Un nuevo informe facilita la compra de productos lácteos

compra de productos lácteos

Historia en Breve -

  • Muchos productos lácteos en envases de cartón muestran escenas utópicas de vacas blancas con manchas negras que pastan en colinas, cuando en realidad la leche proviene de vacas criadas en operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés)
  • Incluso muchas marcas de productos lácteos orgánicos se producen mediante prácticas agrícolas similares a las CAFO
  • El Instituto Cornucopia ha facilitado la compra de estos productos de alta calidad con el lanzamiento de su Informe de lecherías orgánicas junto con su ficha de puntuación para el 2018
  • Esta es una actualización de la versión que realizaron en 2008 y lo ayudará a elegir los lácteos que provengan de fuentes orgánicas y que utilicen solo las mejores prácticas y medidas éticas de agricultura orgánica, así como vacas alimentadas con pastura

Por el Dr. Mercola

Cuando se trata de elegir productos lácteos de alta calidad, no todo es lo que parece. Muchos de estos productos en envases de cartón muestran escenas utópicas de vacas blancas con manchas negras que pastan en colinas, cuando en realidad la leche proviene de vacas criadas en operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés). Incluso muchas marcas de lácteos orgánicos son responsables de este tipo de engaño.

Es importante que sepa de donde proviene su leche y otros productos lácteos, además de comprender cómo la forma en que las vacas son criadas afecta la calidad nutricional de la leche, sin mencionar su sabor. Asimismo, existen implicaciones ambientales, éticas y de salud pública, pues las CAFO de productos lácteos representan unos de los mayores contaminantes del planeta.

Así que, aunque la mayoría de las marcas de estos productos lo harán creer que están hechos con leche de vacas que pasan el día disfrutando del sol y el pasto, la mayor parte de su leche proviene de criaderos industriales que albergan a más de 1 000 vacas (y algunas hasta 15 000 o más).

De hecho, más de la mitad de la leche de los Estados Unidos se produce en solo el 3 % de las lecherías de dicho país.1 El Instituto Cornucopia, un grupo de interés público que apoya la agricultura orgánica y sustentable, ha facilitado la compra de productos lácteos de alta calidad con el lanzamiento de su Informe sobre Lácteos Orgánicos junto con su ficha de puntuación para el 2018.2

Esta representa una actualización de su versión realizada en 2008 y lo ayudará a elegir lácteos de fuentes orgánicas que han empleado las mejores prácticas y medidas éticas de agricultura orgánica.

Muchas lecherías orgánicas emplean las mismas prácticas de las CAFO

En su informe, "The Industrialization of Organic Dairy" (La industrialización de los lácteos orgánicos), el Instituto Cornucopia detalla la progresión constante de los productores de lácteos orgánicos en granjas industriales que utilizan prácticas dudosas para producir su leche.

Por ejemplo y pese a las regulaciones federales sobre productos orgánicos que se requieren, la industria interpreta el pastoreo de los rumiantes de diversas maneras.

Mientras que algunos productores orgánicos van más allá del requerimiento y permiten que sus vacas pacen en pastizales y sin alimentarlos con granos la mayor parte del tiempo; otros utilizan prácticas similares a las empleadas por las CAFO, como alimentar grandes cantidades de granos transgénicos (GE, por sus siglas en inglés) y mantener a las vacas en hacinamientos.

¿Cómo es posible que tanto una granja que cría vacas en pastizales, como una que rara vez lo hace, cumplan los requisitos para obtener el mismo sello de producto orgánico?

El problema yace en el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), que delega la interpretación de los estándares a las agencias de certificación que son contratadas por granjas particulares.

"Muchas de las agencias más grandes (California Certified Organic Farmers, Quality Assurance International, Oregon Tilth, entre otras) han realizado las interpretaciones más liberales para entender los estándares de productos orgánicos. Algunas de estas interpretaciones laxas han sido cuestionadas como ilegales", según Cornucopia.3

Resulta revelador que, según el informe, Texas produzca 1.4 veces más productos orgánicos que Wisconsin (un estado conocido como la "tierra de la leche"), aún y cuando solo existen 6 productores orgánicos en el estado – en comparación con los 453 en Wisconsin.

En los Estados Unidos, el valor de la industria de los productos orgánicos asciende aproximadamente a los 47 000 millones de dólares, y los productores industriales de lácteos orgánicos están ansiosos por obtener su ganancia.

Las ventas de leche orgánica se han incrementado en más del triple desde 2007 hasta 2015, incluso cuando las ventas de leche convencional disminuyeron. De forma paralela, la cantidad de vacas criadas de manera orgánica aumentó en un 13 % entre 2008 y 2015, pero la cantidad de productos lácteos orgánicos producidos aumentó un 35 %.4

La Alianza de Lecheros Orgánicos del Noreste (NODPA, por sus siglas en inglés) atribuyó parte del aumento a "mejores prácticas", sin embargo, otras fuentes, como una investigación del The Washington Post, sugieren que probablemente escatimar en prácticas orgánicas sea una explicación más adecuada.5

La NODPA incluso señaló que la razón que subyace este gran incremento es "el aumento en las manadas de mayor tamaño, donde las vacas son alimentadas en el granero en lugar de salir a pastar tal y como lo establecen las regulaciones de productos orgánicos".6

Como se podría sospechar, el aumento en la demanda no ha sido la panacea para las granjas familiares que utilizan prácticas orgánicas, pues se ha creado un excedente de leche orgánica que ha reducido los precios. De acuerdo con el Instituto Cornucopia:7

"[U]n excedente actual en la leche orgánica, sobre todo impulsado por fuentes industriales, ahora ejerce una fuerte presión a la baja sobre los precios de producción agrícola. Esta presión a la baja también está, en algunos casos, colocando a los agricultores en contingentes que pueden crear una profunda presión económica.

Esta leche orgánica industrializada no solo socava los medios de subsistencia en las granjas familiares, sino que también daña a los auténticos productores orgánicos al incitar la desconfianza entre los consumidores.

Si los consumidores no confían en las etiquetas de los productos orgánicos, la seguridad del mercado que le ha permitido a los agricultores éticos generar un salario digno podría desaparecer".

El USDA no hace lo suficiente para proteger la integridad del etiquetado de productos orgánicos

Este es un típico caso donde se le encomiendan las ovejas al lobo, pues los agricultores contratan sus propias agencias de inspección para cumplir con las normas establecidas por el USDA. Aun y cuando se encuentren infracciones, por lo general estas se consideran una amonestación menor en materia de sanciones.

Por ejemplo, si bien el USDA sancionó en 2007 a Aurora Organic Dairy por violar intencionalmente las normas de sus productos orgánicos, se permitió que la granja siguiera funcionando tras haber llegado a un acuerdo.8

En 2017, algunos problemas salieron a la luz de inmediato cuando The Washington Post visitó Aurora Organic Dairy, una granja industrial masiva con 15 000 vacas que ha surtido diversas marcas propias y orgánicas a corporaciones como Walmart, Target y Costco.

Se supone que las vacas tienen acceso a los pastizales durante toda la temporada de apacentamiento, sin embargo, la investigación reveló que, en un momento dado, el 90 % se mantuvo en cebaderos de engorda y no en pastizales.

De hecho, The Post tenía muestras de la leche orgánica de Aurora que analizó para determinar "un indicador clave de la alimentación con pastura" (su perfil de ácidos grasos), y reveló que la leche coincidía con el perfil de la convencional y no de la orgánica.

Los inspectores visitaron la granja, sin embargo, lo hicieron en noviembre, un mes que no es temporada de apacentamiento, lo que significa que no tenían manera de saber si los hábitos de apacentamiento de la lechería cumplían con los requisitos para los productos orgánicos. La inspección durante este tiempo representa un incumplimiento en la política de inspección del USDA.

Sin embargo, en septiembre de 2017, el USDA cerró la investigación sobre la lechería e indicaron que cumplía las normas para productos orgánicos.9

"Por desgracia, la agencia federal [el USDA] no habla mucho sobre el tema [de la industrialización de lácteos orgánicos]", señaló Cornucopia.

"La mayoría de las graves acusaciones entorno a las irregularidades son redirigidas por el USDA para investigar las agencias certificadoras de productos orgánicos que, en algunos casos, parecen ser cómplices de las violaciones a los estándares para dichos productos. En otros casos, el USDA y las agencias sugieren que las graves violaciones representan una aberración para la industria".10

¿Por qué es importante elegir lácteos orgánicos que realmente provengan de vacas alimentas con pastura?

Existen buenas razones para buscar productos lácteos orgánicos que realmente provengan de vacas alimentadas con pastura y criadas conforme a los más altos estándares.

La leche de las vacas criadas principalmente en pastizales ha demostrado ser más rica en muchos nutrientes, como en vitamina E, betacaroteno, grasas saludables omega-3 y ácido linoleico conjugado (CLA, por sus siglas en inglés).11

El perfil mejorado de ácidos grasos en la leche orgánica y los productos lácteos de vacas alimentadas con pastura eleva la proporción de omega-6 a omega-3 a una proporción aproximada de 1 a 1, en comparación con 5.7 a 1 en la leche entera convencional.

Esto es importante, ya que la mayoría de las personas en los Estados Unidos consume de 10 a 15 veces más la cantidad de omega-6 en comparación con lo que consumen de omega-3.12

"Debido al usual consumo alto de productos lácteos per cápita en comparación con la mayoría de las otras fuentes de ácidos grasos omega-3 y ácido linoleico conjugado, estas diferencias en la leche de vacas alimentadas con pastura pueden ayudar a restaurar un equilibrio histórico de ácidos grasos y tienen el potencial de reducir el riesgo de enfermedades tanto cardiovasculares como metabólicas", señalaron los investigadores.13

A nivel ambiental, criar animales en pastizales utilizando sistemas rotativos o regenerativos, puede aumentar la materia orgánica del suelo, así como su fertilidad y capacidad para retener el agua. Al mismo tiempo reduce naturalmente la erosión y fomenta la diversidad de cultivos.

Por el contrario, las CAFO contribuyen a la propagación de enfermedades resistentes a los antibióticos y producen cantidades masivas de desechos que contaminan las vías fluviales de todo el mundo.

Por desgracia, puesto que los agricultores siembran especialmente arroz, soya y maíz (incluido el alimento para las CAFO), más del 75% de la diversidad genética de los cultivos ha desaparecido desde 1900, lo que ha dejado a los campos cada vez más vulnerables a plagas, enfermedades y sequías.14

La "Union of Concerned Scientists" (Unión de Científicos Conscientes), que fue una de las primeras en comparar los niveles de grasa en la carne de res y productos lácteos convencionales con variedades alimentadas con pastura, también proclamó los méritos de los alimentos procedentes de animales alimentados con pastura:15

"Criar ganado en pastizales disminuye el daño ambiental, mejora la salud de los animales y reduce el uso de antibióticos. Durante la última década, diversos estudios científicos han demostrado que la carne y la leche de los animales criados en pastizales tienen un mayor contenido en grasas que pueden proporcionar múltiples beneficios para los humanos".

Ficha de puntuación para lecherías orgánicas del Instituto Cornucopia

Existen algunas maneras de determinar la calidad de sus lácteos orgánicos, una es entablar cierta relación con un granjero de confianza que produzca leche de vacas alimentadas con pastura. Si no conoce a ninguno en su área, o vive en una zona urbana, los mercados de agricultores pueden ser una segunda opción.

Además, si va a comprar sus productos lácteos en una tienda de abarrotes, antes de hacerlo consulte la ficha de puntuación para lecherías orgánicas del Instituto Cornucopia (disponible solo en inglés solamente). La ficha califica a más de 160 lecherías con base en prácticas, tales como:

  • El porcentaje de pastura que consume una vaca
  • La cantidad de pastura disponible para el apacentamiento
  • El nivel de control que tiene una marca sobre su suministro de leche
  • La manera en que los proveedores de productos agrícolas amplían su ganado productor de leche (¿traen vacas criadas de manera convencional u orgánica?)

A las lecherías se les da una clasificación ilustrada de 1 a 5 vacas, donde 5 equivale al mejor criterio de referencia (asimismo, existen compañías con 0 vacas, que se negaron a participar en la investigación de Cornucopia):

5 vacas son el mejor criterio de referencia en la producción lechera, y representa granjas familiares de pequeña a mediana escala en las que los pastizales y forraje constituyen la mayor parte de la alimentación de los animales, y en ocasiones, su totalidad.

La mayoría de estas marcas van más allá de los estándares orgánicos y pueden adquirirse en mercados de agricultores, cooperativas y tiendas de alimentos independientes.

4 vacas equivalen a una referencia "excelente" pues están comprometidas con el apacentamiento y también pueden obtener alimento orgánico certificado de fuentes externas. Si la marca obtiene leche de diversas granjas, la administración mantiene una estricta supervisión y control sobre las prácticas agrícolas.

3 vacas aún equivalen a una "muy buena" referencia y cumplen con los estándares mínimos del USDA, esto incluye al requisito mínimo de apacentamiento. Si se compran animales de sustitución, estos pueden provenir de fuentes convencionales donde fueron alimentados con antibióticos y/o granos transgénicos.

2 vacas significan que la marca es "buena" y cumple en cierta medida los estándares federales para los productos orgánicos. "Los productos lácteos de marca propia suelen obtener en esta categoría ya que pueden obtener toda, o parte, de su leche de fuentes de ganadería industrializada.

Según Cornucopia, "estas marcas pueden tener poco control sobre su suministro de leche debido a la limitada supervisión en las granjas que suministran su leche".

1 vaca es una clasificación que se le otorga a los establecimientos lecheros de escala industrial que "eluden o tergiversan los requisitos de apacentamiento" y que suelen albergar a miles de vacas en su granja.

"En general, los productos de marca propia obtienen esta categoría debido a su falta de transparencia y al hecho de que la mayoría obtiene un poco de su leche de granjas industriales", afirmó Cornucopia.

La ficha de puntuación para productores de yogurt revela la verdad sobre el yogur "saludable"

Quizás vea que muchas de las marcas en la ficha de puntuación para lecherías de Cornucopia también se recomiendan ampliamente en la ficha de puntuación para productores de yogurt (disponible solo en inglés solamente).

Se actualizó en julio de 2018 y además de evaluar la calidad de su leche, los yogures se clasifican en función del azúcar total y si tienen aditivos como conservadores, estabilizadores, espesantes, colores y sabores artificiales o carragenano.

Si examina detenidamente la ficha, la mayoría de los yogures comerciales están tan repletos de azúcar y otros aditivos que son todo menos alimentos saludables. Sin embargo, es fácil hacer su propio yogur saludable; todo lo que necesita es leche orgánica sin pasteurizar que provenga de vacas alimentadas con pastura y un cultivo iniciador para yogurt.

Además de consultar las fichas de puntuación para lecherías del Instituto Cornucopia, también puede identificar los productos lácteos de alta calidad buscando el logotipo de la Asociación Estadounidense de Grassfed (AGA).

Este estándar permite una mayor transparencia y conformidad,16 asimismo, su fin es garantizar que los animales se les haya dado un trato digno, además de cumplir con las expectativas del consumidor sobre los productos lácteos de vacas alimentadas con pastura, de una manera que, a la vez, sea viable para los pequeños agricultores.

El logotipo AGA en un producto le permite saber que los animales fueron alimentados toda su vida únicamente con forraje, que fueron criados en pastizales (no en hacinamientos) y que no fueron tratados con hormonas o antibióticos.17

Le recomiendo que busque el certificado de la AGA para productos lácteos a medida que estén disponibles y evite apoyar marcas de productos orgánicos que son industriales, pero se hacen pasar por auténticos.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo