Los aceites esenciales podrían reemplazar a los antibióticos

Aceites Esenciales

Historia en Breve -

  • Los científicos indican que el uso excesivo de antibióticos en personas y animales ha disminuido tanto su efectividad que, inclusive una lesión o infección leve podría convertirse en una crisis médica grave
  • Por medio de técnicas especiales, los investigadores han utilizado las propiedades antibacterianas de los aceites esenciales para crear un recubrimiento bioactivo que protege contra infecciones y podría ayudar a prevenir millones de infecciones al año
  • Las bacterias resistentes a los medicamentos han causado que los productores analicen más detenidamente el uso de extractos de plantas tanto en personas como animales, mientras que los científicos también se han enfocado en estudiar el desarrollo de biopelículas en sensores acuáticos que fallan debido a organismos marinos
  • Los aceites esenciales, como el aceite de árbol de té, menta, canela y lavanda, tienen potentes propiedades que podrían destruir cepas bacterianas dañinas como la salmonela y E. coli, eliminar lombrices intestinales y aliviar el acné, herpes zóster e incluso MRSA

Por el Dr. Mercola

Es muy probable que, al visitar a su médico ya sea por un dolor de espalda, ansiedad o una uña encarnada, no se vaya sin recibir una receta de algún tipo. Los síntomas de la gripe y resfriado son algunas de las razones más comunes por las que las personas acuden a una consulta médica y, a menudo, los antibióticos son el remedio más conveniente.

Sin embargo, administrar antibióticos de forma repetida causa problemas importantes, ya que el uso excesivo de este tipo de medicamentos, tanto en el ámbito de los servicios de atención médica, como en la agricultura industrial, ha generado una mayor resistencia.

De hecho, cada vez que toma antibióticos, su cuerpo genera resistencia, por lo que se han vuelto cada vez menos efectivos y, lo que es peor, cualquier bacteria que sobreviva al tratamiento farmacológico también generará resistencia.

Uno de los peores aspectos de las bacterias resistentes a los medicamentos o superbacterias es que podrían generarse en números alarmantes en las biopelículas--sustancias delgadas y viscosas--que se forman en la superficie de los dispositivos médicos, incluyendo a los implantes.

En un estudio, Mohan Jacob, Jefe de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad James Cook (JCU) en Queensland, Australia, y su equipo de asociados de Ph.D, utilizó nanotecnología para aprovechar el poder de las moléculas antimicrobianas de origen vegetal para crear recubrimientos antibacterianos.

Sus hallazgos fueron publicados hace poco tiempo en Polymers.1 Jacob cita un estudio reciente, publicado en Microbial Biotechnology, el cual informó que cada año se reportan alrededor de 17 millones de nuevas infecciones de biopelícula, que han originado 550 000 muertes.

Además, aproximadamente el 80 % de las infecciones relacionadas con cirugías a nivel mundial podrían estar vinculadas con la formación de biopelículas.2 Es por eso que, cada vez más médicos recurren a opciones naturales con propiedades antibacterianas, como el aceite de árbol de té, ya que los estudios demuestran que pueden ayudar a prevenir millones de infecciones al año.

El aceite de árbol de té (Melaleuca alternifolia) es un aceite esencial que crea un recubrimiento bioactivo para evitar que las bacterias dañinas se adhieran a los dispositivos médicos.

Cómo se fabrica la superficie bioactiva de un aceite esencial

En cuanto a la búsqueda científica de una forma de convertir compuestos de origen vegetal en recubrimientos bioactivos para dispositivos médicos, y así evitar depender de los antibióticos, se han utilizado metabolitos secundarios de plantas, también conocidos como PSMs, del aceite de árbol de té y su componente más importante, terpeno-4-ol.

Estos derivados de aceites esenciales y extractos de hierbas, con acción antibacteriana de amplio espectro relativamente poderosa, se denominan "secundarios" ya que no son vitales para la supervivencia o funcionamiento de la planta.

