Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2 Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2

PUBLICIDAD

Lo que no debe hacer antes de su próxima cita dental

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

uso excesivo de antibioticos y cita dental

Historia en Breve -

  • Desde 2007, la Asociación Americana del Corazón y la Asociación Americana Dental ya no recomiendan el uso de antibióticos en los procedimientos dentales de rutina
  • Sin embargo, muchos dentistas aún recetan antibióticos para procedimientos dentales de rutina y simplemente no siguen las recomendaciones actualizadas de estas asociaciones
  • Cuando los médicos recetan antibióticos para padecimientos innecesarios, pueden promover la mutación natural de las bacterias comunes, lo que finalmente puede ocasionar la creación de nuevas cepas resistentes
  • La resistencia a los antibióticos se ha convertido en un problema grave, que puede causar enfermedades potencialmente mortales. Este artículo enlista diversos tipos de bacterias que se han vuelto resistentes a este medicamento comúnmente recetado
  • Apoye su salud bucal con estrategias dentales holísticas que se enlistan enseguida

Los investigadores de la Universidad de Otago, en Dunedin, Nueva Zelanda, compararon las extracciones del tercer molar impactadas en el mismo paciente con y sin profilaxis antibiótica. Se dividieron 95 pacientes en dos grupos y sirvieron como sus propios controles, al proporcionarle antibióticos para una cirugía a uno y placebo al otro.

No se observaron diferencias significativas entre la prueba y el placebo para el dolor, hinchazón, temperatura o trismo. Las infecciones postoperatorias ocurrieron en solo el 2 % de las 380 extracciones totales. Las diferencias entre los grupos no fueron significativas.

En 2007, la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) declaró que, en la mayoría de las personas, ya no se recomendaba tomar antibióticos para procedimientos dentales de rutina. Con base en esta recomendación, la Asociación Americana Dental (ADA, por sus siglas en inglés) hizo lo mismo ese mismo año, al cambiar su protocolo de antibiótico profiláctico.

Antes del 2007, los pacientes con casi todos los tipos de defectos cardíacos congénitos recibieron antibióticos una hora antes de los procedimientos u operaciones dentales en la boca, garganta, tracto gastrointestinal, genital o urinario.

Sin embargo, ahora los antibióticos solo se recomiendan en pacientes que tienen:

  • Una válvula cardíaca artificial o una válvula cardíaca reparada con material artificial
  • Historial de endocarditis
  • Ciertos defectos cardíacos congénitos
  • Trasplante de corazón con función anormal de la válvula cardíaca

Pero, muchos dentistas aún recetan ampliamente antibióticos para procedimientos dentales de rutina, y simplemente no siguen las recomendaciones actualizadas de AHA y ADA. 

Lo que la mayoría de los dentistas no se percatan es que las bacterias dañinas de la boca pueden ingresar al torrente sanguíneo en cualquier momento. Simplemente al usar hilo dental o cepillarse los dientes, o incluso masticar alimentos podría incrementar la transferencia de bacterias a la sangre.

La verdad es que practicar una higiene dental saludable le protegerá mejor de las bacterias que ingresan al torrente sanguíneo, en comparación con los antibióticos.

La consecuencia del uso excesivo de antibióticos

Por ejemplo, el uso rutinario de antibióticos en la odontología, en cuestión profiláctica, para las limpiezas y procedimientos pre y posquirúrgicos fue el estándar de atención de la ADA durante muchas décadas y todavía está muy extendido en la actualidad.

Muchos expertos en salud natural consideran que la odontología es la disciplina médica responsable de algunos de los mayores abusos de antibióticos.

Cuando los médicos recetan antibióticos para padecimientos innecesarios, ocurren diversas consecuencias negativas. En primer lugar, el uso excesivo de antibióticos puede promover la mutación natural de bacterias comunes, al causar la creación de nuevas cepas resistentes.

De hecho, los expertos en salud a nivel mundial culpan al abuso de antibióticos por la epidemia actual de superbacterias.

Pero, las nuevas bacterias resistentes a los medicamentos no son el único inconveniente de la prescripción excesiva de antibióticos.

Tiene la posibilidad de presentar una reacción adversa cada vez que toma un antibiótico, y los antibióticos también pueden agotar al cuerpo de las bacterias beneficiosas necesarias en sus intestinos que digieren adecuadamente sus alimentos y protegen al cuerpo de los patógenos.

No me malinterprete, los antibióticos pueden ser MUY útiles cuando necesita tratar una infección bacteriana resistente. Cuando se utilizan adecuadamente, en los contextos correctos y con responsabilidad, los antibióticos pueden y salvan vidas amenazadas por infecciones bacterianas.

No obstante, solo seguirán siendo efectivos si se realizan cambios urgentes para frenar la propagación de bacterias y enfermedades resistentes a los antibióticos... y esto solo sucederá al disminuir realmente su uso actual.

Por lo tanto, si su dentista aún le receta antibióticos para procedimientos dentales de rutina, puede considerar seriamente no surtir tal receta. Asegúrese de utilizar hilo dental y cepillarse los dientes con regularidad, en especial inmediatamente antes de acudir con el dentista, ya que esto podrá reducir de forma drástica la concentración bacteriana de la boca.

Algunas bacterias comunes resistentes a los medicamentos

Aquí hay una lista de diversas bacterias que ya son resistentes a muchos antibióticos comúnmente recetados:

Acinetobacter Una bacteria que se encuentra en el suelo y agua, que a menudo causa infecciones en pacientes hospitalizados gravemente enfermos. 

Ántrax Se propaga por medio de animales infectados o armas posiblemente bioterroristas. 

Gonorrea Una enfermedad de transmisión sexual. 

Streptococcus del Grupo B Una bacteria común en recién nacidos, ancianos y adultos con otras enfermedades. 

Neumonía por Klebsiella Una bacteria que puede provocar neumonía, infecciones en el torrente sanguíneo, meningitis y heridas en áreas quirúrgicas. 

Bacteria resistente a la meticilina Staphylococcus aureus (MRSA) Una superbacteria que puede ser tan difícil de tratar que podría progresar fácilmente de una infección superficial de la piel a una infección potencialmente mortal en los huesos, articulaciones, torrente sanguíneo, válvulas cardíacas, pulmones o heridas quirúrgicas. 

Neisseria meningitides Una de las principales causas de meningitis bacteriana en niños y adultos jóvenes. 

Shigella — Una enfermedad infecciosa causada por las bacterias de Shigella. 

Streptococcus pneumoniae Una causa principal de neumonía, bacteriemia, sinusitis y otitis media aguda (AOM). 

Tuberculosis (TB) — Ahora, se han observado formas de TB "resistentes a múltiples fármacos" y "ampliamente resistentes a los medicamentos". 

Fiebre tifoidea — Una enfermedad potencialmente mortal causada por la bacteria Salmonella typhi. 

Enterococos resistente a la vancomicina (VRE) — Infección por bacterias Enteroccocci que a menudo ocurre en hospitales y es resistente al antibiótico, vancomicina. 

Staphylococcus aureus resistente a / Vancomicina-intermedia (VISA / VRSA) — Diversas cepas de bacterias estafilococos son resistentes a la vancomicina.

En esta lista puede observar que la resistencia a los antibióticos no está aislada de algunas bacterias oscuras. Es un problema muy real y cada vez mayor.

Sus opciones alimenticias también contribuyen a aumentar la resistencia a los antibióticos

Para agravar el problema está el hecho de que, en la agricultura también se utiliza un exceso de antibióticos. De hecho, los usos agrícolas representan aproximadamente el 70 % de todas las aplicaciones de antibióticos en los Estados Unidos, por lo que es una fuente PRINCIPAL de consumo de antibióticos por los humanos.

A menudo, los animales se alimentan con antibióticos en dosis bajas para prevenir enfermedades y promover el desarrollo, y esos antibióticos se transfieren a través de la carne, e incluso a través del estiércol utilizado como fertilizante en los cultivos. Por lo tanto, disminuir la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos es otra razón para asegurarse de solo consumir carne de animales alimentados con pasto y criados orgánicamente.

Debe considerar que, además de disfrutar de una mejor salud, convertirse en un consumidor informado y seleccionar carnes orgánicas en vez de carnes de animales criados de forma convencional también le ayudará a reprimir el aumento de las enfermedades resistentes a los antibióticos.

La historia de un odontólogo holístico

Entonces, podría preguntarse, ¿qué nutrición y suplementos le ayudarán a obtener un buen resultado en cualquier procedimiento dental? Mis recomendaciones son las mismas que implementaría para tener una buena salud bucal y dientes sanos. Debe:

  • Investigar al respecto y alimentarse en función de su tipo nutricional. Esto le indicará qué alimentos son ideales para su bioquímica personal.
  • Coma al menos un tercio de sus alimentos crudos.
  • Evite los alimentos procesados, azúcar, harina refinada y todos los saborizantes, colorantes y endulzantes artificiales. En cambio, busque alimentos cultivados localmente y de temporada. 
  • Consuma alimentos fermentados como el natto, kéfir y vegetales fermentados.
  • Asegúrese de comer suficientes grasas saludables, incluyendo grasas de origen animal como grasas omega-3, y disminuya su consumo de grasas omega- 6 de aceites vegetales.

Algunos fundamentos de la odontología holística

1. En primer lugar, debe usar hilo dental de forma regular. Idealmente, después de cada alimento. El mejor hilo dental sería el que no tenga cera.

2. Luego puede utilizar un cepillo de salud periodontal seco. Pase el cepillo en un ángulo de 45 grados sobre la línea de las encías, aproximadamente 20 veces en cada área alrededor de la boca. Primero, comience detrás de los dientes.

3. Mantenga su cepillo de dientes limpio al sumergirlo en una tapa de peróxido de hidrógeno una vez por semana. Esto es más que suficiente para acabar con las bacterias que normalmente se acumulan en los cepillos.

4. Enseguida, sería útil utilizar un irrigador waterpik para eliminar las partículas de alimentos que podrían haberse perdido con la limpieza anterior.

5. Este paso es uno de los más importantes. NO debe utilizar pasta de dientes regular. La mayor parte tiene fluoruro, el cual evidentemente es un veneno y no está destinado para el consumo humano.

En cambio, utilice una mezcla de seis partes de bicarbonato de sodio por una parte de sal real o marina. Viértala en una licuadora y mezcle durante 30 segundos, luego en un recipiente para utilizarla.

6. Moje la punta de su dedo índice y coloque una PEQUEÑA cantidad de la mezcla de sal y soda en las encías. Comience con las encías externas superiores y luego el interior de las superiores, seguido por la parte externa inferior de las encías y luego la parte inferior por dentro.

Escupa el exceso. Después de 15 minutos enjuague su boca. Esta mezcla es increíblemente efectiva para destruir las bacterias y parásitos causantes de placa.

Algunas reflexiones finales sobre el uso de antibióticos

Puede ayudarse a sí mismo y a su comunidad al comprar carnes y otros alimentos libres de antibióticos, así como al utilizar antibióticos solo cuando sea absolutamente necesario.

Como se ilustra en el estudio anterior, por lo general no es necesario administrar antibióticos de forma rutinaria para procedimientos dentales, y es otro ejemplo en el que se prescriben antibióticos en exceso.

Evitar todos los antibióticos innecesarios es una medida importante que todas las personas deberían tomar, a pesar de que, en última instancia, el problema de la resistencia a los antibióticos debe resolverse a través de políticas públicas a nivel nacional.

Al final, todos estamos juntos en esta lucha contra las bacterias resistentes a los antibióticos, y cuantas más personas se involucren en detener la propagación del uso innecesario de antibióticos, será mejor. Puede hacer su parte al unirse a la tendencia cada vez mayor de evitar los antibióticos, excepto cuando sean absolutamente necesarios.