Anniversary Sale Anniversary Sale

PUBLICIDAD

Varias marcas de agua embotellada pueden estar contaminadas con arsénico y PFAS

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

agua embotellada contaminada con arsenico y pfas

Historia en Breve -

  • La Commonwealth de Massachusetts publicó recientemente un aviso de salud después de que se descubriera que el agua embotellada que utiliza agua de Spring Hill Farm Dairy, Inc. estaba contaminada con sustancias químicas tóxicas y sustancias polifluoradas (PFAS). Otras pruebas encontraron arsénico en las marcas de agua vendidas en ciertos supermercados
  • La exposición a PFAS durante el embarazo está relacionada con problemas en el desarrollo, aprendizaje y comportamiento en bebés y niños, además puede elevar el riesgo de ciertos tipos de cáncer, lo que puede afectar negativamente al sistema inmunológico y elevar el riesgo de presión arterial alta
  • La fuente de la mayoría de las aguas embotelladas es el agua de manantial o suministros municipales; la EPA es responsable de regular el agua de la llave y subterránea, mientras que la FDA regula el agua embotellada. Sin embargo, la EPA no tiene niveles máximos de contaminantes establecidos para la PFAS y tan solo recientemente presentó un plan de acción para abordar el problema
  • Considere evitar el agua embotellada en favor de un sistema de filtración para toda la casa, que podrá proteger su agua potable, así como el agua que utiliza para bañarse, lo que le ayudará a disminuir su exposición a toxinas que pueden ser absorbidas a través de la piel

El 22 de marzo de 1993, las Naciones Unidas celebraron el Día Mundial del Agua. El agua es un recurso común, vital y valioso, que a menudo desperdiciamos y contaminamos. Si bien, proviene de las nubes y parece llenar ríos y océanos, es un recurso finito. De hecho, actualmente existe la misma cantidad de agua en la Tierra que en la época de los dinosaurios.

El humano promedio está constituido de hasta un 65 % de agua. El agua cubre alrededor del 71 % de la superficie del planeta y los océanos contienen el 96.5 % de total de agua. Casi el 97 % del agua de la Tierra es salada, el 2 % está encerrada en los glaciares, lo que nos deja el 1 % para cubrir todas nuestras necesidades.

El agua regula la temperatura de la Tierra y del cuerpo humano. Aunque puede vivir alrededor de un mes sin comer, solo puede sobrevivir sin agua durante alrededor de una semana.

Se suponía que el Día Mundial del Agua captaría la atención en el agua que utilizamos y cómo contaminamos este valioso recurso. Es importante reconocer que el agua en la Tierra es un sistema interconectado con el resto del medioambiente.

En otras palabras, lo que se vierte en el suelo, contamina las vías aéreas o se descarga en el inodoro terminará eventualmente en el suministro de agua.

Aunque la mayoría de los hogares en los Estados Unidos y Europa tienen acceso al agua potable directamente de la llave de su casa, muchos optan por beber agua embotellada. Según la Administración Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, se han establecido buenas prácticas de fabricación actuales para el agua embotellada.

La FDA requiere que el agua embotellada se procese en condiciones sanitarias, esté protegida de bacterias, químicos y otros contaminantes, y la muestra se analiza tanto en la fuente como en el producto final para comprobar la presencia de contaminantes Los productos etiquetados como el agua embotellada, artesanal, potable, mineral o de manantial son regulados por estas normas.

Las ventas de agua embotellada continúan aumentando

Muchas personas beben agua embotellada porque creen que es más segura que el agua de la llave. Según la información de la Asociación Internacional de Agua Embotellada publicada en la revista Bottled Water Reporter, el agua embotellada fue la categoría de bebidas más vendida en volumen en 2016 y continuó obteniendo importantes ganancias en 2017.

El volumen de ventas del agua embotellada aumentó de 12 800 millones de galones en 2016 a 13 700 millones de galones en 2017. Según la información de la Asociación Internacional de Agua Embotellada, el volumen de agua embotellada ha aumentado cada año desde 1977, a excepción de pequeñas disminuciones en 2008 y 2009.

Las cifras de 2017 reflejan que el consumo por persona superó los 42 galones en 2017, en comparación con el consumo promedio de las bebidas carbonatadas, que disminuyó a menos de 38 galones por persona.

Los químicos encontrados en el agua embotellada

Alrededor de los Estados Unidos se ha descubierto que el agua de la llave está contaminada con medicamentos farmacéuticos y contaminantes agrícolas o industriales.

De acuerdo con el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés), si bien casi toda el agua potable en los Estados Unidos obtiene una calificación aprobatoria de las agencias reguladoras, la Agencia de Protección Ambiental no ha regulado ningún contaminante nuevo en más de 20 años.

El 2 de julio de 2019, la Commonwealth de Massachusetts emitió un aviso, indicando que los productos de agua embotellada que contienen agua de manantial de Spring Hill Farm Dairy Inc. dieron positivo a sustancias pery polifluoroalquílicas (PFAS).

El Departamento de Salud Pública recomienda "tener precaución", y que las mujeres embarazadas, que se encuentran lactando o bebés lactantes no deben utilizar agua embotellada de Spring Hill Farm Dairy, Inc. Spring Hill Farm Dairy es un distribuidor local de agua de manantial de Massachusetts que se comercializa como "¡Tan puro que puede observar la diferencia!"

Aunque la mayoría del agua embotellada relacionada con esta contaminación se vendió en Massachusetts, había otras cuatro marcas que utilizaban agua de manantial Spring Hill que se vendía fuera del estado, incluyendo:

  • Golden Flow Spring Water
  • High Top Spring Water
  • Native Brands Spring water
  • Pride Pure

Dado que el agua es un recurso limitado, estamos reciclando para utilizarla, la mayoría del agua embotellada se obtiene de manantiales, pozos o suministros municipales y el PFAS es persistente en el medio ambiente, así que es lógico que el agua embotellada esté contaminada con este químico altamente tóxico, a menos que se filtre para eliminarlo específicamente.

De acuerdo con el aviso publicado por el Estado de Massachusetts, Spring Hill Farm Dairy planea instalar un nuevo sistema de filtración para eliminar el PFAS de su suministro de agua antes del 24 de julio de 2019. En un comunicado, la empresa indicó:

"Esta semana la FDA realizó una inspección y --todo estaba en cumplimiento. Aunque no existe un requisito estatal para que reduzcamos los niveles de [PFAS], lo hacemos de forma voluntaria y por nuestra cuenta".

El EWG mantiene un mapa interactivo de la contaminación del suministro de agua PFAS en los Estados Unidos. Las instalaciones militares tienen el mayor riesgo de contaminación por PFAS, ya que es una sustancia química utilizada en la espuma para combatir incendios durante los ejercicios de entrenamiento.

Si descartáramos las zonas militares, el mapa revela una mayor concentración de contaminación en Michigan, al noreste, al sur de California y al norte de Alabama y Georgia. También hay manchas de contaminación en muchos de los estados restantes.

¿Qué son las PFAS y por qué se les ha advertido a las mujeres embarazadas evitar estos químicos?

Las PFAS son químicos sintéticos impermeables al agua y aceite. Los PFOA y PFOS son los dos productos químicos de las PFAS más extensamente producidos y estudiados.

Estos químicos pueden encontrarse en empaques de alimentos, productos domésticos comerciales y agua potable. Aunque ciertos químicos PFAS ya no se fabrican debido a su toxicidad, otros continúan produciéndose, incluyendo a los químicos Gen-X y PFBS.

Según el Servicio de Investigación del Congreso, hay miles de productos químicos PFAS. Durante los últimos 10 años, la EPA ha evaluado muchos de estos químicos conforme a la Ley de Agua Potable Segura, para determinar si las regulaciones nacionales de agua están justificadas.

