Ocultar
Marcha Contra Transgénicos

Historia en Breve -

  • El 23 de julio del 2015, la Cámara de Representantes aprobó el HR 1599 “The Safe and Accurate Food Labeling Act” (Ley para el etiquetado seguro y preciso de los alimentos), llamado más comúnmente como Ley “Deny Americans the Right to Know” (Negación del derecho a Saber a las personas en Estados Unidos) o Ley DARK
  • La HR 1599 niega específicamente el derecho de los estados para crear sus propias leyes de etiquetado de transgénicos y, si es aprobada por el senado, bloqueará efectivamente la ley de etiquetado de transgénicos de Vermont, que entrará en vigor en el año 2016
 

Se Aprueba la Ley Para Prohibir las Leyes de Etiquetado de Transgénicos

Agosto 4, 2015 | 10,756 vistas
| Available in English Available in English

Untitled Document

Por el Dr. Mercola

El 23 de julio del 2015, la Cámara de Representantes aprobó el HR 1599,1 "The Safe and Accurate Food Labeling Act"2,3,4 (Ley para el etiquetado seguro y preciso de los alimentos), llamado más comúnmente como Ley "Deny Americans the Right to Know" (Negación del derecho a saber de las personas en Estados Unidos) o Ley DARK.

A pesar de la gran oposición, se aprobó la medida 275 a 150.

La Ley "DARK" (HR 1599) niega específicamente el derecho de los estados para crear sus propias leyes de etiquetado de transgénicos y, si es aprobada por el senado, bloqueará efectivamente la ley de etiquetado de transgénicos de Vermont, que entrará en vigor en el año 2016.

Las Fuerzas a Favor de los Transgénicos Gastan Cerca de $64 MILLONES Para Presionar la Aprobación de Esta Ley Ante la Cámara

De acuerdo con un reporte por el Grupo del Trabo Ambiental5 (EWG), las compañías de alimentos y biotecnología gastaron $63.6 millones en el 2014 para presionar la aprobación específica de este tipo de legislaciones anti etiquetado. Es casi tres veces la cantidad que invirtieron en sus esfuerzos para presionar el anti etiquetado en el 2013. De los $25.4 millones que gastó la Asociación de Fabricantes de Alimentos para la presión relacionada a los transgénicos el año pasado, cerca de la mitad ($13.3 millones) provino de Coca-Cola y PepsiCo. Estos números empequeñecen aquellos del grupo de presión a favor del etiquetado, que gastó tan sólo $2.6 millones en el 2014.

El reporte también afirma que entre el 2012 y el 2014, los opositores al etiquetado gastaron $105.8 millones para vencer las iniciativas a favor del etiquetado de transgénicos en California, Washington, Colorado y Oregon, y esto ni siquiera incluye los fondos utilizados para presionar a las asambleas legislativas del estado.

HR 1599 Elimina los Derechos Estatales

Además de evitar que los estados creen sus propios requerimientos para etiquetas los alimentos transgénicos (OMG), la HR 1599, introducida por el Representante Pompeo, también previene cualquier regulación local o estatal de los cultivos transgénicos y debilita la supervisión federal.6

Además, en vez de sólo etiquetar los alimentos con ingredientes transgénicos, la ley pide la creación de una certificación No-Transgénica de la USDA similar a su Programa Nacional Orgánico – básicamente para pasar todos los costos a aquellos que quieran declarar que sus alimentos no son transgénicos.

Este sistema es más retrógrado de lo que se podría creer. Si los transgénicos estuvieran etiquetados, como deberían estar legalmente, no habría necesidad de etiquetar los productos sin transgénicos, lo cual no fue más que un rodeo para darles a los consumidores lo que quieren – el derecho a tomar decisiones informadas en sus compras.

La premisa básica y el propósito del etiquetado general de los alimentos son para informarle a usted acerca de los alimentos que compra; sus ingredientes y aditivos básicos –no lo que NO está en los alimentos (a menos que se trate de un riesgo a la salud conocido, como de alergia a los cacahuates o intolerancia al gluten).

Debido a la manipulación de la industria dirigida a ocultar ingredientes y residuos controversiales y potencialmente dañinos, hemos visto cómo esto se transforma en una carga, iniciando con las etiquetas no-RBGH en los productos lácteos que utilizan leche de vacas a las que no se les administran hormonas sintéticas y transgénicas de crecimiento bovino, las cuáles se han relacionado al cáncer.

Ahora, cualquier alimento que no contenga experimentos genéticos realizados por el hombre estará forzado a declarar que son "normales" en la etiqueta, o se asumirá que contienen transgénicos. No tiene sentido alguno y los únicos beneficiarios de tal sistema manipulado y retrógrado son las industrias de biotecnología y de los alimentos procesados.

El Etiquetado de Salmón Transgénico Ha Sido Aprobado

De forma interesante, justo unos días antes que se aprobara la HR 1599 por la Cámara de Representantes, se añadió una cláusula de una propuesta de ley del Senado para la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que requiere que se etiquete el salmón transgénico.

Como reportó AgriPulse:7

"El…requerimiento para el etiquetado del salmón biotecnológico no está en la ley de la Cámara. El comité del Senado aprobó ambas cláusulas sin una votación nominal parlamentaria. Las diferencias entre las dos leyes serán resueltas después entre los negociadores del Senado y la Cámara.

El requerimiento del etiquetado del salmón propuesto por la senadora Lisa Murkowski, R-Alaska, añadiría otro giro al debate congresista acerca del etiquetado de los cultivos transgénicos.

Murkowski dijo a sus colegas que los agricultores no deberían estar preocupados de que el etiquetado del salmón establezca un precedente para el etiquetado de los cultivos biotecnológicos. "El maíz no nada de un campo a otro y ni se reproduce con el maíz de otro estado. Los peces se mueven. Los peces escapan", dijo".

El etiquetado del salmón transgénico es un ejemplo perfecto de todo lo que está mal con la HR 1599 y por qué el Senado no debería pasarla, cuando llegue el momento.
¿De quién es la responsabilidad de etiquetar su pescado? ¿Debería forzarse a los proveedores tradicionales de salmón a certificar los suyos como no-transgénicos, que es lo que la HR 1599 requiere, o deberían ser los pescados transgénicos (que han sido manipulados con genes para que crezcan tres veces más rápido) los que estén etiquetados como manipulados genéticamente?

El costo y la carga de la identificación adecuada pertenece en realidad a las especies transgénicas, que no han existido nunca antes en la naturaleza; no al pescado tradicional, el que se esperaría al comprar un paquete etiquetado como "salmón".

¿El Etiquetado de Transgénicos de Verdad Aumentaría los Precios?

No cabe duda de que se influenció a la Cámara de Representantes con propaganda falsa y engañosa.

La Asociación de Fabricantes de Alimentos (GMA), la cual fue uno de los diseñadores escondidos de la HR 1599, logró convencer a muchos representantes que el etiquetado de transgénicos elevaría el precio de los alimentos – $500 en promedio por familia que reside en Nueva York.8

Sin embargo, lo que es muy contradictorio es que los fabricantes de alimentos están tan nerviosos acerca de negarles la transparencia a los consumidores que están dispuestos a imprimir un código QR en la caja, en vez de las dos palabras "Producto Transgénico".

QR significa "Quick Response" (Respuesta rápida), y el código puede escanearse y leerse con un Smartphone o con un lector de QR. Este código brinda los detalles del producto y puede relacionarse a un cupón o a otras estratagemas de marketing.

En un artículo del 16 de julio de PoliticoPro, Jenny Hopkinson habla sobre la implementación de las aplicaciones QR apoyadas por las compañías para el Smartphone, y afirmó que el programa está coordinado por la GMA. Muy probablemente sea Hershey´s la primer compañía que pruebe el código QR, y sería dado a conocer más ampliamente a mediados del próximo año.

Sin embargo, aún hay problemas que resolver antes de que pueda iniciar el programa de las etiquetas inteligentes. Se deben estandarizar los nombres de los ingredientes, y añadir los códigos QR a los empaques tomará tiempo. Lo que no se ha contemplado, es que, muy probablemente, será costoso. Como reportó Hopkinson:

"La idea del código de barra es una forma de equilibrarse, ya que genera un proceso por el que se puede brindar una gran cantidad de información al consumidor que está interesado, pero no indica que haya nada mal con el producto, como lo hace una etiqueta, dijo (el secretario de agricultura Tom) Vilsack.

El Representante Collin Peterson, demócrata superior en el House Agriculture Comitte, también apoya esta idea. Peteson dijo en mayo a POLITICO que tal sistema significaría que:

"Si alguien quiere saber qué hay en estos productos puede leerlo con su Smartphone y se soluciona el problema" sin "saturar la etiqueta".

Los Cambios en las Etiquetas de los Alimentos Nunca Ha Impactado Su Precio

¿Cómo podría ser más barato imprimir un código QR en un empaque que añadir dos palabras? ¿No aumentaría el precio de los alimentos la incorporación de un código QR? ¿Y, porqué se evita poner atención en la sugerencia de que podría haber algo mal con el producto, o que dos palabras más "saturarían" la etiqueta? La única forma de interpretar esto es que mienten e intentan esconder la información a los consumidores.

Su disposición a añadir códigos QR elimina el argumento de que añadir unas pocas palabras a la etiqueta aumentaría el costo de los alimentos. Además, no hay garantía de que las compañías digan la verdad acerca de los transgénicos en estas etiquetas voluntarias en línea, así que las promesas de la transparencia voluntaria a través de este sistema deberían ser tomadas con muchas reservas.

Teniendo todo en cuenta, parece que su objetivo principal es mantener la información sobre los transgénicos fuera de la vista directa del consumidor. No se trata en realidad acerca de los costos de la etiqueta. Como afirman en Boston Globe Op-Ed el Representante Jim McGovern (Massachusetts) y el Representante Chellie Pingree (Maine):9

"Los partidarios de la ley (HR 1599) afirman que el etiquetado de los transgénicos elevará los precios de los alimentos. Mientras que muchas cosas impactan los precios que pagamos en los supermercados – como los costos del transporte y de los ingredientes – el etiquetado de transgénicos no es una de ellas. Hemos visto en varios estudios que un simple descargo de responsabilidad de los transgénicos en el empaque de los alimentos no incrementará los costos.

Las compañías de alimentos cambian todo el tiempo sus etiquetas para hacer nuevas declaraciones, y las compañías alimentarias tendrán que cambiar sus etiquetas próximamente para hacerle cambios importantes a los datos nutricionales. Añadir pocas palabras en el reverso del empaque de los alimentos acerca de los transgénicos no tendrá un impacto en el costo de su fabricación.

Los que se oponen a etiquetar de los alimentos hicieron los mismos argumentos falaces cuando estuvieron en contra del etiquetado nutricional en la década de los 80. Entonces, afirmaron que la divulgación de la presencia de calorías, sal, grasa y azúcar necesitaría reformulaciones costosas. Pero aquellos cambios mucho más significativos a las etiquetas de los alimentos – añadir un Cuadro de Datos Nutricionales e incluir más información acerca de los ingredientes – no cambió el precio en lo absoluto". [El énfasis es mío]

Transgénicos - ¿Otro Proyecto Demasiado Grande para Fallar?

En un artículo reciente publicado en el New York Times,10 Mark Spitznagel, economista experto consejero del Senado y del candidato a la presidencia Rand Paul11,12 (hijo de Ron Paul, libertario bien conocido, congresista de Texas y anterior candidato a la presidencia) afronta los riesgos inherentes de promover los transgénicos sin protección.

Antes del 2007, cuando comenzó la crisis financiera, Spitznagel y el co-autor Nicholas Taleb, consejero científico y profesor de análisis de riesgos, advirtieron que el "sistema financiero era frágil e insostenible, al contrario de los análisis casi ubicuos del momento". Ahora, vuelven a lanzar una advertencia, en la que afirman que:

"El experimento transgénico, llevado a cabo en tiempo real y con nuestros sistemas ecológicos y de alimentos enteros como laboratorio, es quizá el mayor caso de arrogancia humana jamás visto. Sin embargo, crea otro proyecto sistémico "demasiado grande para fallar"- pero en el cual no habrá rescate posible cuando falle".

Entonces, Spitznagel y Taleb predijeron el colapso del sistema financiero. Ahora predicen el colapso del ecosistema global. En ambos casos, se utilizaron los mismos falsos argumentos para eliminar el llamado a una acción más prudente:

  1. Los críticos acusan a aquellas personas preocupadas acerca de los transgénicos por estar en contra de la ciencia e invocan un "consenso científico" que afirme la seguridad y estar a favor del progreso. Pero, como afirmaron Spitznagel y Taleb: "Si la ciencia operara sólo por consenso, estaríamos atorados en la Edad Media. De acuerdo con la práctica científica, el consenso científico es utilizado para decirnos la teoría que está mal; no puede determinar lo que está bien. Ni puede aplicarse al manejo de riesgos, el cual requiere mucho más escrutinio".
  2. El mantra repetido frecuentemente que afirma que hay un consenso científico en cuanto a la seguridad de los transgénicos es, en realidad, una mentira. Los científicos se han preocupado tanto de que esta falacia se haya enraizado que 300 científicos, investigadores, médicos y académicos firmaron una declaración publicada en la revista de colegas Environmental Sciences Europe,13 en la que aseveran que no hay un consenso científico acerca de la seguridad de los transgénicos.

    De acuerdo con este ensayo, la afirmación acerca del consenso científico sobre la seguridad de los transgénicos en realidad es "un constructo artificial que ha sido perpetuado falsamente". También afirma que tal declaración "es engañosa y malinterpreta o ignora completamente la evidencia científica disponible actualmente y la amplia variedad de opiniones científicas acerca de este tema".

  3. La salvación a través del argumento sobre la tecnología. "De hecho, sólo una pequeña minoría de tecnologías terminan quedándose; la mayoría falla debido a algún error identificado con el tiempo", afirman. "El argumento de la salvación tecnológica que enfrentamos en las finanzas también está presente en los transgénicos, los cuales se proponían "salvar a los niños al proveerlos con arroz enriquecido con vitaminas". El error del argumento es obvio: en un sistema complejo, no conocemos la cadena causal y es mejor resolver los problemas con el método más simple y que probablemente no ocasionará un mayor problema".
  4. El argumento de no-hay-ganancia-sin-riesgo. De acuerdo con Spitznagel y Taleb: "Nos dijeron que si ideas como las nuestras hubieran prevalecido en el pasado, habrían entorpecido la toma de riesgos. Y, sin embargo, la primera regla sobre la toma de riesgos es no cruzar la calle a ciegas".
  5. Confiar en los modelos primitivos de riesgo. "Lo que es más preocupante, es que los riesgos de los transgénicos son mayores a los de las finanzas. Pueden ocasionar cadenas complejas de cambios impredecibles en el ecosistema, mientras que los métodos de manejo de riesgos con los transgénicos – a diferencia de las finanzas, donde sí se hacía un esfuerzo – ni siquiera llegan a primitivos".
  6. Confiar en modelos predictivos sin tomar en cuenta o prepararse para la predicción de errores.

Por Su Diseño, los Transgénicos Son Menos Seguros que los Alimentos Convencionales

La afirmación de que los alimentos transgénicos se comparan materialmente a los alimentos convencionales y que, por lo tanto, son inherentemente seguros, se elimina completamente al considerar que los cultivos transgénicos están diseñados para ser diferentes. Entre los cultivos, suceden dos modificaciones transgénicas principales: los llamados cultivos Roundup Ready están diseñados para resistir al herbicida Roundup, el cual amenazaría normalmente la sobrevivencia del cultivo si se rociara demasiado libremente.

Otro ejemplo de este tipo de cultivos resistentes a los herbicidas es Dow Chemical's Enlist Duo 2,4-D y el maíz y la soya resistentes al glifosato. Otros cultivos transgénicos están diseñados para producir su propio pesticida interno; éstos son los llamados cultivos Bt. Con la llegada de los cultivos de Roundup Ready, el uso de glifosato, el ingrediente activo de Roundup, ha aumentado significativamente, con cerca de mil millones de toneladas que se rocían en los cultivos cada año. Los cultivos transgénicos están mucho más contaminados con glifosato que los cultivos convencionales, gracias a su diseño inherente y este sólo hecho deshace una gran parte de la afirmación de su seguridad.

El glifosato fue clasificado recientemente como un "probable cancerígeno humano" 2A por la rama de investigación del cáncer de la World Health Organization´s (WHO) y, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) admite que los alimentos no se analizan en busca de residuos de glifosato debido a que hacerlo es muy costoso.14

Así que, el maíz, la soya, la semilla de algodón y las remolachas azucareras transgénicos son conocidos por contener mayores niveles de un cancerígeno potencial, que no es analizado por el gobierno y que es por sí mismo y en sí mismo la causa del etiquetado de los transgénicos – que no debe estar escondido en algún sitio web al cual se puede accesar sólo al escanear el código QR y en espera de que la compañía sea completamente transparente en su reporte.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.