Optimizar los niveles de vitamina D podría detener el trágico incremento de nacimientos prematuros

Embarazo Vitamina D

Historia en Breve -

  • A pesar de que los Estados Unidos tienen el mayor gasto por servicios de atención médica a nivel mundial, las tasas de nacimientos prematuros han aumentado durante dos años consecutivos, ya que en 2016 alcanzaron el 9.8 % -- un incremento del 2 % con respecto al 2015
  • Además, desde el 2014 en los Estados Unidos ha aumentado el número de nacimientos de bebés con bajo peso y se ha elevado el riesgo de infecciones y hemorragias cerebrales durante la infancia, al igual que los problemas de salud crónicos, como la obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas futuras
  • Las disparidades raciales son pronunciadas; ya que, los afroamericanos tienen una tasa de 13 % en bebés con bajo peso al nacer, en comparación con el 8 % de los asiático-americanos y nativo-americanos, y un 7 % en el caso de los hispanos y caucásicos
  • Las investigaciones demuestran que optimizar los niveles de la vitamina D podría prevenir el 60 % de los nacimientos prematuros. En el caso de los afroamericanos, podría prevenirse hasta el 75 % del total de los partos prematuros, al elevar hasta 40 ng/mL los niveles de vitamina D durante el tercer trimestre
  • Organic & Natural Health Association presentará una solicitud ante la FDA para la inclusión de la vitamina D como beneficio para la salud, por capacidad para disminuir los nacimientos prematuros

Por el Dr. Mercola

A pesar de que los Estados Unidos tienen el mayor gasto por servicios de atención médica a nivel mundial, las tasas de nacimientos prematuros han aumentado, especialmente entre los afroamericanos.

Los partos prematuros (responsables del 28 % de las muertes de recién nacidos durante el primer mes de vida) son definidos como un bebé que ha nacido antes de las 37 semanas de gestación,1 y las tasas de nacimientos prematuros han aumentado durante dos años consecutivos, ya que en 2016 alcanzaron el 9.8 % -- un incremento del 2 % con respecto al 2015.2

Eso significa que, en los Estados Unidos, casi 1 de cada 10 bebés nace prematuramente. Además, hay una mayor prevalencia de niños con bajo peso al nacer. Se considera que cualquier recién nacido que pese menos de 5 libras 8 onzas tiene bajo peso. Si bien, la razón más común de tal problema es el nacimiento prematuro, la mala nutrición materna también desempeña un rol significativo.

Las mujeres afroamericanas han resultado más afectadas

De acuerdo con el informe "2018 County Health Rankings Key Findings Report"3 elaborado por el Instituto de Salud Poblacional de la Universidad de Wisconsin, en colaboración con la Fundación Robert Wood Johnson, en los Estados Unidos, los nacimientos de niños con bajo peso se han incrementado desde 2014. Y como señala Mother Jones:4

"El bajo peso al nacer está relacionado con una gran variedad de problemas de salud, desde infecciones y hemorragias cerebrales durante la infancia hasta un mayor riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas futuras".

Debido a las implicaciones en la salud -- tanto en la madre como en el niño -- el peso al nacer es un buen indicador de salud pública en general. Curiosamente, los estados del Sudeste y Sudoeste se encuentran desproporcionadamente afectados por bajas tasas de peso al nacer.

Las disparidades raciales también son pronunciadas; ya que los afroamericanos presentan una tasa de 13 % en bebés con bajo peso al nacer, en comparación con el 8 % de los asiático-americanos y nativo-americanos, y el 7 % de los hispanos y caucásicos. Además, las mujeres afroamericanas tienen una probabilidad cuatro veces mayor de morir durante el parto.

Optimizar los niveles de vitamina D podría prevenir el 60 % de los nacimientos prematuros

Las investigaciones demuestran que optimizar los niveles de vitamina D podría prevenir el 60 % de los nacimientos prematuros. En el caso de las poblaciones afroamericanas e hispanas, podría prevenirse entre el 70 y 75 % del total de los partos prematuros.

De igual manera, podrían lograrse muchos más beneficios al incluir las pruebas y optimización de la vitamina D en el estándar de cuidados prenatales. Por ejemplo:

  • Las mujeres con un nivel de vitamina D inferior a 40 nanogramos por mililitro (ng/mL) tuvieron un riesgo 25 % menor de infecciones, incluyendo las infecciones vaginales y respiratorias,5 que a su vez disminuye el riesgo de complicaciones durante el embarazo
  • Las comorbilidades del embarazo son 30 % más bajas en mujeres que lograron al menos 40 ng/mL de vitamina D; incluyendo la diabetes, presión arterial alta y preeclampsia – un incremento posiblemente mortal en la presión arterial y líquido acompañado de un bajo recuento de plaquetas
  • El estado de vitamina D de una madre gestante podría tener consecuencias de por vida en su hijo. Tener una deficiencia de vitamina D durante el embarazo se ha relacionado con mayores índices de alergias infantiles, asma,6,7 resfriados y gripe, caries dental, diabetes e incluso derrames cerebrales y enfermedades cardiovasculares futuras8,9

Según Julie A. Willems Van Dijk, científica de salud pública de la Universidad de Wisconsin e investigadora principal del informe presentado, "the right kind of action" será necesario para cerrar la brecha racial, y esto no solo incluye a los servicios de atención médica; sino también cuestiones sociales como reducir la segregación y mejorar el acceso a empleos y alimentos saludables.10

Lo que ella no mencionó fue la cuestión de optimizar los niveles de vitamina D -- ¡una de las medidas correctivas más económicas y rápidas disponibles!

El número 'mágico' mínimo para disminuir las tasas de nacimientos prematuros es 40 ng/mL

De acuerdo con los descubrimientos de Grassrootshealth, existe una correlación evidente y definitiva entre los niveles de vitamina D y el momento de la gestación -- hasta 40 ng/mL – en el cual el impacto se estabiliza.11

En general, la evidencia demuestra que las mujeres embarazadas con un nivel entre 40 y 60 ng/mL de vitamina D, tenían una tasa 46 % menor de nacimientos prematuros, que la población general; mientras que las que tenían un nivel de 40 ng/mL o superior de vitamina D en su tercer trimestre presentaron un riesgo 59 % menor de nacimiento prematuro, en comparación con las que tenían niveles inferiores a 20 ng/mL.12

En las mujeres que no eran de raza caucásica (entre las cuales la deficiencia de vitamina D es mucho más común) la disminución del riesgo fue incluso más significativo.

En este grupo, las que alcanzaron 40 ng/mL de vitamina D en su segunda prueba de vitamina D tuvieron un índice 78 % menor de nacimiento prematuro – ¡lo cual redujo la tasa de nacimientos prematuros de un 18 a 4 %! Sería extremadamente arriesgado ignorar esta asombrosa mejora en la tasa de nacimientos prematuros de los afroamericanos.

Como señaló un comunicado de prensa de 2015 sobre los descubrimientos:13

"March of Dimes calcula que, en los Estados Unidos, el gasto anual por nacimientos prematuros es de US$ 12 mil millones (equivalente a 455 918 niños). Si aproximadamente el 50 % de los nacimientos prematuros pudieran prevenirse en la población general, como sugiere este análisis, habría US$ 6 mil millones disponibles para otros servicios y más de 225 000 niños y familias evitarían este evento traumatizante".

Los investigadores solicitan la inclusión de pruebas de vitamina D en el estándar de cuidados prenatales

Como resultado de estos descubrimientos, la Universidad de Medicina de Carolina del Sur (MUSC, por sus siglas en inglés) actualizó su estándar de atención para pacientes prenatales, para incluir pruebas de vitamina D y, si es necesario, suplementos de vitamina D3.

Por lo general, al inicio, las mujeres embarazadas reciben 4 000 UI de vitamina D3 por día. Luego, las pruebas regulares ayudan a determinar si tal dosis es suficiente, o cuánto más podría ser necesario para alcanzar un nivel mínimo de 40 ng/mL en suero para el tercer trimestre.

Evidentemente, MUSC es líder en este sentido, y es un gran comienzo, pero es bastante claro que el protocolo de hacer pruebas y optimizar los niveles de vitamina D debe generalizarse en todo el país, y que no hay absolutamente ninguna razón para no hacerlo.

Es simple, económico y sumamente efectivo. Para acelerar este cambio, se le recomienda a los médicos de los Estados Unidos inscribir a sus pacientes embarazadas en el proyecto Protect Our Children NOW!, que busca solucionar la deficiencia de vitamina D en las mujeres embarazadas y niños, y aumentar la conciencia a nivel mundial sobre los riesgos en la salud relacionados con esta problemática.

El proyecto fue iniciado en 2015, por Carole Baggerly de GrassrootsHealth,14 y tiene un panel de 42 investigadores de vitamina D que brindan asesoría científica. Si tiene entre 12 y 17 semanas de embarazo, al menos 18 años de edad, y actualmente reside en los Estados Unidos, este estudio completamente patrocinado se encuentra disponible sin costo. La participación en este programa incluye:

  • Exámenes sanguíneos de vitamina D gratuitos, que pueden realizarse en la comodidad de su hogar
  • Nuevos formularios de inscripción para usted y su recién nacido
  • Informes de resultados proporcionados directamente
  • Suplementos de vitamina D gratuitos

Si está planeando embarazarse o tiene más de 17 semanas de gestación, aún puede controlar su salud y la de su hijo con el kit de prueba D*Action. Este es una de las maneras más económicas de monitorear su estado de vitamina D.

De nuevo, el nivel mínimo de vitamina D que debe alcanzar es de 40 ng/mL; aunque, las investigaciones adicionales sugieren que tener entre 60 y 80 ng/mL proporciona mayores beneficios para la salud y protección contra las enfermedades crónicas.

El estado de la vitamina D está muy relacionado con el riesgo de cáncer

Por ejemplo, cada vez más evidencia sugiere que optimizar los niveles de vitamina D podría disminuir significativamente el riesgo de cáncer, incluyendo el cáncer de mama.

Muy recientemente, un estudio japonés15 publicado en The BMJ concluyó que, de hecho, tener niveles más elevados de vitamina D podría proteger contra el cáncer, como lo indican muchos otros estudios. Según informó Technology Networks:16

"Ya que las concentraciones y metabolismo de la vitamina D podrían variar en función de la etnicidad, es importante saber si se podrían o no observar efectos similares en las poblaciones que no son caucásicas.

Por lo que, un equipo internacional de investigación, con sede en Japón, se propuso evaluar si la vitamina D estaba relacionada con el riesgo de cáncer total y en zonas específicas. Se analizaron los datos del Estudio Prospectivo en el Centro de Salud Pública de Japón, en el que participaron 33 736 hombres y mujeres, entre las edades de 40 a 69 años...

Después de considerar los cambios estacionales, las muestras se dividieron en cuatro grupos, desde los niveles más bajos hasta los más altos de vitamina D. Posteriormente, los participantes fueron monitoreados durante un promedio de 16 años...

Luego de ajustar varios factores de riesgo de cáncer... los investigadores encontraron que los mayores niveles de vitamina D estaban relacionados con un riesgo relativo menor (alrededor del 20 %) de cáncer general en hombres y mujeres... [N]inguno de los tipos de cáncer examinados demostró un mayor riesgo relacionado con niveles más elevados de vitamina D".

Como se mencionó anteriormente, la relación entre el estado de la vitamina D y el riesgo de cáncer se ha evaluado en muchos estudios, incluyendo a los siguientes, que encontraron que:

Tener un nivel mínimo de 40 ng/mL de vitamina D en suero disminuía en un 67 % el riesgo de cáncer, en comparación con tener un nivel de 20 ng/mL o inferior.17,18 La mayoría de los tipos de cáncer se han manifestado en personas con un nivel entre 10 y 40 ng/mL de vitamina D en sangre, y el nivel óptimo para estar protegido contra el cáncer fue identificado como entre 40 y 60 ng/mL

Las mujeres con concentraciones mínimas de 30 ng/mL de vitamina D, tuvieron un riesgo 55 % menor de cáncer colorrectal, que las que tenían un nivel en sangre inferior a 18 ng/mL19

Las mujeres con niveles superiores a 60 ng/mL de vitamina D, tuvieron un riesgo 83 % menor de cáncer de mama, que las que tenían niveles inferiores a 20 ng/mL20

Las mujeres mayores de 55 años que habían elevado hasta 38 ng/mL el promedio de sus niveles en suero, disminuyeron en un 77 % su riesgo de todos los tipos de cáncer invasivos, incluyendo al cáncer de mama21

Asimismo, la vitamina D incrementa la posibilidad de sobrevivir al cáncer,22,23 y eso incluye el melanoma24,25 y cáncer de mama. En el caso de este último, los pacientes con cáncer de mama que tienen elevados niveles de vitamina D presentaron el doble de probabilidades de sobrevivir que los que tenían niveles bajos.26

Los niveles más elevados de vitamina D también estuvieron relacionados con un menor riesgo de neuropatía periférica grave en pacientes con cáncer27

En la página del proyecto vitamin D*Action para cáncer de mama de GrassrootHealth se pueden encontrar estudios adicionales,28 donde también puede inscribirse en el proyecto D*Action Breast Cancer Prevention, que ahora incluye pruebas para vitamina D y grasas omega-3. Además de proteger contra el cáncer, tener niveles suficientes de vitamina D también reduce el riesgo de mortalidad por todas las causas.29,30

Incluso, disminuye alrededor de un 60 % del riesgo de diabetes tipo 2, según el análisis de GrassrootsHealth.31 En este, los que tenían un promedio de 41 ng/mL de vitamina D presentaron una tasa de diabetes de 3.7 por cada 1 000, en comparación con la tasa de 9.3 por cada 1 000, en los que tenían un promedio de 22 ng / mL en suero.

También debe considerar la interacción de las vitaminas D y K2, calcio y magnesio

La mejor manera de optimizar sus niveles de vitamina D es a través de exponerse prudentemente a los rayos del sol, pero en muchos casos, para alcanzar un nivel óptimo podría ser necesario tomar un suplemento oral, especialmente si está embarazada durante el invierno. Recuerde que, la única manera de evaluar con precisión si necesita tomar suplementos es al medir sus niveles de vitamina D.

Consiste en un examen sanguíneo sencillo y relativamente económico. Si consideramos los costos excesivos por las complicaciones del embarazo y parto prematuro, los costos de las pruebas de vitamina D y suplementos son insignificantes.

Simplemente, recuerde que si toma dosis elevadas de vitamina D, es posible que también necesite aumentar su consumo de calcio, magnesio y vitamina K2, ya que estos cuatro nutrientes funcionan en sincronía y dependen de que haya cantidades suficientes de cada uno para desempeñarse adecuadamente.

Es importante destacar que, posiblemente, tener cantidades excesivas de vitamina D, en combinación con niveles deficientes de vitamina K2, cause una absorción excesiva de calcio, que a su vez podría ocasionar depósitos de calcio en el corazón y riñones.

Asimismo, es importante mantener una proporción adecuada de calcio a magnesio,32 ya que este último ayuda a mantener el calcio en las células para optimizar su función. Al parecer, lo ideal sería una proporción de 1:1. De igual manera, el magnesio es necesario para activar a la vitamina D.

Tomar un suplemento de vitamina D podría ser ineficaz, en caso de una deficiencia de magnesio, ya que, básicamente, aparenta como si necesitara cantidades innecesariamente altas. Además, el magnesio y la vitamina K2 se complementan.

La tasa de partos prematuros podría reducirse inmediata y significativamente

En este momento, simplemente no hay duda de que mantener 40 a 60 ng/mL de vitamina D durante el embarazo es una de las estrategias más importantes que puede implementar, tanto en su salud como la de su hijo. Se han realizado estudios científicos al respecto y los resultados lo sustentan; por lo que, lo único que necesita es ponerlo en práctica.

No puedo imaginar ninguna otra medida más económica que pueda disminuir las complicaciones del embarazo, muertes y futuros problemas de salud, y que además sea tan segura y libre de riesgos.33

Si planea un embarazo o está embarazada, le pido que por favor se realice una prueba de vitamina D, y si tiene niveles inferiores a 40 ng/mL, tome un suplemento de vitamina D3 (también se asegure de tener cantidades suficientes de vitamina K2, magnesio y calcio).

En los Estados Unidos, 1 de cada 10 niños nace prematuramente y, prácticamente no hay motivo para que continúe esta tragedia. Esta tasa podría reducirse al menos 60 %, tan solo al incluir el protocolo que optimice los niveles de vitamina D en el estándar de cuidados prenatales.

Nuevamente, si tiene entre 12 y 17 semanas de embarazo, podría inscribirse de forma gratuita en el estudio Protect Our Children NOW! Si planea un embarazo o tiene más de 17 semanas, inscribirse en el estudio D*Action es una opción económica para realizarse exámenes regulares. Además, este estudio está disponible para mujeres que no están embarazadas, hombres y niños.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario