Obtenga 15% de descuento en todo el sitio Venta de Fin de Año Obtenga 15% de descuento en todo el sitio Venta de Fin de Año

PUBLICIDAD

La mayoría de las carnes de supermercado aún están plagadas de superbacterias

pollo contaminado

Historia en Breve -

  • A pesar de las fuertes advertencias sobre el ascenso de la resistencia a los antibióticos, el 80 % de los antibióticos vendidos en los Estados Unidos siguen siendo administrados al ganado… no para tratar infecciones agudas, sino como medida preventiva y promotor del crecimiento
  • Cuando se administran antibióticos, cualquier bacteria que sobreviva se volverá más fuerte y la próxima vez podrá evadir el medicamento con mayor facilidad
  • Pruebas realizadas en 2017 —en muestras de bacterias resistentes a los antibióticos que se recolectaron en hospitales y residencias geriátricas en 27 estados— revelaron que 1 de cada 4 muestras contenía genes que confieren resistencia a los medicamentos
  • La sífilis y la gonorrea están desarrollando resistencia a diversos medicamentos. Las infecciones del tracto urinario (ITU) resistentes a los medicamentos también están en aumento y se han relacionado directamente con el consumo de carne de pollo contaminada
  • El 83 % de las carnes de los supermercados están contaminadas con bacterias fecales y, entre las mismas, un alto porcentaje eran resistentes a los antibióticos. El pollo es particularmente proclive a ser contaminado no solo con bacterias resistentes a los medicamentos, sino también con otros patógenos peligrosos relacionados con la intoxicación alimentaria con efectos fatídicos

Por el Dr. Mercola

Desde hace varios años, los investigadores han advertido que nos dirigimos hacia un mundo avasallado por los antibióticos: un mundo en el que las infecciones que solían tratarse con facilidad se convierten en sentencias de muerte, pues podrían volverse inmunes a los medicamentos que hoy tenemos disponibles.

Según lo informado por la red de radio NPR el 2 de julio de 2018:1

"Una mujer en Nevada murió a causa de una infección bacteriana que era resistente a 26 antibióticos diferentes. Una paciente del Reino Unido contrajo un tipo de gonorrea multirresistente nunca antes vista.

Una superbacteria tifoidea ha matado a cientos de personas en Pakistán. Estas historias que han acontecido en los últimos años recientes; así como muchas otras, han aumentado los temores sobre un posible mundo avasallado por los antibióticos".

En el siguiente video se explica cómo se desarrolla la resistencia a los antibióticos y qué se puede hacer para contener la creciente marea de infecciones resistentes a los medicamentos. Cabe señalar que se debe poner freno a su uso indebido y excesivo.

A pesar de las fuertes advertencias, alrededor del 80 % de los antibióticos vendidos en los Estados Unidos siguen siendo administrados al ganado; no para tratar infecciones agudas, sino como medida preventiva y promotor del crecimiento. Esta rutinaria administración en dosis bajas es una práctica sumamente peligrosa, pues fomenta que las bacterias adquieran resistencia.

Cuando se administran antibióticos, cualquier bacteria que sobreviva se volverá más fuerte y la próxima vez podrá evadir el medicamento con mayor facilidad. Por este motivo, cuando se le administra un tratamiento con antibióticos para tratar alguna infección, las instrucciones le indicarán que tome el ciclo completo y no lo interrumpa antes.

Es importante erradicar todas las bacterias antes de dejar de tomar el medicamento, o de lo contrario correrá el riesgo de desarrollar una infección aún más difícil de tratar, pues las bacterias sobrevivientes habrán desarrollado una mayor resistencia.

Las bacterias sumamente resistentes están evolucionando

Las pruebas realizadas en 2017 en casi 5780 muestras de bacterias resistentes a los antibióticos que fueron recolectadas en hospitales y residencias geriátricas, revelaron que 1 de cada 4 contenía genes que, como se sabe, confieren resistencia a los medicamentos, y 221 recolectadas en 27 estados, contenían un gen de resistencia a los medicamentos particularmente raro que confiere un nivel de resistencia sumamente alto.2,3

Dicho gen se encontró en varios tipos de infecciones, como neumonía, infecciones del torrente sanguíneo e infecciones del tracto urinario (ITU).

De manera inquietante, la evaluación de seguimiento demostró que casi 1 de cada 10 contactos asintomáticos dieron positivo para bacterias resistentes a los medicamentos que portan este gen tan inusual, lo cual significa que quizás se haya propagado a otros pacientes que entraron en contacto con una persona infectada.

La aparición y rápida propagación de este nuevo gen que confiere resistencia a los medicamentos es inequívocamente preocupante, ya que puede causar infecciones intratables en las que los cuidados paliativos suponen la única opción.4 Quizás se recupere al utilizar líquidos intravenosos siempre y cuando su sistema inmunológico sea lo suficientemente fuerte.

Si su función inmunológica es débil, la infección podría volverse letal. Es difícil imaginarnos una situación en la que las personas se están muriendo de manera rutinaria por una ITU y neumonía —afecciones que durante décadas se han tratado fácilmente con antibióticos— sin embargo, justo a ese futuro nos dirigimos.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) resistentes a los medicamentos también están aumentando, lo cual hace que las infecciones por ETS sean una preocupación muy grave, en especial porque la prevalencia también ha aumentado considerablemente en los últimos años. Tan solo en los últimos 5 años, la prevalencia de ETS en el estado de California ha aumentado en un 45 %.5,6,7

La gonorrea, la sífilis y las infecciones del tracto urinario se vuelven cada vez más resistentes al tratamiento

Ahora contamos con evidencia de que la sífilis y la gonorrea están desarrollando una "panresistencia", lo cual significa que son inmunes a un sinfín de antibióticos diferentes.

Las infecciones del tracto urinario (ITU) resistentes a los medicamentos también están aumentando, y la propagación de las ITU resistentes a los antibióticos se ha relacionado directamente con el consumo de carne de pollo contaminada con bacterias resistentes a los medicamentos.

La sífilis ha desarrollado resistencia contra la azitromicina, el segundo medicamento de elección para esta infección,8 y una investigación reciente9 demuestra que ambas cepas principales de la sífilis han desarrollado resistencia al fármaco.

La cepa más reciente denominada Street Strain 14 (SS14), parece ser mucho más resistente a los medicamentos que la precedente cepa Nichols.

Un 90 % de las muestras de SS14 tenían genes de resistencia a los medicamentos. La cantidad de bebés que contrajeron sífilis de su madre al nacer, también se ha cuadruplicado, y con ello, los mortinatos también se han incrementado.10

La gonorrea ahora es resistente a todos los antibióticos que se han utilizado para atacarla —incluidos la penicilina, tetraciclina y fluoroquinolona— y está desarrollando rápidamente resistencia contra las cefalosporinas, nuestro último recurso farmacológico. Asimismo, 50 países ya han reportado casos de resistencia a la cefixima y ceftriaxona.

Como lo señaló la Dra. Teodora Wi, oficial médica de reproducción humana en la Organización Mundial de la Salud (OMS):11 "Las bacterias que causan la gonorrea son particularmente inteligentes. Cada vez que usamos una nueva clase de antibióticos para tratar la infección, las bacterias evolucionan para resistirlos".

En 2013, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos estimaron que casi un tercio de los casos de gonorrea eran resistentes a al menos 1 antibiótico. Entre 2013 y 2014, los casos de gonorrea resistente a los antibióticos se duplicaron de manera intempestiva.12

Una forma de E. coli conocida como E. coli patógena extra intestinal o ExPEC es responsable de más del 90 % de las ITU,13 y el cotejo de datos del ADN revela que muchas son causadas por comer aves de corral contaminadas.14,15,16,17

Dicho de otra forma, muchas ITU no son causadas por contacto sexual con una pareja infectada, sino por la zoonosis, lo cual implica una transmisión de un animal hacia un humano.18,19,20

En 2005 se publicaron investigaciones donde se demuestra que las cepas de E. coli resistentes a los medicamentos de la carne de supermercado fueron coincidentes con las cepas que se encontraron en las infecciones por E. coli en humanos.21

De las 8 millones de ITU que se presentan en los Estados Unidos cada año, aproximadamente el 10 % son resistentes a los antibióticos, lo cual las convierte en incidencias que ponen en peligro la vida, ya que las bacterias pueden viajar desde la vejiga hasta los riñones y luego al torrente sanguíneo.

La resistencia a los medicamentos se ha vuelto tan común que ahora a los médicos se les recomienda realizar una prueba de resistencia a los medicamentos antes de prescribir un antibiótico para tratar una ITU.

8 de cada 10 carnes de supermercado están contaminadas con bacterias fecales y muchas son resistentes a los antibióticos

Desde hace varios años, las pruebas han revelado que las carnes son una fuente de bacterias resistentes a los medicamentos, y las carnes de granjas industriales tienen los niveles más altos de contaminación. Esto incluye a la carne de cerdo, carne de res y carne de aves de corral.

De acuerdo con un informe realizado en 2017 por los CDC, el 22 % de las enfermedades resistentes a los antibióticos en los seres humanos está relacionado con el consumo de alimentos contaminados.

Además, las pruebas han demostrado que la carne molida de animales criados en operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés) tiene 3 veces más probabilidades de contener bacterias resistentes a los antibióticos, en comparación con la carne de res de animales alimentados con pastura.22

Y en realidad esto no resulta sorpresa alguna, ya que el uso excesivo de antibióticos en el ganado es el principal impulsor de la resistencia a los antibióticos, y las CAFO utilizan antibióticos de forma rutinaria.23

Hace poco, un análisis realizado por el grupo medioambiental Environmental Working Group (EWG) sobre las pruebas de alimentos realizadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos en 2015, revela que el 83 % de las carnes de supermercado estaban contaminadas con enterococcus faecalis (bacterias fecales) y entre las mismas un alto porcentaje tenía bacterias resistentes a los antibióticos:24,25

El 79 % de las muestras de carne molida de pavo estaban contaminadas con enterococcus faecalis resistente a los medicamentos y de estas, el 87 % eran resistentes a las tetraciclinas, antibióticos que la OMS considera "sumamente importantes" y que son utilizados en la medicina humana con el fin de tratar la bronquitis, neumonía e ITU.

El 73 % de la salmonela encontrada en este tipo de carne era salmonela resistente a los antibióticos

El 71 % de las chuletas de cerdo estaban contaminadas con enterococcus faecalis resistente a los medicamentos y de estas, el 84 % eran resistentes a las tetraciclinas

El 62 % de las muestras de carne molida de res estaban contaminadas con enterococcus faecalis resistente a los medicamentos y de estas, el 26 % eran resistentes a las tetraciclinas.

Una de las razones por la que existe una alta tasa de contaminación en la carne molida está relacionada con que es una mezcla de carne de diversos animales.26 Por lo tanto, un solo animal que albergue bacterias resistentes a los medicamentos puede contaminar grandes lotes de carne.

El 36 % de las pechugas de pollo, piernas, muslos y alas estaban contaminadas con enterococcus faecalis resistente a los medicamentos y el 71 % de estas muestras era resistente a las tetraciclinas.

1 de cada 5 cepas de salmonela exhibió una resistencia a la amoxicilina, un tipo de penicilina, cuya clase se designa como de "importancia fundamental" en la medicina humana. La amoxicilina es el principal antibiótico que se receta a los niños en los Estados Unidos

El pollo ha sido constantemente proclive a altos niveles de contaminación bacteriana

A lo largo de los años, las pruebas de alimentos han demostrado que el pollo es particularmente proclive a ser contaminado no solo con bacterias resistentes a los antibióticos, sino también con otros patógenos peligrosos.

Las pruebas de Consumer Reports realizadas en 2007 revelaron que el 80 % de los pollos de engorde tenían salmonella y campylobacter,27 2 de las principales causas de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Y las pruebas realizadas en 2010 revelaron una ligera mejora, ya que "solo" dos tercios se contaminaron con dichas bacterias causantes de enfermedades. Apenas el 34 % de los pollos de engorde dieron positivo a ambos patógenos. No obstante, la mejora no persistió por mucho.

En 2013, Consumer Reports28 encontró bacterias potencialmente dañinas en el 97 % de las pechugas de pollo analizadas, y la mitad tenía al menos un tipo de bacteria que era resistente a 3 o más antibióticos.

La contaminación por salmonela es de especial inquietud, ya que los datos sugieren que la salmonela resistente a diversos medicamentos se ha vuelto particularmente frecuente.

Asimismo, el pollo crudo se ha convertido en un destacado portador de salmonela, campylobacter, clostridium perfigens y listeria bacteria.29 El pollo y el pavo contaminados también son los que más muertes causan a raíz de una intoxicación alimentaria.30

Cómo protegerse contra patógenos resistentes a los medicamentos que se transmiten por los alimentos

De acuerdo con el grupo EWG:

"De los 14 antibióticos que la FDA analizó en 2014, la salmonela había desarrollado genes de resistencia a 13 de ellos. Y de igual manera, la E. coli desarrolló resistencia a todos.

Esto se debe a que el gen de resistencia a un antibiótico —por ejemplo, la tetraciclina— puede transmitirse desde una bacteria indicadora de enterococo resistente, a una bacteria patógena de salmonela aledaña, lo que podría generar una infección resistente.

En la actualidad, la FDA analiza las tendencias de resistencia en bacterias que solo representan "combinaciones de importancia médica", y se niega a enfrentar los problemas de cómo se propaga la resistencia entre las bacterias.

Creemos que la resistencia bacteriana a un solo antibiótico es lo suficientemente acuciante y los consumidores no deberían tener que esperar a que la resistencia a diversos medicamentos e infecciones bacterianas intratables se propaguen para que la FDA los proteja.

Ahora es el momento de que el gobierno federal saque los antibióticos médicamente importantes de las granjas industriales".

Mientras tanto, ¿qué puede hacer para proteger su salud y la de su familia? Una respuesta evidente es buscar las fuentes de carne más seguras. Lo mejor que puede hacer es comprar directamente a agricultores que usan antibióticos de manera prudente, o bien, que no los emplean en lo absoluto. Otros consejos podrían ser:

Si compra carne en el supermercado, conviértase en un experto para leer las etiquetas. Dentro de los primeros lugares en la lista de etiquetas "más confiables" para productos cárnicos del grupo EWG figura la etiqueta de carne de res de animales alimentados con pastura de la American Grassfed Association.31

Las etiquetas con las que debe ser precavido son "sin residuos de antibióticos", "sin antibióticos", "sin antibióticos ni promotores de crecimiento" y "naturales", ya que ninguna revela por completo el uso de antibióticos por parte de la compañía.

Almacene las carnes alejadas de los productos frescos, descongélelas en el refrigerador en lugar de en la encimera y evite lavarlas ya que esto solo podría dispersar las bacterias alrededor de su fregadero y cocina. Además, siempre deberá cocinarlas minuciosamente.

Evite comprar pollo crudo, ya que el riesgo de propagación de bacterias peligrosas en su cocina y la contaminación cruzada de otros alimentos es sumamente alta.

Cuando coma fuera de su casa, pregunte si el animal donde proviene la carne fue criado con antibióticos.

Quizás la carne de res es una opción más segura que el pollo, incluso si no proviene de animales que fueron alimentados con pastura, y esto simplemente se debe a que el pollo es sumamente proclive a diversos tipos de contaminación bacteriana, como los patógenos transmitidos por los alimentos y los resistentes a los medicamentos.

Empresas ignorantes como Sanderson ponen en riesgo la salud humana

Diversos productores de aves de corral, como Perdue, Tyson,32 Pilgrim's Pride y Foster Farms, han tomado medidas para reducir o eliminar los antibióticos de su producción.

Perdue —que comenzó a reducir los antibióticos en 2002— demuestra claramente que es posible producir carne en masa de manera rentable sin utilizar antibióticos. La compañía también demuestra que eliminar este tipo de medicamentos puede hacer que la carne sea más segura.

Perdue recibió el puntaje de seguridad más alto en la prueba de Consumer Reports33 realizada en 2010 que ya hemos mencionado, en la cual se verificó la presencia de salmonella y campylobacter en la carne de pollo comercial.

En ese entonces, el 56 % de los pollos de Perdue no albergaban ninguno de los patógenos, mientras que el 80 % de los pollos de Tyson y Foster Farms dieron positivo para una o ambas bacterias. (Los pollos orgánicos de marcas privadas no tenían salmonela en lo absoluto, sin embargo, el 57 % aún tenía Campylobacter).

Incluso en ese entonces, el éxito ejemplar de Perdue se le atribuyó a sus políticas más estrictas sobre los antibióticos.

Sanderson Farms es la única compañía que se ha negado a emprender medidas para frenar su uso de antibióticos.34

Cabe señalar que la compañía decidió hacer pública su decisión de continuar usando antibióticos y calificaron las preocupaciones de salud pública sobre las bacterias resistentes a los mismos como "exageradas"35 al afirmar que la tendencia de comercializar pollos sin antibióticos no es más que una mera estrategia de mercadotecnia diseñada para justificar los precios más altos, y que no usar antibióticos sería inhumano para los pollos.36

De acuerdo con Lampkin Butts, presidente y director de operaciones de Sanderson Farms, "no hay ninguna prueba fehaciente que nos lleve a creer que estamos causando resistencia a los antibióticos en los seres humanos".37 Esta postura no solo es ignorante sino también peligrosa, y representa una burla total hacia la ciencia.

Si hace que los animales adquieran resistencia a los antibióticos, inevitablemente provocará lo mismo en los seres humanos. Literalmente existen millones de vidas que corren un gran peligro si no ponemos un fin al uso de antibióticos agrícolas.

Sanderson también trata de confundir a la población señalando que ningún pollo comercial, ya sea tratado con antibióticos o sin ellos, contendrá antibióticos para el momento en que lo compre, ya que su uso debe suspenderse a tiempo antes del sacrificio para garantizar que los medicamentos ya no estén en el sistema de los animales.

Sin embargo, esto no aborda las preocupaciones reales sobre el uso de los antibióticos en los pollos, porque aun y cuando los antibióticos ya no están presentes en el pollo, las bacterias resistentes SÍ LO ESTÁN, y suponen el problema principal.

Por fortuna, los inversores ahora están empezando a ejercer presión y exhortan a Sanderson Farms a reconsiderar su uso de antibióticos.

Según la agencia de noticias Reuters,38 una propuesta para poner fin al uso de antibióticos de importancia médica para prevenir enfermedades en los pollos "recibió el apoyo del 43 % de los votos emitidos en la reunión anual de la compañía", que se celebró el 15 de febrero de 2018.

Lo anterior representa un 13 % más en comparación con una propuesta similar presentada en 2017, cuando solo el 30 % de los inversionistas votó para a favor de suspender el uso de antibióticos por parte de la compañía.

Estrategias para protegerse y limitar la propagación de bacterias resistentes a los medicamentos

Si bien el problema de la resistencia a los antibióticos debe resolverse a través de políticas públicas a nivel nacional, cuantas más personas se involucren a nivel personal, mejores serán los resultados. A nivel individual, puede ayudar a minimizar el problema al centrarse en las siguientes medidas:

Prevenir las infecciones — Esta medida tiene el objetivo de fortalecer su sistema inmunológico de forma natural. Por otro lado, es fundamental evitar los azúcares, alimentos procesados y granos, disminuir el estrés y optimizar sus horas de sueño, así como sus niveles de vitamina D.

Además, es importante incluir alimentos cultivados y fermentados tradicionalmente, ya que esto le ayudará a mejorar el estado de su microbioma.

Limitar el uso de antibióticos — Cada vez que su médico le recete un antibiótico, debe preguntar si es absolutamente necesario, y considerar que los antibióticos no funcionan en las infecciones virales.

Por ejemplo, generalmente los antibióticos son innecesarios para la mayoría de las infecciones auditivas, y no funcionan contra el resfriado común o la gripe; ambos son causados por virus.

Evitar los antibióticos en los alimentos — Puede hacerlo al comprar carnes y productos de animales alimentados con pastura que sean orgánicos o biodinámicos, así como frutas y vegetales orgánicos.

Evitar productos antibacteriales para el hogar — Algunos ejemplos son los jabones antibacteriales, desinfectantes para manos y toallitas húmedas, ya que promueven la resistencia a los antibióticos al permitir que las bacterias más fuertes sobrevivan y se desarrollen en su hogar.

Lavarse adecuadamente las manos con agua tibia y jabón neutro, para evitar la propagación de bacterias — Sea especialmente consciente de lavarse las manos y las superficies de la cocina después de manipular carnes crudas, ya que es probable que aproximadamente la mitad de toda la carne vendida en los supermercados de los Estados Unidos esté contaminada con bacterias patógenas.

Evite utilizar jabones antibióticos, que usualmente contienen sustancias químicas peligrosas como triclosán.

Utilizar el sentido común para tomar precauciones en la cocina — Es evidente que las cocinas son entornos ideales para el desarrollo de bacterias causantes de enfermedades, debido a los productos cárnicos contaminados, incluyendo a las cepas de E-coli resistentes a los antibióticos.

Para evitar la contaminación cruzada entre los alimentos de su cocina, le sugiero aplicar las siguientes recomendaciones:

  • Utilice una tabla designada para cortar, de preferencia que sea de madera —no de plástico— para aves y carne cruda, y nunca utilice esta tabla para preparar otros alimentos, tal como cortar las vegetales. Una forma sencilla para distinguir entre ellas, es al designar por color las tablas para cortar
  • Para desinfectar las tablas para cortar, asegúrese de utilizar agua caliente y detergente. El simple hecho de limpiarlas con un paño no destruirá a las bacterias
  • Para obtener un desinfectante económico, seguro y eficaz para la barra de cocina y tablas para cortar, utilice vinagre con peróxido de hidrógeno al 3 % y vinagre. Mantenga cada líquido en una botella con atomizador diferente, y luego rocíe la superficie con una, seguida por la otra, y limpie
  • También, podría utilizar aceite de coco para limpiar, tratar y desinfectar las tablas para cortar que son de madera. Este es alto en ácido láurico, el cual tiene una acción antimicrobiana poderosa. El aceite de oliva podría ser otra alternativa. Además, las grasas ayudarán a acondicionar la madera

Refuerzos inmunes de origen natural

Para la mayoría de las infecciones, los antibióticos son innecesarios. Existen un sinfín de plantas y remedios naturales que puede utilizar para combatir infecciones, y a diferencia de los antibióticos, estos no promueven el desarrollo de resistencia a los medicamentos. Algunos compuestos naturales con actividad antimicrobiana son los siguientes:

Ajo

Canela

Extracto de orégano

Plata coloidal

Miel de Manuka (Los ensayos clínicos han encontrado que la miel de Manuka puede erradicar eficazmente más de 250 cepas clínicas de bacterias, lo que incluye a algunas variedades resistentes como el SARM)

Probióticos y alimentos fermentados

Echinacea

La luz del sol y la vitamina D