Ocultar
Alzheimer

Historia en Breve -

  • El documental "Alzheimer's: Every Minute Counts" destaca las elevadas consecuencias sociales y económicas causadas por la enfermedad de Alzheimer
  • Un padecimiento, para el cual no se conoce cura, y se espera que el número de personas afectadas se triplique para el año 2050; la Asociación de Alzheimer estima que, para mediados de siglo, cada 33 segundos, una persona desarrollará la enfermedad de Alzheimer, en los Estados Unidos
  • Actualmente, se estima que 1 de cada 5 dólares de Medicare se destina a atención médica para la enfermedad de Alzheimer, y se espera que esto aumente a 1 de cada 3, en los próximos años
 

La Enfermedad de Alzheimer: Cada Minuto Cuenta

Febrero 11, 2017 | 34,250 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La enfermedad de Alzheimer ha crecido hasta convertirse en uno de los problemas de salud pública más urgentes y trágicos en el Mundo.

Sin una cura conocida, y una proyección de que el número de personas afectadas se triplique, para 2050; la Asociación de Alzheimer estima que, para mediados de siglo, cada 33 segundos, una persona desarrollará la enfermedad de Alzheimer, en los Estados Unidos.1

En el documental "Alzheimer's: Every Minute Counts", se habla de las elevadas consecuencias sociales y económicas causadas por esta enfermedad, junto con su capacidad para abrumar completamente, no solo al paciente, sino también a las personas encargadas de atenderlo. Las familias que lidian con esta enfermedad son familias que pasan por crisis.

"Este 'tsunami'--la enfermedad de Alzheimer--no sólo representa una profunda tragedia humana, sino que también ocasiona una abrumadora situación económica. Debido a la cantidad de tiempo en que las personas viven con la enfermedad y necesitan cuidados, es la condición médica más costosa en los Estados Unidos", explica el sitio web de la película, y agrega que:2

"Los costos futuros para abordar la enfermedad de Alzheimer amenazan con llevar a la quiebra a Medicare, Medicaid, y acabar con los ahorros de toda la vida de millones de personas en los Estados Unidos. Se estima que si el número de pacientes se triplica, como está proyectado en los siguientes años, los costos de atención médica superarán los US$ 1.1 trillones".

Video disponible solo en inglés

Este video podría no estar disponible in todos los países

Inversión de los Roles de Madre e Hija

A través de tres historias personales, el documental le transporta a la vida de las personas que viven la realidad de la enfermedad de Alzheimer todos los días.

Aparte del costo físico y emocional, muchas personas tienen problemas para costear los cuidados médicos, a largo plazo, que requiere esta enfermedad, mientras que otros están aislados en comunidades rurales, sin tener acceso a atención médica en lo absoluto.

Simplemente, está "el riesgo de que divagar podría ser fatal", señala desgarradoramente la película. Si bien, por lo general, la enfermedad de Alzheimer es diagnosticada en personas de 65 años de edad o mayores (5.2 millones de los 5.4 millones de habitantes en los Estados Unidos que padecen la enfermedad de Alzheimer tienen 65 años de edad o son mayores), unas 200,000 personas tienen una más prematura aparición de Alzheimer.3

También, esa cuestión es abordada en la película, a través de la historia de Daisy Duarte, quien cuida de tiempo completo a su madre Sonia, a quien se le diagnosticó una forma genética de Alzheimer de inicio temprano, hace cinco años. "Además, Daisy tiene el gen, por lo que es testigo de su propio futuro, mientras cuida de su madre", explica la película.

Daisy participa en un ensayo clínico de un medicamento experimental para observar si cambia el resultado de la mutación genética, que de acuerdo con la película, se garantiza virtualmente que ella desarrollará el Alzheimer de inicio temprano, como su madre.

A medida que pasan los años, Daisy observa a su madre perder la habilidad de ayudar en la casa, alimentarse o ducharse. Además, ya no puede identificar a su hija. Ahora, con su madre prácticamente imposibilitada e incapaz de cuidar de sus necesidades básicas, el rol de la madre e hija se han invertido.

Problemas Para Ubicar a los Seres Queridos en Clínicas de la Memoria

Rick Shannon, de Tampa, Florida, también compartió su historia sobre el cuidado de su madre, Phyllis, quien padece Alzheimer.

En el estado de Florida, una región que atrae a jubilados de todas partes de los Estados Unidos, se estima que 510,000 personas padecen esta enfermedad. Se espera que esta incidencia aumente a 720,000, antes del 2025.4

Phyllis ha vivido sola desde que su esposo murió, siete meses antes, en unas condiciones de vida que se vuelven cada vez más inseguras, conforme avanza su enfermedad. Los miembros de la familia la encontraron vagando cerca del borde de un estanque, y casi provoca un incendio mientras cocinaba.

Shannon lidia con sus sentimientos de culpa y dificultades financieras, al colocar a su madre en un centro de vida asistida, que se especializa en el cuidado de personas que padecen Alzheimer y otras formas de demencia, a un costo de US$ 4,000 a US$ 6,000 por mes.

Ni Medicare ni un seguro médico privado cubren el tipo de atención que Phyllis y muchos otros pacientes de Alzheimer necesitan.

Usualmente, los pacientes deben agotar sus ahorros antes de solicitar ayuda de Medicaid. Posteriormente, el estado determina cuánto dinero se dedicará a los programas de atención a largo plazo. Cuando no hay suficientes fondos disponibles, los pacientes se añaden a las listas de espera que podrían durar hasta cinco años.

Otras personas que padecen Alzheimer terminan en salas de emergencia para recibir atención médica, a menudo son incapaces de proporcionarles a los médicos cualquier detalle sobre su padecimiento o síntomas. Como resultado, se requiere realizar amplias pruebas diagnósticas para averiguar qué pasa con el paciente. La película señaló que:

"Cada prueba se suma al costo, y las pruebas diagnósticas se complican por el hecho de que también la mayoría de los pacientes con Alzheimer tiene muchos otros problemas de salud...

Las personas con Alzheimer son admitidas en el hospital con el doble de frecuencia, en comparación con las personas de la misma edad que no padecen Alzheimer. Sus costos de hospitalización son casi tres veces más elevados.

Tienden a permanecer más tiempo y a ser readmitidos con mayor frecuencia. La atención hospitalaria es la parte más costosa del sistema de salud; y dado que la mayoría de los pacientes con Alzheimer tienen más de 65 años de edad, en su mayoría, sus gastos son cubiertos por montos federales, a través de Medicare".

En la actualidad, se estima que 1 de cada 5 dólares de Medicare está destinado a la atención médica para la enfermedad de Alzheimer, y se espera que esto aumente a 1 de cada 3, en los próximos años. Además de los costos, a menudo, el estrés de cuidar a sus seres queridos con Alzheimer también envía a las personas que los cuidan a las salas de urgencias.

En los casos en que los cuidadores son admitidos en el hospital, su ser querido con Alzheimer también podría ser admitido por no tener otro lugar a dónde ir. Incluso, en la desesperación, algunas familias dejan a sus familiares con Alzheimer afuera de las salas de urgencia, sabiendo que serán admitidos.

Asimismo, en relación a la magnitud de este problema, la Asociación de Alzheimer proporciona líneas de asistencia las 24 horas del día, con teléfonos que prácticamente nunca dejan de sonar.

Los Pacientes Con Alzheimer Que Viven en Zonas Rurales Enfrentan Problemas Únicos

En la zona rural de New Hampshire, la película hace un seguimiento de los médicos familiares, quienes tienen problemas para cuidar a sus pacientes con Alzheimer, al igual que a sus cuidadores con recursos limitados. Aproximadamente el 40 % de las personas que tienen problemas de memoria en el estado, viven solas.

Muchos luchan contra el temor de perder su independencia, pero no tienen acceso a los servicios especializados, o inclusive a los hospitales o a un transporte público para obtener atención médica. En New Hampshire, hay una excesiva escasez de médicos e instalaciones para el cuidado de pacientes que padecen Alzheimer, lo cual limita o deja sin opciones a este tipo de pacientes.

Los inviernos largos de la zona plantean otro peligro, especialmente porque 6 de cada 10 pacientes con Alzheimer vagan en algún momento. Es posible que los oficiales estatales de pesca y vida silvestre sean llamados para buscar pacientes perdidos.

La falta de fondos para la atención de la enfermedad de Alzheimer es un problema, no solo en New Hampshire, sino también a nivel federal. La película hace un llamado a tener una mayor concienciación y fondos federales para hacer investigación sobre la enfermedad de Alzheimer, al señalar que, de las 10 principales causas de muerte, el Alzheimer es la única de la que no hay sobrevivientes, ni ninguna forma de detener la progresión de esta enfermedad.

Por ejemplo, los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) gastan US$ 5 billones al año en la investigación contra el cáncer, US$ 3 billones en la investigación del Virus de Inmunodeficiencia Humana (HIV, por sus siglas en inglés) / SIDA, US$ 2 billones en la investigación de enfermedades cardiovasculares, pero destinan una cantidad mucho menor para la investigación acerca del Alzheimer.

¿Cuáles Son las Causas Subyacentes de la Enfermedad de Alzheimer?

A menudo, se dice que las causas subyacentes de la enfermedad de Alzheimer son desconocidas, pero existen numerosas teorías. Cada vez más investigaciones sugieren que la enfermedad de Alzheimer podría tener un componente infeccioso, que se ha vuelto tan abundante como para ignorarlo.

Además de los virus, bacterias y hongos, hay una proteína infecciosa, llamada TDP-43, que se comporta como las proteínas infecciosas conocidas como priones, que también ha sido relacionada con la enfermedad.

La investigación presentada en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (AAIC, por sus siglas en inglés) del 2014, también reveló que los pacientes que padecen Alzheimer y tienen TDP-43, eran diez veces más propensos a presentar un deterioro cognitivo al momento del fallecimiento, en comparación con los que no la tenían.5

Además, cada vez más investigaciones sugieren que la enfermedad de Alzheimer está intrincadamente conectada a la resistencia a la insulina; inclusive el hecho de que aumenten ligeramente los niveles de azúcar en la sangre, está asociado con un elevado riesgo de demencia.6

La diabetes y enfermedades cardiacas también elevan el riesgo, ya que las tres enfermedades son ocasionadas por tener resistencia a la insulina.

Incluso, la rigidez arterial (aterosclerosis) está relacionada con un proceso característico de la enfermedad de Alzheimer; es decir, una acumulación de placa beta-amiloide en su cerebro.7

Con base en su investigación, el Dr. David Perlmutter--autor de "Grain Brain" (Cerebro de Pan) y "Brain Maker" (Creador de Cerebros)--concluyó que la enfermedad de Alzheimer está basada principalmente en las opciones de estilo de vida, y en pocas palabras, cualquier cosa que promueva la resistencia a la insulina, como consumir alimentos procesados, lo que finalmente también aumentará su riesgo de Alzheimer.

¿La Enfermedad de Alzheimer Es Prevenible?

Además, frecuentemente se dice que la enfermedad de Alzheimer no puede ser prevenida, pero existe una fascinante investigación que sugiere que existen ciertos factores que podría controlar para ayudar a reducir su riesgo.

Por ejemplo, las personas de edad avanzada que tienen una grave deficiencia de vitamina D podrían elevar en un 125 % su riesgo de demencia; y tener una deficiencia de vitamina D está asociada con un riesgo sustancialmente mayor de demencia y Alzheimer por todas las causas.8

Es imperativo obtener suficiente cantidad de vitamina D (50 a 70 nanogramos/mililitro) para la salud en general, y es probable que también para tener  una buena salud cerebral.

De igual manera, hacer ejercicio podría reducir el riesgo de enfermedades, y ayudar con el tratamiento. En un estudio, los pacientes diagnosticados con niveles de leve a moderado de la enfermedad de Alzheimer, quienes participaron en un programa de ejercicios supervisado, de cuatro meses de duración, tuvieron una cantidad significativamente menor de síntomas neuropsiquiátricos asociados con la enfermedad, en comparación con el grupo de control que no realizó ejercicios.9

Estrategias de Estilo de Vida Para Reducir Su Riesgo

Hasta que algún avance médico pueda desarrollar una cura para atender esta enfermedad, la mejor estrategia para combatirla sigue siendo la prevención.

La alimentación es esencial, y es fundamental combinar muy poca cantidad de azúcar y bajos niveles de carbohidratos netos, junto con una mayor cantidad de grasas saludables, no solo para abordar la enfermedad de Alzheimer, sino también la diabetes y las enfermedades cardiacas.

En ese sentido, mi Plan de Nutrición Optimizado podría orientarle adecuadamente. En términos de alimentación y otros factores de estilo de vida, las siguientes sugerencias podrían encontrarse entre las más importantes para prevenir la enfermedad de Alzheimer:

Reemplazca los alimentos procesados por alimentos reales

La gran mayoría de los alimentos procesados contienen granos transgénicos, que están muy contaminados con glifosato—un herbicida que se cree podría ser peor que el DDT (el DDT ha sido relacionado con el desarrollo de la enfermedad de alzheimer).

Comer alimentos reales también le ayudara a limitar su exposición a grasas trans. Como regla general, para evitar las grasas trans, necesita evitar cualquiera y todos los alimentos que contengan o sean cocinados con aceites vegetales parcialmente hidrogenados, así que asegúrese de revisar la lista de los ingredientes.

Evite el azúcar y la fructosa refinada

La enfermedad de Alzheimer parece estar relacionada con la resistencia a la insulina. Lo ideal es que mantenga su consumo total de azúcar y fructosa por debajo de los 25 gramos por día, o hasta 15 gramos diarios, si padece resistencia a la insulina o tiene trastornos relacionados.

Optimice su proporción de grasas omega-3 a omega-6, lo ideal es que sea de 1:1 a 5:1

Las grasas saludables que su cerebro necesita para tener un óptimo funcionamiento incluyen las carnes de animales criados orgánicamente y con pastura, aceite de coco, aceitunas, aceite de oliva, aguacate, frutos secos, yemas de huevos de gallinas orgánicas y mantequilla hecha de leche de vacas alimentadas con pastura.

Además, consumir una gran cantidad de grasas omega-3, EPA y DHA es ideal para prevenir el daño celular causado por la enfermedad de Alzheimer, al ralentizar su progresión y disminuir su riesgo a desarrollar la enfermedad. También es importante reducir los aceite omega-6 industriales, como el aceite de soya, maíz, girasol y cártamo

Evite el gluten y la caseína (principalmente el trigo y productos lácteos pasteurizados, pero no la grasa de los productos lácteos, tal como la leche entera y mantequilla).

Las investigaciones demuestran que su barrera hematoencefálica, es afectada de forma negativa por el gluten.

El gluten también hace que su intestino sea más permeable, lo que permite que las proteínas entren en su torrente sanguíneo, lugar donde no pertenecen. Eso sensibiliza a su sistema inmunológico y promueve la inflamación y autoinmunidad, ambos desempeñan un papel muy importante en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Quizás, la crema es la parte más importante de la leche sin pasteurizar, porque la primera es donde se necesita toda la energía para digerir la caseína de la proteína de la leche. Es por eso que es importante que, si consume productos lácteos, debe consumir productos lácteos con grasa entera y sin pasteurizar, en vez de productos lácteos descremados o sin grasa.

La crema también es responsable de regular la absorción de azúcar en la sangre. Disminuye la probabilidad de que haya niveles máximos de insulina.

Elija carnes orgánicas y de animales alimentados con pastura toda su vida

La gran mayoría de las carnes vendidas en los supermercados y restaurantes, provienen de las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFOs, por sus siglas en inglés) al menos que sean etiquetadas como orgánicas o alimentadas con pastura.

Optimice su flora intestinal

Al consumir regularmente alimentos fermentados o tomar un suplemento de probióticos de alta calidad y potencia.

Reduzca su consumo total de calorías y/o ayune de forma intermitente

Las cetonas se movilizan cada vez que reemplaza carbohidratos por aceite de coco y otras fuentes de grasas saludables.

El ayuno intermitente es una poderosa herramienta para mejorar la habilidad de que su cuerpo recuerde cómo quemar grasas y reparar la resistencia a la insulina/leptina, que también es un factor principal que contribuye a la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

Mejore sus niveles de magnesio

Una investigación preliminar sugiere firmemente que tan solo con aumentar los niveles de magnesio en el cerebro, esto disminuye los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

Desafortunadamente, la mayoría de los suplementos de magnesio no atraviesan la barrera hematoencefálica. Sin embargo, al parecer el treonato de magnesio resulta prometedor para el tratamiento de esta enfermedad, y podría ser superior a otras formas.

Consuma mucha cantidad de folato

Sin duda, los vegetales, son la mejor fuente de folato y debemos consumir una gran cantidad de vegetales crudos y frescos todos los días. Evite los suplementos de ácido fólico, que es una versión sintética e inferior del folato.

Haga ejercicio regularmente

Se ha sugerido que el ejercicio podría ocasionar un cambio en la forma en la que se metaboliza la proteína amiloide; por lo tanto, esto reduce la aparición y progresión de la enfermedad de Alzheimer.

Además, hacer ejercicio aumenta los niveles de la proteína PGC-1 alfa. De igual manera, las investigaciones han demostrado que las personas que padecen Alzheimer tienen una menor cantidad de PGC-1 alfa en sus cerebros, y sus células contienen una mayor cantidad de la proteína, producen menores niveles de la proteína amiloide tóxica relacionada con la enfermedad de Alzheimer.10

Evite o elimine el mercurio de su cuerpo

Las amalgamas dentales, que contienen mercurio en un 50 % de su peso, son una de las principales fuentes de toxicidad por metales pesados. Sin embargo, debe estar sano antes de practicarse una extracción.

Una vez que haya implementado los cambios alimenticios descritos en mi plan nutricional optimizado, puede seguir el protocolo de desintoxicación de mercurio, y posteriormente, buscar un dentista biológico que extraiga sus amalgamas.

Evite o elimine el aluminio de su cuerpo

Las fuentes de aluminio incluyen a los antitranspirantes, utensilios antiadherentes, coadyuvantes de vacunas, y latas de aluminio para bebidas. Para obtener recomendaciones de como desintoxicarse del aluminio, por favor vea mi artículo anterior El Primer Caso Práctico que Muestra la Relación Entre el Alzheimer y la Toxicidad por Aluminio

Evite las vacunas

Muchas vacunas contienen tanto timerosal--el cual está constituido por un 50 % de mercurio--y aluminio, que son agentes neurotóxicos e inmunotóxicos muy conocidos.

Evite los anticolinérgicos y estatinas

Los medicamentos que bloquean la acetilcolina, un neurotransmisor del sistema nervioso, han demostrado aumentar el riesgo de demencia.

Estos medicamentos incluyen a ciertos analgésicos para el dolor nocturno, antihistaminas, somníferos, ciertos antidepresivos, medicamentos para controlar la incontinencia y ciertos analgésicos narcóticos.

Las estatinas son particularmente problemáticas porque suprimen la síntesis de colesterol, agotan los niveles cerebrales de la coenzima Q10, y los neurotransmisores, también evitan que se entreguen de forma adecuada los ácidos grasos esenciales y antioxidantes hidrosolubles en su cerebro, al inhibir la producción de biomoléculas trasportadoras indispensables, conocidas como lipoproteínas de baja densidad.

Desafíe a su mente todos los días

La estimulación mental--especialmente aprender algo nuevo, como tocar un instrumento o un nuevo idioma--está relacionada con un menor riesgo de Alzheimer. Los investigadores sospechan que desafiarse mentalmente ayuda a fortalecer el cerebro, lo que le hace menos susceptible a tener lesiones relacionadas con la enfermedad de Alzheimer.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.