Cebollas al rescate… como abordar la resistencia a los antibióticos

Cebollas Beneficios

Historia en Breve -

  • Ciertas propiedades antibacterianas extraídas de la chalota persa—de la familia de las cebollas y alimento básico de la cocina iraní--han demostrado reducir significativamente las bacterias de la tuberculosis (TB)
  • Los investigadores sugieren que los compuestos químicos de la chalota podrían compararse con los antibióticos existentes en términos de combatir la tuberculosis resistente a múltiples medicamentos, la cual infectó a casi medio millón de personas en 2016
  • Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades estiman que los antibióticos son recetados de forma deficiente, por lo que en casi la mitad de los casos se administran innecesariamente o se dosifican incorrectamente, lo que contribuye en la resistencia a los antibióticos
  • Además del mal uso de los antibióticos, el abuso generalizado de estos medicamentos por parte de la industria agrícola, también desempeña un rol importante en la resistencia a los medicamentos; casi el 80 % del total de antibióticos utilizados en los Estados Unidos se administran en animales de granja
  • Podría fortalecer su sistema inmunológico y evitar enfermedades resistentes a los antibióticos al optimizar su alimentación y niveles de vitamina D, hacer suficiente ejercicio y dormir la cantidad de horas adecuadas, así como al manejar el estrés de forma proactiva

Por el Dr. Mercola

Debido a que las chalotas pertenecen a la misma familia que las cebollas, cuentan con algunos de los mismos beneficios, incluyendo propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias y antioxidantes.

Hoy en día, los investigadores han determinado que ciertas moléculas antibacterianas presentes en la chalota persa--un elemento básico de la cocina iraní--tienen el potencial para combatir múltiples variedades de tuberculosis resistentes a los medicamentos (MDR-TB).1

Si padece una infección bacteriana, es muy probable que le receten un antibiótico. En el caso de la tuberculosis, lo más probable es que no solo le prescriban uno, sino un cóctel de cuatro antibióticos, incluyendo a la isoniacida y rifampicina.

Debido a numerosos factores, entre ellos, el uso excesivo y una deficiente salud intestinal, los antibióticos son cada vez menos eficaces porque los patógenos bacterianos continúan desarrollando resistencia a los medicamentos.

Dado el hecho de que la MDR-TB infectó a casi medio millón de personas en 2016, y acabó con la vida de más de 78 000 personas,2 la tuberculosis resistente a los medicamentos es un importante tema de interés. Existe la posibilidad de salvar muchas vidas al utilizar el extracto de chalota para incrementar la eficacia del actual tratamiento de antibióticos, relacionado con la tuberculosis.

Los chalotas podrían ser útiles para ayudar a combatir la resistencia a los antibióticos

Si bien, podría disfrutar de cocinar con chalotas, las cuales poseen muchos de los mismos beneficios para la salud que las cebollas, los investigadores del University College London Londres y Birkbeck, Universidad de Londres han explorado su potencial para combatir las variedades de tuberculosis resistentes a los medicamentos.3

Al parecer las propiedades antibacterianas extraídas de la chalota persa podrían ser útiles para aumentar la eficacia del actual tratamiento con antibióticos. La especie particular de chalota, en cuestión, es Allium stipitatum, que es nativa de la zona Centro y Sudoeste de Asia.4

Después de sintetizar varios compuestos encontrados en la chalota persa para mejorar sus propiedades antibacterianas, los investigadores comprobaron estos compuestos en varios tipos de bacterias resistentes a los medicamentos.

Uno de los tipos analizados fue la Mycobacterium tuberculosis, la especie bacteriana conocida por causar tuberculosis. Estos descubrimientos indicaron que los compuestos de la chalota tienen efectos inhibidores contra:5,6

  • Escherichia coli (E. coli): Un grupo grande y diverso de bacterias que se encuentran en el medio ambiente, alimentos e intestinos de animales y personas; si bien, la mayoría de las cepas de E. coli son inofensivas, otras podrían causar diarrea, neumonía, enfermedades respiratorias e infecciones del tracto urinario
  • Klebsiella pneumoniae: Puede causar infecciones relacionadas con los servicios de atención para la salud, tales como la meningitis, neumonía e infecciones en heridas o zonas quirúrgicas
  • MDR Staphylococcus aureus: Esta es genéticamente diferente de otras cepas de Staphylococcus aureus, y es responsable de diversos padecimientos difíciles de tratar, tal como la sepsis (envenenamiento de la sangre) e infecciones cutáneas
  • Proteus mirabilis: Es un agente patógeno que se encuentra frecuentemente en las vías urinarias, en especial, en pacientes sometidos a cateterización a largo plazo

Una molécula en particular, considerada como la más prometedora, inhibió en más del 99.9 % el desarrollo de células aisladas de Mycobacterium tuberculosis.7

Aunque continúan realizándose investigaciones y se necesitarán ensayos clínicos para confirmar la eficacia de estos compuestos químicos para desarrollar un tratamiento médico, hasta la fecha, las cuatro moléculas de chalota analizadas, redujeron significativamente la cantidad de bacterias de MDR-TB.

Acerca de los resultados, el autor del estudio, Sanjib Bhakta, Ph.D., Director de Birkbeck, el laboratorio de investigación de micobacterias del Instituto de Biología Estructural y Molecular en la Universidad de Londres, indicó que:8,9

"A pesar de este esfuerzo global concertado para prevenir la propagación de la tuberculosis, en 2016, se reportaron aproximadamente 10 millones de casos nuevos y 2 millones de muertes. Actualmente, en el mundo, hasta 50 millones de personas se encuentran infectadas con MDR-TB, lo que significa que es vital desarrollar nuevos agentes antibacterianos.

En la búsqueda de nuevos agentes antibacterianos, la tendencia es enfocarse en las moléculas que son lo suficientemente potentes como para ser desarrolladas comercialmente como nuevos agentes farmacológicos por sí solos.

Sin embargo, en este estudio demostramos que, al inhibir las propiedades de resistencia intrínseca clave de la tuberculosis, se podrían incrementar los efectos del actual tratamiento con antibióticos y revertir el curso de la resistencia a los medicamentos ya existente".

Si la investigación de las chalotas continúa avanzando, los científicos esperan más adelante poder igualar estos prometedores compuestos vegetales con los antibióticos que ya se utilizan, para combatir las cepas de tuberculosis que han desarrollado resistencia a los medicamentos antibacterianos.

El profesor Simon Gibbons, autor del estudio y Jefe del departamento de farmacéutica y química biológica del University College London, declaró que, "los productos naturales de origen vegetal, así como los microbios, tienen un enorme potencial como fuente de nuevos antibióticos.

La naturaleza es un químico increíblemente creativo... Creemos que la naturaleza es la clave para los nuevos quimiotipos antibióticos".10

¿Que causa la resistencia a los antibióticos?

De acuerdo con los Centros Para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos,11 la resistencia a los medicamentos se produce en el contexto de la lucha contra los agentes patógenos.

Algunas de estas bacterias son resistentes a los medicamentos. Los antibióticos no solo destruyen a las bacterias dañinas que causan enfermedades, sino también a las bacterias intestinales beneficiosas--que ayudan a proteger al cuerpo contra las infecciones.

Al contar con una menor cantidad de bacterias beneficiosas para realizar un contraataque, las bacterias resistentes a los medicamentos podrían desarrollarse y tomar el control. Peor aún, algunas de las bacterias dañinas transmiten su resistencia a otras bacterias, lo que agrava el problema.

En parte, esa es la razón por la que es importante repoblar las bacterias intestinales después de completar un ciclo de antibióticos. Necesita reequilibrar su microbioma intestinal. Por lo tanto, incluso utilizar una sola ronda de antibióticos, podría contribuir al desarrollo de resistencia a los medicamentos.

Debido a esto, los antibióticos solo deben utilizarse para tratar infecciones bacterianas, como por ejemplo, neumonía, faringitis estreptocócica e infecciones del tracto urinario.

Es importante considerar que los antibióticos no tienen efecto en las infecciones virales, tales como el resfriado común o la gripe. Su cuerpo solo se recupera de este problema de salud después de que la enfermedad ha seguido su curso.

Tomar antibióticos para tratar las infecciones virales es innecesario y peligroso ya que contribuye al problema de la resistencia a los medicamentos. Con respecto a los antibióticos, los CDC indican que:12

"Los antibióticos se encuentran entre los medicamentos más comúnmente recetados que se utilizan en la medicina humana, y podrían ser vitales. Sin embargo, los antibióticos no se recetan de manera óptima, incluso la mitad de las veces, y a menudo se prescriben cuando son innecesarios [y se prescribe una] dosis o duración incorrecta".

Como se muestra en el siguiente diagrama, otro importante factor en el aumento de la resistencia a los antibióticos, es la propagación de cepas de bacterias resistentes entre las personas o de animales a personas, a través del suministro de alimentos.

Más allá del mal uso de los antibióticos, el abuso generalizado de estos medicamentos por parte de la industria de la agricultura también desempeña un rol importante, que representa aproximadamente el 80 % del total de los antibióticos utilizados en los Estados Unidos.

Particularmente, las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFOs, por sus siglas en inglés), son focos de desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos, porque los animales provenientes de CAFOs son alimentados con bajas dosis de antibióticos de forma rutinaria, lo que permite que los agentes patógenos sobrevivan, se adapten y prosperen.

¿Cuál es la dimensión del problema de la resistencia a los antibióticos?

En pocas palabras, la resistencia a los medicamentos se produce cuando las bacterias, hongos, parásitos o virus causantes de infecciones evolucionan y se vuelven inmunes a un medicamento que alguna vez tuvo la capacidad de destruirlos.

Los casos de resistencia a los medicamentos continúan aumentando, ya que, en los Estados Unidos cada año se producen alrededor de 2 millones de infecciones resistentes a los medicamentos, lo cual ocasiona la muerte de aproximadamente 23 000 personas cada año.13

De acuerdo con BBC News,14 en Europa, cada año 25 000 personas mueren por infecciones resistentes a los medicamentos. La resistencia a los medicamentos relacionada con la tuberculosis toma múltiples formas, que incluyen:15

  • Monoresistencia. Caracterizada por la resistencia a solo un medicamento de primera línea contra la tuberculosis
  • Poliresistencia. Que involucra la resistencia a dos o más medicamentos de primera línea contra la tuberculosis, aparte de la isoniazida y la rifampicina
  • MDR. Notable por manifestar resistencia al menos a la isoniazida y rifampicina
  • Amplia resistencia a los medicamentos (XDR): Que se caracteriza por una resistencia a cualquier fluoroquinolona, y al menos a uno de los tres medicamentos inyectables de segunda línea--amikacina, capreomicina y kanamicina--además de MDR
  • Resistencia a la rifampicina (RR). Presenta resistencia a la rifampicina, con o sin resistencia a otros medicamentos contra la tuberculosis, incluyendo el RR en forma de monoresistencia, poliresistencia, MDR o XDR

Acerca de la MDR-TB, la Organización Mundial de la Salud indica que:16

"La resistencia a los medicamentos contra la tuberculosis es un importante problema de salud pública que amenaza el progreso logrado en el cuidado y control de la tuberculosis alrededor del mundo.

La resistencia a los medicamentos surge debido al uso inadecuado de antibióticos en la quimioterapia de pacientes con tuberculosis susceptible a los medicamentos. Este uso incorrecto es el resultado de una serie de acciones que incluyen la administración de regímenes de tratamiento inadecuados y la imposibilidad de garantizar que los pacientes completen todo el tratamiento.

Básicamente, la resistencia a los medicamentos se suscita en áreas con programas débiles para el control de la tuberculosis. Un paciente que desarrolla una enfermedad activa con una cepa de tuberculosis resistente a los medicamentos, podría transmitir esta forma de TB a otras personas".

Factores de estilo de vida que podrían ayudarle a evitar las enfermedades resistentes a los antibióticos

Podría ayudarse a sí mismo, y a su comunidad, al comprar únicamente carne de animales alimentados con pastura y libres de antibióticos, así como, al tomar antibióticos por vía oral cuando sea absolutamente necesario. Si bien, la resistencia a los antibióticos es un problema que requiere una resolución global, su posible impacto en las personas es significativo.

Sus elecciones de estilo de vida son los factores más importantes para determinar la salud de su sistema inmunológico; y fortalecer su sistema inmunológico influye en su capacidad para resistir las infecciones. Enseguida se encuentran algunas estrategias básicas para fortalecer su sistema inmunológico. Además, es posible que requiera descargar mi reporte sobre cómo protegerse de las superbacterias.

Optimice su alimentación. Evite los alimentos que podrían dañar su sistema inmunológico, tales como los granos, alimentos procesados y azúcar. Consuma una menor cantidad de carbohidratos netos (fructosa, granos y azúcar), cantidades moderadas de proteína y mayor cantidad de grasas saludables—grasas saturadas y monoinsaturadas de fuentes de animales y tropicales.

La mayor parte de la alimentación debe incluir alimentos frescos y enteros, tales como vegetales orgánicos, productos lácteos y carne de animales alimentados con pastura, así como grasas beneficiosas, tales como aguacates, aceite de coco, mantequilla de animales alimentados con pastura y aceite de oliva (sin calentar).

Entre el 60 y 80 % del sistema inmunológico reside en el tracto gastrointestinal, y depende de un microbioma intestinal saludable y balanceado. Una de las mejores maneras de apoyar al microbioma intestinal es consumiendo alimentos fermentados de forma regular.

Haga ejercicio regularmente. El ejercicio mejora la circulación de las células inmunológicas en la sangre. Cuanto mejor circulen estas células, más eficaz será el sistema inmunológico para localizar y eliminar los agentes patógenos. Asegúrese de que su plan de acondicionamiento físico incluya ejercicios para la zona core, ejercicio de alta intensidad, estiramientos y entrenamiento con pesas.

Duerma la cantidad de horas adecuadas. La investigación demuestra que la privación del sueño tiene el mismo efecto en el sistema inmunológico que el estrés físico o las enfermedades, por lo que es posible que se sienta decaído después de dormir particularmente mal durante la noche. El adulto promedio requiere entre siete y nueve horas de sueño por noche.

Sea proactivo para abordar el estrés. Los altos niveles de hormonas del estrés podrían disminuir su función inmunológica, por lo que, debe asegurarse de implementar algún tipo de programa para controlar el estrés.

La meditación, oración, yoga y Técnicas de Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés), son excelentes estrategias para controlar el estrés; tómese el tiempo para encontrar que es lo que le funciona mejor.

Optimice sus niveles de vitamina D. Los estudios han demostrado que tener niveles inadecuados de vitamina D podría aumentar el riesgo del Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA, por sus siglas en inglés) y otras infecciones, lo que probablemente podría suceder con otras superbacterias.

La mejor fuente de vitamina D es exponerse prudentemente a los rayos del sol al mediodía. Si vive en un clima en la parte Norte y no puede exponerse a los rayos del sol de forma regular, debe considerar tomar un suplemento oral de vitamina D3, junto con vitamina K2 y magnesio.

Debe verificar sus niveles, al menos dos veces al año, para asegurarse de que se encuentran en el rango terapéutico--60 a 80 nanogramos por mililitro parece ser el rango ideal.

Agentes naturales conocidos por poseer excelentes propiedades antibacterianas

Además de las medidas de estilo de vida mencionadas anteriormente, se ha demostrado que diversos agentes naturales poseen excelentes propiedades antibacterianas, incluyendo:

Plata coloidal

Durante siglos, la plata coloidal ha sido considerada como un antibiótico natural eficaz, y las investigaciones demuestran que inclusive podría ayudar a erradicar los agentes patógenos resistentes a los antibióticos.

Si está interesado en este tratamiento, debe asegurarse de seguir las directrices sobre el uso seguro de la plata coloidal, debido a los riesgos relacionados con el uso inadecuado.

Dispositivos de cobre

Reemplazar por ciertas aleaciones de cobre los dispositivos que se encuentran en hospitales y casas de retiro para adultos mayores, podría ser de utilidad para eliminar las bacterias, e inclusive las superbacterias.

Instalar llaves de cobre, interruptores de luz, placas para empujar las puertas, así como los asientos de inodoros, en áreas infestadas de gérmenes, podría salvar miles de vidas cada año.17,18

Ajo

El ajo es un potente antibacteriano, antifúngico y antiviral conocido por estimular el sistema inmunológico, ayudar en la cicatrización de heridas y eliminar las bacterias resistentes a los antibióticos, incluyendo MRSA y MDR-TB. Para tener un efecto máximo, coma ajos frescos y crudos--picados o machacados.

Miel Manuka

La miel de Manuka, hecha con las flores y polen del arbusto de la Manuka, ha demostrado ser más eficaz que los antibióticos para el tratamiento de infecciones cutáneas graves y difíciles de curar. Inhibe las bacterias responsables de las infecciones en las heridas, incluyendo a las superbacterias, tales como MRSA, que son resistentes a múltiples antibióticos.19

Extracto de hoja de olivo

Los estudios in vitro demuestran que el extracto de hoja de olivo es eficaz contra la Klebsiella--una bacteria gramnegativa--ya que inhibe su replicación, además de ser tóxico para otros microbios patógenos.20

Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té es un antiséptico natural que ha demostrado eliminar muchas cepas bacterianas, incluyendo la MRSA.21

Vitamina C

El rol de la vitamina C para prevenir y tratar enfermedades infecciosas está muy comprobado. Una opción sería utilizar la vitamina C por vía intravenosa, pero si no tiene acceso a un médico que pueda administrársela, podría recurrir a la vitamina C liposomal, que es la forma oral más poderosa.

Publique su comentario