Sin embargo, no han emitido ninguna regulación en ninguna de las PFAS. En febrero de 2019, la EPA emitió un plan de acción para abordar las PFAS en virtud de las leyes ambientales municipales.

A pesar de que la EPA hace avances muy lentos en determinar si la regulación era necesaria, la investigación ha identificado que la exposición a estos químicos podría tener consecuencias en la salud humana.

Las PFAS no se desintegran en el medio ambiente ni en el cuerpo humano. Los estudios realizados en cadáveres demuestran la acumulación de químicos en los pulmones, hígado y tejido óseo. Según el Hospital Pedrátrico C.S. Mott, parte del Sistema de Salud de Michigan, está demostrado que la exposición puede:

  • Afectar en el desarrollo, aprendizaje y comportamiento de bebés y niños mayores
  • Reducir la fertilidad en hombres y mujeres
  • Interferir con los niveles de hormonas naturales
  • Afectar en el sistema inmunológico
  • Aumentar el riesgo de colesterol alto, presión arterial alta y ciertos tipos de cáncer

Los niveles de compuestos de PFAS se han encontrado en el suero de casi todas las personas analizadas como parte de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición. Los CDC indican que esto puede indicar una exposición generalizada en la población y, a pesar de la bioacumulación y toxicidad conocida, consideran que:

"Encontrar una cantidad medible de PFAS en suero no implica que los niveles de PFAS causen un efecto adverso en la salud".

Las PFAS y otras sustancias pasan desapercibidas

Si sigue las pistas o, en este caso, las gotas de agua, notará algunos vacíos interesantes bajo los cuales los fabricantes y agencias reguladoras ambientales han permitido que las PFAS y otros contaminantes similares sean omitidos, y terminen en el agua embotellada, así como en los suministros de agua municipales.

El agua es una fuente finita, y tal vez beba agua en la cual alguna vez se bañaron los dinosaurios.

Los PFAS son químicos persistentes sintéticos que no se degradan en el medio ambiente y se han utilizado en diversas industrias alrededor del mundo desde los años 40.

La EPA es responsable de regular el suministro de agua del grifo y agua subterránea, mientras que la FDA es responsable de regular el agua embotellada.

Según la EPA, regulan 90 contaminantes, pero no han establecido los niveles máximos de contaminantes para los PFAS.

El agua embotellada se obtiene del suministro de agua municipal, pozos o manantiales.

Después de 10 años de evaluación, la EPA publicó un plan de acción con la intención de, "el Plan de acción PFAS de la EPA describe los pasos concretos que la agencia toma para abordar las PFAS y proteger la salud pública".

Las regulaciones de la FDA incluyen, “requieren que los productores de agua embotellada tomen, tomen muestras y analicen el agua desde la fuente de origen, así como el producto final, en busca de contaminantes".

Lo que significa que:

  • La EPA no ha regulado las PFAS en la fuente de agua para suministros de agua embotellada.
  • La FDA asigna la responsabilidad de analizar el agua que venden a los fabricantes sin supervisión de una agencia y sin ningún límite gubernamental legalmente autorizado para el agua embotellada.
  • La contaminación por PFAS en Massachusetts de Spring Hill Farm Dairy, Inc. y la contaminación por arsénico en el agua embotellada distribuida por la cadena de supermercados Whole Foods no fue reportada por los fabricantes.

¿El agua también está contaminada con arsénico?

El arsénico es un químico venenoso que se encuentra naturalmente en las aguas subterráneas. Su consumo plantea problemas de salud cuando ingresan cantidades peligrosas en el cuerpo, lo cual puede causar enfermedades hepáticas, cáncer, coma y muerte.

La exposición crónica también puede ser peligrosa, ya que el arsénico se bioacumula en los animales. En un comunicado de prensa, el Centro para la Salud Ambiental (CEH, por sus siglas en inglés) expuso los riesgos, especialmente en los niños, al indicar que:

“Los niños tienen un riesgo particular de exposición al arsénico porque sus cuerpos aún están en desarrollo, y la exposición directa puede afectar el desarrollo mental y físico, así como producir puntuaciones más bajas en las pruebas de coeficiente intelectual y rendimiento escolar.

Incluso, el arsénico puede dañar a un bebé nonato como resultado de la exposición a mujeres embarazadas o con probabilidades de quedar embarazadas. Asimismo, el metal es lo que se conoce como un "químico disruptor endocrino", lo que significa que incluso pequeñas dosis pueden causar estragos en el sistema hormonal de un humano".

Las pruebas independientes realizadas por el CEH han encontrado altos niveles de arsénico en las marcas populares de agua embotellada. Las marcas incluyen Starkey, propiedad y distribución de Whole Foods y Penafiel, importada de México y propiedad de Dr. Pepper.

El CEH envió una notificación legal a los fabricantes y minoristas ya que los niveles de arsénico encontrados en el agua embotellada eran superiores a los requeridos para que el fabricante publicara una advertencia de salud bajo la Proposición 65 de California.

La Proposición 65 es una regulación en California que requiere que las empresas les adviertan a los ciudadanos sobre la exposición significativa a químicos que el estado de California ha identificado como causantes de riesgo de cáncer, defectos de nacimiento u otros problemas reproductivos.

La publicación de esta información les permite a los ciudadanos de California tomar decisiones informadas. Esta advertencia es requerida en las etiquetas de los productos o que se publique en centros de trabajo para que las personas sepan a qué están expuestos.

Aunque está diseñado para los californianos, a menudo se utiliza es el mismo tipo de empaque alrededor de los Estados Unidos, y les ofrece a todos sus habitantes la oportunidad de tomar decisiones informadas sobre estos productos.

Importancia del agua pura y limpia para la salud

La exposición diaria a sustancias tóxicas que se encuentran en los alimentos, agua y aire, puede poner al cuerpo en desventaja. Beber agua puede ayudar a mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo, controlar el consumo de calorías, proteger su piel y ayudar a mantener la función normal del intestino.

Sin embargo, cuando el agua que bebe está contaminada con productos farmacéuticos, microperlas o químicos tóxicos, puede elevar la carga tóxica y energía para mantener la salud del cuerpo.

Además, el fluoruro, una neurotoxina conocida, se agregó intencionalmente en el suministro de agua cuando la eliminación de cantidades excesivas como subproducto de la industria se convirtió en un problema inconveniente y costoso.

Instale un sistema de filtración y evite las botellas

Además de los microplásticos que se encuentran en el agua embotellada, un nuevo estudio encargado por International Bottled Water Association descubrió que se necesitaban 1.3 litros de agua para producir 1 litro de agua en Norteamérica, pero 1.47 litros de agua para hacer 1 litro a nivel mundial.

Aunque esto es más bajo que el promedio requerido para hacer un litro de soda, beber agua filtrada directamente de la llave requiere incluso menor cantidad.

Filtrar el agua es una prioridad de salud, ya que no importa dónde viva, ya que muchos químicos se introducen en el ecosistema y se propagan fácilmente dentro del suministro de agua. Idealmente, el sistema de filtración que utilice tratará el agua para beber y bañarse.

Los químicos pueden ser absorbidos a través de su piel ir directamente a su torrente sanguíneo, por lo que evitarían a los sistemas de filtración interna y digestiva. A menos que pueda verificar la pureza de su agua, deberá considerar seriamente utilizar un sistema de filtración de alta calidad en toda su casa.

Lo ideal es instalarlo en el punto de entrada y un segundo sistema en el punto de uso. Esto significa que el agua que entra a su hogar debe filtrarse y luego otra vez en el fregadero y la regadera. Para conocer un análisis sobre los diferentes tipos de sistemas de filtración, puede consultar mi artículo anterior, "Filtre apropiadamente su agua".

+ Fuentes y Referencias