Estos son los mejores nutrientes para la temporada de gripe y resfriado

gripe y resfriado

Historia en Breve -

  • Los cuatro nutrientes conocidos por exhibir un poderoso efecto protector durante la temporada de resfriados y gripe son las vitaminas C y D, zinc y beta-glucanos. Además, si siente que padece una gripe o resfriado puede emplearlos de forma constante
  • La investigación apoya el uso de la vitamina C cuando padece un resfriado común para disminuir la duración de los síntomas. Intente tomar de 3 a 4 gramos de vitamina C liposomal cada hora hasta que se sienta mejor
  • Los bajos niveles de vitamina D pueden elevar el riesgo de contraer una gripe o resfriado. Si presenta síntomas de gripe o resfriado y no ha tomado vitamina D con regularidad, o sabe que tiene bajos niveles, debe tomar 50 000 UI diarias durante tres días para tratar una infección aguda
  • El zinc representa la tercera deficiencia nutricional relacionada con un mayor riesgo de gripe o resfriado. De igual manera, puede reducir la duración y severidad del resfriado si es tomado cuando se manifestan los primeros signos de infección
  • Los beta-glucanos presentes en los hongos pueden mejorar la actividad y función de las células NK, y las investigaciones demuestran que si cuenta con suficientes células NK en su sistema, no contraerá influenza

Por el Dr. Mercola

El resfriado común es la causa principal de visitas médicas en los Estados Unidos.1 Existen diversos factores que pueden incrementar el riesgo de resfriado, entre ellos:2

Temporada — La mayoría de los resfriados ocurren durante los meses de otoño e invierno,3 y las investigaciones revelan que existe más de una razón.

Para empezar, el clima frío mantiene a las personas en espacios cerrados, lo cual puede incrementar la exposición a quienes ya están enfermos. Las temperaturas frías también podrían debilitar la primera línea de defensa inmunológica de la nariz.4

Las investigaciones5 revelan que el sistema inmunológico responde más lentamente a temperaturas frías que a la temperatura corporal, y por lo general el rinovirus, conocido por replicarse más rápido en temperaturas más bajas, invade el cuerpo por medio de la nariz, donde el aire tiende a ser más frío que la temperatura corporal.

Asimismo, el aire seco del invierno puede secar las membranas mucosas, lo cual podría empeorar los síntomas del resfriado.

Edad — El sistema inmunológico en niños menores de 6 años de edad todavía se encuentra en desarrollo y aún no ha creado resistencia a muchos virus, por lo que los niños tienden a presentar más resfriados que los adultos.

Sistema inmunológico debilitado — La mala alimentación, falta de sueño, estrés, alergias alimenticias, exceso de ejercicio y enfermedades crónicas o recurrentes, son factores que pueden debilitar el sistema inmunológico.

Tabaquismo — En comparación con los no fumadores, los fumadores son más propensos a padecer resfriados, y tienen mayor riesgo de desarrollar infecciones posteriores.6

Exposición — Un resfriado puede ser trasmitido a través del contacto físico directo con uno de los casi 200 virus que pueden desencadenar los síntomas.7 Una persona que padezca un resfriado podría contagiarlo al tocarle la mano, estornudar cerca de la cara de alguien o por contacto con su cuerpo, donde ha rociado el virus del resfriado después de toser o estornudar.

Por lo tanto, estar cerca y en contacto con otras personas, como en la escuela, guardería o avión, aumenta el riesgo de contraer un resfriado.

Una vez que se encuentra dentro de su cuerpo, el virus se adhiere al revestimiento de su garganta o nariz, lo que activa el sistema inmunológico del cuerpo para enviar glóbulos blancos. Si ha creado anticuerpos contra ese virus en el pasado, no durará mucho.

Sin embargo, si el virus es nuevo, su cuerpo enviará refuerzos para combatirlo, lo cual inflamará su nariz y garganta. Con tantos recursos corporales destinados a combatir el resfriado, se sentirá cansado y abatido. La buena noticia es que existen formas sencillas de fortalecer su función inmunológica para protegerse del resfriado común e influenza.

Los cuatro nutrientes conocidos por exhibir un poderoso efecto protector durante la temporada de gripes y resfriados son las vitaminas C y D, el zinc y los beta-glucanos. Además, si siente que padece una gripe o resfriado puede utilizarlos de forma constante. También es importante consumir mucha fibra prebiótica y dormir la cantidad de horas adecuadas.

La vitamina C ejerce un poderoso efecto protector contra la gripe y resfriado

Las investigaciones8,9,10 apoyan el uso de la vitamina C cuando padece un resfriado común, para reducir la duración de los síntomas. Por lo general, cuanto mayor sea la dosis que tome, mejores serán los resultados. Sin embargo, existen limitaciones al tomar vitamina C por vía oral, ya que podría producir heces blandas.

Puede obtener dosis más altas al utilizar vitamina C liposomal o vitamina C por vía intravenosa. En lo personal, tomo de 3 a 4 gramos de vitamina C liposomal cada hora en las raras ocasiones en que me enfermo, con excelentes resultados.11

Como regla general, no recomiendo emplear altas dosis de vitamina C a menos que sea en su forma liposomal. Tampoco recomiendo consumir suplementos de vitamina C a largo plazo o de forma crónica, ya que eso podría causar desequilibrios nutricionales.

Por ejemplo, tomar grandes dosis de vitamina C (ácido ascórbico) de manera regular puede disminuir sus niveles de cobre, por lo que si ya tiene deficiencia de cobre y toma altas dosis de vitamina C, realmente podría comprometer su sistema inmunológico.

Por lo tanto, si bien, puede ser beneficioso tomar mega dosis de vitamina C liposomal para combatir un caso de gripe o resfriado, para tener apoyo durante todo el año, debe obtener la vitamina C por medio de sus alimentos.

Por ejemplo, los kiwis son excepcionalmente altos en vitamina C. La investigación12 publicada en la revista British Journal of Nutrition encontró que llevar una alimentación que incluyera mucha cantidad de kiwis podría reducir la duración y gravedad de los síntomas de infección en el tracto respiratorio superior de adultos mayores.

Otros alimentos con alto contenido de vitamina C son las frutas cítricas, pimiento rojo, brócoli, coles de bruselas, calabaza cacahuate, papaya y batata.

Consuma altas dosis de vitamina C para combatir infecciones virales

Según indicó el Dr. Albert Szent-Gyorgyi, un bioquímico que fue el primero en aislar la vitamina C y que recibió un Premio Nobel por su investigación sobre la vitamina, la "salud" ocurre cuando hay un amplio flujo e intercambio de electrones en sus células.

Un deterioro o deficiencia en el flujo e intercambio de electrones puede equivaler a una "enfermedad", y cuando el flujo e intercambio cesan por completo, sus células mueren. La oxidación, causada por los radicales libres en el cuerpo, involucra la pérdida de electrones.

Los antioxidantes contrarrestan el proceso de la enfermedad causado por la oxidación (pérdida de electrones) mediante el suministro de electrones. La vitamina C es un antioxidante importante, y quizás el donante de electrones más importante que existe para mantener el flujo óptimo de electrones hacia las células.

Según informó “Orthomolecular Medicine News” (una fuente informativa sin fines de lucro ni comerciales):13

"Las altas dosis de vitamina C pueden ser un tratamiento muy seguro y efectivo para tratar las infecciones virales. En dosis altas, la vitamina C podría neutralizar a los radicales libres, ayudar a eliminar los virus y fortalecer el sistema inmunológico del cuerpo. Tomar suplementos de vitamina C de forma rutinaria puede ayudar a prevenir infecciones virales".

Para tratar los tipos de gripe graves, como gripe porcina, se recomiendan dosis muy altas de vitamina C por vía intravenosa, generalmente entre 200 000 y 300 000 miligramos o más.14 Para poder hacerlo, primero necesita acudir con un médico. En muchos casos, incluso la saturación de vitamina C podría reemplazar a los medicamentos antivirales.

La deficiencia de vitamina D puede ser una causa subyacente de gripe y resfriado

Los bajos niveles de vitamina D también podrían elevar el riesgo de contraer una gripe o resfriado.15 La vitamina D —producida en la piel en respuesta a exponerse a la luz solar— es una hormona esteroide con una potente actividad antimicrobiana, capaz de combatir bacterias, virus y hongos.

Claramente, la evidencia indica que cuanto más bajo sea el nivel de vitamina D, mayor será el riesgo de padecer una gripe o resfriado.16

El Dr. John Cannell, fundador del Consejo de la Vitamina D, fue uno de los primeros en presentar la idea de que, la deficiencia de vitamina realmente D podría ser una causa subyacente de influenza. Al inicio, su hipótesis17 fue publicada en la revista Epidemiology and Infection en 2006.18

Después, su hipótesis fue seguida y respaldada por estudios publicados en la revista Virology en 200819 y en Archives of Internal Medicine en 2009.20 Desde entonces, otros estudios han llegado a conclusiones similares.

Muy recientemente, una revisión científica21,22 sobre 25 ensayos controlados y aleatorios confirmó que suplementar con vitamina D podría estimular el estado inmunológico y disminuir las tasas de gripes y resfriados.

Al igual que Cannell —antes que ellos— los investigadores consideran que la vitamina D podría tener un efecto protector al aumentar los péptidos antimicrobianos en los pulmones, y que "esta es una de las razones por las que las gripes y resfriados son más comunes durante la temporada de invierno, cuando la exposición a la luz solar (y, por lo tanto, la producción natural de vitamina D) está en su punto más bajo..."23

Según este equipo de investigación internacional, por cada 33 personas que toman un suplemento de vitamina D una persona podría evitar la influenza, mientras que para prevenir un solo caso de gripe 40 personas deben recibir la vacuna contra la gripe.

Entre las personas que presentaban deficiencia severa de vitamina D al inicio del estudio, 1 de cada 4 personas que tomaron un suplemento de vitamina D logró un efecto protector contra la gripe.

Para optimizar el nivel de protección, debe realizarse la prueba al menos dos veces al año y tener el objetivo de mantener un nivel entre 60 y 80 nanogramos por mililitro (ng/mL) durante todo el año.

Aunque la mejor fuente de vitamina D es exponerse prudentemente a los rayos de sol, es posible que muchas personas no tengan acceso a suficiente luz solar durante los meses de invierno, lo que podría convertir en una necesidad suplementarla por vía oral. Su mejor fuente es exponerse de forma prudente a la luz solar.

Si en el área donde vive no tiene esta opción, lo recomendable es consumir un suplemento oral de vitamina D3. En este caso, debe considerar que también podría requerir tomar calcio y vitamina K2 (forma MK7) para proteger sus arterias, y magnesio para activar a la vitamina D.

¿Tiene síntomas de resfriado o gripe? Pruebe este tratamiento intensivo

Si manifiesta síntomas de gripe o resfriado y no ha tomado vitamina D con regularidad, podría consumir 50 000 unidades internacionales (UI) diarias durante tres días para tratar una infección aguda. (Cannell considera que la dosis podría llegar a ser tan alta como 1 000 UI por libra de peso corporal, durante tres días).

Con base en lo anterior, si nunca antes había estado expuesto a antígenos aún existe la posibilidad de que la vitamina D no funcione, incluso al tomar estas mega dosis. (En última instancia, lo mejor sería mantener un nivel de vitamina D entre 60 y 80 ng/mL durante todo el año). De forma alternativa, debe tomar entre 3 y 4 gramos de vitamina C liposomal cada hora, hasta que se sienta mejor.

El bajo contenido de zinc también puede elevar el riesgo de infecciones virales

El zinc representa una tercera deficiencia nutricional relacionada con un mayor riesgo de gripe y resfriado. De igual manera podría reducir la duración y severidad del resfriado si se toma cuando aparecen los primeros signos de infección.

Su cuerpo no cuenta con los medios para almacenar el zinc, por lo que depende de un suministro diario por medio de su alimentación. Para obtener una lista de los alimentos con alto contenido de zinc, le recomiendo consultar mi artículo, "El Zinc: uno de los mejores suplementos para ayudar a combatir la gripe y el resfriado".

El zinc es un componente que está presente en al menos 3 000 proteínas y más de 200 enzimas diferentes en el cuerpo. De hecho, este elemento participa en más reacciones enzimáticas corporales que cualquier otro mineral.

Asimismo, puede incrementar la producción de glóbulos blancos y ayudarlos a combatir las infecciones con mayor eficacia. También podría apoyar al sistema inmunológico para liberar más anticuerpos. Si el cuerpo tiene una cantidad insuficiente de zinc, experimentará mayor susceptibilidad a diversos agentes infecciosos, ya que los glóbulos blancos no pueden funcionar sin el zinc.

Este nutriente influye en múltiples aspectos del sistema inmunológico, incluyendo a los neutrófilos, células asesinas naturales (NK), fagocitosis, producción de citocinas e incluso la regulación de los genes dentro de los linfocitos.

Las pastillas de zinc podrían disminuir la duración de un resfriado

Al igual que con otros nutrientes, lo mejor es asegurarse de obtener suficiente cantidad de zinc por medio de su alimentación durante todo el año. Sin embargo, si es afectado por un resfriado, podría utilizar pastillas de zinc.

Un metaanálisis24 sobre siete ensayos aleatorios publicados en 2017 concluyó que las personas que tomaban pastillas de zinc disminuían en un promedio de 33 % la duración de sus resfriados.

El acetato de zinc puede ser ligeramente mejor que el gluconato de zinc, aunque la diferencia no fue considerada significativa; el citrato de zinc es una tercera forma. Al tomar un suplemento con diversas formas —en caso de contar con esta opción— podría obtener múltiples beneficios.

El sulfato de zinc es una de las formas inorgánicas del zinc y puede causar irritación estomacal, por lo que no recomiendo utilizarlo. Según este estudio:

Cinco ensayos emplearon dosis de zinc de 80 a 92 mg/día, lo cual redujo en un 33 % la duración del resfriado común, y dos ensayos emplearon dosis de zinc de 192 a 207 mg/día y encontraron un efecto del 35 %. La diferencia entre los ensayos de zinc en dosis altas y en dosis bajas no fue significativa...".

Los beta-glucanos podrían proteger contra la gripe al estimular las células asesinas naturales

El beta-glucano es un polisacárido conocido por estimular el sistema inmunológico y combatir el cáncer. Los hongos, como el shiitake, maitake y hongo ostra son una buena fuente de este nutriente.25

Es importante señalar que los beta-glucanos pueden mejorar la actividad y función de las células NK,26 y la investigación reciente27,28 demuestra que si tiene suficiente cantidad de células NK en su sistema, no contraerá influenza.

Según informó el sitio web “Live Science”,29 un gen específico llamado KLRD1 "podría servir como indicador de los niveles de células asesinas naturales en una persona".

El KLRD1 es un gen receptor que se encuentra en la superficie de las células NK, y el nivel de KLRD1 en la sangre de una persona antes de exponerse al virus de influenza fue capaz de predecir con 86 % de precisión si tal persona contraería la gripe.

De acuerdo con el autor principal del estudio, Purvesh Khatri, profesor asociado de medicina y ciencia de datos biomédicos en la Facultad de Medicina en la Universidad de Stanford, el KLRD1 es "el primer biomarcador que demuestra susceptibilidad a múltiples cepas de influenza".30 Según informó el sitio web de noticias científicas “Eurekalert”:31

[E]n general, las personas que tenían un conteo entre 10 y 13 % de asesinos naturales [células NK] entre sus células inmunológicas no sucumbieron a la gripe, mientras que quienes no alcanzaron el 10 % del conteo de células asesinas naturales, terminaron enfermas.

Es una línea fina, dijo Khatri, pero la diferencia entre los grupos es muy evidente, ya que todos los que tenían 10 % o más de células asesinas naturales resistieron la infección y no demostraron síntomas. Khatri indicó que sus hallazgos podrían ayudar a los profesionales de la salud a entender quién tenía el mayor riesgo de infección por gripe".

Beta-glucanos: un poderoso nutriente para prevenir la gripe y resfriado

Diversos estudios han confirmado que los beta-glucanos pueden proporcionar un potente efecto protector contra la gripe y el resfriado, incluyendo a los siguientes.

  • Un estudio realizado en 201332 encontró que tomar 900 mg de beta-glucanos en forma de levadura de cerveza durante 16 semanas redujo en un 25 % la tasa de infecciones por resfriado, y disminuyó en un 15 % los síntomas en las personas que se habían enfermado
  • Los maratonistas que tomaron 250 mg de levadura de cerveza durante 28 días después de un maratón fueron 37 % menos propensos a contraer una gripe o resfriado, en comparación con los que tomaron un placebo33
  • Las personas que tomaron 250 mg diarios de un producto con beta-glucanos, llamado Wellmune WGP, durante 90 días informaron haber reducido en 43 días los síntomas de infección del tracto respiratorio superior, en comparación con los que tomaron un placebo34
  • Un estudio realizado con animales en 201535 encontró que alimentar a los ratones con beta-glucanos durante dos semanas "había reducido significativamente los efectos de la infección por influenza en la tasa de mortalidad total". Según los autores, "estos efectos fueron causados por estimular la reacción inmune humoral y celular, lo que podría causar una menor carga viral"

La necesidad de dormir más horas

La importancia del sueño tampoco debe ser subestimada. Los estudios demuestran que no dormir la cantidad de horas adecuadas (lo que para la mayoría de los adultos sería alrededor de ocho horas por noche) puede deteriorar rápidamente su función inmunológica, lo cual podría dejar a su sistema completamente expuesto a factores ambientales, incluyendo a los virus de la gripe y resfriado.

El hecho de perder tan solo una hora de sueño por noche podría incrementar la expresión de los genes relacionados con la inflamación, excitabilidad inmunológica, diabetes, cáncer y estrés.36

Un interesante estudio realizado con animales37 y publicado en 2012, encontró que el reloj circadiano de los ratones controlaba un gen esencial del sistema inmunológico que ayudaba a sus cuerpos a detectar y prevenir bacterias y virus.

Cuando había niveles más altos de ese gen particular, llamado receptor 9 tipo Toll (TLR9), los ratones podían resistir mejor las infecciones. Como señaló el autor principal, el Dr. Erol Fikrig, de la Facultad de Medicina en la Universidad de Yale:

"Estos hallazgos no solo revelan un nuevo vínculo molecular directo entre los ritmos circadianos y sistema inmunológico, sino que también crea un nuevo paradigma en la biología de la respuesta inmunológica general con implicaciones importantes en la prevención y tratamiento de la enfermedad".

Al optimizar su función inmunológica podría mantenerse saludable durante el invierno

Como puede observar, existen medidas sencillas para disminuir drásticamente el riesgo de gripe y resfriado durante esta temporada de invierno. Lo ideal es optimizar los niveles de vitamina D y asegurarse de consumir suficiente cantidad de zinc y vitamina C por medio de los alimentos, todos los días. Eso puede sentar la base para contar con una función inmunológica saludable.

Para optimizar aún más su función inmunológica y prepararla para la temporada de gripes y resfriados, posiblemente deba considerar tomar un suplemento de beta-glucanos.

Y si llega a contagiarse de una gripe o resfriado, podría disminuir de forma significativa su duración y gravedad por medio de dosis altas de vitamina C o D (o una combinación de ambas, a corto plazo) o pastillas de zinc.

Otros factores que también son importantes incluyen a la fibra, alguna fuente de prebióticos, y dormir, tanto para prevenir la gripe como el resfriado, así como durante el tratamiento de estas infecciones.

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario