La hipertensión durante la mediana edad está relacionada con un mayor riesgo de demencia

Hipertension

Historia en Breve -

  • La presión arterial alta podría elevar el riesgo de demencia a niveles inferiores a los oficialmente considerados como "altos"
  • En un estudio en el que participaron más de 8 600 adultos, la presión arterial sistólica de 130 o superior, a los 50 años de edad, estuvo relacionada con un riesgo 38 % mayor de demencia, lo que sugiere que padecer prehipertensión durante la mediana edad podría ponerle en riesgo de desarrollar demencia en el futuro
  • La presión arterial alta podría provocar daños en los vasos sanguíneos, incluyendo a los pequeños vasos sanguíneos cerebrales que tienen un rol en la capacidad de razonamiento y memoria; y podría aumentar el riesgo de demencia al obstaculizar el flujo de la sangre y, por lo tanto, el oxígeno y los nutrientes enviados al cerebro
  • La investigación sugiere que la tractografía, una técnica de modelo en 3D, puede emplearse para detectar signos tempranos de daño cerebral inducidos por hipertensión, mucho antes de que aparezcan los síntomas de demencia, lo que podría facilitar las intervenciones terapéuticas

Por el Dr. Mercola

Casi 75 millones de habitantes en los Estados Unidos--o 1 de cada 3 adultos—presenta presión arterial alta,1 un padecimiento que eleva el riesgo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y, como la investigación lo demuestra cada vez más, demencia.

La presión arterial alta incluso podría aumentar el riesgo de demencia a niveles inferiores de los oficialmente denominados como "altos". En un estudio en el que participaron más de 8 600 adultos, la presión arterial sistólica de 130 o superior a los 50 años estuvo relacionada con un riesgo 38 % mayor de demencia.2

La presión arterial sistólica (la primera medida en la lectura de la presión arterial) representa la presión en los vasos sanguíneos cuando late el corazón. Por lo general, la presión arterial alta es definida como 140/90 mmHg o superior, mientras que la lectura de 120/80 mmHg a 139/89 mmHg es considerada como riesgo o prehipertensión.3

El estudio sugiere que la prehipertensión--que también afecta a 1 de cada 3 adultos--durante la mediana edad, podría ponerle en riesgo de padecer demencia en el futuro.

¿Cómo podría la presión arterial alta elevar su riesgo de demencia?

La presión arterial alta puede provocar daños en los vasos sanguíneos, incluyendo a los pequeños vasos sanguíneos del cerebro que tienen un rol en la capacidad de razonamiento y memoria.4 Al obstaculizar el flujo sanguíneo a su cerebro, la presión arterial alta podría tener efectos devastadores en la salud cerebral.

Keith Fargo, Director de divulgación y programas científicos de la Asociación del Alzheimer, indicó para HealthDay News:5

"El cerebro es un órgano metabólicamente activo. Requiere una gran cantidad de oxígeno y otros nutrientes... Por esa razón, hay un sistema que envía mucha sangre al cerebro. Por lo tanto, cualquier proceso que sea comprometido afectará a la función cerebral y salud en general".

La demencia vascular, el segundo tipo más común de demencia después de la enfermedad de Alzheimer, está relacionada en particular con la presión arterial alta. Al parecer, cuando disminuye el flujo sanguíneo al cerebro, priva a las células del cerebro de oxígeno y los nutrientes necesarios para su funcionamiento óptimo.6

La Sociedad del Alzheimer también destacó otras formas en las que la hipertensión arterial podría alterar su función cerebral:

  • Al forzar a las arterias, lo que podría ocasionar arteriosclerosis, en la cual las arterias se vuelven más rígidas y estrechas; lo que puede dificultar la entrega de nutrientes y oxígeno, y dañar las células cerebrales
  • La presión arterial alta es el factor de riesgo más significativo para derrame cerebral, que podría causar la muerte de las células cerebrales, lo puede generar la demencia vascular relacionada con un derrame cerebral o derrame cerebral posterior
  • Los vasos sanguíneos contraídos podrían provocar pequeñas hemorragias (microhemorragias) o bloqueos en los pequeños vasos sanguíneos profundos del cerebro, lo que con el tiempo puede originar una enfermedad en los pequeños vasos; y a su vez, contribuye al desarrollo de la demencia vascular subcortical

Si bien, durante mucho tiempo la hipertensión durante la mediana edad fue relacionada con la demencia, se ha vuelto evidente que padecer hipertención a una edad más temprana también puede elevar el riesgo. Entre las mujeres de 40 años de edad con presión arterial alta, el riesgo de demencia podría aumentar hasta en un 73 %, lo cual no ocurre en el caso de los hombres.7

Un daño cerebral sutil causado por la presión arterial alta podría detectarse en etapas tempranas

Si bien, a menudo los signos y síntomas de demencia no se presentan hasta etapas posteriores de la vida, los cambios que los generan podrían comenzar mucho antes. "Realmente, su riesgo de demencia es una cuestión que podría manifestarse en cualquier momento de la vida.

Las personas creen que la demencia solo ocurre en los adultos mayores, porque es cuando se observan más comúnmente sus síntomas clínicos. Sin embargo, las circunstancias que influyen en el deterioro cognitivo se establecen a lo largo de su vida", indicó Fargo.8

Por lo general, el daño causado por la presión arterial alta crónica en el cerebro puede revelarse por medio de imágenes de resonancia magnética (MRI) convencionales, pero cuando el daño cerebral es visible, podría ser demasiado tarde para detener la neurodegeneración.

No obstante, la investigación publicada en Cardiovascular Research sugiere que la tractografía, una técnica de modelo en 3D, podría utilizarse para detectar signos tempranos de daño cerebral inducidos por la hipertensión, mucho antes de que aparezcan los síntomas de demencia.9

Giuseppe Lembo, coordinador del estudio, indicó en un comunicado de prensa:

"El problema es que por lo general las alteraciones neurológicas relacionadas con la hipertensión se diagnostican solo cuando el deterioro cognitivo es evidente o cuando la resonancia magnética tradicional muestra signos evidentes de daño cerebral. En ambos casos, a menudo es demasiado tarde para detener el proceso patológico".10

Para el estudio, los pacientes que no exhibían signos de daño cerebral en una prueba de neuroimagen convencional ni tenían un diagnóstico de demencia, realizaron una resonancia magnética especializada para identificar el daño microestructural en la sustancia blanca cerebral.

Entre los pacientes con hipertensión, se encontró un deterioro de las fibras de materia blanca que conectaban las áreas del cerebro relacionadas con la atención, emociones y memoria. Esta técnica de diagnóstico puede identificar de forma temprana el daño inducido por la hipertensión, lo que podría permitir que el daño sea abordado antes de que ocurran otros signos o síntomas. El autor del estudio, Lorenzo Carnevale, señaló:11

"Un aspecto importante que se debe considerar es que todos los pacientes examinados no demostraron signos clínicos de demencia y, en la prueba de neuroimagen convencional no presentaron signos de daño cerebral.

Por supuesto que, sería necesario realizar más estudios, pero creemos que el uso de la tractografía conducirá a la identificación temprana de personas con riesgo de demencia, lo que permitirá intervenciones terapéuticas oportunas".

Si su presión arterial es elevada, es importante hacer cambios en la alimentación--y considerar el ayuno

Para tratar y recuperarse eficazmente de la presión arterial alta, es importante comprender su causa subyacente que, con frecuencia esta relaciona una excesiva producción corporal de insulina y leptina en respuesta a una alimentación alta en carbohidratos y alimentos procesados.

A medida que se incrementan los niveles de insulina y leptina, se eleva la presión arterial. Con el tiempo, podría padecer resistencia a la insulina y/o leptina.

Una dieta cetogénica, baja en carbohidratos y alta en grasas es mucho más saludable y le permitirá a su cuerpo quemar grasa en vez de glucosa como su principal combustible. Eso tiene el efecto secundario y deseado de mejorar la función mitocondrial, que es fundamental para prevenir enfermedades y optimizar la salud.

Cuando sus mitocondrias están dañadas o son disfuncionales, no solo disminuyen sus reservas de energía, lo que provoca fatiga y confusión mental, sino que también se vuelve vulnerable a las enfermedades degenerativas, incluyendo al deterioro neurodegenerativo.

El ayuno es un apoyo natural para la dieta cetogénica y es una de las medidas más efectivas para normalizar su sensibilidad a la insulina/leptina. Recomiendo limitar la alimentación a dos comidas diarias, ya sea desayuno/almuerzo o almuerzo/cena, dentro de un rango de seis a ocho horas por día.

Esta programación alimenticia es una forma de ayuno intermitente, ya que al consumir todos sus alimentos dentro de cierto período de tiempo todos los días, al final también realizará un ayuno diario. Además, al hacer ayunos de agua más largos obtendrá poderosos beneficios en su salud, aunque debe esforzarse para lograrlos.

Los betabeles ayudan a disminuir la presión arterial

El betabel (también conocido como remolacha) es un súper alimento que debe incluir en su alimentación, si tiene problemas para controlar su presión arterial. Este vegetal proporciona poderosos beneficios tanto para la presión arterial como para el cerebro, en especial cuando es combinado con el ejercicio, gracias a su alto contenido de nitrato.

Su cuerpo transforma los nitratos en óxido nítrico (NO), lo que mejora la oxigenación y tiene un impacto beneficioso en sus sistemas circulatorio e inmunológico.

En un estudio en el que participaron 26 hombres y mujeres de mediana edad diagnosticados con presión arterial alta, recibieron jugo de betabel o un placebo para beberlo tres veces a la semana, una hora antes del ejercicio, durante seis semanas.12

El jugo de betabel aumentó la oxigenación tisular y flujo sanguíneo en el grupo de tratamiento. También, mejoró la neuroplasticidad cerebral al optimizar la oxigenación de la corteza somatomotora, un área cerebral que frecuentemente es afectada durante las primeras etapas de la demencia.

Sn embargo, debe considerar que el betabel tiene un alto contenido de azúcar que podría hacer que el consumo de betabel crudo y su jugo sea contraproducente durante la fase de transición inicial a una dieta cetogénica, ya que se trata de que su cuerpo queme grasas en vez de azúcares como su principal combustible.

En estos casos, el jugo de betabel fermentado, también conocido como kvas de betabel, puede ser una opción mucho más conveniente, ya que prácticamente elimina todo el azúcar durante el proceso de fermentación.

A menudo incluyo alrededor de 1 a 2 onzas de betabel crudo en mi smoothie diario, además de tomar un suplemento de polvo de raíz de betabel fermentado. Sin embargo, si padece diabetes o resistencia a la insulina, debe monitorear cuidadosamente los efectos del jugo de betabel crudo en su salud general. Las verduras de hoja verde son otra excelente fuente de nitratos naturales que se convierten en NO en el cuerpo.

De hecho, las verduras de hoja contienen más nitratos por porción que el betabel, y la rúcula ocupa el primer lugar entre los vegetales, seguida por el ruibarbo. Consumir ajo también podría ser beneficioso, ya que aunque es bajo en nitratos, ayuda a incrementar la producción de NO al aumentar los niveles de óxido nítrico sintasa (NOS), que convierte la L-arginina en NO en presencia de cofactores como las vitaminas B2 y B3.13

Como realizar el entrenamiento de liberación de óxido nítrico

El NO es un gas soluble almacenado en el revestimiento de los vasos sanguíneos, llamado endotelio. Este compuesto es producido dentro de las células endoteliales gracias al aminoácido L-arginina, el cual actúa como una importante molécula de señalización en todo el cuerpo.

Además de promover una función endotelial y salud cardiaca saludables, el NO sustenta un flujo sanguíneo saludable al ayudar a dilatar las venas y arterias. A su vez, permite que el oxígeno y los nutrientes vitales fluyan libremente en el cuerpo--lo que beneficia la circulación y salud cerebral.

En promedio, por cada década de vida se pierde el 10 % de la capacidad corporal para producir óxido nítrico, pero los ejercicios de calistenia podrían ayudar a incrementar su producción. Existen muchas opciones, pero usualmente realizo una versión modificada de uno desarrollado por el Dr. Zach Bush.

La liberación de óxido nítrico involucra solo cuatro movimientos--sentadillas, levantamiento de brazos alternados, tijeras sin salto y press de hombros--que se realizan en repeticiones de 10, con cuatro series de cada uno. El entrenamiento dura solo tres o cuatro minutos y debe repetirse tres veces al día, con un mínimo de dos horas de descanso entre las sesiones.

Tener buena condición física es importante no solo para disminuir la presión arterial, sino también para reducir el riesgo de demencia. De hecho, los investigadores de la Universidad de Gotemburgo en Suecia revelaron que las mujeres con mejor condición cardiovascular presentaban un riesgo 88 % menor de demencia, que las que tenían una condición física moderada.14

Además, incluso es crucial contar con una buena condición física, ya que las mujeres que tienen menor condición física presentaron un riesgo 41 % mayor de demencia, en comparación con las que tenían una condición física promedio. La capacidad cardiovascular puede ser un indicador de eficiencia del flujo sanguíneo hacia el corazón y cerebro.

La autora del estudio y fisioterapeuta, Helena Horder, indicó para Time, "si los vasos sanguíneos pequeños y la circulación cardiaca se encuentran bien, entonces el cerebro también será influido de forma positiva por la buena circulación de los vasos pequeños".15

Además, sus entrenamientos regulares deberían incluir el entrenamiento de fuerza, que de igual manera ha demostrado tener un fuerte impacto en la función cerebral y la memoria.16

El método EFT para abordar el lado emocional de la hipertensión

A menudo, la hipertensión tiene un componente emocional, en especial si padece estrés o ansiedad crónica.

Aparte de los cambios en el estilo de vida mencionados anteriormente, el control del estrés debe ser una parte regular de su plan para disminuir la hipertensión, y emplear las Técnicas de Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés) es una excelente sugerencia. El método EFT implica una combinación de presionar los meridianos energéticos específicos en el cuerpo y expresar afirmaciones positivas.

Su función es eliminar el "cortocircuito"--bloqueo emocional--del sistema bioenergético del cuerpo, y así restaurar el equilibrio de la mente y cuerpo, que es esencial para optimizar la salud y curar enfermedades físicas.

Sería una buena idea intentarlo incluso si su presión sanguínea es leve (u ocasionalmente) elevada, ya que cuanto antes tome medidas para mantener su presión arterial bajo control, menor será el impacto que tendrá sobre su salud en general, incluyendo a su cerebro, en los años venideros.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario