Remedios ecológicos, sencillos y económicos que puede preparar en casa

remedios naturales caseros

Historia en Breve -

  • El "Greenwashing" es una forma de atraer clientes al etiquetar productos como ecológicos cuando es posible que no lo sean
  • Al usar cosméticos convencionales todos los días, su cuerpo puede absorber casi 5 libras de productos químicos cada año
  • Hoy en día es posible comercializar cosméticos sin necesidad de ningún tipo de aprobación
  • Si desea optar por productos para el cuidado personal sin químicos peligrosos, asegúrese de revisar las etiquetas y evitar los parabenos, ftalatos, almizcles, fragancias artificiales, metilisotiazolinona (MIT), tolueno, aceite mineral, parafina y petrolato

Por el Dr. Mercola

¿Sabía que una de las alternativas más simples, menos costosas y atóxicas a los desodorantes y antitranspirantes es simplemente usar jabón común?

No he usado desodorantes o antitranspirantes durante más de tres décadas. La mayoría de las personas no se percatan de esto, pero las manchas en las axilas de su ropa en realidad son producidas por los químicos de estos productos, no por el sudor. Evitar los desodorantes y antitranspirantes solo es una forma de reducir su carga tóxica.

Me gusta promover soluciones sensatas y atóxicas para los productos y remedios repletos de sustancias químicas que la mayoría de las personas usa todos los días.

Productos para el cuidado personal disfrazados de orgánicos y ecológicos

Las ventas de productos ecológicos u orgánicos para el cuidado personal han aumentado exponencialmente. Pero a medida que la demanda de productos naturales y orgánicos ha aumentado, también lo ha hecho la práctica del "greenwashing" o afirmaciones imprecisas de que un producto es ecológico.

Como se muestra en la lista a continuación, hay una serie de estrategias de "greenwashing" a tener en cuenta si aún compra estos productos en lugar de elaborarlos por su cuenta.

Primera categoría: Promocionar lo que se ha eliminado de un producto.

Por ejemplo, una crema para afeitar afirma que no contiene CFC: clorofluorocarbonos. Cuando los CFC en realidad fueron prohibidos en 1978; si el producto tuviera CFC, sería ilegal.

Segunda categoría: No proporcionar evidencia.

Una marca de vasos afirma contener material reciclado… pero no explica cuánto, ni cuál es la fuente.

Tercera categoría: Compensaciones ambientales.

Un tipo de botella de agua usa 30 % menos plástico que otras botellas. Sin embargo, dicho producto sigue comercializándose en todo el país.

Cuarta categoría: Sellos otorgados a sí mismos, por compañías que certifican sus envolturas por cuenta propia en lugar de obtener sellos imparciales autorizados por terceros.

Una marca de limpiadores usa un sello de hoja verde. Pero lo único que significa es que fue la misma empresa quien lo colocó ahí.

Quinta categoría: Productos que no cumplen con las regulaciones ambientales.

Una empresa anunció que un refrigerador cumplía con el estándar Energy Star, pero luego reconoció que era falso.

Sustancias químicas que definitivamente debe evitar

¿Sabía que, si usa cosméticos convencionales todos los días, su cuerpo puede absorber casi 5 libras de productos químicos cada año? Muchos de los cuales se han relacionado con efectos secundarios mortales como el cáncer.

La Ley de Control de Sustancias Tóxicas (TSCA, por sus siglas en inglés) le exige a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos recopilar y archivar una lista de sustancias químicas fabricadas o procesadas en los Estados Unidos.1

Hay alrededor de 85 000 sustancias químicas en esta lista, pero la misma EPA desconoce en gran medida los efectos que estas representan en la salud humana y el medioambiente.

Muy pocas sustancias químicas cumplen con las pruebas de seguridad, pero incluso las que sí cumplen con estas pruebas, no necesariamente son seguras. Parte de esto se debe a que las pruebas de seguridad por lo general evalúan una sola sustancia química a la vez y en condiciones de laboratorio.

La manera en la que está expuesto a las sustancias químicas ─ya sea en combinación o en un sinnúmero de situaciones en su estilo de vida─ puede incrementar su toxicidad de manera exponencial.

A continuación, le ofreceré algunas alternativas simples y atóxicas para ayudarle a evitar algunos de estos productos químicos peligrosos que puede encontrar en muchos productos para el cuidado personal:

Parabenos Un químico que se encuentra en los desodorantes axilares y otros cosméticos que ha demostrado imitar la acción de la hormona femenina estrógeno, lo cual puede impulsar el crecimiento de tumores de mama en humanos.

Ftalatos — Ingredientes plastificantes (presentes en casi tres cuartos de los 72 productos evaluados por el Grupo de Trabajo Ambiental), los cuales se han relacionado con defectos de nacimiento en el sistema reproductivo de los niños y menor motilidad espermática en hombres adultos, entre otros problemas.

Almizcles — Se utilizan como fragancias que se pueden acumular en el cuerpo y se han relacionado con la irritación de la piel, disrupción hormonal y cáncer, según estudios de laboratorio.

Ftalatos — Ingredientes plastificantes (presentes en casi tres cuartos de los 72 productos evaluados por el Grupo de Trabajo Ambiental), los cuales se han relacionado con defectos de nacimiento en el sistema reproductivo de los niños y menor motilidad espermática en hombres adultos, entre otros problemas.

Fragancias artificiales Que se encuentran entre los cinco principales alérgenos conocidos, pueden causar asma y desencadenar ataques asmáticos.

Metilisotiazolinona (MIT) Un químico utilizado en el champú para prevenir el desarrollo de bacterias, que puede causar efectos perjudiciales en su sistema nervioso.

Tolueno — Está hecho de petróleo o alquitrán de hulla, y se encuentra en la mayoría de las fragancias sintéticas. La exposición crónica a este químico está relacionada con la anemia, disminución del recuento de células sanguíneas, daño hepático o renal, y podría afectar a un feto en desarrollo.

Aceite mineral, parafina y petrolato — Estos productos cubren la piel como plástico, obstruyendo los poros y provocando la acumulación de toxinas. También ralentizan el desarrollo celular, lo que puede hacer que muestre signos de envejecimiento prematuros, además se sospecha que son una causa de cáncer y trastornos de la actividad hormonal.

Recomiendo bastante utilizar la base de datos "Skin Deep" del Grupo de Trabajo Ambiental2, donde puede buscar una amplia variedad de productos y marcas para descubrir de qué están hechos en realidad y si son seguros o no.

Ser selectivo y usar solo productos hechos de ingredientes reales, reconocibles, naturales y orgánicos con el sello de productos Orgánicos Certificados por el USDA, es su mejor alternativa al comprar productos que ingresarán a su cuerpo o que colocará sobre su piel.

El problema es que no hay certificaciones federales ni recomendaciones oficiales para los productos de belleza, por lo que cualquiera puede afirmar que un producto es natural u orgánico. Algunos productos de belleza "orgánicos" contienen un porcentaje de un solo dígito de ingredientes orgánicos.

¿Por qué son necesarios los productos de belleza naturales y orgánicos?

Colocar químicos sobre su piel en realidad es mucho peor que ingerirlos debido a que cuando consume algo, las enzimas en su saliva y estómago ayudan a descomponerlo y expulsarlo de su cuerpo.

Sin embargo, cuando coloca productos químicos en la piel, estos se absorben directamente en el torrente sanguíneo sin ningún tipo de filtración, por lo que nada lo protege contra las toxinas. Por lo tanto, la mayoría se dirige directamente a sus delicados órganos.

Si un producto incluye muchos ingredientes de nombres largos y complejos, puede que no sea seguro. Es probable que la anterior sea la forma más sencilla de encontrar productos inocuos.

Recuerde que los productos para el cuidado personal verdaderamente orgánicos no contienen conservadores, aunque podrían contener ingredientes antimicrobianos y antimicóticos naturales como el extracto de semilla de toronja o vitaminas antioxidantes (A, C y E), que tienen todos los beneficios de un conservador, pero ninguno de sus efectos secundarios peligrosos.

Productos de belleza caseros y fáciles de preparar

Creo que la manera más fácil de asegurarse de no exponerse a agentes que podrían ser peligrosos es simplemente elaborar sus propios productos para el cuidado personal con ingredientes naturales y simples que quizá muchas personas ya tengan en su hogar.

En seguida se encuentran algunas de mis recomendaciones:

Cremas hidratantes totalmente naturales — El aceite puro de emú es una excelente alternativa a las cremas y lociones hidratantes faciales y corporales, al igual que el aceite puro de coco. Es un hidratante increíble y una poderosa fuente de ácido láurico graso beneficioso.

Solución contra el acné completamente natural — Frotar una sola gota de aceite de orégano en un brote de acné puede acelerar la cicatrización y evitar marcas antiestéticas sin recurrir a fuertes medicamentos comerciales para el acné (recuerde lavarse bien las manos al final).

Desodorante totalmente natural — Aconsejo suspender TODOS los antitranspirantes. El agua y jabón comunes funcionan bien. Si aún así necesita de más ayuda, pruebe una pizca de bicarbonato de sodio mezclado con agua como desodorante efectivo para todo el día.

Jabones y champús totalmente naturales — Puede encontrar buenos jabones libres de químicos en muchas tiendas de alimentos saludables.

Es muy fácil encontrar recetas para elaborar sus propios productos caseros de belleza si tiene acceso a Internet. Solo busque "cosméticos caseros" en Google y obtendrá más de 14 millones sitios web de recetas e instrucciones. Recomiendo consultar la base de datos "Skin Deep"3 del Grupo de Trabajo Ambiental con el fin de obtener muchas alternativas saludables.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario