Ocultar
Reducir Ansiedad

Historia en Breve -

  • Las bacterias beneficiosas (probióticos) conocidas como Bifidobacterium longum NCC3001 han demostrado normalizar el comportamiento similar a la ansiedad en ratones con colitis infecciosa
  • De acuerdo con el estudio, los probióticos tienen un efecto significativo sobre la química cerebral, al modular las señales que regulan el estado de ánimo y el comportamiento en su cerebro a través del nervio vago
  • Esencialmente, tiene dos cerebros, uno dentro de su cráneo y otro en su intestino; su intestino y cerebro trabajan en conjunto para influir en su estado de ánimo y muchos otros aspectos de salud, y cada uno necesita su propio alimento vital para tener una función óptima
  • Apoyará a su bienestar emocional, y así mismo ayudará a nutrir su salud intestinal al consumir probióticos, de alimentos tradicionalmente fermentados o un suplemento de alta calidad, mientras que al mismo tiempo evita el azúcar/fructosa, los antibióticos y alimentos procesados tanto como le sea posible
 

¿Podrá Reducir la Ansiedad al Ingerir "Bichos Amistosos"?

Junio 9, 2016 | 18,165 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Cada vez es más la evidencia científica que muestra que nutrir su flora intestinal con las bacterias conocidas como probióticos es extremadamente importante para tener una función cerebral óptima, y eso incluye el bienestar psicológico y el control del estado de ánimo.

Podría sonar extraño que las bacterias en el intestino puedan repercutir en emociones tales como la ansiedad, pero eso es exactamente lo que la investigación rinde como testimonio.

Las Bacterias Buenas Ayudan a Aliviar la Ansiedad

El probiótico conocido como Bifidobacterium longum NCC3001 ha demostrado normalizar el comportamiento similar a la ansiedad en ratones con colitis infecciosa.

La revista  Neurogastroenterology and Motility1 reportó el novedoso descubrimiento de que el efecto de esta bacteria en la ansiedad implica modular las vías vagales dentro del intestino-cerebro:

"Conforme el Bifidobacterium longum reduce la excitabilidad de las neuronas entéricas, podría señalizar al sistema nervioso central al activar las vías vagales a nivel del sistema nervioso entérico".

Es posible que desconozca que en realidad tiene dos sistemas nerviosos:

  • El sistema nervioso central, compuesto por el cerebro y la médula espinal
  • El sistema nervioso entérico, el cual es el sistema nervioso intrínseco de su tracto gastrointestinal

En realidad, ambos son creados del mismo tipo de tejido. Durante el desarrollo fetal, una parte se convierte en el sistema nervioso central, mientras que la otra se desarrolla en el sistema nervioso entérico.

Estos dos sistemas están conectados a través del nervio vago, el décimo nervio craneal que va desde su tronco cerebral hasta su abdomen. Ahora está bien establecido que el nervio vago es de hecho la principal vía que sus bacterias intestinales utilizan para transmitir información2 a su cerebro.

Piense en su Intestino Como su Segundo Cerebro

En un sentido muy real, tiene dos cerebros, uno dentro de su cráneo y otro en su intestino, y cada uno necesita su propio alimento vital. En realidad, su intestino y cerebro trabajan en conjunto e influyen recíprocamente.

Esta es la razón por la que su salud intestinal puede tener una profunda influencia en su salud mental, y viceversa; así como la razón por la que su alimentación está tan estrechamente vinculada a su salud mental.

Este año ha sido uno muy emocionante por haber desentrañado algunos de los "misterios" entre la flora intestinal y la salud mental. Por ejemplo, a principios de este año la investigación3 demostró que los probióticos tienen un efecto directo sobre la química cerebral en condiciones normales--de tal manera que pueden repercutir en los sentimientos de ansiedad o depresión.

En resumen, el probiótico Lactobacillus rhamnosus tuvo un efecto marcado en los niveles GABA [un neurotransmisor inhibidor que está implicado de manera significativa en regular muchos procesos fisiológicos y psicológicos] en ciertas regiones cerebrales y en menores niveles de la hormona corticosterona inducida por el estrés, resultando en menores comportamientos relacionados con la depresión y ansiedad.

Cuando los investigadores separaron el nervio vago, los niveles del receptor GABA y el comportamiento de los animales se mantuvo sin cambios después de tratarlos con Lactobacillus rhamnosus, lo cual confirma que es muy probable que el nervio vago sea la principal vía de comunicación entre las bacterias del intestino y el cerebro.

Los autores concluyeron:

"En conjunto, estos resultados  destacan el importante rol de las bacterias en la comunicación bidireccional del eje intestino-cerebro y sugieren que ciertos organismos podrían llegar a ser complementos terapéuticos útiles en los trastornos relacionados con el estrés, como la ansiedad y la depresión".

Curiosamente, los neurotransmisores como la serotonina también se encuentran en el intestino. De hecho, la mayor concentración de serotonina, que está involucrada en el control del estado de ánimo, depresión y agresión supresora, ¡se encuentra en los intestinos, no en el cerebro!

¿Podrá Ocasionar Epidemias de TDAH, Autismo y Discapacidad de Aprendizaje una Flora Intestinal Comprometida?

Una vez que comprenda la influencia que su salud intestinal puede tener en sus sentimientos de ansiedad, no es una suposición tan descabellada considerar su rol en otros desafíos mentales y emocionales, especialmente si su salud intestinal está comprometida desde el nacimiento.

Como la Dra. Natasha Campbell-McBride compartió en la siguiente entrevista, establecer una flora intestinal normal en los primeros 20 días de vida desempeña un papel crucial en la adecuada maduración del sistema inmunológico de su bebé.

Por lo tanto, los bebés que desarrollan una flora intestinal anormal terminan con sistemas inmunológicos comprometidos, los cuales incidentalmente parecen aumentar en gran medida el riesgo de ser perjudicados por el protocolo estándar de vacunación.

La Dra. Campbell-McBride explica:

"El bebé adquiere su flora intestinal en el momento del nacimiento, cuando el bebé pasa por el canal de parto de la madre. Así que lo que vive en el canal de parto de la madre, en la vagina de la madre, se convierte en la flora intestinal del bebé.

Así que, ¿qué es lo que vive en la vagina de la madre? es una zona muy ricamente poblada del cuerpo de una mujer. La flora vaginal proviene del intestino. Así que si la madre tiene la flora intestinal anormal, tendrá una flora anormal en el canal de parto".

Ella presenta una descripción fascinante y elegante de las condiciones fundamentales que contribuyen a las enfermedades como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD por sus siglas en inglés), problemas de aprendizaje y autismo, junto con un enfoque pragmático para ayudar a evitar y detener la epidemia de autismo--y todo comienza con la flora intestinal de la madre.

Puede leer más sobre esta intrigante relación en su libro Síndrome del Intestino y la Psicología.

Obviamente, esta información tiene importantes implicaciones para los padres, ya que optimizar su flora intestinal, y la de su hijo desde el nacimiento, les proporcionará a sus hijos el mejor comienzo para tener una vida saludable.

Pero incluso si no es padre, conocer esta conexión le ayudará a entender el alcance tan grande en el que los probióticos pueden afectar a su salud.

El tipo y cantidad de microorganismos en el intestino interactúan con su cuerpo en formas que pueden prevenir o fomentar el desarrollo de muchas enfermedades; sabemos que los probióticos tienen más de 30 efectos farmacológicos beneficiosos,4 incluyendo:

Antibacteriales

Antialergénicos

Antivirales

Inmunomoduladores

Antiinfecciosos

Antioxidantes

Antiproliferativos

Apoptópicos (autodestrucción celular)

Antidepresivos

Antifúngicos

Cardioprotectores

Gastroprotectores

Radio y quimicoprotectores

Regulan ascendentemente el glutatión y ciertas glicoproteínas que ayudan a regular la respuesta inmunológica, incluyendo la interleuquina-4, interleuquina-10 y la interleuquina-12

Regulan descendentemente la interleuquina-6 (una citocina involucrada en la inflamación crónica y las enfermedades relacionadas con la edad)

Inhiben el factor de necrosis tumoral (TNF) alfa inhibidor, el NF-kappaB, el receptor del factor de crecimiento epidérmico, y más

De acuerdo con la investigación biomédica revisada por expertos,5 estas propiedades terapéuticas complejas tienen un beneficio potencial sobre más de 180 enfermedades.

Probablemente los Probióticos Sean Más Importantes Que los Multivitamínicos

Nutricionalmente hablando, muchas personas comienzan el día al consumir un multivitamínico como una especie de póliza de seguro para cubrir sus necesidades básicas. Pero en general, la investigación acerca de los probióticos indica que suplementar con probióticos es probablemente más importante que tomar un multivitamínico.

De hecho, muchos de los nutrientes esenciales que encontramos en los multivitamínicos son producidos por nosotros todos los días a través de estas bacterias beneficiosas, tales como el grupo de vitaminas B de espectro completo.

En realidad, la mejor manera de garantizar que la flora intestinal sea óptima es al consumir regularmente alimentos tradicionalmente fermentados, los cuales son naturalmente ricos en bacterias beneficiosas.

Las versiones pasteurizadas NO tendrán los mismos beneficios, ya que el proceso de pasteurización destruye muchos, si no todos los probióticos que están presentes de forma natural. Por lo que tendrá que buscar alimentos tradicionalmente fermentados, que no estén pasteurizados, o prepararlos por sí mismo. Esto incluye:

Lassi (una bebida de yogur India, que se disfruta tradicionalmente antes de la cena)

Varias fermentaciones de la col en vinagre, chucrut, nabos, berenjenas, pepinos, cebollas, calabazas y zanahorias

Tempeh

Leche cruda fermentada, como el kéfir o yogur, pero NO las versiones comerciales, que por lo general no tienen cultivos vivos y están cargados de azúcares que alimentan a las bacterias patógenas

Natto (soya fermentada)

Kim chee

Si no consume estos tipos de alimentos con regularidad, entonces un suplemento probiótico de alta calidad puede ayudarle a cubrir esta deficiencia y proveer a su intestino las bacterias saludables que necesita. Esta es la primera parte de la ecuación.

La segunda parte de la ecuación para optimizar su flora intestinal está en evitar los muchos factores que pueden provocar que el equilibrio de sus bacterias se desbalancee. Todos los siguientes factores de estilo de vida y el medio ambiente pueden causar graves daños a las bacterias saludables que residen en su intestino:

Azúcar/fructosa

Granos refinados

Alimentos procesados

Antibióticos (incluyendo los antibióticos administrados a los animales para la producción de alimentos)

Agua clorada y fluorada

Jabones antibacteriales, etc.

Plaguicidas y productos químicos agrícolas

Contaminación

Por el bien de su salud intestinal, es de vital importancia eliminar todos los azúcares, ya que sabotean los efectos beneficiosos de los alimentos fermentados. En resumen, el azúcar actúa como un "nutriente" para los agentes que causan enfermedades, levaduras, hongos y bacterias, que se encuentran en su intestino.

Si ha luchado contra la ansiedad, u otras señales de que tiene un exceso de bacterias dañinas en el intestino, como flatulencias e inflamación, fatiga, antojos de azúcar, náuseas, dolores de cabeza, estreñimiento o diarrea, un excelente  punto de partida para recuperarse es eliminar el azúcar y la fructosa.

Conforme elimine de su alimentación los alimentos agresores  y comience a introducir los nutritivos probióticos, su flora intestinal volverá a tener un equilibrio saludable. Una vez que esto ocurre, es común experimentar una variedad de mejoras físicas y emocionales.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.