Por favor ingrese el término de búsqueda

Cómo el Alcohol Daña Su ADN

Enero 24, 2018

Historia en Breve

  • Durante un estudio realizado por la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, en los últimos 30 días, poco más del 25 % de las personas mayores de 18 años reportaron un alto consumo de alcohol y el 7 % informó consumo excesivo de alcohol
  • A corto plazo, la intoxicación etílica mata a seis personas todos los días; el consumo de alcohol también podría provocar obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y siete tipos de cáncer
  • Las investigaciones demuestran que un producto del metabolismo del alcohol daña el ADN y aumenta su riesgo de desarrollar cáncer, incluidos el cáncer del estómago, páncreas, intestino y mama
  • El ejercicio podría ayudar a reducir su deseo de consumir alcohol y los suplementos tales como la vitamina C, vitamina B, magnesio, cardo mariano y la N-acetilcisteína podrían reducir los efectos negativos de beber pequeñas cantidades de alcohol

Por el Dr. Mercola

De acuerdo con la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, poco más del 26 % de las personas mayores de 18 años reportaron un elevado consumo de alcohol en los 30 días previos al estudio que fue realizado en el año 2015.1

Otro 7 % informó un consumo excesivo. Esto es congruente con el Informe del Cirujano General de los Estados Unidos, que demuestra que el abuso de sustancias en el país se está disparando, incluido el abuso del alcohol.2

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la intoxicación etílica mata a seis personas todos los días.3

Estas muertes están relacionadas con el consumo a corto plazo de cantidades tóxicas de alcohol que conducen a la depresión del sistema nervioso central y desconectan áreas vitales del cerebro que controlan la respiración, frecuencia cardíaca y temperatura corporal, lo que en última instancia provoca la muerte.4

Esta estadística no comprende otros efectos negativos que el alcohol tiene sobre su salud.

Además de ser un depresor del sistema nervioso central, el alcohol es un carbohidrato que carece de valor nutricional real. Casi un tercio de las personas en los Estados Unidos padecen obesidad y, según los CDC, en el 2014 no hubo ningún estado en el país, con una incidencia de obesidad inferior al 20 %.5

Aunque los científicos han hallado asociaciones entre el consumo de alcohol y padecimientos negativos de salud tales como la pancreatitis y el cáncer de estómago, lo que no se ha detectado es la naturaleza exacta en que el alcohol daña su cuerpo. Una nueva investigación demuestra que a medida que su cuerpo procesa el alcohol, se produce un compuesto tóxico transitorio que ataca al ADN.6

El Alcohol Daña el ADN y Aumenta su Riesgo de Cáncer

La investigación7 demostró el efecto del alcohol sobre las células madre sanguíneas en ratones. Los investigadores le dieron etanol a los ratones y luego utilizaron un análisis cromosómico y una secuenciación del ADN para estudiar el daño genético del cuerpo a causa del acetaldehído que se produce durante el procesamiento metabólico del alcohol.

Los investigadores del Laboratorio de Biología Molecular MRS de la Universidad de Cambridge descubrieron que la acumulación de acetaldehído ocurre cuando el cuerpo debe descomponer demasiado o cuando los mecanismos para reducir el acetaldehído funcionan de forma inadecuada.8

Si bien investigaciones anteriores habían identificado el acetaldehído como el responsable de dañar el ADN, esos estudios fueron realizados en cultivos celulares y no en cuerpos vivos.

Sin embargo, la evidencia fue lo suficientemente sólida como para incitar a la Agencia Internacional de Investigación Sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) que es parte de la Organización Mundial de la Salud, a clasificar al alcohol como un carcinógeno del Grupo 1, su categoría de más alto riesgo.9

Los investigadores decidieron estudiar las células madre sanguíneas ya que se replican con rapidez y propagan fácilmente el daño genético por todo el cuerpo.10

El autor principal, el Dr. Ketan Patel, comentó sobre el alcance del daño que reveló su información, y dijo:11

"Observamos enormes cantidades de daño en el ADN de estas células. Fragmentos de ADN fueron eliminados, fragmentos se rompieron e incluso vimos partes de cromosomas moviéndose y reorganizándose".

Los investigadores descubrieron que el acetaldehído se rompe y daña el ADN de las células madre de sangre, lo que provoca la reorganización de los cromosomas y una alteración permanente en las secuencias del ADN.12 Este daño en el ADN aumenta el riesgo de padecer siete tipos de cáncer, incluido el cáncer de mama y de intestino. Patel explicó:13

"Algunos cánceres se desarrollan debido al daño del ADN en las células madre. Aunque unos daños ocurren por casualidad, nuestros hallazgos sugieren que el consumo de alcohol puede aumentar el riesgo de sufrir este daño".

El estudio también examinó la capacidad del cuerpo para protegerse del acetaldehído e identificó una familia de enzimas que descomponen el compuesto en acetato, las cuales las células pueden usar como energía.

Sin embargo, millones de personas, en especial los descendientes del Sudeste Asiático, no tienen estas enzimas o sus enzimas son defectuosas.14 Esto aumenta su riesgo de que se produzca una acumulación de acetaldehído, lo que provoca mayor daño en su ADN y enrojecimiento facial.

Una segunda línea de defensa es un mecanismo de reparación que ayuda a reparar el ADN. Sin embargo, Patel descubrió que esto no siempre funciona, y algunas personas tienen mutaciones en dicho mecanismo.15

Los datos revelaron que el número de muertes relacionadas con el consumo de alcohol y el cáncer aumentó un 62 % en 12 años, al pasar del 3.6 % en el 2003 a 5.8 % de las muertes en todo el mundo en 2015.16 Patel continuó diciendo:17

"Nuestro estudio destaca que no ser capaz de procesar alcohol de manera eficaz puede conducir a un riesgo aún mayor de sufrir un daño relacionado con el alcohol y, por lo tanto, ciertos tipos de cáncer.

Pero es importante recordar que los sistemas de eliminación del alcohol y de reparación del ADN no son perfectos y aún así, alcohol puede causar cáncer de diferentes maneras, incluso en personas cuyos mecanismos de defensa están intactos".

Factores Que Influyen en su Tolerancia al Alcohol

Hay varias maneras en las que el alcohol puede influir en su riesgo de desarrollar cáncer. La Sociedad Americana del Cáncer advierte que tan solo unas cuantas copas a la semana pueden aumentar su riesgo de padecer cáncer de mama.18

El riesgo es más alto en las mujeres que tienen bajos niveles de folato. El alcohol afecta sus hormonas y un aumento en su nivel de estrógenos a causa del alcohol está relacionado con el cáncer de mama. Los niveles hormonales también son alterados en los hombres, lo cual puede conducir a la infertilidad.19

El peso corporal influye el efecto que el alcohol tiene en su cuerpo, al igual que su proporción de músculo y grasa, y la cantidad y tipo de alimentos que haya consumido recientemente.

El alcohol es una de las sustancias más adictivas, y el Consejo Nacional sobre el Alcoholismo y Dependencia a las Drogas estima que en los Estados Unidos 1 de cada 12 personas consume alcohol o es dependiente a las drogas.20

El alcoholismo es la tercera principal causa de muerte relacionada con el estilo de vida en el país, y el 40 % de las camas de los hospitales se utilizan para tratar afecciones relacionadas con el alcohol, a excepción de las camas de maternidad y terapia intensiva.

Al parecer, su patrón de consumo no hace una diferencia en la gravedad de sus síntomas.21 Aquellos que beben hasta embriagarse cada semana o dos, sufren algunas de las mismas enfermedades que aquellos que beben todos los días.

El Dr. Alex Wodak, consultor emérito del Servicio de Alcohol y Drogas del Hospital St. Vincent de Sydney Australia, describe las diferencias:22

"He estado en Francia temprano por la mañana y las personas, en general los hombres, piden un café y beben una copa de brandy o whisky, y por lo regular lo complementan durante el día. Nunca están intoxicados, pero todo eso tiene un enorme costo físico.

En el norte de Europa, ese estilo de beber es muy poco común y lo que es más común es que las personas se tomen dos tercios de una botella de alcohol una vez a la semana y le prendan fuego a un estadio de fútbol, dañen asientos de tren o golpeen a su esposa o a alguna persona en la calle de la que no les guste su aspecto".

Debido a que el alcohol es un carbohidrato, no solo daña su hígado y aumenta sus niveles de acetaldehído perjudicial en el ADN, sino que también incrementa su riesgo de padecer obesidad.

Los costos de atención médica relacionados con el consumo excesivo de azúcar representan por lo menos un tercio de los costos de atención médica que se emplean en los Estados Unidos cada año.23 Esto equivale a casi mil millones al año. El aumento de peso está relacionado con la osteoartritis, diabetes tipo 2, presión arterial alta y gota, por solo nombrar algunos.

El Alcohol Daña Más Que a Su ADN

El alcohol desencadena cambios en más que su ADN, afecta a casi cada célula y sistema de órganos de su cuerpo. En su cerebro, el alcohol afecta al sistema límbico que controla sus emociones, que es la razón por la que el alcohol reduce sus inhibiciones.

Su corteza prefrontal, una región del cerebro asociada con la razón y el juicio, también se desacelera en respuesta al alcohol, lo cual conduce a un comportamiento más impulsivo y un mal juicio. De manera crónica en tan solo un mes puede experimentar:24,25,26

Aumento en la rigidez del hígado, lo que aumenta su riesgo de padecer cirrosis hepática.

Disminución de la formación de recuerdos a causa de la acumulación de etanol en el cerebro. Esta es la razón por la que quizás no recuerde lo que hizo mientras estaba ebrio. El alcohol también hace que el hipocampo se encoja, lo que afecta la memoria y el aprendizaje.

Inflamación sistémica. El alcohol aumenta significativamente cinco marcadores inflamatorios.27 Los estudios han demostrado que incluso una sola borrachera provoca un aumento dramático en la inflamación. En otras palabras, su cuerpo reacciona al alcohol de la misma manera que reacciona ante una lesión o infección.

Mayor presión en el corazón, que aumenta su riesgo de sufrir miocardiopatía, arritmias, hipertensión y derrame cerebral. Los niveles de alcohol en la sangre aumentan dos o tres horas después de su último trago, lo que significa que esto puede ocurrir a mitad de la noche mientras duerme.

Esto aumenta su riesgo de muerte accidental a causa de asfixia con su propio vómito y/o su riesgo de sufrir insuficiencia cardíaca o derrame cerebrovascular mientras duerme.

Niveles de endotoxinas significativamente más altos. El alcohol causa daño intestinal, lo que permite que las bacterias escapen de su intestino hacia el torrente sanguíneo.

El consumo regular de alcohol también provoca niveles elevados de endotoxinas,28 esto sugiere que es probable que los límites "razonables" de consumo deban ser mucho más bajos que las 14 a 21 unidades actualmente recomendadas en el Reino Unido.29 Aún no está claro qué tan bajos.

Menos Siempre Es Mejor

El alcohol es un factor de riesgo conocido para el desarrollo del cáncer, y contribuye a las muertes a causa del cáncer. En una investigación publicada por la Sociedad Americana del Cáncer, los científicos analizaron la información de diagnóstico y muerte a causa del cáncer, que fue recopilada por los CDC y el Instituto Nacional del Cáncer.

Descubrieron que el 42 % de los diagnósticos del cáncer y el 45 % de las muertes a causa del mismo, podrían atribuirse a factores de riesgo que son prevenibles o modificables.30 Estos factores incluyeron al tabaquismo, exceso de peso, consumo de alcohol, bajo consumo de frutas, vegetales, fibra, calcio y falta de actividad física.

Los investigadores analizaron más de 1.5 millones de casos de cáncer y más de 600 000 muertes por cáncer, con el fin de evaluar si existía un vínculo entre estos factores modificables y el cáncer. Encontraron que los cánceres colorrectal y de pulmón tenían el mayor número de diagnósticos y muertes que pudieran atribuirse a factores prevenibles.31

Fumar tabaco fue el culpable del mayor número de casos diagnosticados de cáncer, mientras que la obesidad y el sobrepeso fueron responsables de la segunda mayor cantidad. Si bien el cáncer relacionado con el alcohol ocupa el tercer lugar en la lista, el alcohol es un factor que contribuye a la obesidad.

La combinación de dos de estos factores modificables, el consumo de tabaco y alcohol, también se relaciona con el desarrollo de signos visibles de envejecimiento.32 Mientras que la mayoría de las personas se preocupan por la apariencia externa, es importante recordar que el daño que le provocan estas toxinas a su piel es similar al que le provocan a sus células y sistemas de órganos internos.

Si actualmente es bebedor, es vital considerar cómo esto afecta su salud en general y aumenta su riesgo de padecer varias enfermedades distintas. La investigación sugiere que reducir o eliminar su consumo de alcohol y elevar su nivel de ejercicio ayudará a reducir su riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Esto tiene sentido al considerar que el ejercicio podría ser una de las estrategias más efectivas para proteger y fortalecer el corazón, tanto que las investigaciones demuestran que el ejercicio regular puede reducir significativamente los gastos de atención médica si padece una enfermedad cardíaca.

Según un estudio, 30 minutos de ejercicio vigoroso, cinco veces a la semana, podrían generar ahorros anuales en los gastos de atención médica de más de $ 2 500 dólares por persona.33

El Ejercicio y los Suplementos Podrían Reducir el Efecto Negativo en su Cuerpo

El ejercicio es un pilar fundamental de la buena salud y también podría ayudar a contrarrestar la inflamación corporal causada por el alcohol.34,35

La información demostró que quienes realizaron 2.5 horas de actividad moderada a la semana redujeron el impacto biológico del consumo de alcohol, mientras que aquellos que hicieron cinco horas de actividad moderada, o más, experimentaron la misma mortalidad que quienes nunca bebieron.

Otra investigación demostró que los bebedores de años que se ejercitan con regularidad sufren menos daño en la materia blanca del cerebro, que aquellos que hacen muy poco o nada de ejercicio en absoluto.36 El ejercicio también puede reducir su riesgo de hacerse adicto.

Al igual que el alcohol, el ejercicio libera dopamina, un químico cerebral asociado con las conductas de recompensa. Experimentar este químico del bienestar podría reducir su deseo de consumir alcohol y puede ayudar a aquellos que son adictos a disminuir su ansiedad.37

Aunque esto podría ser de ayuda a corto plazo, el alcohol impide su deseo de tener buena forma física y reduce la producción de testosterona, lo que hace que sea más difícil desarrollar músculo.

Si bien no recomiendo beber, si sabe que se tomará algunas copas, emplear uno de los siguientes protocolos naturales antes de consumir alcohol podría ayudar a minimizar el daño que le causa a su cuerpo.

Sin embargo, esto no reducirá su susceptibilidad a la intoxicación etílica u otros incidentes asociados con el consumo excesivo de alcohol. Así que, por favor, use el sentido común y beba de manera responsable.

N-acetilcisteína (NAC): El NAC es una forma del aminoácido cisteína. Muchos de sus beneficios se relacionan con el hecho de que ayuda a aumentar la producción de glutatión, un antioxidante importante que el cuerpo produce naturalmente, el cual ayuda a reducir el daño de los radicales libres y desempeña un papel en la desintoxicación de metales pesados ​​y otras sustancias perjudiciales.

También reduce la toxicidad del acetaldehído que causa muchos síntomas de la resaca.38 Pruebe tomar NAC (al menos 200 miligramos) 30 minutos antes de beber, con el fin de ayudar a disminuir los efectos tóxicos del alcohol.

El NAC es seguro y barato, y ha estado disponible comercialmente durante mucho tiempo. Por lo general es bien tolerado y no tiene efectos secundarios graves conocidos. Considere que, al igual que el alcohol, una forma en la que el Tylenol daña su hígado es al agotar el glutatión.

Si mantiene niveles elevados de glutatión, el daño que provoca el paracetamol puede prevenirse en gran medida. Esta es la razón por la cual cualquier persona que tenga una sobredosis de Tylenol recibe grandes dosis de NAC en la sala de emergencias—con el fin de aumentar el glutatión.

Vitaminas B: Se cree que el NAC funciona aún mejor cuando se combina con vitamina B1 (tiamina).39 La vitamina B6 también podría ayudar a disminuir los síntomas de la resaca. Dado que el alcohol agota la vitamina B de su cuerpo, y las vitaminas B son necesarias para ayudar a eliminar el alcohol del cuerpo, tomar un suplemento de vitamina B con antelación, al igual que al día siguiente, puede ser de ayuda.

Cardo mariano: El cardo mariano contiene silimarina y silibina, antioxidantes conocidos por ayudar a proteger su hígado de las toxinas, incluidos los efectos del alcohol. No solo se ha encontrado que la silimarina aumenta el glutatión, sino que también puede ayudar a regenerar las células del hígado.40

Un suplemento de cardo mariano puede ser más útil cuando se toma de manera regular, sobre todo si sabe que beberá alcohol en más de una ocasión.

Vitamina C: El alcohol podría agotar la vitamina C de su cuerpo, la cual es importante para reducir el estrés oxidativo inducido por el alcohol en el hígado. Curiosamente, un estudio con animales demostró que la vitamina C protegía aún más al hígado que la silimarina (cardo mariano) después de la exposición al alcohol.41

Asegurarse de obtener suficiente vitamina C, ya sea a través de suplementos o alimentos, es otro truco a emplear antes de permitirse consumir bebidas alcohólicas. La vitamina C en realidad es un desintoxicante tan poderoso que si tomara en grandes dosis antes de recibir anestesia dental, la anestesia se debilitaría considerablemente y podría no funcionar.

Magnesio: El magnesio es otro nutriente agotado por el alcohol, y es uno en el que muchas personas ya son deficientes.42

Además, el magnesio tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir algunos de los síntomas de la resaca. Si no consume muchos alimentos ricos en magnesio, puede ser útil tomar un suplemento de magnesio antes de una noche que implique beber.

Articulo AnteriorElimine A Google de Su Vida Siguiente ArticuloExprese Su Gratitud

[+] Fuentes y Referencias [-] Fuentes y Referencias

  • 1 Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Results from the 2015 National Survey on Drug Use and Health
  • 2 Scientific American, Surgeon General Report Tackles Addiction
  • 3 Centers for Disease Control and Prevention, Alcohol Poisoning Kills Six People in the U.S. Each Day
  • 4 Centers for Disease Control and Prevention, Alcohol Poisoning Deaths
  • 5 Centers for Disease Control and Prevention, Adult Obesity Prevalence Maps
  • 6 Reuters, January 3, 2018
  • 7 Nature, January 3, 2018 doi:10.1038/nature25154
  • 8, 10, 11, 15, 17 Science Alert, January 4, 2018
  • 9 International Agency for Research on Cancer, Monograph on the Carcinogenic Risks to Humans
  • 12, 13, 14 EurekAlert! January 3, 2018
  • 16 International Journal of Cancer, 2016; 138(6):1380
  • 18 American Cancer Society, Alcohol Use and Cancer
  • 19 Alcohol Health and Research World, 1998;22(3):195
  • 20 National Council on Alcoholism and Drug Dependence, Facts About Alcohol
  • 21, 22 ABC News, March 7, 2016
  • 23 Credit Suisse, Sugar Consumption at a Crossroad
  • 24 National Institute on Alcohol Abuse and Drug Dependence, Alcohol’s Effect on the Body
  • 25 Business Insider, May 24, 2016
  • 26 Cleveland Clinic, Six Surprising Ways Alcohol Affects Your Health
  • 27 World Journal of Gastroenterology, 2010;16(11):1304
  • 28 NHS Choices, May 19, 2014
  • 29 Institute of Alcohol Studies, A Good Measure: Units and Drinking Guidelines
  • 30 A Cancer Journal for Clinicians, 2017; DOI: 10.3322/caac.21440
  • 31 Washington Times, November 24, 2017
  • 32 BMJ, 2017, doi:10.1136/jech-2016-208568
  • 33 Reuters, September 8, 2016
  • 34 British Journal of Sports Medicine, 2016;51(8):651
  • 35 CNN, September 8, 2016
  • 36 Alcoholism, 2013;37(9):1508
  • 37 Alcoholism, 2010; 34(1): 1651
  • 38 World Journal fo Gastroenterology, 2003; 9(1)
  • 39 Agents and Actions April 1974; 4(2): 125-130
  • 40, 41 Indian Journal of Biochemistry and Biophysics 2006 Oct;43(5):306-11
  • 42 LifeExtension, September 2005