Spring Sale Spring Sale

PUBLICIDAD

Los jugos de fruta con concentraciones de arsénico y plomo

Escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

jugo de frutas arsenico plomo

Historia en Breve -

  • De acuerdo con la investigación realizada por Consumer Reports, casi la mitad de los 45 jugos de fruta que fueron analizados contenían niveles elevados de metales pesados, incluyendo: arsénico, cadmio y plomo
  • Si bien estas sustancias están presentes en la naturaleza, muchas de las que fueron encontradas en estos alimentos provienen de terrenos o aguas que han sido contaminadas por distintas sustancias como los pesticidas o los residuos de actividades como la minería
  • Con el paso del tiempo, aún si las personas solo están expuestas a pequeñas cantidades de metales pesados que provengan de múltiples fuentes, el peligro se multiplica. En resumen, los niveles de toxicidad son acumulativos y los problemas de salud que surgen como consecuencia son prueba de ello
  • Se ha encontrado que, aún si las cantidades de metales pesados son escasas, éstas provocan enfermedades graves, como el deterioro cognitivo, problemas reproductivos y diabetes tipo 2
  • Muchas personas piensan que beber jugo de fruta es bueno para ellos pero el jugo a menudo contiene tanta azúcar o azúcar “industrial”, que es mucho peor, como las sodas. De hecho, el jugo de fruta ha sido llamado el “gemelo malvado” de la soda

Lo más seguro es que después de traer un jugo de frutas de la tienda y servirse una porción, no cruce por su mente la posibilidad de estar consumiendo sustancias nocivas.

Pero un nuevo estudio revela que hay una probabilidad de casi el 50 % de que encuentre niveles elevados de metales pesados en los contenidos de la botella, bote o caja de jugo de manzana, de uva o de varias frutas.

Cuando se probaron estos y otros jugos de frutas que se encuentran a la venta en los Estados Unidos, se descubrió que el 45 % de ellos contenían niveles “preocupantes” de metales pesados.

Consumer Reports, una organización sin fines de lucro que proporciona investigaciones que apoyan al consumidor, además de calificaciones y revisiones de productos, afirma que de entre los jugos de frutas que fueron puestos a prueba casi la mitad contenía niveles con un potencial peligroso de arsénico, mercurio, cadmio o plomo.

Lo peor es que varios de estos jugos se comercializan entre los niños, quienes de por sí ya son vulnerables a las lesiones causadas por metales pesados y el hecho de que los consuman es aún más preocupante.

En 1996, un estudio demostró que el consumo de jugo de fruta en los Estados Unidos había aumentado en el transcurso de 50 años. Puede que esto se deba en parte a las recomendaciones emitidas por el gobierno que indican que las personas deben consumir una cantidad “adecuada” de fruta.

Por desgracia, de acuerdo con un estudio realizado en un instituto de investigación de Nueva York, el 50 % de las porciones de “frutas” que los niños con edades de 2 a 18 años consumen son en realidad jugo de frutas, que es muy diferente a que de verdad estén consumiendo frutas. Además, según Consumer Reports:

Según una reciente encuesta nacional realizada por Consumer Reports, con la participación de 3002 padres, más del 80 % de aquellos padres con niños de 3 años o menos les dan jugo de fruta a sus hijos con cierta regularidad. En el 74 % de esos casos, los niños beben jugo por lo menos una vez al día, aunque puede que sean más”.

La Dra. Jennifer Lowry, presidenta del Consejo de Salud Ambiental de la Academia Americana de Pediatría y directora del área clínica de farmacología, toxicología e innovaciones terapéuticas en el Hospital Children's Mercy de la ciudad de Kansas, dice que: “La exposición temprana a estos metales puede tener consecuencias para toda la trayectoria de vida de sus hijos. Esto se debe a que hay muchos procesos de desarrollo que están ocurriendo en sus primeros años de vida”.

Pero tampoco está bien que los adultos ingieran metales pesados. James Dickerson, encargado del área de ciencia e investigación de Consumer Reports, señala que tan solo beber 4 onzas (o media taza) de algunos de estos jugos es suficiente como para provocar daños en la salud.

Además, entre los otros jugos que fueron analizados, 5 representan un riesgo cuando se consume una cantidad de 8 onzas o más.

¿Cuáles son las afecciones provocadas por los metales pesados?

Los investigadores de este estudio se enfocaron principalmente en el plomo, mercurio y arsénico inorgánico, el cual, de acuerdo con Consumer Reports, es el más dañino. Con el paso del tiempo, aún si las personas solo están expuestas a pequeñas cantidades de metales pesados que provengan de múltiples fuentes, el peligro se multiplica.

En resumen, los niveles de toxicidad son acumulativos y los problemas de salud que surgen como consecuencia son prueba de ello.

Los problemas varían según el tipo de cuerpo, edad y peso corporal del niño, además de las cantidades a las que estén expuestos, pero aquellas afecciones mencionadas por Consumer Reports son bastante inquietantes y representan solo una mínima fracción de la lista total de posibles complicaciones:

  • Menor coeficiente intelectual
  • Problemas de comportamiento tales como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad
  • Diabetes tipo 2
  • Cáncer

De hecho, durante las pruebas realizadas por Consumer Reports, los investigadores se encontraron con 7 jugos que, debido a sus altas concentraciones de metales pesados, representaban un riesgo potencial para aquellos niños que los consumieran en cantidades superiores a 4 onzas por día.

También se encontraron con otros 9 jugos que ponen a los niños en riesgo en caso de que éstos consuman una porción de 8 onzas o más al día.

De acuerdo con Tunde Akinleye, químico de la división de seguridad alimentaria en Consumer Reports, los investigadores observaron con frecuencia que los niveles combinados de metales pesados son un problema mucho mayor que cualquier otro metal pesado por sí solo, ya que cada uno tiene “efectos adversos similares” en aquellos cerebros que están en desarrollo, así como en los sistemas nerviosos de los niños que están consumiendo estos productos.

La NBC Los Angeles reportó que:

La reiterada exposición a estos elementos pesados, sobre todo en las primeras etapas del desarrollo de un niño, puede tener efectos prolongados a lo largo de su vida. En estas etapas, todos sus sistemas respiratorios, neurológicos e inmunológicos se están desarrollando, por lo que tener esas exposiciones desde temprano puede provocar efectos graves”.

Si bien la exposición puede ser menos problemática para los adultos, se ha encontrado que, al ocurrir durante períodos prolongados, e incluso en cantidades “escasas”, provoca enfermedades graves como cáncer de vejiga, piel y pulmón, así como un deterioro cognitivo, problemas reproductivos y diabetes tipo 2.

Además, el arsénico, cadmio y plomo han sido relacionados con ciertas afecciones en específico:

  • El plomo ha sido vinculado con una presión arterial alta, enfermedades cardíacas y problemas de fertilidad
  • El arsénico se ha relacionado con las enfermedades cardiovasculares
  • La exposición prolongada al cadmio está relacionada con un mayor riesgo de daño óseo y enfermedad renal

¿Cómo es que estas sustancias nocivas llegan a sus alimentos y bebidas?

¿Cómo es que estas esas sustancias tóxicas llegaron a los jugos de frutas? Si bien estas sustancias están presentes en la naturaleza, muchas de las que fueron encontradas en estos alimentos provienen de terrenos o aguas que han sido contaminadas por distintas sustancias como los pesticidas o los residuos de actividades como la minería.

Así que no resulta sorprendente que los metales pesados se encuentren con tal frecuencia tanto en los alimentos como en las bebidas, esto incluye productos como los alimentos para bebés y niños pequeños, arroz y productos derivados del mismo, proteína en polvo, batata y algunos tipos de pescado. Akinleye añade que:

En el transcurso de su vida, la persona promedio entrará en contacto con estos metales en muchas ocasiones, por medio de muchas fuentes. Estamos expuestos a estos metales con tanta frecuencia a lo largo de nuestras vidas que es vital limitar las exposiciones tempranas”.

Para desglosar la investigación realizada por Consumer Reports, los 45 jugos analizados provinieron de 24 marcas privadas y de tiendas que fueron producidas en los Estados Unidos. Las tiendas de las que vinieron incluían Whole Foods, Dollar General, Target, Walmart y Rite-Aid.

Los siguientes hallazgos de Consumer Reports, registrados al 8 de enero de 2019, son tan reveladores como inquietantes:

  • Todos los productos que fueron analizados contenían niveles medibles de cadmio, arsénico inorgánico, plomo o mercurio y, en ocasiones, una mezcla de todos los anteriores
  • De los 45 jugos analizados, 21 tenían niveles preocupantes de cadmio, arsénico inorgánico o plomo (pero no mercurio)
  • Cinco de los productos con niveles elevados eran cajas o bolsitas de jugo de 4 a 6.75 onzas, las cuales representan un riesgo para los niños que beben más de una por día
  • El jugo de uva y de frutas variadas contenían los promedios más altos de metales pesados
  • Los niveles de los jugos orgánicos tenían niveles similares de metales pesados a los de los jugos convencionales

La 'dulzura' puede ser engañosa

Consumida en cantidades saludables, la fruta puede ser buena para usted, pero como muchos otros alimentos, la cantidad de la porción es crucial. Así que, cuando coma frutas, que no tienen nada que ver con el jugo de fruta, tome en cuenta sus niveles de fructosa.

El consumo de fructosa debe limitarse a un máximo de 25 gramos por día. Si tiene problemas de peso, diabetes, enfermedades cardíacas o cáncer, le recomiendo que limite su consumo de fructosa a un rango de 10 a 15 gramos por día.

Sin embargo, estas no son todas las acciones que puede tomar con respecto al “azúcar”. Los endulzantes desarrollados en el laboratorio son unas de las sustancias más dañinas para su salud.

Food and Nurtition señala que los azúcares añadidos, ya sea el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa o cualquiera de los más de 60 endulzantes con distintas denominaciones, se encuentran en la raíz de una variedad de problemas de salud:

Los 'azúcares agregados', que van desde el controversial jarabe de maíz alto en fructosa hasta los más de 60 ingredientes identificados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, son introducidos en los alimentos y bebidas por los fabricantes durante su producción o por los consumidores al momento de comer.

Además, los azúcares agregados representan un promedio del 16 % del total de las calorías consumidas en la alimentación promedio de los Estados Unidos”.

Sin embargo, hay otros problemas asociados con el jugo de frutas que debe tomar en cuenta. Si bien los azúcares agregados en los alimentos y bebidas son malos, el azúcar artificial es aún peor y existen varios estudios que explican esto con mucha claridad.

Una investigación publicada en el Journal of Hematology informa que la fructosa, en especial la del azúcar “industrial”, es un factor de riesgo que puede provocar alteraciones en el metabolismo y complicar la fibrosis hepática en pacientes con hepatitis crónica.

Además, “aun cuando aquellos jugos que están hechos de frutas al 100 % solo contienen azúcares naturales, el cuerpo humano no puede diferenciar a nivel bioquímico entre los azúcares naturales y los agregados... De hecho, algunos jugos contienen casi la misma cantidad de azúcar como las sodas”.

El jugo de frutas es el 'gemelo malvado' de la soda

Es cierto: algunos jugos de frutas tienen cantidades de azúcar similares a las de las sodas. Pero ¿por qué eso representa un problema? Verá, de acuerdo con los científicos, se puede culpar al consumo de sodas por causar 183 000 muertes cada año en todo el mundo, sobre todo por casos de diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer.

Tal vez crea que beber una simple porción de 8 onzas no le causaría mucho daño, pero un estudio demostró que incluso esa cantidad puede aumentar su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 18 %.

Las sodas causan deshidratación y elevan los indicadores de la enfermedad renal, también conocida como insuficiencia renal aguda (AKI, por sus siglas en inglés), cuando se beben después de hacer algún esfuerzo físico o ejercicio en temperaturas altas.

Algo interesante fue que los voluntarios de esta investigación tenían una edad promedio de 24 años, y los síntomas que experimentaron afectaron sus niveles de ácido úrico (los cuales agudizan o causan síntomas de gota). ABC News dice que:

No obstante, esta relación no se limitó a las sodas, parece ser que el jugo de naranja también es un factor de riesgo para la gota recurrente... Las mujeres que declararon beber este jugo una vez al día tenían un mayor riesgo de tener un diagnóstico de gota en un 41 %, el cual aumentaba hasta un 142 % al consumir dos porciones diarias”.

Otros problemas de salud en niños y adultos relacionados con el consumo de jugo de frutas

La caries de biberón, que es precursora de una caries grave y desintegración dental, es un problema común entre los niños que reciben jugo de fruta en sus biberones, sobre todo debido a que los niños pequeños a menudo usan sus biberones como sustitutos para los chupones (lo que provoca un problema relacionado con el apego al biberón en edades avanzadas). Además:

La diarrea crónica inespecífica en los niños pequeños se ha relacionado con el consumo de jugo, en especial con aquellos que tienen un alto contenido de sorbitol y una proporción elevada entre la fructosa y la glucosa.

Esto se relaciona con una mala absorción de carbohidratos que varía según el tipo, concentración y mezcla de azúcares presentes en los diferentes jugos de frutas. En épocas recientes, los niños en edad preescolar han aumentado su consumo de jugo de fruta de 3.2 a alrededor de 5.5 onzas líquidas al día.”

NBC Los Angeles citó a Consumer Reports diciendo que a pesar de las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría de limitar la cantidad de jugo que se les da a los niños, principalmente por su alto contenido de azúcar, y de no darles jugo de fruta a los niños menores de 1 año, la mayoría de los padres en los Estados Unidos todavía les ofrece estos productos a sus hijos.

¿Qué se está haciendo al respecto? ¿Cómo puede tomar medidas en su hogar?

Es alentador saber que algunas entidades gubernamentales y comerciales están interesadas en resolver el problema de los metales pesados en los jugos de frutas, al igual que en otros productos de consumo.

De hecho, Consumer Reports reconoce que muchos de los jugos de fruta que analizaron habían demostrado una mejoría. Por ejemplo, en 2011, solo el 29 % de los jugos que se probaron tenían concentraciones de plomo en 1 parte por billón (ppb), en comparación con un 53 % en 2018.

En 2013, la FDA propuso limitar la presencia del arsénico inorgánico en el jugo de manzana al mismo límite permisible para el agua potable, que es de 10 ppb, el estándar federal de arsénico. Sin embargo, Consumer Reports afirma que si bien la FDA había dicho que este límite se establecería para finales de 2018, todavía no está vigente.

Jean Halloran, director de iniciativas de política alimentaria de Consumer Reports, ha alentado a la FDA a concretar el límite de arsénico inorgánico en el jugo de manzana lo más rápido posible.

Cabe señalar que el “Trader Joe’s Fresh Pressed Apple Juice” fue el único producto que estaba por encima del límite de 10 ppb para el arsénico inorgánico propuesto por la FDA, ya que las tres muestras tuvieron en promedio resultados de 15.4 ppb.

Cuando se le preguntó acerca de esos resultados, un portavoz de Trader Joe's su respuesta fue que: “Haremos una investigación a partir de sus hallazgos, ya que estamos siempre estamos disponibles para tomar las medidas necesarias que garanticen la seguridad y calidad de nuestros productos”.

Aunque apenas se haya dado cuenta que aumentó su riesgo de tener problemas de salud relacionados con los metales pesados debido al consumo de jugo de fruta durante largos períodos de tiempo, o inclusive por años, aún no es demasiado tarde para tomar medidas.

El riesgo proviene de la exposición crónica”, enfatiza Dickerson. “Minimizar el consumo de jugos y otros alimentos que contienen metales pesados puede reducir la posibilidad de resultados negativos en el futuro”.

Además, NBC Los Angeles dice que: “Es muy importante asegurarse de que está alimentando a sus hijos con una amplia variedad de frutas, verduras y otros alimentos completos para garantizar que minimice su exposición”.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario