La fórmula infantil altera el microbioma intestinal

Formula Infantil

Historia en Breve -

  • La variedad y salud de sus bacterias intestinales se relaciona con la expresión genética y la interacción con su sistema inmunológico; cuando no cuenta con apoyo alguno, puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes y otras enfermedades crónicas
  • Las investigaciones han relacionado la fórmula infantil con un cambio en las bacterias intestinales y una proliferación de las que se encuentran con mayor frecuencia en niños mayores y adultos, lo que aumenta el riesgo de obesidad infantil
  • Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades publicaron datos donde se indica que el 99 % de los niños de entre 1 y 2 años consumen 7 cucharaditas de azúcar añadido al día, un nivel incluso más alto del que se considera seguro para los adultos
  • La lactancia materna tiene beneficios tanto para el niño como para la madre, por ejemplo, protege la salud del microbioma intestinal del niño, reduce el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y mejora el desarrollo cognitivo, asimismo, en el caso de la madre puede disminuir las tasas de cáncer de mama y ovario, así como enfermedades cardiovasculares y depresión posparto

Por el Dr. Mercola

En los últimos años, la ciencia se ha dado cuenta de que su microbioma intestinal es un factor fundamental que impulsa la expresión genética y respalda su sistema inmunológico. Su cuerpo alberga a casi 1 000 especies de bacterias y millones de virus que además de vivir en él, dependen del mismo.

Todos estos organismos tienen diversas funciones y necesitan ser debidamente equilibrados y cuidados con el fin de preservar un buen estado de salud.1

Las investigaciones han vinculado la variedad y composición de su microbioma intestinal con ciertos beneficios y afecciones, como la eliminación de toxinas químicas, la salud mental,2 obesidad,3 diabetes tipo 1 y 2,4 y las enfermedades cerebrales. Los microbios en su intestino pueden afectar su respuesta inmunológica ante la presencia de diversos patógenos ambientales, así como de medicamentos, incluidas las vacunas.

Una de las maneras más fáciles de apoyar o dañar su microbioma es a través de su alimentación. Las pruebas respaldan que consumir alimentos fermentados5 y con fibra6 puede promover un microbioma intestinal saludable. Ahora bien, una investigación reciente ha encontrado una relación entre alimentar a su bebe con fórmula infantil y un cambio en el microbioma intestinal que puede provocar obesidad.7

La comida impacta en las bacterias intestinales

Como probablemente ya lo había sospechado, y la investigación lo ha confirmado, los alimentos que los niños consumen afectan su microbioma intestinal y, en consecuencia, su sistema inmunológico y riesgo de obesidad.

Un reciente estudio publicado en el Journal of Pediatrics8 analizó cómo las bacterias en el sistema digestivo de un bebé afectan tanto la quema como el almacenamiento de grasa y cómo el cuerpo del bebé utiliza la energía.

Los investigadores recopilaron datos del estudio Canadian Health Infant Longitudinal Development (Desarrollo Longitudinal de la Salud Infantil en Canadá) o CHILD por sus siglas en inglés, y su labor se centró en el primer año donde se estudiaron a más de 1 000 bebés en 4 sitios diferentes.9

Las madres informaron la cantidad de leche materna que le proporcionaron a sus bebés, así como cuándo les empezaron a dar la fórmula y la comida sólida. Se incluyeron factores de confusión como el sexo, peso al nacer, antibióticos y tabaquismo materno, entre otras cosas. Las muestras de materia fecal recogidas de los bebés a los 3 o 4 meses y nuevamente a los 12 meses se analizaron con el fin de detectar una variedad de bacterias intestinales.

Cuando sus bebés cumplieron 3 meses, casi la mitad de las mujeres solo los amamantaban, el 16 % únicamente le daba leche de fórmula y aproximadamente el 33 % le daba una combinación de leche materna y fórmula.10

Los datos de muestras fecales revelaron que los bebés que solo fueron amamantados tenían el nivel más alto de bacterias beneficiosas a los 3 meses y al año de edad. A los bebés que solo se les dio fórmula tuvieron la menor variedad de bacterias y una proliferación de microbios que es más común encontrar en niños mayores y adultos.

Además, los bebés que solo se les dio fórmula tenían casi el doble de riesgo de tener sobrepeso en comparación con los que solo fueron amamantados. Aquellos que fueron alimentados con leche materna y fórmula tuvieron un riesgo menor en comparación con aquellos a los que solo se les dio fórmula, sin embargo, aún tenían un riesgo de sobrepeso 60 % mayor en comparación con los bebés a los que solo se les dio leche materna.

La autora principal Megan Azad, Ph.D. y profesora adjunta en la Universidad de Manitoba, comentó que la leche materna contiene azúcares complejos que son necesarios para alimentar ciertos tipos de bacterias, lo que a su vez afecta la forma en la que el cuerpo del niño quema y almacena grasa.11

Curiosamente, la mayoría de las madres en el grupo dieron a luz por vía vaginal y se sabe que este método siembra bacterias beneficiosas en el sistema digestivo del bebé, asimismo, el 96 % de las madres amamantaron inmediatamente después del nacimiento. Este número disminuyó al 54 % en 3 meses.12

En el caso de los bebés que fueron amamantados, las bacterias beneficiosas Bifidobacterium se introdujeron en su intestino y ayudaron a digerir los oligosacáridos presentes en la leche materna.

Una vez que se les empezó a dar alimentos sólidos, comenzaron a crecer microbiomas que se asemejaban más a las variedades adultas. Según el estudio, cuando se encontraba una variedad de microbioma intestinal propia de los adultos a una edad más temprana, el fenómeno se relacionaba con un mayor riesgo de obesidad.13

Si bien la Academia Americana de Pediatría reconoce que no siempre es posible proporcionar exclusivamente leche materna durante los primeros 6 meses de vida, sin embargo, la recomiendan como la opción nutricional más saludable para los bebés.14

Los beneficios de la lactancia van más allá del intestino

Mientras toma una decisión entorno a la lactancia materna para su familia, le será útil saber los beneficios tanto para el bebé como para la madre. Además de los beneficios para las bacterias intestinales que hemos discutidos previamente, la lactancia materna también puede conferir los siguientes beneficios a su bebé:

Inmunidad natural

La lactancia inicialmente proporciona inmunidad pasiva ya que los anticuerpos de la madre se le transmiten al bebé a través de la leche materna. Los investigadores también descubrieron que la leche materna tiene una capacidad única para estimular el sistema inmunológico del bebé con efectos positivos a largo plazo.15

Unión

La interacción cercana durante la lactancia es solo una de las formas en las que las madres experimentan un mayor vínculo con su bebé, el cual puede preservarse en otras etapas de la vida16 e influir en la crianza.

Reducción de la ceguera en bebés prematuros

La retinopatía del prematuro causa ceguera en el 10 % de los casos graves que ocurren en bebés prematuros. Más de la mitad de los niños que nacen antes de las 30 semanas de gestación se ven afectados y la afección ciega a 50 000 niños en todo el mundo.

Un análisis sugiere que la incidencia de enfermedades graves, y por lo tanto la ceguera, podría reducirse en un 90 % si todos los bebés prematuros fueran alimentados con leche materna.17 Los investigadores especulan que el efecto puede deberse a las propiedades antioxidantes y de protección inmunitaria que se encuentran en ella.

Reducción en el síndrome de muerte súbita del lactante

En un estudio, amamantar redujo en un 50 % el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante en niños de todas las edades durante la infancia.18

Mejora el desarrollo cognitivo

Los bebés que son amamantados durante 9 meses o más exhiben un mayor desarrollo cognitivo en comparación con aquellos que no lo han sido,19 asimismo, los investigadores encontraron que los bebés que solo se les ha dado leche materna exhiben un mayor crecimiento cerebral hasta los 2 años.20

Disminuye el número de alergias

En un estudio, recurrir exclusivamente a lactancia previno el desarrollo de enfermedades alérgicas y asma en más de 1 200 parejas de madre e hijo.21

Las madres también disfrutan de los beneficios de la lactancia

Las madres también pueden disfrutar los beneficios de amamantar a sus bebés, algunos de estos son:

Recuperación más rápida del parto: La liberación de oxitocina cuando amamanta ayuda a que el útero regrese a su tamaño normal y reduce el sangrado en el posparto.22

Pérdida de peso más rápida después del parto: Durante el embarazo, su cuerpo almacena automáticamente grasa adicional con el fin de proporcionarle alimentos a su bebé. La producción de leche quema aproximadamente 450 calorías extra por día, lo que ayuda a movilizar las reservas de grasa visceral.23

Disminución de las tasas de cáncer de mama y ovario: La lactancia materna puede reducir el riesgo de cáncer de mama en mujeres que han tenido hijos,24 asimismo, las mujeres tenían un 63 % menos de probabilidades de desarrollar cáncer de ovario cuando amamantaron durante 13 meses o más.25

El riesgo de cáncer de ovario parece disminuir cada mes, ya que las mujeres que amamantaron por 31 meses o más tuvieron un riesgo de cáncer de ovario 91 % menor en comparación con las mujeres que amamantaron menos de 10 meses.

Reducción de las tasas de enfermedad cardiovascular: Las mujeres que amamantan tienen un riesgo de cardiopatía y derrame cerebral 10 % menor,26 además cuanto más tiempo amamanta, mayor será la reducción del riesgo.27

Menor riesgo de depresión posparto: La liberación de la prolactina y oxitocina durante la lactancia produce una sensación pacífica y edificante. Las mujeres que amamantan tienen un menor riesgo de desarrollar depresión posparto en los primeros 4 meses de la vida de su bebé.28

El contacto piel con piel promueve la unión y salud infantil

Las pruebas han demostrado que los neonatos que entran en contacto con la piel de sus madres inmediatamente después de haber nacido permanecen fisiológicamente estables como cuando estaban en el útero hasta los primeros momentos de vida.29

Las madres también muestran un aumento en la vinculación y conducta maternal tras experimentar el contacto piel con piel justo después del nacimiento.

Estos beneficios incrementan en las semanas posteriores al parto. Los bebés son menos propensos a llorar, tienen más probabilidades de mantener su temperatura corporal y tienen una frecuencia cardíaca, respiratoria y presión arterial más estables cuando entran en contacto con la piel de su madre.30

Este tipo de contacto en los bebés prematuros se utilizó por primera vez en Bogotá, Colombia, cuando la escasez de incubadoras para bebés con infecciones graves obligó a los neonatólogos a buscar alternativas.31

Los doctores Edgar Rey y Hector Martínez comenzaron a imitar el cuidado que los canguros les daban a sus recién nacidos y alentaron a las mamás a que pusieran a sus bebés desnudos entre sus senos en posición vertical siempre que pudieran. Los médicos crearon este "método de madre canguro" y descubrieron que las tasas de mortalidad cayeron intempestivamente del 70 % al 30 %.

Aunque la mayoría de las personas relacionan los beneficios del contacto con la lactancia, las madres que eligen alimentar a sus bebés con formula también pueden disfrutar de los beneficios de dicho método, que ayuda a estabilizar la fisiología infantil (estabiliza el ritmo cardíaco, la frecuencia respiratoria y aumenta la saturación de oxígeno32), al mejorar el vínculo entre la madre y su bebé, además de fomentar que duerma mejor.

Los padres son quienes eligen si prefieren amamantar o dar fórmula

Las madres deben decidir un sinfín de cuestiones sobre el cuidado de su nuevo hijo y esto suele ser abrumador. El Royal College of Midwives (RCM) de los Estados Unidos recomienda alimentar exclusivamente con leche materna durante los primeros 6 meses, pero modificó su declaración para decir que sin importar lo que decida, "su elección debe ser respetada".33

Las madres que eligen alimentar con fórmula a sus hijos pueden enfrentar reacciones negativas del personal médico, amigos, familiares e incluso de la opinión pública. La directora ejecutiva del RCM, Gill Walton, explicó que las nuevas pautas ayudan a que las parteras les puedan brindar información y orientación necesaria a las madres para que así puedan decidir qué método utilizarán para alimentar a su bebé. Gill declaró lo siguiente al respecto:34

"Sabemos que cada mujer quiere lo mejor para su bebé y buscamos capacitar a nuestros colaboradores con el fin de que puedan apoyar a las mujeres para que den lo mejor de sí y les permitan tomar las decisiones correctas para ellas y sus bebés".

Los padres tienen el derecho de tomar sus propias decisiones en lo que respecte a sus hijos conforme estos vayan creciendo y alcancen la adultez.

Esos derechos también conllevan la responsabilidad de mantenerlos seguros, así como de buscar información y orientación para tomar la mejor decisión para su familia. Es responsabilidad de los profesionales médicos, amigos y familiares respetar esas decisiones y apoyar a las familias en las medidas que implementen.

Este mismo respeto también debería aplicarse a cuando los padres toman decisiones entorno a las vacunas. Por desgracia, esto no es así.

Por alguna razón, se le confía a un padre que haga la mejor elección para su familia cuando se trata de un tema alimentario, sin embargo, se considera que esos mismos padres ignoran demasiadas cosas como para decidir si quieren vacunar a sus hijos con una mezcla potencialmente tóxica de adyuvantes.

Este es un tema que abordaremos en otro artículo, pero la ironía me resulta sorprendente, ya que RCM agregó específicamente que la elección de una madre en lo que se refiere a amamantar o usar fórmula infantil "debe ser respetada". Si se debe respetar una elección relacionada con la salud, ¿no deberían respetarse todas las elecciones del mismo tipo?

Cómo cuidar el microbioma intestinal de los niños pequeños

Un nuevo informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) indica que el 99 % de los niños pequeños de entre 1 y 2 años consumen 7 cucharaditas de azúcar añadido cada día – una cantidad más alta de la que se considera segura para los adultos.35

El mismo estudio encontró que el 60 % de los niños consumía azúcar añadido antes de cumplir el primer año de vida, lo que aumenta el riesgo de obesidad, malas elecciones de salud y enfermedades como la diabetes tipo 2.36

Esta es la primera vez que los investigadores han evaluado el consumo de azúcar en niños menores de 2 años.37 La investigación encuestó a los padres de 800 niños sobre la cantidad de azúcar añadido que sus niños consumieron en un período de 24 horas. Los investigadores también descubrieron que el problema con el consumo de azúcar solo aumentaba conforme los niños iban creciendo.

La Asociación Americana del Corazón recomienda que los niños menores de 2 años eviten todos los alimentos con azúcares añadidos, esto incluye los cereales listos para comer, productos horneados, postres y yogur.38

Los azúcares añadidos se pueden ocultar en alimentos que parecen saludables. Por ejemplo, una porción de yogur individual con fruta en la parte inferior puede contener hasta 6 cucharaditas de azúcar; una porción de 8 onzas de jugo de manzana o jugo de naranja contiene 5.5 cucharaditas de azúcar. Las frutas secas también pueden contener hasta 21 cucharaditas de azúcar en 1 taza.39

En una entrevista posterior al lanzamiento del estudio de los CDC, la nutrióloga holística Jody Bullock de Des Moines, Iowa,40 comentó que la cantidad de niños que consumen azúcares añadidos era impactante, ya que nadie necesita este tipo de azúcar, sobre todo no los niños.

La experta declaró que los niños comerán lo que su familia esté comiendo, por lo que es importante dar un buen ejemplo. Procure que su comida sea simple, sirva muchos alimentos enteros con color, como frutas y vegetales, asimismo, evite los jugos y los bocadillos con fruta. Algunos de los azúcares añadidos en el estudio fueron:41

Azúcar morena

Endulzante de maíz

Jarabe de maíz

Dextrosa

Fructosa

Glucosa

Jarabe de maíz de alta fructuosa

Miel

Lactosa

Jaraba de malta

Maltosa

Melazas

Azúcar sin refinar

Sacarosa

¿Necesita ayuda para amamantar?

Aunque no todas las mujeres tomarán la decisión de amamantar, la mayoría puede producir cantidades de leche a niveles sumamente adecuados para amamantar con éxito. Dado que las madres no pueden medir la cantidad de leche que consume su bebé, algunas creen que no están produciendo suficiente.

Sin embargo, cuando se utiliza la suplementación con fórmula, se reduce el suministro ya que el mismo depende de la demanda. Dicho de otra forma, mientras más amamanta su bebé, más leche producirá.

Las madres lactantes deben mantenerse bien hidratadas, beber mucha agua y procurar una nutrición óptima con el fin obtener la energía que necesitan para producir leche. Las primeras semanas y meses son fundamentales para el proceso de establecer un suministro de leche sólido. Después de que su bebé nazca, su instinto de succión será muy fuerte, así que comience a amamantarlo lo antes posible.

Los expertos en lactancia recomiendan que coloque a su bebé en el pecho mientras esté en la sala de partos. Esto también ayudará a liberar oxitocina para reducir el sangrado en el posparto y comenzar el proceso de reducir su útero a su tamaño normal.

La primera cantidad de leche que produzca se le denomina calostro, un líquido espeso de color dorado amarilloso que es ligero para el estómago de su bebé y lleno de anticuerpos beneficiosos.

En los próximos días y semanas, su leche cambiará gradualmente de color y consistencia. Los recién nacidos deben ser amamantados al menos una vez cada 2 horas durante aproximadamente 15 minutos en cada lado, pero no siguen un horario establecido.

Cuando adapta el tiempo en el que amamanta conforme a las necesidades de su pequeño, encontrará que hacerlo frecuentemente estimula sus senos para producir cantidades cada vez mayores de leche con el fin de satisfacer la demanda de su bebé a medida que vaya creciendo.

Durante su embarazo y antes de que nazca su bebé probablemente deba comenzar a planificar ciertos aspectos en una clase de lactancia con el fin de tener una experiencia de amamantamiento exitosa. Si quiere prepararse de antemano o si tiene problemas para amamantar una vez que nazca su bebé, la Leche League42 es un excelente recurso al que puede recurrir si necesita ayuda.

También averigüe si el hospital que ha elegido para dar a luz ofrece clases de lactancia y asesores en el tema que pueden ayudarla. Si no es así, posiblemente deba elegir uno que ofrezca mayor respaldo.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo