Cómo las estatinas podrían deteriorar su salud cerebral

Colesterol

Historia en Breve -

  • Decenas de millones de personas toman estatinas para disminuir sus niveles de colesterol total, que no influyen significativamente en su riesgo de enfermedades cardiovasculares
  • Las estatinas están relacionadas con la enfermedad degenerativa neuromuscular, esclerosis lateral amiotrófica (ALS), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig
  • La disfunción en la producción de energía mitocondrial debido a la influencia de las estatinas en la CoQ10, podría ser la causa principal de la mayoría de los efectos secundarios

Por el Dr. Mercola

Decenas de millones de personas toman medicamentos para disminuir sus niveles de colesterol. La mayoría de ese tipo de medicamentos pertenece a una clasificación conocida como estatinas. Incluso, algunos médicos han comenzado a recomendar que las tomen los niños, para controlar sus niveles de colesterol.1 Sin embargo, estoy totalmente en desacuerdo.

El inconveniente con las estatinas es que abordan los problemas superficiales del colesterol de una manera limitada. No obstante, el cuerpo es un organismo complejo que utiliza el colesterol de forma cotidiana para crear nuevas paredes celulares, vitamina D y hormonas.

Las estatinas son inhibidores de HMG-CoA reductasa. Su acción consiste en bloquear las enzimas hepáticas que producen colesterol de forma natural para sus procesos corporales.

Básicamente, este medicamento disminuye los niveles de colesterol total, sin afectar a las lipoproteínas de alta densidad (HDL), lipoproteínas de baja densidad (LDL), lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL) ni triglicéridos.

Si bien, sus niveles de colesterol total le proporcionan una visión general, no es la información que requiere para evaluar su riesgo de enfermedades cardiovasculares. En cambio, deberá comparar sus niveles de HDL, LDL, VLDL y triglicéridos con su colesterol total.

Las estatinas podrían causar enfermedad neuromuscular

Las estatinas son conocidas por causar efectos secundarios, como daño muscular y debilidad. El dato que no se ha publicitado es el posible vínculo entre las estatinas y la progresión en el desgaste muscular, que podría resultar en un diagnóstico de esclerosis lateral amiotrófica (ALS), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig.

La Fundación del Centro Colaborador para el Monitoreo Internacional de Medicamentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recibido informes de seguridad relacionados con las estatinas y ha observado que entre los pacientes que toman estatinas hay un número desproporcionadamente elevado que ha presentado lesiones en las neuronas motoras superiores.2

El investigador principal, Ivor Ralph Edwards, experto en toxicología, intoxicación crónica y aguda, así como en reacciones adversas a los medicamentos;3 quien también es el asesor principal del Centro de Monitoreo Uppsala de la OMS, en Suecia, indica que:4

"Estamos a favor de que se considere la interrupción de un tratamiento con estatinas en pacientes que padezcan una enfermedad neuromuscular grave, como el síndrome tipo ALS, dado el mal pronóstico y posibilidad de que la progresión de la enfermedad pueda detenerse o inclusive revertirse".

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins les advirtieron a los pacientes que, aunque descubrieron un vínculo entre tomar estatinas y el desarrollo de una rara enfermedad neuromuscular autoinmunológica, este padecimiento podría tratarse con esteroides y otros medicamentos inmunosupresores.5

Los investigadores expresaron que no había necesidad de temerle a este popular "medicamento maravilla".6

El Dr. Andrew L. Mammen es un neurólogo que trata a pacientes con miopatías relacionadas con estatinas en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, quien fue citado en un comunicado de prensa de Johns Hopkins, que exponía: "Las estatinas salvan una gran cantidad de vidas, y disminuyen drásticamente el riesgo de ataques cardiacos y derrames cerebrales".

La conclusión es que necesita estatinas para disminuir el peligro de ataques cardíacos y derrames cerebrales, y debe tomarlas a pesar del riesgo de desarrollar una enfermedad neurológica degenerativa, para la cual necesitaría medicamentos que supriman su sistema inmunológico.

Esto ocurre, a pesar de que se sabe que los niveles de colesterol total no son indicadores del riesgo general de enfermedades cardiovasculares. Le recomendaría que evaluara seriamente los riesgos y beneficios y considerara sus alternativas antes de comenzar a tomar estatinas.

Otros efectos adversos de las estatinas

Hace tiempo la Dra. Beatrice Golomb7 me comentó sobre la manipulación de la "evidencia científica" y otra información errónea muy publicitada sobre los medicamentos.

En 2012, Golomb fue reconocida por un estudio que dirigió sobre las consecuencias adversas vinculadas a las estatinas en músculos y tendones, que demostraron que los problemas musculares estaban relacionados con la intensidad de las estatinas tomadas.8

Otros estudios coinciden en que los efectos secundarios de las estatinas podrían ser diversos en diferentes pacientes, en función de su historial médico, tipo de estatinas y dosis.9

La investigación de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres sugiere que los resultados de la investigación fueron "escogidos selectivamente", por lo que los resultados eran muy benévolos con la empresa farmacéutica.10 De acuerdo con Pacific Standard:11

"Algunas veces se minimizan los efectos secundarios y negativos de las estatinas, y las conclusiones podrían ser sesgadas por los parámetros limitados de los ensayos. Como lo señaló un estudio realizado en 2007 por Scripps Mercy Hospital:

‘La incidencia de rabdomiólisis originada por las estatinas (desgarre agudo de los músculos esqueléticos) es más elevada en la práctica que en los ensayos controlados, debido a la exclusión de sujetos posiblemente susceptibles’".

Otro estudio encontró que el 17 % de los pacientes presentó efectos secundarios que incluían dolor muscular, problemas en el sistema nervioso y náuseas.12 Dos tercios de los que informaron efectos secundarios dejaron de tomar los medicamentos y aproximadamente la mitad de ellos los suspendieron, al menos de forma temporal.

Una revisión de los estudios, publicada en American Journal of Cardiovascular Drugs, evaluó 900 estudios previos que analizaron los efectos adversos de las estatinas.13

Los efectos adversos dependen de la dosis, y sus riesgos para la salud podrían agravarse por un sin número de factores, como tomar otros medicamentos (que podrían aumentar la potencia de las estatinas), síndrome metabólico o enfermedad de la tiroides. Algunas de las consecuencias de tomar estatinas en dosis fuertes o durante largos períodos de tiempo son:14,15,16

Cefaleas

Dificultad para conciliar el sueño

Somnolencia

Distensión abdominal

Gases

Estreñimiento

Erupciones

Altos niveles de azúcar en la sangre (diabetes tipo 2)

Problemas de la vista

Dolor de vejiga

Dificultad para respirar

Boca seca

Dolor de espalda baja o lateral

Pérdida de consciencia

Inflamación de las articulaciones

Piel desprendida o con ampollas

Cambios en el peso

Pérdida cognitiva

Neuropatía

Anemia

Acidosis

Fiebres frecuentes

Cataratas

Disfunción sexual

Disfunción pancreática

Inmunodeficiencia

Polineuropatía (daño en los nervios de las manos y pies)

Disfunción hepática

Mayor riesgo de cáncer

Degeneración en el tejido muscular (rabdomiólisis)

Si considera que debe tomar estatinas, mejor utilice Ubiquinol o CoQ10

La función de las estatinas es inhibir las enzimas hepáticas utilizadas para producir colesterol. Sin embargo, este mismo proceso podría promover la inhibición del precursor de la coenzima Q10 (CoQ10), un antioxidante que requiere de las mitocondrias para producir energía.

En teoría, cuando su cuerpo es deficiente en CoQ10, disminuye la producción de energía mitocondrial, lo que podría desencadenar o impulsar las neuropatías como ALS.17

Si toma estatinas sin CoQ10 o su forma reducida, ubiquinol, su salud podría estar en grave peligro. Por desgracia, esto es lo que ocurre en los Estados Unidos con la mayoría de las personas que toma estatinas. La pérdida de energía a nivel celular podría dañar el ADN mitocondrial e iniciar un círculo vicioso de mayor producción de radicales libres y daño mitocondrial.

La CoQ10 es un tratamiento complementario efectivo para la insuficiencia cardíaca, un dato significativo ya que las estatinas podrían deteriorar la función del músculo cardíaco.18 En este estudio, los investigadores encontraron que en el grupo de control, quienes no tomaban estatinas para proteger su salud cardiovascular, tuvieron mejores resultados.19

Por lo que, concluyeron que "la terapia con estatinas estaba relacionada con un deterioro en la función miocárdica, según fue evaluado con un strain imaging (SI, o análisis de deformación miocárdica)".

La función de la energía mitocondrial es de suma importancia. Statin Study Group, dirigido por Golomb, concluyó que la disfunción en la producción de la energía mitocondrial debido a la interferencia de las estatinas era el factor causal subyacente en todos los efectos adversos relacionados con este medicamento.

Después de analizar toda la evidencia, si opta por tomar un suplemento de CoQ10, es fundamental que tome una forma que su cuerpo pueda asimilar fácilmente.20 Por lo general, la CoQ10 podría ser utilizado por personas de 30 años o menores. Sin embargo, si tiene más de 30 años de edad, debe considerar el ubiquinol, la versión reducida de CoQ10, ya que es mucho más eficaz.

La cantidad de partículas de LDL es más importante que el colesterol total

Probablemente ahora la perspectiva de disminuir los niveles del colesterol haya dejado de captar tanto la atención, ya que los niveles elevados de colesterol total no son la causa de las enfermedades cardíacas, a menos que sean superiores a 300.

Existen otros factores de riesgo que son mucho más poderosos. Una de las pruebas más importantes que puede considerar para determinar su verdadero riesgo de enfermedades cardíacas es el Lipoperfil NMR, que mide el número de partículas LDL.

Además, esta prueba específica incluye marcadores para determinar si tiene resistencia a la insulina, una causa principal del incremento de las partículas de LDL. Cuando aumenta la secreción de insulina, ocurre lo mismo con la producción de colesterol.

Los niveles elevados de insulina o menor sensibilidad a la misma, están relacionados con los alimentos que consume y el ejercicio que realiza. Otras dos medidas de análisis sanguíneos que le indicarán más sobre su riesgo de enfermedades cardiovasculares son:

  • La proporción de HDL a colesterol total. Esta consiste en una prueba de ayuno y debe ser superior al 25 %. Contrasta la cantidad de HDL frente a los niveles colesterol total.
  • La proporción de triglicéridos y HDL, que debe ser inferior a 2.

Los funcionarios de salud de los Estados Unidos exhortan a todas las personas mayores de 20 años de edad a hacerse un análisis de colesterol una vez cada cinco años. Una parte de esta prueba es para comprobar sus niveles de colesterol total, o todo el contenido de colesterol en su sangre, que incluye al HDL, LDL y VLDL.

Tome en consideración que estas solo son directrices, y existen muchos otros factores de riesgo de enfermedades cardiacas que no podrán ser determinados por esos números. Los niveles de colesterol HDL y LDL empezaron a medirse solo después de que los investigadores descubrieron que el colesterol total era un deficiente factor para predecir las enfermedades cardíacas.

Tales números le proporcionan una idea más cercana de lo que sucede, pero aun así no le muestran el panorama completo.

Como optimizar sus niveles de colesterol de forma natural

La única razón por la que de verdad debe tomar algún medicamento para controlar sus niveles de colesterol puede ser si padece hipercolesterolemia familiar. Este es un padecimiento genético, transmitido por vínculo sanguíneo. Empieza a tener efecto al nacer e influye en sus niveles de LDL, y algunas veces causa ataques cardíacos a edad temprana.21

Si no se encuentra en esta situación, su colesterol podría controlarse al tomar diferentes elecciones alimenticias y en su estilo de vida. El hecho es que el 75 % de su colesterol es producido por su hígado, el cual influye por sus niveles de insulina.22,23

Eso significa que si mejora sus niveles de insulina ocurrirá lo mismo con sus niveles de colesterol. Para regular de forma segura sus niveles de azúcar en la sangre, sensibilidad a la insulina y niveles de colesterol, es importante que modifique su alimentación y estilo de vida.

Mejore sus niveles de vitamina D

Exponerse prudentemente a los rayos del sol le ayudará a normalizar sus niveles de colesterol y prevenir enfermedades cardíacas.24 Para obtener información más detallada sobre este proceso, consulte mi artículo anterior titulado, "¿Podría ser ESTE el factor oculto detrás de la obesidad, enfermedad cardiaca y fatiga crónica?"

Regule su peso y disminuya sus carbohidratos, en particular la fructosa

Podría regular su peso al implementar un plan de alimentación en el que elimine los granos y azúcares. Debe ser muy cuidadoso de no consumir más de 25 gramos de fructosa al día. Estos productos elevan la insulina hasta sus niveles máximos y ocasionan el desarrollo de colesterol. Además, lo ideal sería consumir una buena porción de sus alimentos crudos.

Incluya alimentos que promuevan su salud cardiaca

Debe asegurarse de consumir una gran cantidad de grasas omega-3 de origen animal de alta calidad. Otros alimentos que promueven la salud cardiaca son el aceite de oliva, coco y aceite de coco, huevos y productos lácteos orgánicos sin procesar, aguacates, frutos secos y semillas sin procesar, y carnes orgánicas de animales alimentados con pastura.

Haga ejercicio de forma regular y más movimiento cotidiano

Aunque recomiendo incluir los ejercicios Peak Fitness, que también mejoran la producción de la hormona del crecimiento humano (HGH), hacer movimiento sin ejercicio podría ser aún más significativo.

Lo ideal sería mantenerse activo de forma cotidiana tanto como pueda. Le recomiendo levantarse de su silla cuando este en el trabajo y tratar de caminar tanto como le sea posible. Adicionalmente, podría establecer el objetivo de llevar un programa de ejercicios completo que incluya entrenamiento de fuerza y ​​ejercicios de alta intensidad.

Reduzca sus niveles de estrés

Todas las personas experimentan estrés al llevar una vida acelerada. Pero podría considerar abordar sus problemas emocionales por medio de mi técnica favorita para controlar el estrés; es decir, las Técnicas de Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés). Puede aprender a utilizarlas fácilmente en su hogar e implementarlas inclusive cuando se encuentra fuera de casa.

Duerma la cantidad de horas necesarias

Tener un sueño de alta calidad ayuda a aliviar la sensación de estrés, regular los niveles de insulina y funcionar óptimamente a lo largo del día. Si tiene problemas para conciliar el sueño o no puede dormir, podría probar algunas de las estrategias que aparecen en mi artículo anterior titulado, "¿Quiere Dormir Bien Durante la Noche? Entonces, Jamás Haga Estas Cosas Antes de Acostarse".

Evite consumir alcohol o tabaco en exceso

El alcohol es alto en carbohidratos netos, lo cual podría influir en sus niveles de insulina. El tabaco puede afectar en su sistema arterial, al elevar temporalmente su presión arterial.

Sustituya los aceites vegetales

Cambie las grasas trans artificiales y aceites vegetales nocivos por grasas saludables como el aceite de oliva, mantequilla y aceite de coco (considere que el aceite de oliva solo debe utilizarse frío, puede usar aceite de coco para cocinar y hornear).

Consuma alimentos fermentados

Le recomiendo incluir alimentos fermentados en su alimentación cotidiana. No solo optimizarán su microbioma intestinal, lo que podría mejorar su estado inmunológico en general, sino que también repoblarán su boca de bacterias beneficiosas. Tener una mala salud oral es otro poderoso indicador de mayor riesgo de enfermedades cardíacas.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario