La prevalencia de las ETS se dispara en medio de la inquietud sobre el aumento de la resistencia a los antibióticos

Enfermedades de Transmision Sexual

Historia en Breve -

  • Tres de las enfermedades de transmisión sexual más comunes han alcanzado niveles nunca antes vistos en los Estados Unidos, en 2016 se reportaron 1.6 millones de casos de clamidia, 470 000 casos de gonorrea y 28 000 nuevos casos de sífilis
  • Las mutaciones de la bacteria Neisseria gonorrhoeae que causa infecciones gonorreicas han provocado una alta incidencia de resistencia a los antibióticos, por lo que es extremadamente difícil de tratar
  • Las investigaciones que analizan muestras de sífilis provenientes de los Estados Unidos, Sudamérica, Europa, África y Australasia revelan que las 2 cepas principales de dicha enfermedad han desarrollado resistencia a los antibióticos
  • La prevalencia de las ETS en California ha aumentado en un 45 % en los últimos 5 años. En 2017, se notificaron 300 000 casos de clamidia, gonorrea y sífilis, asimismo, el 54 % de los casos se presentaron en menores de 25 años
  • El número de bebés que nacen infectados con sífilis se cuadruplicó, y con ello también se disparó el número de mortinatos. De los 278 casos de sífilis congénita registrados en California el año pasado, 30 se derivaron en la muerte del feto, que representa el triple de mortinatos informados y relacionados con la sífilis en 2016

Por el Dr. Mercola

Los casos de enfermedades de transmisión sexual (ETS) disminuyeron hasta la década de 1970, momento en que la tendencia se revirtió.1 No obstante, en los últimos años, algunas de las ETS que por lo general requieren antibióticos han desarrollado una resistencia a los medicamentos y se han vuelto mortales. En la actualidad 3 de las enfermedades de transmisión sexual más comunes han alcanzado niveles nunca antes vistos en los Estados Unidos.

En 2016, a nivel nacional se reportaron 1.6 millones de casos de clamidia, 470 000 casos de gonorrea y 28 000 nuevos casos de sífilis. Aunque las 3 enfermedades pueden curarse con antibióticos, las mutaciones de las bacterias que causan estas infecciones han hecho que aumente la resistencia a dicho tipo de medicamentos.

La sífilis se vuelve cada vez más resistente a los antibióticos

Por ejemplo, la sífilis es resistente a la azitromicina, el segundo medicamento más utilizado para esta infección2 e investigaciones recientes3 que examinaron muestras de sífilis provenientes de los Estados Unidos, Sudamérica, Europa, África y Australasia encontraron que las 2 cepas principales de esta ETS desarrollaron resistencia a los antibióticos.

La cepa más reciente denominada Street Strain 14 (SS14) parece ser mucho más resistente a los medicamentos en comparación con la cepa Nichols más antigua. Un sorprendente 90 % de las muestras de SS14 tenían genes resistentes a los medicamentos. Asimismo, existen pruebas de que las 3 ETS están desarrollando resistencia a múltiples medicamentos (panresistencia).

La gonorrea ya es resistente a todos los antibióticos que se han utilizado para combatirla y está desarrollando rápidamente resistencia contra las cefalosporinas, el medicamento que se utiliza como última alternativa.

Las tasas de ETS se disparan en California

De acuerdo con un reciente informe4 emitido por el Departamento de Salud Pública de California, la prevalencia de las enfermedades de transmisión sexual en el estado ha aumentado en un 45% en los últimos 5 años.5,6 En 2017, se notificaron 300 000 casos de clamidia, gonorrea y sífilis, asimismo, 54% de los casos se presentaron en menores de 25 años.

Además de una disminución en el uso del condón, falta de educación sexual y menos clínicas especializadas en ETS por recortes presupuestarios, los funcionarios de salud estatales creen que las aplicaciones de citas por Internet han desempeñado un papel fundamental en esta tendencia inquietante.

Como señaló James Watt, jefe divisional de control de enfermedades transmisibles del Departamento de Salud, "Internet permite una ampliación de las redes sexuales, y cuanto más amplia sea la oportunidad, mayores serán las posibilidades de que las enfermedades de transmisión sexual se propaguen".

La población afroamericana se ve desproporcionadamente afectada pues en su caso las tasas de clamidia y gonorrea son 5 veces más altas en comparación los caucásicos. Asimismo, tiene el doble de índice de sífilis.

También existen distintas variaciones entre los sexos. Las tasas de clamidia son un 60 % más altas entre las mujeres que entre los hombres, y aunque la sífilis es aún más prevalente entre los hombres, los casos se dispararon súbitamente entre las mujeres al septuplicarse entre 2012 y 2016.

Como señaló Watt, esto es motivo de gran preocupación, ya que "la sífilis puede tener complicaciones a largo plazo como ceguera, pérdida de la audición y otros problemas neurológicos". De forma paralela, los casos de gonorrea son el doble en hombres que en mujeres.

Tanto la gonorrea como la sífilis son más prevalentes entre los hombres bisexuales y homosexuales ya que ambas ETS se transmiten con mayor facilidad durante las relaciones sexuales entre hombres.

Los casos de mortinatos causados por sífilis se dispararon el año pasado

El número de bebés que nacen infectados con sífilis contraída por su madre también se ha cuadruplicado y, con ello, los mortinatos también se han disparado.7 De los 278 casos de sífilis congénita registrados en California el año pasado, 30 derivaron en la muerte del feto, que representa el triple de mortinatos informados y relacionados con la sífilis en 2016.

Además de la muerte fetal, la sífilis congénita también puede ocasionar discapacidades permanentes, como la ceguera. Otras ETS también pueden causar estragos en la salud reproductiva de la mujer. Tanto la clamidia como la gonorrea pueden provocar infertilidad y embarazo ectópico.

Si tiene una ETS, evite embarazarse en la medida de lo posible hasta que su enfermedad haya sido tratada con éxito y su médico lo haya autorizado.

La gonorrea es cada vez más resistente al tratamiento

La gonorrea en particular ha desarrollado una resistencia al tratamiento con antibióticos. De acuerdo con la Dra. Teodora Wi, oficial médico de reproducción humana en la Organización Mundial de la Salud (OMS),8 "las bacterias que causan la gonorrea son particularmente inteligentes.

Cada vez que usamos una nueva clase de antibióticos para tratar la infección, las bacterias evolucionan parar generar resistencia a los mismos".

La gonorrea resistente a los antibióticos surgió por primera vez cuando estaba en la escuela de medicina a fines de la década de 1970. En la década de 1980, los antibióticos con penicilina y tetraciclina ya no eran eficaces contra la enfermedad en cuestión.

Más tarde surgió la gonorrea resistente a los antibióticos fluoroquinolónicos, lo que dejo cabida solo a una clase de antibióticos para tratarla, las cefalosporinas. Ahora, como es de suponer, la gonorrea también está desarrollando una resistencia a las cefalosporinas.

En 2013, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos estimaron que alrededor de un tercio de los casos de gonorrea eran resistentes a un antibiótico por lo menos.

En ese momento, las pautas de tratamiento se actualizaron con el fin de incluir una dosis de ceftriaxona junto con un segundo antibiótico. A partir de 2018, los CDC todavía recomiendan este tratamiento doble para combatir la gonorrea.9

En un principio parecía ser que dicho tratamiento funcionaba, lo que disminuyó las tasas de resistencia del 1.4 % en 2011 al 0.4 % en 2013. Sin embargo, los datos de los CDC publicados en JAMA en 201510 sugirieron que las mejoras en la susceptibilidad podrían ser efímeras, y en realidad así ocurrió.

Solo entre 2013 y 2014, los casos de gonorrea resistente a los antibióticos se duplicaron súbitamente. Los CDC ahora señalan lo siguiente al respecto:11

"La gonorrea ha desarrollado resistencia a casi todos los antibióticos utilizados para su tratamiento. Actualmente utilizamos la última clase de antibióticos recomendada y efectiva para tratar esta infección común, las cefalosporinas.

Esta es una amenaza inminente para la salud pública porque el control de la gonorrea en los Estados Unidos depende en gran medida de nuestra capacidad para tratar con éxito la infección".

La gonorrea resistente a los medicamentos es un problema mundial

En el Reino Unido, el primer caso de gonorrea resistente tanto a la ceftriaxona como a la azitromicina se informó este año.12 El hombre en cuestión fue diagnosticado a principios de 2018 y se cree que contrajo la infección tras haber tenido relaciones sexuales con una persona al suroeste de Asia aproximadamente un mes antes.

Gwenda Hughes, científica consultora y directora de la sección de infecciones de transmisión sexual en la agencia gubernamental Public Health England (PHE), dijo en un comunicado,13 "[La infección] ... es muy resistente al tratamiento de primera línea recomendado...

Esta es la primera vez que un caso ha mostrado una resistencia de alto nivel a estos 2 medicamentos y a la mayoría de los que se emplean comúnmente”.

Según la OMS,14 "Hoy por hoy las cefalosporinas de espectro amplio son, en la mayoría de los países, el único antibiótico que sigue siendo eficaz para tratar la gonorrea. Sin embargo, la resistencia a la cefixima – y con menos frecuencia a la ceftriaxona – ahora se ha reportado en más de 50 países".

Por si fuera poco, los medicamentos que se están desarrollando para tratar la gonorrea resistente a los medicamentos son pocos y aislados. Solo 3 nuevos medicamentos se encuentran en diversas etapas de desarrollo.

Los riesgos de la gonorrea

Aunque con frecuencia la gonorrea no causa síntomas, puede provocar una sensación de ardor o dolor al orinar, secreción blanca, verde o amarilla del pene, aumento del flujo vaginal, testículos adoloridos o hinchados en el caso de los hombres y sangrado vaginal entre los períodos en el caso de las mujeres.

Las infecciones rectales con gonorrea pueden provocar secreción anal, picazón, dolor y hemorragia o deposiciones dolorosas.

Si no se trata (o si la enfermedad progresa porque es resistente al tratamiento), la gonorrea puede provocar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) en las mujeres, que puede causar:

  • Formación de tejido cicatricial en las trompas de Falopio
  • Embarazo ectópico
  • Infertilidad
  • Dolor pélvico y abdominal a largo plazo

En el caso de los hombres, la gonorrea puede provocar dolor en los tubos unidos a los testículos, lo que puede provocar infertilidad. Además, si la gonorrea se propaga a la sangre o las articulaciones, puede poner en peligro la vida y aumentar el riesgo de contraer VIH.

Si está embarazada y le transmite la gonorrea a su bebé durante el parto, puede provocarle ceguera, infección en las articulaciones o infección sanguínea potencialmente mortal.

Las vacunas contra las ETS no son la respuesta

En la actualidad, existen vacunas contra el VPH, la hepatitis A e infección por hepatitis B. De igual forma, se están desarrollando otras vacunas contra las ETS, entre las que se incluyen vacunas contra el VIH y el virus del herpes simple. El año pasado, los investigadores informaron que una vacuna contra la meningitis parecía ayudar a prevenir la gonorrea.

Si bien causan diferentes enfermedades, la bacteria Neisseria gonorrhoeae (que causa la gonorrea) y Neisseria meningitidis (que causa la enfermedad meningocócica) están relacionadas. De acuerdo con lo informado por STAT News:15

"La investigación, realizada en Nueva Zelanda, encontró que la tasa de gonorrea entre los adolescentes y adultos jóvenes que habían recibido una vacuna contra la meningitis B durante una campaña de emergencia a principios de 2000, fue significativamente menor en comparación con la tasa observada en personas de la misma edad que no fueron vacunadas.

Alguno investigadores en Quebec afirman haber visto el mismo fenómeno después de un brote de meningitis en dicha ciudad, y algunos datos publicados previamente en Cuba y Noruega también sugieren el inesperado beneficio de la vacuna ...

"Aunque todavía es muy anticipado, estos hallazgos representan un paso favorable en la búsqueda de una vacuna contra esta enfermedad común y angustiante que es cada vez más resistente al tratamiento con antibióticos", dijo Robin Gaitens, portavoz de GSK y propietaria del producto que contiene este componente de meningitis".

Sin embargo, aunque parezca una noticia prometedora, cabe señalar que las vacunas favorecen la evolución de los patógenos de la misma manera que lo hacen los antibióticos. Como señaló Paul Ewald, un biólogo evolutivo de la Universidad de Louisville, "si estos patógenos no evolucionan en respuesta a las vacunas, entonces realmente no tiene sentido la selección natural".

Por lo tanto, en última instancia, las vacunas contra las ETS no son la solución a esta creciente crisis de enfermedades de transmisión sexual resistentes a los medicamentos.

Una mortal enfermedad aviar evoluciona en respuesta a la vacunación

Quanta Magazine relata la investigación que Andrew Read, un ecólogo de enfermedades que trabaja en el Centro de Dinámica de las Enfermedades Infecciosas de la Universidad Estatal de Pensilvania, realizó sobre los pollos:16

"Read y sus colegas están estudiando cómo el virus del herpes que causa la enfermedad de Marek – una afección sumamente contagiosa, paralizante y mortal que le cuesta a la industria del pollo más de US$ 2 mil millones al año – podría estar evolucionando en respuesta a la vacuna ...

La enfermedad de Marek ha afectado a pollos en todo el mundo durante más de un siglo; las aves la contraen al inhalar polvo cargado de partículas virales en las plumas de otras aves.

La primera vacuna se introdujo en 1970, cuando la enfermedad estaba matando polladas enteras. Funcionó bien, pero en una década, la vacuna misteriosamente comenzó a fallar; brotes de Marek comenzaron a erupcionar en polladas inoculados. Una segunda vacuna fue autorizada en 1983 con la esperanza de resolver el problema, pero también dejó de funcionar gradualmente.

En la actualidad, la industria avícola está suministrando su tercera vacuna. Todavía funciona, pero Read y otros temen que algún día falle – y no existe ninguna vacuna de cuarta línea a la espera.

Por si fuera poco, en las últimas décadas, el virus se ha vuelto más mortal ... La gran pregunta es si las vacunas incitaron directamente estos cambios o si el virus evolucionó, casualmente por otras razones, pero Read está convencido de que las vacunas han desempeñado un papel en ello".

La investigación demuestra que las vacunas pueden promover la virulencia

En un estudio de 2015,17 el equipo de Read seleccionó a 200 pollos e inoculó a la mitad de ellos contra la enfermedad de Marek con la vacuna actual. Todos fueron infectados con los patógenos de Marek cuya intensidad iba desde leve hasta la virulencia.

En el transcurso de la vida de las aves, las vacunadas enfrentaron muchas más cepas virulentas, mientras que las no vacunadas enfrentaron muchas más cepas menos virulentas.

Dicho de otra forma, los hallazgos sugieren que la vacuna fomenta la proliferación y diseminación de las cepas virales más peligrosas, lo que eventualmente se puede derivar en un virus capaz de evadir las respuestas inmunológicas propias de la vacuna. De acuerdo con los autores:

"Las vacunas que mantienen a los portadores vivos, pero aún permiten la transmisión, podrían permitir la propagación de cepas muy virulentas en una población.

En el estudio mostramos experimentalmente que la inmunización de pollos contra el virus de la enfermedad de Marek mejora la aptitud de las cepas más virulentas, lo que hace posible la transmisión de cepas hiperpatogénicas.

La inmunidad provocada por la vacunación directa o por vacunación materna, prolonga la supervivencia del portador, pero no previene la infección, replicación viral o transmisión, lo que extiende los periodos infecciosos de cepas que de otra manera serían demasiado letales como para persistir.

Nuestros datos demuestran que las vacunas que no previenen la transmisión, pueden crear condiciones que promuevan la aparición de cepas patógenas que causan enfermedades más graves en el portador que no está vacunado".

Una situación similar ocurrió con la vacuna contra la pertussis humana (tos ferina). La tos ferina es atribuible a la bacteria Bordetella pertussis. La antigua versión de la vacuna, que se fabricó con bacterias completamente inactivas, se reemplazó con una vacuna acelular por los graves efectos secundarios.

Sin embargo, la nueva vacuna acelular, que es fabricada a partir de las proteínas de la membrana externa de la bacteria, se debilitó rápidamente, desencadenando así epidemias globales.

En 2001, los investigadores sugirieron que el resurgimiento de la tos ferina podría deberse a la evolución de la bacteria, causada por la vacunación generalizada.18

Al final e independientemente de si estamos combatiendo patógenos con medicamentos como antibióticos o vacunas, los patógenos que no se erradican directamente tienden a fortalecerse con el tiempo, y ahora sabemos que existen componentes genéticos que les permiten compartir el material de resistencia genética incluso entre diferentes especies – un hecho que aumenta significativamente los riesgos.

Prevenga las ETS con prácticas sexuales seguras

Todas las enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, se pueden prevenir a través de prácticas de sexo seguro, como estar en una relación mutuamente monógama con una pareja que no tenga gonorrea, además de utilizar condones.

Aun y cuando tenga una relación exclusiva con su pareja, continúen utilizando condones (para todas las formas de sexo: vaginal, anal y oral) hasta que ambos se hayan sometido a exámenes para detectar alguna ETS y no hayan obtenido resultados positivos, asimismo, recuerde que el uso del condón no previene todas las enfermedades de transmisión sexual.

Por ejemplo, el herpes y el VPH, pueden propagarse a través del contacto con la piel incluso cuando se utiliza un condón. Otro método de prevención19 es la abstinencia sexual (lo que engloba al sexo vaginal, oral y anal), asimismo, si es sexualmente activo y tiene más de una pareja, hágase las pruebas pertinentes y comparta sus resultados.

Por último, pero no por ello menos importante, si la prueba de ETS es positiva, obtenga el tratamiento y evite embarazarse hasta que la infección haya desaparecido por completo.

Publique su comentario