Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2 Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2

PUBLICIDAD

Google oculta a Mercola en su última actualización de búsqueda

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

algoritmo de google oculta a mercola censura

Historia en Breve -

  • Este año, hemos observado un impulso para implementar la censura de todas las plataformas en línea, lo que dificulta la obtención y distribución de información crucial sobre la salud y las vacunas, particularmente
  • La actualización del algoritmo de Google en junio del 2019, que entró en vigencia el 3 de junio, eliminó efectivamente a Mercola.com de los resultados de búsqueda de Google
  • Al ingresar una palabra relacionada con la salud en Google, ya no se mostrarán artículos de Mercola.com en los resultados de búsqueda. La única manera de localizar estos artículos es al añadir "Mercola.com" junto con la palabra en cuestión
  • El contenido de referencia de Mercola ha figurado en lo más alto de los resultados de búsqueda de salud durante más de 15 años
  • Si las páginas indeseables no desaparecen automáticamente con el nuevo algoritmo, el equipo de control de calidad de Google ingresará y manipulará manualmente la importancia de la colaboración abierta para esconder la página o páginas

A lo largo de los años, el gobierno de los Estados Unidos y los monopolios empresariales, incluyendo la industria de la tecnología, han formado una alianza global empeñada en proteger y concentrar las ganancias de los miembros.

El precio para mantener los negocios como se acostumbra es mediante la libertad personal y de expresión, los cuales pueden afectar dichos complejos industriales, gubernamentales y fascistas.

Las principales industrias unidas para apoderarse del gobierno y las agencias gubernamentales incluyen los bancos, el ejército, la agricultura, la industria farmacéutica, los medios de comunicación y las empresas de tecnología.

Los líderes de estas industrias han organizado estrategias para sobornar políticos a través de la presión y para capturar agencias reguladoras a través de estrategias de contratación por medio de un círculo vicioso, así como la influencia de los medios pagados a través de publicidad.

La industria de la tecnología se unió al movimiento junto con una concentración global de riqueza para eliminar la competencia y la crítica, criticas que generan conciencia del futuro mientras nuestros derechos, libertades y competencia se erosionan en una puesta de sol fascista, todo disfrazado como un medio para protegerlo de la "desinformación."

Este año, hemos visto un impulso sin precedentes para implementar la censura en todas las plataformas en línea, lo que hace cada vez más difícil obtener y compartir información crucial sobre temas de salud. Si últimamente ha experimentado dificultades para encontrar artículos de Mercola en Google, no es el único.

El tráfico de Google hacia Mercola.com se ha desplomado hasta un 99 % en las últimas semanas. Pero, ¿por qué? La actualización de junio del 2019 de Google, el cual entró en vigencia el 3 de junio, eliminó efectivamente a Mercola.com de los resultados de búsqueda de Google Según lo informado por Telaposts.com:

"La actualización del algoritmo principal de Google Broadcast de junio del 2019 afectó la clasificación de los sitios web en las páginas de resultados de Google. Se cambiaron numerosos aspectos del algoritmo, lo que provocó que algunos sitios ganaran visibilidad mientras que otros la perdieron.

En términos generales, los sitios afectados negativamente experimentarán una caída en las clasificaciones de muchas o todas las palabras o frases clave que utilizaron para clasificarse adecuadamente. La actualización del algoritmo de Google Broad de junio del 2019 afectó a muchos sitios web, sin embargo, se ha observado un mayor impacto en los sitios de noticias y salud".

Nuestro sitio web, Mercola.com, se vio afectado por la última actualización de Google

Actualmente, cada vez que ingrese una palabra relacionada con salud en Google, como "enfermedad cardíaca" o "diabetes tipo 2", no encontrará artículos de Mercola.com en los resultados de búsqueda. La única manera de localizar cualquiera de estos artículos actualmente, es mediante la búsqueda de "Enfermedad cardiaca por Mercola.com" o "Diabetes tipo 2 de Mercola.com".

Incluso omitir el ".com" minimizará los resultados de búsqueda, y muchas veces solo aparecerán blogs y no mis artículos completos revisados científicamente.

La prensa negativa por parte de los escépticos también se ha actualizado, lo que significa que, al buscar mi nombre, ninguno de mis artículos aparecerá, lo que significa que encontrará numerosos artículos negativos que expresan críticas en contra de Mercola. Busque mi nombre en Yahoo o Bing y obtendrá resultados completamente diferentes.

google graph

Según lo explicado por Telapost, una actualización central "es cuando Google realiza muchos cambios en su algoritmo principal (núcleo)". Anteriormente, los resultados de búsqueda de Google se basaban en la relevancia de los recursos de colaboración abierta. Un artículo ascendería de rango según el número de personas que ingresarán a él.

Tradicionalmente, si producía contenido único y de alta calidad que coincidía con la búsqueda de los usuarios, se nos recompensaba con la mejor posición en los resultados de búsqueda. Mercola.com estaba casi en la cima de casi todos los resultados de búsqueda de salud.

Entonces, digamos que uno de mis artículos sobre diabetes fue séptimo en la lista de "éxitos" de una búsqueda; Si un mayor número de personas ingresarán más a dicho enlace que a un artículo en tercer o quinto lugar, mi artículo ascendería de rango. En pocas palabras, los resultados de búsqueda de Google fueron, al menos en cierta parte, basados en la popularidad.

Ese ya no es el caso. En cambio, Google ahora reduce manualmente la clasificación de contenido indeseable, basado principalmente en la evaluación de Wikipedia del autor o sitio.

El fundador de Wikipedia y los editores anónimos son conocidos por tener un prejuicio extremo en contra del contenido y los autores de medicina natural. Asimismo, Google contribuye en gran medida a la financiación de Wikipedia, y dicha página se encuentra cerca de la cima de casi todas las búsquedas, a pesar del anonimato de sus contribuyentes. ¿Quién mejor que un grupo de colaboradores anónimos y no calificados?

El cofundador de Wikipedia admite que estos malos colaboradores lo han convertido en un "sistema roto". ¿Por qué Google le otorga tanta credibilidad a una plataforma que incluso su propio fundador la considera como inapropiada y se encuentra invadida por colaboradores deficientes?

Los nuevos lineamientos de calidad de Google son una sentencia de muerte para los expertos cuyas consideraciones amenazan los beneficios de la industria

Otro cambio importante fue la guía de control de calidad del 2019, la cual fue publicada el 16 de mayo. Pero ¿cuáles son estos lineamientos? Según lo explicado por Telapost:

"Google contrata a un 'equipo de control de calidad' que accede a los sitios web para evaluar su calidad. Su retroalimentación no afecta directamente al sitio; sino que se dirige a los ingenieros que actualizan el algoritmo de Google para mostrar los mejores sitios web para los usuarios. Los lineamientos nos revelan lo que Google considera una página web de calidad".

Un cambio significativo: Google esconde las opiniones de los expertos si se consideran "perjudiciales" para el público. Como se explica en la publicación del sitio web SEM:

"Se ha comentado mucho sobre la experiencia de los autores cuando hablamos de las directrices de control de calidad. Dicha sección ha cambiado sustancialmente; ya que, si las páginas se consideran perjudiciales, entonces la experiencia no tiene importancia. ¡Debería disminuir la calificación!".

Google solía clasificar las páginas según la experiencia comprobable del autor, el número de personas que visitaban una página o la cantidad de otros sitios acreditados que se vinculaban a dicha página. Y nada más.

Como habrá comprendido, hemos tratado de mantenernos al tanto de esta situación, incluso con la creación de un panel de revisión de médicos y científicos que revisan, editan y aprueban la mayoría de los artículos antes de su publicación. Esto se suma a mi propia experiencia médica como médico certificado por la junta.

Mis artículos se encuentran repletos de referencias, la mayoría de los cuales contienen docenas de alusiones de estudios publicados en la literatura científica revisados por expertos. Por desgracia, nada de esto importa actualmente, ya que el hecho de que la información presentada normalmente contradiga a la propaganda de la industria me posiciona en la menor categoría posible.

Todo es un engaño

Diferentes perspectivas son esenciales para un debate saludable de ideas. Cuando nuestras voces son censuradas, la humanidad pierde y el fascismo gana. Pinterest me ha vetado, Google ha borrado mi información y muchos otros están experimentando esta misma censura. ¿Qué me hace tan peligroso que necesitan censurarme de quienes buscan mi información?

Google tuvo la brillante idea de utilizar el servicio público, al brindar las mejores respuestas mediante un contenido seleccionado con mayor frecuencia a la parte superior de los resultados de búsqueda: un sistema verdaderamente democrático para recompensar a las personas por compartir información y para ayudar a localizar esta información al compartir esencialmente el contenido más popular y de mayor calidad.

Con frecuencia, mi información se encontraba en la parte superior de numerosas búsquedas de salud, porque muchas personas la consideraban valiosa. Pero a medida que el poder de Google creció a proporciones descomunales, el objetivo de brindarle este servicio cambió totalmente.

El objetivo ahora es ganar más poder mediante la unión con otras industrias y el gobierno para implementar sus creencias en las masas y manipular el futuro.

El abastecimiento público se ha convertido en el control de masas. Google comenzó a darle todo lo que desea para tomar todo lo que tiene. Google ya no considera a los usuarios como clientes y cambio de darles lo que desean, a convertirlos en custodios de su voluntad, lo que lo convierte en huésped de un virus para implementar sus planes.

Google se ha convertido en el máximo maestro de títeres, al infectar a las personas y manipularlas sin su conocimiento. Su verdadero objetivo es tener el control de todos nosotros, para dirigir nuestro comportamiento, y si nos rebelamos, también se han asociado con el ejército para la creación de drones para acabar con la resistencia por medio de inteligencia artificial.

Esto se asemeja a numerosos libros y producciones de ciencia ficción, pero contamos con pruebas de los objetivos de Google, y no podemos permitirlo. Google se refiere al objetivo de controlar a la humanidad cómo se describe en el siguiente video "The Selfish Ledger".

Nuestras vidas están siendo explotadas por Google y otras grandes compañías tecnológicas, y las personas ignoran sus objetivos. Lo cierto es que tienen la habilidad de predecir y controlar su comportamiento.

El video está disponible solo en inglés

La salud y curación natural amenazan los beneficios de la industria de medicamentos y vacunas

Esta oración del artículo de SEM Post citado anteriormente es clave para entender los hechos actuales: "Si el propósito de la página es perjudicial, entonces la experiencia no tiene importancia."

En otras palabras, si una página se considera como perjudicial para el público, obtiene la menor calificación posible, independientemente de la experiencia. Y si las páginas no se desvanecen automáticamente con el nuevo algoritmo, el equipo de control de calidad ingresará y manipulará manualmente la relevancia de los sitios para esconder la página o páginas.

¿Qué es lo que consideran "dañino"? En resumen, todo lo que presente perspectivas que difieran de las relaciones públicas creadas por dichos aliados, y que ciertamente incluyen temas de salud alternativa e integral, así como artículos reveladores de las industrias tóxicas, tal como las industrias de medicamentos y vacunas.

De hecho, Telapost incluye a Mercola.com como una de las páginas con mayores pérdidas con la actualización del algoritmo central de Google de junio del 2019, junto con otros sitios de medicina natural y Vimeo, un competidor directo de la plataforma de YouTube perteneciente a Google. El artículo también señala lo siguiente:

"En los QRG [lineamientos de control de calidad], Google señala que el equipo debe realizar una 'investigación sobre la reputación del sitio web o del creador del contenido principal'.

Más adelante, mencionan: "los artículos de Wikipedia pueden informar sobre una compañía e incluir información específica de su reputación, tal como premios y otras formas de reconocimiento, así como controversias y problemas.

'Si un sitio cuenta con mala reputación, los factores de dicho sitio pueden correlacionarse con lo que Google está tratando de reducir de los resultados de búsqueda'.

Profundizaré en el papel de Wikipedia en este movimiento de censura en la segunda parte de este artículo, el cual se publicará el día de mañana.

Sin duda, Google es uno de los monopolios más grandes y claros del mundo. De hecho, la compañía monopoliza numerosos mercados diferentes, incluyendo la búsqueda y la publicidad.

Bing, su competidor más cercano, cuenta con solo el 2 % del mercado, una amenaza poco significativa para el 90 % que le pertenece a Google. Google también controla cerca del 60 % de los ingresos publicitarios globales en Internet.

Entonces, con dicha actualización del algoritmo central, Google impide realmente que la mayoría de las personas en todo el mundo aprendan cómo proteger y apoyar su salud, lo que no es más que un ataque a su libertad civil y al derecho de buscar salud y bienestar.

He redactado sobre los peligros de los monopolios dentro de las industrias farmacéutica y agrícola en numerosas ocasiones, pero Google es sin duda el mayor monopolio que haya existido en el mundo, y la mayoría de las personas ni siquiera lo notan.

El gigante tecnológico ha ingresado cada vez más en nuestra vida cotidiana, desde la educación infantil hasta los teléfonos Android, sustitutos de carne patentados y cuidados de salud. Con su monopolio de internet y un espeluznante intercambio de información personal, Google representa una amenaza única para la salud pública y el bienestar.

Cualquier persona preocupada por su salud, alimentación o medio ambiente, así como su capacidad para informarse verazmente sobre cualquiera de esos problemas debe comprender el papel que desempeña Google y a quién busca beneficiar. Profundizaré más sobre este tema en la segunda parte de este artículo.

¿Quiénes conforman el equipo de control de calidad de Google?

Entonces, ¿quiénes conforman este equipo contratado por Google para determinar los aspectos de cada sitio, así como para clasificar manualmente las páginas dependiendo del rango? El sitio web Ars Technica ha redactado artículos sobre las malas condiciones de trabajo de estos evaluadores.

En abril del 2017, Annalee Newitz, editora principal de cultura tecnológica de Ars Technica, informó que:

"Pocas personas comprenden la contribución de estos evaluadores con el buen funcionamiento que denominamos como 'Googlear.' Incluso los ingenieros de Google que trabajan con la información de este equipo no saben quiénes son estas personas.

Pero a algunos de ellos les gustaría que esto cambiará. Esto se debe a que, a principios de este mes, miles de ellos recibieron una notificación que les mencionaba la reducción de sus horas de trabajo a la mitad, en parte debido a cambios en las políticas de personal de Google.

Aunque Google presume a su ejército de evaluadores, ellos no son empleados de Google. En su lugar, son empleados de empresas subcontratadas por Google, de tiempo completo, durante años.

Estos evaluadores consideran que Google ha obtenido importantes beneficios de su trabajo sin garantizar la seguridad y estabilidad de su empleo. Es por eso que 10 evaluadores visitaron a Ars Technica para contar la historia de sus vidas".

En ese momento, Leapforce, el cual se incorporó en el 2008 era una de las compañías más grandes de evaluadores para Google. La mayoría de los evaluadores trabajan desde casa y prácticamente todos, incluyendo los gerentes, utilizan seudónimos en línea, lo que evita que los empleados conozcan a sus compañeros de trabajo.

"Para obtener un proyecto, los evaluadores ingresan a Raterhub para ver la disponibilidad de cada uno. Algunos días existen muchos proyectos; mientras que, en otros, un evaluador puede esperar horas sin nada de trabajo.

Un proyecto habitual toma entre 30 segundos y 15 minutos, y la cantidad de tiempo que se puede facturar por cada proyecto se encuentra predeterminada por Google," menciona Newitz.

En el 2017, el pago por hora de un evaluador osciló entre 13.50 y 17.40 dólares. A partir del 1 de junio del 2017, los evaluadores que trabajan en los Estados Unidos ya no podrían facturar más de 26 horas a la semana, lo que significa que aquellos que trabajan tiempo completo (aproximadamente el 20 % de los evaluadores de Leapforce) experimentaron una reducción de su tiempo parcial para minimizar los beneficios de los empleados.

En respuesta a los trabajadores aterrorizados, el fundador y presidente ejecutivo de Leapforce, Daren Jackson, menciono que "esto no es un cambio que podamos controlar", ya que la eliminación del trabajo de tiempo completo se debió a la "mitigación de riesgos" relacionada con las "regulaciones."

De acuerdo con Newitz, una nueva política de Google estipulaba que buscaban laborar con las fuerzas laborales basadas en los empleados, entonces para mantener su contrato, Leapforce convirtió a sus evaluadores de contratistas independientes a empleados. En primer lugar, era muy probable que fuera ilegal contar con tantas personas contratadas de manera independiente para estas posiciones.

Sin embargo, Jackson le mencionó a Newitz que no podía convertir a sus contratistas de tiempo completo en empleados de tiempo completo "porque Leapforce no podía pagar la atención médica de todos ellos", como lo exige la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible.

Después de hablar con Ars Technica sobre sus condiciones de trabajo, tres de los evaluadores fueron despedidos por Leapforce, informó Newitz en un artículo posterior.

El fundador de Leapforce es un exempleado de Google

Aunque Jackson afirmó que Leapforce contaba con otros clientes además de Google (el cual no mencionaría cuando se lo preguntó Ars Technica), Google ciertamente parecía ser el más grande. No es sorprendente que Jackson y Leapforce no aparecieran de la nada. De hecho, según lo informado por Newitz, Jackson solía trabajar para Google. Ella menciona lo siguiente:

"Jackson le explicó a Ars que creo Leapforce en el 2008 después de abandonar Google, donde había estado trabajando en un proyecto llamado EWOQ.

EWOQ es el precursor de Raterhub, aunque sus orígenes se encuentran realmente ocultos. Sabemos que, ya en el 2004, Google ofrecía una herramienta de control de calidad. En ese momento, los evaluadores fueron contratados directamente por Google.

Pero cuando Google adquirió el sitio web Raterhub.com en el 2012, todos los evaluadores procedían de empresas subcontratadas como Leapforce, Lionbridge, Appen y ZeroChaos. Muchos de los evaluadores de Leapforce aún llaman a la herramienta que utilizan en Raterhub como "EWOQ", aunque uno mencionó que desconocía las razones, así como el significado".

En esencia, la separación entre Leapforce y Google parece haber sido poco más que una ficción legal que protegió a Google de cualquier responsabilidad legal por la forma en que trató a la fuerza laboral.

En un artículo posterior, publicado el 2 de mayo del 2017, Newitz señaló que Jackson había creado otra compañía llamada RaterLabs, y buscaba transferir evaluadores de Leapforce a RaterLabs, pero con una reducción del pago.

Según lo informado por Newitz en un tercer artículo, publicado el 1 de diciembre del 2017, Leapforce/RaterLabs fueron adquiridos finalmente por un competidor principal llamado Appen. También informó que numerosos evaluadores de Leapforce habían presentado quejas ante grupos de derechos para los empleados.

Dos de los evaluadores despedidos después de su visita con Ars Technica presentaron quejas ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales. Según informes, ambos casos fueron resueltos.

Google no es un actor independiente en su movimiento de censura

Aunque algunos argumentan que Google, al ser una empresa privada, tiene el derecho de hacer lo que guste, incluso si eso significa crear algoritmos que censuren las noticias importantes y las perspectivas de salud, mientras esconden manualmente las páginas "indeseables" para proteger las ganancias de sus anunciantes y otras partes interesadas.

Sin embargo, al ser uno de los monopolios más grandes del mundo, se podría argumentar que Google realmente se ha convertido más en una utilidad (como gas, agua y electricidad), y como tal tiene la responsabilidad de servir a la gente. De hecho, el año pasado, Steve King (R-Iowa), representante de la Cámara de los Estados Unidos, sugirió que Google y Facebook se convirtieran en servicios públicos.

Después de todo, si se quiere encontrar una respuesta en internet, ¿qué es lo más fácil? Googlearla, no solo "buscarla". Google trabajó durante muchos años para ser confiable, mientras desarrollaba una trampa para convertir dicha confianza en un tipo de control muy poderoso.

Desafortunadamente, incluso si tal idea ganará impulsó (que no lo ha hecho), todavía no resolvería el problema, ya que Google no actúa de manera independiente, sino que cumple con un rol dentro de algo mucho más grande que incluye el gobierno de los Estados Unidos, la milicia y la seguridad nacional, así como numerosas industrias adineradas y poderosas del planeta.

Profundizaré más en estos temas en la segunda parte que se publicará el día de mañana.

Todos estos "socios" cuentan con un gran interés en censurar la información de manera diaria; información relacionada con opciones no farmacológicas para la prevención y el tratamiento de enfermedades o advertencias sobre tratamientos peligrosos, medicamentos y vacunas, tal como los beneficios de la agricultura regenerativa sobre la agricultura convencional y la carne falsa, o los peligros de los productos químicos tóxicos que se encuentran en los productos y alimentos cotidianos.

Nuevamente, como se explicó anteriormente, los últimos lineamientos de actualización de algoritmos básicos y de calidad de Google esconden toda esta información, lo que favorece a la información retransmitida por sitios que conforman este complejo industrial-tecnológico-militar-gubernamental o que ofrecen los puntos de conversación convenientes.

No importa la información y las citas de las investigaciones revisadas científicamente que proporcionamos al público, y que ofrezcamos un panel completo de médicos y científicos que revisan gran parte de la información, porque la ciencia que resaltamos es la que no quiere publicar la industria científica.

Pocos se tomarán el tiempo para desenterrar estos estudios, aunque se encuentren fácilmente disponibles y, por lo tanto, al censurar a muchas fuentes como esta, la tarea de ingeniería social del complejo industrial-tecnológico-militar-gubernamental se simplifica significativamente.

La información que comparto sobre medicamentos y vacunas farmacéuticas, productos transgénicos (GMO), pesticidas, alimentos chatarra, carne falsa, edulcorantes artificiales y otros aditivos peligrosos son los principales objetivos de la censura por la sencilla razón de que, al tomar control sobre su salud, pierden el control sobre usted. Al mantenerse informado, le arrebata el poder que tienen sobre usted.

Entonces, ¿qué puede hacer?

Llevo años redactando artículos sobre Google porque sabía que llegaría este día. El 3 de junio del 2019, Google eliminó mi sitio web y muchos otros de sus resultados de búsqueda.

Es una advertencia para todos, y ahora más que nunca debemos trabajar juntos para compartir dicha información de manera oral, por texto y por correo electrónico. Hemos incorporado herramientas para compartir esta información en la parte superior de cada artículo para facilitar el envío por correo electrónico o mensajes de texto a sus seres queridos.

Mi información se encuentra disponible debido a todo el apoyo y divulgación que ustedes me han dado, y juntos podemos hacerlo sin la ayuda de la industria de la tecnología. ¡Es momento de boicotear y compartir! Aquí encontrará algunas sugerencias adicionales:

Suscríbase a mi boletín y aconseje a sus seres queridos a hacer lo mismo. Esta es la manera más sencilla y segura de mantenerse actualizado sobre problemas de salud y del medio ambiente.

Si cuenta con amigos o familiares que se interesen en su salud, comparta artículos importantes y aliéntelos a suscribirse a nuestro boletín.

Utilice el motor de búsqueda interno de Mercola.com cuando busque artículos en la página. Casi todos los sitios web de búsqueda principales, excepto Yahoo! y Bing utilizan Google como su motor principal y cuentan con sus propios problemas de privacidad. Además, encontramos sitios como StartPage y DuckDuckGo, los cuales brindan mayor privacidad que Google, pero se basan en los resultados de búsqueda de Google.

Boicotee a Google al evitar todos y cada uno de sus productos:

Deja de utilizar los motores de búsqueda de Google. Las alternativas incluyen DuckDuckGo y Startpage

Desinstale Google Chrome y utilice el navegador de Opera en su lugar, el cual se encuentra disponible para todas las computadoras y dispositivos móviles. Desde una perspectiva de seguridad, Opera es muy superior a Chrome y ofrece un servicio de VPN gratuito (red privada virtual) para conservar aún más su privacidad

Si tiene una cuenta de Gmail, se recomienda eliminarla y abrir otra con un correo electrónico no afiliado a Google como ProtonMail, un servicio de correo electrónico con sede en Suiza

No utilice los documentos de Google. Digital Trend ha publicado un artículo que sugiere una serie de alternativas.

Si es estudiante, no convierta sus cuentas de Google creadas como estudiante en cuentas personales.

Firme la petición "Don't be evil" creada por Citizens Against Monopoly