Obtenga hasta 48% de descuento Productos selectos fermentados Obtenga hasta 48% de descuento Productos selectos fermentados

PUBLICIDAD

6 razones principales para apoyar la agricultura regenerativa

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

agricultura regenerativa

Historia en Breve -

  • La mayoría de los problemas ambientales y de salud a los que nos enfrentamos en la actualidad se remontan a la producción moderna de alimentos, incluyendo: la desnutrición, propagación de enfermedades transmitidas por alimentos e infecciones bacterianas resistentes a los medicamentos, así como la disminución de los suministros de agua y la contaminación del aire, suelo y agua
  • La respuesta a todos estos problemas depende de la implementación masiva de la agricultura regenerativa y la agricultura biodinámica
  • Entre las razones para apoyar la agricultura regenerativa ya que promueve la nutrición y salud óptima, regenera la capa superficial del suelo, protege las fuentes de agua y minimiza el riego, previene la contaminación ambiental y restaura los ecosistemas dañados
  • Los alimentos que provienen de animales criados en granjas regenerativas también minimizan los riesgos de enfermedades transmitidas por alimentos y enfermedades resistentes a los medicamentos
  • Las certificaciones importantes que indican cuáles son los alimentos de mayor calidad cultivados de acuerdo con los principios regenerativos incluyen la Demeter (certificación biodinámica) y la certificación de la American Grassfed Association (AGA, por sus siglas en inglés)

30 Tips en 30 Días Diseñados para Ayudarle a Tomar Control de Su Salud

Este artículo es parte de la Guía Propósitos de 30 Días. Cada día del mes de enero se agregará un nuevo consejo diseñado para ayudarle a tomar control de su salud. Para ver la lista completa de clic aquí.

Se nos hace fácil olvidar que, en algún momento y no hace mucho tiempo, todos los alimentos se cultivaban de manera orgánica con métodos que apoyaban al ecosistema y al medioambiente.

Todo esto cambió en la década de 1940, cuando la Revolución Verde cobró forma y las técnicas de cultivo industrial dependientes de sustancias químicas se extendieron y se convirtieron con gran rapidez en la norma.

Por desgracia, la agricultura industrial ha creado una serie de situaciones insostenibles en menos de 70 años, y la evidencia sugiere que no llegaremos hasta el final de este siglo si continuamos por el camino de la alimentación y agricultura degenerativa.

Casi todos los problemas ambientales y de salud de la actualidad se remontan a la producción moderna de alimentos. Esto incluye, pero no se limita a:

La inseguridad alimenticia y la malnutrición a la par de un incremento en el desperdicio de la comida

La propagación de enfermedades transmitidas por alimentos e infecciones bacterianas resistentes a los medicamentos

Mayores tasas de obesidad y enfermedades crónicas a pesar del aumento en los gastos de atención médica

La rápida disminución de los suministros de agua dulce

La contaminación del aire, suelo y vías fluviales por culpa de los productos químicos tóxicos para la agricultura, lo cual amenaza a toda la cadena alimenticia de arriba a abajo

La interrupción de los patrones normales del clima y precipitaciones debido a la contaminación que destruye los ecosistemas

La buena noticia es que existe una respuesta viable a todos estos problemas la cual no se limita a modificar la superficie, y dicha respuesta depende de la implementación masiva de la agricultura regenerativa y la agricultura biodinámica. Es por eso que apoyo a la Asociación de Consumidores Orgánicos y a Regeneration International.

Si aprendemos unos de otros y educamos a los consumidores para que logren un cambio a través de sus hábitos de compra, existe la esperanza de que podamos evitar el colapso de nuestro ecosistema y de la producción de alimentos.

Una cosa es segura: no podemos esperar a que las regulaciones impulsen este cambio. Debemos esforzarnos por hacerlo nosotros mismos, y lo lograremos tomando una decisión cada vez que compremos nuestros alimentos.

Si bien éste es un tema muy amplio con muchos aspectos que se entrelazan y que podrían abarcar varios libros, a continuación, resumo en 6 puntos las razones para apoyar la agricultura regenerativa y biodinámica y recursos en donde podrá educarse sobre el tema con mayor profundidad.

Razón #1. La agricultura regenerativa regenera la capa superior del suelo

La destrucción de la superficie del suelo, la erosión y la desertificación empeoran debido a las actividades de labranza, al monocultivo y a no utilizar cultivos de cobertura.

Maria-Helena Semedo, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, advirtió que, si seguimos con el ritmo actual de degradación del suelo, todas las capas superficiales en el mundo desaparecerán en menos de 60 años, y para este punto el cultivo de alimentos será casi imposible.

Los problemas que están vinculados entre sí son la pérdida de fertilidad del suelo y la biodiversidad, que está relacionada de manera directa con la pérdida de carbono natural del suelo.

Se calcula que hasta ahora ya se ha perdido el 80 % del carbono del suelo en áreas donde hay granjas de cultivo, debido a la destrucción causada por el arado, al pastoreo excesivo y al uso de fertilizantes químicos y pesticidas que destruyen el suelo.

La gestión del carbono (que implica extraer carbono del aire y aplicarlo al suelo), es un aspecto crítico para la salud ambiental y el cultivo de alimentos. Una estrategia clave para aplicar el carbono en el suelo es utilizar cultivos de cobertura.

En otras palabras, el suelo nunca debe dejarse expuesto, ya que si no hay un sistema de raíces que mantenga al suelo en su lugar, incrementara la erosión del suelo.

La combinación de pastos también nutre al microbioma del suelo, ya que éste necesita la interacción con las plantas. La naturaleza aborrece al monocultivo. En 30 cm2 de praderas vírgenes, encontrará cerca de 140 plantas diferentes, y éste es el tipo de biodiversidad natural que los agricultores regenerativos pretenden imitar.

Los agricultores regenerativos también entienden la necesidad del ganado.

Un artículo publicado en Pure Advantage señala que "no hay tecnología actual o prevista que pueda al mismo tiempo aplicar el carbono, restaurar la biodiversidad y alimentar a las personas. Pero el ganado sí puede hacerlo...".

El éxito de la operación ganadera alimentada con pastura de Will Harris en Georgia, así como de miles de granjas en los Estados Unidos y alrededor del mundo, también dan testimonio del poder regenerativo de los animales de pastoreo.

El porcentaje de materia orgánica en el suelo es un gran indicador de la calidad, y Harris ha podido aumentar la materia orgánica en su suelo de ser menos del 0.5 % hasta un 5 % en un período de 20 años.

Razón # 2. La agricultura regenerativa protege las fuentes de agua y disminuye la necesidad de la misma

La agricultura industrial también promueve el desperdicio de agua debido a su uso de la técnica de riego por inundación, destrucción de la calidad del suelo y mala selección de cultivos.

Como resultado, un tercio de los mantos acuíferos más grandes están a punto de agotarse, ya que estamos extrayendo agua a un ritmo que supera la capacidad de reabastecimiento de los acuíferos.

Según James Famiglietti, un importante científico del Jet Propulsion Laboratory de la NASA y experto en el tema del agua, la mayoría de nuestras aguas subterráneas alrededor del mundo "ya han sobrepasado el punto decisivo de sustentabilidad", lo que significa que es solo cuestión de tiempo antes de que nos quedemos sin agua dulce.

En Estados Unidos, alrededor del 80 % del uso consuntivo del agua (y más del 90 % en muchos estados del lado Este del país) se utiliza para fines agrícolas.

Las granjas de monocultivos a gran escala y las operaciones concentradas de alimentación de animal (CAFO, por sus siglas en inglés) también son unas de las principales fuentes de contaminación del agua. Según un informe de Environment America, la agroindustria corporativa es "una de las mayores amenazas para las vías fluviales de los Estados Unidos".

Tyson Foods Inc. fue considerada entre las peores compañías. Los investigadores han advertido que muchos lagos de todo el mundo se encuentran en un grave riesgo debido a la escorrentía de fertilizantes que alimenta a las cianobacterias nocivas (también conocidas como algas verde-azules) y una vez que éstas se establecen, es mucho más difícil deshacerse de ellas.

La agricultura regenerativa está relacionada tanto con el desperdicio de agua como de la contaminación del agua. Los fertilizantes sintéticos y los pesticidas tóxicos no son necesarios ni para el cultivo ni para la crianza de animales que se realizan de una manera simbiótica que respalda la salud y el equilibrio del medioambiente.

Pero, además, mientras haya más materia orgánica en el suelo, éste podrá retener mayor humedad.

Por cada incremento del 1 % de materia orgánica, cada 0.4 hectáreas de tierra pueden retener otros 20 000 galones de agua, lo que reduce la necesidad de regar con nuestra valiosa agua subterránea.

Razón #3. La agricultura regenerativa promueve una nutrición y salud óptimas

La industrialización y la producción de alimentos centralizada fueron creadas para aumentar la capacidad de los agricultores para producir más alimentos a un menor costo. Por desgracia, en esta ecuación de eficiencia se perdió un principio esencial: el de la calidad de los alimentos y la densidad de los nutrientes.

Las pruebas revelan que el contenido de nutrientes en los alimentos ha tenido una decadencia impresionante desde la introducción de la agricultura industrial en 1925.

Uno de muchos ejemplos es el que se observa en la investigación de August Dunning, científico en jefe y copropietario de Eco Organics, ya que revela que para recibir la cantidad de hierro que solía obtenerse de una manzana en 1950, para 1998 tendría que comer 26 manzanas.

Hoy en día tendría que comer 36 manzanas para lograrlo y esto es una consecuencia directa de las técnicas de agricultura industrial y el uso de productos químicos que destruyen la calidad del suelo al matar microbios esenciales.

Ahora sabemos que, así como el microbioma intestinal de los humanos desempeña un papel integral en la salud de las personas, el microbioma del suelo influye en la absorción de nutrientes y salud de las plantas. Los microbios del suelo incluso ayudan a regular la invasión de distintas plagas.

Así que no es ninguna sorpresa que sin bien la densidad de los nutrientes disminuyo y la exposición a sustancias tóxicas a través de los alimentos incremento, las tasas de obesidad y de enfermedades crónicas aumentaron de manera drástica. Tanto así que la obesidad ahora amenaza con superar al hambre como la principal preocupación de salud en todo el mundo.

Muchos eligen consumir lo orgánico debido a todo aquello que no incluye (es decir, los pesticidas, organismos transgénicos y bacterias resistentes a los antibióticos), pero los beneficios también se extienden a la nutrición básica. Por ejemplo:

  • Cuando a las vacas se les permite un amplio acceso al forraje, su leche orgánica contiene alrededor de un 25 % menos de grasas omega-6 y un 62 % más de grasas omega-3 en comparación con la leche convencional, así como más vitamina E, betacaroteno y ácido linoleico conjugado.
  • Los alimentos cultivados de manera orgánica contienen niveles mucho más altos de antioxidantes que las variedades cultivadas de manera convencional, lo cual incluye compuestos favorables relacionados con un menor riesgo de enfermedades crónicas tales como las enfermedades cardiacas, neurodegenerativas y ciertos tipos de cáncer.

Razón #4. Los alimentos obtenidos de animales criados en granjas regenerativas minimizan los riesgos de enfermedades transmitidas por alimentos y enfermedades resistentes a los medicamentos

Mientras que las agencias de salud insisten en que los alimentos crudos y sin esterilizar, como la leche cruda orgánica, son peligrosos para la salud humana, las estadísticas cuentan una historia muy diferente. En realidad, los alimentos asociados con el mayor número de contaminación alimenticia se cultivan en granjas industriales, siendo los pollos de las CAFO los más preocupantes.

Entre 2009 y 2015, hubo 5 760 reportes de enfermedades transmitidas por alimentos en los Estados Unidos, las cuales resultaron en 100 939 afecciones, 5 699 hospitalizaciones y 145 muertes. De estos, la carne de pollo fue responsable del 12 % de todas las enfermedades, seguido del cerdo y los vegetales, cada uno responsable del 10 % de las enfermedades.

De hecho, el pollo crudo que viene de las CAFO se ha convertido en un notorio portador de bacterias como la Salmonella, Campylobacter, Clostridium perfringens y Listeria.

En Nueva Zelanda, Michael Baker, investigador de salud y profesor de la Universidad de Otago, ha sugerido la implementación de una etiqueta de advertencia similar a la del tabaco en todos los artículos de pollo crudo para informar a los compradores sobre los riesgos de salud involucrados con su consumo.

Las pruebas revelan que la mayoría de la carne de res de las CAFO también está contaminada con patógenos riesgosos. Un informe de 2017 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, reveló que el 22 % de las enfermedades resistentes a los antibióticos en los seres humanos está relacionado con el consumo de alimentos contaminados.

Además, las pruebas han demostrado que la carne molida de animales criados en las CAFO tiene tres veces más probabilidades de contener bacterias resistentes a los antibióticos que la carne de las vacas alimentadas con pastura orgánica.

La razón por la cual es normal que en las CAFO haya casos de contaminación con microbios resistentes a los medicamentos se debe al uso excesivo de antibióticos en su ganado.

Por otro lado, los estándares de productos de origen animal alimentados con pastura orgánica no permiten el uso de antibióticos, por lo que es menos probable que la carne de res alimentada con pastura esté contaminada con bacterias resistentes a los medicamentos.

Razón #5. La agricultura regenerativa evita la contaminación ambiental y restaura los ecosistemas dañados

Nuestros suministros de agua no son el único recurso que está siendo diezmado por la contaminación de las CAFO y por las granjas industriales dedicadas a los monocultivos, ambas también son responsables de gran parte de la contaminación de la tierra y el aire, en distintas formas, entre las cuales están las siguientes:

Emisión de gases de efecto invernadero — Las operaciones de carne y productos lácteos de las CAFO se encuentran entre los principales contaminadores del mundo, superando incluso a las multinacionales de petróleo y las emisiones de gases de efecto invernadero al año.

De acuerdo con un informe de GRAIN, una organización internacional sin fines de lucro, y el Instituto de Políticas Agrícolas y Comerciales de los Estados Unidos, las cinco compañías de carne y lácteos más grandes del mundo emiten más gases de efecto invernadero que Exxon, Shell o BP al año.

Contaminación del aire por partículas en suspensión — Las investigaciones también muestran que la contaminación del aire a causa de materias particuladas de las granjas industriales supera con creces a otras fuentes.

El principal culpable aquí es el fertilizante nitrogenado. A medida que se descompone en sus distintos componentes, el amoníaco se libera en el aire. Cuando el amoníaco en la atmósfera llega a áreas industriales, se combina con la contaminación del diésel y la combustión del petróleo, creando micropartículas que son nocivas.

Residuos de las CAFO — La orina y las heces de los animales que se encuentran en las CAFO se recolectan en grandes lagunas al aire libre, y ya sea que se rocíen en los campos como fertilizante o que se derramen debido a inundaciones durante las tormentas, el resultado es muy similar.

El uso de los residuos de las CAFO como fertilizante es la razón principal por la que los productos alimenticios se han convertido en una fuente frecuente de enfermedades transmitidas por alimentos.

Los gases de las CAFO también son tóxicos para quienes tienen la mala suerte de vivir o trabajar cerca de estas operaciones, y los estudios muestran que las personas que viven cerca de las CAFO tienen tasas más altas de problemas respiratorios, dolores de cabeza, diarrea, depresión y otros problemas de salud.

La desviación de los herbicidas — El herbicida conocido como Dicamba es quizás una de las amenazas más graves en este tema.

Este herbicida tóxico, que se usa junto con cultivos tolerantes a al Dicamba que fueron diseñados genéticamente, dañó 1.4 millones de hectáreas de tierras de cultivo en los Estados Unidos en 2017 y otros 0.4 millones de hectáreas a partir de julio de 2018 (no hay nuevos datos disponibles desde entonces).

La desviación del Dicamba también ha dañado los jardines de los propietarios particulares, complejos turísticos, parques estatales y granjas orgánicas.

La agricultura regenerativa nos regresa a los principios de lo orgánico: la protección y reconstrucción de la tierra, así como la biodiversidad y salud ecológica. La agricultura biodinámica es el verdadero estándar de oro, ya que es tanto orgánico como regenerativo, y algo más.

La agricultura biodinámica no solo proporciona cultivos superiores tanto en volumen como en mayor densidad de nutrientes, sino que las granjas biodinámicas también son completamente autosuficientes, algo que no se puede decir ni siquiera sobre la mayoría de las granjas orgánicas.

Por ejemplo, para los estándares biodinámicos no basta con que los agricultores usen forraje orgánico para sus animales. La mayor parte del forraje debe proceder de la propia granja.

Y, mientras que un agricultor orgánico puede separar el 10 % de su granja para el cultivo de productos orgánicos certificados, para estar certificada como biodinámica, el 100 % de su granja debe cumplir con los estándares.

Además de eso, el 10 % de la tierra debe estar encaminada a aumentar la biodiversidad. Esto podría ser por medio de tierras forestales, humedales o áreas insectarias, por mencionar algunos ejemplos.

La agricultura biodinámica también tiene todas las características que se asocian con la agricultura regenerativa, como la rotación de cultivos, el uso de cultivos de cobertura, etc. Integrar el uso de animales a la granja, con un enfoque en el bienestar animal, es otro principio fundamental de la agricultura biodinámica.

En resumen, la granja es vista como un organismo vivo (una completa integración viva y autosustentable), y la biodiversidad tanto de las plantas como de los animales se considera un aspecto integral.

De verdad esto es tan bueno como suena, y comprar alimentos producidos por granjas certificadas a través de Demeter como biodinámicas ofrece la mayor garantía de calidad y sostenibilidad ambiental.

Razón #6. La agricultura regenerativa beneficia a los agricultores y construye economías locales sustentables

Si bien la rentabilidad se cita de manera frecuente como un factor determinante de por qué los agricultores "ya no pueden" cultivar de manera orgánica, las investigaciones refutan esta actitud tan alarmista. Uno de esos estudios descubrió que los agricultores orgánicos en realidad ganan entre 22 y 35 % más que sus contrapartes industriales.

Además, la agricultura regenerativa también puede ayudar a crear economías regenerativas basadas en valores y principios que van más allá de solo ganar dinero, por lo que benefician a la sociedad de manera práctica, además de favorecer un medioambiente más limpio y saludable, así como ofrecer alimentos más nutritivos y menos tóxicos.

En un artículo de 2015, John Fullerton, fundador y presidente del Capital Institute, presentó los puntos de vista de dicha la organización sobre el capitalismo regenerativo, el cual se basa en los principios universales de la salud y la integridad. "Hemos identificado ocho principios clave que están interconectados y que son la base de la salud sistémica", escribe Fullerton.

Estos ocho principios, que él propone como parte de un sistema económico regenerativo, incluyen lo siguiente:

Establecer las relaciones correctas — Una economía basada en el entendimiento de que al dañar cualquier parte del sistema los efectos avanzan para dañar al resto del sistema

Entender la riqueza holística — Esto implica comprender que la verdadera riqueza es algo más que el dinero. También se puede medir en bienestar general y en la prosperidad compartida de manera masiva.

Buscar el equilibrio — "Una economía regenerativa busca el equilibrio: eficiencia y resiliencia; colaboración y competencia; diversidad y coherencia; organizaciones de todos los tamaños y sus necesidades. Es una contrincante directa de la ideología de "optimización" (a corto plazo) que se encuentra al centro de la lógica financiera moderna"

Promover el "efecto del límite" — "La creatividad y la abundancia florecen de manera sinérgica al "límite" de los sistemas... Por ejemplo, hay una abundancia de vida interdependiente en las marismas, en donde un río se encuentra con el océano... En esos límites las oportunidades para la innovación y la alogamia son enormes"

Desarrollar un flujo intenso y cíclico de dinero, información, recursos, bienes y servicios

Impulsar la innovación, adaptación y capacidad de respuesta

Empoderar la participación

Honrar a la comunidad y al espacio — "Una economía regenerativa nutre a comunidades y regiones saludables y resilientes, cada una fundamentada de manera única por la esencia de su historia y espacio individual"

Aprenda más sobre los beneficios de la agricultura regenerativa y biodinámica

Yo me propuse educarme a mí mismo y a otros sobre los increíbles beneficios globales de la agricultura regenerativa y biodinámica. Al hacerlo, he viajado por todo Estados Unidos, visitando a distintos líderes de opinión y expertos para ver sus operaciones agrícolas con mis propios ojos, y he escrito mucho sobre este tema durante los últimos años.

A continuación, hay una lista de algunos de los muchos expertos en estos temas. También puede obtener más información sobre los alimentos regenerativos, la agricultura y el uso de la tierra en el sitio web de Regeneration International.

Ray Archuleta, también conocido como "The Soil Guy" ("El hombre del suelo"), es un científico experto en suelos y agrónomo conservacionista en el Servicio de Conservación de Recursos Naturales del Centro de Apoyo Tecnológico Nacional del Este en Greensboro, Carolina del Norte del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Es experto en cómo la salud del suelo en el que se cultiva nuestros alimentos tiene una relación íntima con nuestra salud y el medioambiente en general.

Judith Schwartz , escritora independiente y autora del libro Cows Save the Planet And Other Improbable Ways of Restoring Soil to Heal the Earth ("Cómo las reses salvan el planeta y otras formas improbables de restaurar el suelo para sanar la tierra"), discute la importancia del manejo holístico del rebaño para la aplicación del carbono.

El pionero de la agricultura regenerativa Will Harris dirige el White Oak Pastures en Bluffton, Georgia, que genera productos de animales alimentados con pasturas de alta calidad.

Si bien la carne de res, así como otros productos animales, son los productos que se venden al público, lo que Harris en realidad produce es un suelo saludable, y el éxito de su granja es una gran demostración de cómo se puede lograr la conversión de la agricultura convencional a la regenerativa.

Joel Salatin, propietario de la granja Polyface en Virginia, es otro pionero de la agricultura sostenible, cuya granja es una demostración real de cómo la agricultura regenerativa beneficia al medioambiente y a la humanidad en general.

Gabe Brown, un pionero en la gestión de terrenos regenerativos, tiene una granja en Bismarck, Dakota del Norte, y viaja a muchos lugares, enseñando a las personas sobre los principios de la construcción de la capa superior del suelo, la cual es imperativa para cultivar alimentos ricos en nutrientes.

Kristin Ohlson , autora de "The Soil Will Save Us" ("El suelo nos salvará"), analiza la compleja relación entre el suelo y los alimentos que comemos, así como la importancia de aumentar el contenido de carbono de nuestros suelos y el papel integral que desempeñan los microbios del suelo en el ecosistema.

Reginaldo Haslett-Marroquín, un innovador en el campo de la agricultura regenerativa, ha desarrollado un ingenioso sistema que tiene el potencial de transformar la forma en que se cultivan los alimentos.

Además, es conocedor de cómo deben criarse pollos de forma natural (es decir, sin el uso de jaulas), que podría provocar una revolución alimenticia, regenerando al mismo tiempo la ecología, economía y condiciones sociales.

El Dr. Allen Williams, el sexto agricultor de su familia en Carolina del Sur y cofundador de The Grassfed Exchange, analiza cómo las prácticas de manejo de los terrenos regenerativos pueden revertir gran parte de los impactos negativos realizados por el modelo convencional.

Hendrikus Schraven, fundador de Hendrikus Organics, es un experto en restaurar suelos contaminados por medio de mejorar la calidad del microbioma en el suelo.

Elizabeth Candelario, directora general de Demeter, una agencia de certificación biodinámica global, habla sobre la historia de la agricultura biodinámica y por qué la certificación biodinámica sirve para identificar una alimentación superior.

Paul Gautschi, cuyo jardín orgánico privado es un testimonio para quien dude de que cultivar grandes cantidades de alimentos saludables puede ser muy simple y no requiere mucho tiempo.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario