Pequeñas mezclas de sustancias químicas pueden dañar su hígado

Higado

Historia en Breve -

  • Para determinar los niveles de inocuidad, los productos químicos se analizan de forma aislada y lejos de la exposición a un sinfín de productos químicos que recibe diaria y cotidianamente de alimentos, productos farmacéuticos y para el cuidado personal
  • Los investigadores han encontrado que cuando los productos químicos tóxicos, presentes tanto en los alimentos como en los productos para el cuidado personal, se encuentran entremezclados en el cuerpo, pueden incrementar el aumento de peso y provocar daño hepático
  • El folato, el cardo mariano y la N-acetilcisteína (NAC) ayudan a mantener la salud de su hígado y lo protegen del daño causado por las toxinas ambientales, el paracetamol, también conocido como acetaminofén, y el alcohol
  • Para ayudar a prevenir los daños consuma alimentos orgánicos, evite o elimine los alimentos procesados, y utilice artículos de limpieza y para el cuidado personal hechos con productos naturales

Por el Dr. Mercola

Consumir pequeñas dosis de lo que se ha denominado niveles "inocuos" de sustancias químicas entremezcladas ha suscitado inquietudes el ámbito científico durante décadas.

Aunque se cree que muchos productos químicos que fueron analizados de forma aislada son seguros en dosis muy bajas, ¿qué sucede cuando consume una pequeña cantidad de diversos productos químicos a lo largo de su vida?

Cuando los inspectores consideran el riesgo del consumidor, evalúan la inocuidad de un compuesto mediante pruebas de laboratorio con animales donde son expuestos a un químico individual en cantidades que paulatinamente van disminuyendo hasta que la sustancia en cuestión deja de desencadenar efectos nocivos, lo que incluye al cáncer.

Utilizan esta cantidad con el fin de determinar una pequeña proporción que "en su opinión", podría ser inocua para las personas.

Sin embargo, la premisa de que la toxicidad depende de la dosis no siempre resulta cierta, sobre todo en lo que respecta a los productos químicos que imitan a las hormonas.1 Asimismo, los inspectores no están obligados a analizar estas mezclas de productos químicos para determinar cuál sería el resultado en el mundo real.

A lo largo de su vida, puede estar expuesto a casi 80 000 sustancias químicas creadas por el hombre en sus alimentos, agua, aire y productos para el cuidado personal.2

Desde la perspectiva sanitaria, es lógico evaluar el impacto en la salud de dicha mezcla química que consumimos o absorbemos prácticamente todos los días. Un estudio reciente descubrió que puede experimentar daño hepático cuando en su cuerpo se combinan pequeñas cantidades de productos químicos presentes en los alimentos, así como en productos farmacéuticos y para el cuidado personal.3

Los presuntos niveles "seguros" de las mezclas químicas evidencian daño hepático

Fuera de un laboratorio, nunca está sujeto a un único agente estresante ni a un único producto químico.4 Diversas investigaciones recientes han demostrado que los niveles bajos de sustancias químicas, que son consideradas inocuas por los inspectores, son realmente tóxicas cuando están entremezcladas en el organismo.

El experimento fue diseñado con el fin de evaluar situaciones de la vida real en una población general expuesta a pequeñas dosis entremezcladas de fuentes ambientales, alimentos, productos farmacéuticos y para el cuidado personal.5

Los investigadores realizaron un estudio con 4 grupos de ratas Sprague Dawley donde les administraron una mezcla de productos químicos en su agua potable durante un período de 6 meses. Asimismo, al grupo de control se le dio agua sin químicos adicionales.

De los 3 grupos de tratamiento, el grupo con la dosis más baja obtuvo el 25 % del consumo diario aceptable de la Unión Europea (UE), la dosis media obtuvo exactamente el consumo diario aceptable, mientras que el grupo de dosis alta sobrepasó 5 veces más dicho rango.6

Después de 6 meses, los investigadores evaluaron tanto su peso corporal como sus marcadores bioquímicos y encontraron que el peso del animal aumentó más del 10 % en todos los grupos machos en relación con los controles.7

Se encontraron pequeños aumentos en las mujeres que consumieron los productos químicos en dosis medias y altas. Además, los investigadores encontraron efectos adversos en las pruebas hepáticas, sobre todo en dosis bajas y principalmente en los hombres.

En general, los resultados sugieren que la exposición en pequeñas dosis puede inducir el daño hepático por combinar diferentes mecanismos tóxicos. Los resultados de este estudio respaldan investigaciones previas donde se han demostrado los efectos de las mezclas químicas en el hígado,8 incluso en niveles bajos,9 y su potencial para desencadenar el cáncer.10

¿Consume estos productos químicos?

Algunos de los químicos que los investigadores analizaron pueden ser poco conocidos. Conforme vaya leyendo la lista, se dará cuenta que es sumamente difícil, sino es que imposible, evitar consumir estos productos químicos.

Otros productos que se incluyeron en el estudio fueron el glifosato, un herbicida que se utiliza comúnmente en cultivos transgénicos, el bisfenol A (BPA) que se encuentra en productos de plástico, el aspartamo que es un endulzante artificial y tanto el etilparabeno como el butilparabeno, que son conservadores utilizados por fabricantes de alimentos, productos farmacéuticos y para el cuidado personal.

Carbarilo

Este es un pesticida artificial que por lo general se utiliza para controlar áfidos, hormigas rojas, pulgas, garrapatas y arañas. Bayer lo vende bajo la marca Sevin y una exposición breve puede provocar debilidad, mareos y sudoración. Asimismo, se han reportado casos con pupilas puntiformes, falta de coordinación, espasmos musculares y problemas de dicción.11

Dimetoato

Un insecticida que se utiliza para matar ácaros e insectos sistémicamente y al contacto, se usa en áfidos, tisanópteros y moscas blancas en cultivos como de manzanas, maíz, toronja, limas, peras, pecanas y jitomates, así como en otros vegetales.12

Metomilo

Desde 1968 ha sido utilizado como pesticida para cultivos de campo como el de la lechuga y naranjas, es extremadamente tóxico cuando se consume y ha sido restringido por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Solo se puede usar bajo la supervisión directa de aplicadores capacitados y certificados.13

Metil paratión

Este es un pesticida organofosforado de uso restringido que se utiliza para controlar insectos por contacto o por acción respiratoria. Se absorbe fácilmente a través de la piel, y entrar en contacto con él accidentalmente por vía cutánea o inhalarlo ha causado muertes humanas.14

Triadimefón

Este es un fungicida para uso agrícola y tratamiento de semillas como cebada, maíz, algodón, avena, centeno, sorgo y trigo. Algunos de sus nombres comerciales son Amiral, Bay MEB 6447 y Bayleton.15

Benzonato de sodio

Este es un conservador que se encuentra comúnmente en alimentos, productos farmacéuticos y cosméticos.16

El folato puede ayudar a mitigar el daño causado por plaguicidas

Aunque es difícil eliminar la exposición a una mezcla química, existen ciertas medidas que puede implementar para ayudar a proteger su hígado y apoyar su función. Una de ellas es consumir más folato.

En un estudio donde participaron 83 pacientes con esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), los investigadores encontraron que los niveles de folato y vitamina B12 estaban inversamente relacionados con el desarrollo de fibrosis o la formación de tejido cicatricial. De acuerdo con los investigadores:17

"Nuestro estudio demostró una correlación estadísticamente significativa entre los bajos niveles de folato y vitamina B12 con la gravedad histológica de la EHNA. Estos hallazgos podrían tener implicaciones diagnósticas y terapéuticas en lo que respecta a la atención y seguimiento del paciente".

Investigaciones previas han identificado una relación entre los bajos niveles de vitaminas y la enfermedad hepática crónica, sin embargo, este es el primero en encontrar una relación entre el nivel de folato y vitamina B12 con la gravedad de la EHNA. Esta afección que ha sido reconocida como la enfermedad hepática más prevalente a nivel mundial y supone un problema mayúsculo para la sociedad.

Los investigadores piensan que los bajos niveles de folato y vitamina B12 pueden utilizarse como un predictor independiente y podrían tener implicaciones prácticas para la evaluación y el pronóstico.18

Otro estudio realizado en China sugiere que una alimentación deficiente en folato puede aumentar su riesgo de cáncer de hígado.19 Los autores principales del Instituto Nacional del Cáncer y los Institutos Nacionales de Salud encontraron pruebas de que la deficiencia de folato está relacionada con el daño hepático y cáncer de hígado.20

Los investigadores reclutaron a 412 pacientes que obtuvieron resultados positivos en las pruebas de hepatitis B y tenían un mayor riesgo de daño hepático.

Al inicio de dicho estudio se midieron los niveles de folato en los participantes, quienes fueron monitoreados durante 4 años. Durante el período de estudio, se diagnosticaron 20 casos de cáncer hepático.

Cuando se compararon los datos, los niveles más altos de folato en los glóbulos rojos se relacionaron con un riesgo de cáncer hepático 67 % menor.21

Los investigadores indicaron que es necesario realizar más investigaciones con el fin de respaldar las observaciones, pero concluyeron que el estudio sugiere que el aumento del folato en humanos podría relacionarse inversamente con el desarrollo de daño hepático y hepatocarcinoma. Los investigadores encontraron que el folato parecía concederle al hígado cierto grado de protección contra el daño.

El folato no es ácido fólico

Si no está seguro de cuál es la diferencia entre el folato y el ácido fólico, probablemente haya llegado al sitio indicado. Muchos profesionales y especialistas médicos suelen confundir ambos términos ya que a menudo se utilizan indistintamente.

Aunque algunos argumentan que en esencia son lo mismo, las grandes diferencias entre ambos compuestos son obvias en la forma en que su cuerpo metaboliza y utiliza la vitamina.22

Ambos nutrientes son una variedad de vitamina B9, pero no tienen la misma estructura química. Las vitaminas prenatales y muchos alimentos procesados están fortificados con ácido fólico con el fin de ayudar a prevenir defectos congénitos relacionados con una deficiencia durante el desarrollo del feto.

La deficiencia de folato durante el primer trimestre es un importante factor de riesgo para los defectos del tubo neural, como la espina bífida, anencefalia y exencefalia. Sin embargo, el folato y el ácido fólico no son equivalentes.

Su cuerpo almacena aproximadamente de 10 a 30 miligramos de folato a la vez, de los cuales casi el 50 % se encuentra en el hígado. La otra mitad se almacena en su sangre y tejidos. Sin embargo, aunque la mayoría relaciona la deficiencia con el embarazo, una deficiencia de folato puede provocar otras afecciones, como concentraciones elevadas de homocisteína en la sangre, cáncer y depresión.23

El folato es la forma natural de vitamina B9 que se encuentra en los alimentos y que antes se llamaba folacina. La palabra se deriva del latín "folium", que significa hoja. Las verduras de hoja verde son fuentes abundantes de dicho compuesto.

Por otro lado, el ácido fólico es una vitamina fabricada y es la forma que se añade a algunos suplementos y alimentos. Mientras que el ácido fólico se absorbe fácilmente, esta forma sintética no se transforma en el intestino como el folato. En realidad, se transforma en el hígado.

Lo anterior significa que el ácido fólico puede alcanzar su punto de saturación más rápidamente, lo que puede ocasionar una sobreexposición si toma suplementos. La mejor manera de obtener suficiente vitamina B9 es consumir alimentos con un alto contenido en folato, como espárragos, aguacates, coles de Bruselas, brócoli y espinacas.24

El cardo mariano ayuda a prevenir el daño hepático

La hierba del cardo mariano se ha utilizado durante miles de años para apoyar la salud del hígado, riñones y vesícula biliar. Contiene el flavonoide silimarina, que se cree, es responsable de los efectos beneficiosos atribuidos al cardo mariano, como la protección hepática y propiedades antioxidantes, antivirales y antiinflamatorias.

La hierba es originaria del Mediterráneo y se considera una maleza en algunas partes del mundo. Cuando las hojas se trituran, liberan una savia con aspecto lechoso, que es la razón por la que la hierba recibe otro de sus nombres, cardo lechoso.

En realidad, la silimarina es un grupo de compuestos que trabajan conjuntamente para proporcionar múltiples beneficios, proteger al hígado como un antifibrótico y evitar la fibrosis tisular.

También se cree que los compuestos actúan como un agente que bloquea las toxinas al inhibir la unión entre estas y los receptores de la membrana celular en el hígado. Se ha utilizado para tratar la hepatopatía alcohólica, hepatitis viral aguda y crónica, así como las enfermedades hepáticas inducidas por toxinas.

La hierba suprime la inflamación celular a través de la expresión de genes relacionados con el estrés celular, sobre todo el estrés del retículo endoplásmico. En gran medida se pueden obtener los efectos antiinflamatorios al utilizar un proceso de 2 fases que es similar a los procesos utilizados por otros compuestos naturales y beneficiosos, como la curcumina (que se encuentra en la cúrcuma) y el EGCG (galato de epigalocatequina, un componente del té verde).25

Un estudio26 reveló que la primera fase de la respuesta celular a la silimarina es un rápido aumento en la expresión de genes relacionados con el estrés celular, sobre todo el estrés del retículo endoplásmico.

En casos graves, dicho estrés puede llevar a la muerte celular, lo que puede ser beneficioso en algunos casos (como cuando se padece cáncer). La segunda fase implica una supresión más prolongada de la expresión génica relacionada con la inflamación. Además de inhibir las vías inflamatorias de señalización, la silimarina también:27

Activa la proteína quinasa activada por AMP (AMPK): La AMPK es una enzima que se encuentra dentro de las células de su cuerpo. A veces se le denomina como el " principal conmutador metabólico" porque desempeña un papel importante en la regulación del metabolismo.28 De acuerdo con el Natural Medicine Journal:29

"La AMPK induce un alud de eventos dentro de las células que están involucradas en el mantenimiento de la homeostasis energética ... La AMPK regula diversas actividades biológicas que normalizan los desequilibrios de lípidos, glucosa y energía.

El síndrome metabólico ocurre cuando se desactivan estas vías reguladas por la AMPK, lo que desencadena un síndrome que incluye hiperglucemia, diabetes, anomalías lipídicas y desequilibrios energéticos...

Dicho de otra forma, activar la AMPK puede producir los mismos beneficios que el ejercicio, régimen alimenticio y pérdida de peso – las modificaciones en el estilo de vida que son consideradas como beneficiosas para diversas enfermedades".

Inhibe la proteína diana de la rapamicina en mamíferos (mTOR, por sus siglas en inglés): Cuando la vía de mTOR está sobreactivada, puede aumentar el riesgo de cáncer.30 El poder de esta vía se ha apreciado recientemente y es fundamental para el crecimiento, la proliferación y la supervivencia de las células.31 Muchos de los más recientes medicamentos contra el cáncer se utilizan para abordar esta vía.

El suplemento de N-acetilcisteína apoya su salud hepática

La N-acetilcisteína (NAC) es un precursor necesario para la biosíntesis de glutatión. Este suplemento increíblemente útil tiene muchos beneficios relacionados con su capacidad para aumentar la producción de glutatión, un antioxidante que se utiliza para reducir el daño de los radicales libres y que desempeña un papel en la desintoxicación de metales pesados y otras sustancias nocivas.

El uso más común de la NAC es para el apoyo hepático. En un estudio, los investigadores especulan que, en comparación con el antioxidante resveratrol, la NAC puede ser una mejor alternativa para apoyar el hígado en personas con hepatitis C y para aquellas que sufren otras enfermedades hepáticas crónicas.32

Según los autores,33 "tomando en consideración todos estos datos, el gran número de evidencia sugiere que los antioxidantes pueden atenuar eficazmente el estrés oxidativo y nitrosativo en la lesión hepática, lo que en última instancia mejora la inflamación y evita la progresión de la fibrosis".

El alcohol y el paracetamol, también conocido como acetaminofén, son 2 compuestos comunes que se metabolizan a través del hígado y están relacionados con el daño hepático. Tomar suplementos de NAC antes de consumir alcohol ha sido una medida efectiva para minimizar el daño relacionado con el consumo de dicha sustancia.34

El aumento del glutatión reduce la toxicidad del acetaldehído y desencadena diversos síntomas de la resaca. La NAC también se utiliza como un antídoto contra la toxicidad por paracetamol, que también causa daño hepático al reducir el glutatión.35

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es un problema hepático común que es provocado por el estrés oxidativo. En un estudio publicado en el diario Hepatitis Monthly,36 algunos investigadores evaluaron a 30 pacientes con esteatosis hepática no alcohólica y a la mitad del grupo le dieron NAC mientas que la otra mitad recibió vitamina C.

La función hepática y otras mediciones se tomaron al inicio del estudio y al primer, segundo y tercer mes. Finalmente, los investigadores encontraron que la NAC mejoró la función hepática en los participantes.

Busque alimentos enteros y orgánicos, así como productos inocuos para el cuidado personal

La cruda realidad es que la mayoría de los alimentos y productos para el cuidado personal que se encuentran a la venta están repletos de productos químicos que, como se sabe, causan daño hepático y otras afecciones.

La mejor manera de prevenir el daño es evitar los productos químicos – en la medida de lo posible. La primera medida tangible que puede considerar adoptar para modificar su alimentación y estilo de vida es procurar adquirir productos orgánicos.

Los productos orgánicos están disponibles en casi 20 000 tiendas de alimentos naturales y en casi el 75 % de las típicas tiendas de supermercado en los Estados Unidos. Las encuestan37 indican que la razón principal por la que las personas compran productos orgánicos es con el fin de evitar pesticidas, y este es el principal motivo por el que usar productos orgánicos es tan importante para su salud y medio ambiente.

Para descubrir más sobre cómo llevar una alimentación orgánica y lo que esto supone para su salud, consulte mi artículo anterior "Consuma productos orgánicos".

De acuerdo con el grupo ambientalista Environmental Working Group (EWG), la mujer promedio en los Estados Unidos utiliza 12 productos para el cuidado personal y/o cosméticos al día38 que contienen 168 productos químicos.

Aunque los hombres utilizan menos productos, en promedio siguen estando expuestos diariamente a cerca de 85 productos químicos solo en su rutina de higiene personal. Sin lugar a dudas, esta gran exposición química no es insignificante, sobre todo si se considera que ocurre prácticamente todos los días de su vida.

Puede evaluar los productos que está utilizando actualmente o encontrar la lista de productos inocuos que fue emitida por EWG al consultar la Base de datos para cosméticos Skin Deep.39

Asimismo, le sugiero que consulte mi artículo anterior, "7 Factores domésticos que pueden ayudar o destruir su salud" con el fin de que pueda descubrir áreas donde puede reducir su exposición química, además de opciones más saludables que puede utilizar en su hogar, como elaborar sus propios prácticos y eficaces productos de limpieza con ingredientes que probablemente ya tiene en su cocina.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo