La mayoría del agua embotellada está contaminada con microplásticos

Agua

Historia en Breve -

  • Las pruebas revelan que el agua embotellada contiene casi el doble de partículas microplásticas por litro que el agua de la llave. Se cree que la contaminación se origina en el proceso de fabricación tanto de las botellas como de las tapas
  • Los investigadores analizaron 259 botellas de 11 marcas populares de agua embotellada con el fin de identificar la presencia de plástico microscópico. En promedio, el agua embotellada analizada contenía 325 piezas de microplástico por litro
  • Solo 17 de las 259 botellas no mostraban evidencia de partículas microplásticas, y ninguna de las marcas demostró consistentemente no tener contaminantes plásticos. El peor transgresor fue Nestlé Pure Life, cuya muestra más contaminada contenía 10 390 partículas por litro
  • En respuesta a estos hallazgos, la Organización Mundial de la Salud se ha comprometido a emprender una revisión de inocuidad con el fin de evaluar los posibles riesgos a corto y largo plazo que conlleva consumir microplásticos en el agua
  • Un informe de la Oficina Gubernamental para la Ciencia del Reino Unido advierte que los desechos plásticos que ensucian los océanos del mundo–el 70 % de los cuales no se biodegrada–se triplicarán para 2025 a menos que se tomen medidas radicales para frenar la contaminación

Por el Dr. Mercola

El plástico se ha convertido en una comodidad increíblemente dañina, que ahora amenaza la salud ambiental y humana por igual, y en más de un sentido. En vista de que nos encontramos en la víspera del Día de la Tierra, hoy es el mejor momento para analizar el impacto que el agua embotellada ha tenido en nuestro planeta.

Por un lado, nos enfrentamos a la cuestión de la acumulación de plástico en nuestros vertederos, donde permanecerá indefinidamente, ya que la mayoría no es biodegradable1 y los microplásticos–piezas microscópicas de plástico degradado–ahora atestan las vías fluviales de todo el mundo y contaminan tanto el agua potable como la vida marina.

Asimismo, nos enfrentamos a la problemática de los productos químicos que son utilizados en la producción de plástico, muchos de los cuales tienen actividad que imita a las hormonas, lo que amenaza la salud animal y humana, así como la salud reproductiva.

Resulta inquietante que pruebas recientes hayan revelado que la mayoría del agua embotellada contiene contaminación microplástica2–contaminación que, como se cree, proviene del proceso de fabricación de las botellas y tapas. La investigación sobre el agua embotellada que fue presentada en el programa de televisión Marketplace de la CBC, detectó contaminación plástica en 30 de las 50 botellas de agua analizadas, siendo el rayón y el polietileno algunos de los contaminantes identificados. Incluso se encontró plástico en el agua embotellada en envases de vidrio.

Asimismo, investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York analizaron 259 botellas de 11 marcas populares de agua embotellada con el fin de detectar la presencia de plástico microscópico en representación de Orb Media, una organización de periodismo sin fines de lucro.

Algunas de las marcas analizadas fueron Aquafina, Nestle Pure Life, Evian, Dasani y San Pelligerino. En promedio, el agua embotellada en las pruebas contenía 325 trozos de microplástico por litro; un poco más de 10 de dichos trozos medían al menos 100 micrones, el resto era más pequeños.

La mayoría de estos trozos son tan pequeños que no son visibles a simple vista. Para evidenciarlos, los investigadores utilizaron un tinte especial que se adhiere al plástico, combinado con un láser infrarrojo y luz azul. Con ayuda de unas gafas de color naranja, las partículas se iluminan cual estrellas en el cielo cuando la muestra de agua es inspeccionada microscópicamente.

El agua embotellada está contaminada con plástico microscópico

En general, se descubrió que solo 17 de las 259 botellas no mostraban evidencia de partículas microplásticas, y ninguna de las marcas demostró consistentemente no tener contaminantes plásticos.

El peor transgresor fue Nestlé Pure Life, cuya muestra más contaminada contenía 10 390 partículas por litro, mientras que la menos contaminada, San Pellegrino, contenía una alta densidad de 74 partículas por litro. A continuación, se muestra un resumen de las marcas más contaminadas:3

Marcas más contaminadas Marcas menos contaminadas

Nestlé Pure Life

San Pellegrino

Bisleri

Evian

Gerolsteiner

Dasani

Aqua

Wahaha

Epura

Minalba

Como se señala en el informe "Plus Plastic" de Orb Media:4

"Los seres humanos necesitan aproximadamente 2 litros de líquidos al día para mantenerse hidratados y saludables–necesitan incluso más en regiones cálidas y áridas. Los hallazgos de Orb sugieren que una persona que bebe diariamente 1 litro de agua embotellada podría estar consumiendo miles de partículas microplásticas año con año...

En el caso de los desechos microplásticos que medían aproximadamente 100 micrones... las muestras de agua embotellada contenían casi el doble de piezas de microplástico por litro (10.4) que las muestras de agua de la llave (4.45) ...

De acuerdo con las investigaciones científicas existentes, las partículas plásticas que consume en alimentos o bebidas pueden interactuar con su cuerpo de diversas maneras ...

Algunas partículas pueden alojarse en la pared intestinal. Otras podrían ser absorbidas por el tejido intestinal y viajar a través del sistema linfático. Las partículas de un tamaño aproximado de 110 micras (0,11 milímetros) pueden llegar a la vena porta hepática, que transporta la sangre desde los intestinos, vesícula biliar, páncreas y bazo hasta el hígado.

Se ha demostrado que las partículas más pequeñas, en el rango de 20 micras (0.02 mm) ingresan al torrente sanguíneo antes de que se alojen en los riñones e hígado... El 90 % de las partículas de plástico que encontramos... medían entre 100 y 6.5 micrones–eran lo suficientemente pequeñas... para que algunas se filtraran del intestino a su cuerpo".

La Organización Mundial de la Salud emprende una revisión sanitaria

En respuesta al informe de Orb Media, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha comprometido a emprender una revisión de inocuidad con el fin de evaluar los posibles riesgos a corto y largo plazo sobre el consumo de microplásticos en el agua. Bruce Gordon, coordinador mundial del agua y saneamiento de la OMS, declaró lo siguiente para BBC News:5

"Al analizar la composición del plástico, ya sea para verificar la posible existencia de toxinas, hasta qué punto pueden llevar componentes dañinos, o qué es realmente lo que las partículas pueden hacer en el cuerpo–simplemente no existe información precisa que nos lo diga.

Normalmente tenemos un límite "inocuo" pero para tener tal límite y para definirlo, debemos entender si estos elementos son peligrosos, y si se presentan en el agua en concentraciones peligrosas. El público obviamente se preocupará ante la posibilidad de que esto los enferme a corto o largo plazo".

Se prevé que los desechos plásticos en los océanos del mundo se tripliquen para el 2025

En otras noticias relacionadas con este mismo tema, un informe de la Oficina Gubernamental para la Ciencia del Reino Unido advierte que los desechos plásticos que ensucian los océanos del mundo–el 70 % de los cuales no son biodegradables–se triplicarán para el 2025 a menos que se tomen medidas radicales para frenar la contaminación.6

En la actualidad, aproximadamente 150 millones de toneladas de plástico contaminan nuestros océanos y aproximadamente 8 millones de toneladas se agregan cada año. Ontario por sí solo arroja un estimado de 12 000 botellas de agua plásticas cada 4 minutos.

A este ritmo, las estimaciones del Foro Económico Mundial sugieren que para el 2050, nuestros océanos contendrán más plástico que peces en peso.7 Hoy por hoy, existen ciertas regiones oceánicas donde el plástico excede el plancton en un factor de 6 a 1.8

Un informe en conjunto por el Foro Económico Mundial y la Fundación Ellen MacArthur bajo el título “The New Plastics Economy: Rethinking the Future of Plastics” (La nueva economía de los plásticos. Replanteamiento del futuro de los plásticos) fue elaborado en 2016 como parte del Project MainStream, una iniciativa global con la participación de múltiples industrias que fue lanzada en 2014–presentó "una visión de una economía global en la que el plástico nunca se vuelve basura y describe los pasos concretos para lograr el cambio sistémico que se necesita".

Un problema fundamental es el hecho de que cada año desechamos hasta $ 120 mil millones de dólares en plástico. Para controlar este tipo de contaminación, la eliminación de plástico debe erradicarse. Para hacer esto, el informe propone una nueva "economía circular" en la cual los materiales sean reutilizados y readaptados el mayor tiempo posible, si no es que indefinidamente.

La mayoría de los envases de plástico se utilizan solo una vez, por lo tanto, el 95 % del valor de este plástico se pierde inmediatamente después de su primer uso.

"La Economía de Nuevos Plásticos, descrita en este informe, prevé un replanteamiento fundamental para los envases de plástico y plásticos en general–un nuevo modelo basado en generar opciones efectivas para el plástico tras su uso; reducir drásticamente las fugas del mismo en los sistemas naturales, sobre todo en los océanos; y encontrar alternativas al petróleo y gas natural como materia prima en su producción", señala el comunicado de prensa.9

"Lograr el cambio sistémico necesario para cambiar la cadena de valor mundial del plástico requerirá grandes esfuerzos de colaboración entre todas las partes interesadas en dicha cadena– empresas de bienes de consumo, productores de envases y fabricantes de plásticos, empresas dedicadas a la recolección, clasificación y reprocesamiento, ciudades, legisladores y ONG.

El informe propone la creación de un medio de coordinación independiente para establecer la dirección, normas y sistemas comunes, así como superar la fragmentación y fomentar las oportunidades de innovación a gran escala.

De acuerdo con las recomendaciones del informe, la Fundación Ellen MacArthur establecerá una iniciativa para actuar como un mecanismo de diálogo global de cadena de valor cruzado e impulsar el cambio hacia una Nueva Economía de Plásticos”.

La 'mancha de basura' del Pacífico contiene mucho más plástico de lo que se pensaba

Otro inquietante estudio10,11 sugiere que la gran mancha de basura del Pacífico– 1.6 millones de kilómetros cuadrados–casi 618 000 millas cuadradas–ubicada en el área oceánica entre Hawái y California–puede contener de 4 a 16 veces más plástico que el estimado en estudios previos.

Dicha conclusión fue deliberada tras recabar tanto los datos de la encuesta aérea como los de la captura neta y crear un modelo informático para estimar la carga total.

De acuerdo con estas estimaciones, se calcula que la densidad de la basura plástica es de aproximadamente 1 kilo de plástico por kilómetro cuadrado alrededor del perímetro, mientras que excede los 100 kilos por kilómetro cuadrado en el centro del giro.

En total, se cree que esta mancha de basura contiene más de 78 082 toneladas (79 000 toneladas métricas) de basura de plástico, y posiblemente contiene hasta 142 198 toneladas (129 000 toneladas métricas). Más de las tres cuartas partes de toda esta basura son piezas que miden más de 5 centímetros. Se cree que alrededor del 8 % de la masa total son microplásticos.

Las microperlas y microfibras también representan graves riesgos ambientales

Además de toda esta basura oceánica a gran escala, también tenemos que lidiar con las microfibras12 y microperlas. Aunque los microplásticos en el agua embotellada se consideraron productos derivados del proceso de fabricación, las vías fluviales en el mundo también contienen microplásticos–sobre todo provenientes de las prendas de vestir y productos para el cuidado personal–que amenazan al ecosistema en general.

Los diminutos gránulos de plástico que se encuentran en los jabones líquidos para el cuerpo, exfoliantes faciales y pasta de dientes viajan a través de las plantas depuradoras y atestan los estómagos de la fauna marina con plástico que actúa como una esponja para otras toxinas.

Según un informe emitido en 2016 por National Geographic,13 se estima que en el 2012 se utilizaron 4 360 toneladas de microperlas en productos para el cuidado personal a la venta en la Unión Europea (UE), y todos terminan en el desagüe. Un estudio de 201514 estima que posiblemente haya hasta 236 000 toneladas de microperlas atestando las columnas de agua de nuestros océanos.

A partir de julio de 2018, en los Estados Unidos ya no se permitirá el uso de microperlas en cosméticos.15 A partir de julio de 2018, la prohibición de microperlas en productos para el cuidado personal también entrará en vigor en Canadá,16 mientras que la UE no ha tomado ninguna medida al respecto.

Este es un inicio prometedor, pero la pregunta sigue siendo cómo eliminar el microplástico que ya está presente en nuestras vías fluviales. Según lo informado por National Geographic:

"Como reiteró el estudio del Instituto Francés para la Explotación del Mar, las ostras que consumen microplásticos comen más algas y las absorben más eficientemente... [su] capacidad de reproducción se reduce a la mitad...

Los organismos que se alimentan por filtración son componentes vitales de las redes tróficas marinas, y su desaparición podría conllevar graves amenazas para diversos niveles tróficos, y quizás para los humanos que dependen de estas especies como fuente de alimento.

Otra preocupación... es que los químicos que contienen microplásticos están causando complicaciones reproductivas en las ostras, que es un punto fundamental...

Se ha encontrado que las toxinas químicas como DDT y BPA se adhieren a las partículas microplásticas... que luego 'ingresan a la cadena alimenticia cuando son consumidas por organismos acuáticos y que posteriormente se acumulan en aves, peces, mamíferos marinos y posiblemente en humanos'".

Las fibras acrílicas contribuyen a la contaminación ambiental

Con respecto a las microfibras liberadas de la ropa, las fibras acrílicas liberan las mayores cantidades.17 Las pruebas revelan que cada vez que lava una chamarra de lana sintética, esta libera 1.7 gramos de microfibra, y cuanto más vieja sea la chamarra, más microfibras se liberarán.18 Asimismo, diferentes tipos de máquinas liberan diferentes cantidades de fibras y productos químicos de su ropa. Las máquinas de carga superior liberan aproximadamente 530 % más microfibras que los modelos de carga frontal.19

Hasta el 40 % de estas microfibras provienen de la planta depuradora y terminan en los lagos, ríos y océanos circundantes. Para abordar el problema, los científicos exhortan a las empresas de electrodomésticos instalar en sus máquinas filtros para capturar las microfibras.20

En la actualidad, Wexco es el único distribuidor del filtro Filtrol 160,21 que fue diseñado para capturar fibras no biodegradables de la descarga de su lavadora.

Sin embargo, esto no resuelve el problema a largo plazo, ya que las fibras simplemente terminarán en vertederos. Se ha demostrado que las microfibras liberadas durante el lavado aumentan la mortalidad de las pulgas de agua,22 y reducen el consumo total de cangrejos, gusanos y langostinos (cigala), lo que pone en peligro su crecimiento y tasas de supervivencia.23,24

Es de esperarse que tanto los microplásticos como las microfibras también se hayan relacionado con la contaminación plástica en peces.25

Ambos son fácilmente consumidos por los peces y otras criaturas marinas, y la investigación demuestra que estas partículas tienden a bioacumularse, lo que aumenta su concentración en los cuerpos de los animales que se encuentran más arriba de la cadena alimenticia.

Y, dado que muchas de estas toxinas son liposolubles, permiten que las toxinas se bioacumulen en el cuerpo mucho más rápido, alcanzando así cantidades cada vez mayores a medida que asciende la cadena alimenticia.

Se ha demostrado que estos productos químicos causan daño hepático, tumores hepáticos y signos de alteración endocrina en peces y otros mariscos, incluida la disminución de la fertilidad y función inmunológica.

Qué puede hacer para ayudar a solucionar esto

Nuestro afecto cultural por todo lo desechable ha dejado un rastro de destrucción. Ahora bien, ¿qué puede hacer para ayudar a solucionar esto? Simplemente al convertirse en un consumidor más consciente. Piense a fondo en cuanto a la fabricación de los productos que compra, cómo pueden afectarlo durante su uso y qué pasará con ellos una vez que los deseche.

En la actualidad, pocos de nosotros somos capaces de vivir con un estilo de vida sin desperdicios, pero cada uno de nosotros puede implementar pequeñas medidas, pero definitivas, en pos de reducir la basura plástica en todas sus formas. He aquí algunas sugerencias que puede considerar:

Evite el agua embotellada. En su lugar, invierta en un buen sistema de filtración de agua para su hogar y llene sus propias botellas reutilizables con agua de la llave filtrada. Pruebas anteriores revelaron que, invariablemente, la mayoría del agua embotellada no es otra cosa más que agua de la llave, que puede o no haberse sometido a una filtración adicional.

Con más de 267 toxinas presentes en el agua de la llave, vale la pena invertir en la instalación de un filtro de alta calidad y llevar consigo su propia agua donde quiera que vaya

Reduzca el uso de todo lo que esté hecho de plástico: Compre productos que no estén hechos o empacados con este material. Y aunque estos elementos son casi infinitos, he aquí algunas ideas:

◦ Utilice bolsas de compra reutilizables para los comestibles

◦ Lleve consigo su propia taza cuando disfrute de un café, y no utilice la tapa ni el popote

◦ Almacene los alimentos en envases de vidrio o frascos de conservas en lugar de contenedores de plástico o bolsas

◦ Lleve consigo su propio recipiente para sobras

◦ No pida que envuelvan su ropa en plástico cuando la lave en seco

Evite artículos para el cuidado personal que contengan microperlas. Muchos productos publicaran en su etiqueta que contienen microperlas, aunque también pueden aparecer como "polietileno" o "polipropileno" en la lista de ingredientes.

Una vez que la prohibición entre en vigor este verano, no encontrará artículos para el cuidado personal con microperlas en los Estados Unidos o Canadá, sin embargo, mientras tanto, tome sus precauciones con este tipo de productos, y si vive en la UE, evítelos siempre que los encuentre

Evite la ropa de microfibra, como el forro polar, y/o lávela con la menor frecuencia posible. Lo ideal es que adquiera ropa 100% orgánica, teñida con tintes naturales y sin sustancias tóxicas

Recicle lo que pueda: En la medida de lo posible, procure reciclar y reutilizar estos productos, y/o participe en "unidades recolectoras de plástico" en las escuelas locales, donde se paga por cada libra recolectada

Publique su comentario