Secretos que pueden ayudarlo a ser longevo

Longevidad

Historia en Breve -

  • Tras analizar la sangre de una mujer que vivió hasta los 115 años, los investigadores sugieren que posiblemente el agotamiento de las células madre explique por qué las personas fallecen a una edad avanzada pese a tener una buena salud en general
  • Otra reciente investigación confirmó que el ejercicio diario de baja intensidad da pie a una menor discapacidad en la vejez, así como a una vida más larga y saludable
  • Ser consciente y esforzarse por hacer las cosas bien es un rasgo de personalidad que la mayoría de las personas longevas tienen en común
  • Probablemente consumir alimentos procesados con alto contenido de azúcar sea la ruta más rápida para morir de manera prematura pues promueve la resistencia a la insulina, que es el principal impulsor de enfermedades crónicas – desde el envejecimiento prematuro hasta la cardiopatía y el cáncer
  • Según la contundente evidencia, tener una mente en paz y un cuerpo activo son 2 factores fundamentales para la longevidad. La educación, y ser un ávido aprendiz, también se correlaciona intrínsecamente con la longevidad

Por el Dr. Mercola

La búsqueda de "la fuente de la juventud" tiene una larga historia, en la antigüedad se buscaron fuentes de agua sagrada que prolongara la vida, asimismo, en la modernidad se han inventado “pastillas milagrosas” y se han realizado investigaciones con células madre, el punto es que la fascinación por la longevidad extrema tiene un carácter perdurable.

Uno de los estudios más recientes1 al respecto, analizó la sangre de una mujer que vivió hasta los 115 años. A su muerte, solo le quedaban dos células madre en la sangre, y los investigadores piensan que el agotamiento de las células madre puede explicar por qué las personas terminan falleciendo a una edad avanzada pese a tener una buena salud en general.

Cómo las células madre en la sangre pueden afectar su longevidad

Al nacer, su sangre tiene aproximadamente 20 000 células madre, que su cuerpo utiliza para reponer la misma. Con el tiempo, y dependiendo del "maltrato" al que someta a su cuerpo, estas células se dañan y mueren. Conforme las células madre de la sangre van disminuyendo, su cuerpo se vuelve menos eficiente para repararse y regenerarse.

En esencia, sus células madre en la sangre pueden ser el notorio "tiempo" que eventualmente termina acabándose, sin importar qué tan bien cuide de su persona. Sin embargo, en el ínter tiene un gran control sobre cuán rápido mueren esas células.

La mujer también tenía cientos de mutaciones no codificantes en sus glóbulos blancos, lo que hizo que los investigadores conjeturaran que ciertas mutaciones pueden promover la longevidad.

Otra reciente investigación y editorial acompañante2 que fue publicada en el British Medical Journal (BMJ)3,4 encontró que el ejercicio diario de baja intensidad da pie a una menor discapacidad en la vejez y una vida más larga y saludable, algo que no debería resultar sorprendente.

Sin embargo, existen otros factores que también parecen ser fundamentales para la longevidad, y muchas personas no les dan la importancia que ameritan.

¿Su personalidad está preparada para la longevidad?

De acuerdo con los resultados de The Longevity Project,5 un estudio de Stanford que abarcó un periodo de 80 años, su nivel de conciencia puede tener una gran influencia en el tiempo que termine viviendo.

Tener una personalidad que se esfuerza por hacer las cosas bien; ser minucioso y cuidadoso – es un rasgo que comparten la mayoría de las personas longevas. Tal y como lo señala un artículo presentado en Time Magazine:6

"'Las cualidades de una persona prudente, persistente y bien organizada, como un catedrático y científico – algo obsesivo y para nada despreocupado' son las cualidades que ayudan a llevar una vida larga. 'Muchos suponemos que las personas más relajadas viven más tiempo, pero esto no es necesariamente así’.

¿Por qué? El comportamiento concienzudo influye en otros comportamientos. Las personas conscientes suelen tomar decisiones más saludables, como con quién se casan y dónde trabajan, así como la probabilidad de que fumen, conduzcan demasiado rápido o sigan las indicaciones de los médicos".

The Longevity Project también rechaza la idea de que trabajar arduamente lo hará morir antes de tiempo. Por el contrario, aquellos que se mantuvieron productivos y trabajaron arduamente toda su vida tendieron a ser más felices, sanos y sociales en comparación con aquellos que no lo hicieron a tal grado.

Esto no implica descartar el estrés laboral como un factor que debe abordar y mantener bajo control. Un gran número de pruebas demuestran que el estrés crónico (e incluso el estrés agudo y severo) puede afectar enormemente su salud.

Sin embargo, ser productivo también puede dar un sentido de propósito, un elemento que también es importante para la longevidad. Y trabajar – sobre todo en sus últimos años de vida – tiende a mantenerlo conectado socialmente, lo que en reiteradas ocasiones se ha demostrado que es importante para la longevidad.

Por ejemplo, la profesora de políticas públicas de Harvard, Lisa Berkman, cita el aislamiento social como un factor clave para la muerte prematura.7 Probablemente esto se deba, al menos en parte, a que aquellos que carecen de buenos entornos sociales probablemente no sean capaces de obtener ayuda si llegan a enfermarse.

La siguiente compilación de segmentos noticiarios destaca varios de los factores que suelen pasar desapercibidos pero que tienden a favorecer la longevidad, por ejemplo, tener un propósito en la vida, honrar a la familia e incluso tener una fuerte fe religiosa.

Lo que come y cuando lo hace puede tener un gran impacto en su potencial de longevidad

Ningún debate sobre la longevidad estaría completo sin abordar el factor de la alimentación. Con excepción de algún accidente fatídico, consumir productos procesados con alto contenido de azúcar es, sin lugar a dudas, la forma más rápida de morir prematuramente.

Lo anterior se debe a que el consumo de azúcar y granos aumenta los niveles de insulina y leptina, lo que equivale a pisar el acelerador del envejecimiento.

Además de eso, la investigación de la profesora Cynthia Kenyon demuestra que los carbohidratos tienen un efecto directo y perjudicial sobre 2 genes clave que controlan la longevidad y la juventud.

De hecho, uno de los principales mecanismos que hacen que el ayuno intermitente sea tan beneficioso está relacionado con su impacto sobre la sensibilidad a la insulina.

Mientras que el azúcar es una fuente de energía para su cuerpo, también promueve la resistencia a la insulina cuando se consume en las típicas cantidades de nuestra alimentación moderna que se basa en productos procesados.

A su vez, la resistencia a la insulina es el principal impulsor de enfermedades crónicas, desde el envejecimiento prematuro hasta la cardiopatía y el cáncer.

Cada vez más investigaciones al respecto confirman que cuando su cuerpo se acostumbra a quemar grasa, en lugar de azúcar, como su principal fuente de combustible – que es lo que sucede cuando implementa el ayuno intermitentemente – puede reducir drásticamente el riesgo de enfermedades crónicas.

De hecho adaptarse a la grasa puede ser una estrategia clave para el tratamiento y prevención del cáncer, ya que las células cancerígenas no pueden utilizar la grasa como combustible – necesitan azúcar para prosperar. El ayuno también mejora la eficiencia de la energía mitocondrial, lo que también ayuda a retrasar el envejecimiento y los procesos de las enfermedades.

Lo ideal es que sustituya todas las formas de granos y azúcares, tanto procesados como refinados, por grasas saludables como mantequilla, aceite de oliva, aceite de coco, aguacate, carnes de res de animales alimentados con pastura y frutos secos sin procesar. Muchos se beneficiarán enormemente de obtener de las grasas hasta 50-85 % de sus calorías diarias.

Y aunque esto puede parecer mucho, considere que, en términos de volumen, la mayor parte de su plato serían vegetales, ya que contienen muy pocas calorías. Por otro lado, la grasa suele ser muy alta en calorías. Por ejemplo, solo una cucharada de aceite de coco contiene alrededor de 130 calorías – las cuales en su totalidad provienen de grasa saludable.

La mayoría de las personas también consume demasiadas proteínas para tener una salud óptima. Considere la posibilidad de reducir los niveles de proteína a un gramo por kilogramo de peso corporal magro, a menos que realice actividades atléticas competitivas o esté embarazada. En libras, esto equivale a menos de medio gramo por libra de masa corporal magra.

El motivo de esta recomendación es que el consumo excesivo de proteínas (y cabe señalar que sí necesita un poco) puede tener un gran impacto en el crecimiento del cáncer, a través de su ruta mTOR (abreviatura de la diana de rapamicina en mamíferos).

Sin embargo, esta vía es ancestral, solo ha sido sometida a investigaciones científicas en los últimos 20 años. Muy probablemente a su médico nunca se le enseñó esto en la facultad de medicina y ni siquiera es consciente de ello.

En realidad, muchos nuevos medicamentos contra el cáncer están diseñados para abordar esta vía. Se ha demostrado que otros medicamentos que usan esta vía extienden radicalmente la vida útil de los animales.

Sin embargo, no necesita un medicamento para que esta vía funcione. Puede "hackear" su cuerpo a nivel biológico al restringir su consumo de proteínas y, de nuevo, reemplazar la proteína disminuida con grasas saludables.

Atención plena y movimiento continuo – 2 "fuentes de la juventud" que suelen pasar desapercibidas

Según la contundente evidencia, tener una mente en paz y un cuerpo activo son 2 factores fundamentales para la longevidad. Incluso la técnica de meditación conocida como "mindfulness" o atención plena, ha demostrado tener un efecto beneficioso sobre la expresión génica.

De acuerdo con el artículo presentado, también se ha descubierto que la meditación afecta la enzima telomerasa, que, según algunos investigadores, está involucrada activamente en el proceso de envejecimiento. En cuanto a mantener su cuerpo activo, evitar sentarse es quizás más importante que tener una constante rutina de entrenamiento.

La ciencia es muy clara en este punto: ¡Sentarse demasiado es una manera infalible de quitarle años a su vida! Y esto puede pasar aun y cuando realice ejercicio vigoroso algunas veces a la semana. Básicamente, la investigación nos señala que obsesionarse demasiado con una rutina de ejercicios una vez al día es igual a empezar la casa por el tejado.

PRIMERO, debe asegurarse de realizar movimientos más o menos continuos que no sean ejercicio como tal, ya que este es un factor de riesgo independiente para enfermedades crónicas como la diabetes y cardiopatías.

Después, deberá agregar ejercicios estructurados con el fin de obtener todos los beneficios relacionados con el ejercicio. El entrenamiento en intervalos de alta intensidad aumenta la producción de la hormona del crecimiento humano (HGH, por sus siglas en inglés), que es esencial para una salud, fuerza y vigor óptimos. En numerosas ocasiones he expuesto la importancia de Peak Fitness para su salud.

Para contrarrestar los efectos nocivos de estar sentado en mi vida personal, me he acostumbrado a configurar un temporizador que dure 15 minutos mientras estoy sentado, y cuando el temporizador activa la alarma me levanto y hago sentadillas con una pierna, realizo saltos con sentadillas o estocadas.

La clave es moverse todo el día, incluso sin hacer ejercicio, o como me gusta llamarlo, actividades de movimiento intermitente.

Para llevar un registro de los 15 minutos, uso un temporizador XNote que se puede descargar de forma gratuita. En lugar de tener una fastidiosa alarma que podría molestarlo más que cualquier otra cosa, este temporizador solo enciende una luz en su pantalla para recordarle que es hora de pararse y empezar a moverse.

Si quiere descubrir más sobre los pormenores de por qué estar sentado es tan perjudicial para su salud y qué hacer al respecto, consulte mi entrevista con el Dr. Joan Vernikos, ex director de la División de Ciencias de la Vida de la NASA y autor del libro “Sitting Kills, Moving Heals” (Sentarse mata, moverse cura)

Ser un ávido aprendiz puede ser uno de los secretos más importantes para ser longevo

La educación también está intrínsecamente correlacionada con una vida más larga. En lo personal, me parece que es fundamental ser un ávido aprendiz sin importar la edad.

Si cree que lo sabe todo por el simple hecho de haber cursado la preparatoria o universidad, le recomiendo que deje de hacerlo, pues esta idea lo llevará a la decadencia. A mi parecer, la clave es convertirse en un aprendiz de por vida.

En lo personal, aún y cuando viviera durante cientos de años, no creo que haya tiempo suficiente para que pudiera aprender todos los temas que me interesan. Ahora bien, el simple hecho de obtener acceso a la educación puede tener un gran impacto, y tal vez sea porque esto le enseña a ser un aprendiz. Tal y como se señala en el artículo presentado:

"Un informe de 2012 del Centro Nacional de Estadísticas de la Salud de los CDC encontró que las personas con un título de licenciatura o superior viven unos 9 años más en comparación con aquellas personas que no terminan la preparatoria.

James Smith, un economista de salud de la Corporación RAND, también defiende que la educación puede ser un factor aún más importante que la etnia y el ingreso económico. Las personas educadas tienen más probabilidades de obtener mejores empleos, planificar su futuro y tomar decisiones de vida más saludables".

Sus elecciones en su estilo de vida pueden prolongar su futuro

En este caso, el punto central es que puede controlar en gran medida su expectativa de vida, con base en sus elecciones personales – desde cómo piensa hasta cómo se mueve, y los alimentos que elije consumir – al igual que cuando lo hace. Para obtener una guía completa de qué alimentos consumir, consulte mi plan de nutrición gratuito que también aborda el ayuno intermitente.

Sin lugar a dudas también existe la cuestión de las exposiciones tóxicas, que pueden afectar su salud, por lo que evitar las toxinas es prioritario, junto con llevar una alimentación completa que esté basada en productos orgánicos y sin procesar. Esto incluye desechar sus productos tóxicos para el hogar, jabones, productos de higiene personal, ambientadores, aerosoles para insectos, pesticidas para el pasto e insecticidas, entre otros, y reemplazarlos con alternativas atóxicas.

Otro tema que no hemos abordado, pero que debemos mencionar, es la importancia de dormir bien y obtener las suficientes horas de sueño. En un estudio de gemelos de 22 años,8 los adultos que dormían más de 8 horas por noche, o menos de 7, mostraron un mayor riesgo de muerte.

Asimismo, no cabe duda que la calidad de su sueño también es importante, no solo la cantidad. Optimizar sus niveles de vitamina D a través de una prudente exposición solar y evitar los medicamentos recetados también contribuirá en gran medida a evitar una muerte prematura.

Al final, no existe una solución rápida en lo que se refiere a la longevidad. No existe ninguna pastilla mágica ni una fuente de la juventud. Esto hace que sea aún más imperativo encontrar un médico que conozca a la perfección los principios básicos de un estilo de vida saludable, ya que consumir medicamentos recetados probablemente lo matará antes de lo que se imagina.

Aunque algunas personas parecen haber sido bendecidas con la longevidad a pesar de sus elecciones de estilo de vida, pero representan la excepción y no la regla. Para la mayoría de los seres humanos, convertirnos en centenarios saludables requerirá un poco de esfuerzo y atención a los factores que ya han sido expuestos en el presente artículo.