Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2 Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2

PUBLICIDAD

El consumo alimenticio de vitamina A podría prevenir tumores malignos en la piel

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

Vitamina A

Historia en Breve -

  • Las personas que consumen alimentos ricos en vitamina A también podrían disminuir el riesgo de carcinoma de células escamosas, la segunda forma más común de cáncer de piel El cáncer de células basales es el tipo más común que se forma en cualquier parte del cuerpo; si bien, la metástasis es inusual, el 50 % de las personas diagnosticadas experimenta una recurrencia en los siguientes cinco años
  • El melanoma es la forma más mortal de cáncer de piel; asimismo, requiere un diagnóstico y tratamiento tempranos para obtener buenos resultados Los dermatólogos recomiendan utilizar una estrategia sencilla para detectar el melanoma, así como buscar atención médica inmediata
  • Hay dos formas de vitamina A: Carotenoides, que son de origen vegetal, y con estos el cuerpo debe fabricar la forma biodisponible Por otro lado, los retinoides son una forma biodisponible de vitamina A de origen animal, como la carne y productos lácteos orgánicos, de animales criados en pastizales
  • Algunos de los beneficios de optimizar los niveles de vitamina A de los alimentos son obtener el apoyo para el sistema inmunológico, diferenciación celular, vista saludable, huesos fuertes y mejor función neurológica Si bien, la suplementación conlleva riesgos para muchas personas, puede obtener suficiente cantidad por medio de alimentos de fuentes animales, así como de las espinacas, batatas, kale y zanahorias

Su alimentación puede influir de forma significativa en la salud de su piel. Cuando se trata del bienestar, la belleza es una cuestión aún más profunda. Como regla general, los tipos de alimentación que incluyen muchas verduras frescas y gran cantidad de grasas omega-3 sientan las bases para una tez juvenil.

Sin embargo, así como consumir alimentos específicos para mejorar la apariencia juvenil puede proteger su salud en general, si continúa consumiendo algunos de los alimentos más dañinos, probablemente no obtenga ningún impacto significativo. Por ejemplo, las personas que se vuelven resistentes a la insulina y leptina también se percatan de los efectos que esto puede tener en su proceso de envejecimiento. Estos padecimientos pueden aumentar los trastornos en la piel y riesgo de enfermedades metabólicas.

La forma más efectiva de protegerse contra la resistencia a la insulina es evitar o consumir menor cantidad de alimentos procesados, al igual que los que tienen un alto contenido de azúcar refinada, fructosa procesada, grasas trans y otros ingredientes dañinos.

Los nutrientes específicos tienen el efecto contrario, o proporcionan un beneficio protector, al ayudar a evitar el daño causado por la exposición a los elementos. Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Brown descubrió que los alimentos ricos en vitamina A producían un efecto beneficioso específico.

Los alimentos ricos en vitamina A pueden proteger contra el cáncer de piel

El objetivo de los investigadores era determinar si existía una relación entre el consumo alimenticio de vitamina A y menor riesgo de carcinoma de células escamosas. Analizaron datos de dos estudios y descubrieron que las personas que llevaban una alimentación alta en vitamina A tenían un riesgo 17 % menor de contraer carcinoma cutáneo de células escamosas.

Los científicos también analizaron los resultados de 48 400 hombres y 75 170 mujeres mayores de 26 años. Los estudios originales examinaron prospectivamente el consumo de vitamina A y carotenoides de los participantes por medio de evaluaciones alimenticias con base en las investigaciones Nurses' Health Study y Health Professionals Follow-up Study. El punto final de medición de los investigadores fue la incidencia del carcinoma cutáneo de células escamosas.

Durante el período de estudio, detectaron 3 978 casos de carcinoma de células escamosas. Los investigadores creen que los resultados sugieren que las personas con un mayor consumo de vitamina A a través de su alimentación podrían tener menor riesgo de ser diagnosticadas con carcinoma de células escamosas. Los datos respaldaron las siguientes conclusiones de los investigadores, que escribieron:

"En este extenso estudio prospectivo sobre mujeres y hombres de los Estados Unidos encontramos que un mayor consumo de vitamina A total, retinol y diversos carotenoides individuales, incluyendo a la beta-criptoxantina, licopeno, luteína y zeaxantina, estuvo relacionado con un menor riesgo de SCC.

Por lo general, los resultados fueron consistentes entre hombres y mujeres. Las relaciones inversas parecían ser más prominentes entre las personas con lunares y quienes tenían quemaduras o reacciones de quemaduras solares cuando eran niños o adolescentes".

Si bien, los investigadores encontraron menor riesgo de cáncer de piel de células escamosas cuando había mayores niveles de consumo de vitamina A en la alimentación, Eunyoung Cho, autor del estudio y profesor asociado en la Universidad de Brown, indicó que obtener demasiada cantidad vitamina A de la suplementación podría aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas de cadera. Cho señaló que:

“Estos hallazgos solo suman otra razón para llevar una alimentación saludable por medio de frutas y verduras. La vitamina A de origen vegetal es una forma segura".

Existe más de un tipo de cáncer de piel

Según la Academia Americana de Dermatología, existen cuatro tipos principales de cáncer de piel. Las queratosis actínicas son parches secos y escamosos que se forman en la piel. Se consideran precancerosos y pueden progresar a carcinoma de células escamosas, por lo que es importante hacer un tratamiento temprano.

El carcinoma de células basales es, por mucho, el tipo más común de cáncer de piel. Estos tipos de cáncer pueden formarse en cualquier parte del cuerpo y, a menudo, son manchas de piel de color carne o rosa. El diagnóstico y tratamiento tempranos ayudan a disminuir la posibilidad de una invasión en el tejido circundante y desfiguración significativa.

Una vez diagnosticado con carcinoma de células basales, el 50 % experimenta una recurrencia en los cinco años posteriores al primer diagnóstico. Por lo general, este tipo se desarrolla lentamente y es inusual que ocurra una metástasis. La recurrencia es más probable en personas con antecedentes de eczema, quienes han utilizado camas de bronceado y aquellas cuyo cáncer original tenía más de 2 centímetros o varias capas de profundidad en la piel.

El carcinoma de células escamosas es el segundo tipo más común y puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo. Se presenta como una protuberancia roja firme o parche escamoso. Puede parecer una lesión que no sana. Este cáncer se desarrolla en la capa epidérmica o capa más externa de la piel.

A menudo crece lentamente; es inusual que metastice antes de ser descubierto. Sin embargo, es más probable que invada el tejido graso debajo de la piel, lo que puede causar desfiguración al ser eliminado.

El melanoma es la forma más mortal de cáncer. Este es el tipo que se desarrolla de un lunar o aparece como una mancha nueva en la piel. Los dermatólogos recomiendan utilizar los ABCDEs para detectar un melanoma y buscar atención médica inmediata si cree que ha descubierto alguno. Un dermatólogo debe evaluar cualquier mancha que sea diferente o comience a cambiar, picar o sangrar.

  • Asimetría — La mitad del área oscura es diferente a la otra mitad. La mayoría de los lunares son simétricos.
  • Bordes — Los bordes exteriores del lunar tendrán un borde irregular o mal definido, que parece desvanecerse en la piel.
  • Color — Un lunar anormal tendrá un color variado de una parte a otra. Podría observar tonos de colores oscuros o claros, incluyendo el rojo o azul.
  • Diámetro — La mayoría de los melanomas malignos son más grandes que el tamaño de un borrador de lápiz.
  • Evolución — Los melanomas tienen una apariencia diferente al resto de los lunares y es posible que eventualmente advierta cambios en su forma, tamaño o color.

Los diferentes tipos de vitamina A

La vitamina A se refiere a diversos nutrientes diferentes pero relacionados que se dividen en una de dos categorías principales. Los retinoides son la forma biodisponible de vitamina A presente en los alimentos de origen animal, mientras que los carotenoides son una previtamina A que se encuentra en los alimentos de origen vegetal.

Conforme su cuerpo adquiere carotenoides de fuentes vegetales, debe convertirlo en retinol biodisponible. Si se encuentra saludable no representará un problema importante. Sin embargo, hay diversos factores que pueden inhibir esta conversión, incluyendo los problemas digestivos, consumo de alcohol, así como ciertos medicamentos y padecimientos que interfieren con la absorción de grasa, como la fibrosis quística y enfermedad hepática.

La capacidad del cuerpo para convertir los carotenoides en retinol biodisponible también dependerá de su alimentación, ya que tanto la absorción como la conversión dependen de la grasa. En un estudio, los investigadores encontraron que llevar una alimentación alta en grasas mejoraba la actividad enzimática y biodisponibilidad de la vitamina A en un modelo animal.

Los carotenoides son las provitaminas hidrosolubles que se encuentran en los alimentos vegetales, incluyendo al beta-caroteno. Las xantofilas son otra forma de carotenoides; la luteína y zeaxantina pertenecen a esta categoría. Sin embargo, los retinoides son la forma biológicamente activa y solo se encuentran en alimentos de origen animal, incluyendo al retinol, ácido retinoico y ésteres de retinilo.

La vitamina A puede otorgar múltiples beneficios

El estudio presentado demostró que las personas con el mayor consumo de vitamina A alimenticia también experimentaban el menor riesgo de carcinoma de células escamosas. Sin embargo, otros estudios han demostrado que la vitamina A también puede inhibir otros tipos de cáncer.

En un estudio sobre un medicamento que bloqueaba la degradación del ácido retinoico, el resultado fue la disminución en el tamaño de los tumores en ratones que tenían implantadas células de cáncer de próstata humano. La vitamina A es un antioxidante, además puede ayudar a combatir la inflamación y daño causado por las especies reactivas del oxígeno. Los beneficios de los niveles óptimos de vitamina A de la alimentación podrían apoyar:

Función del sistema inmunológico

Diferenciación celular

Ralentización del proceso de envejecimiento

Vista saludable

Fortalecimiento óseo

Función neurológica

Piel saludable

Regulación génica

Cicatrización de heridas

Obtenga la vitamina A de sus alimentos

La suplementación con vitamina A puede conllevar riesgos para muchas personas, por lo que la mejor opción es asegurarse de obtenerla de alimentos reales, tanto de origen animal como vegetal. Las mejores fuentes de retinoides son:

  • Huevos orgánicos de gallinas camperas
  • Crema y leche entera sin pasteurizar de vacas alimentadas con pasto
  • Queso y mantequilla orgánica sin pasteurizar de vacas alimentadas con pastura.

Otros alimentos que contienen grandes cantidades incluyen:

Batatas o camote

Espinacas

Calabaza de invierno

Mostaza y col berza

Zanahorias

Kale

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario