El VPH y la crisis de pánico fabricada con mercadotecnia

vacuna hpv

Historia en Breve -

  • Si bien, en los Estados Unidos la tasa de cáncer cervical es de 12 por cada 100 000, según Merck, la vacuna Gardasil podría causar 2 300 eventos adversos graves por cada 100 000 personas vacunas
  • Muchos de los efectos secundarios más graves de la vacuna Gardasil consisten en desórdenes neurodegenerativos inflamatorios del sistema inmunológico, lo que sugiere que algo ocasiona que el sistema inmunológico reaccione de manera perjudicial, y a veces, de forma fatal
  • Una de las principales teorías es que el adyuvante de aluminio presente en la vacuna Gardasil ha ocasionado que sea excesivamente reactivo. Los datos demuestran que la vacuna Gardasil es varias veces más reactivo que cualquier otra vacuna a la venta
  • Los datos de los ensayos de Merck demuestran que la vacuna Gardasil podría incrementar en un 44.6 % el riesgo de cáncer cervical si ha estado expuesto a las cepas de VPH 16 o 18 antes de recibir la vacuna
  • A partir del 2018, se diagnosticarán alrededor de 13 240 casos nuevos de cáncer cervical, y alrededor de 4170 personas morirán en consecuencia. Si se realiza una prueba de Papanicolaou con regularidad, sus probabilidades de morir a causa del cáncer cervical serán de un 0.00002 %

Por el Dr. Mercola

En febrero de 2006, la vacuna contra el VPH, Gardasil, obtuvo un permiso en Europa,1 y en junio de ese mismo año, obtuvo la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.2

Merck, que fabrica y distribuye la vacuna contra el VPH, Gardasil, ha colaborado con un grupo de salud global llamado PATH3 para que la vacuna pueda ser aprobada en todo el mundo.

Esta vacuna, aclamada como una cura milagrosa contra el cáncer cervical, ha causado estragos en la vida de las niñas alrededor del mundo.

El documental en inglés, "Manufactured Crisis--VPH, Hype and Horror" —producido por Alliance for Narural Health— ahonda en el lado oscuro de esta vacuna innecesaria, muy frecuentemente omitido, al entrevistar a familias cuyas vidas fueron dañadas para siempre después de que sus jóvenes hijas padecieran los efectos secundarios letales o algún riesgo mortal después de ser vacunadas con Gardasil.

Según indicó Barbara Loe Fisher, presidenta y cofundadora del Centro Nacional de Información sobre Vacunas (NVIC, por sus siglas en inglés):

"Actualmente, la trágica historia de la vacuna Gardasil ocurre en los hogares de padres confiados, quienes pensaron que hacían lo correcto para evitar que sus hijas fueran 'una cifra más', en el foro de opinión pública del ciberespacio del siglo XXI, así como en la televisión".

El video está disponible solo en inglés

Gardasil: una catástrofe global que destruye vidas alrededor del mundo

Algunas de las reacciones adversas graves que fueron informadas al Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) relacionadas con Gardasil son:4

Anafilaxia

Síndrome de Guillain–Barre

Mielitis transversal (inflamación de la médula espinal)

Pancreatitis

Eventos tromboembólicos venosos (coágulos sanguíneos)

Enfermedad de la neurona motora iniciada de manera autoinmune (una enfermedad neurodegenerativa que causa debilidad muscular de progreso acelerado)

Esclerosis múltiple

Muerte súbita

De acuerdo con el documental, también ha habido casos de niñas de 16 años de edad que desarrollan disfunción ovárica, lo que significa que inician el proceso de menopausia, lo que a su vez significa que no podrán tener hijos.

A pesar de estos efectos graves, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la FDA de los Estados Unidos alegan que la gran mayoría de —o incluso todos— estos casos trágicos no tienen ninguna conexión con la vacuna, y que Gardasil es una vacuna segura.

En el documental, Laurie Powell, exejecutiva de publicidad farmacéutica expuso:

"Es posible que llegue a casa sintiendo que necesito descansar, por no poder creer la cantidad de giros y el engaño total que ocurre tras bambalinas, todo financiado por la industria farmacéutica. No se trata de cuidar bien al paciente, sino de ganar dinero".

La vacuna Gardasil y sus problemas autoinmunológicos

Muchos de los efectos secundarios más graves que genera la vacuna Gardasil son desórdenes neurodegenerativos inflamatorios del sistema inmunológico, lo cual sugiere que algo ocasiona que el sistema inmunológico reaccione de manera perjudicial, y a veces de forma fatal.5,6 Una de las principales teorías está muy vinculada al uso del aluminio como agente adyuvante.

Chris Exley, Ph. D., profesor de química bioinorgánica y destacado experto en aluminio, señala que toda la evidencia disponible indica que el aluminio es tóxico para los sistemas vivos. Al igual que muchos otros estudiosos, sospecha que el adyuvante de aluminio presente en las vacunas es lo que puede causar la mayoría de las reacciones graves y adversas.

Los realizadores del documental analizaron diversas muestras de Cervarix (que fueron retiradas del mercado de los Estados Unidos en 2016, aparentemente debido a su baja demanda)7 y Gardasil en dos laboratorios independientes para determinar y comparar su contenido de aluminio.

Lo curioso es que Cervarix contenía 2.6 veces más aluminio de lo que indicaba su etiqueta. Y aunque la cantidad de aluminio que se encontró en Gardasil estaba dentro del rango indicado en su etiqueta, fue 2.5 veces mayor que la cantidad indicada en Cervarix. Al final, se encontró que ambos productos contenían aproximadamente 1000 partes por millón de aluminio.

Si bien, las autoridades gubernamentales afirman que este nivel de aluminio en vacunas es seguro —con base en las estimaciones de niveles de seguridad aptos para consumo— la investigación realizada con animales revela que podrían desencadenar respuestas inmunológicas y neurológicas.

Cuando la vacuna es inyectada, evita el sistema de filtrado del tracto gastrointestinal, lo que permite que el aluminio acceda a las partes vulnerables del cuerpo mucho más fácilmente que si fuera consumido.

Así mismo, abordé el tema de la alta inmunogenicidad de la vacuna Gardasil en mi artículo con Lucija Tomljenovic, Ph. D., científica investigadora de la Universidad de Columbia Británica. En ella, explicó que cuando los adyuvantes de la vacuna desencadenan una respuesta inmunológica inflamatoria exagerada, terminan afectando la función cerebral.

En colaboración con un equipo dirigido por el profesor Yehuda Shoenfeld, reconocido experto en enfermedades autoinmunológicas, quien dirige el Centro Zabludowicz para Enfermedades Autoinmunes, en el Centro Médico Sheba, en Israel, Tomljenovic demostró cómo la vacuna contra el VPH podría causar trastornos autoinmunológicos cerebrales.

Este investigador de Cochrane señala los problemas de la revisión de seguridad más reciente

Los realizadores del documental entrevistaron a diversos expertos e investigadores médicos y de vacunación, incluyendo al Dr. Peter Gøtzsche, que ayudó a fundar la Colaboración Cochrane en 1993 y luego fundó el Centro Cochrane Nórdico. Cada año, Cochrane publica cientos de revisiones científicas, y analiza lo que funciona y lo que no.

A principios de este año, Cochrane publicó una revisión sorprendentemente favorable8 acerca de la vacuna contra el VPH, al concluir que "no hay evidencia de alta seguridad que indique que las vacunas contra el VPH protejan contra las lesiones precancerígenas del cuello uterino en niñas adolescentes y mujeres que habían sido vacunadas entre las edades de 15 y 26 años" y, además, "el riesgo de eventos adversos graves es similar entre las vacunas de control y VPH".

Dos meses más tarde, Gøtzsche, junto con los investigadores afiliados a Cochrane, Lars Jørgensen y Tom Jefferson, publicó una crítica mordaz9 sobre la reseña,10 en la que señalaron las fallas metodológicas y conflictos de intereses. Poco después, Gøtzsche fue expulsado del consejo directivo de Cochrane.11,12

Según Gøtzsche, la revisión "omitió casi la mitad de los ensayos elegibles" y "tuvo la influencia de información científica y diseños de ensayos sesgados". En el documental, señala que los revisores simplemente aceptaron las conclusiones de los estudios--todos realizados por la industria--y no examinaron cómo se llevaron a cabo.

Es importante destacar que todos, excepto uno de los 26 ensayos incluidos en la revisión de la vacuna contra el VPH, utilizaron comparadores activos; es decir, vacunas que contenían aluminio y podrían desviar significativamente los resultados al ocultar los efectos neurológicos, así como otros efectos adversos.

Para empeorar las cosas, los revisores describieron incorrectamente estos comparadores activos como "placebos". Por definición, un placebo es una sustancia inerte, y una vacuna que contiene aluminio es todo menos una sustancia inerte.

Además, los resultados podrían hacer sido sesgados al excluir a las mujeres que tenían antecedentes de trastornos inmunológicos o del sistema nervioso.

Según Gøtzsche y su equipo,13 "estos criterios de exclusión redujeron la validez externa de los ensayos, y sugirieron que los fabricantes de vacunas estaban preocupados por los daños causados por los adyuvantes".

También, señalaron que la revisión "evaluó de forma incompleta los eventos adversos, graves y sistémicos" e ignoró "las señales de seguridad relacionadas con la vacuna contra el VPH".

Los conflictos de intereses podrían haber corrompido la revisión de Cochrane del 2018 sobre la vacuna contra el VPH

Además, los 26 estudios no fueron los únicos financiados por la industria, sino que 3 de los 4 revisores también manifestaron conflictos de intereses. Como señaló Gøtzsche:14

"Actualmente, el primer autor de la revisión dirige la 'supervisión posterior a la comercialización de EMA sobre los efectos de la vacunación contra el VPH en los estados no nórdicos miembros de la Unión Europea', financiada por Sanofi-Pasteur-MSD, que fue el cofabricante de Gardasil".

Uno de los conflictos de interés más evidentes involucra a la Dra. Lauri Markowitz, que es una de los autores del protocolo de revisión de vacunas contra el VPH,15 es decir, las personas que diseñaron y determinaron la extensión de la revisión. La historia de Markowitz con la vacuna contra el VPH incluye que:

  • Actualmente, es el líder del equipo de VPH para la división de enfermedades virales de los CDC16,17
  • En 2006, Formó parte del grupo de trabajo sobre VPH del Comité Asesor Sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, que recomendó el Gardasil para la vacunación de rutina en niñas de 11 a 12 años de edad
  • Fue el corresponsal designado en la recomendación de la vacuna contra el VPH del ACIP emitida en marzo de 200718

Si consideramos el interés financiero del gobierno de los Estados Unidos en la venta de la vacuna contra el VPH, este es un conflicto de intereses demasiado evidente; sin embargo, a Markowitz se le permitió formar parte del equipo que diseñó la extensión y los parámetros de la revisión.

Análisis del riesgo-beneficio

En el documental, Norma Erickson, presidenta de Sanevax, Inc.—un "centro internacional de información sobre vacunas contra el VPH" en Troy, Montana— señaló que, si bien en los Estados Unidos la tasa de cáncer cervical era de 12 por cada 100 000, según admite Merck, Gardasil podría ser la causa de 2300 eventos adversos graves por cada 100 000 casos.

Entonces, ¿será razonable arriesgarse a que ocurran 2300 eventos adversos graves —como muerte súbita— con la esperanza de prevenir 12 casos de cáncer cervical por cada 100 000 casos?

Los datos de los ensayos de Merck también demuestran que aplicar la vacuna Gardasil podría elevar en un 44.6 % el riesgo de cáncer cervical, si ha estado expuesto a cepas de VPH 16 o 18 antes de recibir la vacuna.19

(La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ha hecho que este documento sea inaccesible, pero hemos guardado una copia para la posteridad).

El profesor Marcos Mazzuka, pediatra especializado en lesiones causadas por vacunación, en Madrid, España, está de acuerdo en que la vacuna contra el VPH no es segura y que no vale la pena correr el riesgo, ya que los efectos secundarios no se limitan a erupciones o fiebre, sino que pueden ser graves y duraderos.

"Nos referimos a la muerte de más de 300 niñas alrededor del mundo", indica. "Hablamos de 46 000 niñas que exhiben efectos secundarios sumamente graves".

Gardasil es la vacuna más peligrosa que hay en el mercado

Además, el documental presenta a Stephanie Seneff, Ph. D., cuya investigación revela que Gardasil es una de las vacunas más reactivas disponibles comercialmente, que produce muchas más reacciones adversas que otras vacunas administradas a la misma edad.

Por ejemplo, en su muestreo, Gardasil tuvo un total de 35 muertes, en comparación con solo 7 de otras vacunas administradas en niñas pequeñas. Según Seneff:

"No hay forma de que la relación riesgo-beneficio [de Gardasil] presente una tendencia en favor del beneficio, en particular porque no han demostrado que realmente pueda proteger contra el cáncer cervical".

De forma similar, en su informe de riesgo Gardasil versus Menactra del 2009,20 el NVIC comparó la cantidad y gravedad de eventos adversos en las dos vacunas, según lo reportado a VAERS hasta el 30 de noviembre de 2008.

Los resultados demostraron que los casos de muerte y problemas de salud graves, como derrames cerebrales, coágulos sanguíneos, paros cardíacos, convulsiones, desmayos, lupus y casos de recaída fueron notificados entre 3 y 30 veces más frecuentemente después recibir la vacuna Gardasil que después de la vacuna contra el meningococo (Menactra).

En el documental, Robert Verkerk —director científico y ejecutivo de Alliance for Natural Health International— señaló que los datos obtenidos a través de solicitudes de libertad de información de la Agencia Británica Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MRHA, por sus siglas en inglés), también revelan que el número de eventos adversos reportados después de aplicar la vacuna Gardasil era varias veces más alto que en comparación con cualquier otra vacuna, y que esta información no se habría compartido de ninguna forma.

"Hubo alrededor de 8000 eventos adversos graves establecidos por los datos de MHRA que no fueron informados a los profesionales médicos, y ciertamente no fueron comunicados a los padres ni niños que estaban por tomar una decisión sobre vacunación", indicó Verkerk.

Datos adicionales sobre Gardasil

Estos parecen ser riesgos extraordinarios con el fin de prevenir una infección que es eliminada por más del 90 % de las personas sin problemas.21

Como expuso el documental, la vacuna contra el VPH, desarrollada originalmente por investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), fue vendida a Merck22 e impulsada rápidamente para obtener un permiso, a pesar de que la vacuna no cumplía con dos de los criterios para acelerar el proceso.

Tomlijenovic, Spinosa y Shaw señalaron en su artículo, "Human Papillomavirus (HPV) Vaccines as an Option for Preventing Cervical Malignancies How Effective and Safe?", los dudosos marcadores sustitutos de eficacia que fueron utilizados.23,24

Además, es importante percatarse de que Gardasil fue aprobado después de haber sido analizado en menos de 1 200 niños menores de 16 años de edad,25 y que los "controles" de aluminio bioactivos utilizados en ensayos clínicos de vacunas contra el VPH,26,27,28,29 enmascararon los síntomas neurológicos.

De igual manera, la vacuna Gardasil es promovida por pediatras que están protegidos de responsabilidad legal por lesiones y muertes por vacunas--al igual que los fabricantes de las vacunas, que están protegidos de responsabilidad civil en los tribunales de los Estados Unidos.30

Como expone el documental, muchos médicos desconocen por completo el hecho de que el Gardasil produjo casi 30 000 informes de reacciones adversas para el gobierno de los Estados Unidos, Incluyendo 140 muertes,31 antes del 13 de diciembre de 2013.

Aunque esto parece mucho, solo es una fracción de la verdadera cantidad de reacciones, lesiones y muertes causadas por la vacuna Gardasil que han ocurrido, ya que la mayoría de los médicos no informan al gobierno o lo reportan directamente a Merck (lo cual no se da a conocer de manera pública).32,33,34

Los hechos vinculados a la vacuna contra el VPH son tales que podrían plantear dudas. Sin embargo, las personas que se atreven a preguntar son atacadas infaliblemente como "opositores a la vacunación" o "detractores de las vacunas".

Es triste que no se pueda obtener una imagen precisa de la situación a través de los medios de comunicación tradicionales, ya que la prensa se encuentra "cautiva", por así decirlo, debido a los beneficios económicos obtenidos por la promoción de medicamentos. Simplemente no informan ambos lados de la historia ya que esto causaría la pérdida de millones de dólares en publicidad.

Así mismo, es difícil tener una visión clara por medio de los estudios médicos, ya que también existe una enorme cantidad de censura.

En el documental el Dr. Sin Hang Lee (patólogo conocido por usar una secuenciación de ADN de vanguardia para hacer diagnósticos moleculares y director de Milford Molecular Diagnostics) comentó al respecto y afirmó que la mayoría de sus artículos sobre la vacuna contra el VPH y sus posibles efectos adversos han sido rechazados por las revistas médicas, indicando que "hay censura editorial".

Descubrimiento impactante: las pruebas de seguridad de Gardasil no fueron diseñadas para detectar problemas de seguridad

Sin embargo, existen algunas raras excepciones a este silenciamiento de la prensa. Un ejemplo ocurrió el 17 de diciembre de 2017, en un artículo de Slate35 en el que Frederik Joelving expuso las graves fallas en las pruebas de Gardasil.

Se le informó al público que las tres vacunas contra el VPH que se comercializan en los Estados Unidos se habían probado en decenas de miles de personas alrededor del mundo, sin que hubiera surgido ninguna evidencia convincente de efectos secundarios graves.

Si bien, podría parecer convincente cuando está impreso, la impactante verdad es que, en primer lugar, estos ensayos nunca fueron diseñados para detectar ni evaluar los efectos secundarios graves.

Según Joelving, "una investigación de ocho meses de duración, realizada por Slate, encontró que los principales ensayos de Gardasil presentaban defectos desde el principio... y que los reguladores permitían utilizar métodos poco confiables para probar la seguridad de la vacuna".

Contrario a lo que creían, los eventos adversos graves solo fueron registrados durante un período de dos semanas después de la vacunación. Además, durante ese limitado período de tiempo, los investigadores del ensayo "recurrieron a su opinión personal para decidir si reportar o no cualquier problema médico como un evento adverso", informó Joelving.

Resulta significativo, y a la vez sorprendente, que la mayoría de los problemas de salud que surgieron después de la vacunación solo fueron marcados como "historial médico", en vez de posibles efectos secundarios; una táctica que básicamente aseguraba que la mayoría de los efectos secundarios fueran omitidos.

No se hizo ningún registro sobre la gravedad, duración o resultado de los síntomas.

Pero, aún frente a esta grave falta de notificación, al menos un ensayo de Gardasil de la nueva vacuna 9-valente informó que casi el 10 % de los sujetos de prueba habían experimentado "efectos adversos sistémicos graves" que afectaron a múltiples órganos de sus sistemas, y más del 3 % padeció "efectos adversos graves relacionados con la vacuna".36 Joelving escribió:

"En un informe interno de la EMA de 201437 sobre Gardasil 9, obtenido a través de una solicitud de libertad de información, los expertos principales calificaron el enfoque de la empresa como "poco convencional y subóptimo", e indicaron que generaba cierta 'incertidumbre' sobre los resultados de seguridad.

Los inspectores de los ensayos de EMA hicieron observaciones similares en otro informe y señalaron que el procedimiento de Merck "no era un método óptimo para recopilar datos de seguridad, en especial con respecto a los efectos secundarios no sistémicos que podrían aparecer mucho después de que se administraran las vacunas".

La vacuna contra el VPH podría ser innecesaria

Como señaló Hang Lee en el documental, el cáncer cervical es uno de los tipos de cáncer menos preocupantes "porque desde el momento que se produce la infección por VPH, tarda entre 15 y 30 años en [convertirse en] cáncer, y si se detectan los cambios precancerígenos, siempre puede tomarse alguna medida al respecto".

En los Estados Unidos, el cáncer cervical disminuyó en más del 70 % después de que la prueba de Papanicolaou se convirtiera en parte de la rutina de atención médica de la mujer desde los años 60. A partir de 2018, se diagnosticarán alrededor de 13 240 casos nuevos de cáncer cervical, y alrededor de 4170 mujeres morirán por causa de este padecimiento.38

La razón por la que la tasa de mortalidad es tan baja es porque, por lo general el sistema inmunológico es lo suficientemente fuerte como para eliminar este tipo de infección por sí solo, y lo hace en más del 90 % del total de casos. Según el documental, la gran mayoría de las mujeres que murieron no se habían realizado ninguna prueba de Papanicolaou en los últimos cinco años.

De acuerdo con Shannon Mulvihill, enfermera registrada y directora ejecutiva de la organización Focus For Health en Warren, Nueva Jersey, si se realiza una prueba de Papanicolaou con regularidad, sus probabilidades de morir a causa del cáncer cervical serán del 0.00002 %.

Entonces, ¿valdrá la pena que se enfermen miles de personas, ante la posibilidad de que la vacuna salve a un puñado de mujeres de morir de cáncer cervical? El hecho es que, la prueba de Papanicolaou podría prevenir las muertes por cáncer cervical de forma mucho más efectiva que la vacuna contra el VPH.

En el documental, Hang Lee proporciona los siguientes datos, que demuestran cuán insignificante es el posible beneficio de Gardasil:

  • Las vacunas contra el VPH pueden abordar el 70 % de las cepas del VPH que afectan a las poblaciones humanas, aunque las nuevas versiones pueden tratar más cepas
  • Si estas vacunas fueran 100 % efectivas, podría evitarse UNA muerte por cada 100 000 mujeres vacunadas, o 1.3 muertes por cada 100 000 gracias a las vacunas más nuevas que pueden abordar una mayor cantidad de cepas de VPH
  • En los Estados Unidos, el costo promedio de la vacuna Gardasil es de alrededor de 700 dólares por persona, lo que significa que el costo por vacunar a 100 000 niñas —con la esperanza de salvar a una sola persona de morir de cáncer cervical— es de 70 millones de dólares.

Esa sola muerte podría evitarse fácilmente al realizar exámenes con mayor regularidad, "entonces, ¿por qué invertir 70 millones de dólares adicionales sin algún beneficio claro?", indicó Hang Lee.

VPH: una crisis fabricada

Como lo señaló la abogada Gretchen DuBeau, directora ejecutiva y jurídica de Alliance for Natural Health en los Estados Unidos:

"Esta vacuna no es segura, necesaria, ni racional en términos financieros. Básicamente, hemos fabricado una crisis y creado una solución que es muy lucrativa para muchos, pero que perjudica a nuestros hijos. Hemos analizado más de 300 estudios que demuestran que los niños entre las edades de 3 y 11 años son portadores del VPH.

Algunos estudios demuestran que lo tienen al nacer, otros son niños que están en edad preescolar, pero el punto es que tenemos muchas preguntas sin responder sobre la posibilidad de que este virus se transmita de la madre al hijo durante el nacimiento.

Esto es crítico, porque cuando una persona es vacunada y ya es portadora del VPH, aumenta sus posibilidades de desarrollar cáncer cervical, así como otros tipos de cáncer.

Por lo tanto, no solo ponemos a nuestros hijos en riesgo de todas las formas de eventos adversos... enfermedades autoinmunológicas... sino que también debemos considerar la posibilidad de que en el futuro se eleve la probabilidad de que muchos de estos niños desarrollen tipos de cáncer adicionales debido a esta vacuna...

Ese es un gran problema, por lo que, tenemos que preguntarnos al respecto y estudiarlo con mayor detenimiento".

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario