Obtenga 15% de descuento Dia Del Presidente Oferta Del ¡btenga 15% de descuento Dia Del Presidente Oferta Del

PUBLICIDAD

Beneficios adicionales de la quercetina

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

quercitina para la gripe resfriados y virus

Historia en Breve -

  • Se ha demostrado que la quercetina combate la inflamación y actúa como un antihistamínico natural. Diversos estudios también han destacado su capacidad para prevenir y tratar el resfriado común y la gripe
  • Otros beneficios y usos menos conocidos incluyen la prevención o el tratamiento de la hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, ciertos tipos de cáncer, gota, artritis y trastornos del comportamiento
  • Una revisión de sus efectos sobre el síndrome metabólico encontró que redujo significativamente la glucosa plasmática en ayunas cuando se consume durante ocho semanas a una dosis de 500 miligramos al día o más
  • Otra investigación reciente encontró que la quercetina tiene un impacto beneficioso en la enfermedad del hígado graso no alcohólico ya que mejora la inflamación, el estrés oxidativo y el metabolismo de los lípidos
  • Otro estudio, publicado en “Scientific Reports” en el 2016, encontró que la quercetina tiene la capacidad de desencadenar la regresión tumoral al interactuar con el ADN y activar la vía mitocondrial de la apoptosis, que es la muerte celular programada de las células dañadas

Uno de estos suplementos es la quercetina, un flavonol antioxidante que se encuentra naturalmente en las manzanas, ciruelas, uvas rojas, té verde, flor de saúco y cebollas, etc. Según un informe de MarketWatch del 2019, el mercado de la quercetina está creciendo rápidamente a medida que sus beneficios son cada vez más conocidos.

Se ha demostrado que la quercetina combate la inflamación y actúa como un antihistamínico natural. De hecho, su capacidad antiviral parece ser el enfoque principal de muchos estudios que analizan los beneficios de la quercetina, y varios estudios han resaltado su capacidad para prevenir y tratar tanto el resfriado común como la gripe.

Pero también existen otros beneficios y usos menos conocidos de este suplemento, incluyendo la prevención o el tratamiento de las siguientes afecciones:

Presión arterial elevada

Enfermedad cardiovascular

Síndrome metabólico

Ciertos tipos de cáncer

Enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD)

Gota

Artritis

Trastornos del comportamiento

Longevidad, por sus beneficios senolíticos (detiene los daños celulares)

Adicionalmente, podría ser útil para los cambios neurodegenerativos inducidos por aluminio, similares a los de la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Como se señaló en un estudio de 2016:

"La administración de quercetina (10 mg/kg de peso corporal/día) redujo el estrés oxidativo inducido por el aluminio (10 mg/kg del cuerpo/día) (disminuyó la producción de ROS y aumentó la actividad de la superóxido mitocondrial dismutasa (MnSOD)).

Además, la quercetina también previene la translocación inducida por el aluminio de cyt-c, y regula ascendentemente el Bcl-2, regula descendentemente la activación de Bax, p53, caspase-3 y reduce la fragmentación del ADN ...

Otros estudios microscópicos electrónicos revelaron que la quercetina atenúa tanto la inflación mitocondrial inducida por el aluminio, la pérdida de cristae y la condensación de cromatina. Estos resultados indican que el tratamiento con quercetina puede representar una estrategia terapéutica para atenuar la muerte neuronal contra la neurodegeneración inducida por aluminio".

La quercetina mejora los rasgos del síndrome metabólico

Entre los artículos más recientes sobre este poderoso antioxidante se encuentra una revisión publicada en la edición de marzo del 2019 de Phytotherapy Research, la cual analizó nueve ensayos aleatorios que investigan su efecto sobre el síndrome metabólico.

El síndrome metabólico se refiere a un grupo de condiciones (presión arterial alta, hiperglucemia, niveles elevados de triglicéridos y acumulación de grasa en la cintura) que aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca y derrames cerebrales.

Aunque los resultados no encontraron ningún efecto sobre la glucosa plasmática en ayunas, la resistencia a la insulina o los niveles de hemoglobina A1c, otros estudios que duraron ocho semanas y que incluían una dosis de 500 miligramos (mg) al día revelaron que los suplementos de quercetina "reducen significativamente" la glucosa plasmática en ayunas.

Además, otros estudios que incluyeron personas mayores de 45 años, también encontraron reducciones "significativas" en los niveles de insulina al incluir una dosis de 500 mg al día o más. Un estudio anterior, publicado en el 2011, analizó los efectos de la quercetina sobre ciertos aspectos del síndrome metabólico.

Este estudio se enfocó en la aterosclerosis y la inflamación en hombres con el genotipo APOE 3/3, 3/4 y 4/4, y descubrió que la quercetina disminuyó el peso corporal, la presión arterial sistólica posprandial, el triacilglicerol posprandial y los niveles elevados de colesterol HDL en comparación con el placebo. En este estudio, las personas recibieron 150 mg de quercetina por día durante un periodo de ocho semanas.

La investigación en ratas publicada en el 2008 también encontró que los suplementos de quercetina de 2 o 10 mg por kilo durante 10 semanas mejoró la presión arterial sistólica, los triglicéridos, el colesterol total y los niveles de ácidos grasos libres. Asimismo, una dosis de 10 mg/kg mejoró el estado inflamatorio de los animales. Los autores señalaron lo siguiente:

"En conclusión, ambas dosis de quercetina mejoraron la dislipidemia, la hipertensión y la hiperinsulinemia en ratas Zucker con obesidad, pero únicamente la dosis elevada produjo efectos antiinflamatorios en el VAT junto con una reducción del peso corporal".

En el 2007, se publicó uno de los primeros estudios que demostró los efectos de la quercetina sobre la presión arterial. Según lo informado por los autores:

"Los estudios epidemiológicos informan que la quercetina se relaciona con un menor riesgo de enfermedad coronaria y derrames cerebrales. Un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo que involucro a personas con prehipertensión e hipertensión en etapa 1 buscaba probar la eficacia de 730 mg de quercetina al día durante un periodo de 28 días frente al placebo.

Los niveles de presión arterial al inicio del estudio fueron de 148 +/- 2/96 +/- 1 en personas con hipertensión en etapa 1. Sin embargo, tras recibir un tratamiento con quercetina se observaron menores niveles en la presión sistólica (-7 +/- 2 mm Hg), diastólica (-5 +/- 2 mm Hg) y presión arterial media (-5 +/- 2 mm Hg) en dichas personas.

Estos datos son los primeros que demuestran que los suplementos de quercetina pueden disminuir la presión arterial en personas con hipertensión".

Publicidad
Obtenga mis 20 propósitos para el 2020 aquíObtenga mis 20 propósitos para el 2020 aquí

La quercetina mejora la enfermedad del hígado graso no alcohólico

Otra investigación reciente publicada en Phytotherapy Research en agosto del 2019 concluyó que la quercetina tiene un impacto beneficioso en la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés) "debido a que mejora la inflamación, el estrés oxidativo y el metabolismo de los lípidos".

Asimismo, la diabetes puede ser un factor importante en la NAFLD, al demostrar que la resistencia a la insulina es bastante influyente en el desarrollo de enfermedades crónicas de todo tipo. Tal como explica el resumen del estudio:

"Los procesos patológicos multifásicos involucrados en la diabetes tipo 2 (DM2) desarrollan la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD). Sin embargo, los tratamientos son limitados. En el presente estudio, se investigaron los efectos hepatoprotectores y los mecanismos subyacentes de la quercetina en la NAFLD inducida por la DM2.

Los resultados revelaron que la quercetina alivió los niveles de transaminasas séricas y redujo las alteraciones histológicas del hígado inducidas por la DM2. Además, la quercetina restableció el contenido de superóxido dismutasa, catalasa y glutatión en el hígado.

No solo eso, la quercetina atenuó la producción inducida por la DM2 de la interleucina 1 beta, la interleucina 6 y el TNF-α. La quercetina podría reducir la acumulación de lípidos en el hígado, así como restaurar el aumento del ácido biliar total en suero y disminuir el ácido biliar total en el hígado.

Estos hallazgos sugieren que la quercetina podría ser un fármaco potencialmente eficaz para el tratamiento de la NAFLD inducida por la DM2".

La quercetina ayuda a modular la expresión génica

Otro estudio, publicado en Scientific Reports en el 2016, encontró que tiene la capacidad de desencadenar la regresión tumoral al interactuar con el ADN y activar la vía mitocondrial de la apoptosis, que es la muerte celular programada de las células dañadas.

Se descubrió que la quercetina inducía citotoxicidad en las células leucémicas, y el efecto dosis dependiente. Asimismo, se encontraron efectos citotóxicos limitados en las células de cáncer de mama. En general, la quercetina aumentó la vida útil de los ratones con cáncer en comparación con los no tratados.

Los autores atribuyeron estos efectos a la interacción directa de la quercetina con el ADN y la activación de la vía mitocondrial de la apoptosis, y sugirieron que el uso de la quercetina como complemento de la terapia contra el cáncer merece una mayor investigación.

Una investigación más reciente en la revista Molecules también destaca la influencia epigenética de la quercetina y su capacidad para:

  • Interactuar con vías de señalización celular
  • Regula la expresión genética
  • Influye en los factores de transcripción.
  • Modula los microRNAs

Los microARN solían considerarse como ADN "de desecho", pero lejos de ser inútil, la investigación ha revelado que el ADN "de desecho" es en realidad el microARN y es muy importante para regular los genes que producen las proteínas que construyen el cuerpo.

El microARN funciona para activar y desactivar los genes. Un solo gen puede codificar cualquiera de más de 200 productos proteicos, dependiendo de la aportación de microARN. La capacidad de la quercetina para modular el microARN también puede ayudar a explicar sus efectos citotóxicos y por qué aumenta la supervivencia al cáncer (al menos en ratones).

La quercetina es un poderoso antiviral

Como se mencionó anteriormente, uno de sus atributos mejor estudiados es su capacidad antiviral, que se ha atribuido a las siguientes características:

  1. Inhibir la capacidad del virus para infectar células
  2. Inhibir la replicación de células ya infectadas
  3. Reducir la resistencia de las células infectadas al tratamiento con medicamentos antivirales

Una investigación financiada por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y publicada en el 2007, descubrió que reduce el riesgo de enfermedad viral y aumenta el rendimiento mental después del estrés físico extremo, que de otro modo podría debilitar la función inmunológica y generar una mayor susceptibilidad a las infecciones.

En este estudio, los ciclistas que recibieron una dosis diaria de 1 000 mg de quercetina con vitamina C (la cual aumenta los niveles de quercetina plasmatica) y niacina (mejora la absorción) durante cinco semanas fueron significativamente menos propensos a contraer una enfermedad viral después de andar en bicicleta tres horas al día durante tres días, en comparación con las personas no tratadas.

Unicamente el 5 % del grupo de tratamiento se enfermó, mientras que el 45 % del grupo de placebo padeció la enfermedad.

En otro estudio financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de los Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en inglés), publicado en el 2008, los animales tratados con quercetina fueron expuestos al virus de la influenza H1N1 altamente patógeno.

El grupo de tratamiento tuvo una menor morbilidad y mortalidad que el grupo de placebo. Otros estudios también han confirmado la efectividad de la quercetina contra una variedad de virus, incluyendo los siguientes:

Un estudio realizado en 1985 encontró que la quercetina inhibía la infectividad y replicación del virus del herpes tipo 1, el virus de la polio tipo 1, el virus de la parainfluenza tipo 3 y el virus sincitial respiratorio.

Un estudio realizado en animales en el 2010 descubrió que la quercetina inhibía los virus de la influenza A y B. Existen los siguientes descubrimientos importantes: El virus no logró desarrollar una resistencia a la queracetina y cuando se utilizó concomitantemente con medicamentos antivirales (amantadina u oseltamivir), el efecto se amplificó de forma significativa y evitó el desarrollo de resistencia a los medicamentos.

Un estudio realizado en animales en el 2004 que investigó el efecto de la quercetina sobre la influenza utilizó una cepa del virus H3N2. Según los autores del estudio:

"Durante la infección por el virus de la influenza, existe el efecto del 'estrés oxidativo', y ya que la quercetina restablece las concentraciones de muchos antioxidantes, puede ser útil como un medicamento para proteger los pulmones de los efectos nocivos de los radicales libres derivados del oxígeno que se liberan durante la gripe".

Otro estudio realizado en el 2016 encontró que la quercetina protege contra el virus de la influenza A H1N1 al modular la expresión de las proteínas. Más específicamente, la regulación de las proteínas de choque térmico, fibronectina 1 y prohibitina fue instrumental para disminuir la replicación viral.

Un tercer estudio publicado en el 2016 encontró que la quercetina inhibía un amplio espectro de cepas de la influenza, incluyendo el H1N1, H3N2 y H5N1.

Según los autores, "este estudio indica que la quercetina, que demuestra inhibir la etapa temprana de la influenza, ofrece una opción terapéutica para desarrollar productos naturales efectivos y seguros para el tratamiento y la prevención de las infecciones [por el virus de la influenza A]". 

En el 2014, los investigadores señalaron que la quercetina parece ser "un tratamiento prometedor para el resfriado común" causado por el rinovirus, y añadió que "puede disminuir la internalización la replicación viral in vitro, así como la inflamación pulmonar y la hiperrespuesta de las vías respiratorias in Vivo".

Al atenuar el daño oxidativo, también disminuye el riesgo de infecciones bacterianas secundarias, que en realidad es la causa principal de muertes relacionadas con la gripe. Es importante destacar que la quercetina puede incrementar la biogénesis mitocondrial en el músculo esquelético, lo que sugiere que parte de sus efectos antivirales se deben a una mayor señalización antiviral mitocondrial.

Un estudio realizado en animales en el 2016 descubrió que la quercetina inhibía el virus del dengue y el virus de la hepatitis en ratones. Otros estudios han confirmado el poder de la quercetina para inhibir la infección por hepatitis B y C.

Un estudio en la revista Microbial Pathogenesis en marzo del 2020 encontró que la quercetina "protege contra la infección por Streptococcus pneumoniae", tanto in vitro como in vivo, principalmente al neutralizar la neumolisina (PLY,por sus siglas en inglés), que es una de las toxinas liberadas por los neumococos que desarrolla la infección de S. pneumoniae.

Según lo informado por los autores en Microbial Pathogenesis:

"Los resultados indicaron que la quercetina redujo la actividad hemolítica inducida por la PLY y la citotoxicidad al reprimir la formación de oligómeros.

Además, el tratamiento con quercetina puede reducir la lesión celular mediada por la PLY, así como mejorar la tasa de supervivencia de los ratones infectados con una dosis letal de S. pneumoniae, aliviar el daño patológico del tejido pulmonar e inhibir la liberación de citocinas (IL-1β y TNF-α) en el líquido de lavado broncoalveolar.

Al considerar la importancia de estos eventos en la resistencia antimicrobiana de la patogenesis del S. pneumoniae, nuestros resultados indicaron que la quercetina puede funcionar en el tratamiento de infecciones neumocócicas clínicas".

La quercetina combate la inflamación y aumenta la inmunidad

Además de su actividad antiviral, la quercetina aumenta la inmunidad y combate la inflamación. Como señaló un estudio realizado en el 2016, publicado en la revista Nutrients, los mecanismos de acción inhiben (entre otros) los siguientes:

El lipopolisacárido (LPS) indujo la producción del factor de necrosis tumoral (TNF-α) en macrofagos. El TNF-α es una citocina involucrada en la inflamación sistémica, secretada por los macrófagos activos, que son un tipo de célula inmune que digiere sustancias extrañas, microbios y otros componentes dañinos

Los LPS inducen los niveles de ARNm de TNF-α e interleucina (IL) -1α en las células gliales, lo que resulta en una "menor muerte celular neuronal apoptótica"

La producción de enzimas productoras de inflamación

El flujo de calcio en las células, que a su vez inhibe:

Liberación de citocinas proinflamatorias

Liberación de histamina y serotonina por la liberación de mastocitos intestinales

Según este documento, la quercetina también estabiliza los mastocitos, tiene una actividad citoprotectora en el tracto gastrointestinal y "regula directamente las propiedades funcionales de las células inmunológicas", lo que le permite inhibir "una enorme panoplia de objetivos moleculares en el rango de concentración micromolar, ya sea al regular o suprimir muchas vías y funciones inflamatorias".

Suplementos de quercetina

Al considerar sus amplios beneficios, la quercetina puede ser un complemento útil para muchas personas, ya sea momentáneo o a largo plazo. Se recomienda tener a la mano los suplementos para cuando experimente los primeros síntomas, ya sea del resfriado o la gripe.

Si es propenso a enfermarse, es importante consumirlo un par de meses antes de la temporada de resfriados para estimular el sistema inmunológico. A largo plazo, parece útil para las personas con síndrome metabólico, aunque es inútil confiar en un suplemento sin abordar los factores como la alimentación y el ejercicio.

Como se explicó en mi entrevista con el Dr. Robert Lustig, se ha demostrado que el azúcar es un factor causal en la resistencia a la insulina, que es un factor importante del síndrome metabólico y de prácticamente todas las enfermedades crónicas.

Si cuenta con alguna enfermedad que pertenece al síndrome metabólico, se recomienda limitar el consumo total de azúcar a 15 gramos al día. Si es una persona saludable, el límite diario de azúcar es de 25 gramos al día. Para mayor información consulte mi artículo anterior: "La vitamina D puede reducir significativamente su riesgo de síndrome metabólico".

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario