg, y el 87 % tomaba medicamentos para la presión arterial alta. Los participantes fueron seguidos durante un promedio de ocho años o hasta su fallecimiento. La edad promedio de fallecimiento fue de 89 años de edad. Como se informó en el comunicado de prensa:5

"Los investigadores encontraron que el riesgo de daño cerebral era mayor en las personas con un promedio de presión arterial sistólica más alto, a través de los años.

En el caso de una persona con una desviación estándar superior al promedio de presión arterial sistólica, por ejemplo 147 mmHg frente a 134 mmHg, hubo un riesgo 46 % mayor de tener una o más lesiones cerebrales, en particular debido a infartos... el equivalente a nueve años de envejecimiento cerebral.

Las personas con una desviación estándar superior al promedio de presión arterial sistólica también tuvieron una posibilidad 46 % más elevada de lesiones mayores y un riesgo 36 % más elevado de lesiones muy pequeñas...

Asimismo, un promedio de presión arterial diastólica más alto estuvo relacionado con lesiones cerebrales por infarto. Las personas que manifestaron un incremento en una desviación estándar del promedio de presión arterial diastólica, por ejemplo de 71 mmHg a 79 mmHg, presentaron un riesgo 28 % mayor de una o más lesiones cerebrales".

Los medicamentos para la presión arterial podrían estar relacionados con un riesgo siete veces mayor de cáncer de piel

Si bien, por lo general los medicamentos son el tratamiento de primera línea para la hipertensión, estos podrían causar un sin número de efectos secundarios problemáticos.

Por ejemplo, la investigación6 publicada en 2017 encontró que la hidroclorotiazida--uno de los medicamentos más populares utilizados a nivel mundial para tratar la presión arterial alta--elevaba siete veces el riesgo de cáncer de piel. El autor principal, Anton Pottegard, Ph.D., profesor asociado de University of Southern Denmark, comentó los resultados al indicar que:

"Sabíamos que la hidroclorotiazida volvía a la piel más vulnerable al daño de los rayos solares ultravioleta, pero lo nuevo y sorprendente es que utilizar este medicamento a largo plazo para la presión arterial podría incrementar de manera significativa el riesgo de cáncer de piel".

El coautor del estudio, Dr. Armand B. Cognetta Jr., de la Universidad Estatal de Florida, ha encontrado resultados similares en los pacientes que atiende en Florida, en los cuales al parecer "el único factor de riesgo, además de la exposición a la luz solar, es la hidroclorotiazida".7

Los diuréticos, que también son recetados comúnmente para la presión arterial alta, tienen el efecto secundario de filtrar tanto el sodio como el potasio del cuerpo, y mantener una proporción saludable de sodio a potasio es verdaderamente importante para normalizar los niveles de presión arterial.8

Además, el potasio es necesario para tener un movimiento muscular adecuado, incluyendo las contracciones cardiacas, y si sus niveles se agotan podría provocar calambres musculares y problemas cardiacos.

Medicamentos para la presión arterial retirados comercialmente por presentar residuos cancerígenos

Las noticias recientes también advierten que diversos medicamentos para la presión arterial que contenían valsartan habían sido retirados del mercado9,10 debido a la presencia de N-nitrosodimetilamina, que está clasificado como probable agente cancerígeno humano.

Se cree que tales residuos son el resultado de cambios en la forma de fabricación del ingrediente activo. El retiro comercial fue publicado en otros 22 países además de los Estados Unidos. La buena noticia es que hay muchas formas de disminuir la presión arterial de forma natural, lo cual comentaré enseguida.

Si su presión arterial es alta, entonces es posible que necesite tomar medicamento a corto plazo para evitar un grave problema, pero sería mejor que también abordara su estilo de vida.

Mientras tanto, debe continuar monitoreando su presión arterial mientras implementa las siguientes recomendaciones, y solicitarle a su médico que disminuya o elimine sus medicamentos una vez que su presión arterial se normalice.

Al emplear opciones naturales para tratar la hipertensión y cualquier padecimiento médico subyacente, es posible que realmente pueda reducir su dependencia hacia los medicamentos.

La forma de tomar la presión arterial podría afectar la lectura

Diversos factores podrían afectar la precisión de la lectura de la presión arterial.11 Para garantizar que sea lo más precisa posible debe considerar lo siguiente:

Tamaño del brazalete

El tamaño del brazalete puede alterar significativamente la lectura de la presión arterial. El brazalete para tomar la presión arterial debe tener impreso el rango de circunferencia del brazo. Usar uno demasiado pequeño podría elevar artificialmente la medición sistólica entre 10 mmHg y 40 mmHg.

Colocación del brazalete

El brazalete debe colocarse sobre el brazo desnudo, y no sobre la ropa, con los bordes alineados y colocados al nivel del corazón, aproximadamente 1 pulgada por encima del pliegue del codo. Debe retirar la manga de la camisa y no enrollarla.

Postura del cuerpo

La posición corporal está muy relacionada con la precisión de la medición de la presión arterial periférica. La postura correcta es tener los pies apoyados en el suelo, la espalda recargada en una silla, las piernas sin cruzar durante al menos cinco minutos y el brazo apoyado mientras se encuentra sentado.

Actividad

Hablar con la persona que toma su presión arterial durante la lectura podría elevar su presión sistólica 10 mmHg y tener la vejiga llena podría aumentar su lectura sistólica 10 mmHg. Antes de tomar su presión arterial, es importante que se siente y permanezca en silencio entre tres y cinco minutos, y que no haga ejercicio durante al menos 30 minutos antes de tomar la lectura.

Nicotina, cafeína o alcohol

Estos deben evitarse en los 30 minutos previos a la medición de la presión arterial.

Estrés

Si su presión arterial es constantemente mayor a 140/90 mmHg en el consultorio médico, mientras que es consistentemente más baja cuando la toma en casa, es posible que padezca hipertensión de bata blanca.

En el caso de algunas personas, acudir con un médico es una experiencia inherentemente estresante, la cual podría elevar temporalmente su presión arterial. Se estima que entre el 15 y 30 % de las personas con hipertensión arterial documentada padecen hipertensión de bata blanca.12

Para disminuir el riesgo de ser diagnosticado incorrectamente con hipertensión debido a una situación como esta, tome un momento para calmarse (asegúrese de llegar a su cita con anticipación para que pueda hacerlo), luego respire profundamente y relájese cuando le tomen la presión arterial.

Calibración del dispositivo

Los dispositivos domésticos y automáticos deben calibrarse con precisión para garantizar una lectura adecuada. Un estudio13 demostró que algunos dispositivos domésticos para tomar la presión arterial no funcionaban en hasta un 15 % de los pacientes. Las lecturas de estos dispositivos podrían afectar las recomendaciones del tratamiento.

Capacidad auditiva al utilizar un estetoscopio

Muchos de los dispositivos para tomar la presión arterial que se utilizan actualmente en los hospitales y en algunas clínicas están automatizados y no requieren que alguien escuche manualmente los sonidos de Korotkoff en la arteria braquial.

Sin embargo, continúa habiendo una gran cantidad de medidas de presión arterial que son tomadas manualmente por la persona que escucha el cambio en los sonidos en la arteria braquial. Las personas que padecen una ligera pérdida auditiva podrían registrar una lectura anormal cuando no escuchan el cambio en los sonidos de forma correcta.

Causas comunes de la presión arterial alta

De acuerdo con los manuales sobre fisiología médica, hasta el 95 % de la hipertensión es denominada como hipertensión esencial, lo que significa que se desconoce su causa subyacente. Desde mi punto de vista, eso simplemente no es verdad. Se han identificado diversos factores que contribuyen a la presión arterial alta, que incluyen entre otros a:

Resistencia a la leptina e insulina. Para la mayoría este es el orgien del problema, pero ciertamente no se manifiesta en todas las personas con hipertensión. Sería de vital importancia asegurarse de quemar grasa como su principal combustible y llevar una dieta cetogénica CÍCLICA, como lo describo en mi libro más reciente Contra el Cáncer.

La insulina apoya al cuerpo a almacenar magnesio, lo que ayuda a relajar los músculos. Si sus células se vuelven resistentes a la insulina, no podrá almacenar magnesio, lo que podría provocar la contracción de los vasos sanguíneos y presión arterial alta. Entonces, a medida que se elevan los niveles de insulina y leptina, aumenta la presión arterial.14,15

Para determinar si se ha generado la resistencia a la insulina/leptina, debe asegurarse de controlar sus niveles de insulina en ayunas. Debe ponerse el objetivo de tener un nivel de insulina en ayunas de 2 a 3 microU por mL (mcU/mL).

Si es de 5 mcU/mL o superior, definitivamente necesitará disminuir sus niveles de insulina para reducir el riesgo de presión arterial alta y otros problemas de salud cardiovascular. Si su hipertensión es debido a niveles elevados de insulina, será esencial implementar una intervención alimenticia.

Niveles elevados de ácido úrico. También están significativamente relacionados con la hipertensión, por lo que cualquier programa que adopte para tratar la hipertensión arterial también debe normalizar los niveles de ácido úrico.

Mala nutrición durante la niñez. Ha demostrado elevar el riesgo de hipertensión en la edad adulta16

Exposición al plomo. Para obtener información sobre cómo desintoxicarse del plomo, consulte el artículo, "Los tres pilares para la desintoxicación de los metales pesados"

Contaminación del aire y sonido. La contaminación del aire afecta la presión arterial ya que podría generar inflamación, mientras que la contaminación acústica puede producir un efecto por medio de los sistemas nervioso y hormonal.

Vivir en un área donde hay una constante contaminación acústica (calles concurridas con tráfico nocturno) ha demostrado aumentar el riesgo de hipertensión en un 6 %, en comparación con vivir en un área donde los niveles de ruido son al menos un 20 % más bajos.17

Para abordar estos factores, debe evitar fumar, considerar utilizar tapones para los oídos al dormir si vive en un vecindario ruidoso, así como tomar medidas para mejorar la calidad del aire interior

La alimentación influye en la presión arterial

Uno de los cambios más importantes en la alimentación, que es necesario para mejorar la presión arterial alta es eliminar o reducir drásticamente el consumo de azúcar en su alimentación, en especial la fructosa procesada.

Un estudio realizado en 201018 descubrió que las personas que consumían 74 gramos o más de fructosa al día (equivalente a alrededor de 2.5 bebidas endulzadas) tenían un riesgo 77 % mayor de tener niveles de presión arterial de 160/100 mmHg (etapa 2 de hipertensión).

Consumir 74 gramos o más de fructosa al día también elevo en un 26 % el riesgo de una lectura de presión arterial de 135/85, y en un 30 % una lectura de 140/90.

Otro culpable alimenticio son las grasas trans, que son responsables de la aterosclerosis (endurecimiento arterial). Este es otro de los factores desencadenantes de hipertensión, por lo tanto, debe evitar todas las grasas trans o hidrogenadas, tal como las margarinas, aceites vegetales, productos para untar similares a la mantequilla y productos horneados.

La forma más fácil de eliminar el azúcar y grasas que no son saludables de su alimentación es reemplazar los alimentos procesados por enteros. Esto abordará no solo la resistencia a la insulina y leptina, sino también los niveles elevados de ácido úrico.

Para obtener más información sobre cómo llevar una alimentación saludable, consulte mi plan de nutrición optimizado, que lo guiará para hacer los cambios necesarios, paso por paso.

Un tipo de grasa que puede necesitar en mayor cantidad son las grasas omega-3 de origen animal. Las investigaciones han demostrado que las personas con niveles más elevados de grasas omega-3 en suero también presentaban lecturas de presión arterial más bajas.

En promedio, presentaron una presión sistólica 4 mmHg menor y presión diastólica 2 mmHg menor, en comparación con las personas con niveles más bajos de grasas omega-3 en sangre.19

Le recomiendo evaluar su índice de grasas omega-3 al menos una vez al año. Idealmente, su índice debería ser superior al 8 %. La mejor manera de incrementar sus niveles de grasas omega-3 es al consumir pescado graso con bajo contenido de mercurio y otros contaminantes.

Las mejores opciones incluyen al salmón silvestre de Alaska, sardinas y anchoas. Alternativamente, podría tomar un suplemento de aceite de kril de alta calidad.

El betabel podría ayudar a disminuir su presión arterial

El betabel es otro alimento que ha demostrado tener un efecto beneficioso en la presión arterial.20 En un ensayo pequeño controlado con placebo, un vaso (250 mililitros u 8.5 onzas) de jugo de betabel al día durante un mes disminuyó la presión arterial en un promedio de 8 mmHg de presión sistólica y 4 mmHg de presión diastólica en las personas diagnosticadas con hipertensión.21

Esta disminución de 8/4 mmHg es muy similar a la proporcionada por los medicamentos para la presión arterial que, generalmente pueden reducir la presión arterial en alrededor de 9/5 mmHg, y en muchas personas fue suficiente para disminuir su presión arterial a niveles normales.

El grupo de tratamiento también mejoró en un 20 % la capacidad de dilatación de sus vasos sanguíneos y redujo en un 10 % su rigidez arterial.

Los efectos beneficiosos están relacionados con el nitrato que se encuentra en el jugo de betabel. Su cuerpo convierte el nitrato en nitrito bioactivo seguido de óxido nítrico (NO), este último ayuda a relajar y dilatar los vasos sanguíneos, así como a prevenir los coágulos sanguíneos.

Otras opciones de vegetales con alto contenido de nitratos son la rúcula, lechuga tipo mantequilla y vegetales de primavera. La fuente más alta en nitratos es el betabel fermentado, que contiene entre 2 000 y 3 000 mg de nitratos por cada 100 gramos. La rúcula contiene la cantidad más alta, en comparación con cualquier vegetal, tiene solo 480 mg de nitratos por cada 100 gramos.

Como estimular la producción de óxido nítrico

El ejercicio de alta intensidad también puede activar la producción corporal de NO e, idealmente, debe implementar ambas intervenciones, consumir vegetales ricos en nitratos y hacer ejercicio.

Sin duda, es una prioridad en mi lista de recomendaciones, después de disminuir la resistencia a la insulina. Existen dos estrategias principales; una consiste en proporcionarle a su cuerpo una fuente de nitratos de alta calidad de origen vegetal, que sirvan como precursores de óxido nítrico. La rúcula es la fuente más alta pero nuestro polvo de betabel fermentado tiene 500 % más concentración de nitratos.

Es maravilloso proporcionarle a su cuerpo las materias primas para poder crear óxido nítrico, pero una vez que se haya producido, se almacenará dentro de las vesículas que recubren sus vasos sanguíneos y no funcionará hasta que sea liberado.

Los ejercicios de alta intensidad son excelentes para liberarlo y la opción más recomendable es el ejercicio de liberación de óxido nítrico. Este ejercicio, desarrollado por el Dr. Zach Bush, que es demostrado en el siguiente video, le ayudará a disminuir su presión arterial y mejorar su flujo sanguíneo.

Otras estrategias de estilo de vida que pueden ayudarle a disminuir su presión arterial

Además de lo mencionado anteriormente, enseguida se encuentran diversas sugerencias adicionales que pueden ayudarle a disminuir su presión arterial de forma natural.

Optimice sus niveles de vitamina D

La deficiencia de vitamina D está relacionada con la rigidez arterial e hipertensión.22 Para optimizar su salud, debe mantener un nivel entre 60 y 80 nanogramos por mililitro de vitamina D, durante todo el año.

Considere su proporción sodio a potasio

Según Lawrence Appel, investigador principal de la dieta DASH y Director del Centro Welch para la Prevención, Epidemiología e Investigación Clínica en Johns Hopkins, la alimentación en general--no solo disminuir la cantidad de sal--es la clave para controlar la hipertensión.

Considera que una parte importante de la ecuación es mantener este equilibrio de minerales--es decir, la mayoría de las personas necesitan menos sodio y más potasio, calcio y magnesio. De acuerdo con Appel:23

"Los niveles más altos de potasio atenúan los efectos del sodio. Si no puede disminuir o reducir sus niveles de sodio, podría ser de utilidad añadir potasio; pero es mejor hacer ambas cosas".

De hecho, es muy importante mantener una proporción adecuada de potasio a sodio en su alimentación, y la hipertensión es uno de los muchos efectos secundarios que se manifiestan cuando hay un desequilibrio.

Prácticamente, llevar una alimentación a base de alimentos procesados podría garantizar una proporción desequilibrada de altos niveles de sodio con respecto al potasio. Al intercambiar los alimentos procesados por enteros mejorará automáticamente su proporción.

Considere implementar el ayuno intermitente

El ayuno intermitente es una de las maneras más efectivas que he encontrado para normalizar la sensibilidad a la insulina/leptina, que es la causa principal de la hipertensión.

Haga ejercicio de forma regular

Aplicar un programa extenso de ejercicios podría ayudarle a recuperar su sensibilidad a la insulina y a normalizar su presión arterial. Si padece resistencia a la insulina, también deberá incluir el entrenamiento con pesas.

Cuando trabaja grupos musculares individuales, incrementa el flujo sanguíneo hacia esos músculos, y un buen flujo de sanguíneo aumentará su sensibilidad a la insulina.

También, le recomiendo que se prepare para respirar por la nariz al hacer ejercicio, ya que respirar por la boca durante el ejercicio podría elevar su ritmo cardíaco y presión arterial, algunas veces puede ocasionar fatiga y mareos. Para obtener más información al respecto, consulte mi artículo anterior sobre el método de respiración Buteyko.

Camine descalzo

Caminar descalzo le ayudará a hacer contacto con la tierra. Los experimentos demuestran que caminar descalzo al aire libre (también conocido como Earthing o Grounding) mejora la viscosidad de la sangre y flujo sanguíneo, lo cual ayuda a regular la presión arterial. Por lo tanto, hágase un favor y quítese los zapatos de vez en cuando.

De igual manera, conectarse con la tierra (Grounding) relaja el sistema nervioso simpático, lo que apoya la variabilidad de la frecuencia cardíaca. A su vez promueve la homeostatis, o equilibrio, en el sistema nervioso autónomo. Básicamente, cada vez que optimiza el estado de variabilidad de la frecuencia cardíaca, mejora sus funciones y estatus corporal.

Aborde su estrés

La conexión entre el estrés y la hipertensión se encuentra bien documentada, y aun así no ha recibido la atención que merece. De hecho, se ha demostrado que las personas con enfermedades cardíacas podrían disminuir en más de un 70 % su riesgo de eventos cardíacos posteriores, simplemente al aprender a controlar su estrés.

Las emociones negativas reprimidas, como el miedo, ira y tristeza, podrían limitar severamente su capacidad para sobrellevar las inevitables tensiones cotidianas de la vida. Los eventos estresantes no son dañinos por sí solos, sino la falta de habilidad para poder sobrellevarlos.

La buena noticia es que existen estrategias para transformar de manera rápida y efectiva sus emociones negativas reprimidas y aliviar su sensación de estrés. Mi método preferido son las Técnicas de Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés), una técnica fácil de aprender y utilizar para liberar emociones negativas.

El método EFT combina la visualización con una respiración tranquila y relajada, mientras que realiza suaves golpecitos para "reprogramar" sus patrones emocionales profundamente establecidos.

Utilice aceites esenciales

Existe un sin número de aceites esenciales que también podrían ser útiles, como la lavanda, ylang-ylang, mejorana, bergamota, rosa, incienso, romero, bálsamo de limón y salvia.

En un estudio,24 los científicos encontraron que exponerse a algún aceite esencial durante una hora disminuyó el estrés de forma efectiva, que se cuantificó por la reducción del ritmo cardíaco y presión arterial de los participantes.

No obstante, el efecto solo fue temporal. En otro estudio similar,25 inhalar una mezcla de aceite esencial de lavanda, ylang-ylang, neroli y mejorana estuvo relacionado con menores niveles de presión arterial y secreción de cortisol, que a menudo se elevan durante un ataque de estrés.

Publique su comentario