Spring Sale Spring Sale

PUBLICIDAD

Emiten una advertencia de salud pública para la pasta dental con fluoruro

Escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

pasta dental fluoruro niños

Historia en Breve -

  • Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, el 40 % de los niños entre 3 y 6 años de edad utiliza cantidades potencialmente peligrosas de pasta dental
  • Los CDC y la Asociación Dental Americana (ADA, por sus siglas en inglés) recomiendan que los niños de este grupo de edad no utilicen una cantidad mayor al tamaño de un chícharo, y los menores de 3 años no usen una cantidad mayor al tamaño de un grano de arroz en su cepillo dental
  • Las pastas dentales que contienen fluoruro portan una advertencia en su etiqueta que dice "si consume accidentalmente más de lo que usa para cepillarse, debe buscar ayuda profesional o contactar con un centro de control de envenenamiento de inmediato"
  • Si bien, el consumo de pasta dental es un motivo de preocupación, se dice que beber agua fluorada no solo es seguro sino también beneficioso para los dientes
  • El agua fluorada es una fuente mucho más importante de exposición al fluoruro que la pasta dental. Las investigaciones recientes demostraron que la prevalencia de fluorosis dental entre los niños de 10 a 12 años en tres provincias de Ecuador era casi del 90 %; se encontró una relación estadística positiva entre la fluorosis dental y consumo de bebidas embotelladas

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos el 40 % de los niños entre 3 y 6 años de edad emplea cantidades potencialmente peligrosas de pasta dental.

Los CDC y la Asociación Dental Americana (ADA, por sus siglas en inglés) recomiendan que los niños de este grupo de edad no utilicen una cantidad mayor al tamaño de un chícharo, y los menores de 3 años no usen una cantidad mayor al tamaño de un grano de arroz en su cepillo dental.

El problema con el uso de cantidades excesivas de pasta dental está vinculado con su contenido de fluoruro.

Si observa cuidadosamente, verá que las pastas dentales que contienen fluoruro portan una advertencia en su etiqueta que indica "si consume accidentalmente más de lo que usa para cepillarse, debe buscar ayuda profesional o comunicarse con un centro de control de envenenamiento de inmediato".

Esta advertencia fue impuesta de forma obligatoria en productos dentales que contenían fluoruro por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos en abril de 1997. Lo irónico es que, si bien, consumir pasta dental es un motivo de preocupación, se supone que debemos creer que beber cualquier cantidad de agua fluorada no solo es seguro sino también beneficioso para nuestros dientes.

Demasiada cantidad de fluoruro puede causar fluorosis dental

La cuestión es que el fluoruro es una sustancia tóxica sin requerimiento biológico conocido. Incluso, los investigadores han cuestionado su eficacia como profiláctico anticaries tópico.

La caries dental es causada por la desmineralización de los dientes por los ácidos formados durante la fermentación bacteriana de los azúcares en la alimentación. La desmineralización es contrarrestada con el depósito de minerales en la saliva. Sin embargo, el proceso de remineralización es lento y se dice que el fluoruro puede prevenir la caries dental a través de mejorar esta remineralización.

El problema es que, realmente los dientes no dependen del fluoruro para la remineralización. Además, la investigación ha concluido que la capa protectora de fluoruro que se forma en los dientes es hasta 100 veces más delgada de lo que se creía.

Durante mucho tiempo se había creído que el fluoruro convertía el mineral principal del esmalte dental, hidroxiapatita, en un material más resistente a la caries llamado fluorapatita.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que la capa de fluorapatita formada de esta manera solo tenía un grosor de 6 nanómetros; lo que significa que se necesitarían casi 10 000 capas de este tipo para cubrir el grosor de un cabello humano. Como señalaron los autores, "habría que preguntarse si esas capas tan delgadas... realmente podrían tener un efecto protector en el esmalte".

Mientras tanto, se ha demostrado que el fluoruro puede causar daño sistémico significativo cuando es consumido, lo cual forma parte de la nueva advertencia de los CDC contra el uso excesivo de pasta dental. Según informó el Chicago Sun Times:

“Cepillarse con una excesiva cantidad de pasta dental puede dañar el esmalte, ya que los niños podrían consumir demasiado fluoruro mientras se desarrollan sus dientes", indicaron los CDC. Esto puede causar fluorosis dental, manchas blancas y decoloración en los dientes”.

Sin embargo, la fluorosis dental solo es un problema superficial del daño que puede causar el fluoruro.

Por ejemplo, la evidencia demuestra que el fluoruro es un disruptor endocrino que podría afectar los huesos, cerebro, glándula tiroides, glándula pineal e incluso los niveles de azúcar en la sangre. Es importante destacar que es una neurotoxina conocida, que ha demostrado disminuir el coeficiente intelectual de los niños.

En los Estados Unidos, la mayoría de los niños tienen dientes dañados por el fluoruro

Según las investigaciones presentadas en la Conferencia Nacional de Salud Bucal, de abril de 2017, en Albuquerque, Nuevo México, el 57 % de los jóvenes entre las edades de 6 y 19 años presenta fluorosis dental, un padecimiento en el cual el esmalte de los dientes se decolora y aparecen manchas.

Cuando los investigadores de la Red de Acción del Fluoruro (FAN, por sus siglas en inglés) analizaron el mismo conjunto de datos, encontraron que más del 21 % de los adolescentes padecía fluorosis moderada y el 2 % presentaba fluorosis severa.

Según FAN, "ahora, los datos sugieren que hasta 24 millones de adolescentes padecen algún tipo de fluorosis dental; ya que, hay más de 8 millones de adolescentes con fluorosis moderada y 840 000 con fluorosis grave".

Sorprendentemente, la situación ha seguido empeorando; según los datos más recientes de los Estados Unidos, que aún no se han publicado, ahora la tasa de fluorosis dental puede constituir la asombrosa cantidad del 65 %.

En marcado contraste, cuando se inició la fluoración del agua en los Estados Unidos, en 1945, se prometió que solo el 10 % de las personas padecería fluorosis dental moderada en los niveles recomendados en ese momento. Evidentemente, estaban equivocados.

En 2011, las preocupaciones sobre el aumento en las tasas de fluorosis ocasionaron que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos disminuyeran el nivel recomendado de fluoruro en el agua potable, del rango previamente recomendado de 0.7 a 1.2 mg/L a 0.7 mg/L.

Sin embargo, los efectos adversos, como la disminución del coeficiente intelectual, cambios en el comportamiento, alteraciones neuroquímicas, hipotiroidismo y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se han manifestado incluso en esos niveles más bajos, por lo que, si bien podría reducir la exposición en muchas personas, permanecen los riesgos más graves.

Además, se ha observado una disminución del coeficiente intelectual en los participantes del estudio con concentraciones más altas de fluoruro en la orina, incluso cuando no padecían fluorosis dental, lo que sugiere que las dosis de fluoruro que puede alterar la capacidad cognitiva son mucho más bajas que las que causan fluorosis dental grave.

El agua fluorada probablemente sea mucho más preocupante que el exceso de pasta dental

Por desgracia, a menudo los funcionarios de salud pública consideran la fluorosis como un problema puramente estético, compensado por los supuestos beneficios del fluoruro. En realidad, la fluorosis dental es un signo superficial de que el fluoruro también puede dañar el cuerpo de otras formas.

Por ejemplo, las investigaciones han encontrado un deterioro en las capacidades cognitivas en niños con fluorosis (aun cuando padecen fluorosis moderada), en comparación con niños sin fluorosis.

Así mismo, los estudios han descubierto que los niños con niveles más altos de fluorosis han aumentado las tasas de caries; un hallazgo que sugiere que mayor cantidad no es definitivamente mejor, ni siquiera cuando se trata de proteger contra las caries.

Es importante destacar que los CDC han ignorado por completo el rol que desempeña el agua fluorada en esta epidemia, ya que la pasta dental no es la única fuente de fluoruro para los niños pequeños, y probablemente tampoco sea la fuente más importante.

En un estudio realizado en enero de 2019, y publicado en Journal of Clinical and Experimental Dentistry, la prevalencia de fluorosis dental en niños de 10 a 12 años en tres provincias de Ecuador fue casi del 90 %. Según los autores, "se detectó una relación estadística positiva y significativa entre la fluorosis dental y consumo de bebidas embotelladas".

Una relación "negativa baja" entre la fluorosis y cepillado con pasta dental para adultos sin ayuda sugiere que, probablemente el agua fluorada (utilizada en bebidas embotelladas) era un factor de mayor riesgo que exponerse a la pasta dental, aunque el consumo de pasta dental aún podría tener un rol importante.

Los CDC y principales medios de comunicación ignoran lo evidente

En respuesta a la advertencia de la pasta dental emitida por los CDC, FAN escribió:

“Diversas noticias... se enfocaron en niños que consumían demasiada cantidad de pasta dental. Pero, de acuerdo con Paul Connett, Ph. D., director de FAN, ‘los defensores de la fluoración del agua han ignorado la verdadera historia. La fluorosis dental es un biomarcador de exposición excesiva al fluoruro, y el ‘problema obvio’ es el daño que el fluoruro causa en otros tejidos’.

Las investigaciones científicas recientes indicaron que la exposición al agua fluorada podría disminuir la función tiroidea y 350 estudios publicados indican que el fluoruro podría dañar el cerebro...

Aunque es comprensible que los promotores conservadores de la fluoración se apeguen a cualquier estudio relacionado con los dientes, es menos comprensible la razón por la que los medios de comunicación omiten el impacto del fluoruro en el cerebro.

El cerebro de un feto es atacado por diversas toxinas ambientales, pero solo uno, el fluoruro, es añadido deliberadamente en nuestra agua. Hay formas más seguras de prevenir la caries dental que exponer a un feto a un neurotoxicante... Repetir muchas veces el dogma de que la fluoración es "segura y efectiva", no lo convertirá en verdad.

Connett exhorta a más científicos a superar este dogma e intimidación y examinar las investigaciones sobre el cerebro... ya que pueden acceder fácilmente a los estudios fluoruro-cerebrales.

Connett agregó, ‘creo que la capacidad intelectual de las generaciones futuras dependerá de su disposición para hacerlo. Ni la intimidación ni el dogma deben tener cabida en la ciencia ni salud pública’”.

Proteger la salud dental no está vinculada con el fluoruro

Cuando se trata de una buena higiene bucal y prevención de caries, es importante comprender que beber agua fluorada y cepillarse con pasta dental con fluoruro no es la solución. Es mucho más importante abordar la alimentación y cuidado bucal básico.

Enseguida se encuentra un plan de cinco pasos que puede ayudarle a mejorar su salud bucal, sin tener que recurrir a agentes tóxicos, como el fluoruro:

1. Disminuya su consumo neto de carbohidratos para cumplir con sus requisitos de niveles de insulina. Le sugiero que reduzca la cantidad de carbohidratos netos totales (el total de gramos de carbohidratos menos los gramos de consumo de fibra) si sus niveles de insulina en ayunas son superiores a 5.

Aparte del azúcar, debe evitar los carbohidratos, como los frijoles, legumbres y granos, tales como el arroz, quínoa y avena, así como los productos de grano altamente procesados como el pan, pasta, cereales, papas chips, bagels y papas fritas. Estos comienzan el proceso de digestión en la boca y son los que pueden influir más en la salud de sus dientes.

Limite su consumo diario de fructosa a 25 gramos o menos. Incluso, la fructosa que contiene la fruta fresca debe limitarse hasta que haya normalizado sus niveles de insulina y leptina. Si ya padece diabetes tipo 2 o resistencia a la insulina, considere restringir sus niveles de fructosa total a 15 gramos por día hasta que restablezca su sensibilidad a la insulina.

Concéntrese en llevar una alimentación a base de alimentos frescos y enteros, incluyendo a la carne de animales alimentados con pastura y vegetales fermentados. Esto le ayudará a garantizar que pueda obtener muchos minerales para mantener sus huesos y dientes fuertes. Si es necesario, considere incluir uno o más suplementos nutricionales para mantener su salud bucal

2. Cepille sus dientes dos o tres veces al día, 30 a 60 minutos después de beber o comer

3. Utilice pasta dental sin fluoruro, o elabore una casera. Por ejemplo, simplemente mezcle aceite de coco y bicarbonato de sodio con una pizca de sal del Himalaya. Puede agregar un aceite esencial de menta de alta calidad para darle sabor y prevenir las caries.

Comience con un par de cucharadas de aceite de coco y bicarbonato de sodio, y agregue más cantidad de uno u otro hasta obtener una consistencia agradable (es más fácil de utilizar cuando la consistencia es ligeramente más firme).

Si compra pasta dental sin fluoruro, asegúrese de revisar la lista de ingredientes para localizar otros ingredientes dañinos como el triclosán, lauril sulfato de sodio, propilenglicol, dietanolamina y parabenos

4. Utilice hilo dental a diario

5. Haga oil pulling con aceite de coco una vez al día, idealmente a primera hora de la mañana, de 5 a 10 minutos, para reducir el desarrollo bacteriano, fortalecer sus dientes, atenuar el mal aliento y disminuir el riesgo de enfermedad de las encías

Para proteger los dientes, huesos y cerebro de sus hijos, evite el fluoruro de todas las fuentes

Para obtener instrucciones sobre cómo cepillarse los dientes y usar el hilo dental de forma adecuada, así como las directrices para hacer oil pulling, consulte mi artículo “Cuide de su dentadura y mejore su salud bucal”.

Recuerde que, en primer lugar, al evitar los azúcares y alimentos procesados, puede prevenir la proliferación de las bacterias causantes de caries. Continuar con el cepillado, uso del hilo dental y realizar limpiezas periódicas con un dentista biológico que no emplee mercurio, asegurará que sus dientes y encías se mantengan saludables de forma natural.

Muchas sustancias naturales, como las vitaminas C y K2, coenzima Q10 y sales de tejidos homeopáticos como el óxido de silicio, calcárea fluórica (fluoruro de calcio, que no debe confundirse con el fluoruro de sodio que contiene la pasta dental), fosfato de calcio y carbonato cálcico, que también tienen el poder de mejorar la salud de sus dientes y encías.

El fluoruro en realidad no proporciona ningún beneficio importante, solo riesgos, que van mucho más allá de los signos visibles de la fluorosis dental. El daño que se produce en el interior del cuerpo es mucho peor, pero no se ve a simple vista.

Por lo tanto, además de enseñarles a sus hijos sobre la alimentación y cuidado bucal adecuados, debe considerar limitar la exposición al fluoruro de todas las fuentes, incluyendo a la pasta dental y otros productos dentales, agua fluorada, pesticidas fluorados (y, por lo tanto, alimentos contaminados con pesticidas), bebidas embotelladas como jugos y tés, envases de comida rápida, ollas y sartenes antiadherentes, medicamentos fluorados, sal de mesa fluorada y pollo deshuesado con máquinas.