Summer Essentials Summer Essentials

PUBLICIDAD

Pruebas de laboratorio revelan cantidades considerables de glifosato en la población y los alimentos

Escrito por Dr. Joseph Mercola

Historia en Breve -

  • A medida que los alimentos se han adulterado, contaminado y modificado genéticamente, ha aumentado la necesidad de realizar pruebas de laboratorio
  • El laboratorio HRI es contratado frecuentemente para analizar los alimentos que afirman no ser transgénicos, sino "totalmente naturales" u orgánicos. A menudo, las pruebas revelan que tales afirmaciones son falsas. Se descubrió que diversos sabores de helados de la marca Ben & Jerry contenían glifosato
  • Los granos, legumbres y frijoles suelen tener los niveles más altos de contaminación con glifosato, debido a la práctica habitual de desecación, en la cual los cultivos son fumigados con glifosato poco antes de la recolección para mejorar su rendimiento
  • El laboratorio HRI ha creado dos pruebas de glifosato para la población: una prueba de agua y una prueba de exposición ambiental. Esta última le indicará cuánto glifosato tiene en su sistema, lo que podría demostrar el grado de pureza de su alimentación
  • El 76 % de las personas analizadas tenía glifosato en su sistema. Las personas que consumen regularmente avena convencional o no orgánica, tienen el doble de glifosato en su sistema, que quienes no lo hacen. Las personas que comen alimentos orgánicos con regularidad tienen niveles de glifosato 80 % más bajos, en comparación con las personas que rara vez consumen alimentos orgánicos

A medida que los alimentos se han adulterado, contaminado y modificado genéticamente, ha aumentado exponencialmente la necesidad de realizar pruebas de laboratorio. El presidente de Health Research Institute Labs (HRI Labs), John Fagan, es un experto en esta área.

Según explicó Fagan, HRI Labs "vuelve visible lo invisible, lo que puede brindarle la capacidad de saber lo que contienen sus alimentos y entorno".

Fagan estudió bioquímica y biología molecular en la Universidad de Cornell, donde también obtuvo su Ph. D. Después de investigar durante ocho años en los Institutos Nacionales de la Salud, ingresó en el mundo académico y realizó investigaciones sobre el cáncer a través de la ingeniería genética como herramienta de investigación.

En última instancia, esta experiencia fue lo que suscitó sus preocupaciones sobre la ingeniería genética, especialmente en relación a los alimentos.

Como resultado, creó el primer laboratorio para pruebas de transgénicos en los Estados Unidos, y después laboratorios en Europa y Japón. También ha entrenado laboratorios en otros 17 países para pruebas de transgénicos.

"Lo que se logró fue hacer visibles los transgénicos. Antes de que se realizaran las pruebas, nadie podía saber si esas semillas de soya o de maíz eran o no transgénicas", indicó Fagan. "Después de que las pruebas de transgénicos estuvieron disponibles, las personas tuvieron una opción".

El laboratorio HRI analiza tanto los micronutrientes como las toxinas; es decir, lo bueno y malo. "Creemos que el tipo de prueba que realizamos podría brindarle la oportunidad en cada una de esas áreas, para que pueda tomar mejores decisiones sobre los alimentos que consume y que comparte con su familia", indicó.

¿Cuáles son las técnicas y equipos de pruebas?

Existen diversos tipos de pruebas que se pueden realizar en un alimento transgénico. Los antígenos son un tipo de prueba y la prueba de ADN es otra opción. Dado que el ADN es mucho más estable que las proteínas, aun cuando los alimentos transgénicos están altamente procesados pueden identificarse fácilmente con las pruebas de ADN.

Una prueba comúnmente utilizada para verificar el ADN es la reacción en cadena de la polimerasa o prueba de PCR. Debido a que amplifica la señal de ADN, incluso podría detectar si es transgénico un solo grano de maíz, en una bolsa que contenga 10 000 o más granos de maíz.

Otra pieza central del equipo que utiliza HRI es el cromatógrafo vinculado con un espectrómetro de masas. Esto le permitirá comprobar una gran diversidad de materias con una sensibilidad muy alta. Por desgracia, el costo y complejidad involucrados impiden que muchos laboratorios puedan tener acceso a esta herramienta.

"La cromatografía de líquidos es capaz de tomar una muestra de alimentos... o lo que esté interesado en conocer, y lo separa, al fraccionarlo en cientos de compuestos. Posteriormente, son colocados en un espectrómetro de masas; un dispositivo que por último mide el peso molecular de dichas materias.

Con eso puede detectar, en niveles extremadamente bajos e identificar de manera muy específica, casi cualquier compuesto natural o químico... en muchos casos, hasta en partes por trillón.

Para darle una idea de lo que eso significa, 40 partes por trillón, que es [el límite de] detección que tenemos para algunos materiales, es como si tomara una sola gota de esta sustancia química y la diluyera en 20 albercas olímpicas llenas de agua.

Ese es el grado de dilución requerido para alcanzar las 40 partes por trillón. Ese es un nivel de sensibilidad extrema. Estos [instrumentos] son como los Teslas de la química analítica.

[La cromatografía líquida vinculada con el espectrómetro de masas] es lo que empleamos para medir los niveles de glifosato. Debido a que estas máquinas son muy costosas, muchos de los laboratorios analíticos no tienen acceso a ellas.

Además, ya que es un equipo muy especializado, se necesita a alguien con un Ph. D. en química analítica, o equivalente, para realizar este tipo de pruebas. En ese sentido, lo que hacemos es único en su clase".

Las políticas en las pruebas de alimentos

Una de las razones por las que decidimos colaborar con el laboratorio HRI para hacer pruebas en nuestros suplementos es porque muchos laboratorios comerciales utilizados para confirmar la pureza de las materias primas tienden a proporcionar información distorsionada o perjudicial.

En mi opinión, uno de los grandes beneficios de este laboratorio es su objetividad y capacidad para proporcionar datos precisos, gracias a la sensibilidad de sus equipos. Si bien, muchos laboratorios afirman ser independientes, sus principales clientes son las grandes empresas de alimentos.

"No quieren avergonzarlos [a sus clientes]. Quieren mantener tales cuestiones ocultas, en ese nivel, por lo que tienden a dar números muy superficiales", indicó Fagan. "Por lo general, funcionan de acuerdo con los límites establecidos, basados en la política y conveniencia, no en la ciencia y seguridad.

Por ejemplo, puede consultar el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) o del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y le indicarán que, "el trigo debe tener menos de tal y cual cantidad de glifosato".

El glifosato es el agroquímico más utilizado, y ahora, ha demostrado que podría causar cáncer, daño hepático y renal, así como defectos de nacimiento.

Han establecido una cifra, pero si consulta los estudios científicos, descubrirá que, de hecho, los niveles [de glifosato] cien o mil veces más bajos... pueden ser tóxicos para el sistema. Por esa razón, esos niveles establecidos por el gobierno no son muy significativos".

Ese es un punto que vale la pena reiterar; es decir que, el uso de niveles de seguridad basados en políticas para "comprobar" que un alimento es seguro es un fenómeno generalizado en la industria alimentaria. Lo único que logran estos niveles de seguridad es generar una falsa sensación de seguridad, que beneficia financieramente a las empresas de alimentos.

Por otro lado, el laboratorio HRI analiza la investigación disponible para establecer los límites.

Pruebas de glifosato

Una de las toxinas en las que el laboratorio se enfoca es el glifosato, y las pruebas públicas que ofrecen (vea la información enseguida) les permiten recopilar datos sobre la omnipresencia de este químico en el suministro de alimentos.

Cuando participé en la prueba de exposición ambiental hace algún tiempo, el glifosato era indetectable, lo que significa que los niveles en mi sistema era inferiores a 40 partes por trillón, probablemente porque en su mayoría consumía alimentos orgánicos y cosechados de forma casera, y eliminaba las toxinas con las que podría entrar en contacto a través del ejercicio y uso regular de saunas.

"Lo que hemos descubierto es que hay una gran variedad de niveles de exposición, pero que en general las personas que consumen alimentos orgánicos tienen niveles mucho menores. En promedio, las mujeres son propensas a niveles ligeramente más bajos que los hombres. Hay ciertos comportamientos que tienden a elevar estos niveles.

Por ejemplo, no es una correlación muy marcada, pero al parecer si es golfista, es más probable que se encuentre expuesto, porque emplean [glifosato y otros pesticidas] en los campos de golf...

Lo tranquilizador del tema es que si... cambia... y lleva alguna alimentación que evite los alimentos que podrían contener estas sustancias químicas, luego de una o dos semanas, sus niveles de glifosato podrían disminuir de forma significativa.

Los niveles de glifosato son un buen indicador para orientar sus elecciones alimenticias. A menudo las personas nos dicen, 'esto cambió mi forma de pensar acerca de mi alimentación'. Esto es beneficioso".

Descubren glifosato en esta popular marca de helados

A menudo, el laboratorio HRI es contratado para analizar alimentos que afirman no son transgénicos, sino "totalmente naturales" u orgánicos. Por desgracia, muchas veces las pruebas revelan que tales afirmaciones no son ciertas. Un ejemplo reciente es el del helado de la marca Ben & Jerry's. Las pruebas revelaron que esta marca de helado contenía glifosato. Fagan nos narra el caso:

"La Asociación de Consumidores Orgánicos y... Regeneración de Vermont estaban preocupados por lo que ocurría con la empresa Ben & Jerry's.

Les preocupaba que... los productores de lácteos... ni siquiera pudieran obtener un precio por su producto que pudiera cubrir sus costos de producción de leche. Así mismo, empezó a surgir una preocupación entre las personas en el estado de que las lecherías contaminaban los lagos y creaban problemas para la industria turística de Vermont...

Querían saber lo que pasaba con la calidad de la leche. Nos enviaron muestras e hicimos algunas pruebas muy detalladas por medio de los mejores métodos existentes.

Utilizamos espectrometría de masas de triple cuadrupolo vinculada con cromatografía líquida de alta presión, para analizar la calidad de los ingredientes del producto. Lo que descubrimos en el helado de Ben & Jerry's fue un poco impactante, ya que contenía niveles significativos de glifosato...

Entre los productos que analizamos, 10 de los 11 sabores contenían cantidades detectables de glifosato, y al menos uno contenía niveles que, de acuerdo con las investigaciones más recientes, planteaban dudas en cuestión de seguridad.

En particular, se encontró que el glifosato en niveles muy bajos, considerados como seguros por la Agencia de Protección Ambiental y la FDA, en realidad podría causar padecimientos, como la enfermedad del hígado graso.

Como probablemente ya sepa, en la actualidad hay una epidemia de la enfermedad del hígado graso en los Estados Unidos, que está relacionada con padecimientos como el síndrome metabólico... La Asociación de Consumidores Orgánicos ha debatido esos resultados en todo el país y dialogado con la empresa Ben & Jerry's para saber si podrían hacer algo al respecto.

Lo más obvio y lógico sería que comenzaran a emplear ingredientes orgánicos, en vez de ingredientes convencionales, ya que en la producción de cultivos orgánicos se prohíbe el uso de sustancias como el glifosato...".

Muchos alimentos presentan cantidades considerables de glifosato

Los laboratorios HRI también ha investigado otro tipo de alimentos, como los granos, legumbres y frijoles. La mayoría, si no es que todos estos tipos de cultivos, necesitan ser secados en el campo antes de ser recolectados, y para acelerar el proceso, los campos son fumigados con glifosato un par de semanas antes de la recolección.

Como resultado de esta práctica, llamada desecación, los productos a base de granos, legumbres y frijoles contienen cantidades bastante sustanciales de glifosato.

Se ha descubierto que la avena de la marca Quaker, contiene niveles muy altos de glifosato. Las personas que comen avena que no es orgánica de forma regular también presentan niveles elevados de esta sustancia química en su orina.

"Estos son los tipos de problemas que han surgido", indicó Fagan. "Todo lo que se necesita es que los productores de granos cambien sus prácticas, de modo que no fumiguen los campos con este herbicida inmediatamente antes de recolectarlos, y eso podría resolver tales problemas".

Los vinos también pueden contener cantidades impactantes de glifosato. Al parecer, las malezas en los viñedos son controladas al fumigar con glifosato, que termina en las uvas conforme las raíces de las vides de uva lo recolectan del suelo.

"Esta prueba... ha ocasionado que algo que parecía invisible en nuestro sistema alimentario, sea visible para nosotros", indicó Fagan.

"[Un] vegetal como las espinacas que compra en algún supermercado de los Estados Unidos podría contener, en promedio, ocho pesticidas diferentes. Esos ocho pesticidas diferentes son llevados a los hogares y suministrados a las familias, quienes desconocen tal situación...

La razón por la que no lo sabe es porque las empresas químicas han hecho una muy buena labor al presionar a nuestro gobierno para que nadie en la cadena de suministro hable sobre estos... agroquímicos. El granjero no tiene que hablar sobre estas sustancias.

Las marcas que venden productos hechos de esos [ingredientes sin procesar] no tienen que hablar de ellos. Los supermercados tampoco tienen que hacerlo. Han pasado desapercibidos en nuestro sistema alimentario, y eso es motivo de gran preocupación.

Hemos hecho pruebas a través de métodos rigurosos, los mejores métodos y más sensibles que existen, para hacer visibles estas sustancias ocultas, para que este mejor informado sobre lo que hay en nuestro sistema alimentario y los alimentos que le proporciona a su familia.

Esto es muy importante, porque permite tomar mejores decisiones sobre los alimentos que se les proveen a los niños".

Pruebas de exposición al agua y medio ambiente disponibles

El laboratorio HRI es excepcional porque ha creado dos pruebas de glifosato para la población; es decir, un kit de prueba de agua y un kit de prueba de exposición ambiental. La prueba de exposición ambiental es una prueba de orina que puede indicar la cantidad de glifosato que está presente en su sistema.

Como mencioné anteriormente, esto podría darle una buena noción de la pureza de sus alimentos. Si sus niveles de glifosato son elevados, es probable que también haya estado expuesto a muchos otros productos agroquímicos.

Hasta la fecha, el laboratorio ha analizado más de 1200 muestras de orina. La prueba se realiza como parte de un proyecto de investigación, que proporciona información valiosa sobre la presencia de glifosato en la alimentación. También ayuda a responder preguntas sobre cómo el estilo de vida y ubicación podrían influir en la exposición de las personas a los agroquímicos.

Enseguida se encuentran algunos de los hallazgos realizados hasta el momento:

  • El 76 % de las personas analizadas tenía algún nivel de glifosato en su sistema
  • Los hombres son propensos a tener niveles más altos que las mujeres
  • Las personas que consumen avena con regularidad podrían tener el doble de glifosato en su sistema, en comparación con las personas que no lo hacen (probablemente porque la avena es desecada con glifosato antes de ser recolectada)
  • Las personas que comen alimentos orgánicos de forma regular pueden tener niveles de glifosato 80 % más bajos, en comparación con las personas que rara vez consumen alimentos orgánicos. Esto indica que los productos orgánicos pueden ser una opción más segura.
  • Las personas que consumen cinco o más porciones de vegetales al día podrían tener niveles de glifosato 50 % más bajos, en comparación con los que no consumen menos vegetales.

Según Fagan:

"Hasta ahora, no hemos observado ninguna conexión entre los habitantes de zonas rurales y urbanas, o con respecto a los cambios estacionales. Esto indica que la mayor parte del glifosato podría entrar en nuestros [cuerpos] a través de los alimentos que consumimos, y no a través del medio ambiente que nos rodea.

Aunque, hemos observado algunas cuestiones interesantes. Por ejemplo, en la región del medio oeste, hemos observado que el agua de la lluvia podría contener niveles considerables de glifosato... Aunque podría pensarse que el agua de lluvia es una fuente saludable de agua, es un poco peligrosa".

Los GMO son relacionados con un drástico incremento en la contaminación por glifosato

HRI Labs también colabora con un grupo de investigación de la Universidad de California, en San Diego, que tiene acceso a muestras de orina de estudios epidemiológicos en los cuales se hizo un seguimiento poblacional durante 15 y 20 años.

Al comparar las muestras de orina de personas de los años 70, hasta la época actual, han podido demostrar que una vez que los transgénicos empezaron a comercializarse, los niveles de glifosato aumentaron drásticamente.

"[E]sto demuestra que puede haber una correlación entre el uso de [glifosato] en la agricultura y los niveles de exposición en la población", indicó Fagan.

"Recuerde que, cada vez hay mayor evidencia de que los bajos niveles de [químicos] interactúan entre sí, por lo que podría obtener un poco de glifosato de esto, y tal vez otro poco de atrazina de aquello, y entre todos podrían generar un impacto desagradable...

Actualmente, nos encontramos en ese punto. Trabajamos de manera enfocada para analizar otros aspectos de nuestro sistema alimentario, y no solo buscar pesticidas y cuestiones negativas, sino que queremos saber y comprender cuál es la conexión entre la forma en que se producen los alimentos... y su valor nutricional.

Lo que observamos es que un suelo saludable puede producir alimentos saludables, lo cual puede mantener a las personas sanas. Entraremos en materia por medio de estas técnicas muy sofisticadas, como la cromatografía líquida de alta presión vinculada con la espectrometría de masas, para analizar todos los nutrientes a la vez.

Con estas máquinas y una sola muestra de brócoli podríamos analizar entre 500 y 1 000 metabolitos diferentes, diversos nutrientes, y de una vez tener una noción de... ¿cómo podría compararse el brócoli producido de forma regenerativa con el brócoli producido con químicos?

 ¿Cómo se compara el valor nutricional del pollo de operaciones concentradas de alimentación animal con el de un pollo de un sistema de producción basado en pasturas regenerativas?

Aún no tenemos las respuestas, pero apuesto a que podríamos encontrar grandes diferencias en cuestión de nutrición.

El valor proteico podría ser el mismo, al igual que las grasas y carbohidratos, pero es posible que observemos grandes diferencias [en] los micronutrientes, y esos son los que hacen la diferencia en la salud y equilibrio de la fisiología, así como en la fortaleza ósea. Esperamos poder brindarle nueva información realmente poderosa de esta manera...".

Las pruebas en alimentos han llegado para quedarse

El surgimiento de los GMO ha modificado drásticamente nuestro sistema alimentario en diversos aspectos, y ningún de estos cambios nos ha beneficiado. Hoy en día, las granjas industriales se han convertido en una de las fuentes más importantes de la contaminación tóxica que está destruyendo la calidad del suelo, aire y agua, y amenaza la salud humana en múltiples formas.

La calidad nutricional de los alimentos ha disminuido, mientras que ha aumentado la contaminación con químicos tóxicos y patógenos resistentes a los medicamentos.

Las pruebas químicas y nutricionales son una herramienta invaluable para comprender el alcance total del problema. Esperamos que, con suficiente evidencia, eventualmente puede lograrse un cambio, si no a nivel gubernamental, entonces desde cero, impulsado por consumidores informados que exijan alimentos más limpios.

Como lo mencionó Fagan, ahora mi equipo de desarrollo de productos también utiliza los servicios del laboratorio HRI para evaluar la pureza y calidad de nuestra línea de productos, como una segunda verificación adicional, por decirlo de esta manera, con el fin de garantizar que nuestros productos sean totalmente puros y seguros, de igual manera que cuenten con la mayor calidad y valor nutricional posibles.

Esto es incluido como otra capa de control de calidad adicional a nuestros protocolos de calidad estándar.

De nuevo, si desea analizar su agua potable o niveles de exposición ambiental para comprobar la presencia de glifosato, ahora estas pruebas se encuentran disponibles para la población. Podrá encontrar ambas opciones en mi tienda en línea. Son proporcionadas como un servicio para mis lectores, con el mismo costo que pagaría si las solicitara directamente al laboratorio HRI.

+ Fuentes y Referencias