ADVERTENCIA: Los recipientes de plástico sin BPA pueden ser igual de nocivos

bpa

Historia en Breve -

  • Los químicos plásticos pueden filtrarse de los recipientes de plástico, y de hecho así lo hacen, lo cual contamina tanto alimentos como bebidas
  • Entre los químicos más peligrosos que conocemos hasta la fecha se encuentran el bisfenol-A (BPA) y los ftalatos, los cuales mimetizan a las hormonas en su cuerpo
  • La toxicidad ovárica parece ser una característica particularmente notoria del BPA. Investigadores de Harvard han descubierto que los niveles más altos de BPA en las mujeres están relacionados con un menor número de óvulos fértiles
  • En respuesta a la demanda de productos sin BPA, muchos fabricantes han optado por utilizar otro producto químico llamado bisfenol-S (BPS), que parece ser igual de tóxico que el BPA
  • El estireno, que se encuentra en las tazas de poliestireno extruido, puede ser "un agente previsto anticipadamente como un carcinógeno humano", de acuerdo con los científicos del National Research Council (Centro Nacional de Investigación)

Por el Dr. Mercola

En el pasado, se pensaba en el plástico como una sustancia inerte, sin embargo, ahora sabemos que los químicos plásticos pueden filtrarse de los recipientes de plástico, y de hecho así lo hacen, lo cual contamina tanto alimentos como bebidas en su interior.

Entre los químicos más peligrosos que conocemos hasta la fecha se encuentran el bisfenol-A (BPA) y los ftalatos, los cuales mimetizan a las hormonas en su cuerpo. Incluso pequeñas concentraciones pueden ocasionar diversos problemas, y es probable que esté expuesto a una gran variedad de fuentes.

Aparte de los productos enlatados, se encuentran en recipientes reutilizables para alimentos, envoltorios de plástico, botellas de agua, productos para el cuidado personal... y lo que sea. En respuesta a la demanda de productos sin BPA, muchos fabricantes han optado por utilizar otro producto químico llamado bisfenol-S (BPS).

Por desgracia, el BPS parece ser igual de tóxico, si no es que más, que el BPA. Un informe1 de la revista digital Mother Jones publicado a principios del 2014 acusó a la industria de los plásticos de utilizar una campaña similar a la del tabaco para ocultar los resultados que relacionan sus productos con diversos problemas de salud. Hace poco, Scientific American2 señaló que:

"El BPS fue un sustituto favorable porque se pensaba que era más resistente a la lixiviación. Según la noción en cuestión, si las personas consumieran menos cantidad de la sustancia química, esta no causaría ningún daño o solo lo haría de manera mínima.

Sin embargo, el BPS sigue estando disponible. Casi el 81 % de las personas en los Estados Unidos tienen niveles detectables de BPS en la orina. Y una vez que ingresa al cuerpo, puede afectar a las células de maneras muy similares al BPA".

Riesgos del bisfenol-A (BPA)

El bisfenol-A (BPA), que mimetiza al estrógeno, se ha relacionado con diversos problemas de salud, entre ellos:

Daño estructural a su cerebro

Cambios en la conducta por género y comportamiento sexual anormal

Hiperactividad, mayor agresividad y problemas de aprendizaje

Pubertad precoz, estimulación del desarrollo de las glándulas mamarias, ciclos reproductivos interrumpidos, disfunción ovárica e infertilidad3

Mayor formación de grasa y riesgo de obesidad

Estimulación de las células de cáncer de próstata

Función inmunológica alterada

Aumento del tamaño de la próstata y menor producción de esperma

Las sustancias químicas que provocan alteraciones endocrinas pueden afectar su fertilidad y desarrollo sexual

La toxicidad ovárica parece ser una característica particularmente notoria del BPA. Investigadores de Harvard han descubierto que, en el caso de las mujeres, los niveles más altos de BPA están relacionados con un menor número de óvulos fértiles. De acuerdo con el diario The New York Times:4

"El cúmulo de investigación aumenta la preocupación cada vez mayor entre los científicos de que la exposición infantil al BPA puede contribuir a la infertilidad femenina, y que la exposición de los adultos puede resultar en una vida reproductiva más corta.

'Me parece que la mayoría de los científicos que ejercen en la actualidad coinciden en que el BPA es un tóxico para los ovarios', dijo el Dr. Flaws.

Una revisión de la investigación sobre el BPA, publicada en el verano de 2014 en la revista Environmental Health Perspectives,5 observó que la toxicidad ovárica es uno de los efectos más consistentes y fuertes que se hayan encontrado 'tanto en modelos animales como en mujeres'".

Mientras tanto, en Suecia, un aumento en el número de niños que nacieron con una deformación en el pene –una afección conocida como hipospadias– tiene a los investigadores perplejos. Asimismo, un aumento considerable se presentó en los niños que nacieron después de 1990, casi el doble comparado con décadas anteriores.6

Las hipospadias son un defecto congénito en el que la abertura de la uretra se encuentra en la parte inferior del pene y no en el extremo, lo que afecta tanto la micción como la función sexual. Hoy por hoy, los científicos especulan si los químicos que alteran el sistema endocrino, como el BPA y los ftalatos, pueden ser los responsables.

Los investigadores también han señalado los vínculos entre los ftalatos y la infertilidad. Un informe en la revista Chemical and Engineering News7 analiza los recientes hallazgos8 que sugieren un mecanismo de acción para este enlace. Los investigadores encontraron que la exposición a los ftalatos se correlaciona con un biomarcador para el daño oxidativo del ADN.

Si bien esto se mantuvo tanto en hombres como en mujeres, el efecto fue más fuerte en las mujeres. Las mujeres también tenían concentraciones de orina más altas de todos los metabolitos de ftalato, excepto uno. Se sospecha que los cosméticos son los principales responsables y representan los diferentes niveles en hombres y mujeres.

El BPS parece ser igual de nocivo que el BPA

Como se mencionó, muchos fabricantes simplemente están cambiando el BPA por BPS, lo que les permite adherir en sus productos la tan codiciada etiqueta "sin BPA". Sin embargo, al parecer el BPS conlleva muchas de las mismas inquietudes del BPA.

El año pasado, los investigadores de la división de medicina de la Universidad de Texas descubrieron que incluso concentraciones diminutas de BPS (menos de una parte por billón), pueden alterar el funcionamiento celular. Los trastornos metabólicos como la obesidad, diabetes e incluso el cáncer son posibles derivaciones de tales trastornos.

En esencia, aunque los fabricantes no mienten al afirmar que sus productos "no contienen BPA", tampoco están diciendo toda la verdad.

Muchos solo han intercambiado un producto químico que provoca alteraciones endocrinas por otro, y los consumidores preocupados por su salud pueden dejarse llevar por una falsa sensación de seguridad que les concede dicha etiqueta. Según el artículo presentado:9

"Un estudio realizado en 2011 y publicado en Environmental Health Perspectives10 encontró que casi todos los 455 plásticos disponibles en el mercado que se analizaron, lixiviaron sustancias químicas estrogénicas.

Este estudio dio pie a una amarga contienda legal entre Eastman Chemical Co. y el autor del estudio, George Bittner, profesor de neurobiología en la Universidad de Texas en Austin y fundador de CertiChem y PlastiPure, dos compañías diseñadas para probar y descubrir plásticos no estrógenicos.

Bittner afirmó en el informe revisado por pares que el producto, Tritan de Eastman, que se comercializa como un artículo sin lixiviación estrogénica, en efecto exhibió dicha actividad.

Eastman alegó lo contrario y presentó una demanda. Un jurado federal falló a favor de este último, bajo la premisa que los métodos de prueba de Bittner eran inadecuados ya que las pruebas se realizaron in vitro y en una placa de Petri, en lugar de in vivo y en un animal vivo".

Las pruebas con animales muestran que el BPS afecta la función del cerebro y el corazón

Tras haber aprendido la lección, los investigadores ahora están enfocando sus investigaciones en pruebas con animales vivos,11 y los resultados señalan que el BPS no es una alternativa más saludable:

Los investigadores que estudian los efectos del BPS en embriones de peces cebra encontraron que los peces expuestos a la sustancia en concentraciones similares a las encontradas en el agua de un río cercano, experimentaron un crecimiento neuronal explosivo, lo que llevó a un comportamiento hiperactivo y errático conforme los peces fueron creciendo.

Los embriones de peces expuestos al BPS tuvieron un aumento del 170 % en el crecimiento neuronal; mientras que los expuestos al BPA tuvieron un incremento del 240 %

Otro estudio con ratas encontró que la exposición a BPA o BPS causó arritmia en las hembras. En este caso, la dosis utilizada fue similar a las concentraciones encontradas en humanos. Los investigadores descubrieron que el BPS bloqueaba un receptor de estrógeno que solo se encontraba en las hembras, lo que alteraba los canales de calcio. Esta es otra causa común de la arritmia en los seres humanos

La raíz del problema se remonta a la falta de regulación; ninguna agencia realiza pruebas de toxicidad adecuadas antes de que un producto químico sea permitido en el mercado. Prohibir el BPS no resolverá este problema, ya que existen muchos tipos de bisfenoles, y cambiar uno por otro no es otra cosa más que un tóxico juego aleatorio.

En la actualidad, es posible que esté pagando más por un producto "sin BPA" que no es más seguro que la antigua variedad con el contaminante... De igual forma, está expuesto a muchos otros productos químicos gracias a los envases de alimentos y bebidas,12 los cuales en su mayoría no tienen etiquetas de advertencia en lo absoluto.

Otro producto químico que figura en la lista de sustancias que suscitan gran preocupación es el estireno, que se encuentra en los vasos de poliestireno extruido. De acuerdo con los científicos del National Research Council (Centro Nacional de Investigación), el estireno puede ser "un agente previsto anticipadamente como un carcinógeno humano".13

El calor y el almacenamiento prolongado aumentan la lixiviación de la mayoría de los químicos plásticos, sino es que de todos, de sus respectivos recipientes y esto puede ser de especial preocupación en lo que respecta al poliestireno extruido, ya que los vasos de espuma se utilizan casi exclusivamente para bebidas calientes.

Los ftalatos: La fuerza industrial de los disruptores sexuales

Luego, por supuesto, tenemos a los ftalatos, que se utilizan como plastificantes en todo, desde pisos de vinilo hasta detergentes y juguetes. Este disruptor hormonal también se puede encontrar en jabones, champús y cosméticos de todo tipo. ¡Incluso se utilizan como aditivos alimentarios!14 La investigación ha relacionado los ftalatos con la feminización de los machos en todas las especies.

Estos químicos han alterado los sistemas endocrinos de la vida silvestre, lo que ha generado cáncer testicular, deformaciones genitales, bajo recuento de espermatozoides e infertilidad en osos polares, venados, ballenas y nutrias, solo por mencionar algunos animales.

Asimismo, los científicos creen que los ftalatos son responsables de un patrón similar en los humanos. Como puede ver, los efectos de su exposición, que se muestran a continuación, son muy similares a los de los bisfenoles (BPA y BPS), lo cual era de esperarse, ya que todos alteran el sistema endocrino y las hormonas sexuales:

Trastornos en la lactancia

"Menor síndrome de disgenesia": Un síndrome que involucra criptorquidismo (testículos no descendidos), hipospadias (defecto de nacimiento en el que la apertura de la uretra está en la parte inferior del pene, en vez de en la punta) oligospermia (conteo bajo de espermas) y cáncer testicular.

Interferencia con la diferenciación sexual en el útero

Glándulas prostáticas engrandecidas

Daños en los ciclos ovulatorios y síndrome de ovario poliquístico (PCOS)

Numerosas interrupciones hormonales

Pubertad temprana o retardada

Cáncer de seno y fibromas uterinos

La industria química está reutilizando las tácticas de la industria tabacalera

El programa televisivo Democracy Now ha revelado la forma en que la industria química está utilizando las mismas tácticas por las que la industria tabacalera se volvió tan célebre. La única diferencia es que aún no han sido reveladas, mientras que la industria tabacalera no tuvo otro remedio más que admitir los riesgos de sus productos.

Por ejemplo, muchos de los estudios que no encontraron efectos adversos en el BPA fueron financiados por la industria química y aquí hay un entramado oculto; los estudios financiados por la industria se publican en ciertas revistas que, en muchos casos, comparten vínculos con la industria tabacalera.

La industria química también se ha basado en científicos que previamente han ayudado a desacreditar las pruebas empíricas que vinculan el fumar y la exposición al humo de segunda mano con diversas enfermedades.

Por lo tanto, la industria química no solo ha tomado prestadas las estrategias de la industria tabacalera para mantener sus productos en el mercado, sino que también recurre a sus "expertos" para respaldar sus afirmaciones de inocuidad.

Ahora es un hecho histórico que la industria tabacalera ocultó deliberadamente pruebas que relacionan el consumo de tabaco con problemas de salud como el cáncer de pulmón, y de forma paralela, la industria química está haciendo exactamente lo mismo; está utilizando las mismas tácticas y expertos a los que la industria tabacalera en su momento recurrió.

Pongamos por caso el de un químico en particular que se convirtió en el foco de la investigación de Mariah Blake para Mother Jones: El Tritan, realizado por Eastman Chemical. De acuerdo con la experta, varios científicos independientes han analizado este producto y encontraron que exhibe actividad estrogénica. De hecho, es MÁS estrogénico que el policarbonato, un plástico que contiene BPA.

Los documentos internos publicados durante el curso de una demanda contra Eastman Chemical revelan que la compañía silenció pruebas donde se demuestra que el Tritan es estrogénico.

Algo que resulta sorprendente, pero cierto, es que se utilizan casi 80 000 productos químicos en diversos productos a la venta en los Estados Unidos, y solo una pequeña fracción de ellos se ha sometido a pruebas de inocuidad.

Y, debido a la falta de regulación, cuando un producto químico como el BPA se retira de la producción, la industria simplemente lo reemplaza por otro producto químico que no ha sido sujeto a lo análisis...

Es como un interminable círculo vicioso en el que en cuanto se detecta que un producto químico es peligroso, otro lo sustituye y se le permite causar estragos durante décadas hasta que alguien se dé cuenta del peligro que supone.

Por muy ilógico que parezca, la industria química es un campo muy poco regulado, y como tal, representa un enorme peligro para la salud humana. Las minutas difundidas en una reunión de 2009 de la BPA Joint Trade Association (Asociación Comercial Conjunta de BPA) también resultan reveladoras.

Algunos de los miembros que forman parte de dicha asociación son el American Chemical Council (Consejo Químico Americano), el American Chemistry Council (Consejo Americano de Química), Coca-Cola, Del Monte y muchos otros. En esta reunión, analizaron diversas estrategias de comunicación, como la que denominaron "tácticas de miedo".

Un ejemplo de esta estrategia sería emplear frases como "¿Le gustaría quedarse sin acceso a la comida para bebés?"

Los asistentes estuvieron de acuerdo en que "la portavoz del santo grial" sería "una joven madre embarazada que estaría dispuesta a hablar en todo el país sobre los beneficios del BPA".

Como señaló Mariah Blake, uno de los aspectos más perturbadores de los esfuerzos de la industria química para ocultar sus peligrosos efectos es que se dirigen deliberadamente a aquellos que son más vulnerables, como los niños pequeños y las mujeres embarazadas.

Consejos para reducir su exposición a sustancias químicas plásticas que son disruptores endocrinos

Para evitar que se filtren toxinas químicas en sus alimentos y bebidas, opte por el vidrio en vez del plástico, en especial cuando deba elegir productos que entrarán en contacto con sus alimentos o bebidas, o bien, aquellos para mujeres embarazadas, bebés y niños.

Lo mismo para los productos enlatados, los cuales son una fuente importante de BPA, por lo que, en la medida de lo posible, elija productos en frascos, en lugar de alimentos enlatados, u opte por alimentos enteros y frescos.

De igual forma le recomiendo evitar los juguetes de dentición hechos de plástico para los más pequeños. Si tenemos en cuenta su ubicuidad, puede ser casi imposible evitar todas las fuentes de exposición al BPA, BPS, ftalatos y toxinas similares, pero sin duda alguna puede reducir su exposición drásticamente al tomar decisiones mejor informadas.

Para limitar su exposición, le ruego que considere las siguientes sugerencias:

Solo use biberones y platos de vidrio para su bebé

Deshágase de sus platos y vasos de plástico, y reemplácelos con variedades de vidrio

Dele a su bebé juguetes de tejidos naturales en lugar de aquellos hechos de plástico

Guarde sus alimentos y bebidas en envases de vidrio

Si elige usar un microondas, caliente los alimentos en recipientes de vidrio, no de plástico

Use tazas de café para llevar hechas de vidrio, cerámica o acero inoxidable en lugar de tazas de plástico o de poliestireno extruido

Evite utilizar envoltorios de plástico (y nunca coloque en el microondas ningún producto que esté cubierto)

Si opta por usar utensilios de cocina que estén hechos de plástico, al menos tire las variedades más viejas y rayadas, evite ponerlas en el lavavajillas y no los lave con detergentes abrasivos, ya que pueden hacer que se filtren más químicos en sus alimentos

Evite beber agua embotellada; mejor filtre su propia agua con un filtro de ósmosis inversa

Antes de permitir que le apliquen a usted o a sus hijos un sellador dental, pídale a su dentista que verifique que no contenga BPA

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo