El trabajo de voluntariado es beneficioso para su cerebro

Voluntario

Historia en Breve -

  • El trabajo de voluntariado es único ya que suele involucrar dimensiones sociales, físicas y cognitivas, además, la investigación ha demostrado que los adultos mayores jubilados que realizan actividades donde se requiere un esfuerzo moderado en 2 o más de estas dimensiones, reducen su riesgo de demencia en un 47 %
  • En el caso de personas con 60 años o más, por lo regular el voluntariado disminuyó su riesgo de deterioro cognitivo durante un período de 14 años
  • Participar como voluntario "previene significativamente" el progreso del deterioro cognitivo en personas con 60 años o más
  • A diferencia de las disminuciones en el volumen que se observan comúnmente con la edad, el trabajo de voluntariado puede generar aumentos de volumen en algunas regiones cerebrales, como en el hipocampo, el cual está involucrado en la memoria

Por el Dr. Mercola

A pesar de que hacer el bien a los demás beneficia a todos las personas involucradas en el acto. Solo alrededor del 25 % de las personas en los Estados Unidos participan en trabajos de voluntariado.1

Este tipo de trabajo es único ya que suele involucrar dimensiones sociales, físicas y cognitivas, y la investigación ha demostrado que los adultos mayores jubilados que realizan actividades donde se requiere un esfuerzo moderado en 2 o más de estas dimensiones, reducen su riesgo de demencia en un 47 %.2

"Un estilo de vida activo y socialmente integrado en la última etapa de la vida protege contra la demencia y la EA [enfermedad de Alzheimer]", escribieron algunos investigadores,3 y el voluntariado es una forma de lograr esto.

Existen un sinfín de organizaciones que necesitan voluntarios, desde refugios de animales y escuelas, hasta comedores y servicios para jóvenes, por lo que prácticamente todas las personas tienen la oportunidad de realizar un trabajo de voluntariado que les llame la atención.

No le costará nada más que una pequeña inversión de su tiempo, y mientras es recíproco con quienes lo rodean, obtendrá impresionantes beneficios cerebrales.

El voluntariado reduce su riesgo de deterioro y declive cognitivo

Los beneficios cerebrales que se obtienen por el voluntariado son tan relevantes, que los investigadores que escribieron para el diario científico Journal of the American Geriatrics Society sugirieron que los médicos deberían comenzar a prescribir actividades de voluntariado a sus pacientes de edad avanzada. Descubrieron que en las personas de 60 años o más, por lo regular el voluntariado disminuía su riesgo de deterioro cognitivo durante un período de 14 años:4

"La constante participación cívica durante la vejez se relaciona con un menor riesgo de deterioro cognitivo y proporciona un impulso para las intervenciones de protección contra la aparición del mismo.

En vista de que cada vez más personas que pertenecen a la generación baby boomers van alcanzando la vejez, los hallazgos respaldan los beneficios de salud pública que el voluntariado proporciona y el posible papel de los geriatras, que pueden promover el voluntariado mediante la incorporación de 'recetas para ser voluntario' en la atención que le proporcionan al paciente".

Otra investigación publicada en el Journal of the Economics of Aging reveló que participar como voluntario "previene significativamente" el progreso del deterioro cognitivo en personas con 60 años en adelante.5

Michelle Carlson, profesora adjunta de la Facultad de Salud Pública en la Universidad Johns Hopkins Bloomberg, declaró para AARP que “el voluntariado es una alternativa por la cual es posible aumentar la actividad cerebral."6 Asimismo, Carlson escribió conjuntamente en un estudio de mujeres mayores que tenían un alto riesgo de deterioro cognitivo.

Las participantes realizaron trabajo de voluntariado 15 horas a la semana durante 6 meses, les ayudaron a los maestros escuelas primarias con la alfabetización de los niños y el rendimiento académico.

Y mediante imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés), se demostró que las mujeres tenían aumentos en la actividad cerebral en áreas involucradas en funciones ejecutivas, junto con mejoras conductuales coincidentes.7

Incluso, en contraposición con las disminuciones en el volumen cerebral que se observan comúnmente con la edad, el voluntariado puede generar un aumento en el volumen de algunas regiones cerebrales, como el hipocampo, que está involucrado en la memoria.

Por ejemplo, un estudio publicado en “Alzheimer and Demencia”, reveló que los hombres y mujeres que se ofrecieron como voluntarios durante 2 años tuvieron aumentos en el volumen cerebral de hasta 1,6 % y 0,54 % respectivamente, mientras que los de un grupo de control experimentaron descensos en el volumen.

Los investigadores concluyeron que "estos hallazgos mostraron que la actividad con un propósito e incorporada en un programa social de promoción de la salud social detuvo y, en el caso de los hombres, disminuyó la reducción del volumen cerebral en las regiones vulnerables a la demencia".8 Además, todo indicaba que cuanto más tiempo transcurría el voluntariado, mayores eran la los beneficios cerebrales.

El voluntariado puede mitigar el estrés diario y beneficiar a su corazón

Aún no se sabe a ciencia cierta cómo el voluntariado ayuda a la salud cerebral, aunque se ha sugerido que el elemento social de ayudar a los demás, junto con la estimulación de aprender cosas nuevas, podrían ser algunos factores involucrados.9

Asimismo, posiblemente el cerebro se beneficie, al menos hasta cierto punto, de otros beneficios corporales que ofrece el voluntariado. El voluntariado puede reducir su riesgo de depresión y ansiedad10 e incluso aumentar su bienestar psicológico.11

Ofrecerse como voluntario para ayudar a otros puede incluso llevar a lo que se conoce como "helper’s high" – un efecto similar al que se produce tras consumir drogas--que puede ocurrir al hacer acciones altruistas y permite que su cuerpo libere hormonas como la oxitocina además de disminuir los niveles de hormonas del estrés como el cortisol.

Cuando los investigadores probaron la función amortiguadora del trabajo de voluntariado diario sobre los niveles del estrés, se encontró que los niveles de cortisol salival fueron menores en los días en que los participantes se ofrecieron como voluntarios en comparación con los días que no lo hicieron, lo que ofreció efectos legítimos de amortiguación ante el estrés. Los investigadores escribieron para la publicación Social Science & Medicine:12

"Nuestros hallazgos sugieren un mecanismo neurobiológico único, pero no observado, que subyace al vínculo entre el voluntariado y una mejor salud. Los programas de voluntariado diseñados para ayudar a otros que lo necesitan pueden considerarse como una estrategia de intervención para las personas que viven en circunstancias estresantes".

De igual forma, la investigación de la Universidad Carnegie Mellon reveló que las personas que se ofrecieron como voluntarias durante al menos 200 horas al año tenían un 40 % menos probabilidades de desarrollar hipertensión en comparación con aquellas que no lo hicieron.13

El tipo de voluntariado parecía ser irrelevante. Por el contrario, era la cantidad de tiempo dedicado a hacerlo lo que importaba.

De hecho, la interacción social, además del alivio del estrés que este tipo de actividades puede proporcionar, son probablemente unas de las principales razones por las cuales el voluntariado tiene un efecto beneficioso sobre la presión arterial, pues como muchos saben, el estrés eleva la presión arterial.

El autor principal del estudio, Rodlescia Sneed, también señaló que las interacciones sociales son una razón fundamental por la cual el voluntariado es tan beneficioso y declaró lo siguiente en un comunicado de prensa al respecto:14

"Conforme las personas envejecen, las transiciones sociales como la jubilación, el duelo y la partida de los hijos del hogar, suelen dejar a los adultos mayores con menos oportunidades naturales de interacción social... Participar en actividades de voluntariado puede proporcionarles a las personas mayores conexiones sociales que de otro modo no tendrían.

Existe una sólida evidencia de que tener buenas conexiones sociales promueve un envejecimiento saludable y reduce el riesgo de diversos resultados perjudiciales para la salud".

Los impresionantes beneficios del voluntariado

Muchos de los beneficios del voluntariado no se limitan a un área corporal como el cerebro o el corazón, sino que parecen extenderse por todo el cuerpo. Por ejemplo, en el caso de los adultos mayores, el voluntariado está relacionado con una menor mortalidad por todas las causas15 y se han observado beneficios adicionales, como los siguientes:16

  • Mayor satisfacción en la vida
  • Mayor autoestima
  • Mayor control personal
  • Menos síntomas depresivos
  • Retraso en el inicio de las limitaciones funcionales que predicen la angustia psicológica entre los adultos mayores

La actividad física es otra área donde el voluntariado se destaca, ya que diversos tipos de estos trabajos requieren un esfuerzo físico moderado.

Se ha descubierto que las personas que participan en programas de voluntariado son más activas físicamente en comparación con las que no,17 mientras que "el simple hecho de ir y venir de un sitio de voluntariado puede promover una mayor actividad entre las personas sedentarias", escribieron los investigadores en Psychology and Aging.18

De hecho, cuando los adultos mayores con buena salud que participaban en actividades intensivas de voluntariado en una escuela primaria durante 15 horas o más cada semana y continuaron realizándolas durante todo el ciclo escolar, informaron diversas mejoras físicas, como una mejor velocidad para subir escaleras y aumento de la velocidad de marcha.19 Incluso las personas con enfermedades crónicas o de gravedad pueden beneficiarse del voluntariado.

De acuerdo con un informe de la Corporación para el Servicio Comunitario y Nacional (CNCS, por sus siglas en inglés), un organismo de Estados Unidos que ayuda a sus habitantes a ayudar a otros mediante el servicio, cuando las personas que sufrían dolor crónico se ofrecieron como voluntarios con el fin de ayudar a otras personas con el mismo tipo de dolor, experimentaron una disminución en la intensidad del dolor y la discapacidad.20

"Entablar una conexión" y "un sentido de propósito" fueron 2 temas que se discutieron durante el estudio, lo que sugiere que estas son las principales razones por las cuales el voluntariado resulta ser tan gratificante para los voluntarios.

En otro estudio, las personas que se ofrecieron como voluntarias tras un ataque cardíaco informaron reducciones en la desesperación y la depresión, que están relacionadas con un mayor riesgo de mortalidad, junto con un mayor sentido de propósito.21

Incluso, la investigación ha demostrado que los estados con una tasa elevada de voluntarios tienen menores tasas de mortalidad e incidencia de cardiopatías.22 De acuerdo con CNCS:23

"Aunque estos estudios pueden diferir en lo que respecta a sus hallazgos específicos, demuestran consistentemente que existe una relación significativa entre el voluntariado y un buen estado de salud; cuando las personas son voluntarias, no solo ayudan a su comunidad, sino que también experimentan una mejor salud en años posteriores, ya sea en términos de mayor longevidad, mayor capacidad funcional o menores tasas de depresión".

Se debe respetar el 'umbral del voluntariado'

Es incierto exactamente cuánto trabajo voluntario se necesita realizar para obtener sus recompensas físicas y mentales. Sin embargo, algunos hallazgos indicaron que realizar algún tipo de voluntariado durante aproximadamente 100 horas al año puede ofrecer las mayores ventajas para la salud, y CNCS afirma que "no se trata de que cuanto más participe una persona como voluntario, mayores serán los beneficios para su salud".

En cambio, sugieren que existe un "umbral de voluntariado" que debe cumplirse – ofrecerse como voluntario al menos 1 o 2 horas a la semana – y al sobrepasarlo no se obtienen más beneficios por realizar trabajos de voluntariado adicionales.

Ahora bien, otro estudio encontró que ofrecerse como voluntario por 40 horas o menos por año, o participar como voluntario en una sola organización (a diferencia de 2 o más), condujo al menor riesgo de mortalidad,24 mientras que otros sugirieron que el voluntariado excesivo puede abrumar a las personas y acarrear consecuencias negativas para su salud.

Además, las personas de edad avanzada que hacen trabajo de voluntariado pueden obtener los más grandes beneficios de salud en comparación con los voluntarios más jóvenes, posiblemente porque en el caso de las personas mayores, el voluntariado puede proporcionar importantes vínculos con la comunidad junto con un sentido de propósito.25

Aún otras investigaciones sugieren que, aunque el voluntariado regularmente se relaciona con niveles más altos de bienestar mental, esto no es evidente hasta los 40 años de edad y más.26

En última instancia, si está considerando ofrecerse como voluntario, debe elegir una causa que le interese e invierta todo el tiempo que pueda sin que le cause inconvenientes. Si comienza a sentirse estresado por la obligación de ser voluntario, quizás esta sea una señal que le está dando mucha importancia.

El voluntariado debería darle una sensación de bienestar por sus logros y de emoción por poder continuar su contribución. Para obtener las mejores ganancias de salud, mentales y emocionales, sobre todo en lo que respecta a su cerebro, lo ideal es que busque oportunidades de voluntariado que brinden oportunidades para la conexión social y la estimulación mental, y que lo ayuden a tener un sentido de propósito, como la tutoría.

Por otro lado, el trabajo de voluntariado que requiere más actividad física, como la jardinería, puede aumentar su actividad semanal, lo que le ofrecerá otro conjunto de beneficios. Y mientras lo hace, tenga una actitud positiva y asegúrese de que participa como voluntario por las razones correctas.

Posiblemente, y se ha demostrado en al menos 1 estudio, que los motivos por los que se realiza trabajo voluntariado realmente importan, y las personas que se ofrecen voluntariamente por razones altruistas disfrutan de una mayor longevidad, mientras que aquellos que lo hacen por razones más egoístas no lo hacen.27

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo