Los Probióticos Reducen la Presión Arterial

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 13, 2017 | 7,864 vistas

Historia en Breve

  • En un estudio reciente, los investigadores encontraron que las personas que consumieron probióticos una semana antes de empezar una dieta rica en sodio, mantuvieron su presión arterial y sus niveles de la bacteria intestinal beneficiosa Lactobacillus dentro de los límites normales
  • Tomar probióticos por unos cuantos días no es suficiente, las personas que consumieron probióticos durante menos de dos meses no mostraron este impacto positivo en sus lecturas de presión arterial
  • Los estudios demuestran que la reducción de la presión arterial debido al consumo de probióticos es causada por una serie de mecanismos diferentes después de establecer un régimen estable, uno de los más importantes es la capacidad para reducir la resistencia a la insulina
  • El yogurt sin pasteurizar, el chucrut, el kimchi y otros vegetales fermentados son excelentes fuentes de probióticos, pero con el fin de aumentar el consumo de probióticos también puede utilizar un suplemento de alta calidad

Por el Dr. Mercola

Muchos médicos le dirán que comer "demasiada sal" aumentará sus probabilidades de desarrollar presión arterial alta.

Cada vez más científicos proporcionan información nueva, por lo que este tema se ha convertido en todo un debate, de hecho en el 2010, el Dr. Sean C. Lucan de la Facultad de Medicina de la Universidad Albert Einstein refutó la premisa detrás del zar de la salud que en aquel entonces residía en Nueva York, el Dr. Thomas Farley y su campaña de "guerra contra la sal", llamándola "equivocada" y afirmó que:

"No sabemos que reducir el consumo de sodio de la población reduciría el riesgo de enfermedades cardiovasculares o salvaría vidas… Algunos estudios demuestran que en el caso de los pacientes cardíacos de alto riesgo una dieta baja en sal empeora la enfermedad cardiovascular y aumenta el riesgo de muerte prematura".1

Entonces, si la causa principal de la presión arterial alta no es consumir demasiada sal, ¿qué podemos hacer para reducir los niveles de presión arterial? Una solución se encuentra en sus bacterias intestinales, ya que consumir probióticos de forma regular podría ayudar a aliviar los síntomas.

Los científicos revisaron los datos de nueve estudios, todos los cuales analizaron la relación entre los probióticos y la presión arterial. En total participaron 543 adultos con presión arterial normal o alta. Los investigadores concluyeron:

"Las personas que consumieron probióticos tuvieron una reducción promedio en la presión arterial sistólica (el número más alto en una lectura) de aproximadamente 3.6 milímetros de mercurio (mm Hg) y una reducción promedio en la presión arterial diastólica (el número más bajo) de aproximadamente 2.4 mm Hg, en comparación con las personas que no consumieron probióticos.

Los beneficios de los probióticos parecieron ser mayores entre las personas con niveles elevados de presión arterial (por encima de 130/85) y los probióticos con múltiples tipos de bacterias tuvieron un mayor impacto beneficioso en la presión arterial de las personas que consumieron probióticos con un solo tipo de bacteria".2

La Clave Está en Consumir Probióticos Regularmente

El estudio, que se publicó en la revista Hypertension,3 también señaló que cuando hablamos del consumo de probióticos, la palabra "regularmente" es clave; las personas que consumieron probióticos durante menos de dos meses no mostraron este impacto positivo en sus lecturas de presión arterial.

El autor principal del estudio, Jing Sun, de la Universidad Griffith en Australia, señaló que de acuerdo con una colección relativamente pequeña de estudios que revisaron él y sus colegas, el consumo regular es lo que puede hacer o impedir que los probióticos alivien la hipertensión.

Llevar una alimentación rica en alimentos fermentados no solo lo ayudará a reducir su presión arterial alta, sino que también lo ayudará a mantener niveles saludables.

Algunos ejemplos de alimentos fermentados incluyen, yogurt sin pasteurizar de animales alimentados con pastura y otros alimentos lácteos como el queso y el kéfir.

Aparentemente, en general, los científicos creen que se necesitan más pruebas, ya que los estudios solo demostraron una relación entre el consumo de probióticos y una reducción en las lecturas de presión arterial, en lugar de la "causa y efecto" real y también hubo variables como la cantidad de probióticos consumidos y otros alimentos que también podrían haber sido beneficiosos y que afectaron los resultados.

Aun así, la Dra. Merle Myerson del Centro para la Prevención de Enfermedades Cardiovasculares de Mount Sinai Roosevelt y St. Luke’s en la ciudad de Nueva York, concluyó que "a pesar de estas limitaciones, los resultados ayudan a determinar hacia dónde se deben dirigir las futuras investigaciones".

Resistencia a la Insulina: Clave para un Corazón Sano

El Dr. Bruce Rutkin, cardiólogo en el Hospital Universitario de North Shore en Manhasset, Nueva York, sostiene que una vez que incorporamos el consumo regular de probióticos a nuestra alimentación, éstos podrían influir positivamente en su presión arterial a través de una serie de mecanismos diferentes.4

Uno de los mecanismos más importantes es su capacidad para reducir la resistencia a la insulina, que desempeña un papel importante en la diabetes.

Y de acuerdo con Rutkin, este podría ser el factor clave en el papel del riesgo cardiovascular con respecto a las lecturas de presión arterial de las personas. Diabetic Journal explica que:

"La resistencia a la insulina,… reconocida con un fuerte predictor de enfermedades en adultos, se ha convertido en uno de los elementos principales del síndrome metabólico, así como en uno de los principales temas de investigación.

Se convierte en un problema de salud cuando el nivel de insulina es mayor al esperado en relación con los niveles de glucosa. Así que por definición, la resistencia a la insulina está relacionada con la hiperinsulinemia".5

La presencia o ausencia de sensibilidad a la insulina es importante para la salud cardíaca debido a que a medida que aumentan sus niveles de insulina, pueden provocar que la presión arterial también aumente. La presión arterial alta es uno de los efectos secundarios de la resistencia a la insulina y puede provocar aterosclerosis al ejercer presión sobre las arterias.

Estudio: Las Bacterias Intestinales Beneficiosas Pueden "Detener" el Aumento de la Presión Arterial

Debido a todas las indicaciones clínicas de que consumir demasiada sal "duplica" su riesgo de insuficiencia cardíaca y que incluso consumir poca sal puede aumentar sus probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca o tener un incidente relacionado con el corazón, se realizó una revisión excepcionalmente detallada sobre el tema de cómo los probióticos pueden influir en la presión arterial.

Los científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en Cambridge, Massachusetts, se unieron a investigadores de otras instituciones en Alemania para evaluar los hallazgos previos sobre los efectos que puede tener una dieta rica en sal en las bacterias intestinales beneficiosas.

Los hallazgos de esta revisión se publicaron en la revista Nature.6 El primer autor Nicola Wilck del Centro Max-Delbruck para Medicina Molecular en Berlín, trabajó con sus colegas Dominik Muller y Ralf Linker de la Universidad Friedrich-Alexander en Erlangen, Alemani, quienes dirigieron conjuntamente esta investigación.

Como lo informa Medical News Today, los investigadores encontraron que el alto consumo de sal creó los mismos cambios en los humanos que en los ratones:

"En un estudio piloto en humanos, un desafío moderadamente alto en sal redujo la supervivencia intestinal de Lactobacillus spp., aumentó las células TH17, así como la presión arterial.

Nuestros resultados relacionan el alto consumo de sal con el eje intestino-sistema inmunológico y pone al microbioma intestinal como un potencial objetivo terapéutico para contrarrestar las condiciones sensibles a la sal".7

El resultado fue que los investigadores encontraron que las personas que consumieron probióticos una semana antes de empezar una dieta rica en sodio, mantuvieron tanto su presión arterial como sus niveles de la bacteria intestinal beneficiosa Lactobacillus dentro de los límites normales. El coautor del estudio Eric Alm, director del Centro de Microbioma Informática y Terapéutica del MIT, señaló:

"Estamos aprendiendo que el sistema inmunológico ejerce un gran control sobre el cuerpo, algo que va más allá de lo que por lo general consideramos inmunidad. Los mecanismos a través de los cuales ejerce ese control aún se están investigando…

Si alguien pudiera encontrar la evidencia y descubrir los detalles moleculares completos sobre lo que está sucediendo, entonces sería más probable que las personas lo escucharan y lleven una alimentación saludable".8

Alm concluyó que al menos por su parte, puede haber algún mérito en el desarrollo de probióticos dirigidos a "corregir" algunos de los efectos de una mala alimentación y añadió que las personas no deberían utilizarlo como una cura milagrosa – "Comer comida rápida y después consumir probióticos no le proporcionará los beneficios".9

Probióticos: Cómo Pueden Optimizar Su Salud

Aquí algunas de las estadísticas poco alentadoras: se dice que un tercio de las personas que viven en los Estados Unidos tiene presión arterial alta10 y como resultado, cada año mueren decenas de miles de personas.11

Pero eso no es todo: con frecuencia, la hipertensión provoca enfermedades cardíacas y derrames cerebrales, que son algunas de las causas de muerte más comunes. Sin embargo, dado a que actualmente la economía depende mucho de la industria farmacéutica, el tratamiento más popular (para la medicina convencional) es a base de medicamentos para la hipertensión.

Sin embargo, la solución más sencilla para acabar con los problemas de presión arterial alta es reducir la resistencia a la insulina. De hecho, la resistencia a la insulina es una de las causas principales de la presión arterial alta, lo que a su vez puede provocar otro problema, un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Aquí es en donde los probióticos desempeñan un papel muy importante.

Austin Perlmutter, un estudiante de la Facultad de Medicina de Miller, hizo referencia a que es necesario realizar más investigaciones sobre el microbioma y el hecho de que la suplementación con probióticos puede impactar positivamente en la presión arterial alta.

Señaló que otros efectos positivos incluyen una mejor salud de la piel y salud cerebral, así como niveles significativamente menores de presión arterial sistólica y diastólica, y añadió que, "como era de esperarse, se observaron más cambios positivos en las personas que comenzaron con una presión arterial alta que en las personas que ya estaban sanas".12

Los resultados positivos de los estudios favorecen la teoría de que aumentar el consumo de probióticos reduce la presión arterial, pero el hecho es que en general, esta es una situación sumamente beneficiosa. Hay innumerables razones por las que aumentar su consumo de probióticos beneficiaría su salud de muchas maneras diferentes.

Beneficios de los Probióticos

El estudio publicado en Hypertension reveló que las personas que más se beneficiaron del uso de probióticos para reducir la presión arterial son todos aquellos que al inicio del estudio tenían lecturas elevadas de presión arterial, así como las personas que consumieron múltiples cepas diferentes.13

Además de seleccionar cuidadosamente sus frutas y vegetales con el fin de reducir naturalmente su presión arterial, algunas de las mejores fuentes de probióticos que puede comer incluyen:

Yogurt sin pasteurizar proveniente de animales de pastoreo

Chucrut y otros vegetales fermentados

Kimchi

Pepinillos

Natto

Kéfir

Sopa de miso

Nutrir su microbioma con probióticos es una de las mejores formas de reducir naturalmente o sin medicamentos su presión arterial, pero además es una forma que puede revolucionar su salud al mejorar todos los sistemas de su cuerpo, comenzando con su intestino.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 New York Post December 30, 2012
  • 2, 4 NewsDay July 21, 2014
  • 3, 13 Hypertension. 2014 Oct;64(4):897-903.
  • 5 Diabetic Journals 2008 Feb; 31(Supplement 2): S262-S268
  • 6 Nature November 15, 2017
  • 7, 8, 9 Medical News Today November 16, 2017
  • 10 U.S. CDC, High Blood Pressure Facts
  • 11 Time March 26, 2015
  • 12 David Perlmutter MD 2017