Alimentos Que Necesitan Evitar las Personas que Sufren de Dolor Crónico

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 25, 2017 | 29,784 vistas

Historia en Breve

  • El dolor crónico es un problema generalizado y la fibromialgia es una de sus formas más comunes
  • Datos recientes sugieren que la sensibilización central, en la que las neuronas en la médula espinal se sensibilizan debido a la inflamación o al daño celular, podría estar involucrada en la forma en la que las personas que sufren de fibromialgia procesan el dolor
  • Ciertas sustancias químicas contenidas en los alimentos que consume podrían desencadenar la liberación de los neurotransmisores que aumentan esta sensibilidad
  • Aunque tan sólo se han realizado unos cuantos estudios sobre la relación entre la alimentación y la fibromialgia, las siguientes reglas en la alimentación no tienen ningún efecto secundario negativo y podrían ayudar a lidiar con el dolor crónico.

Por el Dr. Mercola

El dolor crónico es un problema generalizado y la fibromialgia es una de sus formas más comunes. Es un problema de salud crónico, cuyos síntomas incluyen el dolor muscular y en los tejidos, fatiga, depresión y trastornos del sueño.

Datos recientes sugieren que la sensibilización central, en la que las neuronas en la médula espinal se sensibilizan debido a la inflamación o al daño celular, podría estar involucrada en la forma en la que las personas que sufren de fibromialgia procesan el dolor.

Ciertas sustancias químicas contenidas en los alimentos que consume podrían desencadenar la liberación de los neurotransmisores que aumentan esta sensibilidad.

Aunque tan sólo se han realizado unos cuantos estudios sobre la relación entre la alimentación y la fibromialgia, las siguientes reglas en la alimentación no tienen ningún efecto secundario negativo y podrían ayudar a lidiar con el dolor crónico.

Limitar el consumo de azúcar tanto como sea posible. Los niveles elevados de insulina empeorarán dramáticamente el dolor. Así que debe limitar el consumo de todo tipo de azúcares, incluyendo el azúcar en los jugos frescos de frutas. Las frutas enteras y frescas son en mejor método para consumir productos de fruta.

Si tiene sobrepeso, presión arterial alta, colesterol alto o diabetes, también debe limitar el consumo de granos tanto como sea posible, ya que se metabolizan de forma muy similar a los azúcares. Esto también incluye el consumo de granos orgánicos, sin procesar. El trigo y el gluten son el principal tipo de granos que debe evitar.

Consumir alimentos frescos. Llevar una alimentación rica en alimentos frescos, sin conservadores, ni aditivos, podría aliviar los síntomas desencadenados por problemas de salud coexistentes como el síndrome del intestino irritable (IBS por sus siglas en inglés).

También es buena idea comprar alimentos orgánicos siempre que le sea posible, ya que es la mejor forma de evitar los pesticidas y sustancias químicas.

Sin embargo, lo fresco siempre es mejor. Así que si tiene que elegir entre productos no orgánicos, frescos y productos orgánicos, marchitos – opte por los productos frescos y límpielos bien.

Evitar el consumo de cafeína. Se cree que la fibromialgia está relacionada con un desequilibrio de las sustancias químicas cerebrales que controlan el estado de ánimo y por lo general está relacionada con la fatiga y no dormir lo suficiente.

Es tentador eliminar artificial y temporalmente  la sensación de fatiga a través de estimulantes como la cafeína, pero a largo plazo, este enfoque causa más daños que beneficios. Aunque la cafeína proporciona un impulso inicial de energía, no es un sustituto del sueño y lo más probable es que lo mantenga despierto.

Tratar de evitar los vegetales solanáceos. Los vegetales solanáceos como los tomates, papas y berenjenas podrían desencadenar artritis y problemas de salud que causan dolor en algunas personas.

Utilizar levadura con moderación. Consumir levadura también podría contribuir con el crecimiento de hongos, que a su vez pueden contribuir con el dolor.

Evitar los productos lácteos pasteurizados. Muchas de las personas que sufren de fibromialgia tienen problemas para digerir la leche y los productos lácteos. Sin embargo, muchas de estas personas pueden tolerar los productos lácteos sin pasteurizar provenientes de fuentes orgánicas.

Reducir el consumo de carbohidratos. Aproximadamente el 90% de los pacientes con fibromialgia, tienen un bajo funcionamiento suprarrenal, lo que afecta el metabolismo de los carbohidratos y podría causar hipoglucemia.

Evitar el consumo de aspartame. Este endulzante artificial contenido en algunas sodas de dieta o light y muchos productos dulces “sin azúcar” es parte de un grupo químico llamado excitoxinas, que activan las neuronas que puede aumentar su sensibilidad al dolor.

Evitar los aditivos. Los aditivos en los alimentos como el glutamato monosódico (MSG por sus siglas en inglés) muchas veces causan problemas en los pacientes con dolor.

El MSG es un neurotransmisor excitatorio que podría estimular los receptores de dolor; los niveles de glutamato en el líquido cefalorraquídeo han demostrado correlacionarse con los niveles de dolor en los pacientes con fibromialgia.

Evitar el consumo de comida chatarra. Limitar o eliminar el consumo de comida chatarra, dulces y productos de máquinas expendedoras. Además de contribuir con el aumento de peso y el desarrollo de malos hábitos alimenticios, este tipo de comida también podría irritar sus músculos, alterar su sueño y comprometer su sistema inmunológico.

La Confusión Entre Que Alimentación Llevar

Es muy probable que alguien en su familia o círculo de amigos sufra de fibromialgia. La fibromialgia afecta a 10 millones de las personas que viven en los Estados Unidos, que representa del 2 al 4% de la población. Junto con la diabetes y las enfermedades cardíacas, se ha convertido en una de las enfermedades más comunes del siglo XXI.

Si sufre de fibromialgia, entonces ya sabe los frustrante que es controlar esta enfermedad, así como lo confuso de las recomendaciones nutricionales sobre qué comer.

El hecho es que existe muy poca evidencia científica que respalde algún plan de alimentación que funcione para las personas que sufren de fibromialgia.

Probablemente ya haya leído:

¿Sigue confundido sobre qué alimentos comprar?

El problema es que la fibromialgia es una compleja serie de síntomas que involucran dolor y fatiga y tiene múltiples factores causales. Ningún tratamiento es efectivo para todas las personas.

Kent Holtorf, MD, director médico del Centro del Grupo Médico Holtorf para Enfermedades Endocrinas, Neurológicas y Relacionadas con Infecciones en Torrance, California dice:

“Actualmente, estamos en el punto en el que sabemos que la alimentación desempeña un papel muy importante en las enfermedades – pero no el mismo tipo de alimentación para todos. Y no todos pueden ser ayudados de la misma manera”.1

La fibromialgia requiere de un enfoque que sea tan diverso como la enfermedad.

Así que si sufre de fibromialgia, no es diferente a los demás en términos de necesidades nutricionales. Su alimentación debe ser adaptada de acuerdo a su composición genética.

Entonces, ¿por dónde empezar?

He resumido mi Plan de Nutrición en un plan de alimentación fácil de seguir que está dividido en 2 niveles.

Mis Diez Recomendaciones Principales de Alimentación

Aunque no hay un tipo de alimentación “apta para todo el mundo”, hay algunas recomendaciones de alimentación que considero muy importantes – con fibromialgia o no.

1. Evitar el consumo de endulzantes artificiales. El aspartame en particular, es conocido por desencadenar los síntomas parecidos a los de la fibromialgia y si ya sufre esta enfermedad, sólo empeorará los síntomas. Los endulzantes artificiales podrían ser responsables de algunos o de todos sus síntomas.

2. Llevar una alimentación variada a base de alimentos frescos, orgánicos y enteros que estén lo más cerca posible de su estado natural. Las frutas y los vegetales enteros son ricos en antioxidantes, que tiene propiedades antinflamatorias.2

Mientras más coloridos estén sus frutas y vegetales, mejor. Opte por los colores naranja, rojo, morado y verde brillantes.

3. Consumir la mayoría de sus alimentos en su estado crudo (“alimentos vivos”) siempre que le sea posible para obtener sus enzimas y biofotones. Personalmente, trato de consumir el 80% de mis alimentos en su estado crudo. Cocinar los alimentos por encima de los 118 grados F destruye las enzimas y reduce la absorción de nutrientes.

4. Tomar mucha agua purificada y filtrada, sin fluoruro.

5. Evitar todo tipo de aditivos, conservadores y alimentos procesados.

6. Evitar el azúcar y la cafeína, incluyendo sodas, jugos de frutas y bebidas energéticas.

7. Eliminar o limitar estrictamente el consumo de alcohol.

8. Asegurarse de consumir la cantidad suficiente de ácidos grasos omega-3 de cadena larga y de origen animal como los contenidos en el aceite de pescado o kril. Las grasas omega-3 reducen la inflamación, el dolor en las articulaciones, la hinchazón y la rigidez, además son analgésicos naturales y proporcionan muchos otros beneficios para la salud.

9. Consumir coco o aceite de coco, ya que se ha descubierto que son beneficiosos para las personas que sufren de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica e hipotiroidismo.

10. ¡Comer despacio, masticar y disfrutar sus alimentos!

Detectar las Sensibilidades a los Alimentos

Si está listo para seguir estas directrices de alimentación y quiere saber más sobre los alimentos que podrían estar aumentado sus síntomas, el siguiente paso es refinar su plan de alimentación, dentro de su categoría del tipo nutricional.

Existe algo de evidencia acerca de que las personas con fibromialgia experimentan menos síntomas si eliminan uno o más alimentos que son los desencadenantes más comunes para las alergias o sensibilidades a los alimentos.

La sensibilización se refiere a un cambio gradual en la forma en la que reacciona su sistema inmunológico a una sustancia en particular, que muchas veces provoca una alergia.

En la “sensibilización central” todo su sistema nervioso central se sensibiliza a una sustancia y este resulta ser uno de los mecanismos propuestos para la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica, en términos de cómo su cuerpo amplifica las señales.3

Las personas que sufren de fibromialgia son particularmente vulnerables a desarrollar sensibilidad a ciertos alimentos, lo que provoca una reacción inmunológica que empeora sus síntomas.

Las cosas más comunes en su alimentación que causarán un problema son el maíz, el trigo, la soya, los lácteos, los cítricos y el azúcar. Los tres ofensores principales son la leche pasteurizada, la soya y el gluten (trigo y otros granos).

En un estudio que incluyó a 17 pacientes con fibromialgia, casi la mitad experimentó una “reducción significativa en el dolor” después de eliminar el consumo de maíz, trigo, lácteos, cítricos y azúcar.

Otros Factores Importantes que Debe Recordar

Aquí una lista de los factores más significativos que debería tratar:

La interrupción del sueño casi siempre es un problema significativo con la fibromialgia.

El ejercicio es conocido por aliviar el dolor de la fibromialgia y es un aspecto extremadamente importante en su rutina diaria.

En un estudio realizado por investigadores de Harvard, después de hacer ejercicio durante 20 semanas, mujeres con fibromialgia reportaron una mejora en la fortaleza muscular y la resistencia, así como una disminución de los síntomas como el dolor, la rigidez, la fatiga y la depresión.

En mi experiencia, casi todas las personas que sufren de fibromialgia tiene alguna forma de estrés subyacente o componente emocional que contribuye con su problema de salud. Mi herramienta favorita para resolver este problema es la técnica de tapping en los meridianos (MTT por sus siglas en inglés) (también conocida como EFT).

Los niveles de vitamina D. Algunas de las nuevas investigaciones sobre la vitamina D demuestran que los niveles bajos de vitamina D pueden empeorar la fibromialgia, entre otras cosas. También se ha demostrado que los rayos del sol son un analgésico natural.

Todo lo que se necesita para sentirse mejor es un poco de voluntad para hacer algunos cambios en el estilo de vida y quizá explorar algunas alternativas a lo que ha estado haciendo.

No se puede saber cuál cambio será el indicado – por lo que tendrá que pasar por prueba y error. ¡Pero cuando lo averigüe, una pequeña modificación puede hacer la gran diferencia!

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Bouchez C, “Fibromyalgia: The Diet Connection,” WebMD
  • 2 Rawlings D. “Proper Foods to Eat for Fibromyalgia,” Fibromyalgia Cures
  • 3 Mayo Clinic staff, “Fibromyalgia Causes” (2009) Mayo Clinic,