La elaboración de hamburguesas genera resistencia a los Antibióticos

Carne Super Mercado

Historia en Breve -

  • En 2017, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, prohibió oficialmente el uso de antibióticos en las CAFOs, los cuales tenían el propósito de promover el crecimiento de los animales, y ahora se necesita una receta veterinaria para conseguir antibióticos para las granjas
  • Las CAFOs han tenido pocas consecuencias por la prohibición, lo que les permite continuar proporcionando antibióticos como de costumbre con el propósito de prevenir enfermedades
  • En total, se estima que el 80 % de los antibióticos utilizados en los Estados Unidos son utilizados por la agricultura industrial, y los veterinarios de la industria continúan apoyando su uso cotidiano
  • Entre 2000 y 2015, el consumo de antibióticos en los humanos aumentó en un 65 %, llegando hasta 42 mil millones de dosis al año
  • Cada año, 400 000 habitantes en los Estados Unidos contraen bacterias resistentes a los antibióticos de origen alimenticio

Por el Dr. Mercola

En agosto de 2017, PBS News presentó una breve descripción de cómo las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFOs) servían como ambientes idóneos para las superbacterias resistentes a los antibióticos--y cómo los agricultores tenían el poder de cambiar eso al criar a sus animales de una manera más natural.

Quizás lo más inquietante fue la falta de acción de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos en este tema, incluso cuando las enfermedades resistentes a los antibióticos se convirtieron en una amenaza urgente para la salud pública.

Normalmente, se añaden dosis bajas de antibióticos en la alimentación de las CAFOs, no solo para evitar enfermedades infecciosas inevitables creadas por esas condiciones de hacinamiento e insalubridad sino también porque hacen que los animales se desarrollen más rápido con menos alimento.

En 2013, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos emitió una guía voluntaria sobre antibióticos agrícolas, en la que les solicitaba a las empresas farmacéuticas que eliminaran las indicaciones de "eficiencia alimenticia" y "aumento de peso" de las etiquetas de sus productos antibióticos.

También, les exigieron a los veterinarios que supervisaran cualquier adición de estos medicamentos en los alimentos y agua para los animales. La mayoría de las empresas acordaron cumplir con las directrices y declararon que ya no utilizaban antibióticos con el fin de promover el crecimiento, pero se aprovechaban de un gran vacío legal.

En vez de decir que los medicamentos se utilizaban para promover el crecimiento, simplemente afirman que utilizaban los antibióticos para prevenir y controlar las enfermedades, un uso que todavía se permite bajo la guía de la FDA.

Muchas CAFOs aún consideran a los antibióticos rutinarios como esenciales

En 2017, la FDA prohibió oficialmente el uso de antibióticos en CAFOs con el propósito de promover el crecimiento y ahora se requiere una receta veterinaria para conseguir antibióticos para las granjas. No obstante, las CAFOs han tenido pocas consecuencias por la prohibición, lo que les permite continuar proporcionando antibióticos como de costumbre. The New York Times informó:1

"[L]as nuevas reglas fueron diseñadas en colaboración con las empresas farmacéuticas y grupos de granjas industriales. "Eso no nos afectó", indicó el Sr. [Paul] Defoor de Cactus [Feeders, una empresa importante de corrales de engorda] sobre la prohibición.

Su empresa percibe a los antibióticos añadidos en los alimentos como una medida preventiva para la salud. De manera similar, Zoetis, un importante fabricante de medicamentos para ganado, indicó en su sitio web que los agricultores ‘observarían una mínima diferencia’ en sus aditivos de tetraciclina para la alimentación más allá de requerir el papeleo apropiado de parte de los veterinarios".

Como señaló Times, "la empresa de corrales de engorda Cactus es una central de hamburguesas, la fase intermedia en el proceso industrial del ganado". Ahí es donde se encuentran durante los meses antes de ser sacrificadas, mientras llevan una alimentación a base de granos para hacerles subir de peso más rápido.

Pero las vacas están destinadas a comer pastura. Al alimentarlas con granos, se fomenta el desarrollo de la E. coli en el intestino de los animales, ya que eso crea un ambiente más ácido. Las vacas alimentadas con granos también viven en un estado de inflamación crónica, lo que aumenta su riesgo de infección y enfermedades, y requieren bajas dosis de antibióticos en los alimentos para prevenir las enfermedades.2

"La tilosina [un antibiótico que] controla los abscesos hepáticos, y Rumensin, otro aditivo antibiótico que se agrega en la alimentación, combate las enfermedades intestinales", informó el New York Times.3

En total, se estima que el 80 % de los antibióticos utilizados en los Estados Unidos son utilizados por la agricultura industrial, y los veterinarios de la industria continúan apoyando su uso. "Por ahora, la opinión de los corrales de engorda es que los riesgos no son lo suficientemente evidentes como para dejar de utilizar medicamentos como la tilosina", según Times.4

Sin embargo, en un estudio de Consumer Reports sobre 300 muestras de carne de res molida cruda, la carne de res de animales alimentados con pastura y criados sin antibióticos tenía una probabilidad tres veces menor de estar contaminada con bacterias resistentes a múltiples medicamentos, en comparación con las muestras CAFO convencionales.5

La carne de res de animales alimentados con pastura también tuvo una probabilidad menor de estar contaminada con E. coli y Staphylococcus aureus, que la carne de CAFOs.

Mientras tanto, en noviembre de 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado a los agricultores e industria alimentaria para que dejaran de utilizar antibióticos para promover el crecimiento y prevenir enfermedades en animales sanos.

La OMS explicó que "las nuevas recomendaciones tenían como objetivo ayudar a preservar la efectividad de los antibióticos que son importantes para la medicina humana al reducir su uso innecesario en animales".6

Citaron un estudio de 2017 publicado en The Lancet Planetary Health, que encontró que disminuir el uso de antibióticos en animales para el consumo humano reducía hasta en un 39 % la cantidad de bacterias resistentes a los antibióticos en los animales, y de manera similar podría disminuir tales bacterias en seres humanos, particularmente en los que están directamente expuestos a los animales para producir alimentos.7

En este momento, el uso excesivo de antibióticos en los animales de CAFOs los ha convertido en verdaderas "fábricas de enfermedades"8 y, en los Estados Unidos, cuando la FDA hace análisis en pollos crudos de supermercado, encuentra rutinariamente bacterias resistentes a los antibióticos.9

Según la OMS, el uso de toda clase de antibióticos importantes debe disminuir en los animales con los que se producen los alimentos, mientras que, por otro lado, su uso para promover el crecimiento y prevenir enfermedades sin tener un diagnóstico de enfermedades debe ser completamente restringido.

De manera inaudita, la administradora del Servicio de Investigación Agrícola del USDA, Chavonda Jacobs-Young, dijo en un comunicado: "Las directrices de la OMS no están alineadas con la política de los Estados Unidos ni sustentadas por estudios científicos sólidos. Las recomendaciones combinan erróneamente la prevención de enfermedades con la promoción del crecimiento de los animales".10

El uso de antibióticos aumento en un 65 % a lo largo de un período de 15 años

Entre 2000 y 2015, el consumo humano de antibióticos aumentó en un 65 %, llegando a 42 mil millones de dosis al año, según una investigación publicada en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.11 Este aumento fue impulsado por los países de bajos y medianos ingresos y, si no se realizaban cambios en las políticas, se estimaba que el consumo mundial de antibióticos aumentaría hasta un 200 % más para el 2030.

El uso de antibióticos en países de altos ingresos sigue siendo más alto que en la mayoría de los países de bajos y medianos ingresos (a pesar de que estos últimos tiene más casos de enfermedades bacterianas), pero su uso ha aumentado rápidamente—que en parte, es una preocupación porque con frecuencia los antibióticos se encuentran disponibles sin receta en países de bajos ingresos, lo que aumenta su posibilidad de abuso.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, aunque las tasas de antibióticos no aumentaron drásticamente, tampoco disminuyeron, lo que demuestra que es posible que los esfuerzos para reducir su uso inadecuado fueran ineficaces. Lance Price, Director del Centro de Acción de Resistencia a los Antibióticos de la Universidad George Washington, dijo para NPR:12

"El mayor causante de la evolución de las superbacterias es el uso de antibióticos... Cuanto más utilicemos antibióticos, más estimularemos el crecimiento de estas bacterias que son resistentes a ellos...

[Ya] hay casos extremos como el de la mujer [en Nevada]--hace aproximadamente un año--que murió por una infección que era resistente a 26 antibióticos diferentes... Así que ya existen bacterias que son resistentes a todo y son cada vez más frecuentes".

Al analizar qué medidas se podrían implementar para frenar el uso excesivo de antibióticos en seres humanos, los investigadores señalaron la importancia de mejorar el saneamiento y el agua potable en los países de bajos ingresos, ya que esto podría reducir significativamente las enfermedades diarreicas que hacen que muchas personas a buscar antibióticos.

El autor principal del estudio, Eili Klein, explicó para PBS: "Si analizamos la historia de los países de altos ingresos durante el siglo XX, el factor principal que disminuyó las enfermedades infecciosas fue la mejora en la infraestructura, a través de disminuir—al eliminar las bacterias y otras enfermedades provenientes del agua".13

La resistencia a los antibióticos está debilitando nuestra salud

A nivel mundial, 700 000 personas mueren cada año debido a las enfermedades resistentes a los antibióticos, y se estima que para el año 2050, esto será peor que el cáncer.14

En los Estados Unidos, según los datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), cada año al menos 2 millones de habitantes adquieren infecciones resistentes a los medicamentos y 23 000 mueren como resultado de ello. Muchos otros mueren por padecimientos que se complicaron por infecciones resistentes a los antibióticos.15

En cuanto al suministro de alimentos, los CDC estiman que 400 000 personas en los Estados Unidos se enferman por bacterias resistentes a los antibióticos de origen alimenticio cada año, y afirman que: "El uso de antibióticos en animales destinados a la alimentación permite que las bacterias resistentes a antibióticos se desarrollen y desplacen a las bacterias que responden a los antibióticos".16

Un informe del grupo de defensa del consumidor Food & Water Watch, también señala que aproximadamente el 22 % de las infecciones resistentes a los antibióticos en los Estados Unidos se originan anualmente debido a patógenos de origen alimenticio.

"Las bacterias resistentes a los antibióticos (AR) podrían propagarse de los animales de granja a los seres humanos a través de los alimentos, por medio de transferencia de animal a humano en las granjas y en áreas rurales, y a través de los desechos contaminados que ingresan al ambiente", explicó Food & Water Watch.

"Las poblaciones más comúnmente afectadas son en las que tienen hay sistemas inmunológicos poco desarrollados o comprometidos; es decir, mujeres embarazadas, niños, adultos mayores y personas con ciertos problemas de salud. Pero, cada vez más, las bacterias AR tienen el potencial de afectar a cualquiera".17

De acuerdo con los CDC, entre las amenazas resistentes a los antibióticos más urgentes para la salud se encuentran la Enterobacteriaceae resistente a los carbapenémicos (CRE, por sus siglas en inglés), que es resistente al tipo de antibióticos llamado carbapenémicos.18

La CRE fue catalogada como una "bacteria de pesadilla" por el ex director de los CDC, Tom Frieden, debido a su extrema resistencia; es decir, es casi imposible matarla. Además, se ha detectado CRE en las CAFOs de cerdos de los Estados Unidos,19 lo que sugiere que podría haber una posible exposición a través del suministro de alimentos. De acuerdo con los CDC:20

"Las infecciones que no se pueden atender y son difíciles de tratar, ocasionadas por la bacteria Enterobacteriaceae resistente a los carbapenémicos (CRE), se han incrementado entre los pacientes de instalaciones médicas.

La CRE se ha vuelto resistente a todos o casi todos los antibióticos que existen actualmente. Casi la mitad de los pacientes que contraen infecciones en el torrente sanguíneo ocasionadas por la bacteria CRE, mueren a causa de la infección".

La lucha contra la expansión de las CAFOs

Las CAFOs son conocidas por destruir comunidades, contaminar las vías fluviales, crear contaminación tóxica en el aire y enfermar a los residentes de las áreas. Los valores de las propiedades se desploman cuando se construyen CAFOs, al igual que la economía local.

Si bien, a menudo las CAFOs ofrecen otorgar mayores ingresos fiscales cuando intentan aventurarse en nuevas regiones, la realidad es que agotan los recursos de la comunidad, al mismo tiempo que obtienen suministros de fuera del área y pagan a los trabajadores salarios bajos, lo cual proporciona poco o ningún estímulo económico y, a cambio, dejan un daño ambiental devastador.21

Por lo que, no es de extrañar que cuando los CAFOs intentan ingresar a una nueva región, con frecuencia los habitantes se defienden. Tal es el caso en Lone Jack, Missouri, donde un rancho trataba de expandir su operación de 600 vacas a 6 999. Y ¿por qué no mejor 7 000? En ese número, el rancho tendría que cumplir con las normas de olor del estado, pero si eran 6 999, quedaban exentos.

Los habitantes del área estaban preocupados de que la fábrica de animales produjera aguas contaminadas, problemas en la calidad del aire y más, incluyendo daño ambiental por la aplicación de estiércol de CAFO.

Los habitantes esperan que el Departamento de Recursos Naturales del estado rechace la petición. La granja, Valley Oaks, ya fue sancionada en febrero de 2017 por el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria por utilizar métodos de sacrificio inhumanos.

Por desgracia, el estado tiene un historial de apoyo a la industria, como informó la Red de Informes de Alimentos y Medio Ambiente (FERN, por sus siglas en inglés):22

"Las comunidades de Missouri han evitado a las CAFOs en todo el estado, incluso en el condado de Calloway, Cooper, Grundy y Barry. En los últimos dos casos, inicialmente los habitantes lograron bloquear las CAFOs a través de interponer un recurso ante la Comisión de Agua Limpia del estado.

Pero poco después de que los comisionados votaran en contra de las CAFOs, los legisladores de Missouri cambiaron la composición de la comisión para favorecer a la industria agrícola.

A finales del 2017, el Gobernador Eric Greitens nombró a tres nuevos miembros para la comisión, quienes estaban vinculados a la agricultura a gran escala. En la siguiente votación de la comisión, las CAFOs fueron aprobadas".

¿Cuál es la mejor manera de encontrar carne segura?

En 2018, el habitante promedio de los Estados Unidos ha podido comer alrededor de 800 hamburguesas de carne de res, o alrededor de 222 libras.23 De dónde sacan esa carne de res, cómo fueron criados los animales de los que se obtuvo y, finalmente, la forma en que está preparada marca la diferencia en cómo afecta su salud y la del medio ambiente.

En gran medida, la fuente es importante, y parte de eso incluye saber dónde se criaron los animales de donde se obtuvo esa carne de res. Debe evitar la carne de res denominada como tipo "central de hamburguesa", en vez de eso elija carne de res orgánica de animales alimentados con pastura, criados sin antibióticos.

Le recomiendo que compre directamente de una granja de confianza o busque el logotipo de la Asociación Americana de Grassfed (AGA, por sus siglas en inglés), un estándar muy solicitado y certificación de carne de res y productos lácteos de animales alimentados con pastura.24

Este estándar permite una mayor transparencia y conformidad25 y tiene el objetivo de garantizar el trato humano de los animales y cumplir las expectativas de los consumidores sobre la carne de res y productos lácteos de animales alimentados con pastura, a la vez que es viable para los pequeños agricultores.

Si un producto tiene el logotipo AGA eso le indica que los animales fueron alimentados 100 % con forraje toda su vida, fueron criados en pastizales (no en confinamiento) y no fueron tratados con hormonas o antibióticos.26

Además, el logotipo AGA en la carne y lácteos asegura que los animales nacieron y fueron criados en granjas familiares de los Estados Unidos.27

En una época en la que enfrentamos el posible final de los antibióticos tal como los conocemos, es importante que todos expresen su opinión sobre el uso excesivo y desenfrenado de los antibióticos en las CAFOs, al apoyar únicamente a las granjas que no prolonguen este problema.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo