Anniversary Sale Anniversary Sale

PUBLICIDAD

¿Qué tipos de análisis sanguíneos podrían indicarle su estado de salud?

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

Historia en Breve -

  • Si bien, la mayoría de los profesionales de la salud dependen de los rangos de referencia proporcionados por el laboratorio, hay un conjunto de rangos de referencia óptimos basados en evidencia que pueden predecir más fácilmente la patología subyacente
  • Los bajos niveles de bilirrubina están evidentemente relacionados con el aumento en el riesgo de la mortalidad por todas las causas, ya que es un antioxidante lipofílico y marcador de la peroxidación lipídica. La gamma-glutamil transferasa (GGT), otro poderoso indicador de mortalidad, no debe ser superior a los 20 U/L
  • Los hombres y mujeres tienen diferentes rangos de referencia en la proporción de aspartato aminotransferasa (AST) y alanina aminotransferasa (ALT) —enzimas hepáticas que indican la función hepática— y el rango ideal para una salud óptima es alrededor de los 20 U/L, y no de los 40 a 50 U/L como lo indican los rangos clínicos
  • La viscosidad de la sangre puede influir en diversos padecimientos, incluyendo: la enfermedad del hígado graso no alcohólico, cálculos biliares, densidad ósea y otros; además puede calcularse por medio de dos marcadores: proteína total y hematocrito
  • Una de los puntajes de mortalidad más valiosos es la puntuación de riesgo de Intermountain, creado con base en los marcadores básicos de química sanguínea de decenas de miles de pacientes en un entorno hospitalario. Con base en estos marcadores sanguíneos básicos, puede obtenerse una puntuación del riesgo de mortalidad de 30 días, un año y cinco años

El Dr. Bryan Walsh es un médico naturópata muy versado en vías biológicas moleculares y profesor asociado en la Universidad de Western States. En este artículo, abordamos algunos de los datos sorprendentes que puede obtener por medio de un análisis sanguíneo básico, que muchos médicos convencionales desconocen o no informan.

Por desgracia, incluso muchos profesionales de la medicina funcional desconocen esta información. Uno de los problemas es que, incluso muchos médicos no están seguros sobre cuáles son los diferentes marcadores.

“Nunca olvidare que el primer marcador que decidí investigar más detalladamente fue la albúmina”, indicó Walsh. “Observaba en el laboratorio y pensaba: '¿qué es realmente la albúmina? Me refiero a, ¿cuál es la historia fisiológica de la albúmina? ¿Dónde se crea? ¿Bajo qué circunstancias se produce?...

Me percaté de que una vez que conocí toda la historia fisiológica de la albúmina... no necesitaba un libro para saber por qué era baja o alta. Cuando conoce las razones por las que se produce, dónde se crea, por qué y cómo se almacena, y cuánto tiempo dura (su vida media)... es fácil pensar por qué los niveles de albúmina están altos o bajos.

Esto fue hace más de una década y desde entonces no he parado. Luego, me percaté de que tenía que aprender la fisiología de cada uno de estos marcadores lo mejor posible. Cuanto más sabía [acerca de estos marcadores], más [las pruebas de laboratorio] comenzaban a tener sentido.

Pero al hacerlo, también me topé con muchos problemas. Uno de ellos fue que, el nivel ideal de los rangos de referencia óptimos o funcionales era arbitrario, pero resulta que hay muchos estudios publicados que sugieren que existe un mejor rango de referencia para casi todos los marcadores, que puede saber por medio de la química sanguínea estándar”.

Por citar un ejemplo, convencionalmente, no hay un rango funcional de límite inferior para la bilirrubina. Sin embargo, cuando Walsh extrajo los estudios disponibles que encontró, y para su sorpresa, descubrió que eso no era cierto.

“Los bajos niveles de bilirrubina estaban muy evidentemente vinculados con un incremento en la mortalidad por todas las causas”, indicó. “Pero, la pregunta es, '¿por qué?' Entonces, es cuando comprende que la bilirrubina total es un antioxidante lipofílico, y un marcador de la peroxidación lipídica...

Si analiza los estudios, podrá saber cuál es el nivel que podría indicar que se produce un exceso de peroxidación líquida. La pregunta es, ¿cuántos médicos saben esta información? En lo personal, lo desconocía. Tuve que investigar para conocer esos datos. ¿Cuántos médicos convencionales no utilizan la bilirrubina como marcador?”

¿En qué consiste la teoría celular de la salud?

Walsh explica lo que ha denominado como "la teoría celular de la salud". En resumen, los niveles de organización estructural tal como se enseñan en fisiología básica revelan de lo que estamos hechos a nivel físico.

A nivel microscópico, estamos compuestos de átomos, sustancias químicas o elementos que se encuentran en la tabla periódica, como carbono, oxígeno, nitrógeno, fósforo, calcio, magnesio, molibdeno, etc.

“Si combina dos o más átomos junto con sustancias químicas y elementos, obtendrá una molécula... La glucosa, aminoácidos y triacilgliceroles, todos son moléculas.

Si combina las moléculas puede obtener una macromolécula. Si combina un cúmulo de glucosa, obtendrá glucógeno. Si combina muchos aminoácidos obtendrá una proteína... y si combina tres ácidos grasos y un glicerol [obtendrá] triacilglicerol.

Si combina estas macromoléculas creará organelos: todas las partes de una célula [como] las mitocondrias, retículo endoplásmico, ribosomas y núcleo. Luego, si los combina y envuelve en una membrana de fosfolípidos, obtendrá una célula”.

La célula es la parte elemental de un organismo que es completamente capaz de vivir. Cuando las células son combinadas, se obtienen tejidos, de los cuales existen cuatro tipos diferentes: conectivo, neural, muscular y epitelial. Si combina estos cuatro tejidos obtendrá un órgano. (La mayoría de los órganos están compuestos por estos cuatro tejidos, al menos en cierta medida).

Los órganos con funciones similares forman un sistema de órganos. Como por ejemplo el sistema digestivo, respiratorio e integumentario. Una vez que se combinan todos los sistemas, finalmente se obtendrá un organismo completo; en este caso, el cuerpo humano.

“Ahora, he aquí la cuestión”, indicó Walsh, “Cuando una persona manifiesta un signo o síntoma de cualquier tipo, entonces [necesita] retroceder hasta los niveles de organización. Digamos que tiene el síndrome premenstrual (PMS) o hay problemas de infertilidad. No todo el organismo [es disfuncional], se trata de un sistema de órganos.

Probablemente, eso lo dirigirá hacia el sistema endocrino, ¿correcto? Pero un sistema de órganos realmente está formado por un grupo de órganos. En una mujer que manifiesta PMS, es posible que no se trate del timo, ni que se trate directamente de las glándulas adrenales o páncreas; sino de sus ovarios.

Según los niveles de organización, en realidad un órgano consiste en cuatro tipos diferentes de tejidos. Entonces, si esta mujer padece PMS, ¿dónde se produce su disfunción? ¿Se ha producido en las células epiteliales? Quizás, porque esas son las células hormonales de los ovarios.

No se trata del tejido conectivo, ni del tejido muscular de los ovarios. Probablemente no ocurra en el tejido neural, pero en realidad el tejido epitelial solo es un grupo de células. Entonces, en primer lugar ¿de dónde proviene la disfunción que manifiesta esta mujer? Se origina en sus células.

En otras palabras, las células sanas producen tejidos sanos. Los tejidos sanos producen órganos sanos. Los órganos sanos crean sistemas de órganos sanos. Los sistemas de órganos sanos producen un organismo saludable; este es el modelo que he creado.

Podríamos debatir sobre los organelos saludables, como las mitocondrias y el retículo endoplásmico, pero si las células están saludables, entonces el organismo estará sano...

Las células requieren tres condiciones. Primero, necesitan poder generar energía...

Para generar energía, necesitan oxígeno para la cadena de transporte de electrones. Necesitan el sustrato adecuado: glucosa y ácidos grasos. Deben tener organelos sanos y los micronutrientes adecuados para poder realizar todos estos procesos bioquímicos en el interior de la célula.

Si uno de esos procesos es disfuncional, entonces tendrá células, tejidos, órganos, sistemas de órganos y organismos disfuncionales.

La segunda cuestión es que, necesitan estar protegidos de agentes que, de otra manera, podrían dañarlos...

Las infecciones pueden causar disfunción celular... Un anticuerpo puede causar disfunción celular... especies reactivas del oxígeno (ROS)... o toxinas... Podría contar con todos los nutrientes, sustratos... pero si se encuentra expuesto a toxinas, ROS, o si hay desregulación o infecciones en el sistema inmunológico, entonces presentará una disfunción celular.

[Tercera] tiene que haber un entorno adecuado. El pH de la célula tiene que ser correcto. Debe tener un buen estado de hidratación... la comunicación celular [debe ser buena]...

Por último, su genética [y] epigenética podrían influir en todas estas circunstancias. Esa es la base... [y] puede evaluar la mayoría de esos componentes por medio de un análisis de química sanguínea”.

La química sanguínea tiene rangos de referencia ideales

A lo largo de los años, Walsh ha recopilado más de 100 artículos que detallan los rangos de referencia óptimos para la mayoría de los marcadores principales en los análisis de química sanguínea, incluyendo a los auxiliares, como el A1C.

Lo que es importante comprender es que, si bien, la mayoría de los médicos confían en los rangos de referencia proporcionados por el laboratorio, hay un conjunto de rangos de referencia óptimos basados en evidencia, que pueden predecir más fácilmente la patología subyacente.

Por ejemplo, los niveles de glucosa en ayunas deben estar entre 82 y 88 miligramos por decilitro (mg/dL), indicó Walsh, según los estudios disponibles, mientras que la glucosa debería estar entre 82 y 130 mg/dL, en los días que no ayuna.

Otro ejemplo es la proporción de aspartato aminotransferasa (AST) y alanina aminotransferasa (ALT): enzimas hepáticas que indican la función hepática. Por lo general, el rango clínico es entre 40 y 50 unidades por litro (U/L).

Mientras tanto, los estudios médicos "demuestran muy claramente qué; primero, los hombres y las mujeres deben tener un rango de referencia diferente de AST y ALT, y segundo, [el rango ideal] no debe ser muy superior a los 20 U/L", indicó Walsh.

Los indicadores gamma-glutamil transferasa (GGT) y hierro

La gamma-glutamil transferasa (GGT), que es un poderoso indicador de mortalidad, tampoco debe ser superior a 20 U/L. "Cuántos médicos han observado los niveles de GGT y han dicho ‘está bien’, cuando, de hecho, de acuerdo con los estudios, ocurre todo lo contrario", indicó Walsh. La GGT es una enzima hepática involucrada en el metabolismo del glutatión y transporte de aminoácidos y péptidos.

La prueba de GGT no solo podrá indicarle si tiene daño hepático, sino que también puede utilizarse como marcador para detectar el exceso de hierro libre; además es un excelente indicador del riesgo de muerte súbita cardíaca.

En los últimos años, los científicos han descubierto que la GGT es altamente interactiva con el hierro.

El exceso de hierro tiende a elevar los niveles de GGT, y cuando la ferritina sérica y GGT son altos, podría haber un riesgo significativamente mayor de problemas de salud crónicos, porque entonces hay una combinación de hierro libre, que es muy tóxico, y hierro almacenado, lo cual mantendrá el proceso de toxicidad.

“Existe un artículo realizado en 2012 que demuestra que la membrana de los glóbulos rojos (eritrocitos) es un objetivo de la GGT… la cual modifica la membrana de los eritrocitos. Luego, algunos de estos elementos, como por ejemplo el hierro y cobre, podrían liberarse aún más... Debido a eso, el glutatión libera cisteinilglicina a través de la GGT.

En presencia del hierro o cobre, inicia la reacción de Fenton. Ese es el momento cuando se presenta un estrés oxidativo masivo. Una cuestión que no he podido comprender por completo es que, ¿si el hierro y el cobre tuvieran niveles más normales, entonces la GGT sería menos problemática?

Aun considero que es un marcador de exposición a xenobióticos y de... estrés oxidativo debido a la deficiencia de glutatión”, indicó Walsh.

La GGT es una prueba económica que debe incluirse en todos los laboratorios. En cuanto a la ferritina sérica, Walsh sugiere un límite inferior de 50 nanogramos por mililitro (ng/mL) y un límite superior de 115 ng/mL para las mujeres y tan alto como 150 ng/mL para los hombres, aunque admite que podría argumentarse que la ferritina debería ser inferior a los 100 ng/mL en ambos sexos.

Padezco talasemia beta y, como resultado, tengo un alto riesgo de hemocromatosis (exceso de hierro), ya que mis glóbulos rojos se reciclan con demasiada frecuencia. Con base en mi análisis sobre los estudios, considero que el rango de referencia más ideal para reducir el riesgo de mortalidad por todas las causas sería entre los 30 y 40 ng/mL para hombres, y mujeres que no se encuentren menstruando.

Así mismo, Walsh sugiere considerar el cobre y la capacidad total de fijación del hierro (TIBC). Una de las funciones del cobre es convertir el hierro en una forma transportable y utilizable en el proceso de síntesis. Sin el cobre, el cuerpo no podría emplear el hierro existente. Como resultado, si los niveles de cobre son bajos y su cuerpo no puede utilizar el hierro, podría aumentar la TIBC.

La anemia por deficiencia de cobre tiene exactamente los mismos marcadores que la anemia por deficiencia de hierro, con la excepción de los neutrófilos, que tienden a ser bajos cuando hay deficiencia de cobre. Un indicio de que podría padecer anemia por deficiencia de cobre, y no la anemia por deficiencia de hierro, es si no ha podido solucionarla con suplementos de hierro.

Los marcadores de viscosidad sanguínea

La viscosidad de la sangre es otra cuestión sobre la cual las pruebas sanguinas podrían revelar información valiosa. La viscosidad de la sangre puede influir en un sin número de padecimientos diferentes, incluyendo al hígado graso no alcohólico, cálculos biliares, densidad ósea y osteoporosis, diabetes, enfermedades cardiovasculares, disfunción endotelial y otros.

Por desgracia, prácticamente nadie mide la viscosidad de la sangre; pero, se puede hacer. Walsh lo explica:

“Si analiza que es lo que contribuye a la viscosidad; que, por cierto, está relacionado con el contenido básico de la sangre. ¿De qué se compone la sangre? Lo más abundante en la sangre, después del agua, son las proteínas: albúmina, globulina y fibrinógeno. Pensaba, 'la proteína tiene que contribuir a esto y al contenido proteico en la química de la sangre'.

He aquí, un cálculo validado que considera la tasa de viscosidad a alta o baja velocidad, que se ha validado en diversas ocasiones; se ha comparado con la verdadera viscosidad de la sangre total. Los dos marcadores que se necesitan son la proteína total y hematocrito. Eso es todo...

Es muy fácil de calcular, y se ha validado. Todos los médicos deberían aplicarlo en los pacientes...”

El índice de hígado graso

Por lo general, el término dislipidemia se refiere al colesterol alto, LDL alto, HDL bajo y niveles anormales de triglicéridos. Pero, la investigación sugiere que el HDL alto también puede calificarse como dislipidemia, ya que tampoco es normal. Walsh cita un artículo en el que el criterio de inclusión fue el hígado graso diagnosticado por ultrasonido.

El rango promedio de AST/ALT en todos estos pacientes con hígado graso se situó en sus 20s. Generalmente, los médicos utilizan las enzimas hepáticas para diagnosticar el hígado graso. Sin embargo, también puede utilizar el índice de hígado graso, que consiste en GGT, triglicéridos, circunferencia de la cintura e índice de masa corporal (BMI).

“Es muy específico. Es bastante preciso como indicador de hígado graso”, señaló Walsh. “Aquí, todo lo que necesita es la circunferencia de cintura... BMI... y los niveles de triglicéridos y GGT. [Con eso] puede, con cierta confianza, predecir si padece hígado graso o no. O al menos desde la perspectiva de toma de decisiones clínicas, podrá decidir si es lo que busca”.

La prueba de la puntuación del riesgo de Intermountain

Otra prueba que la mayoría de los médicos desconoce, incluyéndome, es la puntuación del riesgo de Intermountain. "Me topé con este tipo de análisis porque me encanta la química de la sangre", indicó Walsh.

“Es la mejor prueba, la más valiosa, precisa y económica que podríamos realizar. Me siento realmente frustrado como médico funcional o naturópata porque realizamos todas estas pruebas tan costosas de medicina funcional sin sustento científico, cuando hay tanta información que podríamos extraer de este tipo de análisis [puntuación del riesgo de Intermountain]”.

La prueba de la puntuación del riesgo de Intermountain es un puntaje del riesgo de mortalidad creado con base en los marcadores químicos básicos de la sangre de decenas de miles de pacientes en un entorno hospitalario, incluyendo al hemograma completo (CBC), sodio, bicarbonato de potasio, volumen medio de plaquetas y otros aspectos básicos.

En función de estos marcadores, podría obtener el riesgo de mortalidad de 30 días, un año y cinco años.

“Esa puntuación de riesgo de mortalidad de cinco años es muy valiosa”, indicó Walsh, “es posible que tenga a alguien que sea relativamente saludable, que se autorecete una gran cantidad de suplementos, tal vez haga un poco de ejercicio, trate de alimentarse lo más sano posible”. Pero, en términos fisiológicos, hay algo que no está bien.

Es posible que acuda con su médico y todo parezca normal. Digamos que tiene buenos niveles de glucosa. Si se analizaran todos estos marcadores y obtuviera una puntuación ligeramente alta, eso indicaría que no todo está bien...

De nuevo, si la antítesis de la salud óptima es la muerte, podrá saber su probabilidad. Si su puntuación no es buena, podría consultarlo con alguien que realmente pueda analizarla y le haga algunas recomendaciones para tratar de mejorar algunas de estas cuestiones.

Solo es otro ejemplo de que pueden obtenerse más datos de los que está proporcionando la prueba de química sanguínea. Cuestiones como la osmolaridad, viscosidad, índice de hígado graso, y puntuación del riesgo de Intermountain”.

En el sitio web de Intermountain se encuentra disponible una calculadora gratis para determinar la puntuación del riesgo, donde también podrá encontrar más información sobre este puntaje. Simplemente ingrese sus variables y calculará su puntaje.

Información adicional

Para obtener más información, consulte el sitio web de Walsh, DrWalsh.com. También, encontrará más información sobre su tour familiar en medicina funcional. Si es médico clínico, le recomiendo asistir a una de sus conferencias en las que aprenderá mucho más sobre la teoría celular unificada de la salud, análisis de química sanguínea y rangos de referencia basados en evidencia de Walsh.

Su gira cubre 12 ciudades de los Estados Unidos, entre marzo y octubre de 2019, que incluye a Baltimore, Charlotte, Jacksonville, Dallas, Phoenix, Condado de Orange, San Francisco, Portland, Broomfield, Minneapolis, St. Louis y Boston.

En definitiva, es algo que puede mejorar radicalmente su capacidad para entender y realizar intervenciones interclínicas exitosas y así mejorar la salud de sus pacientes. Asistiré al evento en Jacksonville, Florida, el 13 y 14 de abril.

Además de tener dos días de presentaciones en vivo, también cuenta con cinco horas de videos previos al evento, así que podrá conocer las cuestiones básicas y profundizar aún más en el tema durante las sesiones en vivo, así como tener acceso a una copia digital de todas las diapositivas, referencias y bibliografía presentadas.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario