Ayudar a las personas a consumir alimentos saludables es ilegal

Alimentacion Saludable

Historia en Breve -

  • El Departamento de Salud de Florida emitió una carta de cese y suspensión, y una multa de $ 754 dólares, a una asesora de salud integral por compartir consejos nutricionales sin licencia
  • La asesora presentó una demanda contra el Departamento de Salud, argumentando que el cese y suspensión es una violación de la Primera Enmienda
  • Al alentar la aprobación de leyes que exigen que solo los Dietistas Registrados puedan brindar asesoría nutricional, la Academia de Nutrición y Dietética (AND) amenaza la libertad de elección en relación a quién consultar para obtener asesoría nutricional y alimenticia

Por el Dr. Mercola

Mientras vivía en California, Heather Kokesch Del Castillo se ganaba la vida como asesora de salud holística, en 2014 fundó Constitution Nutrition y le brindaba a sus clientes asesoría individual de salud.

En California no se requiere de una licencia para proporcionar asesoría nutricional, pero aún así, Del Castillo buscó licencias de manera privada y completó un programa de certificación en Nueva York sobre orientación de salud integral.

Después, su esposo, que está en el ejército, fue transferido a Fort Walton Beach en Florida, donde Del Castillo naturalmente continuó con sus exitosas asesorías, ayudando a sus clientes a comer de manera saludable, bajar de peso y tener una vida mejor.1 Hasta 2017, cuando recibió un correo electrónico de "Pat Smith" haciéndose pasar por un posible cliente.

Resultó que en realidad era un agente encubierto del Departamento de Salud de Florida, que después apareció en su puerta con una carta de cese y suspensión más una multa de $ 754 dólares.

Un dietista con licencia había reportado a Del Castillo por ayudar a las personas a consumir alimentos saludables sin tener una licencia, lo cual se requiere para practicar la nutrición/dietética en el estado.

Si no se detenía habría tenido que ir a la cárcel y pagar más multas--$1 000 dólares por cada "infracción"--así que cerró su negocio y "desde entonces ha tenido que rechazar clientes interesados", informó el Instituto para la Justicia (IJ).

Sin embargo, aún no se da por vencida. Con la ayuda del IJ, un bufete de abogados para la libertad y defensa de los derechos de la Primera Enmienda, Del Castillo presentó una demanda contra el Departamento de Salud de Florida con acusaciones sobre la Primera Enmienda:2

"El 3 de octubre de 2017, Heather se unió al Instituto para la Justicia con el fin de presentar una demanda ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Florida con el objetivo de anular las restricciones inconstitucionales de Florida sobre quién puede brindar los consejos nutricionales seguros que los clientes desean pagar.

Juntos, Heather y el IJ reivindicarán el derecho de Del Castillo--y de todos los habitantes de Florida--de ofrecer consejos sobre nutrición y orientación de salud sin temor a ser procesados ​​o cesados por el gobierno".

¿Difundir consejos de nutrición saludable es un crimen?

Nadie diría que es ilegal hablar con un amigo sobre ciertos alimentos o programas nutricionales. Ni que sería ilegal recomendarle uno a un conocido, compartirlo en un blog o incluso escribir un libro sobre el tema.

"De hecho, bajo las leyes de Florida, sería totalmente legal que Heather publicara consejos en un libro", señala el IJ, que es lo que hace que sea aún más desconcertante que dar los mismos consejos en persona sea considerado como un crimen.

Para aquellos que se preguntan por qué Del Castillo no solo tomó las medidas adicionales para obtener una licencia en Florida, era un proceso laborioso que habría requerido mucho tiempo y dinero.

Primero, tendría que tener una licenciatura con especialidad en nutrición o campo relacionado, luego completar 900 horas de prácticas supervisadas, aprobar un examen como nutricionista y pagar cargos adicionales.

Recuerde que tiene una familia de militares, por lo que es posible que solo viva en Florida durante algunos años—momento en el que se mudaría a un nuevo lugar que podría tener requisitos de certificación completamente distintos.

"Las juntas de permisos ocupacionales operan cada vez más como censores de intereses especiales, mientras que los profesionales con licencia—ansiosos por evitar posibles competidores—a menudo exploran los espacios publicitarios en busca de personas para presentar denuncias", señaló IJ.3

Las leyes de licencias ocupacionales perjudican desproporcionadamente a las familias militares que con frecuencia se mudan de estado a estado pero no pueden transferir sus credenciales profesionales más allá de las fronteras estatales.

Sin embargo, en la base de la demanda se encuentra el hecho de que ordenarle a un asesor de salud integral que cese y dimita es una violación a la Primera Enmienda. De acuerdo con el IJ:4

"De acuerdo con el precedente vinculante de la Corte Suprema, las leyes que restringen la libertad de expresión en función de un tema están sujetos al más riguroso nivel de escrutinio constitucional.

Además, la Corte Suprema ha sostenido reiteradamente que el simple hecho de que una persona sea remunerada por lo que dice no tiene ningún efecto sobre su grado de protección constitucional.

En este caso, no hay posibilidad de que el estado de Florida pueda satisfacer el más alto nivel de escrutinio constitucional... En esta área, como en la mayoría de las áreas de la vida, la Primera Enmienda protege el derecho de los escuchas a decidir por sí mismos qué oradores vale la pena escuchar".

El bloguero 'Caveman' luchó por el derecho a ofrecer consejos nutricionales y ganó

El caso de Del Castillo no es único en los Estados Unidos, el bloguero de salud y nutrición Steve Cooksey, cuyo blog muestra principios nutricionales basados ​​en la Alimentación Paleolítica, recibió una carta de 19 páginas de la Junta de Dietética/Nutrición de Carolina del Norte, completada con amenazas de arresto.

Al igual que Del Castillo, fue acusado de brindar un tipo de "orientación nutricional" o "asesoría nutricional" sin una licencia.

La Junta ordenó a Cooksey que retirara sus consejos nutricionales o enfrentara un proceso judicial--¡e incluso se le dijo que no podía ofrecer ese tipo de asesoramiento gratis a sus amigos por teléfono ni correo electrónico!

Cooksey solicitó la ayuda del Instituto para la Justicia y entabló una demanda de libertad de expresión contra la Junta Estatal en 2012. "En febrero de 2015, la Junta de Dietética/Nutrición de Carolina del Norte se rindió y emitió nuevas recomendaciones dejando en claro que Steve y otros oradores como él, tienen el derecho, de forma gratuita o remunerada, de ofrecer consejos y orientación sobre cuestiones nutricionales", informó el IJ.5

Fue una gran victoria, pero 21 estados en el país todavía tienen leyes vigentes sobre licencias nutricionales que restringen la libertad de expresión acerca de la alimentación. Según informaron los blogueros de CrossFit Russell Berger y Russ Greene, "las licencias nutricionales se remontan en gran parte a un grupo de interés especial, la Academia de Nutrición y Dietética [AND].

No es de sorprender que la Academia a menudo conceda un tratamiento especial a los nutricionistas y dietistas certificados por la AND, en perjuicio de los entrenadores deportivos, asesores de salud y cualquier otra persona que desee advertir a los demás sobre la comida chatarra".6

La AND amenaza su libertad de elección en temas de salud y nutrición

La Academia de Nutrición y Dietética (antes conocida como Asociación Americana de Dietética (ADA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos) está amenazando la libertad de elección sobre a quién consultar para obtener consejos nutricionales y alimenticios.

Su misión es censurar a la comunidad nutricional más amplia, que incluye a muchos profesionales bien capacitados y preparados, de modo que solo obtenga consejos nutricionales de uno de sus Dietistas Registrados (DR) instruidos de manera convencional, que hayan sido sometidos a un lavado de cerebro nutricional y se apeguen a las recomendaciones oficiales.

Muchos no saben que la AND tiene vínculos y patrocinios con gigantes de la comida chatarra como Coca-Cola, Pepsi, Mars y Kellogg.7

Además de exhibir sus productos alimenticios, también se les permitió patrocinar o realizar sesiones educativas durante la reunión. Coca-Cola incluso ha patrocinado constantes seminarios educativos en línea durante todo un año en los que nutricionistas registrados fueron "instruidos" por Coca-Cola para obtener créditos de educación continua.

De acuerdo con Michele Simon, presidenta de Eat, Drink, Politics, un grupo de consultores de vigilancia de la industria, y autora del informe 'And Now a Word from Our Sponsors: Are America's Nutrition Professionals in the Pocket of Big Food?':

"Entre lo que se enseña en los cursos de educación continua patrocinados por Coca-Cola se encuentra que el azúcar no es perjudicial para los niños y que el aspartame es completamente seguro, incluso para niños mayores de un año".8

Desde que apareció ese informe en 2013, parece que la AND limpió un poco su patrocinio corporativo, aunque a partir de 2017 todavía se encuentran Splenda y Campbell Soup Company (compañía matriz de alimentos altamente procesados ​​como Spaghettio-Os, galletas Goldfish y Pepperidge Farm) entre sus patrocinadores.9

Aún así, es probable que la asesoría nutricional de muchos DR esté demasiado sesgada por la información de los peces gordos de la industria alimenticia. No es una coincidencia que, como informó The Russells:10

"En cada caso donde los nutricionistas y dietistas intentaron suprimir los discursos sobre los alimentos, la víctima había recomendado reducir los carbohidratos refinados y el azúcar añadida. No conocemos excepciones.

Tampoco hemos encontrado un solo caso en el que la presión nutricional haya atacado a los representantes de Coca-Cola, Nestlé y similares por dar información nutricional claramente falsa. Si la licencia es para proteger al público, ¿por qué los dietistas y nutricionistas siempre la usan contra los opositores al azúcar y nunca van tras los defensores de la industria alimentaria?".

De hecho, incluso los DR que se atreven a compartir consejos nutricionales que están "fuera de lo establecido" podrían estar en peligro ante los ojos de la AND. Cassie Bjork, DR, ex nutricionista certificada, es uno de esos ejemplos. Renunció a su licencia de dietista después de luchar contra la junta estatal de licencias durante cinco años, acerca de qué consejos nutricionales podía dar:11

"Le dije a mis clientes que se olvidaran de las dietas libres de grasa o bajas en grasa y que adoptaran una alimentación alta en grasas con el fin de evitar el conteo de calorías y consumir más de los alimentos correctos; cambiar la margarina por la buena mantequilla de antes; dejar de ser esclavos del gimnasio y ejercitarse menos pero de forma más eficaz... a la junta no le gustó lo que estaba haciendo.

Pensaron que no debería estar hablando de tiroides, hormonas, suplementos o cualquier otra cosa que no fuera alimentos sin grasa o bajos en grasas y calorías. Al final, los resultados que obtuve con mis clientes no importaban. Querían que me apegara a 'las reglas'. Y entonces tuve una opción: cambiar cómo y qué promuevo o renunciar a mi licencia".

¿Será que AND busca formar un monopolio de terapia nutricional?

Es interesante que un dietista con licencia fuera el responsable de informar al Departamento de Salud de Florida sobre las asesorías de salud holística de Del Castillo, ya que la Alianza para la Salud Natural (ANH-USA, por sus siglas en inglés) había revelado con anterioridad la vigilancia gubernamental, operaciones encubiertas y otras actividades sospechosas por parte de las juntas de salud y dietética del estado--todas similares a las experimentadas directamente por Del Castillo.

"La ANH-USA reveló que hay vigilancia generalizada (que incluye operaciones encubiertas), investigaciones agresivas y procesos judiciales a profesionales de la nutrición.

Estas acciones, junto con la imposición de sanciones penales, han sido emprendidas por los departamentos de salud y juntas estatales de dietética que están aplicando leyes monopólicas patrocinadas por la Academia de Nutrición y Dietética. En la mayoría de los casos, cuentan con el respaldo de la fuerza pública local u oficinas de los fiscales generales del estado.

La AND... no es una organización médica, sino un grupo comercial que representa los intereses de los Dietistas Registrados (DR, que están certificados por el área de acreditación de la AND). La AND cuenta con cerca de [100 000] miembros.

Los profesionales de la nutrición que no son DR están siendo blanco de las leyes monopólicas estatales, a pesar del hecho de que muchos cuentan estudios superiores y un gran número de horas clínicas en su haber.

Están siendo enjuiciados por 'practicar la dietética sin permiso' o por referirse a sí mismos como 'nutricionistas' en los medios o material publicitario.

Uno de los puntos clave de la agenda de la AND es aprobar leyes del 'ámbito de la práctica' en cada estado donde solo los DR puedan ofrecer servicios de nutrición de manera legal--incluso servicios básicos como proporcionar asesoría u orientación nutricional".12

Si bien la AND afirma que sus criterios para la obtención de una licencia tienen el objetivo de proteger la salud pública, eso implicaría que buscar información nutricional proveniente de alguien que no sea DR, es peligroso. Sin embargo, la AND no ha proporcionado evidencia de incidentes o daños ocurridos en tales casos.

En cambio, la ANH-USA señala: "El motivo detrás de la inclusión de nutricionistas en la legislación de licencias de la ADA es eliminar la competencia. Esto es lo que se denomina como monopolio. Cuando la ADA controla la práctica de la terapia nutricional y determina los términos bajo los cuales las personas tienen acceso--se obtiene un monopolio".13

Con la situación actual, en los estados que tienen leyes según las cuales solo los DR pueden proporcionar información sobre alimentos y dietas saludables, su libertad sanitaria está en riesgo.

Mientras que es razonable que la AND exija que cualquier persona que se llame a sí misma DR reciba su capacitación y requisitos específicos, tratar de eliminar toda la competencia del mercado y convertir en delincuentes a otros que pretendan proporcionar orientación nutricional es otra cosa.

Esto perjudica a todos los que buscan ejercer su libertad de elección sobre dónde obtener información nutricional. Y, como señaló la ANH-USA, "Esto excluye explícitamente a otros profesionales de la nutrición que a menudo están mejor preparados, con más experiencia y mejor calificados que los DR.

Por ejemplo, se podría decir que un PhD en nutrición no puede ofrecer consejos sobre nutrición de forma legal, mientras que un miembro de la AND con educación universitaria sí".14

Por cierto, en otro intento de monopolizar todas las designaciones nutricionales, la AND también agregó una nueva acreditación opcional de nutricionista dietista registrado (RDN, por sus siglas en inglés), destacando que "todos los dietistas registrados son nutricionistas, pero no todos los nutricionistas son dietistas registrados".15

La persona en quién decida confiar a la hora de realizar cambios en su alimentación puede beneficiar o afectar su salud, pero, como consumidor, tenga en cuenta que las acreditaciones posteriores al nombre de su nutricionista (dietista o asesor de salud) no son necesariamente el factor decisivo para determinar si le proporciona información nutricional valiosa o no.

En última instancia, asegúrese de que dicha información provenga de una fuente independiente e imparcial--no de una fuente comprometida con la industria o silenciada por trámites burocráticos.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario