Los 10 productos cosméticos más peligrosos

productos peligrosos

Historia en Breve -

  • Un análisis sobre los productos para el cuidado personal y limpieza encontró que entre los 10 productos más peligrosos se incluía un champú para niños, perfume JLo Glow, Kaboom con OxiClean, desodorante aerosol corporal Axe y champú Organix
  • Los productos de venta libre no son intrínsecamente seguros ya que se utilizan casi 13 000 sustancias químicas en los productos cosméticos y solo se han realizado pruebas de seguridad en el 10 %. Este vacío legal fue originado por la Ley Justa de Empaquetado y Rotulación, la cual no obliga a las empresas a revelar sus secretos comerciales
  • El Grupo de Trabajo Ambiental encontró que por lo general los perfumes contenían una docena o más de sustancias químicas potencialmente peligrosas, y que algunas se derivaban del petróleo. Esta mezcla de sustancias químicas podría ser responsable de un número cada vez mayor de eventos adversos informados después de exponerse a productos para el cuidado personal
  • Debe buscar productos sin sustancias químicas peligrosas, como parabenos, "fragancia", triclosan y tolueno, o considerar elaborar productos caseros con ingredientes naturales y seguros

Por el Dr. Mercola

Por desgracia, solo porque un producto se venda sin receta no significa que sea seguro. De hecho, de las casi 13 000 sustancias químicas utilizadas en los productos cosméticos, solo se han realizado pruebas de seguridad en el 10 %.

Si bien, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos tiene la autoridad de regular los ingredientes que contienen los cosméticos y productos para el cuidado personal, a menudo no la ejerce.1

Por si fuera poco, la FDA les deja la responsabilidad de garantizar la seguridad de los productos a las mismas empresas que fabrican y comercializan los cosméticos. No solo es un obvio conflicto de intereses, sino que "ni la ley ni las regulaciones de la FDA requieren pruebas específicas para demostrar la seguridad de los productos o ingredientes individuales".2

Por lo tanto, aunque las empresas de cosméticos son responsables de verificar la seguridad, no requieren realizar pruebas, y por lo tanto, no tienen que compartir sus datos de seguridad. De hecho, la FDA ni siquiera está autorizada para ordenar retiros comerciales de sustancias químicas peligrosas.

Las empresas de cosméticos3 también pueden recurrir a un vacío legal en la Ley Justa de Empaquetado y Rotulación,4 que les permite a las empresas retener información relacionada con sus "secretos comerciales", que abarca a los ingredientes saborizantes y fragancias.5

En colaboración con Environmental Defense y otros grupos de los Estados Unidos, los Colaboradores para la Prevención del Cáncer de Mama (BCPP, por sus siglas en inglés) analizaron los productos para el cuidado personal y limpieza que se venden en las principales tiendas minoristas en Canadá para identificar los ingredientes sin revelar de las fragancias.6

La falta de regulación federal en Canadá y los Estados Unidos ha ocasionado que los consumidores enfrenten mayor riesgo de exposición.

Su derecho a estar informado

El proyecto de BCPP, Campaign for Safe Cosmetics, es una coalición nacional generalizada de organizaciones sin fines de lucro, cuya misión es proteger la salud de los consumidores al asegurar las reformas necesarias para eliminar sustancias químicas peligrosas relacionadas con efectos adversos en la salud.7

El proyecto de investigación inició con estudios científicos y pruebas previas de productos que indicaban que se utilizaban ampliamente sustancias químicas relacionadas con el cáncer, defectos de nacimiento, disrupción endocrina y otros efectos adversos en productos de belleza, para el cuidado personal y limpieza.

Sin embargo, a pesar de la evidencia de investigación, continúa habiendo una falta de requisitos de etiquetado exigidos por la legislación, lo que deja a los consumidores desinformados sobre los peligros latentes en los productos que llevan a sus hogares todos los días.

Para realizar esta prueba, BCPP y sus colaboradores compraron y realizaron análisis en 140 diferentes productos de belleza, para el cuidado personal y limpieza.

En particular, los productos comercializados para niños, mujeres de color y productos comercializados por celebridades como "buenos para el medioambiente" o "ecológicos" presentaron riesgos.

Uno de los resultados más preocupantes fue que muchos de los productos para el cuidado personal analizados contenían más sustancias químicas peligrosas que los productos para limpieza.8

La industria ha invertido millones de dólares e innumerables horas de cabildeo en su lucha contra la divulgación de ingredientes por mandato legislativo. Las fragancias son un excelente negocio, ya que se utilizan en productos para el cuidado personal y limpieza.

El valor del mercado para los saborizantes y fragancias en Norteamérica representa casi seis mil millones de dólares y se prevé que alcance los USD 7.42 miles millones para 2020.9

Lista de los 10 productos más peligrosos analizados

La industria de las fragancias cuenta con casi 4000 sustancias químicas que las empresas no tienen la obligación de divulgar. BCPP contrató dos laboratorios de terceros para hacer pruebas independientes.

El primero evaluó los compuestos orgánicos volátiles y el otro realizó una cromatografía de gases bidimensional en un subconjunto de 32 productos, incluyendo los champús, desodorantes, limpiadores multiusos y lociones.

Había un promedio de 136 sustancias químicas en los productos para limpieza, así como un promedio de 146 en productos para el cuidado personal. Posteriormente, el equipo comparó el nombre del producto con el tipo de sustancias químicas que desencadenaban disrupción hormonal, asma, toxinas del desarrollo y cáncer.

De estos datos, se clasificaron los 10 productos principales con las sustancias químicas más peligrosas, en términos del número más alto vinculado a estos efectos en la salud.10 Los productos que conforman esta lista y provienen directamente del informe del BCPP fueron:11

Just for Me Shampoo — Un champú para niños, de un kit para relajar el cabello comercializado para niños de color por Strength of Nature

Perfume JLo Glow — Una fina fragancia elaborada por Coty y avalada por el ícono de la música, televisión y películas, Jennifer López

Limpiador para azulejos y bañera Kaboom + OxiClean — Comercializado como un "excelente limpiador, seguro y fácil de usar", creado por Church & Dwight Co.

Loción corporal Olay Luminous Tone — Elaborado por Procter & Gamble y comercializado por sus propiedades antienvejecimiento

Desodorante aerosol corporal Axe Phoenix — Un rociador corporal elaborado por Unilever y comercializado para hombres jóvenes, con una campaña publicitaria abiertamente sexual

Perfume Daisy de Marc Jacobs — Otra fragancia elaborada por Coty que lleva el nombre del famoso diseñador y presenta a jóvenes bellas y radiantes en sus campañas de mercadotecnia

Perfume Wonderstruck de Taylor Swift — Una fina fragancia de Revlon respaldada por la querida cantante de pop y country, Taylor Swift

Champú Organix (OGX) — Un producto de Johnson & Johnson comercializado como parte de una línea de productos “ecológicos/sostenibles” para mujeres jóvenes

Formulation 64-RP — Un limpiador industrial y desinfectante utilizado por conserjes, bomberos y otros

Perfume White Linen — Creado por Estée Lauder en 1978, y comercializado como "un perfume hermoso" para mujeres jóvenes y mayores

Si bien, estos fueron los 10 productos principales, es importante recordar que el equipo realizó pruebas en 140 productos para limpieza y cuidado personal, entre los cuales el jabón amarillo resultó contener la menor cantidad, tenía 46 sustancias químicas.

Otros productos para limpieza, como el limpiador para azulejos y bañera Kaboom + Oxiclean, tenía 229 sustancias químicas. De los 25 productos para el cuidado personal analizados, solo 3 tenían menos de 100 y ninguno tenía menos de 75 sustancias químicas.

Ejemplos de perfumes vinculados a enfermedades crónicas

Los perfumes podrían emitir un el olor peligroso. El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés) encontró que los perfumes, colonias y aerosoles corporales más populares podrían contener trazas de esencias naturales, pero generalmente tenían una docena o más de sustancias químicas potencialmente peligrosas.

Algunas de estas sustancias químicas artificiales eran derivadas del petróleo.

En una prueba de laboratorio independiente, el proyecto “Campaign for Safe Cosmetics”12 encontró 38 sustancias químicas secretas en 17 fragancias líderes, incluyendo a los principales culpables, entre ellos American Eagle, Coco Chanel, Britney Spears y Giorgio Armani. Tras un análisis de datos, EWG comentó:13

"El producto de fragancia promedio analizado contenía 14 sustancias químicas secretas que no aparecían en la etiqueta; que incluían a sustancias químicas relacionadas con la disrupción hormonal y reacciones alérgicas, además no se han realizado pruebas para determinar la seguridad de muchas sustancias presentes en productos para el cuidado personal".

A menudo, los fabricantes de estos perfumes populares utilizan términos de mercadotecnia como "floral", "exótico" o "almizclado" sin revelar el complejo cóctel de sustancias químicas sintéticas utilizadas para crear tal aroma.

El producto de fragancia analizado por el proyecto Campaign for Safe Cosmetics contenía 14 sustancias químicas que no aparecían en la etiqueta, algunas estaban vinculadas a efectos de disrupción hormonal, reacciones alérgicas y sustancias químicas sin pruebas de seguridad.

Los ingredientes no divulgados también incluyen a sustancias químicas que se acumulan en el tejido humano, como los ftalatos de dietilo, que se encuentran presentes en casi el 97 % de los habitantes de los Estados Unidos y están relacionados con daño en el esperma.

Además, su informe14 encontró que la FDA estaba desinformada de forma similar, ya que una revisión de los registros del gobierno reveló que no se realizaron pruebas para determinar la seguridad de la gran mayoría de las sustancias químicas utilizadas en fragancias, destinadas a productos en aerosol para el cuidado personal.

Los ftalatos continúan utilizándose en productos para el cuidado personal

Sin embargo, las sustancias químicas no divulgadas que aparecían bajo la etiqueta genérica "fragancia" no solo eran riesgosas, sino que algunas de las incluidas en la lista eran sustancias químicas protectoras contra los rayos ultravioleta relacionadas con la disrupción hormonal y casi 24 sensibilizadores químicos responsables de generar reacciones alérgicas.

Algunas empresas manufactureras han tenido un avance en restringir o eliminar ciertas sustancias químicas en las fragancias, como los ftalatos,15 y si bien estos últimos solo son una de las sustancias químicas riesgosas presentes en las fragancias, representan un paso en la dirección correcta.

Los hallazgos de un estudio multicéntrico hicieron una fuerte correlación entre la exposición a ftalatos de una madre durante su embarazo y los cambios en el desarrollo de los genitales de su hijo.

Otro estudio realizado en una clínica de infertilidad demostró que la exposición estaba correlacionada con el daño en el ADN del esperma, y un tercer estudio en niños de 4 a 9 años de edad relacionó los problemas de comportamiento con una mayor exposición materna a los ftalatos de bajo peso molecular.16

Incremento en los informes de eventos adversos

Si bien, la FDA es muy ineficaz en regular estos productos, es más difícil cuando no se le informan los efectos adversos; además cuenta con un sistema de notificación de eventos adversos que contiene información sobre las quejas que se le envían acerca de los productos.

La base de datos está diseñada para respaldar los programas de monitoreo de seguridad e incluye los síntomas, información del producto y resultados del paciente.17

En 2016, el sistema de notificación de eventos adversos del Centro para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición Aplicada (CFSAN, por sus siglas en inglés) de la FDA se puso a disposición de la población.18

Un análisis de los eventos fechados entre 2004 y 2016, incluyendo a los informes voluntarios de consumidores y profesionales de la salud, demostró más de 5 000 eventos reportados, con un promedio de 396 eventos por año.

Sin embargo, el número promedio oculta una tendencia cada vez más frecuente. Por ejemplo, en 2015 hubo 706 y en 2016 hubo más de 1 500 eventos informados. Los tres productos más comúnmente reportados fueron para el cuidado del cabello, protección de la piel y tatuajes. Los autores del informe sugieren que se necesita hacer un mejor monitoreo, al indicar que:19

"A diferencia de los dispositivos, productos farmacéuticos y suplementos alimenticios, los fabricantes de cosméticos no tienen la obligación legal de reportar los eventos adversos a la FDA; CFSAN refleja solo una pequeña porción de todos estos eventos.

Los datos sugieren que los consumidores atribuyen a los cosméticos una parte significativa de los graves resultados en la salud".

El incremento en los efectos adversos reportados ante la FDA en 2016 solo ocurrió después de que la agencia solicitó a los consumidores y médicos que informaran sobre los eventos relacionados con los productos fabricados por Chaz Dean Cleansing Conditioners, bajo la marca Wen.20

Cuando se presentan quejas de eventos adversos ante algún fabricante, no está legalmente obligado a enviar los informes a la FDA. Tras una investigación, la FDA descubrió otras 21 000 quejas presentadas ante Chaz Dean.21

Es muy probable que comúnmente se le informen los efectos adversos al fabricante y no a la FDA, lo que indica que no se reportan los números totales en el sistema CFSAN.

Evite estas sustancias químicas tóxicas que contienen los productos para el cuidado personal

A pesar de las más de 21 000 quejas de los consumidores, Guthy-Renker, la empresa de mercadotecnia de la marca WEN, dijo para la red de radio NPR:22

"Damos la bienvenida a los esfuerzos legislativos y regulatorios para mejorar aún más la seguridad del consumidor por parte de la industria de productos cosméticos. Sin embargo, no hay evidencia creíble que respalde la afirmación equivocada y falsa de que los productos de la marca WEN causen pérdida de cabello".

Hasta que se mejore el control sobre las sustancias químicas en productos para el cuidado personal, pruebas de seguridad y regulaciones para proteger al consumidor, es importante que lea la etiqueta de todos los productos para el cuidado personal y cosméticos que adquiera.

Enseguida se encuentra la lista de algunas de las sustancias químicas más peligrosas presentes en muchos productos para el cuidado personal:23,24

Parabenos — Este químico, que se encuentra en los desodorantes, lociones, productos para el cabello y cosméticos, es un disruptor hormonal que imita la acción de la hormona femenina estrógeno, y puede promover el crecimiento de tumores de mama en humanos.

Un estudio publicado en 2012 encontró que al parecer los parabenos de antitranspirantes y otros cosméticos, elevaban el riesgo de cáncer de mama.25

BHA y BHT — Estas sustancias químicas se utilizan como conservadores en el maquillaje y humectantes, y se sospecha que son disruptores endocrinos.26

Colorantes artificiales — Las etiquetas FD&C o D&C se utilizan para representar a los colorantes artificiales. Las letras van precedidas por un color y número, como D&C Red 27. Los colorantes se derivan del alquitrán de carbón o del petróleo, y se sospecha que son cancerígenos. También se les ha vinculado con el TDAH en niños.

Fragancia — Esta se refiere a una extensa categoría de sustancias químicas protegidas como información de propiedad exclusiva, y los fabricantes no tienen que reportar los cócteles químicos utilizados para producir los aromas en las hojas suavizantes de ropa, perfumes, champús, jabones corporales, y todo lo que tenga un ingrediente llamado "fragancia".

Conservadores liberadores de formaldehído — Aunque está prohibido añadir formaldehído, ya que es un carcinógeno conocido, los fabricantes han descubierto que otras sustancias químicas actúan como conservadores y liberan formaldehído.

Las sustancias químicas como el cuaternio-15, diazolidinil Urea, metenamina y hidantoína se utilizan en diversos cosméticos y liberan formaldehído de forma paulatina, con el tiempo.

Lauril sulfato de sodio y lauril éter sulfato de sodio — Estos son surfactantes que se encuentran en más del 90 % de los productos para el cuidado personal y limpieza, y su propósito es hacer que el producto forme espuma. Se sabe que irritan los ojos, piel y pulmones, además podrían interactuar con otras sustancias químicas para formar nitrosaminas, un conocido cancerígeno.

Tolueno — Está hecho de petróleo o alquitrán de hulla, se encuentra en la mayoría de las fragancias sintéticas y esmalte de uñas. La exposición crónica está relacionada con la anemia, bajo nivel en el conteo de células sanguíneas, daño hepático o renal, y puede afectar en el desarrollo de un bebé nonato.

Triclosán — Este ingrediente antibacteriano presente en los jabones y otros productos, se ha relacionado con alergias, disrupción endocrina, aumento de peso y respuestas inflamatorias, además podría promover el desarrollo de tumores hepáticos y renales.

Propilenglicol — Este alcohol orgánico reducido puede emplearse como agente acondicionador de la piel y se encuentra en cremas hidratantes, protectores solares, acondicionadores, champús y espray para el cabello.

También, se ha agregado en medicamentos para ayudar al cuerpo a absorber las sustancias químicas más rápidamente y en los cigarrillos electrónicos. Es irritante para la piel, tóxico para el hígado y los riñones; de igual manera podría producir síntomas neurológicos.27,28,29

Prevenga una posible exposición al elaborar productos caseros

Su piel es muy susceptible a absorber sustancias químicas, por lo tanto, lo que sucede sobre su cuerpo es tan importante como lo que consume. Las sustancias químicas que consume podrían filtrarse por medio de un microbioma intestinal saludable, una protección que no obtiene cuando son absorbidas por medio de la piel.

Considere prevenir la exposición al elaborar muchos de sus productos para el cuidado personal en su hogar y consultar en la base de datos Skin Deep del EWG30 para encontrar productos para el cuidado personal libres de sustancias químicas potencialmente peligrosas.

Si desea evitar ingredientes potencialmente tóxicos, algunas de las opciones más seguras es utilizar los productos que exhiban el sello "USDA 100 % orgánico".

Busque recetas para elaborar productos caseros para bañarse y lavarse las manos que no contengan subproductos y conservadores adicionales.

Por ejemplo, el aceite de coco es un humectante para tener una piel saludable, con propiedades antibacterianas naturales. Asimismo, el aceite de coco se puede utilizar como acondicionador para el cabello, así que debe asegurarse de comenzar con muy poca cantidad.

Considere diluir 25 % de vinagre de sidra de manzana en agua para lavar su cabello. Rocíe su cabello con la solución y déjelo reposar durante cinco minutos antes de enjuagar completamente. Es posible que deba modificar esta dilución en función de su tipo de cabello, ya que el vinagre de manzana es un agente acondicionador.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo