Agua alcalina o agua hidrogenada, ¿cuál es su mejor opción?

agua

Historia en Breve -

  • El agua alcalina es un tipo de agua que es separada en fracciones alcalinas y ácidas por medio del proceso de electrólisis
  • Muchos promotores y comerciantes afirman que el agua alcalina puede corregir el exceso de acidez en los tejidos, lo cual podría prevenir o revertir el cáncer, artritis y otras enfermedades degenerativas, pero esas afirmaciones no se encuentran respaldadas por la ciencia
  • Cuanto más alto es el pH, hay menos iones de hidrógeno libre (H+); y cuanto más bajo es el pH, hay más iones de hidrógeno libre (H+)
  • Los iones de hidrógeno no deben confundirse con gas de hidrógeno molecular (gas de H2). El hidrógeno molecular es un gas con efectos antioxidantes muy exclusivos y selectivos que son dirigidos específicamente hacia los radicales libres dañinos
  • La moda del agua alcalina fue una desafortunada consecuencia del exitoso uso del agua hidrogenada, basado en un malentendido o ignorancia acerca de la propiedad terapéutica del agua (por ejemplo, los beneficios falsamente atribuidos al pH alcalino y no al gas de H2)

Por el Dr. Mercola

Ahora, el agua alcalina ha experimentado de nuevo un auge en popularidad, ya que las ventas se han incrementado de 47 millones de dólares en 2014 a 427 millones de dólares en 2017.1 Los vendedores afirman que el agua alcalina puede corregir el exceso de acidez en los tejidos, lo que podría prevenir o revertir el cáncer, artritis y otras enfermedades degenerativas.2

Sin embargo, prácticamente no existen pruebas sólidas que apoyen tales afirmaciones, y hace más de ocho años les advertí a las personas de forma constante sobre la cuestión de beber agua alcalina. Por otro lado, el hidrógeno molecular puede proporcionar un sin número de beneficios para la salud, algunos reflejan las afirmaciones sobre el agua alcalina… y existe una muy buena razón.

Por consiguiente, en este artículo abordaré estos dos tipos de agua y la evidencia científica (o falta de) que sustenta su uso, y cómo los beneficios del hidrógeno molecular fueron conferidos inapropiadamente al agua alcalina, principalmente debido a la ignorancia.

¿Qué es el agua alcalina?

El agua alcalina es un tipo de agua que ha pasado por un proceso de electrólisis que la separa en fracciones alcalinas y ácidas. La teoría detrás del agua alcalina es que el agua alcalina (ionizada) es un poderoso antioxidante con excedente de electrones que pueden "eliminar" a los peligrosos radicales libres. Según informó Arwa Mahdawi para el diario británico The Guardian:3

"El Dr. Tanis Fenton, profesor adjunto de University of Calgary y analista de evidencia para Dietitians of Canada, me dijo que las declaraciones publicitarias detrás del agua alcalina se basaban en una idea obsoleta llamada la hipótesis de ceniza ácida.

Esto sugiere que consumir ciertos alimentos como carne, lácteos y huevos pueden producir algo en el cuerpo llamado ceniza ácida, lo cual podría incrementar los niveles de ácido y causar efectos adversos para la salud, incluyendo osteoporosis.

En 2002, un practicante de medicina alternativa llamado Robert O Young4 convirtió la hipótesis de ceniza ácida en una dieta alcalina novedosa, con una popular serie de libros llamados pH Miracle.

De acuerdo con estos libros, la dieta alcalina podría tratar todo tipo de padecimientos, desde la mala digestión hasta el cáncer. Como comentario adicional, Young fue sentenciado a tres años de cárcel por practicar medicina sin licencia en 2017".

Según Fenton —autor de una revisión sistemática5 de la relación entre el agua alcalina y cáncer— los pocos estudios que demuestran resultados positivos del agua alcalina están mal diseñados, lo que lo llevó a la conclusión de que "no existen pruebas rigurosas" que demuestren que el agua alcalina proporcione beneficios para la salud.

Randy Johnson también comparte su punto de vista6 —quien tiene una maestría en genética molecular— cuya evaluación de la evidencia se puede encontrar en su página web "Cyber Nook — Drinking Water Resources: A Review of the Evidence Alleged to Support Health Benefits of Alkaline Water".7

¿Por qué el agua alcalina realmente no proporciona beneficios?

Una de las razones principales por las que el agua alcalina no puede proveer los beneficios relacionados con la alcalinidad es porque no puede alterar de esa forma el pH de la sangre y el cuerpo. Como señaló Fenton:8

"El cuerpo tiene un rango muy limitado para regular el pH [sanguíneo] porque todas nuestras enzimas están diseñadas para funcionar a un pH de 7.4. Si nuestro pH variara demasiado, no sobreviviríamos".

Sin embargo, su alimentación —incluyendo el agua que bebe— puede alterar el pH de su orina. Por lo general, la orina es ácida y tiene un pH alrededor de 6, que de hecho es una señal de que sus riñones funcionan correctamente.

En cuanto a los beneficios informados por las personas que beben agua alcalina, Fenton sugiere que podrían ser causados por un efecto placebo. Además, la mejora inicial podría atribuirse a una mejor hidratación o desintoxicación general, simplemente por beber más agua. Por último, el agua alcalina frecuentemente se relaciona con tener una concentración mineral más alta, lo que por ende ofrece conocidos efectos beneficiosos, particularmente cuando la ingesta alimentaria a través de alimentos es baja.9

Pero ¿qué es el pH?

El concepto de la acidez o alcalinidad del cuerpo —o agua— se basa en la escala de pH. ¿Qué es el pH? Simplemente, se trata de una medida en la concentración de iones de hidrógeno.10 De hecho, el acrónimo "pH" es la abreviatura de "potencial de hidrógeno".

Cuanto más alto es el pH de un líquido, contiene menos iones de hidrógeno libre (H+); y cuanto más bajo es el pH, hay más iones de hidrógeno libre (H+). Una unidad de pH refleja un cambio de diez veces en la concentración de iones, por lo que hay diez veces más iones de hidrógeno disponibles en un pH de 7 que a un pH de 8.11

La escala de pH varía de 0 a 14, y un pH de 7 es neutro. Cualquier materia con un pH inferior a 7 se considera ácida, y cualquiera con un pH superior a 7 es alcalina (o básica).12

Pero la verdadera razón por la que el agua alcalina es una estafa es porque no cuenta con un sistema tampón (buffer, en inglés) para mantener el pH.

En el instante en que el agua alcalina llega el entorno tan ácido del estómago, el pH se neutraliza, ya que no cuenta con estos agentes reguladores. El agua verdaderamente alcalina debería contar con un buffer alcalino, como el bicarbonato de sodio, que también es el buffer alcalino natural de nuestro cuerpo.

Algunas personas han declarado que el ácido del estómago es el que neutraliza el agua alcalina, los iones de bicarbonato se liberan en la sangre y, por tanto, tiene un efecto alcalinizante. Esto sería cierto si el agua alcalina neutralizara efectivamente todo el ácido estomacal (como lo haría el bicarbonato de sodio), pero el agua alcalina no neutraliza ninguna cantidad significativa de ácido estomacal. El ácido estomacal neutraliza completamente el agua alcalina. Así que no se da un "efecto alcalinizante neto".

El agua natural en nuestro planeta tiene un pH de 6.5 a 8.5, en función del suelo y vegetación circundante, variaciones estacionales y clima, e incluso la respuesta a la luz solar durante el día. Las actividades humanas influyen aún más en el pH del agua, debido a la descarga de contaminantes industriales tóxicos.

La mayoría de los animales y plantas acuáticas se encuentran tan adaptados a la vida en el agua con un pH muy específico, que incluso morirían si hubiera leves cambios.

Por ejemplo, la Universidad Estatal de Michigan descubrió que cuando el pH de los materiales de invernadero era demasiado alto (superior a 6.5), incrementaba la posibilidad de deficiencia de micronutrientes en las plantas, y un pH bajo (menos de 5.3) podría ocasionar toxicidad por manganeso, magnesio o calcio.13

De igual forma, el Servicio de Extensión de la Universidad Estatal de Ohio informó que el agua alcalina podría afectar la capacidad de una planta para obtener nutrientes del suelo, y con el tiempo, alterar el pH del suelo.14

Además, el cuerpo requiere un pH relativamente estable, o de lo contrario puede causar problemas; lo cual fue demostrado en un estudio sobre agua de pozo realizado en Suecia,15 que encontró que ambos extremos del pH eran problemáticos.

En particular, el pH parece ejercer una gran influencia en las mitocondrias.16 La investigación ha demostrado que las células normales pueden morir en condiciones extremadamente alcalinas, como resultado de la alteración de la función mitocondrial.17

Entonces, como señala Fenton, "el agua alcalina es una solución a un problema que no necesita solución". De hecho, es lógico que esté diseñado para beber agua que se produce de forma natural, lo que excluye al agua alcalina con niveles de pH de 9.5 y superiores.

El inicio de la producción de agua hidrogenada aclara el mito del agua alcalina

Lo curioso es que, aparte de que Young toma la hipótesis de ceniza ácida y continúa estudiándola, hay otra pieza de la historia que ayuda a explicar por qué se impuso el mito del agua alcalina.

El Molecular Hydrogen Institute explica la historia del agua electrolizada reducida o ERW (término usado comúnmente para referirse al agua alcalina en la literatura científica):18

"Los estudios sobre el ERW iniciaron en Japón en la década de los años 30. En 1965, el ministro japonés de salud, trabajo y bienestar aprobó el ERW como una sustancia medicinal con potencial para mejorar los síntomas gastrointestinales…

Durante las décadas posteriores, se acumuló evidencia anecdótica y científica comprobando muchos otros beneficios del ERW como: proteger el ADN del daño causado por radicales libres, aumentar la absorción de glucosa, mejorar la diabetes, prevenir la muerte celular prematura, ofrecer protección al hígado, prevenir la oxidación de los lípidos, entre otros.

Sin embargo, era incierto cómo el EWR producía estos beneficios".

Desafortunadamente, así fue que inició el malentendido del pH. Pero, como lo resalta el Molecular Hydrogen Insitute, "ahora se reconoce que el agente primario responsable de los beneficios se debe al gas de hidrógeno molecular diluido".

Así que, en resumen, los numerosos beneficios se deben a la presencia del hidrógeno molecular y no tienen nada que ver con el pH del agua.

El Dr. Kyu-Jae Lee, un investigador del gas de hidrógeno, dice:19

"En la década de los 90 inicié mis estudios sobre el agua alcalina ionizada y publiqué artículos científicos sobre sus efectos antioxidantes, anticancerígenos y antidiabéticos, pero en ese entonces no entendía realmente por qué esta agua funcionaba. Ahora he confirmado que los beneficios del agua alcalina ionizada se atribuyen al gas de hidrógeno producido durante la electrólisis".

Otra investigadora, Mami Noda, Ph. D., añade:20

"Al realizar pruebas en todas las variables de agua (p. ej., minerales, pH, H2, etc.), es claro que solo el H2 ofrece los beneficios… Nuestra publicación de 2009 sobre un modelo para la enfermedad de Parkinson en una rata con MPTP inducido, también demuestra los efectos beneficiosos del H2.

Después descubrimos que los beneficios de este modelo se producían mediante la secreción gástrica de grelina inducida con H2 vía una secuencia receptora-dependiente adrenérgica ß1. Aunque el efecto del hidrógeno en la enfermedad de Parkinson no se ha confirmado en una prueba clínica con humanos, se necesitan realizar más investigaciones para revelar los mecanismos moleculares responsables de los beneficios terapéuticos del H2.

Debido al perfil muy alto de seguridad del hidrógeno, su facilidad de administración y sus efectos medicinales promisorios, me siento obligada como farmacóloga a continuar mis investigaciones del H2 como un gas medicinal innovador".

¿Qué es el hidrógeno molecular?

El hidrógeno molecular (H2) —dos átomos de hidrógeno combinados— es un gas que genera efectos antioxidantes únicos y selectivos que se focalizan específicamente en los radicales libres más dañinos. Su función principal es mejorar y optimizar el estado redox (reducción-oxidación) de la célula, cuando es necesario.

Como resultado se observan mejoras, por ejemplo, en los niveles de superóxido dismutasa, catalasa y glutatión. El hidrógeno no solo puede reducir selectivamente los radicales más tóxicos, sino que también, en primer lugar, puede ayudar a evitar que se produzca una cantidad excesiva (que se vuelve tóxica) de radicales libres. Este es un mecanismo de prevención muy poderoso.

Además, cuando es requerido, el H2 activa la vía Nrf2, la cual es un factor de transcripción que, cuando se activa, entra en el núcleo de la célula y se une al elemento de respuesta antioxidante en el ADN. Luego, induce la transcripción de otras enzimas citoprotectoras como glutatión, superóxido dismutasa, catalasa, glutatión peroxidasa, enzimas de fase II, hemo oxigenasa-1 y muchas otras.

En 2007, se publicó un artículo referente21 sobre el hidrógeno molecular en la revista Nature Medicine, que demostraba que el 2 % del gas hidrógeno era eficaz para prevenir el daño cerebral causado por la reperfusión de la isquemia y que, como antioxidante, tenía poderosas aplicaciones terapéuticas.

El hidrógeno es la molécula más pequeña del universo, es neutral y no polar, por lo que cuenta con una amplia biodisponibilidad. Cuando se disuelve en agua no se disocia en sus electrones y protones, por lo que no alterará el pH del agua o el cuerpo, y no está relacionado con el concepto de agua alcalina.

Más de 1000 publicaciones científicas revisadas por pares han demostrado en conjunto que el H2 ha demostrado un potencial terapéutico en más de 170 modelos diferentes de enfermedades humanas y animales.

De hecho, se ha demostrado que el hidrógeno podría beneficiar a prácticamente todos los órganos del cuerpo humano, ya que en realidad focaliza y mitiga las causas de la inflamación y oxidación.

Para saber más detalles sobre cómo funciona el hidrógeno molecular, puede consultar mi artículo "Los excepcionales beneficios del hidrógeno molecular",22 en el que entrevisté a un experto e investigador reconocido internacionalmente en este campo, Tyler W. LeBaron.

Agua hidrogenada versus peróxido de hidrógeno

Debido a la similitud en sus denominaciones, muchas personas confunden el agua hidrogenada con el peróxido de hidrógeno (H2O2), y a menudo me preguntan si se pueden obtener los beneficios del hidrógeno molecular al beber el peróxido de hidrógeno a través del agua. Pero, ese podría ser un peligroso error, así que aclararé el punto:

Nunca debe ingerir peróxido de hidrógeno (solución al 3 %)

El peróxido de hidrógeno (solución al 3 %) —es el material que se utiliza para desinfectar heridas— no es lo mismo que el hidrógeno molecular o agua hidrogenada (H2). El peróxido de hidrógeno solo es para uso tópico.

Podría utilizarlo como enjuague bucal para la gingivitis, siempre que lo no lo trague, y puede poner algunas gotas en el canal auditivo, como remedio para combatir los síntomas del resfriado y la gripe, pero nunca debe consumir el peróxido de hidrógeno.

Otro típico error es creer que añadir hidrógeno en el agua podría formar peróxido de hidrógeno. Según expuso el Molecular Hydrogen Institute:23

"La fórmula química del agua es H2O, y la fórmula química del peróxido de hidrógeno es H2O2, que en comparación contiene un oxígeno adicional, no un hidrógeno. Por lo tanto, no forma, ni puede formar peróxido de hidrógeno.

El hecho es que el gas hidrógeno no se une ni reacciona con las moléculas de agua, solo se disuelve en el agua. No crea una molécula nueva como H4O, que de hecho sería químicamente imposible de formar.

Por lo tanto, el agua hidrogenada y peróxido de hidrógeno son sustancias completamente diferentes. Además, el peróxido de hidrógeno no se puede utilizar para generar gas de H2 o crear agua enriquecida con hidrógeno".

Alcalino versus alcalinidad

Otra fuente de confusión es el problema de las diferencias entre los conceptos 'alcalino' y 'alcalinidad'.

Desde el punto de vista científico, no son intercambiables, ya que se refieren a cuestiones diferentes; lo cual también podría ser en parte el motivo por el que las personas le han otorgado un valor indebido al agua alcalina. Como explicó Mark Timmons, presidente ejecutivo de US Water Systems:24

"Alcalizar el cuerpo significa que le provee la capacidad de mantener un pH adecuado, pero para hacerlo necesita agua con alcalinidad, y no agua alcalina. Simplemente, el pH mide el grado de acidez o alcalinidad, no la capacidad de neutralizar el ácido... Tampoco se alcaliniza el cuerpo con base en el pH, sino con la alcalinidad.

La alcalinidad mide la capacidad para neutralizar el ácido con buffers que son la suma de los bicarbonatos. La alcalinidad se mide en mg/l (miligramos por litro).

Los compuestos minerales alcalinos incluyen... al calcio, potasio, magnesio, sodio, manganeso [y] hierro. Por lo tanto, debe agregar alcalinidad al cuerpo, pero debe entender que el pH no está relacionado con esa alcalinidad.

Un ejemplo concreto sería, el jugo de espinaca tiene un pH de 6.4 pero una alcalinidad de 2250 mg/l... Si agrega 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua, obtendría una alcalinidad de 1500 mg/l.

Si lo compara con uno de los múltiples filtros alcalinos en el mercado, la mayoría añade unos cuantos mg/l de alcalinidad y luego esos niveles solo pueden mantenerse en algunos galones".

La poca factibilidad del agua alcalina como medida preventiva contra el cáncer

Uno de los supuestos beneficios de beber agua alcalina es prevenir el cáncer. Sin embargo, de hecho, gran parte de la investigación argumenta en contra de la alcalinidad como tratamiento anticancerígeno.

Según Robert Gilles, quien ha estudiado formación de tumores y acidez,25 los tumores producen su propia acidez de forma natural, e incluso lo hacen en una estructura celular alcalina.

Los científicos que desarrollan prototipos de agentes anticancerígenos que matan selectivamente las células tumorales al interferir con la regulación del pH intracelular, también informan que los tratamientos alcalinos no exhiben el efecto deseado, ¡al contrario de los tratamientos muy ácidos!26

Y aún más interesante es que, un estudio realizado por el Instituto Nacional del Cáncer en 2005,27 que reexaminó el uso de la vitamina C (ácido ascórbico) para tratar el cáncer, encontró que en dosis farmacológicas administradas por vía intravenosa, el ácido ascórbico destruía exitosamente las células cancerígenas sin dañar las células normales.

Este es otro ejemplo de que las células cancerígenas son vulnerables a la acidez, contrapuesto a la alcalinidad. Por lo tanto, parece evidente que la relación entre la alcalinidad y el cáncer ha sido muy simplificada por quienes hacen conclusiones prematuras.

El hidrógeno molecular —y no el pH alto— es muy beneficioso para su salud

En resumen, es poco probable que beber agua alcalina le aporte tantos beneficios; así que es posible que desperdicie su inversión. Por otro lado, cuando el agua hidrogenada es consumida diariamente, podría proporcionar muchos beneficios; incluso la consumo regularmente.

Para obtener más detalles sobre el hidrógeno molecular, sus acciones, potencial terapéutico e información sobre cómo asegurarse de obtener un producto de calidad, lea mi artículo en el que hablo con LeBaron.