Ocultar
Ansiedad

Historia en Breve -

  • Los medicamentos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) funcionan al permitir que haya más serotonina disponile en el cerebro, lo que se cree que mejora el estado de ánimo
  • Una cantidad baja de serotonina ha sido la teoría prevaleciente con la que se explica la ansiedad social, por lo tanto, generalmente se prescriben ISRS para controlar este trastorno
  • Nuevas investigaciones muestran que la fobia social produce demasiada serotonina en la amígdala – una región cerebral que se asocia con las emociones primitivas, como el miedo. Por lo tanto, el incremento de la serotonina aumenta la ansiedad
 

El Trastorno de Ansiedad Social Se Ha Relacionado con los Niveles Altos de Serotonina, Lo Que Pone en Gran Duda el Tratamiento con ISRS

Julio 2, 2015 | 31,089 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La depresión y otros problemas de salud mentales se encuentran en niveles epidémicos, a juzgar por el número de antidepresivos que se prescriben cada año.

De acuerdo con la información de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades,1 1 de cada 2 personas mayores de 12 años en Estados Unidos reportan algún tipo de depresión y el 11 por ciento de la población de más de 12 años en Estados Unidos toma algún tipo de medicamento antidepresivo.2

Esto es así, a pesar de la evidencia abrumadora que muestra que los antidepresivos no funcionan como dice la publicidad.

En el mejor de los casos, los antidepresivos pueden compararse a los placebos. Y, en el peor, pueden tener efectos secundarios devastadores, como el deterioro mental que ocasiona enfermedades más graves y tendencias suicidas u homicidas.

Por ejemplo, prácticamente todos los asesinos en masa y escolares, han tomado antidepresivos. Los antidepresivos también se prescriven a las mujeres embarazadas, lo que puede tener severas repercusiones en el bebé.

Las investigaciones3 muestran que es tres veces más probable que los niños con autismo hayan estado expuestos a los antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) en el útero, en comparación con los niños que no son autistas. Aquellos cuyas madres utilizaron ISRS durante el primer trimestre demostraron tener un mayor riesgo a padecer autismo.

Los recientes estudios realizados acerca de los mecanismos que impulsan la ansiedad y las fobias sociales revolucionaron el tratamiento con ISRS.

Resulta que estos problemas mentales no se deben a los niveles de serotonina bajos como se pensaba anteriormente. ¡Están relacionados a los niveles altos! Si se toman estos descubrimientos tan seriamente como se debería, el campo de la salud mental lograría un gran adelanto.

Nunca Se Probó la Teoría Sobre la Baja Serotonina y Sin Embargo, Generó un Auge en el Mercado de los ISRS

El Prozac fue sacado al mercado en 1987 en Estados Unidos, lo que originó una clase nueva de terapia antidepresiva conocida como inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS). Algunos de los más populares son:

  • Paxil (fluoxetina)
  • Celexa (citalopram)
  • Zoloft (sertralina)
  • Paxil (paroxetina)
  • Lexapro (escitalopram)

Los ISRS funcionan al prevenir la recaptación (el movimiento retrógrado hacia el final de los nervios) del neurotrasmisor serotonina. Esto permite que haya más serotonina disponible en el cerebro, lo que se piensa que mejora el estado de ánimo.

La mayoría de las personas han escuchado sobre la teoría “desequilibrio químico”, que afirma que la depresión y los transtornos de ansiedad se deben a los niveles bajos de serotonina. Muchas personas creen que esta teoría es verdad. Sin embargo, la teoría era sólo eso – una teoría. Parece científica, aunque en realidad no hay evidencias ciertas que la respalden. 

Como explica el corresponsal investigador de la salud Robert Whitaker, en 1983 los Institutos Nacionales de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) investigaron si las personas deprimidas tenían o no un nivel bajo de serotonina. En ese tiempo, concluyeron que no había evidencia que mostrara nada malo en el sistema serotoninérgico de los pacientes deprimidos.

Las investigaciones4,5 publicadas en el 2009 brindaron más evidencia al indicar que la idea de los niveles bajos de serotonina era incorrecta, ya que encontraron fuertes indicadores de que la depresión en realidad inicia más arriba en la cadena de eventos cerebrales. Esencialmente, los medicamentos se han enfocado en el efecto y no en la causa.

Sin embargo, las compañías de medicamentos continuaron con la teoría de los niveles bajos de serotonina, ya que esto justifica el uso agresivo de antidepresivos para corregir este alegado "desequilibrio”. Ahora, las investigaciones suecas ciertamente ponen en duda la justificación para utilizar los ISRS en el tratamiento de los trastornos de ansiedad.

Se Ha Relacionado la Ansiedad a los Niveles Altos de Serotonina, lo que Hace que el ISRS sea un Dudoso Remedio

Más de 25 millones de personas en Estados Unidos reportan padecer transtorno de ansiedad social, el cual les ocasiona sentirse avergonzados o gravemente incómodos en situaciones públicas.

Así como en el caso de la depresión, una cantidad baja de serotonina ha sido la teoría prevaleciente con la que se explica la ansiedad social, por lo tanto, generalmente se prescribe el ISRS para controlar este transtorno.

Otros medicamentos anti-ansiedad comúnmente prescritos son las benzodiazepinas como el Altivan, Xanax y Valium. Estos también han sido relacionados con serios riesgos, como la pérdida de memoria, fracturas de cadera y adicción. Las personas que consumen estos medicamentos son casi cuatro veces más propensas a una muerte prematura que quienes no los consumen e incluso tienen un mayor riesgo a padecer cáncer.

Como reportó el Medical Daily:6

“El Dr. Tomas Furmark y el Dr. Mats Fredrikson, otro profesor de psicología en la Universidad de Uppsala, cuestionaron la hipótesis subyacente en el tratamiento de pacientes con ISRS: ¿Exactamente qué papel molecular juega la serotonina en la fobia social?7,8,9,10

Para descubrir la verdad, utilizaron tecnologías de escanéo cerebral, escaners PET, para medir la serotonina en el cerebro de los voluntarios con fobia social.

La comunicación dentro del cerebro funciona de la siguiente manera: las neuronas liberan serotonina en el espacio entre las neuronas, luego, la serotonina se pega a sí misma a los receptores de las células. Después de esto, se libera la serotonina de los receptores y regresa a su célula original.

Los investigadores descubrieron que los pacientes con fobia social producían demasiada serotonina en la amígdala. Esta región cerebral, que se encuentra profundamente dentro de nuestro cráneo, es la casa de nuestras emociones más primitivas, como el miedo. Mientras más serotonina se produzca en esta área, las personas se sentirán más ansiosas en las situaciones sociales”.

Estudios previos han revelado que el incremento en la actividad neuronal en la amígdala es parte de los mecanismos subyacentes que producen ansiedad. Básicamente, aquellas personas con fobia social tienen un centro del miedo extremadamente activo. Estos nuevos descubrimientos nos brindan información adicional que sugiere que el incremento en la producción de serotonina en el cerebro puede ser parte de este mecanismo.

De cualquier forma, en el tratamiento del transtorno de ansiedad, el incremento de serotonina en el cerebro con un ISRS no calmará la ansiedad. La incrementará, lo que pone en duda la opción del tratamiento con ISRS.

Según un Estudio, los Alimentos Fermentados Podrían Ayudar en el Trastorno de Ansiedad Social

Se ha confirmado el impacto del microbioma intestinal en las funciones cerebrales a través de una variedad de estudios y las investigaciones en esta área están incrementando rápidamente. Una de las razones por las que la constitución bacteriana del intestino influenciaría la salud mental y emocional está relacionada con el hecho de que el intestino funciona como el segundo cerebro.

El sistema nervioso central (compuesto del cerebro y la médula espinal) y el sistema nervioso entérico (el sistema nervioso intrínseco del tracto gastrointenstinal) se crean a partir de tejidos idénticos durante el desarrollo del feto.

Una parte se convierte en el sistema nervioso central, mientras que la otra se desarrolla como el sistema nervioso entérico. Estos dos sistemas están conectados a través del nervio vago, el décimo nervio cranial que va desde el bulbo raquídeo hasta el abdomen. Actualmente, se conoce bien que el nervio vago es la ruta principal que utiliza la bacteria intestinal para transmitir información al cerebro.

Y lo que es aún más interesante, la serotonina es producida en el intestino, así como en el cerebro,  por bacterias específicas. De hecho, la mayor concentración de serotonina se encuentra en el intestino, no en el cerebro.

No es sorprendente que los investigadores sigan encontrando correlaciones positivas entre la salud intestinal y la mejoría mental. Más recientemente, los investigadores encontraron que las bebidas y los alimentos fermentados ayudan a contener el transtorno de ansiedad social en los adultos jóvenes. El  estudio11,12 publicado en Psychiatry Research, involucró a 710 estudiantes de psicología en el College of William and Mary.

Los participantes llenaron formularios en los que calificaban sus niveles de preocupación y ansiedad y documentaron su consumo de alimentos fermentados durante los 30 días anteriores. También se tomaron en cuenta otros factores, como una alimentación saludable y el ejercicio. Entre aquellos estudiantes que afirmaron tener un alto grado de sentimientos neuróticos, se relacionó el consumo de alimentos fermentados a menores síntomas de ansiedad social. Lo que significa que, la relación entre los alimentos fermentados y la disminución de la ansiedad social fue la más fuerte entre quienes tendieron a ser más neuróticos.

Factores Clave para Superar la Ansiedad o la Depresión Sin Medicamentos

Es importante entender que la alimentación y el estilo de vida en general son factores fundamentales que deben ser optimizados si se quieren resolver los problemas de salud mental como la depresión o la ansiedad, ya que el cuerpo y la mente están estrechamente relacionados.

Por ejemplo, investigaciones convincentes demuestran qué tan interconectada está la salud mental con la salud gastrointestinal. Mientras que muchas personas creen que el cerebro es el órgano a cargo de la salud mental, en realidad, el intestino podría jugar un papel más significativo. Los tratamientos de medicamentos para la depresión disponibles actualmente no son mejores de lo que eran hace 50 años.

Claramente, necesitamos un nuevo acercamiento y un lugar obvio dónde empezar es la alimentación. Las investigaciones nos dicen que la composición de la flora intestinal no sólo afecta la salud física, sino que también tiene un impacto significativo en la función cerebral y el estado mental y, el microbioma intestinal puede ser rápidamente impactado por los cambios alimenticios – para bien o para mal.

Las investigaciones también revelaron que hay una variedad de formas seguras y efectivas para hacerle frente a la depresión y a la ansiedad, que no involucran medicamentos dañinos. Así que, si sufre de un trastorno de ansiedad o depresivo, considere hacerle frente tomando en cuenta los siguientes factores alimenticios y de estilo de vida, antes de recurrir a los medicamentos:

Reduzca dramáticamente su consumo de alimentos procesados, azúcar (particularmente de fructuosa), granos y transgénicos Los carbohidratos almidonados altos en azúcar ocasionan la liberación excesiva de insulina, lo que puede ocasionar niveles de azúcar bajos o hipoglucemia. A su vez, la hipoglucemia ocasiona que el cerebro secrete glutamato a niveles que pueden causar agitación, depresión, enojo, ansiedad y ataques de pánico. Y también, el azúcar atiza el fuego de la inflamación en el cuerpo.

Además de ser altos en azúcar y granos, los alimentos procesados también contienen una variedad de aditivos que pueden afectar el funcionamiento del cerebro y el estado mental, especialmente el MSG y los endulzantes artificiales como el aspartame.  Existe un gran libro acerca de este tema, The Sugar Blues (La tristeza de azúcar), escrito por William Dufty hace más de 30 años, que escarba en el tema del azúcar y la salud mental en gran detalle.

Investigaciones recientes también muestran que el glifosato, que se utiliza en grandes cantidades en los cultivos trangénicos como el maíz, soya y caña de azúcar, limita la capacidad del cuerpo de desintoxicarse de compuestos químicos externos. Como resultado, los efectos dañinos de esas toxinas se magnifican, ocasionando potencialmente una gran variedad de enfermedades, como transtornos cerebrales que tienen efectos tanto psicológicos como de comportamiento.
Aumente su consumo de alimentos tradicionalmente fermentados y cultivados Es imperativo reducir la inflamación intestinal al enfrentar los problemas de salud mental,13 así que optimizar su flora intestinal es fundamental. Para promover una flora intestinal saludable, incremente su consumo de alimentos probióticos, como vegetales fermentados, kimchee, natto, kefir y otros.
Obtenga suficiente vitamina B12 La deficiencia de vitamina B12 puede contribuir a la depresión y afecta a una de cada cuatro personas.
Optimice sus niveles de vitamina D La vitamina D es muy importante para su estado de ánimo. En un estudio, se encontró que las personas con los niveles más bajos de vitamina D eran 11 veces más propensas a la depresión que aquellas personas con niveles normales de ésta.14

Recuerde, el Trastorno Afectivo Temporal (SAD, por sus siglas en inglés) es un tipo de depresión que sabemos está relacionada con la falta de luz solar, así que tendría sentido que la forma perfecta de optimizar su vitamina D sea a través de la exposición a la luz solar o en una cama de bronceado. Si ninguna de estas opciones está disponible, se recomienda ampliamente tomar un suplemento de vitamina D. Sólo recuerde también incrementar su vitamina K2 al tomar vitamina D oral.
Consuma bastantes grasas omega-3 de origen animal Su cerebro es 60 por ciento grasa y, es crucial para el buen funcionamiento cerebral y la salud mental,15 consumir ácido docosahexaenoico, grasas omega-3 de origen animal, así como ácido eicosapentaenoico. Las investigaciones muestran una reducción de ansiedad en un 20 por ciento en los estudiantes de medicina que consumen omega-316

Desafortunadamente, la mayoría de las personas no obtienen suficiente de éste en su alimentación, así que asegúrese de consumir grasas omega-3 de alta calidad, como el aceite de kril. El Dr. Stoll, psiquiatra de Harvard, fue uno de los primeros guías en la recolección de evidencia que apoya el uso de grasas omega-3 de origen animal en el tratamiento contra la depresión. Escribió un libro excelente en el que detalla su experiencia en esta área, llamado The Omega-3 Connection.
                Evalúe su consumo de sal La deficiencia de sodio en realidad ocasiona,  los síntomas que son muy parecidos a los de la depresión. Sin embargo, asegúrese de NO utilizar sal procesada (sal de mesa común). Usted querría utilizar sal completamente natural y sin procesar, como la sal del Himalaya, que contiene más de 80 diferentes nutrientes.
Ejercítese adecuadamente todos los días El ejercicio es una de las estrategias más efectivas para prevenir y superar la depresión. Estudios han demostrado que hay una fuerte correlación entre la mejora del ánimo y la capacidad aeróbica. Así que, aumenta la aceptación de que la conexión mente-cuerpo es muy real y que al mantener la buena salud física se puede disminuir significativamente, en primer lugar, el riesgo a desarrollar depresión.

El ejercicio crea nuevas neuronas productoras de ácido y-aminobutírico (GABA) que ayudan a inducir el estado natural de la tranquilidad. También estimula los niveles de serotonina, dopamina y norepinefrina, que ayudan a amortiguar los efectos del estrés.
Duerma lo suficiente Usted podrá tener el mejor programa de alimentación y ejercicio, pero si no duerme bien, podría deprimirse fácilmente. El sueño y la depresión están tan íntimamente relacionados que, un trastorno del sueño puede ser parte de la definición del conjunto de síntomas que le da su nombre a la depresión.

Elimine la Ansiedad con Golpecitos

Las técnicas psicológicas energéticas, como las Técnicas de Liberación Emocional (EFT), pueden ser muy efectivas para reducir la ansiedad al corregir los cortocircuitos bioeléctricos que causan las reacciones del cuerpo – sin efectos adversos. Se puede pensar del EFT como una herramienta para “reprogramar” sus circuitos y funciona tanto con factores estresantes reales como imaginarios.

EFT es una forma de acupresión psicológica basada en los mismos meridianos energéticos utilizados en la acupuntura tradicional por más de 5,000 años para tratar males físicos y emocionales, pero sin ser tan invasivo como las agujas. De acuerdo con un análisis del 2012 del diario American Psychological Association’s Journal Review of General Psychology, el EFT se acerca a satisfacer los criterios por ser un “tratamiento basado en la evidencia”.

Investigaciones recientes han mostrado que el EFT incrementa significativamente las emociones positivas, como la esperanza y el gozo y reduce los estados emocionales negativos, como la ansiedad. EFT es particularmente poderoso para tratar el estrés y la ansiedad ya que tiene como objetivos específicos la amígdala y el hipocampo, que son partes del cerebro que le ayudan a decidir si algo es o no una amenaza.17,18

Si recuerda la explicación del NIMH acerca de la relación de la amígdala y del hipocampo con los trastornos de ansiedad, verá por qué Tapping es una herramienta poderosa. EFT también ha mostrado dismiuir los niveles de cortisol.19

Aunque usted puede aprender lo básico del EFT por sí mismo, si usted o su hijo tiene un trastorno grave de ansiedad, le recomiendo ampliamente que consulte a un practicante profesional de EFT. Para un problema complejo o grave necesita a un profesional de la salud calificado que esté capacitado para utilizar EFT20 para ayudarlo a través del proceso, ya que generalmente se necesitan años de aprendizaje para desarrollar la habilidad de golpetear y aliviar problemas profundos y significativos.

Existen situaciones en las que se justifica el uso de los ISRS, pero en general, estos medicamentos que paralizan la mente y el cuerpo son utilizados de manera extrema. Estaría dispuesto a apostar que la mayoría de las personas que los toman no son candidatos apropiados para ellos y que estarían mucho mejor si enfrentaran los problemas básicos y fundamentales relacionados con su salud y su estilo de vida en general. Esto es, una alimentación adecuada, sueño, ejercicio y el uso de herramientas útiles para calmar el estrés.

La exposición al aire libre, como caminar descalzo en el pasto y obtener cantidades suficientes de luz solar, tampoco deben subestimarse. Si usted sufre de dolor emocional o físico, le animo a que utilice mi inventario de miles de artículos, en los que hablo de estos problemas y ofrezco una gran variedad de alternativas seguras y efectivas.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.