Ocultar
Alcalino y Acido

Historia en Breve -

  • La información alimenticia que se les da a pacientes de cáncer es una ocurrencia tardía, y sorprendentemente, usualmente incluye alimentos y técnicas de preparación de comidas que son promotoras conocidas del avance del cáncer
  • El estilo de vida moderno, particularmente en países occidentales de ritmo acelerado, no se presta a una dieta anti-cancerígena y alcalina
  • Lo que los pacientes de cáncer deben hacer es regresar a comer de la forma en la que la gente lo ha hecho desde el principio de los tiempos: comida fresca, de temporada, preparada de manera simple
 

La Información Sobre La Dieta Alcalina Que Cada Paciente de Cáncer Necesita Leer Inmediatamente

Marzo 8, 2016 | 64,824 vistas

Por GreeMedInfo

Hay algo que cada paciente de cáncer debería escuchar de su oncólogo cuando son diagnosticados por primera vez. Deberían de decirles que al hacer ciertos cambios alimenticios, podrían aumentar sus probabilidades de curarse del cáncer de manera drástica, sin importar que tipo de tratamiento sigan.

Los pacientes de cáncer deberían de ser informados de que su alimentación es su primera y mejor defensa cuando comienzan el camino de curación del cáncer. Deberían de proveerse con información sobre cómo cambiar a una dieta alcalina, compuesta principalmente de vegetales, con una pequeña cantidad de frutas, granos y proteína.

Esta dieta es similar a la dieta cetogénica, la cual es muy discutida por la prensa oncológica, pero con mayor reducción en el consumo total de proteína así como de granos, grasas procesadas y azúcar, para ayudar a controlar la inflamación en el cuerpo.

En su lugar, la información alimenticia que se les da a pacientes de cáncer es una ocurrencia tardía, y usualmente incluye alimentos y técnicas de preparación de comidas que son promotoras conocidas del avance del cáncer.

Claramente, hay una desconexión entre la información documentada sobre la dieta y el avance del cáncer y aquellos que se comunican con más frecuencia con pacientes de cáncer – los equipos de oncología.

El estilo de vida moderno, particularmente en países occidentales de ritmo acelerado, no se presta a una dieta anti-cancerígena y alcalina. Los productos alimenticios de tiendas, comidas de microondas, botanas empaquetadas y comida rápida dominan el menú diario de muchas personas. No es una sorpresa que estos alimentos no son óptimos si está luchando contra el cáncer.

¿Pero qué debería hacer un paciente recién diagnosticado, inmediatamente, para ayudar a prepararse para los tratamientos que vienen y aumentar sus probabilidades de curarse?

A continuación 5 cambios alimenticios muy importantes que cada paciente de cáncer debería hacer. Mientras parece tentador al principio, lo que los pacientes de cáncer deben hacer es regresar a comer de la forma en la que la gente lo ha hecho desde el principio de los tiempos: comida fresca, de temporada, preparada de manera simple.

Coma una Dieta Alcalina para Reducir la Inflamación y Mejorar el pH Intracelular

La mayoría de las personas en el mundo occidental de hoy comen una dieta que promueve la inflamación y baja el pH intracelular, una condición llamada acidosis latente – la cual se sabe que provee de un ambiente perfecto para que el cáncer prolifere.

Una dieta alcalina construida adecuadamente mejorará su pH intracelular mientras pasa el tiempo, y es la mejor defensa contra la inflamación continua en el cuerpo.

Está compuesta principalmente de vegetales de hojas verdes, hierbas y especias, vegetales de raíz, cebollas, ajos, puerros y cebollines, brócoli, coliflor y calabazas, frijoles, lentejas, chícharos, nueces y semillas, combinadas con una pequeña cantidad (una taza o dos por día) de granos libres de gluten como el arroz.

Una porción de dos a cuatro onzas de pescado limpio, aves de corral o res alimentada con pasto, varias veces por semana, pueden ser parte de una dieta alcalina.

Elimine el Azúcar

Las células cancerosas usan más glucosa (azúcar) por unidad de tiempo que otras células. El metabolismo del azúcar crea ácido, el cual también apoya al avance del cáncer. Más aún, una dieta alta en azúcares, incluyendo frutas, desencadena la respuesta a la insulina.

Si come azúcar frecuentemente o fruta durante el día, suprime su función inmune mientras aumentan los niveles de insulina en su cuerpo, creando resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina ha sido relacionada directamente con la proliferación del cáncer. El azúcar procesada reduce el magnesio en el cuerpo, otro contribuyente a la proliferación del cáncer.

El jarabe de maíz alto en fructosa, debido a la metodología de su proceso, es alta en mercurio, una toxina que promueve el cáncer en su cuerpo. La recomendación de eliminar el azúcar incluye azúcar en todas sus formas, hasta azúcares "naturales" como la miel y agave, así como azúcar blanca y jarabe de maíz alto en fructosa.

Disfrute de salsa de manzana sin endulzar, dos o tres higos o melocotones secos, o una pieza de piña fresca si necesitas una botana dulce. La moderación con la fruta es importante, ya que se ha demostrado que la fructosa aumenta el nivel de la división de las células de cáncer hasta al doble – más que otras formas de azúcar.

Elimine el Gluten

Los granos con gluten causan inflamación. La inflamación promueve el avance del cáncer. Esto significa evitar granos altos en gluten como el trigo o centeno, incluyendo a los granos enteros.

Las pastas, cereales, pan, panquecitos, pasteles, galletas y otras delicias horneadas están excluidas de una dieta alcalina y supresora del cáncer. Los pacientes de cáncer deberían disfrutar de granos enteros, libres de gluten como el arroz, alforfón, quínoa, mijo y amaranto.

Sin embargo, usar productos preparados "libres de gluten" es un error, ya que la mayoría de ellos tienen azúcar añadido o aceites procesados y por lo tanto caen fuera de los parámetros de la dieta alcalina para el cáncer.

Use Sólo Aceite de Olivo, de Coco y Aguacate en su Dieta

Use sólo aceite de olivo, de coco o aguacate natural, presionado en frío – orgánico si es posible. Estos aceites son anti-inflamatorios de manera natural, aunque dan un beneficio calmante y curativo a células inflamadas y potencialmente cancerosas en el cuerpo.

El aceite de coco en particular ha demostrado que tiene un leve efecto antibacteriano/anti-hongos, útil para los pacientes de cáncer con una función inmune disminuida, así como propiedades directas anti-cáncer. Los aceites que deberían ser eliminados de una dieta de supresión de cáncer incluyen aceite de maíz, soya, canola, cártamo o de girasol.

No sólo las versiones comerciales de estos aceites producidos de plantas genéticamente modificadas – que se cree que aumentan el riesgo de cáncer – la mayoría de ellos son altamente procesados. Los aceites procesados, incluyendo aceites (pesados) y margarinas, han sido preparados a calor alto para mejorar la vida en el estante.

Esto cambia las moléculas de aceite para que en vez de actuar como un conductor natural para todos los mensajes eléctricos en tu cuerpo, estas moléculas crean "puntos muertos" en sus células porque no pueden conducir electricidad.

Esto interfiere con la función celular sana y puede promover el avance del cáncer. Las células cancerígenas son células que esencialmente ya no responden a mensajes intracelulares y proliferan sin ningún propósito, impactando a otras células.

Cambie lo Que Bebe

Elimine el consumo de alcohol. Elimine el consumo de jugo de fruta embotellado, enlatado o congelado ya que tienen concentraciones altas de azúcar y muchas forman bastante ácido. El jugo fresco de vegetales y de fruta que usted realice en casa o de una tienda de jugos es recomendado, sin embargo el énfasis es en el jugo vegetal.

Reduzca el consumo de café a una taza diaria o menos y aumente el consumo de agua limpia, té verde elaborado de manera ligera (no té negro), tés de salvia, jengibre y menta ya sea como bebidas calientes y frías.

Beba el jugo de un limón entero, orgánico en agua caliente o fría varias veces al día.

Mientras esto pueda sonar intimidante si ha disfrutado de la conveniencia de comidas de restaurante o comida rápida o comida preparada, este interruptor es más fácil de lo que usted piensa.
Si usted cocina en su casa, esto significa eliminar unos cuantos alimentos o concentrarse en otros cuantos para modificar sus recetas usuales. La ensalada siempre es una buena elección ya sea en casa o para comer fuera.

Ya sea que esté preparando su propia ensalada u ordenando una ensalada en un restaurante, incluya zanahorias, betabeles, pepinos, escarola, jitomates cherry, hinojo, calabaza y espinaca en cualquier combinación, además de o en lugar de lechuga romana o verdes.

Luego aderece con aceite de olivo extra virgen y limón fresco al lado de la mesa, en vez de sacudir la ensalada con aderezos preparados. Añada algo de garbanzo o frijoles blancos y estará completamente satisfecho.

Los platillos de vegetales al vapor o ligeramente salteados como el rabe de brócoli o espinaca con ajo son elecciones alcalinas superiores, así como las ensaladas hechas con vegetales crudos picados y rallados.

*Para artículos relacionados y más información, por favor visite la página de Via Organica

[+] Fuentes y Referencias

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.