Jacob los describió como un "recurso renovable de bajo costo disponible en cantidades comerciales, con toxicidad limitada y, posibles mecanismos diversos para combatir las bacterias en comparación con los antibióticos sintéticos".3

Pero el mayor desafío al que se enfrentó Jacob y su equipo para desarrollar recubrimientos antibacterianos de PSMs, fue convertir los compuestos en estado líquido a sólido, sin perder ninguna de sus propiedades antibacterianas naturales.

Medical News Today señala que los científicos han utilizado la nanotecnología para este fin durante varios años.

Kateryna Bazaka, investigadora asociada y adjunta de JCU, así como coautora del estudio, explicó que el procedimiento de los científicos para crear polímeros es similar al proceso del caucho y celulosa de origen natural para crear una "estructura similar a la cadena” que sea resistente, en este caso al convertir a los PSMs del aceite de árbol de té. Señaló que:

"Utilizamos técnicas mejoradas con plasma dentro de un reactor que contenía los vapores de aceites esenciales. Cuando los vapores están expuestos a una descarga luminiscente, se transforman y depositan en la superficie de un implante, como un recubrimiento sólido biológicamente activo".4

Aceites esenciales para polímeros de dispositivos médicos y otros más

A lo largo de casi 20 años se ha utilizado este tipo de polimerización por plasma para crear actividad biológica en superficies. En la versión del 2010 del " Handbook of Deposition Technologies for Films and Coatings", un científico explicó que, el plasma es el "cuarto estado de la materia, el cual consiste principalmente en gas ionizado que mantiene la neutralidad eléctrica general".5

Una razón por la cual la técnica de plasma es tan efectiva para este tipo de conversión vegetal es porque es respetuoso con el medio ambiente; no utiliza sustancias químicas ni disolventes potencialmente nocivos en el proceso, que puedan permanecer en el revestimiento o dañen las superficies sobre las que se aplica el recubrimiento.

La conclusión es que si el aceite de árbol de té puede ser convertido para proteger las superficies de dispositivos médicos, millones de infecciones podrían prevenirse cada año.

Según Jacob, después de publicar más de 70 artículos de investigación y 6 tesis de Ph.D. sobre el tema, los científicos involucrados en el proyecto se han convertido en auténticos pioneros en el desarrollo mundial de polímeros bioactivos de compuestos vegetales.

Pero, el concepto se ha generalizado; y debido a que los recubrimientos finos de polímeros son visualmente transparentes, se han aprovechado para recubrir los lentes de contacto, así como en vidrios ópticos en sensores acuáticos.

En particular, Jacob y su equipo se han enfocado en el estudio del desarrollo de biopelículas en los sensores acuáticos que han fallado debido a organismos marinos, en colaboración con Peter Mulvey y el profesor asociado Jeff Warner en el Instituto Australiano de Salud y Medicina Tropical con sede en JCU. Controlled Environments señala que:

"A pesar de que los antibióticos sintéticos han sido la mejor arma para erradicar las infecciones microbianas desde la llegada de la penicilina, el uso excesivo de estos medicamentos los ha vuelto gradualmente ineficaces.

Los científicos piensan que si no se desarrollan pronto nuevas estrategias, los tratamientos médicos podrían retroceder hasta la era en que las lesiones leves e infecciones comunes se convertían en problemas médicos graves".6

La resistencia a los antibióticos va más allá

De forma significativa, Cyril Gay, líder principal del programa nacional para el Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), sostiene que dejar de depender de los antibióticos debido a los crecientes casos de resistencia antibiótica, es uno de los problemas más desafiantes que enfrentan los médicos del siglo XXI.

Como ejemplo ilustrativo, Cari Romm informó en 20147 que el ganado consumía hasta el 80 % del total de los antibióticos utilizados en los Estados Unidos.

Entre 2009 y 2012, ese número se incrementó un 16 %, de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.8 El problema es que los seres humanos también utilizan antibióticos; alrededor del 70 % de los utilizados en animales de granja se consideran "médicamente importantes" para los humanos.

En 2013, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades informaron que la resistencia a los antibióticos en los Estados Unidos había causado más de 2 millones de enfermedades y alrededor de 23 000 muertes,9 lo que produjo un gasto de US$ 20 mil millones adicionales en costos por servicios de atención médica.10

Los expertos en el Reino Unido anticipan que el problema puede agravarse, ya que un informe de 2014 proyecta que para el año 2050 más de 10 millones de muertes podrían atribuirse a las bacterias resistentes a los medicamentos.11

La razón por la cual el ganado es tratado con ese tipo de medicamentos es explicada por otro informe de la FDA.12

Este informe afirma que los productores y fabricantes de alimentos dependen de los medicamentos no solo para tratar las infecciones sino para acelerar la engorda y crecimiento de los animales para su comercialización, y como una especie de remedio inmediato para las múltiples infecciones que padece el ganado al estar en una situación de asilamiento e insalubridad, ahora conocido como operaciones concentradas de alimentación animal o CAFOs.

Stuart B. Levy, hematólogo, profesor de la Universidad Tufts y autor del libro "The Antibiotic Paradox: How the Misuse of Antibiotics Destroys Their Curative Powers" (La paradoja de los antibióticos: Cómo el uso indebido de los antibióticos destruye su capacidad curativa), ha estado profundamente preocupado por el impacto que se avecina debido al uso excesivo de antibióticos.

Su investigación realizada en 197613 indicó que, en una semana las gallinas comenzaban a desarrollar bacterias resistentes en sus intestinos debido al antibiótico tetraciclina.

Es inquietante conocer el resto de la historia, las cual indica que, las bacterias resistentes se volvieron resistentes a otros antibióticos que las gallinas no habían consumido, y meses después, las enfermedades se propagaron a las gallinas que no habían sido tratadas e incluso a los granjeros. Según Levy, "la resistencia podría generalizarse y ser transferible entre bacterias de diferentes tipos".14

Los aceites esenciales como los nuevos antibióticos

Levy considera que se ha ejercido una presión tan fuerte sobre el uso continuo de antibióticos, que esto ha dificulta que los miembros más sabios puedan influir para cambiar las leyes. Los productores aún insisten en que los medicamentos son su única opción para combatir las infecciones en sus granjas, por lo que el problema continúa. The atlantic cuestiona la situación:

"¿Qué medidas se aplican para enfrentar el importante factor que contribuye a esta obvia y creciente amenaza para la salud mundial? La FDA ha pedido al gremio de la industria agrícola que reduzca voluntariamente el uso de antibióticos, pero nadie ha hecho el seguimiento de su cumplimiento (ni ha habido un registro del uso de antibióticos a lo largo de estas décadas)".15

La clave es lograr que los agricultores conozcan alternativas viables. Los estudios demuestran que los aceites esenciales podrían combatir las infecciones más eficazmente de lo que muchos imaginan. Enseguida se encuentran diversos ejemplos de la gran capacidad que han demostrado los aceites esenciales para tratar infecciones bacterianas:

  • Un estudio encontró que las gallinas que consumían alimento con aceite de orégano añadido exhibían una tasa 59 % menor de mortalidad por ascitis, una típica infección en las aves de corral, en comparación con las gallinas que no fueron tratadas16
  • Los aceites de romero y orégano produjeron la misma tasa de desarrollo en los pollos, que el antibiótico avilamicina17
  • Otros aceites esenciales destruyeron las bacterias y ayudaron a reducir la salmonela en las gallinas18
  • Una combinación de aceites podría ayudar a evitar que la salmonela se propague entre los animales19
  • Los extractos de orégano, canela y chile ayudaron a las gallinas a aumentar de peso y a protegerse contra alguna infección intestinal introducida20

Por lo tanto, el aceite de árbol de té no es el único tipo de aceite esencial analizado por su potencial antibacteriano. Las bacterias resistentes a los medicamentos han provocado que los productores, así como los científicos, analicen más cuidadosamente el uso de extractos de origen vegetal, tanto en personas como animales.

Por lo regular, estos son relacionados con el aroma de las velas o lociones corporales, pero también se utilizan en productos para controlar plagas y medicamentos de venta libre. The Atlantic indica que:

"Se utilizan en la industria alimentaria debido a su poder como agentes preventivos contra los patógenos de origen alimenticio—debido a sus propiedades antimicrobianas, antibacterianas y antifúngicas.

Asimismo, diversos aceites han demostrado tratar eficazmente una amplia variedad de padecimientos comunes, como náuseas y migrañas; y cada vez más investigaciones han descubierto que son lo suficientemente poderosos como para destruir las células del cáncer de mama, colon, boca y piel, entre otras".21

¿Por qué tomar antibióticos es tan dañino para su cuerpo?

Las bacterias resistentes que sobreviven incluso podrían trasmitir su capacidad para resistir los antibióticos a otras bacterias. El gran problema de depender de los antibióticos (tanto para los médicos como para sus pacientes) es que afecta drásticamente la velocidad a la que se produce, así como el grado en que ocurre la resistencia.

Una cuestión que quizá no haya percibido es que, si bien los antibióticos se encargan de eliminar las bacterias dañinas que causan y prolongan ciertas infecciones, también afectan a las bacterias buenas o beneficiosas.

Si ha escuchado hablar sobre las "bacterias buenas", son lo que su cuerpo necesita para mantenerse saludable y combatir las toxinas de forma natural. Cuando son destruidas, su sistema queda vulnerable ante todo tipo de diferentes problemas físicos.

¿Son perjudiciales los antibióticos que están presentes en la carne que consume? La respuesta es afirmativa. Como se señaló anteriormente, la industria agrícola emplea el 70 % del total de los antibióticos utilizados en los Estados Unidos, lo que significa que los seres humanos usan el otro 30 %. De acuerdo con Daily Health Post:

"A medida que las bacterias se hacen más fuertes y resistentes a los antibióticos, estos medicamentos que alguna vez salvaron vidas, se volverán ineficaces. Las infecciones menores se esparcirán de forma desenfrenada, sin que haya alguna manera de detenerlas. Será como vivir en la Edad Media cuando incluso una pequeña cortada terminaba provocando la muerte".22

Algunas veces, los médicos les recomiendan a sus pacientes que, si deciden tomar un antibiótico, lo hagan junto con un buen probiótico, para compensar el daño. Esta es una buena sugerencia (por lo tanto, recomiendo tomar un probiótico de alta calidad durante y después de llevar un tratamiento con antibióticos).

Sin embargo, en primer lugar es mejor evitar los antibióticos, a menos que sean absolutamente necesarios. Incluso, si no tiene el hábito de tomar antibióticos, existen otras maneras en que podrían llegar a su sistema. Entonces, ¿qué puede hacer? Enseguida se encuentra una lista con algunas alternativas saludables:

  • Solo consuma carne y productos lácteos que sean orgánicos, de animales alimentados con pastura, en la medida de lo posible
  • Tome un antibiótico solo cuando sea absolutamente necesario. Busque un médico que conozca su problema y que solo le recete antibióticos cuando lo requiera
  • Mejore y desarrolle un sistema inmunológico y bacterias intestinales de forma natural
  • Considere informarse sobre las propiedades de los aceites esenciales, como el aceite de árbol de té y otros
  • Consuma alimentos fermentados de forma regular

Considere métodos alternativos para abordar su salud

Es sorprendente cómo la naturaleza cuenta con todo lo necesario para ayudarle a mantenerse saludable y, alternativamente, lidiar con los síntomas de las enfermedades de forma natural, en vez de recurrir a medicamentos.

Un estudio, titulado "Essential Oils, A New Horizon in Combating Bacterial Antibiotic Resistance", señala que:

"Hoy en día, la terapia de combinación que mezcla antibióticos convencionales con aceites esenciales se encuentra en auge y representa un área potencial para futuras investigaciones. Esta nueva generación de fitofármacos podría explicar el desarrollo de nuevos regímenes farmacológicos para combatir la resistencia a los antibióticos".23

Aquí hay una breve lista sobre algunos de los aceites esenciales más populares y sus aplicaciones (no obstante, existen muchos más):

El aceite de eucalipto ayuda a acelerar la cicatrización de las heridas, protege de la exposición al aire y tiene acción antimicrobiana

El orégano es un conocido agente protector contra varias cepas bacterianas como E. coli, estafilococo (Staph) y salmonela. Además, el orégano protege contra muchas cepas de bacterias como E. coli, estafilococo y salmonela

La menta es útil para el cuidado dental debido a su acción antibacteriana y propiedades antivirales

La bergamota cuenta con propiedades antibacterianas que pueden destruir parásitos, ayudar a acelerar la cicatrización de úlceras bucales, fuego labial y herpes, así como combatir el herpes zóster y la varicela

El tomillo es conocido por ser eficaz contra innumerables bacterias, incluyendo a las infecciones causadas por SARM y estafilococos

La hierba de limoncillo tiene propiedades antimicrobianas que inhiben el desarrollo bacteriano tanto interna como externamente; es decir, infecciones del tracto urinario, malaria, tifoidea, intoxicación alimentaria y mal olor corporal

La lavanda tiene propiedades antibacterianas y antisépticas, lo que la convierte en una opción idónea para tratar enfermedades cutáneas inflamatorias, como el acné y psoriasis, ayuda a acelerar la cicatrización de quemaduras, cortadas y quemaduras solares, y ayuda a evitar la formación de cicatrices

El eucalipto es un poderoso germicida y antiséptico, por lo que es bueno para tratar heridas, quemaduras, cortadas, úlceras, llagas y abrasiones.

Es posible que la canela sea uno de los aceites antibacterianos más potentes que existen, ya que actúa contra cepas tales como E. coli, Pseudomonas aeruginosa, Bacillus subtilis y Staphylococcus aureus

Cuando se emplean aceites esenciales, a menudo es recomendable utilizar un aceite portador como el aceite de coco o jojoba, porque son muy potentes. En muchos casos, es mucho más seguro hacer una aplicación tópica de aceites esenciales, que tomar antibióticos por vía oral.

En caso de duda, consulte a un aromaterapeuta, quien podrá proporcionarle más información y los aceites apropiados para su padecimiento específico. Healthy Focus hace la siguiente recomendación:

"Combine unas gotas de su aceite o aceites elegidos con un aceite portador, como el de coco o jojoba, y aplique el aceite sobre el área afectada de su cuerpo.

De igual manera, una excelente forma de ayudar a combatir las infecciones internas es al masajear el aceite en su abdomen. También, podría aplicar algunos aceites esenciales diluidos para poder tratar infecciones cutáneas comunes, como el acné o incluso para las verrugas".24

Siempre que le sea posible, opte por utilizar alternativas naturales en vez de antibióticos. En función de los síntomas que manifieste, este sitio web contiene muchos artículos que pueden ampliar su conocimiento y concientización sobre las opciones naturales en vez de utilizar las convencionales.

En la página de Mercola.com aplicamos un enfoque de "persona integral" para todo el cuerpo, en vez de solo abordar los síntomas. En los servicios de atención médica preventiva, los proveedores ayudan a los pacientes a desarrollar actitudes y estilos de vida que no solo combaten las enfermedades, sino que también ayudan a prevenirlas.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo